BOLIVAR, EL HOMBRE DE AMERICA. JUVENAL HERRERA TORRES

Bolívar: El Hombre de América Por: Juvenal Herrera Torres/ Historiador Colombiano Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP PRÓLOGO A LA SEGUNDA EDICIÓN Por: Manuel Antonio Muñoz Uribe∗ La nueva obra de Juvenal Herrera Torres sobre EL LIBERTADOR y PADRE DE LA PATRIA nos despertó del sueño, de ese pesado letargo en que nos había hundido la común y corriente concepción de la historia. Sí: habíamos sido víctimas del sopor de la cotidianidad cuando recibimos el primer espuelazo del autor de “SIMÓN BOLÍVAR”, Vigencia Histórica y Política”, obra cuya idea de publicación surgió en una animada conversación alrededor de un “tinto” en un bar del centro de Medellín, y cuya redacción se llevó a cabo en los “entremeses” que al autor le quedaban en su duro bregar por la subsistencia, ya que para dedicarse a la elaboración del trabajo, logró obtener un cargo como funcionario de la rama judicial en el Juzgado Sexto Laboral del a ciudad. Con esta primera publicación sobre la vigencia histórica y política de Simón Bolívar, pasamos del letargo a la comprensión de la importancia de la historia para la formación del carácter de los hombres y la salvación de los pueblos. En ella alimentamos nuestras células vitales en la inteligencia de que la historia no son los despojos inertes de los héroes que yacen en los museos y en los rincones de las academias olorosas a viejo y polilla, ni las fechas y las anécdotas insulsas con que se taran las mentes de la niñez y la juventud. En este libro sobre el personaje más importante de nuestra historia, su autor hizo saborear a los enemigos del Libertador ésta que para ellos pudo ser una amarga advertencia: “los muertos que vos matáis gozan de cabal salud”. Claro que Juvenal Herrera no se estancó en ese primer trabajo sobre el más grande hombre de América. El inquieto historiador, que también es poeta y de los buenos, venía preparando desde hacía muchos años y más intensamente desde hacía cuatro, un trabajo que pusiera de manifiesto la inmensidad política del Libertador y creador de Repúblicas democráticas y populares, que así deberemos invocarlo en lo sucesivo, luego de leer la presente obra “BOLÍVAR, EL HOMBRE DE AMÉRICA – Presencia y Camino. Con la angustia del afán por subsistir, con las uñas por decirlo así, su autor logró dar a la luz este nuevo monumento al héroe más querido de la América indiana. Cuando íbamos a la “Tertulia de Juve” a las 5:30 ó 6:00 de la tarde, allí encontrábamos al investigador detrás de un pupitre vinotinto, surcado por carros de libros de un fichero, inclinado sobre la máquina manual hasta cuando la clientela de la tertulia llegaba con las primeras horas de la noche a degustar la ilustrada conversación de su dueño, la música más rica y variada, y la poesía que luego llenaba el ambiente. ¿Para qué negarlo? La obra está invadida por la pasión, pero por la pasión más sublime. Diríase que al igual que el héroe, el autor va entero a donde va una sola de sus partes. Biógrafo y personaje son uno solo en el estilo y el cuerpo de la obra. La utilidad de tal historia como herramienta de transformación se pone de manifiesto en la concepción de Juvenal Herrera Torres. Sin ella sería imposible el adecuado tratamiento de muchos problemas actuales. Así, por ejemplo, si partiéramos de la premisa de que en Colombia hay tantos estados y tantas soberanías internas cuantos factores armados, surgen y se desarrollan, habría que concluir en la necesidad de darle unidad de nación mediante su reorganización republicana y democrática, para lo cual se precisa la solución de los conflictos que la agobian. Miremos algunos de los que más nos inquietan: a.) Necesidad de regionalizar el país. Ante el avance acelerado de la confrontación armada, es urgente restaurar la unidad nacional dentro de la diversidad de regiones culturales, económicas, Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP sociales y geográficas, dando a éstas la oportunidad de definir sus asuntos con autonomía. No podemos quedarnos en el centro absorbente devorador de las localidades, pero tampoco regresar al pasado federalista. Conservar en el centro la competencia constituyente y los cuerpos de seguridad – reconstruidos- según la visión republicana y democrática de Bolívar, distribuyendo a las regiones la capacidad legislativa sobre sus asuntos específicos, constituye parte importante de la solución. Todas las nuevas entidades territoriales con autonomía relativa pero bajo un mismo cielo, garantiza al mismo tiempo la unidad de la patria y la autonomía de las localidades. b.) Necesidad de un acuerdo sobre derecho de gentes. Porque no existiendo soberanía interna del Estado colombiano; no pudiendo imponerse sus autoridades en la integridad del territorio, y no pudiéndose develar la rebeldía que persigue el poder, las partes en conflicto tienen la obligación ética de comprometerse en aliviar, como decía el Libertador, “los horrores de la guerra”. Uno de esos compromisos urgentes es el acogimiento de las prescripciones del Derecho Internacional Humanitario (DIH) para regularizar la guerra, asegurando la protección de las víctimas del enfrentamiento, ya se trate de la población civil inerme o de los combatientes vencidos. Es que todo maltrato a la dignidad humana y con mayor razón de una persona inerme o vencida, hace del agresor un bandido, así se llame policía, soldado, paramilitar o guerrillero. Siempre en el Ejército Libertador se trató con respeto a la población inerme y se le deparó buen trato a los enemigos vencidos, razón por la cual Simón Bolívar es considerado como precursor del Derecho Internacional Humanitario. c) La misión fundamental de las fuerzas armadas es la defensa de las fronteras patrias. Las fuerzas armadas de América Latina, en particular las de Colombia, han sido adiestradas para eliminar a un presunto “enemigo interno”. De allí la vigencia permanente de los decretos de estado de sitio en contra de los derechos fundamentales de los ciudadanos y en beneficio del capital financiero y de sus administradores. Hay que reconstruir estas fuerzas formándolas en la concepción bolivariana original, de tal suerte que impidan el desarrollo de normas de guerra dictadas contra los propios hijos de la patria. Y para que cuando se haga urgente su presencia en los conflictos internos actúe únicamente “… empleando su espada en defensa de las garantías sociales…”, como lo expresó el Libertador en su última proclama a los colombianos. d) La igualdad y la libertad política de los ciudadanos pilares fundamentales de la democracia. En Colombia no existe libertad política. Y menos igualdad. La historia demuestra que todos aquellos que intentan reivindicar estos valores democráticos son violentamente aniquilados. Colombia ha sido convertida en un cementerio de combatientes por los valores republicanos, y ¡oh ironía!, han sido asesinados en nombre de esos mismos valores y principios. El tratamiento igual que el Libertador dio a todas las etnias, particularmente a los negros y a los indios frente a las capas poderosas de la sociedad, se constituyó en la fuente de odios y persecuciones que en su contra desataron las oligarquías locales, los seguidores de Francisco de Paula Santander y las potencias europeas y norteamericana, tal como se demuestra prolijamente en el texto de Herrera Torres. En el ideario del Libertador la igualdad es un presupuesto de la libertad. Sin esos dos pilares, decía, no puede haber república. Sus pensamientos y teorías fundamentados en extensas lecturas, particularmente da Juan Jacobo Rousseau, enriquecidos en las vivencias con su amigo y maestro Simón Rodríguez, tenían que chocar con el utilitarismo de Jeremías Bentham y de John Stuart Mill, Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP quienes consideraban el voto de los propietarios y de los hombres ilustrados superior al de los indios y los negros, concepción heredada por Santander y sus seguidores de ayer y de hoy. En efecto, en materia de igualdad y libertad, las de Bolívar y Santander son escuelas diametralmente opuestas. De tal suerte, que la democracia directa como el contenido del Estado verdaderamente Popular y republicano nutrió el pensamiento de Bolívar quien encontró su complemento en la cultura milenaria de los indígenas nuestros, ajena por ejemplo, a la importada teoría de la tridivisión de poder y de la democracia representativa. e) Es imperioso restaurar la vigencia del Derecho. Bolívar es el hombre del derecho y la justicia. Santander es el hombre de las leyes. El santanderismo es el mayor obstáculo para la realización de los derechos humanos en Colombia. Porque ese espíritu es adecuado a la defensa de los intereses creados. Nuestra historia conoce muy pocos períodos de normalidad institucional. Durante ciento cuatro años el único artículo de la Constitución de 1886 que cobró pleno vigor fue el 121 sobre estado de sitio. Su amplio desarrollo permitió crear una legislación de guerra paralela a la legislación de paz, legislación de estado de sitio que se ha prolongado hasta nuestros días, aún después de la Constitución de 1991. La legislación de guerra para aplicarla sin contemplaciones a quienes carecen poder político y económico y la legislación de paz para los poderes. La legislación guerra para aplazar indefinidamente la solución de los grandes problemas nacionales. La legislación de guerra para embrollar la realización de los derechos humanos. Bolívar, el hombre del derecho; Santander, el hombre de las leyes. f) Defender la soberanía y abogar por la no intervención. El neoliberalismo derribó las barreras aduaneras y pretende eliminar la idea de patria. Ha desatado un vendaval devastador en nombre de la apertura y la globalización. A su Paso asolador ha dejado victimas en todas partes, no solamente campesinos expropiados, obreros sin trabajo y poblaciones enteras desplazadas: también ha quebrado la industria productiva y depredado los recursos naturales. De alguna manera, todos los pueblos han sido asolados por el capital financiero o capital imperialista. Ante semejantes ultrajes, que cuentan con la fuerza arrasadora de la propagandas de las armas, y con el permiso obsecuente de nuestros antipatrióticos dirigentes que abren las puertas al saqueo pero se escandalizan con el comportamiento soberano del pueblo de Venezuela, justo es enarbolar la bandera bolivariana de la independencia en defensa de la soberanía de los pueblos de América Latina, que algún día formarán un solo bloque de naciones prósperas e invencibles. En estos días aciagos hay que recuperar el legado del Libertador para afrontar los anteriores y muchos otros conflictos. Ese legado consiste en recurrir al pueblo, fuente de toda ley justa y soberana. Esa rica herencia hace parte de la memoria cultural de nuestros pueblos. ¡No tenemos sino que despertarla! Bolívar: ¿dictador? Se ha querido vender la idea de un Bolívar autoritario, “tirano”, “usurpador”. Pero su concurrencia a la fuente original de las leyes, de las verdaderas garantías, es frecuente. Se presenta especialmente reiterativa, cuando fue necesario edificar la república luego de la derrota de los españoles, o de reconstruir el Estado arruinado por las guerras civiles. Miremos algunas citas que nuestro prologado historiador trae a su libro. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Dice el caraqueño al renunciar a los poderes supremos que le había otorgado el Pero, en mensaje al Congreso después de la Batalla de Ayacucho: “Legisladores: al restituir al Congreso el poder supremo que depositó en mis manos, séame permitido felicitar al pueblo porque se ha librado de cuanto hay más terrible en el mundo,…de la guerra, con la victoria de Ayacucho y del despotismo con mi resignación. Proscribid por siempre, os ruego, tan tremenda autoridad; esta autoridad que fue el sepulcro de Roma. Fue laudable, sin duda que el Congreso para franquear abismos horrorosos y arrostrar furiosas tempestades, clavase sus leyes en las bayonetas del ejército Libertador; pero ya que la nación ha obtenido la paz doméstica y la libertad política, no debe permitir que la manden sino las leyes”. (Pág. 447). En carta a Santander escrita desde Pasto el 14 de octubre de 1826, le expresa: “Yo no conozco más partido de salud que el de devolver al pueblo su soberanía primitiva para que rehaga su pacto social. Usted dirá que esto no es legitimo; y yo, a la verdad, no entiendo qué delito se cometa en recurrir a la fuente de las leyes para que remedie un mal que es del pueblo y que sólo el pueblo conoce. Digo francamente que si esto no es legítimo, será necesario a lo menos, y, por lo mismo, superior a toda ley; pero más que todo es eminentemente popular y por lo mismo, muy propio de una república eminentemente democrática”. (Pág. 138). Y en su mensaje al Congreso Constituyente de la República de Colombia, dice el 20 de enero de 1830: “Colombianos. Hoy he dejado de mandaros. Veinte años ha que os he servido en calidad de soldado y magistrado. En este largo período hemos reconquistado la patria, libertado tres repúblicas, conjurado muchas guerras civiles, y cuatro veces he devuelto al pueblo su omnipotencia, reuniendo espontáneamente cuatro Congresos Constituyentes. A vuestras virtudes, valor y patriotismo se deben estos servicios; a mi la gloria de haberos dirigido”. (Pág. 525, subrayas mías). No era entonces episódica la utilización que hacía el Libertador del mecanismo de recurrir a la fuente primigenia de la soberanía. Considera él este procedimiento como el más democrático y el que debe utilizarse bien para fundar una república o bien para reconstruirla, como es el caso actual del País. Si no fue un dictador, ¿qué fue entonces? En el padre de la Patria se reúnen simultáneamente las calidades de estratega militar Y gigantesco estadista. Como estratega militar nos libertó del yugo colonial; como estadista fue creador de republicas, cuya materia prima son los pueblos. Bolívar siempre actuó como comisionado del soberano primario, como se desprende del contenido de las anteriores citas. En su libro LA DICTADURA, desde los comienzos del pensamiento moderno de la soberanía hasta la lucha de clases proletarias (biblioteca de Política y Sociología, Ediciones de la Revista de Occidente, Bárbara de Braganza, serie Minor, Pág. l4), Carl Schimitt precisa así el contenido de la figura de la comisión: “La comisión debe hacer lo que corresponda en cada momento al interés determinante, según la situación de las cosas, unida a las facultades correspondientes para representar la autoridad estatal, es desde luego el contenido característico de una comisión”. El Libertador siempre actuó sujeto a los mandatos del constituyente primario o de su legítimo delegado. Por eso la idea de un Bolívar usurpador o tirano se cae de su peso. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP La expresión del pueblo soberano está en Colombia a la orden del día y a ella debemos recurrir mediante la utilización del mecanismo de la Constituyente, si retomamos el legado del Libertador. Lastimosamente, la de 1991 fue una obra frustrada y no pasó de ser un ensayo general (muy útil, eso sí), ya que el Presidente Cesar Gaviria, impidió con el ataque a Casa Verde, que todos los colombianos concurrieran a esa magna asamblea, ataque que se realizó el mismo día 9 de noviembre de 1990, cuando se estaban llevando a cabo las elecciones para sus delegados en todo el País. De allí estuvieron ausentes los actores principales de uno de los polos de la confrontación que padece nuestra patria. Son muchos los asuntos que excita en nuestro intelecto la pedagogía histórica del maestro Juvenal Herrera, orgullo de los intelectuales de Colombia y de América. Se trata, entre las que conozco, de la más polémica de las obras que se hayan escrito sobre Bolívar. Polémica que es viva. Viva a tal punto que luego de leerla sin descanso, porque el estilo tiene la misma fuerza que una novela de Dostoievski, nos queda la sensación de que la historia y la vida de Bolívar son tan necesarias a la salud del alma como el alimento diario a la salud del cuerpo. Tendrá por lo mismo un impacto pedagógico estremecedor en todos los lectores: en los enemigos de libertad y el bienestar de los pueblos de Colombia y América, porque sacudirá sus extremidades cuyas oprobiosas prolongaciones soportamos hasta nuestros días; y en la conciencia de los débiles y postergados de siempre, porque a partir de esta obra empezarán a ver con mayor claridad la necesidad de su redención social y su libertad política. Hay una categoría metodológica en la obra que es necesario tener muy en cuenta: el concepto de historia viva y de historia muerta. Tanto en la historia de las academias como en la historia que hace Juvenal, Bolívar está embalsamado. Pero mientras en las academias y en toda la historia oficial permanece inerte en los gélidos sarcófagos de los verdugos de los débiles, en la historia que hace Juvenal, Bolívar está guardado en la memoria y las lágrimas de las mujeres cabeza de familia, en el sudor, del obrero y del campesino, en la zozobra de los desplazados, en el dolor del negro y del indio, en la sangre de las víctimas inocentes de la violencia injusta, y en el sueño cansado de los pueblos hambrientos de América. Finalizo el honroso encargo de prologar la obra que desatará la tempestad del pensamiento y de la acción popular con estos versos de Neruda: Libertador, un mundo de paz nació en tus brazos. La paz, el pan, el trigo de tu sangre nacieron: De nuestra joven sangre venida de tu sangre Saldrá paz, pan y trigo para el mundo que haremos! Yo conocí a Bolívar, una mañana larga, En Madrid, en la boca del Quinto Regimiento. Padre, le dije: ¿eres o no eres o quién eres? Y mirando el Cuartel de la Montaña, dijo: “Despierto cada cien años, cuando despierta el pueblo”’. -Medellín, 12 de noviembre de 2000-. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP INTRODUCCIÓN A LA SEGUNDA EDICIÓN A punto de iniciar trabajos para la segunda edición de la presente obra, hay dos hechos políticos que pesan en el ambiente: el primero está constituido por las disposiciones económicas anunciadas por Juan Manuel Santos, ministro de Hacienda de Colombia, y el segundo por la artificial tensión colombo-venezolana como pretexto para combatir el mensaje de integración continental y solidaridad de nuestros pueblos, como lo enseñó el Libertador, revivido hoy por Hugo Chávez, presidente de la República Bolivariana de Venezuela. Sobre el primero, que es un acto de indiscutible extorsión económica del Estado colombiano contra la nación, hay que decir que se trata de la puesta en práctica de las políticas económicas impuestas por la ideología neoliberal, que es la expresión más beligerante y cruel del imperialismo acaudillado por Ibidem . Callando todo esto, el ministro Santos se ha limitado a decir que “No hay reforma tributaria que no sea odiada. Todos los impuestos son antipáticos, costosos y perversos, pero necesarios”1 . Lo que calla el ministro es que los impuestos son buenos y necesarios cuando los aportes que la sociedad hace al Estado son retribuidos con educación, salud, vivienda, trabajo y obras de infraestructura para el progreso de la nación. Pero, indudablemente, son perversos y odiosos cuando, como ha ocurrido en nuestro país, son objeto de la rapiña impune y constante de las camarillas politiqueras que sirven a la oligarquía y a intereses contrarios a la patria. Camarillas a las que Bolívar compara con las alimañas que vegetan chupándonos la sangre. Sobre lo segundo que, dicho sea de paso, sirve para ponerle sordina a lo primero, digamos que es una reedición del sempiterno debate entre las naciones latinoamericanas orientadas en Bolívar, y las criminales intervenciones del imperialismo de Ibidem en nuestros asuntos internos. El temor inocultable del imperialismo y sus satélites es que la bandera de la autonomía latinoamericana que agitó el Libertador, enarbolada hoy por Chávez, envuelva en un mismo huracán emancipador al continente entero. ¡Cómo se siente la presencia del Libertador en América! Es indudable que, como dice Chávez, “el Sueño bolivariano anda estremeciendo el espinazo de América Latina. La idea de una América Latina reunificada vuelve a levantarse con más fuerza que antes, por todas partes”2 . Es inevitable advertir el contraste que hay entre los que defienden con el terrorismo del Estado su poder mal habido y despótico, y el optimismo revolucionario que inspira la justa causa de la libertad. Por eso son tan diferentes y antagónicas las actitudes de unos y de otros cuando se siente 1 El Colombiano. Medellín, 28 de noviembre de 2000. 2 El Colombiano. Medellín, 25 de julio de 2000. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP que el sueño bolivariano ya traspasa las fronteras y contagia a las naciones vecinas. Augurando como lo expresa Chávez, que “el siglo XXI va a ser de protagonismo para nuestro continente”3 Recordemos que en la pasada cumbre de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) realizada en Lima, Hugo Chávez, partiendo de su identidad consciente con el ideario del Libertador, sugirió formar un frente entre los países de América Latina “En contra del intervencionismo y por la defensa de la soberanía latinoamericana”4 . Bolívar nos enseña que la única manera de superar el atraso, de poner a salvo nuestra independencia y de aquilatar nuestra libertad, radica en la unidad económica, política, militar y cultural de América Latina. Esta unidad tiene que construirse hoy desde la base de nuestros pueblos. Unidos -dice élseremos fuertes y mereceremos respeto, divididos y aislados pereceremos. Por eso Chávez es enérgico y claro en su propuesta de crear “un polo de fuerza” precisamente para evitar que nos sigan dividiendo, porque la idea del imperio tiene que quedar hundida en el recuerdo”5 La gran Colombia, que llegó a abrazar cinco países liberados; la confederación andina que Bolívar proyectó en el pacto de alianza y confederación de la Gran Colombia con el Perú, con extensión a Chile y Buenos Aires, y el Congreso Anfictiónico de Panamá, que se proponía unir y confederar a las naciones que hablan sido colonias españolas: contienen los fundamentos trazados por el Libertador para nuestras naciones, pensando en una estrategia defensiva y de solidaridad internacionalista, vitales hoy más que nunca para hacer frente a la opresión y miseria clonadas por el imperialismo y su ideología neoliberal. Digamos con Luis Vitale historiador y economista chileno, qua Bolívar llegó a proponer una fórmula concreta para factibilizar al proyecto unitario: una confederación de Estados del continente, proposición sin precedentes en la historia universal, ya que los anteriores intentos de unificar naciones fueron sobre la base de la conquista y el sometimiento, como los imperios egipcio, asirio, griego, romano, carolingio, musulmán, otomano, español, portugués, inglés, belga, francés, holandés u otras variantes de imperios en África y Asia. Ni siquiera en Europa hubo intentos serios de unidad de naciones; el de Napoleón estuvo basado, como los anteriores, en la expansión, conquista y dominación de pueblos”.6 El pensamiento de solidaridad internacionalista de los pueblos propuesto por Bolívar es de una actualidad sorprendente y vital. Así lo han comprendido los más eminentes historiadores, politólogos y filósofos del mundo entero, que ven en el Libertador un paradigma para la construcción del mundo moderno. Esto no puede ser negado ni siquiera por los santanderistas colombianos. “Entre esos historiadores foráneos -escribe Ramírez Martínez-, bien vale la pana recordar a Waldo Frank en cuyo texto Nacimiento de un Mundo, el que más que una biografía (sobre Bolívar) 3 Ídem. 4 Ibidem. 5 Ibidem. 6 VITALE, Luis: La Contribución de Bolívar a la Economía Política de América Latina. Bucaramanga, Colombia, 2000. Ps. 65-66. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP parece un panfleto escrito contra Colombia, analiza, sin embargo, la obra de tipo ecuménico adelantada por Bolívar en su permanente batalla por la libertad”7 . A Ramírez Martínez no le gusta la magistral biografía que hizo Waldo Frank sobre el Libertador, porque en ella son lúcidamente desenmascarados los santanderistas y demás enemigos del proyecto revolucionario bolivariano, y porque hay algo que parece irremediable en la academia oficial de nuestro país: Ramírez Martínez pretende que el santanderismo es Colombia. Por esta razón el santanderismo moderno, representado por los políticos que sirven a la oligarquía pro imperialista de Colombia expresa con ira y temor su rechazo al mensaje bolivariano de Chávez, con quien se identifica esta América que despierta con el Libertador en la lucha por su segunda y definitiva independencia. Esa ira y temor son, como en los tiempos de la primera independencia, patrocinados y dirigidos desde Washington, tal como puede constatarse a todo lo largo de nuestra historia dolorosa. Recordemos muy brevemente algunos ejemplos de la historia reciente: Citemos a Alberto Aguirre: “En su libro In Retrospecto (1995), Robert McNamara, secretario de defensa de Kennedy y de Johnson durante la guerra de Vietnam, había dicho que, en esa guerra “estuvimos tremendamente equivocados”. Parecía una mea culpa. Pero, ¿por qué no lo dijo entonces? Se pregunta Anthony Lewis, de New York Times (The New York Review, 25 de mayo). Y aún más, ¿por qué le mintió al pueblo americano?”8 . Por la sencilla razón de que el imperialismo no podría actuar si no le miente al mundo. Por eso, para desatar la horrorosa guerra contra Vietnam, los monopolios del arsenal bélico de Ibidem movieron a la CIA y al Pentágono, para que, apelando a los métodos más inescrupulosos y criminales, provocaran “una retaliación del Vietnam del Norte, que justificara los bombardeos norteamericanos. McNamara sabía esto y lo negó. Mintió de nuevo”9 . De esta manera los magnates del guerrerismo amasaron inmensas fortunas a costa de la sangre de cientos de miles de seres humanos vietnamitas y estadounidenses. ¿Con qué moral puede hablarnos de Derecho Internacional Humanitario el imperialismo yanqui? Primera lección: el mundo no puede creer en los que mienten para matar y hacen guerras para profundizar el dolor y la miseria de la humanidad y enriquecer criminalmente a un puñado de imperialistas. Y ¿qué decir de las agresiones de todo tipo contra el pueblo de Cuba, al que han tratado de postrar en masa por medio del bloqueo económico ordenado desde Washington? Todavía, ahora mismo, se han descubierto conspiraciones clandestinas para asesinar a su líder Fidel Castro. La serenidad altiva y la invencible dignidad del hermano pueblo de Martí son incompatibles con el “modo de vida” y con esa arrogancia mefítica del Goliat de América. 7 RAMÍREZ MARTÍNEZ, Evelio: Bolívar, siempre presente. El Colombiano. Medellín, 23 de julio de 2000. 8 Aguirre, Alberto: cuadro El Colombiano, Medellín, 5 de junio de 2000. 9 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Segunda lección: de nada sirve la chatarra bélica y aparatosa del gigante Goliat, cuando la honda de David es impulsada con el tino y la fuerza de un pueblo unido, consciente y revolucionario. Ahora, se ha dado a la publicidad una copiosa documentación sobre la criminal intervención de los Ibidem contra Salvador Allende y la república de Chile. Algo que todo el mundo ya sabía pero que Washington se empeñaba en negar. Esta documentación prueba que, desde el 17 de septiembre de 1910, luego del triunfo electoral de Allende en Chile, Richard Nixon, entonces presidente de Ibidem , y su asesor de seguridad nacional, Henry Kissinger, habían diseñado un plan “de acción clandestino” que, necesariamente, debería “arruinar drásticamente la economía chilena”, como preámbulo al derrocamiento del presidente Salvador Allende10. Esa documentación registra “que el entonces jefe de la policía secreta chilena, general Manuel Contreras, se había designado a sí mismo como Cóndor I y encabezaba una coordinación de las fuerzas de seguridad de los militares de Chile, Argentina, Uruguay y Paraguay, con vínculos Posibles en Bolivia y Brasil11. El epílogo de lo anterior según la CIA respaldada por las notas diplomáticas desde Washington fue mundialmente difundido: los militares fascistas, encabezados por el general Pinochet y dirigidos por Ibidem , tomaron el Poder en Chile después de que suicidaron a Salvador Allende. Tercera lección: los pueblos de América Latina tienen que organizarse combativamente para defender sus derechos irrenunciables a la autodeterminación nacional, contra el intervencionismo del imperialismo yanqui en nuestros asuntos internos. Hablando, sobre el llamado Plan Colombia que es de nuestra historia de hoy, veamos que en un análisis publicado por World Policy Journal se “critica abiertamente el papel de Ibidem en la implementación y financiación del Plan Colombia y lo compara con la guerra de El Salvador”12. En efecto, al referirse al Plan Colombia, los analistas advierten que “aunque el énfasis es la lucha antidroga, los elementos de la ayuda militar de Washington están tomados del Manual de contrainsurgencia del Pentágono para El Salvador” 13. Por esta, razón, concluyen ellos, aunque los funcionarios del gobierno de Ibidem insistan en que se trata de combatir las drogas y no las guerrillas. Nadie en Colombia cree eso y nadie lo hace en Washington14 En esos mismos días los diarios Philadelphia Inquirer y Nuevo Herald han dado a la publicidad las demandas hechas ante el presidente Bill Clinton, “para que ordene investigar una supuesta complicidad de Ibidem con los escuadrones de la muerte colombianos”15. 10 El Colombiano. Medellín, l4 de noviembre de 2000. 11 Ibidem. 12 El Colombiano. Medellín 19 de noviembre de 2000 13 Ibidem. 14 El Colombiano. Medellín 14 de noviembre de 2000 Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Las denuncias apuntan al señalamiento de la CIA, como inspiradora y manager de los escuadrones asesinos. A los citados periódicos se unieron otros medios, como la revista Time, que señalan, tanto a la CIA como a la DEA, por sus turbios nexos con el paramilitarismo y el narcotráfico de Colombia16. Conviene tener presente que, a sólo tres días “de su histórica asunción como presidente de México, Vicente Fox, entrevistado por AP, declaró que “ Ibidem es rápido para calificar a México de paraíso de corrupción para los traficantes de drogas, pero demasiado renuentes a verse en el espejo. Ibidem año con año nos culpa acá a nosotros, indicó. ¿Por qué?, ¿Quién deja entrar la droga en Ibidem?, ¿Quién es el que hace ese gigantesco negocio allá?’, dijo”17. Está perfectamente claro que, como exige Bolívar, nuestros pueblos tienen que unirse para poner freno a las agresiones del imperialismo de Ibidem. Intervenciones tan criminales, como las que he expuesto con unos pocos ejemplos escogidos de los muchos que hay para infortunio nuestro. Leamos a continuación el espeluznante testimonio que nos da la revista Time, al referirse a la complacencia de Ibidem con organizaciones delictivas que sangran a Colombia: “…a pesar de las órdenes de captura vigentes en contra de Carlos Castaño Gil, éste recibió una visa a los Ibidem, que le permitió visitar Disney World en 1993, como recompensa por su ayuda en la búsqueda del narcotraficante Pablo Escobar” 18. Sobre un hecho tan aberrante como el reseñado en la revista ni la oligarquía colombiana, ni sus voceros políticos en el gobierno y en los medios de comunicación se han pronunciado. Las reiteradas intervenciones en nuestros asuntos internos por parte de la CIA, la DEA, el Pentágono y muchos otros funcionarios del imperialismo norteamericano, no merecen ninguna nota diplomática, ni un registro por la gran prensa y los medios de comunicación. En cambio, el editorialista de El Tiempo, el más poderoso órgano periodístico de la oligarquía colombiana grita con voz histérica contra Hugo Chávez, diciendo que “la inaceptable intromisión de Venezuela en nuestros asuntos internos está a punto de hacer reventar la cuerda”19. El iracundo editorial de El Tiempo está remitido, según sus palabras, a “la discusión del Plan Colombia y sus alcances para América Latina, el Caribe y Venezuela en el recinto de la Asamblea Nacional -órgano que sustituyó al Congreso en Venezuela- con la activa participación de una delegación de las FARC, sin autorización ni conocimiento del gobierno colombiano”20. El editorialista arremete contra Chávez por “otros enojosos episodios, como su anunciada neutralidad en el conflicto colombiano, su insistencia en dialogar con las FARC ignorando los 15 Ibidem. 16 El Colombiano. Medellín 28 de noviembre de 2000. 17 El Colombiano. Medellín 22 de noviembre de 2000. 18 El tiempo. Bogotá 27 de noviembre de 2000 19 Ibidem. 20 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP llamados del gobierno colombiano a no hacerlo y sus frecuentes alusiones a lo que considera el riesgo de que Colombia se convierta en otro Vietnam”21. Cuarta lección: el llamado Plan Colombia no es colombiano, ni se propone combatir el narcotráfico, ni establecer la paz con justicia social y libertad, sino que es un plan para impulsar la guerra, aplastar las reivindicaciones populares y sostener una camarilla politiquera y putrefacta que diariamente se roba la nación, así sea al costo de provocar un holocausto superior al de Vietnam. La oligarquía sabe de dónde viene el intervencionismo que destruye a Colombia, pero su naturaleza de testaferro la obliga a callar ¡Y a mentir! El mismo Francis Fukuyama, el muy publicitado filósofo estadounidense, autor de obras tan difundidas como El fin de las ideologías, ha debido admitir que “La inestabilidad de las instituciones democráticas de Colombia tiene consecuencias potenciales más allá de sus fronteras”22. Fukuyama acepta que para asegurar la estabilidad económica del sector agrícola de Ibidem Washington ha ideado una política agresiva que, para acrecentar las exportaciones de los excedentes de granos, exige e impone la ruina y la parálisis de la producción agrícola de naciones como la nuestra. Y como si lo anterior fuera Poco, agrega: “los americanos debemos recordar que somos responsables de incontables problemas de los que padece Colombia, puesto que les consumimos casi toda su cocaína”23. Y vuelve nuevamente el grito de alerta contra el peligro del mensaje bolivariano. Y es el mismo Fukuyama el que advierte sobre las amenazas encarnadas por el presidente de la República Bolivariana de Venezuela: “A todas éstas, se ha abrazado Chávez en forma sospechosa con la vieja izquierda y con los comunistas domésticos como Fidel Castro”24. Las más notables conspiraciones tramadas por el imperialismo yanqui tienen, pues, como objetivo inocultable lo que algunos han dado en llamar el eje subversivo de Cuba, Venezuela y el Caguán sobre esta premisa Fukuyama adelanta la siguiente reflexión: “En caso de que minen las guerrillas y los narcotraficantes las instituciones colombianas, por todos los Andes se integraría un movimiento antidemocrático del cual constituiría Colombia pieza clave”25. ¡Y Fidel Castro su batuta!, según deduce González Rodríguez al glosar las reflexiones de Fukuyama, el filósofo que ha “descubierto” el fin de la historia, sobre la presunción de que ha comenzado una nueva era que no puede ser otra que la eternidad del capitalismo. Sin embargo, el proyecto bolivariano es la tormenta amenazante que arruina la digestión del neoliberalismo. Sobre todo ahora que el presidente Chávez, según lo considera la gran prensa en 21 GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, Hernán: “Colombia merece ayuda”. El Colombiano. Medellín, l8 de noviembre de 2000. 22 Ibidem. 23 Ibidem. 24 Ibidem. 25 El Colombiano. Medellín, 27 de noviembre de 2000. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Colombia, “ha hecho notar la coincidencia de sus ideales bolivarianos con las FARC, que tienen un movimiento político clandestino del mismo nombre”26. Y más aún, cuando Raúl Reyes, a nombre de las FARC, ha declarado para la televisión colombiana, que no ocultan sus principios y sentimientos de identidad y admiración hacia el presidente de la Republica Bolivariana de Venezuela. Al fin y al cabo -anota Juan Lozano- “tratándose de Chávez el tema no es de poca monta, como quiera que muchas semejanzas se advierten entre las élites políticas corrompidas de Venezuela – odiadas por Chávez-, que a lo largo de las últimas décadas convirtieron a los partidos históricos de Copei y Adecos en franquicias para engordar sus propios bolsillos, y las élites corrompidas de Colombia”27. Ahora bien, si Cuba que es un pequeño país insular de las Antillas, ha sido un aguijón tan desesperante para el gobierno de Washington, otra cosa más contundente y trascendental es Venezuela, que posee una extensión territorial muy importante, que es una república de la América continental, y que, además, es vecina de Colombia: formando un centro geopolítico de potencialidades indiscutibles. No olvidemos que el Libertador creó a la Gran Colombia sobre la base de la unión de los pueblos de Venezuela, Nueva Granada, Ecuador y Panamá, como un primer paso hacia la anhelada confederación de las nuevas naciones de Nuestra América. Así lo ve Juan Lozano, con su voz de advertencia medio sesgada: “Con la guardia alta, la brújula política colombiana debe permanecer atenta a las oscilaciones de la vecina república, cuyo líder invoca en cada jornada la utopía bolivariana acerca de un territorio grande, unificado, liberado todo por un prócer valiente, con el apoyo de diversos batallones insurgentes de la región”28. Lo que Lozano no quiere o no puede decir en su columna de El Tiempo es que esos batallones insurgentes de la región son expresión del pueblo de nuestra América, irredento, que resurge con la propuesta republicana e internacionalista que Simón Bolívar ha tramado. Esto sirve de preámbulo al articulista Lozano -según sus palabras-, “… para que no nos equivoquemos en Colombia, en los años por venir, frente al comandante bolivariano que hoy ocupa, convertido en un verdadero fenómeno de masas, elegido, ratificado y vuelto a ratificar, la codiciada presidencia de nuestra hermana república de Venezuela”29. No nos extrañemos por las exclamaciones rencorosas y destempladas como las de Ramiro Velásquez Arroyave, presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales de la Cámara de Representantes de Colombia, exigiendo al presidente Chávez “que se baje de la nube de sentirse la reencarnación de Simón Bolívar”30. 26 LOZANO, Juan: “Expreso Bolivariano”. El Tiempo. Bogotá, 27 de noviembre de 2000 27 Ibidem. 28 Ibidem. 29 El Colombiano. Medellín, 28 de noviembre de 2000 30 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP O las expresiones igualmente ridículas de Lázaro Calderón Garrido, congresista por el Cesar, al decir que “el desequilibrio mental de Chávez” queda constatado “al querer compararse con Simón Bolívar”31. Henry Clay, secretario de Estado del gobierno de Washington en 1826 y William Tudor, su agente diplomático en Lima, calificaron al Libertador como ¡EL LOCO DE COLOMBIA! Quinta lección: las oligarquías representadas por las camarillas liberales y conservadoras son irreversiblemente opuestas a la nación colombiana y su poder político está viciado por su origen de fraudes, latrocinios y crímenes. Muy pronto seguirá el camino de los caudillos politiqueros de Copei y Adecos, que o fueron arrojados del poder, por encarnar intereses contrarios al pueblo venezolano. Por eso ha dicho Chávez que las injurias hechas en su contra por individuos como Velásquez Arroyave y Calderón Garrido, y las difundidas en nuestro país por los medios de comunicación “son las opiniones de una rancia cúpula oligárquica que no representa en nada al pueblo colombiano”32. Se trata de una oligarquía -como bien lo dice Chávez-, “que no entiende de paz y pareciera no quererla”33. La misma oligarquía que conspiró contra el Libertador. La misma que asesinó a Sucre, el Gran Mariscal de Ayacucho. La misma que asesinó a Rafael Uribe Uribe y le multó la lengua a Maria Cano. La misma que asesinó a Gaitán y exterminó a bala a una organización política entera: la Unión Patriótica. Esa oligarquía es la que ha cubierto a Colombia con la sangre de centenares de miles de hombres y mujeres, niños y ancianos, indígenas y negros arrancados a su tierra y provocando la formación incesante de las tétricas caravanas funerarias de los masacrados y las dolientes aglomeraciones de los desplazados. Frente a esa oligarquía insensibilizada hasta los extremos más insólitos debemos levantar el pensamiento bolivariano, que es lo nuestro, para que pensándonos con nuestra propia cabeza, podamos constituirnos en pueblo digno y libre en el sentido más alto y profundo de nuestras esperanzas comunes tan heridas como invencibles. Me parece que estas palabras, dictadas por la inevitable y por demás necesaria crónica periodística de lo que constituyen las preocupaciones del presente y de los días que vienen, eran absolutamente obligadas como preámbulo a la segunda edición de BOLÍVAR, EL HOMBRE DE AMÉRICA ¡Presencia y Camino! 30 de noviembre del año 2000. El autor. 31 Ibidem. 32 Ibidem. 33 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP PALABRAS DEL AUTOR En el año 1983 se celebró el bicentenario del nacimiento del Libertador, lo que dio lugar a la realización de numerosas conferencias y foros a escala nacional e internacional, y a la publicación de muchos libros, biografías y ensayos sobre el pensamiento y la obra de Simón Bolívar, y se dieron a publicar documentos originales de gran valor, que hasta entonces eran desconocidos por el público. La celebración, sobre todo, sirvió para poner de manifiesto, una vez más, la asombrosa actualidad del pensamiento de Bolívar y la imperativa necesidad de recuperarlo para que guíe nuestros pasos en medio del catastrófico tiempo que vivimos. Dentro de las numerosas ediciones de obras suscritas por historiadores, ensayistas, polígrafos, pedagogos, políticos y poetas se registró “Simón Bolívar. Vivencia Histórica y Política”, en dos tomos, que mereció una magnífica acogida por parte de la crítica especializada. Dicho libro, que es mi biografía sobre el Libertador, fue el resultado de todo un proceso de investigaciones y de estudios a lo largo de toda mi vida, con la intención de enfrentarla a las tergiversaciones y mutilaciones que del pensamiento y obra de Bolívar han hecho los historiadores oficiales. Desde entonces hasta hoy han sido publicadas nuevas obras sobre el mismo tema y, como tiene que ser, se renueva la necesidad de abrir un gran debate sobre nuestra historia, pese a los rayos y anatemas que nos disparen los artilleros de la súper estructura del Estado. Por eso, ahora me permito presentar a la consideración de ustedes mi nuevo libro titulado “Bolívar, el Hombre de América – Presencia y Camino-”, estimulado por la esperanza de brindar el aporte que me corresponde para el gran debate propuesto. Y, especialmente, empeñado en relievar el pensamiento del Libertador como presencia y camino de nuestra América. Aunque este libro comparte algunos tramos con la biografía que publiqué en 1983 y, por supuesto, tiene en común con ésta muchas fuentes de información originales y bibliográficas, es, hablando estructuralmente, muy diferente. Si la biografía se propuso como objeto revelar la personalidad y el arrojo revolucionario de Bolívar, y por lo mismo es generosa en referencias anecdóticas y descriptivas en el empeño de acercarnos al conocimiento del guerrero, del político y del hombre, siguiendo una secuencia necesariamente cronológica, como es de uso en las biografías, el nuevo libro que presento se refiere al pensamiento del Libertador. Este nuevo libro no está ceñido a un curso lineal o cronológico. Su ordenamiento es temático y tiene por objeto revelar al Bolívar pensador, al republicano democrático, pues para él los conceptos de republicano y democrático son inseparables; al teórico y al conductor de pueblos en la primera guerra de liberación nacional que conoce la historia de la humanidad. Sobre todo, es una refutación categórica contra las temerarias afirmaciones de quienes, por custodiar el orden establecido, pretenden reducir al Libertador a lo específicamente militar, diciendo, además, que a Bolívar le sobraron cinco años de vida, pues, según ellos, debió morir en 1825. Los que mentirosamente dicen admirar al Bolívar guerrero, no gustan del Bolívar político, o sea, precisamente del Bolívar reformador social, revolucionario y antiimperialista. El Bolívar de 1825 a 1830 nunca les ha gustado a las oligarquías dominantes de los países hispanoamericanos. La razón es simple: al culminar la guerra contra la dominación española, surge Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP en Bolívar el político Libertador de esclavos, reivindicador de los indígenas, defensor de las libertades populares, el pedagogo, el internacionalista, el líder de nuestra América contra la prepotencia de Ibidem y Europa, en fin, el verdadero y gran revolucionario. Ese Bolívar no cuadra con los feroces vendepatrias que esperaban la hora precisa de tomar por asalto la totalidad del poder en las nacientes naciones hispanoamericanas. A estas oligarquías les hubiera agradado un Bolívar guerrero que, al terminar la guerra, depusiera sus armas y les entregara el Estado. Al menos esto es lo que tradicionalmente afirman. Sin embargo he incluido en mi libro un capítulo extenso para demostrar que el pensamiento original y constructor del Bolívar guerrero, en sus fases de guerrillero y militar, tampoco es de buen recibo por los santanderistas que, en lo que respecta a Colombia, han saqueado al país y lo han ahogado en sangre. Hay una contradicción verdaderamente antagónica entre la concepción santanderista del ejército como el aparato de fuerza defensor del Estado oligárquico y como el brazo armado de los partidos políticos institucionales, y la concepción bolivariana de que el ejército es el pueblo en armas defendiendo la Patria, garantizando los derechos de los ciudadanos, y defendiendo la soberanía nacional. Conviene advertir que la gran mayoría de citas en que Bolívar expresa su pensamiento, son cabalmente tomadas de las Obras Completas del Libertador, según la recopilación hecha por don Vicente Lecuna, cuya primera edición colombiana se publicó en cinco tomos. Esas citas, que normalmente aparecen en el pie de página, han sido rutinariamente referidas así: (l) Bolívar, Simón: “Obras Completas”, recopilación de Vicente Lecuna, T. II, P. 335…, para poner un ejemplo. Como siempre he creído que esta manera de presentar las citas no dice mucho al lector, he pensado en referirlas de otra manera, como efectivamente lo hago en el presente libro. Veamos un ejemplo: (1) Simón Bolívar: Al general Antonio Gutiérrez de La Fuente. El Cuzco, 21 de julio de 1825… Otro ejemplo: (2) Simón Bolívar: A las tropas del Rey de España y habitantes de Pasto. Berruecos 5 de julio de 1822. De este modo el lector pueda ubicarse en el espacio y en el tiempo, así como en la circunstancia misma y/o el objeto del pensamiento: 1) A quién está dirigida la declaración o pensamiento y/o qué situación le dio origen. 2) Lugar geográfico; porque, aceptando que las naciones hispanoamericanas poseen una identidad indiscutible: identidad de causa y de intereses, no se puede ignorar que poseen así mismo una diversidad inocultable que nos enseña que, por ejemplo, son muy diferentes Venezuela, Chile, Perú, Colombia y México. Es decir, ubica al lector en el espacio y el tiempo, así como en el movimiento de la acción, para que pueda establecer unas bases informativas esenciales, que le ayuden a asimilar la historia de una manera más viva y exacta. Ahora bien, consciente como soy de que el presente libro es la antípoda frente al discurso que han impuesto los historiadores oficiales; consciente de que en un país como el nuestro todo el que escribe con honradez se juega la vida frente a los furiosos defensores del orden establecido, me hallo ante la coyuntura creada por la proclamación hecha en días recientes del “Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia”. Esa nueva organización surge en un instante crucial de la vida nacional. Surge como respuesta y como alternativa frente a la guerra que el propio Estado provocó contra el pueblo colombiano. Y, como es obvio, ya se han empezado a escuchar las reacciones de los voceros del Estado diciendo que descalifican el surgimiento de un partido en armas. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Por diversos medios periodísticos y noticiosos de la radio y la televisión, el Movimiento Bolivariano dio a conocer algunos elementos de su plataforma ideológica y política, invitando a todos los colombianos a anhelar una patria amable, en desarrollo y en paz, a trabajar por la conformación de un gobierno nacional PLURALISTA, PATRIÓTICO y DEMOCRÁTICO. Uno da los documentos entregados a los medios de comunicación y distribuidos al público es el “Manifiesto”, encabezado por una enseñanza del Libertador que dice: “No hay mejor medio de alcanzar la libertad que luchar por ella”, y luego a manera de proclama, expresa: “Compatriotas: “Colombia está gravemente enferma porque los gobernantes liberales y conservadores han utilizado sus cargos para favorecer a los ricos y para su propio beneficio personal; porque sus gobiernos solo han servido para defender la insaciable voracidad de los dueños del gran capital, de los latifundistas y de los diferentes carteles del narcotráfico; y porque han entregado nuestra soberanía a los Ibidem de Norteamérica, en contravía de las más patrióticas tradiciones de la economía y de la dignidad de todo el país. “Para mantenerse en el poder han acudido a una guerra sin reglas. Desde los tiempos de los atentados al Libertador Simón Bolívar y al Mariscal Antonio José de Sucre, pasando por los magnicidios de Jorge Eliécer Gaitán y Jaime Pardo Leal, los jefes liberales y conservadores han utilizado el crimen y la violencia, como herramienta principal del Estado para imponer su ley, llevando el terror y la intimidación a un pueblo anhelante de tolerancia democrática, justicia y bienestar”. “Para liquidar toda manifestación de protesta e inconformidad, incorporaron la Doctrina de Seguridad Nacional como concepción de Estado, declarando enemigo interno a todos quienes no se resignan a su política de hambre y exclusión”. “Pregonan la defensa de los Derechos Humanos, mientras estimulan la pena de muerte que las Fuerzas Armadas practican sin freno desde siempre, hacen alarde de las libertades ciudadanas pero conforman grupos de sicarios paramilitares, rasgan sus vestiduras contra el crimen al mismo tiempo que organismos de Seguridad del Estado incrementan la desaparición de sus opositores, ratifican una y otra vez el Fuero militar, verdadero ariete de la impunidad, mientras se lamentan de la ineficacia de su justicia, dicen abogar por mantener la población civil alejada de la confrontación armada pero intensifican la tarea de “quitarle el agua al pez”, que significa asesinar a los civiles no afectos al gobierno, y aprueban la abolición del delito político para condenar por terroristas a quienes luchan contra el establecimiento. “Han transformado a los integrantes de las Fuerzas Armadas y de la Policía en mercenarios a sueldo, convirtiéndolos en el terror de sus propio hermanos y en indiscutible causa de los funestos odios que desgarran al país. “Todo ello para mantener a los trabajadores en miserables niveles de vida, regateándoles ínfimos aumentos salariales, elevando los índices de desempleo, rebajando las condiciones de existencia de las mayorías nacionales, arrebatando la tierra a los campesinos y negándole las más mínimas aspiraciones al pueblo”. El Manifiesto denuncia igualmente a los dirigentes del Estado colombiano, que continúan regalando a las transnacionales el patrimonio colectivo de todos los colombianos, privatizando las Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP empresas que les fueron entregadas para su administración y que terminaron vendiendo en un mercado saturado de sobornos y de inmoralidad. “Han tenido la desvergüenza de convivir y enriquecerse del narcotráfico durante largos años estimulando la invasión de los narcodineros en todos los resquicios de la sociedad colombiana, aunque, ante tamañas evidencias, inventen distancias con él, señalando a otros como responsables de tan impúdica corrupción”. Y, en lo que concierne a los valores patrios: insepultos, declara: “Con su política neoliberal de sálvese quien pueda, no sólo incrementaron la explotación sobre los trabajadores del campo y la ciudad y sobre los sectores medios de la población, sino que también fracturaron los valores más importantes y caros de los colombianos: nuestro sentimiento de nación independiente, la honestidad, la solidaridad, la dignidad, la vida, la sensibilidad social, el respeto por sus semejantes, la unidad familiar, el orgullo por las tradiciones populares el valor de la palabra empeñada. “Su promesa de redistribución del ingreso ha tomado forma única en el soborno y la mordida. “Pretenden resumir todos nuestros valores en su sublime principio: todo hombre tiene su precio, convirtiendo al sapo en insignia nacional, otorgando empleos, contratos y dineros a cambio de votos, entregando recursos oficiales a los necesitados pero aplastando sus principios, transformando el dólar en el supremo dios de los colombianos ante el cual todos debemos someter nuestra moral, ilusiones y conducta. “Hicieron de la indignante y desvergonzada entrega de nuestra soberanía nacional y del arrodillamiento frente a los Ibidem la forma natural de existencia del país”. (Todas las subrayas son del documento). El Manifiesto proclama que “Colombia necesita volver a levantar con fuerza las banderas de su soberanía y defensa de su territorio. Nuestro derecho a ser respetados como nación independiente, a exigir absoluta libertad en la solución de nuestras diferencias internas, a desarrollar estrategias tecnológicas que nos liberen de la dependencia, a independizar nuestro comercio internacional, a reivindicar nuestros valores culturales e idiosincrasia y al pleno respeto de nuestros recursos naturales. “Avanzar en la lucha por la unidad de los pueblos latinoamericanos, en el espíritu bolivariano, contra sus enemigos comunes”. “Debemos asimilar los avances tecnológicos de la sociedad moderna para asegurar el desarrollo nacional, pero sobre políticas muy definidas que impidan los atropellos y garanticen un futuro de prosperidad cierto, pero nuestro”. Y concluye proponiendo “un régimen político para la convivencia democrática”, advirtiendo que “el pueblo no puede continuar disperso” y afirmando que “entre todos debemos hacer algo por todos”. La extensa cita es necesario hacerla porque contiene muchos puntos de identidad y de aproximación con lo que piensan y desean la mayoría de los colombianos honestos y porque, es bueno advertirlo, concuerda en lo fundamental con el contenido de mi nuevo libro, sin que ello quiera decir que exista Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP alguna relación orgánica entre Bolívar el Hombre de América-Presencia y Camino- y la organización que ahora se proclama con el nombre de Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia. Al hacer un repaso juicioso de la presente obra, que ya va para tercera edición, lo primero en confirmar, como un acto de solidaridad eminentemente bolivariano, es la dedicatoria al pueblo hermano de la República Bolivariana de Venezuela y a su presidente Hugo Chávez, contra quienes se han pronunciado ya en forma arrogante y amenazadora el gobierno de Washington y sus peleles en toda América. El pueblo bolivariano está llamado a escribir hoy páginas más gloriosas todavía. Es evidente que la situación política, tanto en lo nacional como a escala mundial, ha cambiado significativamente a partir de los atentados terroristas contra las instalaciones del Pentágono y las torres gemelas de Nueva York. Pero ese cambio nos permite decir con Simón Bolívar que la historia avanza en favor nuestro. Es un hecho que el neoliberalismo acaudillado por el imperialismo de Ibidem, se obstina en marchar contra la humanidad, es decir, contra la historia. Un mundo unipolar, al que se le impone una política única, una economía única, una cultura única y, en fin, una dominación que arrasa con los patrimonios materiales y espirituales de los pueblos de la tierra, es, sin discusión, un mundo llameante, descompuesto y envuelto sin salvación en una crisis terrorífica y globalizada. Ese mundo inaceptable y bárbaro es el que quieren imponer a toda costa los grandes magnates del capital y de la muerte. Si de acuerdo con los datos publicados por el Banco Mundial se admite que un poco más de 400 individuos posee un patrimonio igual al de la mitad de la población mundial, podemos constatar que para defender el progreso de la civilización capitalista, los insaciables explotadores requieran de inversiones tan gigantescas en la producción y uso del terrorismo bélico-industrial. Nadie puede discutir que la puesta en marcha del neoliberalismo, impuesto por la fuerza a las naciones de la tierra, ha dado como resultado el progreso de la barbarie. El neoliberalismo, que es la expresión más genuina y atroz del capitalismo internacional contemporáneo, ha venido constituyéndose, como apunta Eduardo Galeano, en una verdadera “escuela del crimen”, estableciendo “un mundo que dicta clases de injusticia, que cada mes mata por hambre a un millón de niños y cada mes destina 60 mil millones de dólares a gastos militares”1 . Y son los cabecillas de esta hecatombe internacional, los que ejercen el terrorismo a gran escala y desde el poder, los que pretenden calificar de terroristas a todos sus opositores políticos en el planeta. Los que han arrojado la bomba atómica contra Hiroshima, los que han producido millones de muertos en sus agresiones bélicas por todos los continentes, no tienen escrúpulos para descalificar como terroristas a las fuerzas insurgentes de Colombia, pretendiendo asimilarlas como idénticas a los Talibán y los correligionarios de Osama Ben Laden que, no lo olvidemos, fue miembro consentido por la CIA, quien lo armó e instaló en el poder en Afganistán. La guerra de los imperialistas de Ibidem e Inglaterra contra Afganistán, el país más sufrido y miserable del continente asiático, es otro terrible ejemplo de la acción terrorista de los magnates de la muerte, contra un pueblo indefenso e inocente, bajo el pretexto de aniquilar a los terroristas de baja estofa de Ben Laden. En este, como en todos los casos similares, nuestra posición bolivariana enseña que debemos solidarizarnos con el pueblo afgano y desenmascarar con todo vigor a los 1 “Neoliberalismo: mito y realidad”. Renán Yega C. (Editor). Bogotá, l990. P.114. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP terroristas contendientes de ambos bandos. Si la CIA produce rufianes como Ben Laden, todo queda claro. Las críticas más lúcidas sobre el tema del terrorismo contemporáneo, han sido, sin duda alguna, los intelectuales más progresistas de los Ibidem. Es no sólo de leer sino de aplaudir, lo que escribe, por ejemplo, Doug Morris: “No nos digamos mentiras, compatriotas, el Pentágono es el centro global de la violencia y terrorismo militar. Los Ibidem son los mayores exportadores del mundo, de herramientas de muerte y destrucción…”2 . La existencia de seres humanos como Doug Morris, cuya entereza ciega al iracundo monstruo de su propio país, indica que en el pueblo de los Ibidem y en el mundo hay todo un portento de recursos intelectuales y morales que es irreductible. Continuemos con la cita de Morris: “Seamos honestos, nosotros hemos sido defensores de la violencia como manera de dirimir conflictos internacionales por muchos años. Y una lista parcial de resultados de nuestras intervenciones incluye: Corea, millones de muertes. Vietnam, millones de muertos; Camboya, cientos de miles de muertos.” “Hoy nuestra libertad está siendo atacada. Nosotros pensamos que éramos libres de imponer violencia económica y militar donde quiera que escogiéramos, con impunidad.” “Esta noche, compatriotas, tenemos que hacer un llamado a la humildad. Una humildad que de ninguna manera disminuya nuestra dignidad, pero una humildad que crezca en respeto por la dignidad de toda la gente. Una humildad que nos permita celebrar toda vida humana. Es tiempo de que nos unamos al mundo, no como los mayores proveedores de violencia y destrucción sino como unos participantes pacíficos que trabajaremos por el fin de la violencia, del racismo, del clasismo, del sexismo.” “Esta noche tenemos que hacer un llamado al mundo para que perdone nuestros pecados, los actos sórdidos y calamitosos de violencia que hemos ocasionado sin pausa por más de cincuenta años. Comencemos nuestra reconciliación con el mundo” “Esta noche, y en los días y semanas por venir, debemos encontrar el coraje, no sólo para amarnos y entendernos, sino para reflexionar honestamente acerca de qué hemos hecho al mundo; para poder entender por qué las cosas son como son y qué podemos hacer para cambiarlas”3 . A manera de posdata, la periodista Adriana Mejía hace el siguiente apunte: “P.D. Estos párrafos -traducidos libremente del inglés- pertenecen al discurso que, según el autor del escrito: Doug Morris, debió de haber pronunciado el presidente Bush la tarde del atentado terrorista. Un examen de conciencia interesante que llegó a mi correo electrónico, enviado por un abanderado de la no-violencia”4 Antes de septiembre del 2001 los pueblos de nuestra América sabían que la Organización de Estados Americanos (OEA) no ha sido más que un prostíbulo 2 Adriana Mejía: “Si Bush Lo Hubiese Dicho…” El Colombiano, Medellín, 1 de octubre de 200l. 3 Ibidem. 4 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP organizado por el gobierno de Washington en el más vergonzoso maridaje con sus marionetas, cebadas para comer de rodillas mientras masacra y oprime a nuestros pueblos. Pero después de septiembre el mundo comprobó que la Organización de Naciones Unidas (ONU) no es más que un aparato burocrático que nada puede y que es un poco estorboso cuando el imperialismo se decide a actuar con su monstruoso aparato terrorista. Ignorada y humillada la ONU fue desconocida por los imperialistas de Ibidem e Inglaterra. El planteamiento hecho por Bolívar para luchar por la construcción de un nuevo orden internacional basado en el respeto mutuo, la cooperación de los pueblos. La libre autodeterminación nacional y la no intervención en los asuntos internos de los otros estados, así como la construcción de un órgano internacional basado no en principios de política y de fuerza sino de Derecho, está al orden del día. El ideal bolivariano de que tal organismo como integrador de pueblos y naciones del planeta debiera estar cobijado por un mismo código de leyes, como expresión auténtica del Derecho Público Internacional, es una bandera de actualidad seductora e irresistible. La historia marcha a favor nuestro, como decía el Libertador. Por eso, cuando hablamos de Bolívar, el Hombre de América, estamos destacando su presencia y camino al mismo tiempo. El ser ético del Libertador nos compromete a luchar contra toda forma de opresión y nos hermana con las causas más justas de la humanidad. Y nos compromete a una definición clara y de principios sobre todo lo que atañe con la guerra y la paz. Bolívar odiaba la guerra, considerándola en sí misma como la peor calamidad que puede sufrir un pueblo. Pero había algo peor que la guerra y es la pérdida de la libertad, la privación de la dignidad y decoro, considerando, como un acto de obligación moral de todo hombre honesto levantarse en armas contra la dominación extranjera y contra la tiranía en cualquier país. Bolívar enseñó al mundo que una guerra, para que sea liberadora, ha de tener una orientación política firme y correcta, pues, de lo contrario es decir, la guerra por la guerra, o la guerra sin objetivos altruistas precisos, degenera en puro bandolerismo y, como bien lo anota José Martí, se convierte en un semillero de tiranos. Por eso Bolívar es camino. El estado represivo y brutal que hoy padecemos no tiene nada en común con el pensamiento y obra del Libertador. Ese estado derrocó a Bolívar desde enero de 1830 y lo declaró proscrito. Y no sólo esto: lo desterró del aparato escolar y de las academias. En los planteles educativos ya no se enseña Historia de Colombia y mucho menos de América. Los escritos del Libertador son precariamente difundidos por el esfuerzo entusiasta y quijotesco de personalidades e instituciones particulares que nunca han tenido el acceso a los medios de comunicación masiva. Mientras la República Popular China estableció la cátedra bolivariana desde 1983 a nivel de la enseñanza secundaria, y el estudio del pensamiento de Bolívar en la educación superior en todo lo relacionado con ciencias jurídicas, humanidades, filosofía, política e internacionalista, no hay cátedra bolivariana en Colombia, que fue creada por el Libertador, tal como lo expuse en mi reciente conferencia del 15 de diciembre pasado en el Paraninfo de la Universidad de Cartagena, creada igualmente por Bolívar. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP La oligarquía gobernante en Colombia tiene sus razones indiscutibles para impedir que en nuestro país se estudie el pensamiento y la obra del Libertador. Difundir pues, el pensamiento de Simón Bolívar y estudiar a fondo su obra, ha de ser tarea constante de personas con una profunda formación humanística y revolucionaria, ha de ser actividad tenaz y fuerte de personas con verdadera vocación de apostolado. Personas y organizaciones que inicien, de hecho, la elaboración de la Enciclopedia Bolivariana que tanta falta nos hace. Debemos, pues, nutrimos de nuestras propias raíces históricas, políticas y culturales: Simón Bolívar, Simón Rodríguez, Andrés Bello, Antonio Nariño, Espejo, Unanúe, Artigas, San Martín, O’Higgins, Hidalgo, Morelos, Morazán, Montalvo, Martí, Hostos, Betances, Sandino, Rafael Uribe y, en fin, lo más puro y granado que han producido nuestros pueblos. Y aprender de sus grandes gestas colectivas: el levantamiento indígena de Tupac Amaru, el movimiento de los comuneros con José Antonio Galán como su más resplandeciente faro, la insurrección de Hidalgo a la cabeza de los indígenas de México. A nosotros nos ha faltado ser nosotros mismos. La alienación que hemos padecido hasta hoy: esa colonización cultural ejercida por los monopolios del gran capital internacional, ha producido seres indolentes, insensibles, insolidarios, de los que, como lo cita Martí, había vislumbrado hace más de un siglo un jerarca religioso de Nueva York: “¡Temed, dijo el obispo, que de tanto adorar la riqueza y de comerciar con la Política, seamos de aquí a un siglo más un pueblo de gusanos!”5 . El prototipo de los criollos ricos que tomaron el poder en las nuevas naciones hispanoamericanas, es claramente sintetizado por el sabio Alejandro Humboldt: “Allí -en América- se tropieza uno con gentes que con bellos discursos filosóficos en los labios, desmienten con sus actos los principios fundamentales de la filosofía que dicen profesar, pues, sosteniendo en una mano a Reynal, con otra maltratan a los esclavos, y que, hablando con entusiasmo de cuestiones tan importantes como la libertad, venden a los hijos de sus esclavos unos meses después de haber éstos nacido”6 . Bolívar, en cambio, fue íntegro como soldado e ideólogo de la independencia, y en esto radica su verdadera grandeza: supo interpretar, en el curso mismo de la guerra, las aspiraciones de las gentes sencillas, de indios, negros, mulatos, zambos y llaneros que se habían levantado contra sus opresores. Y fue esa masa popular, abnegada y heroica, que reconoció en Bolívar a su auténtico líder, la que expulsó del territorio americano a los colonizadores españoles. Desde luego, la mayoría de los caudillos criollos que participaron en la guerra de independencia, querían liberarse de España, pero, al mimo tiempo, luchaban por impedir que la guerra desembocara en una revolución social. No obstante, pese a las contradicciones sociales “que había dentro del campo patriótico, el deseo común de liberarse del yugo español unía a vastos sectores de la sociedad Colonial”7 , tal como lo expone Lavretski. El erudito chino Wang Zhaochun explica con toda claridad las dificultades que tuvo que enfrentar el Libertador, limitado como estaba por las condiciones históricas y por la clase social en que nació. Sin embargo -dice el destacado intelectual chino, Simón Bolívar -indudablemente fue un gigante 5 “Antología Mínima de José Martí”. Selección y notas de Pedro Álvarez Tabío. La Habana, Cuba, 1972. Tomo II, p. 65). 6 Lavretski, l.: “Simón Bolívar”. Moscú, URSS. 1962. P. 13. 7 Ídem. P. 179. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP mundial establecido en tierra americana. En su lucha concentró las características de la lucha de la burguesía europea por la libertad democrática de la revolución de las colonias por la independencia y la soberanía nacional, y del continente americano por la unidad continental. Antes de Bolívar nunca había surgido y era imposible que surgiera un personaje como él en Europa y América del Norte”8 . “Nuestra historia es rica en el surgimiento de heroicos caudillos de negros, indígenas y criollos enarbolando las banderas de sus respectivas etnias y sectores sociales. Pero Bolívar surge, no para luchas por una etnia en particular: no fue jefe de negros ni de indígenas, fue el jefe del mestizaje, de la integración racial. Y popular, tal como lo afirma en Angostura: por las venas de nuestro pueblo corren todas las sangres de la tierra, mezclémosla para unirla”9 . Bolívar, por supuesto, como aguerrido paladín de la igualdad social, luchó contra las diversas formas de segregación racial, de discriminación por razones de clase o de raza: aberraciones que el Libertador calificó como odiosas. Por eso supo interpretar los anhelos de las amplias masas populares. Bolívar, señala Lavretski, “fue la encarnación de esta unidad, y no sólo un caudillo militar reconocido, sino también el indiscutible ideólogo de la guerra de independencia. Sus innumerables manifiestos, proclamas, discursos y cartas servían como modelo de la propaganda revolucionaria, contribuían a la victoria en medida no menor que las batallas”10. Su lucha por la igualdad social, sus presupuestos ideológicos y políticos para fundar la unidad republicana y democrática a escala continental con los pueblos que se habían liberado de España, para oponer una fuerza común y defensiva frente a la prepotencia de Ibidem y Europa, lo revelan como el estadista y diplomático que nuestra América reclama hoy. Si tenemos presente la asombrosa actualidad del pensamiento del Libertador hay que convenir en que Bolívar es nuestro contemporáneo. Su pensamiento clama hoy mismo por su realización como la esperanza de redención para nuestros pueblos de la América que José Martí llama Nuestra. Yang Enrui, profesor del Instituto de Historia Universal de la Academia de Ciencias Sociales de China, traductor principal de obras sobre el Libertador, lo expresa así: “Bolívar hizo avanzar la historia y sigue haciéndolo en coordinación con nuevas iniciativas orientadas al futuro. Teniendo muy en cuenta el mensaje de Bolívar en la asimilación de las mejores herencias espirituales del mundo, los pueblos enfrentan los retos de nuestro tiempo”11. Es que el pensamiento de Bolívar -como acontece con el pensamiento de hombres como Marx -, no se queda en él mismo y, en cambio, trasciende los tiempos. Tiene y tendrá sus continuadores. Por eso se habla del pensamiento bolivariano, de la misma manera que se habla del pensamiento marxista. Cada cual, naturalmente, con sus propios esquemas y acentos. Uno y otro, partiendo de mundos y realidades diferentes hicieron la crítica fulminante de la opresión existente y trazaron caminos a los pueblos. 8 Wang Zhaochun: Primera recopilación de ensayos sobre Simón Bolívar en China”. China Reconstruye 1983. P. 29. 9 Simón Bolívar: Discurso ante el Congreso de Angostura, 15 de febrero de 1819. 10 Lavretski, I: Op. Cit. P. 179 11 Yang Enrui: “Bolívar desde la Perspectiva de un Chino”. China Reconstruye 1983, p. 39. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Tal como lo expone Roberto Fernández Retamar, “La hazaña bolivariana va acompañada, pues, por un pensamiento cuya fuerza fermental aún no se ha agotado. Lo vemos adquirir nuevo ímpetu en Martí, e incluso en nuestros días. Por ello no es extraño que durante el siglo XX encontrara resonancia en pensadores radicales preocupados por subrayar tanto la necesidad de la unión latinoamericana como la especificidad de nuestra América”12. El conocimiento de la historia es una condición inexcusable para trazar el Curso del porvenir. Esto es axiomático. Sobre todo comprendiendo que hablamos de nuestra historia. Ahora bien, para evaluar correctamente el papel desempeñado por las personalidades históricas, éstas deben ser analizadas objetiva y razonadamente por lo que de nuevo y revolucionario aportaron en su época. Empero, Bolívar supera este justo marco conceptual y dialéctico, porque además de haber sido un creador revolucionario en su época, nos ha legado un pensamiento que clama por realizarse en nuestra época y es parte esencial de todo un programa para el futuro. Ahora mismo, en la América Latina, tanto en su parte continental como insular, el ideario bolivariano es elemento fundamental de las plataformas ideológicas y Políticas de los movimientos de liberación nacional y social y de la solidaridad popular internacionalista. Volver a Bolívar no es pues un entretenimiento de historicistas. Es una necesidad palpable, exigida por la urgencia de retomar los hilos de nuestra personalidad histórica y cultural, para ubicarnos consecuentemente en esta época en que los pueblos desean conquistar su segunda y definitiva independencia. “El Estado que impera en Colombia es una monstruosa máquina construida por el más turbio santanderismo. Si hubiese conservado algo de la altivez y decoro que nos enseñó el Libertador, no hubiese suscrito el mal llamado Plan Colombia, dictado por los círculos más belicistas del imperialismo de Ibidem , tal como lo manifesté en mi reciente conferencia del pasado 11 de diciembre en la Quinta de San Pedro Alejandrino en Santa Marta. 12 Roberto Fernández Retamar: “Nuestra América y el Occidente”. Bogotá, D. E., 1982 Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP 1. EL GRAN DEBATE DE LA HISTORIA A profundizar el gran debate de la historia -El debate como necesidad -Uso y abuso de la historia – Sobre la Ilustración y el despotismo -Vigencia histórica y política del Libertador -El tránsito a la sociedad civil – El ocaso del derecho sobrenatural -La Ilustración en Europa -La Ilustración en América Latina -El fetichismo jurídico y la realidad -¿Un país para una constitución? 1.1 A PROFUNDIZAR EL GRAN DEBATE DE LA HISTORIA Hablando en términos universales no ha sido fácil, ciertamente, el paso de la superstición y la barbarie hacia la ciencia y el arte. Y mucho más cruento y difícil el tránsito hacia la civilización. Muy duras y prolongadas han sido las luchas de los pueblos por liberarse de la opresión y fundar una sociedad reglada por normas Jurídico-políticas de convivencia humana, de solidaridad social, de libertad y de progreso. La historia enseña que cuando los hombres de talento desenmascaran las supercherías y atrocidades de que se valen los regímenes opresores de todos los tiempos, éstos erigen el terrorismo represivo, el patíbulo, la cárcel y el destierro contra los Libertadores de la materialidad y espiritualidad humanas. Al fin de cuentas todo sistema opresor se apoya en la alienación del pueblo y en la mutilación de sus libertades y necesidades. El imperialismo internacional, acaudillado por los Ibidem y extendido por las oligarquías que agencian en países como el nuestro los intereses de los monopolios, necesita negar el ser histórico, cultural y político de nuestros pueblos, borrarles su memoria colectiva, distorsionar la significancia de sus líderes y valores más genuinos y bloquear su reencuentro con el proceso de su ser social, de sus luchas, realizaciones y proyectos revolucionarios y progresistas más auténticos. Para ello acude al ocultamiento y tergiversación de la historia. Si, para citar un ejemplo, se habla de historia de la ciencia, el discurso se reduce a una simple enumeración de los grandes inventos, omitiendo las causas no sólo científicas sino sociales y económicas que posibilitaron tales invenciones e hicieron viable la difusión real de las mismas, provocando así que la historia que se haga sea ya una historia muerta 1 Tal puede decirse de otras historias (de lo jurídico, de lo político, del arte, la religión, las personalidades, etcétera.), en que, además, la historia es descuartizada en múltiples apartados inconexos, pretendiéndose imponer un supuesto “apoliticismo” que en nombre de la “imparcialidad” fina una sumisión acrítica frente a un escueto relato de fechas, anécdotas y situaciones aisladas que se ofrecen como la “verdad histórica”, renunciando en tales casos a la interpretación objetiva y dialéctica de la historia ya la elaboración de propuestas constructivas. Esa coacción ideológica se entiende. Las autoridades que temen ser enjuiciadas por la historia necesitan presionar al historiador, para que simplemente diga lo que el régimen necesita para 1 Prieto Arciniega: “La historia como arma de la reacción”. Madrid, España, 1976. Pp. 20-21. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP justificarse ideológicamente. Ello supone, por otra parte, que el historiador omita lo relacionado con la formación sociopolítica del objeto historiado, renunciando al análisis crítico de los hechos y fuentes que expone en sus escritos. Se trata así de sustentar al historiógrafo oficial que coincide con lo que el régimen requiere para sostenerse y reproducirse, del mismo modo que coinciden Spengler y el nazismo alemán, Toynbee y los monopolios norteamericanos, Arciniegas y la oligarquía liberal-conservadora de Colombia. Desde luego, para lograr esa coincidencia el historiador debe perder de vista la relación orgánica que liga lo pasado con el presente y separar la teoría de la historia de su práctica viva, y así poder ofrecer una “historia” que carezca de utilidad política y social, esto es, una historia que no sirve para nada, pero, eso sí, una historia sacralizada que es lo mismo que decir una historia muerta. Y una historia sin utilidad política y social, una historia muerta, es precisamente lo que sirve de coartada a los opresores, puesto que les permite borrar sus huellas y ocultar el origen de su despotismo derivado de la explotación, el saqueo, el exterminio y desarraigo de pueblos y comunidades, el crimen y el holocausto de enormes contingentes de trabajadores y desposeídos. De este modo el historiador oficial asume una actitud pusilánime en lo que respecta al conocimiento de la historia y adopta el espíritu recalcitrante de la clase dueña del poder económico, político y militar del sistema. Con razón ha dicho Fontana que “El historiador moderno es el gran triunfo intelectual de la burguesía que ha tenido en él a su funcionario más fiel, barato y eficiente”2 . Aunque hay diversas formas de enfocar la historia, todas ellas están contenidas en dos concepciones fundamentales que son el idealismo metafísico y el materialismo dialéctico. La primera concepción supone un “creador sobrenatural”, a cuya “voluntad” están sometidos todos los aspectos y fenómenos de la evolución de la naturaleza y de la sociedad. Plantea la presunta “tesis” de la “predestinación”, ante la cual el hombre no es más que un objeto sin opción alguna de vivir por sí y para sí. Es propio de esta concepción ese humor supersticioso y fatalista del hombre que se considera a sí mismo incapaz de alterar aquello que presume “voluntad de Dios”. Aceptando, así mismo, que el ejecutor de la “Predestinación” es el individuo revelado como ser mesiánico (santo, mártir o héroe), y en el sentido mítico, mágico y racista, el pueblo elegido o la raza superior. Según esa concepción los pueblos no hacen la historia, la padecen. Supone, por otra parte, que la historia se desenvuelve en un curso lineal, o la considera como un hecho estático, inmutable, regido por la casualidad, es decir, por leyes incognoscibles que no son susceptibles de ser comprendidas y mucho menos apropiadas y transformadas por el hombre. Es, pues, una concepción fetichista. Por lo demás, la historia concebida así pasa a ser narrada en el lenguaje del opresor, del amo colonialista, convirtiéndose en un instrumento de opresión cultural. De esta forma la historia de América Latina, África y Asia es minimizada o negada. Los manuales de “Historia Universal” que se usan como textos de enseñanza en los países de estos continentes, no son otra cosa que la historia de Europa y sus ramificaciones en la “Periferia del mundo”. Lo europeo –y por extensión- lo norteamericano- como prototipo de lo que representan conceptos como 2 Fontana, J.: “La Historia”. Barcelona, España, 1973, P. 27. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP historia, civilización y cultura, es lo único que cuenta. Lo demás (América Latina, Asia y África) es apenas el sótano del mundo: el salvajismo. El materialismo histórico, en cambio, parte de la materialidad objetiva de todas. Las cosas en un proceso de transformación ininterrumpido y múltiple: enfoca al mundo en su perpetuo movimiento regido por leyes que pueden y deben ser investigadas, conocidas, apropiadas y transformadas en provecho del hombre. En otras palabras, pone de manifiesto a los pueblos como los auténticos creadores de la historia los desaliena, los instruye, los identifica, los orienta y los impulsa a crear, tanto en el plano individual como en el colectivo. En suma, el materialismo dialéctico aporta la teoría de la historia, como instrumento científico que estudia las formas y contenidos de la organización social de los pueblos en el proceso de su vida, explicándoles razonadamente su relación con el universo. Conduce, igualmente a la asimilación crítica y constructiva de los aspectos y fenómenos de la historia, como obra del desarrollo de la humanidad en su marcha constante, ascensional, multidireccional e irrepetible, y ubica al hombre como efecto y causa de la naturaleza y la sociedad. No lo “justifica”, lo educa, lo hace consciente, lo despierta a la vida. Esto es, posibilita su identidad histórica, cultural y política y lo ayuda a impulsar conscientemente el proceso de cambio cualitativo, constituyéndose en una poderosa herramienta en la fijación de nuevas metas de convivencia, bienestar y progreso. El pueblo que conoce su historia puede elaborar su carta de navegación hacia un futuro digno. Claro está que el conocimiento cabal de la historia no resuelve nada por si solo. Para que pueda resolver grandes problemas y desatar poderosas fuerzas transformadoras se precisa que el pueblo tenga acceso a su conocimiento. Esta es una enseñanza bolivariana que no podemos olvidar: si la ignorancia oprime, el conocimiento libera. Esta es una verdad que nunca debe olvidarse. 1.2 EL DEBATE COMO NECESIDAD Los cancerberos ideológicos del despotismo jamás aceptarán que los pueblos son los verdaderos constructores de la historia. Ni aceptarán que los pueblos son colectividades de seres vivos y concretos que van formando, en su desarrollo múltiple y desigual, sus sectores avanzados y progresistas en lucha contra lo anacrónico. Que los pueblos, inexorablemente, en su brega incesante por la libertad y el progreso producen así mismo sus propios conductores y líderes, sus células políticas y sus organismos dinámicos, que determinan en su automovimiento una vinculación orgánica y creadora entre la individualidad de sus voceros y adalides y la colectividad de su movimiento progresivo y revolucionario. A esta vinculación orgánica y creadora entre la gran masa del pueblo y sus más auténticos líderes, es a lo que más temen los opresores de todas las latitudes y todos los tiempos. Mientras esa vinculación no se produzca, mientras no se establezca esa poderosa comunicación, los opresores podrán hacerse los desentendidos y no tendrán razón para temer. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Tal como anotara Juan Espejo, la cuestión es muy clara: si Dios había colocado a su representante único, el Supremo Pontífice, en la Tierra que era el centro del universo, para que todo girara a su alrededor, lo mismo los reyes, los imperios y los pueblos, que los astros y las estrellas, entonces no se podía tolerar que un intruso, el señor Nicolás Copérnico, viniera con la teoría de que la tierra, con todo y Santo Padre, girara alrededor del sol. ¡Pero, hay que admirarse!, se toleró semejante herejía y la Santa Inquisición no abrió la boca. ¿Por qué? Por una razón bien simple: Copérnico había escrito su teoría en el idioma latín que no era conocido por el pueblo. Pero, más tarde, vienen Galileo Galilei y Giordano Bruno que toman la teoría de Copérnico y la traducen y publican en lengua popular, lo que provocó la ira sagrada de la Santa Inquisición: Galileo va a la cárcel y Bruno es quemado vivo. El problema, como puede deducirse, no estaba en el carácter científico de la tesis de Copérnico sino en que pudiera ser conocida por el Pueblo.3 Una historia parecida -agrega Espejo-, tiene lugar en la Nueva Granada, nombre español de la Colombia de hoy, en la época colonial: entonces era el rey dueño y señor de estas tierras por nacimiento o por herencia, por haber nacido rey mientras los nativos del país eran vasallos o siervos también por nacimiento. Y sin embargo, los “Derechos del Hombre” adoptados por la Revolución Francesa, en los cuales se profesaba que “todo hombre nace libre y ninguno nace esclavo o señor”, escritos en lengua francesa que no conocía nadie del pueblo granadino (ni los artesanos, ni los comerciantes pobres, ni los campesinos y menos los esclavos negros o indios de servicio), eran admitidos por la Corte y en Santafé de Bogotá circulaban libremente entre la gente del gobierno. “Pero viene don Antonio Nariño, un hombre de letras, y traduce al idioma popular, que hablaban todos los paisanos, al puro castellano, ese texto de los derechos humanos de 1789 y además de traducirlo lo imprime en su propio taller en 1794 y sale a repartirlo clandestinamente entre las gentes más conocidas de él. Entonces el hombre, que era un rico comerciante y alto funcionario del gobierno español, se convierte en reo de lesa majestad, sus bienes son confiscados y se le condena a morir en una colonia penal de África. Porque lo grave no eran los “Derechos Humanos” como doctrina jurídica sino que el pueblo se apropiara de ellos”4 . Y en este tiempo, cuando con motivo del bicentenario del natalicio de Simón Bolívar se editó en Colombia “El proyecto político del Libertador”, del historiador y científico Anatoli Shulgovski, el presidente de la Academia de Historia de Colombia, Germán Arciniegas, apelando al Macartismo como supremo argumento, escribió en tono inquisitorial: “Los comunistas se apoderan del Libertador” 5 . La gravedad del asunto radicaba, no en que un soviético hubiese escrito sobre Bolívar, sino en que el escrito de un intruso pudiese servir como texto de cátedra bolivariana a escala popular estudiantil. Días después, usando la misma “argumentación”, Alfredo Naranjo Villegas, en un artículo que tituló “Los apropiadores del Libertador”, intentó una enconada crítica a mi obra “Simón Bolívar, vigencia histórica y política”, en la que manifiesta: “Como demostración del alcance que tuvo el pensamiento político de Bolívar, basta saber que su nombre ha iluminado las más contrapuestas 3 Juan Espejo: “Nariño”. Resistencia, No 106. Colombia, 1990. 4 Ibidem. 5 ARCINIEGAS, Germán: “Los comunistas se apoderan del Libertador”. El Tiempo, Bogotá, D.E., 20 de Junio de 1983. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP ideologías: ha servido de bandera al conservatismo; fue grito de combate en la década del 30 al 40, en nuestro siglo, para un movimiento nacionalista que se agotó por sustracción de materia. Se lo invoca como precursor del panamericanismo; lo impugnan como tal los enemigos de los Ibidem (…) Ahora son los defensores del imperialismo soviético quienes se apropian del ideario bolivariano y tratan de darnos la visión cubano-nicaragüense del héroe” 6 . ¡Qué cerrazón mental la de estos académicos de Colombia! ¿A esto se reducen todos sus “argumentos”? Como no quiero caer en generalizaciones que son siempre detestables, debo reconocer el respeto y la alta valoración que mereció mi obra sobre Bolívar entre muy distinguidos miembros de la Academia de Historia, de la misma manera que reconozco los valiosos aportes de algunos de sus miembros en el campo de la investigación e interpretación de la historia. Cuestiono es la institución como tal, y por eso no extrañé el hecho de que uno de los miembros de dicha entidad en Antioquia, hubiese llegado al colmo de llamar la atención del principal distribuidor de mi obra, con la falsa afirmación de que algunas citas hechas en mi trabajo no eran del Libertador, sino pura invención del comunismo soviético. Esto es un ejemplo más de la ira inquisitorial moderna asumiendo calculadamente el rótulo de macartismo, que es la postura más grosera y retrógrada del fascismo yanqui que, en nombre del Anticomunismo, ejecutó a los científicos Rosenberg, desterró a Charles Chaplin y ha asesinado a destacados intelectuales y líderes de pueblos en el mundo entero, desarrollando la guerra sucia por los caminos del mundo, que ha inundado en sangre las naciones de América Latina con su criminal doctrina de “Seguridad Nacional”. Los hombres débiles no pueden ser sinceros” 7 . Esta certera sentencia escrita por La Rochefoucauld, podemos hacerla extensiva a los Estados. Cuando su origen y desarrollo han estado regidos por la usurpación, la violencia y la corrupción, la historia que ese Estado necesita no puede ser veraz. Tendrá que hacer uso de la mentira como arma sistemática de sostenimiento. Y la mentira, que de por sí es violencia, pasa luego a armarse para desatar una represión terrible que anonade a sus adversarios. Quizás por eso decía Miguel Antonio Caro que “En Colombia no ha habido partidos políticos sino odios heredados” 8 . José Martí nos enseña que los Estados espúmeos, antipopulares y tiránicos (¡qué redundancia tan terrible!), son conscientes de su inconsecuencia y temen la verdad que los acusa. Por eso se arman para enfrentar “las armas del juicio, que vencen a las otras. Trincheras de ideas valen más que trincheras de Piedra”9 . La historia es un proceso orgánico: es algo vivo, que está siempre en movimiento y es cambiante, que nunca se detiene. La historia hay que verla como un todo en el que el pasado es inseparable del presente, pues las huellas de éste se encuentran asentadas de una manera indeleble en aquél. De la misma manera que el futuro depende de lo que estamos haciendo ahora mismo. No olvidemos nunca que si hoy somos es porque hemos venido siendo en el tiempo y en el espacio. 6 NARANJO VILLEGAS, Alfredo: “Los apropiadores del Libertador”. El Colombiano, Medellín, Colombia, 22 de junio de 1983. 7 POSADA GUTIERREZ, Joaquín: “Memorias Histórico-Políticas”. Edición en 4 tomos. Bogotá, 1929. T.I, p. 10. 8 PUENTES, Milton: “Bolívar, padre de las izquierdas liberales”. Bogotá, s.f., p.20 9 “Antología Mínima de José Martí”. T.II. P. 241. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El Estado opresor se apoya en historia muerta. Los pueblos se nutren de una Historia viva, que no es otra que la suya. Sobre esa historia viva conviene recoger lo escrito por Gaston Boissier en su libro de Tácito: “Cuando pedimos que se nos enseñe el pasado deseamos que se nos muestre tal como era, es decir, vivo; así lo erige el cuidado mismo de la verdad, que se pone por sobre todo. Una tabla de materias, contadas con sus respectivas fechas, con referencias a las disertaciones sabias que las han elucidado, no es lo que necesitamos. Queremos que se nos dé el espectáculo de ellas, queremos verlas; y es verdaderamente un arte, quizás el más raro y precioso de todos, saber darles vida; de donde se sigue que el historiador, al propio tiempo que un sabio, ha de ser un artista”10, La enseñanza de la historia es la que nos proporciona el conocimiento físico, geográfico, político, cultural y moral del hombre en su medio ambiente específico y concreto, y, por consiguiente, la que nos orienta en la constitución y en las aplicaciones de un gobierno genuino, caracterizado por su autoctonía, por su originalidad. “Conocer es resolver. Conocer el país, y gobernarlo conforme al conocimiento, es el único modo de liberarlo de tiranías. La universidad europea ha de ceder a la universidad americana”11. A nosotros nos ha faltado ser nosotros mismos. Nuestro verdadero ser ha sido relegado al ostracismo. Es necesario levantarnos, en nombre de la naturaleza que es nuestra, contra la impostura y el dogmatismo rígido de los gobernantes que dicen gobernarnos sin conocernos y que, despreciándonos, se pretenden nuestros conductores. Esta es una de las primerísimas lecciones que debemos aprender de nuestra historia. Digamos con José Martí que “El espíritu del gobierno ha de ser el del país. La forma de gobierno ha de avenirse a la constitución propia del país. El gobierno no es más que el equilibrio de los elementos naturales del país”12. Reivindicar la vida y obra del Libertador Simón Bolívar, nutrirnos de su pensamiento creador y vigente, es lo mismo que recuperar nuestra conciencia cósmica, nuestra identidad histórica, cultural y Política, y hacer frente a la oposición dogmática empotrada en la superestructura del Estado para conservar el poder de las clases dominantes mediante la alienación masiva. “Por eso -dice Martí-, el libro importado ha sido vencido en América por el hombre natural. Los hombres naturales han vencido a los letrados artificiales, el mestizo autónomo ha vencido al criollo exótico. No hay batalla entre la civilización y la barbarie, sino entre la falsa erudición y la naturaleza”13. 1.3 USO Y ABUSO DE LA HISTORIA Es evidente que hay un abuso de la historia, que sirve de arma ideológica a la contrarrevolución. Ese abuso ha impuesto un Bolívar falso: “conservador” o “liberal”, que sustenta el monopolio 10 POSADA GUTÉRREZ, Joaquín: Op. cit., T.I, p. 12. 11 “Antología Mínima de José Martí “. T. II, p. 244. 12 Ídem. T. II. p. 243-244. 13 Ídem. T. II. p. 243. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP oligárquico en el poder; un Bolívar “confesional” que abandera el oscurantismo; un Bolívar “militarista” que justifica la represión brutal y permanente contra las libertades y derechos ciudadanos; un Bolívar “panamericanista” que avala la postración estatal ante los monopolios norteamericanos. En suma, un Bolívar que es “propiedad” de los dueños del poder económico, político y militar contra el pueblo de su propio país. Se ha impuesto un Bolívar sin nexo alguno con el presente, sin vinculación alguna con el pensamiento revolucionario y democrático de hoy. Un Bolívar sin utilidad política y social. Un Bolívar petrificado en un pasado yerto que apenas nos deja una expresión muda en sus estatuas. Un Bolívar muerto que, según Arciniegas, sólo tuvo importancia como guerrero contra España, pues, según ha dicho la primera voz de la Academia: “Esa es toda su gloria “14. Todos los santanderistas hacen coro con todos los demás enemigos del Libertador para fingir admiración ante el guerrero y expresar sus odios más virulentos contra el Bolívar pensador. Les gusta el militar. Condenan al político. Simulan alabar al Bolívar marcial de 1810 a 1825, y rechazan con una iracundia inefable al Bolívar revolucionario de 1825 a 1830. Odian al Bolívar reformador social, Libertador de esclavos, redentor de indígenas, proteccionista de la economía nacional, al teórico y práctico del internacionalismo solidario de Colombia con los pueblos de Hispanoamérica y del mundo, al precursor genial del antiimperialismo moderno. No es casual que ese mismo Bolívar odiado por el santanderismo y sus similares en el continente, es el mismo Bolívar odiado por las potencias de Norteamérica y Europa que, parapetadas para lanzarse contra nuestros recursos humanos y naturales, no podían aceptar la unidad defensiva hispanoamericana inspirada por el Libertador en su propuesta del Congreso Anfictiónico de Panamá. Es evidente que, al terminar la guerra contra España, el Bolívar militar debió darle paso al Bolívar político que es, precisamente, el gran revolucionario y conductor de nuestra América. Ese Bolívar de 1825 a 1830 es, cabalmente, el que odian todas las oligarquías. Por eso en la Historia Constitucional de Venezuela, de Gil Fortoul, se escribe que ¡”Bolívar murió en el Perú.”!15 Arciniegas escribió en forma tajante: “Me rindo ante el liderazgo guerrero de Boívar” 16; Pero, obviamente, se subleva contra el liderazgo político del Libertador, que significa el verbo y la lucha por la unidad popular, republicana, democrática y antiimperialista de América Latina y la solidaridad con los pueblos del mundo. Así pues, el Bolívar que el imperialismo y sus satélites rechazan es el mismo que es rechazado por Arciniegas. Y, por lo mismo, el Bolívar que los dueños del poder necesitan, es el mismo que Arciniegas y los historiógrafos oficiales ofrecen. ¿No es una gran coincidencia? El santanderismo, lo mismo que las oligarquías domésticas de las nuevas naciones hispanoamericanas, aspiraban a que Bolívar fuera como serían luego Páez, La Mar, Victoria y tantos otros caudillos militares que han sido desde entonces que, luego de asegurar con las armas la toma del poder político, fueron desalojados de ese mismo poder y desterrados y proscritos, para que 14 ARCINIEGAS, Germán: “Bolívar y la Revolución”. Bogotá, D.E., 1984, P. 7. 15 FRANK, Waldo: “Bolívar Nacimiento de un Mundo”. Edición en 2 tomos. La Habana, Cuba, 1974, P. 551. 16 ARCINIEGAS, Germán: Op. cit. P. 7. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP se cumplieran sus presupuestos políticos: que el guerrero o militar sirva de escabel para el ascenso de la oligarquía al poder. Las efímeras coronas de laureles para premiar simbólicamente el heroísmo de los caudillos militares muy pronto han de marchitarse. La sangre derramada por los Libertadores heroicos en las batallas por la independencia, se filtrará en la tierra tan pronto como en el olvido. Esta cruel verdad, que pretende ser ignorada por la insensibilidad de los dueños del poder, es la que hace exclamar al virtuoso y valeroso Joaquín Posada Gutiérrez, destacadísimo comandante del ejército de Bolívar, su honesta advertencia: “Hablo también a los artesanos honrados, a los sencillos campesinos que tan tristemente se dejan engañar por esos corsarios de club, que con arengas malignas los precipitan en el sendero del mal, para hacer de ellos escalones por donde trepar al poder y arrebatar los empleos, no queriendo procurárselos por el honroso camino del merecimiento, y que cuando los han conseguido, ¿qué les dejan? ¡Les dejan o sus cuerpos insepultos en los campos de batalla, o las muletas del inválido, o los andrajos del mendigo!”17. La lucha que encabezó Bolívar contra la dominación colonial de España no fue tan dura y compleja como la que tuvo que librar contra las frondas oligárquicas criollas. Los españoles eran, como puede entenderse, los agentes externos de la opresión. Los extranjeros. Pero los criollos dueños de minas, tierras, indios y esclavos, así como los usureros, comisionistas y mercaderes eran, necesariamente, los agentes internos del sistema colonialista. Los criollos. Y Bolívar chocó inexorablemente con las oligarquías criollas, a quienes sólo interesaba relevar a los españoles en el mando político, sin perturbar en lo más mínimo las relaciones de explotación existentes. Esta contradicción no era solamente en términos de economía política. Era una contradicción global: eran y son dos concepciones del mundo diametralmente opuestas y antagónicamente irreversibles. Eran Oligarquías criollas por pura accidentalidad, pues sus intereses económicos, su política y su formación cultural eran calcos servilmente tomados de Europa y de los Ibidem , o sea, como genialmente lo anota José Martí: “…una máscara con los calzones de Inglaterra, el chaleco parisiense, el chaquetón de Norteamérica y la montera de España (…) Éramos charreteras y togas, en países que venían al mundo con la alpargata en los pies y la bincha en la cabeza (…) Ni el libro europeo ni el libro yanqui, daban la clave del enigma hispanoamericano”18. Bolívar, en cambio, aunque lleno de la cultura humana del planeta, poseía la savia telúrica, tórrida, contemplativa, dinámica, exuberante y esperanzada de estas tierras bañadas por el Amazonas, el Orinoco y el Río de la Plata, atalayadas por las cumbres del Chimborazo, Pisba y Potosí; de estas tierras vírgenes y nuevas que inspiraron en nuestros más destacados Libertadores la necesidad de crear un mundo nuevo que fuera la esperanza de redención del mundo viejo. Bolívar es cósmico, precisamente, porque es expresión genuina de la América nuestra. De sus enseñanzas tomó José Martí ese fuego renovador que es faro de libertad que no se apaga. He aquí sus palabras: “Injértese en nuestras repúblicas el mundo; pero el tronco ha de ser el de nuestras 17 POSADA GUTIÉRREZ, Joaquín: Op. cit. T.I, P. 6. 18 “Antología Mínima de José Martí”. T.I, p. 246. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP repúblicas. Y calle el pedante vencido; que no hay patria en que pueda tener el hombre más orgullo que en nuestras dolorosas repúblicas americanas”19. Esta es la autenticidad del hombre de América. Las inteligencias subordinadas a Washington y Europa eran y han sido todo lo contrario: se avergüenzan de sus propios pueblos y de sus culturas, y de sus costumbres y de sus paisajes. Por eso “La colonia continuó viviendo en la república”, porque “El problema de la independencia no era el cambio de formas, sino el cambio de espíritu”20. Sólo se puede crear a partir de la autenticidad. La autenticidad es un maravilloso efecto del conocimiento del ser propio. No podemos aproximarnos al conocimiento de los otros, si no partimos del la aproximación al conocimiento de nosotros mismos. El que no es él, no es. Trata de ser el otro que imita, sin poder lograrlo. Por eso Bolívar fue el Libertador: todo su ser estaba vitalmente identificado con su pueblo, con su tierra y con su época. Recogiendo las enseñanzas de José Martí, digamos que Bolívar tuvo conciencia plena de que “Con los oprimidos había que hacer causa común, para afianzar el sistema opuesto a los intereses y hábitos de mando de los opresores”21. Por eso desborda el tiempo y sus pensamientos claman por ser recuperados y aplicados. Advirtió que la independencia alcanzada en crudentísima lucha contra España no podía asegurarse sin la integración unitaria, republicana, democrática y defensiva de las nuevas naciones hispanoamericanas. Pensamiento que está vigente hoy más que nunca y que es la esperanza de redención que poseemos. La mayor parte de nuestros historiadores de academia, esto es, oficiales, como funcionarios que son de la superestructura del Estado, hacen declamaciones hinchadas, parnasianas y obsoletas sobre ciertos detalles anecdóticos y gloriosos en la lucha contra España. Pero callan y hasta se enfurecen para negar y ocultar el pensamiento antiimperialista del Libertador, sobre todo, en sus vigorosas denuncias contra el naciente imperialismo de los Ibidem . El pensamiento oficial de la oligarquía criolla, que se expresa mediante todos los aparatos ideológicos del Estado, incluidos la gran prensa y los medios de comunicación masiva pretende descalificar el pensamiento antiimperialista de Bolívar tildándolo de “Antiamericanismo trasnochado”. Presumen de patriotismo beligerante contra el imperio colonial de España que murió hace más de 170 años. Pero son vergonzosamente mudos y permisivos frente a las agresiones y ultrajes del imperialismo yanqui, que es el actual cabecilla mundial en el tiempo de la globalización neoliberal. Es que, como anota Pividal, el cuento de la historia de ese tipo de historiadores “carga la mano, casi exclusivamente, contra el colonialismo español (…) pero deja por fuera por completo las duras expresiones del Libertador contra las pretensiones expansionistas y hegemónicas del ya para entonces naciente imperialismo norteamericano, forma de explotación más sutil y despiadada que la de los colonialistas españoles del siglo XIX. Claro, atacar a estos últimos no compromete a nadie, atacar a los anteriores quema las manos”22. 19 Ídem. T.I, p. 244. 20 Ídem. T.I, p. 245. 21 Ibidem. 22 PIVIDAL PADRÓN, Francisco: “Bolívar a lo Bolívar”. Granma, La Habana, Cuba, 2 de abril de 1987. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El abuso de la historia tiene exponentes en todos los terrenos. Uno de estos, de corte sinuoso y malévolo, que deja ver ciertas inteligencias rendidas por la morbosidad, ha levantado todo un cuento para reducir a Bolívar al nivel del guerrero de bragueta alegre, al símil de cualquier siete mujeres que más parece invención folclórica del machismo latinoamericano. De acuerdo con esta visión superficial y perversa de esos porno historiadores, las verdaderas causas de los acontecimientos que han determinado el curso de nuestras naciones, habría que buscarlas, no en los hechos económicos, políticos, culturales, estadísticos y sociales de la nación, sino, por ejemplo, en las ajadas sábanas donde quedó alguna prenda íntima olvidada en la cama de un prócer cuando su amante se esfumó antes del amanecer. Veamos, por ejemplo, lo que escribe Alberto Velásquez: “Hay algunos zumbones que con un poco de guasa parten de la audaz hipótesis de que los dos partidos políticos colombianos (liberal y conservador) proceden de los encantos prodigados por las Ibáñez a los Libertadores (en Bogotá). El liberalismo pudo haber nacido dentro de las faldas de doña Nicolasa Ibáñez, hermana de doña Bernardina, coquetas como atractivas mujeres que tantas veces probaron en sus alcobas la virilidad de nuestros héroes emancipadores. Insisten algunos que en la rivalidad de sus amantes se fueron formando las facciones políticas en tiempos de la independencia”23. Sin aclarar si da crédito o no a lo que escribe de esos “algunos” el columnista insiste en su relato: “Allí, desde entonces, pudieron haberse desprendido las rivalidades entre el caraqueño y el granadino, lo que se proyectaría quizá en la germinación de la semilla de los dos partidos que insisten en tener por un lado a Bolívar como el padre del conservatismo y por el otro a Santander del liberalismo…”24. Especulando con El tiempo pospretérito y manifestándose en forma impersonal, o sea al estilo clásico del Santanderismo, el articulista nos empaca un Bolívar “conservador”, ardido en celos contra un Santander “liberal”, pontificando de una manera chistosa y envenenada que por esos líos de faldas “pudieron” haberse originado las contradicciones entre Bolívar y Santander. Y diciéndolo sin querer y sin querer diciéndolo, agrega: “De la casa de las Ibáñez, entonces, más aún de sus camas, habría surgido la antigua -y ya superada- pugnacidad de nuestras dos colectividades históricas que en sus comienzos se abrazaron, una al Estado laico y otra al Estado teocrático, lo que condujo a tantas guerras civiles en el siglo pasado”25. Según Velásquez Martínez, la trascendencia de las camas de las Ibáñez es tal, que merecería un monumento nacional. Las contiendas de liberales y conservadores, sus postulados laicos y teocráticos y las numerosas guerras civiles son emanaciones (¿o coitos?) de esas camas históricas… ¡Qué tal! El jocoso articulista culmina su escrito con una reflexión pretendidamente seria: “Con El tiempo ambos partidos se irían confundiendo en sus propósitos y hoy los dos sumidos en una ruptura de liderazgo, de identidad y de autoridad, hacen esfuerzos por seguir manejando un bipartidismo en la 23 VELÁSQUEZ M., Alberto: “Las Ibáñez y los partidos”. El Colombiano, Medellín, 29 de septiembre de 1999. 24 Ibidem. 25 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP conducción del Estado que se da por la carencia de una competencia política real y por la ausencia de serias alternativas de poder diferentes”26. Lo que no dice Velásquez, es que tanto la “competencia política real” como todas las “alternativas de poder diferentes”, que siempre las ha habido, han sido ahogadas en mares de sangre por la represión del Estado. ¿No aplastaron siempre las propuestas políticas de los trabajadores y de los intelectuales progresistas? ¿No asesinaron a Rafael Uribe Uribe poco después de proponer su plataforma política sobre el Socialismo de Estado? ¿No hundieron a Colombia en las tinieblas de una guerra de más de medio siglo tras el asesinato de Gaitán? ¿No sacrificaron a Jaime Pardo Leal y a Bernardo Jaramillo cuando fueron candidatos a la presidencia de la República? ¿No exterminaron a la Unión Patriótica? ¿Qué pasó con Pizarro luego de su desmovilización y desarme? ¿No mataron a Galán Sarmiento y a Gómez Hurtado que, siendo de la dirigencia de los partidos políticos dominantes, hicieron ver ciertas llagas del pustulento cuerpo político que dirige la nación? Debe ser que, como esas alternativas políticas no fueron emanaciones de históricas camas, no merecen ser registradas por la “historia”. Bien lo ha dicho José Martí: “Los pueblos han de tener una picota para quien los azuza a odios inútiles; y otra para quien no les dice a Tiempo la verdad”27. Para analizar una revolución, decía Bolívar, hay que tomar distancia con respecto al terreno de los hechos. Algo así como la distanciación de que hablaba Bertolt Brecht, el genial dramaturgo alemán. El hecho de tener que hacer una lectura de historia con la lupa liberal o conservadora, priva al historiador oficial de la soberanía de pensamiento que es indispensable, para escribir y disertar con objetividad y honradez. Ningún funcionario de la superestructura del Estado puede escribir con la veracidad, libertad y solvencia, como por ejemplo, lo hace Gilette Saurat, la notable historiadora francesa que, en su biografía Sobre Bolívar, refiriéndose a su muerte el 17 de diciembre de 1830 en Santa Marta, y al asesinato de Sucre en las montañas de Berruecos en junio del mismo año, escribe: “Al llegar el año a su término, la América estaba dos veces viuda. Con la muerte de su paladín en junio, y la de su genio en diciembre se acababa El tiempo de los héroes. El de los asesinos iba a abrirse. Santander regresó del destierro para presidir al fin solo los destinos de una República que repudiará hasta el nombre de Colombia para tomar el de Nueva Granada. José Hilario López se instalará, también, con la frente en alto en el solio del primer magistrado del país, y lo mismo José María Obando. Desde entonces la vida Política tendrá el semblante de esos hombres, estrechez, demagogia y crueldad. Bajo etiquetas diferentes, sus herederos ocuparán por turnos el proscenio. Se darán golpes de pecho en nombre de la patria -de ellos ésta no recibirá grandeza alguna- y del pueblo que sólo conocerá la ignorancia, la miseria y la servidumbre. Así se preparará el soporte de una estirpe de tiranos que abandonarán el continente a la explotación económica del extranjero”28. Hay pues, objetivamente hablando, un gran debate sobre historia, que es preciso estimular y difundir por todos los medios posibles. Esto se evidenció una vez más, a raíz de la publicación de la 26 Ibidem. 27 “Antología Mínima de José Martí”. T.I, P. 248. 28 SAURAT, Gilette: “Bolívar, el Libertador”. Traducción de Gonzalo Mallarino, Bogotá, D.E., 1987. P. 602 Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP novela de Gabriel García Márquez “El general en su laberinto” que, sin ser un gran libro (yo, por lo menos, esperaba algo así como “La guerra la paz”, de Tolstoi, o “La consagración de la primavera”, de Carpentier), provocó la iracundia de la Academia de Historia y de la gran prensa, no obstante que García Márquez había advertido que no pretendía dictar cátedra de historia con su novela. En efecto, los feroces guardianes de la historia oficial lanzaron sus ponzoñosos dardos contra la novela y su autor, y haciendo alarde de insolencia anotaron: “Curiosamente, a García Márquez lo podríamos comparar, guardando las proporciones, con Agatha Christie. Agarra al lector de los ojos asombrados y lo va llevando a lo largo de su relato por un camino de suspenso que, como en los libros de la genial escritora inglesa, tiene un final casi siempre inesperado. El criminal don Simón Bolívar es culpable de la derrota de sí mismo; de su gloria, de su grandeza, lo mismo que de sus flaquezas humanas, su sentido libidinoso de la vida”29. La venenosa crítica es del editorialista de El tiempo de Bogotá, el más poderoso diario de la gran prensa en Colombia, caracterizado vocero de la caverna política del país. Bajo el desdeñoso título de El Libro”, descalifica a García Márquez porque “…el libro tiene un fondo político” en que “el autor no puede disimular su filosofía, sobre todo en el campo ideológico”, -pues “se le sale un odio irreprimido por Santander y una antipatía cordial por Bogotá”30. Se duele el editorialista porque en la novela “El blanco de Santander desciende a los peores niveles al compararlo con el mulato de Bolívar”, y porque “Los granadinos; cobran visos de traidores, vanidosos e hipócritas, en contraste con los gallardos venezolanos…”31. Claro está, el falso nacionalismo de El tiempo en lo que toca a los venezolanos, desaparece como por encanto cuando se toca a los Ibidem . Y reprocha a García Márquez porque en su obra “También se encuentran descripciones de episodios que destacan las facetas de Bolívar para mostrarlo como profundo enemigo de los Ibidem y tenaz poderdante de América”32. Y como la oligarquía necesita que su presente se justifique haciéndolo coincidir con el pasado, el editorial de El tiempo ataca al escritor porque “sitúa el pasado en el presente cuando, al referirse a la deuda contraída por Santander con Inglaterra, (Bolívar) escribe la siguiente sentencia: “Aborrezco las deudas más que a los españoles; la deuda terminará derrotándonos” 33. Esta analogía hace exclamar con desencanto al editorialista: “¿Verdad que el parecido con la deuda externa que agobia hoy a los países de América Latina viene inmediatamente a la memoria?”34. Sin duda, este es uno de los más graves problemas cuando se escribe de historia, así sea en forma de novela: inmediatamente vienen a la memoria ciertos hechos cuyos orígenes debían permanecer ocultos, para no irritar a los detentadores del poder económico y político de la oligarquía. 29 “El Libro”. Editorial de El Tiempo, Bogotá, D. E., 19 de marzo de 1989. 30 Ibidem. 31 Ibidem 32 Ibidem 33 Ibidem 34 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Pero como tales comparaciones son inevitables, el crítico de marras hace uso del macartismo, pues no tiene otro recurso, cuando acusa al novelista porque “…con sutileza y habilidad va destacando la personalidad dictatorial de Bolívar y su sangre mulata, así como su talante terrígena, para crear una impalpable comparación con la de Fidel Castro”35. La perspicaz comparación es en realidad un bumerang, porque, contrariándose en su intencionalidad, el director de El Tiempo no hace más que confesar que en el fondo de su conciencia subyace una manifestación reprimida de admiración por Fidel Castro, hasta el punto de identificarlo con el Libertador. No podía faltar la voz descalificadota de la primera voz de la Academia de Historia de Colombia. Haciendo a un lado la juiciosa observación de que no se le puede exigir a un novelista el rigor que debe distinguir a un historiador, Germán Arciniegas declaró: “Es que es una novela de tesis dirigida íntegramente contra el general Santander (…) Hay que ver lo que está debajo del texto (…) un mito que se vuelve contra la Nueva Granada, en favor de Venezuela”36. Aquí se palpa cómo el agresivo separatismo anticolombiano que la oligarquía venezolana heredó de Páez y sus escuderos, es cabalmente correspondido por el nacionalismo antivenezolano que la oligarquía granadina heredó de Santander y sus pupilos. Y se palpa, por lógica deducción, que Bolívar entraña la integración de la colombianidad, la unidad con Venezuela, el espíritu de nuestra latinoamericanidad y el principio de la solidaridad con los pueblos de la tierra. Secundando a Germán Arciniegas, y haciendo ostentación de su visión sacra de la historia, Gabriel Poveda Ramos anotó: “García Márquez lanza denuestos venenosos y falsos contra Santander. Pero éste está muy por encima de infundios malignos”, y agrega: “Además el novelista desempolva la calumnia atroz contra Obando”37, acusado por el asesinato de Sucre. La visión sacra y maniquea de Poveda Ramos no hace más que poner de manifiesto toda la inconsistencia de la escuela académica oficial: “No es posible -dice- que prospere una iniquidad, así sea prevalida de un Premio Nóbel. Por decoro y por amor a la patria hay que dejar en reposo el agua ya sedimentada de los errores de los grandes próceres”38. Como quien dice, no abramos esa caja de Pandora. Por amor a la patria debemos olvidar a los parricidas. La ignorancia de la historia es un refugio decoroso. Dejemos la historia en reposo, es decir, muerta. Callemos y olvidemos. Si esa furia se manifiesta contra García Márquez, Nóbel de Literatura, tan amistosamente relacionado con los más altos jerarcas políticos de Colombia, qué no harán contra cualquier escritor del montón, como despectivamente denominan a los cultores de las bellas letras que no han alcanzado la notoriedad? La respuesta del gran novelista fue tan escueta como lo ameritan sus detractores: “Ya dije una vez que El tiempo es un periódico demente (…) Dice lo que le da la gana sobre lo que sea o contra quien 35 Ibidem 36 CANO BUSQUETS, Marisol: “Dialogar ante la intolerancia”. Magazín dominical de El Espectador, No 316 . Bogotá, D.E., 30 de abril de 1989. 37 POVEDA RAMOS, Gabriel: “José Maria Obando”. El Mundo, Medellín Colombia 9 de abril de 1989. 38 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP sea, sin medir las consecuencias ni pensar en los daños políticos, sociales o personales que puede causar. Muy pocos se atreven a contestarle por temor a su inmenso poder”39. Y agrega: “Las críticas de Bolívar a los empréstitos de Santander, y la frase de que la vida no les alcanzaría para pagar los réditos, fueron vaticinios históricos que el curso de los años se ha encargado de comprobar”40. Además, afirma: “Los juicios sobre Santander que se me pueden atribuir a mi son casi todos positivos, y en todo caso fundados en documentos irrebatibles. Los otros son de Bolívar, citas textuales de sus cartas y documentos oficiales, y los que utilicé no son los más feroces”41. “Es que en Colombia -anota García Márquez-, con la derrota de Bolívar, se impuso la concepción santanderista (…) por un lado van las instituciones y por el otro va la nación, aún en sentido contrario. Los argumentos y los métodos de la prensa oficialista son todavía los mismos que la prensa santanderista utilizaba contra Bolívar. Es la misma prepotencia provinciana, el mismo espíritu retardatario, la misma intolerancia confesional”42. Y como ya se ha visto que las comparaciones son inevitables, García Márquez concluye manifestando que “en Colombia hay teatro, pintura, literatura… Hay de todo. Pero el Estado prácticamente no da un centavo para la cultura, para la creatividad. El Estado tampoco gasta en educación, en salud pública y el capitalismo colombiano, los oligarcas colombianos no se sacrifican en nada y por eso cada cual tiene que defenderse como puede. Por eso dicen que la economía está bien y el país está mal. Pero si es que es un Estado tacaño, completamente santanderista”43. ¡Exactamente! Se trata de un Estado que, auto titulándose como Bolivariano, no enseña historia, nunca ha publicado las obras del Libertador, por la sencilla razón de que Bolívar es la negación del establecimiento. Está por fuera de semejante Estado. Este Estado es obra de Santander y nadie se ha molestado en discutir esa autoría. Bolívar pertenece al pueblo, a la historia, y es, como lo dice Ivo Andric, en su obra sobre el verdadero Padre de Colombia: “La Libertad permanente.” La contradicción entre el uso y el abuso de la historia se remite, en múltiples formas, a la concepción de la historia como herramienta para la transformación progresista de la sociedad, en contraposición a la concepción de la historia como arma de la contrarrevolución. Porque, quiérase o no, el debate de la historia tiene la virtud de avizorar el proceso social, el origen y desarrollo de los estados, las contradicciones objetivas y subjetivas que van caracterizando sus diversas etapas y tendencias, al tiempo que cuestiona sus resultados, esto es, el orden de cosas actual, los anacronismos socioeconómicos y políticos que pugnan por perpetuarse para impedir el progreso, y abre cauce a la viable y necesaria transformación de la sociedad. 39 SAMPER, María Elvira: “Hoy cobra vida el General”. El Mundo. Medellín, 14 de marzo de 1989. 40 Ibidem. 41 Ibidem. 42 Ibidem. 43 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Por eso, anota Ochoa Moreno, “Lo que dice García Márquez sobre las relaciones y los sentimientos entre Bolívar y Santander ha sacado ampolla en los círculos bogotanos y santanderistas del país. Era de esperarse y no es la primera vez que ocurre. Más dura y despiadada fue la reacción que en 1940 se desató contra Fernando González por la publicación de su libro “Santander” que fue mandado a retirar por el gobierno y le originó sempiterna aversión por parte de los bogotanos, herederos del estilo y forma de ser del falso héroe nacional”44. Aquí vale aclarar lo siguiente: primero, que no se puede confundir al pueblo bogotano con los burócratas y Politiqueros que oprimen a Colombia desde Bogotá. Segundo, que los herederos del Santanderismo están atrincherados en las altas esferas del poder y son oriundos de las más diversas regiones del país. Y, tercero, que el pueblo bogotano, para infortunio suyo, no conoció la obra de Fernando González. De haberla conocido hubiese reivindicado junto al Libertador a Policarpa Salavarrieta y a don Antonio Nariño como sus ancestros más genuinos y grandiosos. Aclarado esto, volvamos a Ochoa cuando en forma directa manifiesta: “Pero volviendo a Santander y a su herencia, que se nos quedó pegada al alma nacional como una maldición, el mejor ejemplo del Santanderismo que aún perdura, es el editorial de El tiempo (…) sobre el libro de García Márquez. Parece escrito por el mismísimo Santander: elogios que ocultan la ponzoña; mezquindad de criterios y esa taimada forma de herir casi acariciando. Se necesita estar aquejado de una enfermiza mentalidad para descubrir, como lo hace el editorialista en mención, un trasunto de Fidel Castro en el Bolívar de Gabo, o en las ideas y frases del general agobiado en su laberinto, el credo político del novelista. Lo dicho: ese editorial respira el Santanderismo que acabó con Bolívar y con su sueño de unidad americana”45. “También es santanderista -dice Ochoa- la jauría desatada tras los gazapos que se le escaparon a García Márquez en su libro. Es un entretenimiento agradable pero superficial; es sacarle el cuerpo a lo sustantivo para distraerse en nimiedades (…) Todavía la Colombia santanderista se siente feliz de que Bolívar se hubiera ido por el Magdalena para no volver ya más, con tal de que Santander siga vivo”46. Retomando a Fernando González, el filósofo irreverente, contra quien el cardenal primado de Colombia y todos los obispos del país lanzaron las centellas de la excomunión, repasemos algunos apuntes de su libro “Santander”, confiscado por el gobierno en 1940, como bien lo ha dicho Ochoa Moreno: “Santander -dice el filósofo- es un falso héroe nacional (…) El espíritu neogranadino que aún perdura como elemento oficial, gobernante, dirigente de Colombia, del general Santander ha olvidado la cobardía, ha cubierto la pequeñez y le ha envuelto en la gloria de Bolívar: por eso aparece hoy, a los cien años de su muerte, como el indudable héroe nacional de los granadinos de 1940”47. 44OCHOA MORENO, Ernesto: “La herencia santanderista”. El mundo, Medellín, 1 de marzo de 1989. 45 Ibidem. 46 Ibidem. 47 GONZÁLEZ, Fernando: “Santander”. Medellín, Colombia, 1971. P. 12. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Es que los gobernantes colombianos, con muy pocas y honrosas excepciones, son el resultado de la clonación de Santander. Es el arquetipo del llamado “hombre de las leyes” que, a nombre de su legalidad, ha oprimido y devorado a Colombia. Por eso, todo aquello que escriba y que ponga en entredicho al falso héroe nacional, y a otros héroes falsos como él, es virulentamente reprimido por el Estado colombiano y todos sus cancerberos. Volvamos a lo que nos dice Fernando González: “De la guerra que le inició Santander (a Bolívar) y de donde surgieron estas Repúblicas que perdieron el Istmo de Panamá, deseamos mostrar Cómo le hizo detener en su marcha al Río de la Plata ya la unificación del continente; le trajo a Bogotá, al frío lomo andino, y le formó pelea en el campo en que Santander era invencible: el de la pequeñez: las elecciones, compadrazgos, congresos, libelos, suspicacias, intrigas… fue como ágil hormiga en lucha con el león. ¿Cómo vencerlo? Yendo y viniendo, andando más allá, picándole los ijares… El león corre, desespera y muere precipitado: así fue como el Mayor Santander venció al Libertador”48. Ladino y mañero, formalista y cruel, simulador y artero, hipócrita y servil, precursor del clientelismo y maestro en delinquir sin dejar pruebas: nunca las instituciones de un Estado perpetuaron tan fielmente los rasgos de su fundador. Está fuera de discusión que Santander es el arquetipo de todo esto que simula ser democracia y que se reclama como “Estado de Derecho”, al Tiempo que excluye y persigue a quienes erigen una República democrática verdadera, soberana y popular. No una República de apariencia libre, sino libre en su esencia más pura. No olvidemos que Mariano Ospina Rodríguez y Florentino González, para citar a dos de los más distinguidos fundadores de los partidos conservador y liberal, respectivamente, fueron fervorosos acólitos de Santander, cuyo fanatismo reaccionario los llevó a intentar el asesinato del Libertador en la tenebrosa noche del 25 de septiembre de 1828. Y no olvidemos que el general José María Obando, bandido feroz y vende patria, fue postulado por Santander como caudillo a la Presidencia de la República, a sabiendas de que aquél había sido el asesino de Antonio José de Sucre, el gran héroe de Ayacucho que había rubricado con su victoria la independencia de toda la América continental. Por eso anota Fernando González: “No llamemos historia los veinticuatro tomos del Archivo Santander: son los documentos que dejó para cubrirse”49. ¿Quién fue Santander?, se pregunta el filósofo Fernando González, y se responde: “Hijo y padre a un mismo tiempo de esta República. Padre del conservatismo y liberalismo, los cuales apenas se diferencian en que éste tiene remordimientos en la hora de la muerte y, por eso, es el hijo predilecto de Santander”50. 48 Ibidem. 49 Ibidem. 50 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Pero el Santanderismo, es algo más que una rotulación local que identifica posturas y actitudes que no se reducen a los límites de Colombia. El Santanderismo hace parte de un fenómeno político propio del caudillismo provinciano de la América Hispana, de las capas oligárquicas criollas que derivaron su poder de prácticas escisionistas, fraudulentas y sanguinarias y que se convirtieron en fuerzas hegemónicas y excluyentes después de la desmovilización y desarme de los ejércitos Libertadores de sus países, para frustrar así, la política de integración patriótica e internacionalista trazada por el Libertador Simón Bolívar. 1.4 VIGENCIA HISTÓRICA Y POLÍTICA DEL LIBERTADOR En las condiciones históricas concretas de Colombia y América Latina, todo lo que signifique poner de manifiesto la vigencia histórica y política del Libertador, provoca un cuestionamiento a fondo sobre la historiografía oficial como fundamento que es de la superestructura de ordenamientos económicos y políticos antidemocráticos y anacrónicos. Igualmente, todo lo que se oriente hacia una nueva interpretación de la historia en términos generales, elaborando una lectura diferente a los lineamientos oficiales, trae consigo, como ya se ha visto, la más furibunda oposición por parte del Estado. Esto es justamente lo que debemos relievar. Las clases dominantes en la América nuestra tienen que admitir, muy a pesar suyo, la acción liberadora de Simón Bolívar cuando, en las condiciones más difíciles, logró orientar y conducir a nuestros pueblos en la primera gesta de liberación nacional de la historia moderna. Sin embargo, ya hemos visto cómo pretenden reducirlo al papel de guerrero. El notable intelectual y humanista Hernando Londoño Jiménez, al escribir sobre mi anterior libro titulado “Simón Bolívar, vigencia histórica y Política”, manifiesta: “En esta obra tan extraordinaria del historiador Juvenal Herrera Torres está condensada la Patria que recibimos de los Libertadores, porque en sus vibrantes y medulares páginas escritas con estremecimiento humano, con todas las potencias de su alma y el inmenso fervor de su espíritu Bolivariano, supo esculpir la Patria en toda su grandeza y todas sus vicisitudes, principalmente en su gloria y en su dolor, porque gloria y dolor fue lo que vivieron y padecieron nuestros próceres al darnos libertad”51. Londoño Jiménez es muy claro cuando en su ya citado comentario, trasciende el ser guerrero del Libertador para destacar al pensador, al estadista, al ideólogo en su gesta grandiosa: Porque “Allí no habla ya el guerrero, sino el estadista que quiere moldear a su imagen y semejanza el destino de los pueblos libres; que quiere que las naciones nacidas de su fulgurante espada se organicen Políticamente; que los gobernantes abominen de la tiranía y respeten las libertades públicas, y que para dirimir las querellas entre hermanos existiera el arbitraje internacional que podría ser el Istmo de Panamá. Y así fue como el auténtico derecho público de América empezó a gestarse en la cima del Potosí, después de haber desplegado las banderas de Colombia, del Perú y de La Plata”52. Uno de los extremos más aberrantes que actúan contra el concepto de la democracia es la intolerancia. Esto se reitera en el pronunciamiento, de corte inquisitorial, de la Academia de Historia de Colombia contra los textos titulados “Nuestra Historia”, de Rodolfo de Roux, y la “Historia de Colombia”, de Salomón Kalmanovitz y Silvia Duzán. Pronunciamiento que significa la condenación de las nuevas tendencias historiográficas que se adelantan en universidades y 51 LONDOÑO JIMÉNEZ, Hernando: “Los Inmortales”. Medellín Colombia, 1998. P11. 52 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP centros de investigación social, que son, por decirlo así una Academia Alternativa frente a la Academia Oficial. Tal pronunciamiento declara que Kalmanovitz y Silvia Duzán pretenden “destruir la conciencia patria, menoscabar el orgullo nacional, Vulnerar el sentimiento de nacionalidad, despersonalizar culturalmente a las nuevas juventudes” y crearle al país una imagen cargada de odios desde sus orígenes”53. La furiosa reprimenda publicada en El tiempo y suscrita por Germán Arciniegas, fue igualmente remitida al Ministerio de Educación para presionar “si le interesaba defender el patrimonio nacional, las tradiciones y glorias de la patria” y tomara cartas en el asunto54. Días después la condena adquirió nuevas expresiones, cuando el editorialista de El Siglo de Bogotá, exteriorizando su postura nazi-fascista, expresó conceptos antisemíticos contra la persona de Kalmanovitz55. Con estos métodos de ablandamiento el Estado ha conseguido, no en pocos casos, apagar la voz de ciertas disidencias e incorporar a ciertos individuos a su seno. Como efecto de todo lo anterior el profesor De Roux, entre otros, recibió varias amenazas y se vio forzado a salir del país. Preocupados ante tales hechos varios historiado- res e investigadores sociales se dirigieron a la Academia de Historia, en carta abierta que fue publicada por El Espectador, para manifestar: “Creemos que en el delicado momento que vive el país, condenas como las que ustedes lanzan no hacen sino acrecentar la intolerancia que es uno de los combustibles de la actual escalada de violencia. Se sabe que varios colegas han tenido que salir del país porque su quehacer de historiadores se ha visto amenazado. En las condenas a los textos, ustedes están no sólo acusando a prestigiosos intelectuales, sino que están condenando una forma nueva de ejercer el oficio de historiador”56. En tono sensato y persuasivo la carta dice que “Las nuevas propuestas que brotan al margen de las Academias, propician un acercamiento al pasado con nuevas metodologías y en nuevos campos – tales como la historia económica, la historia social, la demografía histórica, la historia de la cultura y las mentalidades, y la sensibilidad por el problema del género y la etnia (…) La “Nueva Historia” ha descubierto una realidad que la historiografía tradicional había ocultado o ignorado. Quizá es este nuevo conocimiento y su amplia difusión lo que más inquieta a la Academia”57. Por iniciativa de El Espectador se llevó a cabo una reunión entre un grupo de exponentes de la “Nueva Historia” y una representación oficial de la Academia, con el objeto de identificar el debate. En dicho evento pudo constatarse una vez más el contraste existente entre los nuevos historiadores cuyos puntos de vista se esforzaron en establecer bases valederas para un debate fructífero, y el irreductible espíritu santanderista de la Academia representada por Arciniegas, quien no tuvo reparos en aceptar que “sería monstruoso que las academias se cerraran para que no hubiera 53 ARCINIEGAS, Germán: “Salvemos nuestra historia”. El Tiempo. Bogotá, D.E., 24 de febrero de 1989. 54 Ibidem. 55 Editorial de El Siglo. Bogotá, D.E., 9 de marzo de 1989. 56 CANO BUSQUETS, Marison: “Dialogar ante la intolerancia”. Magazín dominical de El Espectador, No 316, Bogotá, D.E., 30 de abril de 1989. 57 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP pluralidad en la interpretación de los hechos del pasado”58, sin perjuicio de expresar a continuación que “el de Roux es un libro tendencioso, de franca política de tipo marxista (…) bastante ofensivo contra la creación republicana”59, y de objetar que “en el libro de Kalmanovitz, Santander está notoriamente disminuido” y que “lo único que se dice en el libro es que le daba puestos a los amigos” y, dirigiéndose a Kalmanovitz, concluye: “Si usted va a hacer una historia económica, economice a Bolívar”60. La historia de Colombia escrita por los santanderistas, esto es, la historia oficial, ha sido un instrumento básico para perpetuar en el poder a la clase dominante en lo económico, en lo político y en lo militar. Ha impuesto la ficción de un Bolívar aislado de las masas, de las que fue conductor indiscutible ya las que defendió a todo lo largo de su vida. Por eso, escribe Alberto Aguirre, “inventaron esa fábula de un Bolívar Paladín de la santa doctrina, guardián del orden conservador de las tradiciones. Esa astuta tarea de castración del pensamiento Bolivariano, realizada sistemáticamente desde antes de su muerte por aquellas oligarquías enconchadas, ha ido diluyendo el ideario de ese visionario de la revolución, reduciéndolo a un modesto notario de privilegios. ! Es un escarnio!”61. Con toda razón ha declarado Joaquín Posada Gutiérrez, destacado general del ejército Bolivariano: “Desgraciado el partido vencido cuya historia la escriben sus adversarios vencedores”62. Al fin y al cabo, como ha dicho Eduardo Galeano, “…los que mandan tienen mucha razón cuando mienten como mienten, cuando ocultan como ocultan (…) La historia oficial (…) refleja el miedo de los que mandan. Ellos han contado esa realidad desde el punto de vista de los vencedores: blancos, ricos, machos, militares”63. Es necesario reiterar que frente a ese abuso de la historia, que es al mismo Tiempo un abuso del Poder, es preciso levantar, como instrumento ideológico de las causas progresistas, el uso de la historia para reivindicar al Bolívar vivo, verdadero, histórico, popular, republicano, democrático, internacionalista, pedagogo social, conductor de pueblos, reformador social, pensador y visionario para abrir cauce franco a los anhelos y luchas de los pueblos en este presente de hondas pulsaciones. La vigencia histórica y política del Libertador está inserta en su proyecto estratégico revolucionario: la unidad popular en lucha por la independencia nacional, la igualdad social, fundación de la República basada en la soberanía del pueblo y enmarcada en un ordenamiento constitucional original emanado de las condiciones específicas y concretas de nuestra América mestiza. Su plataforma ideológica se propone la devolución de tierras a los indígenas y campesinos, la 58 Ibidem. 59 Ibidem. 60 Ibidem. 61 AGUIRRE, Alberto: “Cuadro”. El Mundo, Medellín 17 de diciembre de 1982. 62 POSADA GUTIERREZ, Joaquín: “Memorias Histórico-Políticas”. Edición en 4 tomos. Bogotá, 1929. T.I, p. 288. 63 ALAPE, Arturo: “Galeano: una voz de voces”. Magazín dominical de “El Espectador, No 310, Bogotá, D.E., 19 de marzo de 1989. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP redención de los trabajadores, la defensa de los recursos naturales, propuestas ecológicas, la educación popular generalizada, gratuita y republicana, pues, para que haya República la educación debe producir republicanos. Bolívar acentúa y apremia vehementemente en todo lo que toca con la libertad de los esclavos y la lucha contra el racismo y las odiosas discriminaciones de clase, así como el irrenunciable derecho de los pueblos de levantarse en armas contra la dominación extranjera y contra la tiranía, así como su indiscutible derecho a la autodeterminación nacional y a la fundación de la sociedad estableciendo el ordenamiento estatal que mejor convenga a sus necesidades e intereses. Bolívar nos legó el más genuino patriotismo dialécticamente unido a los principios de la solidaridad y cooperación internacionalista de los pueblos del mundo; nos enseñó a identificarnos con las causas más nobles de la humanidad y dejó sentadas las bases del pensamiento antiimperialista latinoamericano, como aporte real a la causa de la libertad, la paz y el progreso de la humanidad. Sobre todo, nos enseñó con su palabra y con su ejemplo personal, la moral republicana, y fue, como estadista y como guerrero, una potencia ética. Combatió siempre contra el desbordamiento terrorista, trazó con profundo decoro y dignidad las primeras normas del derecho internacional americano. Fustigó así mismo a los que se han valido del poder del Estado para abusar de su autoridad y delinquir, y comparó a los ladrones del Estado: a los que se enriquecen del erario, con las alimañas que se nutren de la sangre humana. Tales banderas, enarboladas por el Libertador, son, hoy más que nunca, de una actualidad sorprendente e indudable, y son, por lo mismo, banderas de concientización y movilización popular. Por eso, como nos enseña José Martí: “No mueren nunca sin dejar enseñanza los hombres en quienes culminan los elementos y caracteres de los pueblos; por lo que, bien entendida, viene a ser un curso histórico la biografía de un hombre prominente” 64. Hay hombres -nos dice Martí-, que viven contentos aunque vivan sin decoro. Hay otros que padecen como en agonía cuando ven que los hombres viven sin decoro a su alrededor. En el mundo ha de haber cierta cantidad de decoro, como ha de haber cierta cantidad de luz. Cuando hay muchos hombres sin decoro, hay siempre otros que tienen en sí el decoro de muchos hombres. Esos son los que se rebelan con fuerza terrible contra los que les roban a los pueblos su libertad, que es robarle a los hombres su decoro. En esos hombres van miles de hombres, va un pueblo entero, va la dignidad humana”65. Afortunadamente hay historiadores, polígrafos, pensadores, filósofos y poetas cuya soberanía intelectual es invencible frente a los métodos de represión “amable” y violenta del régimen oligárquico. Esos hombres con decoro no desmayan en la incesante labor escrutadora de la historia con miras a la recuperación de nuestra identidad perdida a lo largo de siglos de dominación cultural. Digamos con Ramiro de la Espriella, al hacer referencia del pensamiento político de Bolívar: “No hay más que oírlo sino una o dos veces para entender cómo era de clara su mente y de lúcida su 64 “Antología Mínima de José Martí”. T. I, P. 50. 65 Ídem. T.II, p. 82 Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP ambición. Hablaba en profundidad, y nada de cuanto dijo fue momentáneo. Está aquí, hoy todavía lo podemos percibir con nuestras manos. Es más: hace falta hoy”66. No deja de ser muy sugestivo el hecho de que una gran parte de los trabajos emprendidos por los estudiosos de nuestra historia, estén remitidos a la presentación y análisis sobre el tema de la guerra por la primera independencia, a pesar del corto tiempo en que esta se desarrolló. En sólo una década (1960-1970), escribe Pividal, el Handbook of Latin American Studies registró cincuenta mil títulos, de los cuales el 35% está consagrado al referido tema. Este dato “deja de ser curioso para convertirse en significativo. Un consenso tan grande demuestra que existe una realidad histórica que no había sido recogida y pugna porque lo sea para conocimiento y beneficio de los pueblos de América Latina y el Caribe”67. Bolívar insistió en que “La historia de los infortunios y errores de la América es elocuente para los que saben leerla”68. Pero para poder leerla y aprenderla se necesita, antes que todo, escribirla. Porque ya sabemos en qué consiste y para qué sirve la historia oficial. Bolívar también lo supo: “Sea lo que fuere -dice él-, no nos hallamos ya en los Tiempos en que la historia de las naciones era escrita por historiógrafos privilegiados a los cuales se les daba entera fe sin examen… Son los pueblos los que deben escribir sus anales y juzgar a los grandes hombres. Venga, pues, sobre mí el juicio del pueblo colombiano: es el que yo quiero, el que apreciaré, el que hará mi gloria”69. La causa de Bolívar vive, del mismo modo que viven las causas de los hombres que trazaron caminos de libertad a sus pueblos. Sandino lo dice en forma sencilla y rotunda: “Yo soy hijo de Bolívar (…) Nosotros iremos hacia el sol de la libertad o hacia la muerte y si morimos, nuestra causa seguirá viviendo “70. Y así lo declaró José Martí: “Bolívar es mi padre espiritual”71. Todos los americanos deben querer a Bolívar como a un padre “72. 1. 5 EL TRÁNSITO A LA SOCIEDAD CIVIL Cuando la sociedad humana empieza a regirse sobre la base de normatizar la conducta de sus miembros, fijando disposiciones de obligatorio cumplimiento en materia de convivencia social con el objeto de armonizar los derechos y deberes de sus individuos para alcanzar el bienestar de la colectividad; y cuando para hacer viable esa normatización los asociados entran a ejercitar su 66 “Simón Bolívar. Economista Ideólogo o Político Periodista”. – Corporación Educativa Mayor del Desarrollo Simón Bolívar Barranquilla, Colombia, p. 64. 67 PIVIDAL PADRON, Francisco: “Bolívar: pensamiento precursor del antiimperialismo “La Habana, Cuba, 1977. P. 9. 68 SIMÓN BOLIVAR: Carta a O’Higgins. Guayaquil, 29 de agosto de 1822. 69 DE LACROIX, Perú: “Diario de Bucaramanga”. Medellín, s.f. P. 128. 70 “El pensamiento vivo de Sandino”. EDUCA, 1979. P. 10. 71 “Antología Mínima de José Martí”. T.I, p. 81. 72 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP derecho a intervenir en la constitución y dirección del Estado, se produce, históricamente hablando, el ocaso de la barbarie y el origen de la sociedad civil. La arbitrariedad, entonces, cede ante el Estado de Derecho. El poder omnímodo y personal, característico de los antiguos Estados teocráticos, esclavistas y feudales, es sustituido por un complejo sistema de órganos de poder, con las respectivas asignaciones de funciones específicas para cada órgano. De esta manera, el ejercicio del poder pasa a convertirse en una función profesional y múltiple, con la misión de conducir los destinos de la sociedad,”y consigna a sus asociados, a título de ciudadanos, la potestad inalienable, indivisible, irrenunciable e insustituible de la Soberanía. Este tránsito histórico, como es obvio, no se produce ni se reproduce en forma mecánica y espontánea. Factores de muy diversa índole han caracterizado el origen y desarrollo de la sociedad civil hasta nuestros días en que, no obstante, enfrenta intereses y obstáculos signados por atavismos milenarios de origen jurídico, económico, político y religioso que pretenden retrogradar la marcha de la historia, como puede constatarse hoy tanto en el terreno de lo nacional como en el de lo internacional. Tras la descomposición de las comunidades primitivas y el surgimiento de la esclavitud, la nueva clase poseedora de esclavos, tierras y ganado fue creando la estructura de un poder, esto es, de su Estado, con el objeto de “legitimar” su condición opresora y hacer aceptar, como una emanación de los dioses o una fatal selección de la naturaleza, su condición de clase oprimida a los esclavos y demás trabajadores. En el proceso mismo de la expansión esclavista se fue formando todo un sistema religiosofilosófico-jurídico que, partiendo de la idealización ateniense del sistema egipcio de castas, asimila los elementos más apropiados de la legislación bíblica para introducir una relación jerárquicoreligiosa y vertical en las relaciones sociales. La sacralización de las leyes y de los actos de gobierno, servía, además, para velar con un manto de religiosidad las contradicciones que enfrentaban a los amos y gobernantes con los esclavos y trabajadores libres de la ciudad (artesanos, obreros, comerciantes y productores individuales) y del campo (agricultores que labraban las tierras con sus familias). Al examinar el desenvolvimiento histórico de los fundamentos de la Teoría del Estado y del derecho Constitucional es necesario partir de la lucha constante de los –pueblos por el reconocimiento de parte del Estado de derechos tan esenciales como el de la vida, el de la propiedad y el de la libertad, pero primordialmente de este último contra el absolutismo político. En las civilizaciones antiguas, la libertad es la libertad política. “Los griegos, por ejemplo, no distinguieron entre los derechos del individuo y los del Estado. Este los subordinaba por completo y se partía de la premisa de que el interés o bienestar del pueblo lo era también de los individuos en particular. No existían, pues, los llamados derechos civiles o sociales, que hoy se diferencian claramente de la órbita estatal… “1 . La repulsa de las comunidades contra el orden esclavista tuvo numerosas manifestaciones a todo lo largo de la historia. En Cretona, por ejemplo, en la sociedad fundada por Pitágoras “fueron admitidos hombres y mujeres en iguales condiciones: la propiedad era común. Incluso los 1 ALAVA ORMAZA, Milton: “Relatividad del Derecho Constitucional”. Quito, Ecuador. 1976. P. 17. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP descubrimientos científicos y matemáticos fueron considerados colectivos, y místicamente atribuidos a Pitágoras aún después de su muerte”2 . Pero estos ensayos fueron efímeros. La progresiva opulencia de los aristócratas y amos de esclavos determinaba con su mayor peso la hegemonía de los sistemas políticos tiránicos en los que, en primera instancia, a los aristócratas “se los elige por el legislador, después se sucederán hereditariamente”3 . En esos regímenes de casta, en los que una minoría dispone con entera arbitrariedad de la vida de los súbditos, los conceptos jurídico-políticos son dictados por los intereses de la aristocracia esclavista. Tales conceptos, basados en la recta proporción planteada por Platón, proclamaban que “la justicia de un amo o la de un padre son cosa diferente de la de un ciudadano, porque un hijo o un esclavo son propiedad, y no se puede ser injusto con lo que se posee”4 . Partiendo de tal presunción “todos deberían ser amados en proporción a su valer, que el inferior ame al superior más que el superior al inferior; las esposas, los hijos, los súbditos, deben amar más a los esposos, a los padres y a los monarcas, que estos a aquellos”5 . Además, según Aristóteles, está bien que el esclavo esté sometido por el amo, pues aquel es “inferior por naturaleza”, es “esclavo por naturaleza”: es un “instrumento vivo”6 . Lo anterior, afirma Russell, comprueba que “la opinión de los filósofos, con pocas excepciones, ha coincidido con el interés pecuniario de su clase”7 . Anticipándose en más de mil años a Maquiavelo, Aristóteles expone lo que un tirano debe hacer para retener el Poder: “Ha de prevenir que surja una persona de mérito excepcional, por la ejecución o el asesinato si es necesario. Tiene que prohibir las comidas en común, las tertulias y una educación propensa a originar sentimientos hostiles. No existirán asambleas ni discusiones literarias. Se ha de evitar que el pueblo conozca bien al prójimo, e impulsarlo a vivir en público en sus puertas. Habrá de servirse de espías como los detectives femeninos de Siracusa. Sembrará rencillas y empobrecerá a sus súbditos. Habrá de tenerlos ocupados en grandes trabajos, como el rey de Egipto que hizo construir las pirámides. Dará poder a las mujeres y a los esclavos para hacerlos delatores. Ha de hacer la guerra a fin de que sus súbditos tengan algo en qué ocuparse y sientan siempre la necesidad de un caudillo”8 . Reflexionando sobre este pasaje del libro de Aristóteles sobre la “Política”, Russell concluye amargamente: “provoca una melancólica reflexión el que este pasaje sea, de todo el libro, el más adaptado a los tiempos actuales. Aristóteles concluye en que no hay perversidad demasiado grande 2 RUSSELL, Bertrand: “Historia de la Filosofía Occidental”. Traducción del inglés por Julio Gómez de La Serna y Antonio Dorta. Madrid, España, 1971. T.I, p. 196. 3 Idem. T.I, p. 130. 4 Idem. T.I. p. 196. 5 Ibidem. 6 Ibidem, 7 Idem. T. I. p. 209. 8 Idem. T.I, p. 213. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP para un tirano. Hay, no obstante, dice, otro método de preservarse un tirano, a saber: la moderación y las apariencias religiosas. No decide qué método es más ventajoso”9 . Y agrega: “En los tiempos modernos, prácticamente, cada avance de la ciencia, lógica o filosofía, ha tenido que hacerse contra la encarnizada oposición de los discípulos de Aristóteles”10. Las numerosas y sangrientas contiendas civiles en la mayoría de las ciudades griegas, que eran resultado inexorable de las cada vez más agudas contradicciones sociales, y la pretensión de cada ciudad a la soberanía absoluta sobre el territorio griego, fueron factores decisivos en la desestabilización del sistema Político de la antigua Grecia, cuyos Estados alteraron las formas aristocráticas, oligárquicas y tiránicas que terminaron por ahogar los ensayos iniciales de modelos estatales constitucionalistas y democráticos. El debilitamiento de Atenas y de Grecia en general dio paso al decadente período helenístico bajo la dominación del imperio romano, que reproducirá en escala mayor los traumatismos políticos y los conflictos sociales del país balcánico. Roma, lo mismo que las ciudades griegas y en especial las de Esparta que no dependían del comercio exterior, se apoyaba en la agricultura del pequeño granjero que labraba la tierra con su familia, y en el trabajo de los esclavos que cultivaban la vid y los olivos. De tales actividades se generó la base de acumulación de grandes caudales que consolidaron a la aristocracia en el Poder, configurando, de paso, su división social en aristócratas o patricios, en plebeyos y esclavos. “La república romana fue el resultado de una evolución de siglos, cuyo motor fue la lucha social entre patricios y plebeyos, a consecuencia de la cual las instituciones políticas adquieren forma y madurez definitivas”11. Sin embargo, incluso en los periodos democráticos, el elemento aristocrático pudo conservar su mayor peso e influencia sobre la República. “Las magistraturas de la función ejecutiva -cuestores, censores, pretores, ediles-, cuya cima la constituía el Consulado, formaban parte de una carrera de honores, para la cual la nobleza de cuna era indispensable”12. En su lucha por la democratización del sistema constitucional y la igualación de los derechos civiles, los plebeyos romanos conquistaron un régimen de soberanía directa, aunque no de separación de poderes. No obstante, esa soberanía la implicaba un contrapeso de poderes, porque “si bien los comicios por Centurias elegían a los Cónsules, los comicios por Curias los investían formalmente de sus funciones y el Senado les otorgaba el “imperium”, es decir, la autoridad para mandar. La bicéfala institución del Consulado, su anualidad y la misma capacidad de gobierno que asumían los dos Cónsules, tenían por objetivo evitar el retorno a la monarquía absoluta”13. Tal sistema pretendía crear la premisa de una democracia participativa, pese a que era utópico perpetuar dentro del Estado el precario equilibrio existente entre los sectores monárquicos, aristocráticos y democráticos: equilibrio propenso a romperse en la tirantez de fuerzas sociales 9 Ibidem. 10 T.I, p. 224. 11 ALAVA ORMAZA, M.: Op. Cit., P.18. 12 Ibidem. 13 Idem., pp. 18-19. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP antagónicamente opuestas. Considerando que un Ejecutivo de tal naturaleza podía ser inoperante en casos de emergencia, se estableció el cargo de “Dictador”, con plenas facultades, pero limitado a seis meses de duración. Aunque Roma intentó asimilar el material ideológico recogido en las invasiones a Grecia, fue precisamente la expansión del Imperio (con la conquista de extensas regiones y pueblos de Europa y del Norte del África) lo que inició la decadencia de su sistema político. La gigantesca ampliación de sus dominios trajo consigo ‘una nueva inmensa opulencia a la clase senatorial y, en grado ligeramente menor, a los caballeros (como se llamó a la “alta clase media”) (…) El resultado fue la virtual, omnipotencia del Senado, utilizada desvergonzadamente para el enriquecimiento de los individuos, sin consideración para los intereses del Estado ni la prosperidad de sus Súbditos”14. La conversión de los pueblos vencidos en masas de esclavos o en siervos tributarios de Roma, elevó la prepotencia esclavista de los amos a niveles nunca antes vistos y la jurisdicción del imperio se amplió tan desmesuradamente, que no bastaba toda la población de Roma para hacer sentir la autoridad del Estado en todas sus posesiones o dominios. La competencia de la gran producción basada en el trabajo barato de los esclavos trajo la ruina a las haciendas campesinas, al artesanado, a los sectores de los oficios manuales y del comercio, y, desde luego, precipitó la decadencia de las ciudades y el descenso de la agricultura a un estadio inferior. Simultáneamente, las guerras de pillaje y la cacería de esclavos fueron disminuyendo la población y agotando las fuentes constantes de mano de obra barata y exasperando a los pueblos hasta el punto de desatar como respuesta a toda esa crisis las rebeliones de los esclavos, las sublevaciones campesinas, la inconformidad de los artesanos y la insurrección de naciones enteras. La Libertad de los esclavos, la distribución de tierras y la remisión de las deudas fueron las consignas agitadas en las rebeliones populares y explican por si mismas la declinación del Imperio. “La República romana, como la griega, estaba concebida solamente para las fronteras de la CiudadEstado. Al expandirse territorialmente germinó su propia destrucción y dio paso al imperio, que requería de otras instituciones para ser gobernado y administrado. El Príncipe, primero, y el César o Emperador después, concentraron en sus manos todo el poder y sólo formalmente la República siguió subsistiendo. El absolutismo, unas veces como monarquía hereditaria, otras como hegemonía de un jefe militar, fue su desenlace, coincidente con el ocaso de la civilización romana”15. El ejército, impotente para enfrentar y sofocar todas las rebeliones, se desmoralizó por completo: hizo y deshizo emperadores por recompensas en dinero y se entregó al enriquecimiento personal de sus jefes. Los sucesivos levantamientos populares hicieron coincidir su causa con los intereses de los bárbaros que guerreaban contra Roma, pues veían en estos a los enemigos de sus enemigos. Además, los bárbaros no conocían los impuestos, hecho que favoreció su asentamiento en vastas regiones de Italia. Para entonces Roma se vio forzada a conceder a numerosas ciudades la recaudación de impuestos y tributos y la remisión de deudas. A la postre, estas medidas iniciaron variadas formas de autogobierno de ciudades y territorios. El principio de intocabilidad e inviolabilidad del poder 14 RUSSELL, B.: Op. Cit., T.I, p. 296. 15 ALAVA ORMAZA, M.: Op. Cit., p. 19. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP patronal, establecido por Augusto, fue alterado de hecho. El Poder había cambiado de manos en muchas ciudades y territorios. Los últimos Antoninos tuvieron que plasmar en leyes escritas: “Cualquiera que provoque la muerte de su esclavo (sine causa) incurrirá en la misma responsabilidad de quien mata el esclavo de otro” 16. Poco después fue abolida la crucifixión. Con la iniciación de la Edad Media sobre las ruinas del Imperio Romano, desaparecen los proyectos de democracia y la noción de Estado es sustituida por la de Feudo. Siguió entonces el surgimiento de una serie de Estados bárbaros. El asentamiento de germanos, vándalos, ostrogodos, visigodos nórdicos y sajones en Cartago, Italia, las Galias, Inglaterra y otros lugares de Europa; la acumulación de tierras y bienes en las sucesivas guerras de ocupación y pillaje benefició a las castas guerreras que luego se hicieron nobles y adecuaron los Estados en su exclusivo provecho, dando lugar a un nuevo ordenamiento basado en la servidumbre, la finca feudal y una economía natural y cerrada. El señor feudal era el propietario de la tierra y de los campesinos siervos. Propietario parcial toda vez que, si bien el terrateniente no podía disponer de la vida del campesino, éste sin embargo dependía de aquél y podía ser vendido junto con la tierra. Además, en términos generales, al campesino le estaba prohibido abandonar el feudo de su señor. Estaba, por tanto, ligado como persona y junto con su familia a la tierra ya su señor. La característica principal del Estado en la Edad Media es que surge y se sostiene en el Feudalismo, se basa en la propiedad personal de la tierra y, por consiguiente, en la autoridad del señor feudal, “Puramente individual, dictada por su voluntad. En el derecho de propiedad estaban comprendidos los derechos del poder público de gobernar, legislar y administrar justicia”17. Es, anota Guizot, “el poder del individuo sobre el individuo, la dominación de la voluntad personal y caprichosa de un hombre”18. Las ciudades, donde vivían principalmente los artesanos y los mercaderes, se hallaban también bajo el dominio de los señores feudales, en cuyas tierras se encontraban aquéllas. La fragmentación de los terratenientes en numerosos feudos: condados, ducados, principados, reinados, engrosando y dividiendo sus tierras en innumerables guerras recíprocas y heredades, entregados a una práctica permanente de saqueos y despojos mutuos, lo que de suyo acarreaba los periódicos surgimientos y hundimientos de imperios, contrastó notablemente con la Iglesia Católica: potencia única, universal, ascendente y hegemónica, hacia la cual convergían desde diversos países del mundo, los tributos, diezmos y óbolos forzosos que le permitieron desde los primeros siglos de esta era, convertirse en la principal potencia económica y política y ubicarse a la cabeza de un largo período histórico denominado el Oscurantismo que sólo vino a concluir en los albores de la revolución burguesa. “El sistema feudal -dice Alava- hizo esfuerzos por establecer la coordinación de los elementos representativos de la autoridad, que eran los señores y el rey, éste sólo nominalmente superior. Las Cortes Feudales y los parlamentos de Pares, que dirimían las controversias entre éstos o procuraban 16 DONINI, Ambrogio: “Historia de las Religiones”. Buenos Aires, Argentina, 1961. P.19. 17 ALAVA ORMAZA, M.: Op. Cit., P. 19. 18 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP su consenso, no lograron, sin embargo, implantar la idea de un Poder público que se sustentara en la Voluntad general y no particular de los señores feudales”19. Al cesar el nomadismo bárbaro y tras el asentamiento del feudalismo y la progresiva reaparición del comercio, se opera el resurgimiento de las ciudades y es entonces cuando la democracia política y la organización jurídica de la sociedad vuelven a manifestarse. Las numerosas insurrecciones campesinas y el movimiento emancipador de las ciudades dieron a la burguesía la posibilidad de abanderar la lucha contra el Estado feudal. En lo intelectual, el Renacimiento y la Reforma Protestante marcan el paso de la Edad Media a la Edad Moderna y, con ésta, el advenimiento de una nueva era para el Derecho Político y Constitucional. En su lucha contra el feudalismo las ciudades fueron logrando progresivamente su soberanía Política y el derecho a autogobernarse, reeditando, de alguna manera, “la antigua Ciudad-Estado y, al mismo Tiempo, el sistema de gobierno democrático a través de asambleas populares, de cuyo seno emanaba el poder de los magistrados por mucho que no existieran mecanismos concretos de responsabilidad Polítical”20. Pero faltaba una condición importante para dar paso a la Sociedad Civil: la formación de los Estados Nacionales que, como organismos políticos de centralización, pusieran término a la dispersión feudal y concentraran el Poder. Es en el Estado-Nación de corte democrático, surgido sobre las ruinas del absolutismo feudal, donde empieza a originarse la Sociedad Civil, es decir, el Estado de Derecho. 1. 6 EL OCASO DEL DERECHO SOBRENATURAL La conquista y colonización de América, el intercambio mercantil de Europa con los países de Oriente y luego con América y África, las expediciones sobre los continentes y el conocimiento de que había numerosos pueblos con distintas formas de civilización, de culturas, razas, religiones e idiomas; la demostración de la redondez de la tierra, la recuperación de la cultura greco-romana y los progresos en el campo científico significaron la múltiple refutación de las premisas impuestas por el feudalismo y permitieron a la burguesía romper el cerco del conocimiento escolástico y avanzar en su propia identidad proclamando, a nombre del libre examen, a nombre del racionalismo, la autosuficiencia del individuo para encontrar la felicidad y transformar el mundo. Por otra parte, la Iglesia Católica había consolidado ya sus intereses en lo ideológico y en lo político, al fijar sus linderos frente a los señores feudales. “En lo filosófico, propugnó y consolidó la idea de que todos los hombres son hijos de Dios y, por tanto, iguales en derechos. Sostuvo que por encima de las leyes positivas está la ley natural, independiente de la voluntad o capricho del hombre, para cuya percepción todos los seres humanos son capaces y no solamente los príncipes. Y en lo político estuvo situada entre el poder temporal -los señores feudales- y los pueblos. Para defenderse de la barbarie, que no respetaba las nuevas ciencias, proclamó su independencia espiritual”21. 19 ALAVA ORMAZA, M.: Op. Cit., pp. 19-20. 20 Idem., p. 21. 21 ALAVA ORMAZA, M.: Op. Cit., p. 20. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Tras esa independencia, la Iglesia terminó avasallando al poder temporal, definió un sistema de gobierno teocrático y, aunque se ponía al lado del absolutismo en las pugnas entre el poder feudal y los pueblos por sus libertades, de todos modos, al defender la independencia del mundo intelectual, que era el suyo, gestó a la postre la independencia intelectual del individuo y su lucha por la libertad de pensamiento. La burguesía supo aprovecharse de las contradicciones de la sociedad feudal y se sirvió de los antagonismos existentes entre los reyes y príncipes con la autoridad papal. Aquellos deseaban liberarse de la hegemonía ejercida por ésta, lo que creó las condiciones para que la burguesía estimulara el Cisma de la Iglesia y la formación de la Reforma Protestante. Surgieron de este modo las Iglesias Nacionales que, en cierta forma, fueron precursoras de los Estados Nacionales. Entre las sectas religiosas que prevalecieron, “los puritanos sostenían que la Iglesia era una Asociación libremente consentida por los fieles. Y fueron ellos los que, al emigrar después de Inglaterra a las colonias en Norteamérica, trasladaron al plano político esta idea, dándose libremente gobiernos en virtud de pactos o convenios escritos en los que principalmente se garantizaban los derechos del hombre”22. Surgía entonces una nueva concepción jurídico-Política en relación con la Teoría del Estado y el Derecho Constitucional: sólo el pueblo, y nadie más que él ni en su lugar, es quien confiere legitimidad al Poder del Estado: el pueblo es el Soberano y el Constituyente del Estado de Derecho. Para llegar a esta concepción trascendental, conviene hacer un brevísimo repaso de esta cuestión debatida a lo largo de los siglos. Para ello hay que retomar algunas consideraciones de los pensadores medievales que se ocuparon del asunto. “En la teoría del derecho sobrenatural -dice Duguit-, el titular de la soberanía es el individuo que ejerce el poder de un país determinado, el jefe del Estado: rey, emperador, cónsul, poco importa el nombre que se le dé… es designado directamente por Dios para gobernar un pueblo. Dios mismo le ha investido de poder político y, por consiguiente, sólo a Dios debe rendir cuentas del modo como ejerce su poder. Tiene derechos sobre sus súbditos, pero éstos no tienen derechos sobre él. Tiene deberes pero sólo con Dios, que directamente le ha conferido un poder sobrenatural y que sólo puede pedirle cuenta de sus actos”23. Partiendo de tal concepción el pueblo no interviene para nada en la organización del Estado; ésta es una realidad a la cual tiene que someterse por “voluntad de Dios”, y el rey, emperador, cónsul o príncipe es el representante de esa voluntad. En la teoría del derecho divino providencial “el poder político proviene sólo de Dios, según las palabras del apóstol San Pablo: ‘Omnis potestas a Deo’ (Toda potestad viene de Dios). Pero el hombre o los hombres que la poseen no han recibido una delegación divina otorgada a ellos directamente. Están investidos del poder político por medios humanos, que se realizan bajo la constante dirección de la Providencia divina, siempre presente”24. Así -continúa Duguit-, esta doctrina es compatible con todas las formas de gobierno monárquicas o aristocráticas: “Es el poder político en sí el que procede de Dios; pero las formas contingentes del 22 Idem., Pp. 21-22 23Idem., p. 28. 24 DUGUIT, León: “Soberanía y Libertad”. Nueva Biblioteca Filosófica Tor, 1943. P. 58. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP poder proceden de los hombres, que pueden darse el gobierno que convenga. El gobierno tiene, sin embargo, siempre algo divino, porque ejerce un poder de origen divino”25. Pero el hecho de que esa doctrina sea compatible con todas las formas de gobierno monárquico o aristocrático, no soluciona el problema del origen del Poder. La monarquía, la aristocracia o la democracia tienen que legitimar de alguna manera el gobierno que detentan. Son los grandes pensadores medievales los que comienzan por debatir la cuestión. Ya en la antigüedad (casi medio milenio antes de nuestra era), el gran filósofo Confucio había expresado en China: “Obtén el afecto del pueblo y obtendrás el imperio. Pierde el afecto del pueblo y perderás el imperio”26. Al precisar su tesis, el filósofo manifiesta: “Por eso, un príncipe debe, ante todo, velar atentamente por su principio racional y moral. Si posee las virtudes que son su consecuencia, poseerá el corazón de los hombres; si posee el corazón de los hombres, poseerá también el territorio; si posee el territorio, posee sus rentas; si tiene sus rentas, podrá hacer uso de ellas para la administración del Estado. El principio racional y moral es la base fundamental; las riquezas no son sino lo accesorios”27. En Tiempos tan remotos Confucio pensaba en la configuración de un Estado que podríamos caracterizar como monárquico-democrático, concediéndole a la ética importancia de primer orden. La ética, de mano del factor racional. Por eso agrega: “Si un Estado se halla gobernado por los principios de la razón, la pobreza y la miseria son casos de vergüenza; si un Estado no se halla gobernado por los principios de la razón, los casos de vergüenza son entonces la riqueza y los honores”28. Inclusive, aceptando el supuesto origen divino del Poder, el gran filósofo chino advierte: “El mandato del cielo, que da a un hombre la soberanía, no se la confiere para siempre. Lo que significa que practicando el bien o la justicia, se obtiene, y que practicando el mal la injusticia, se pierde”29. Sin duda se trata de un pensamiento revolucionario para su época. Pero subsiste la niebla religiosa cubriendo el origen del Poder. Casi mil quinientos años después, Tomás de Aquino afirmará que el atributo esencial de la soberanía es el poder de hacer leyes y qUe dicho poder corresponde a la multitud entera o a quien la representa. El poder se halla, pues, originalmente en las manos de todos, y si se reconcentra en las manos de algunos nada más, o de uno solo, es porque se le considera representante de la multitud; “es, pues, a título de representar a la multitud, como el príncipe o el magistrado pueden hacer las leyes. Es en la multitud donde el poder soberano tiene su origen” 30. Avanzando más, Francisco Suárez bosqueja la idea del contrato social como núcleo básico del poder. Los hombres, dice él, “Por especial voluntad o común consentimiento se reúnen en un solo 25 Ibidem. 26 “Confucio y Mencio”. Traducción de Juan y José Bergua. Madrid, 1954. P. 47. 27 Ibidem. 28 Idem. Pp. 114 -115. 29 Idem. P. 48. 30 SANCHEZ VIAMONTE: “El Poder Constituyente”. Buenos Aires, Argentina, 1967. P. 136. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP cuerpo político por un vinculo de sociedad y para ayudarse mutuamente en orden a un fin político, del cual modo forman un solo cuerpo místico, el cual puede llamarse de suyo uno; y, por consiguiente, necesita él de una sola cabeza (…) Se ha de decir pues, que esta potestad (la que viene de Dios), por la sola naturaleza de ella, no está en ningún hombre singular sino en la reunión de los hombres” 31. Posteriormente, a fines del siglo XVII y comienzos del XVIII, Tomás Hobbes y John Locke perfeccionan esta idea. Hobbes afirma que “la libertad civil, que es la que sucede a la natural, consiste en no estar sometido a otro poder que al que se establece por consentimiento, ni a dominio ni limitación alguna fuera de esta determinación”32. Hobbes, sin embargo, tiene una visión pesimista cuando afirma que el hombre vivió en estado de naturaleza, pero dominado por pasiones negativas como la competencia, la desconfianza y la gloria. Quizás sea ese pesimismo el que lo lleva a proponer un modelo de Estado de corte totalitario cuando dice que “los asociados deben considerar sus acciones y juicios como si fueran propios; no pueden celebrar un nuevo pacto social, ni ser liberados del deber de sumisión; el Estado fija a los súbditos qué bienes pueden disfrutar y qué acciones llevar a cabo; está en su derecho de utilizar todos los medios que sean necesarios para la consecución de la paz; y los que disienten tienen que someterse al imperio de la mayoría o exponerse a ser eliminados”33. De esto se deduce que la persona o asamblea que encarna la soberanía es el Estado mismo, de donde resulta que su teoría política está, en último término, al servicio de cualquier despotismo y no del pueblo. Locke, en cambio, afirma que hay una ley natural “que determina que nadie debe dañar a otro en su vida, salud, libertad o posesiones. Dentro de dicho estado, todos tienen poder para hacer ejecutar esta ley y, no obstante, el inconveniente es que los hombres tienen que ser jueces de sus propias causas y es difícil que obren imparcialmente”34. El hombre -agrega Locke-, “es llevado a entrar en sociedad por necesidad, utilidad o tendencia y por su propio consentimiento, con el objeto de alcanzar una vida cómoda, segura y pacífica y a ella arriba mediante un pacto o convenio con los demás hombres, pero no por unanimidad -lo que es casi siempre imposible- sino por mayoría”35. 1.7 LA ILUSTRACIÓN EN EUROPA Para entonces, la burguesía que había sido aliada de los reyes en su lucha contra el feudalismo, ya en la plenitud de su desarrollo, había pasado a asumir el liderazgo total en la revolución contra el absolutismo, sustentando su propia ideología de carácter laico, a través de pensadores como Bobbes, Locke, Montesquieu, Diderot, Rosseau y Voltaire. “Una nueva filosofía, el jus naturalismo, sostenía que el hombre había vivido libre en estado anterior de naturaleza; que el 31 Idem. Pp. 140-141. 32 ALAVA ORMAZA, M.: Op. Cit., p. 31. 33 Ibidem. 34 Idem Pp. 30-31 35 Idem . P. 31. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Estado y el gobierno fueron constituidos por su propia voluntad, y que esta asociación no podía tener otro objeto que asegurar más sus derechos naturales”36. Pero es el Contrato Social de Rousseau el que sienta definitivamente las bases ideológicas de la institución del Poder Constituyente. Adoptando la ficción del contrato social elabora la única fórmula que podía erigir al pueblo en soberano del poder estatal: el abandono del estado natural en que el hombre se encontraba primitivamente no puede ser, sino, para la asociación. Al asociarse, cada persona enajena totalmente sus derechos en favor de la comunidad, “Pero se gana el equivalente de todo lo que se pierde y más fuerza para conservar lo que se tiene”37. Es decir, “cada uno de nosotros pone en común su persona y todo su poder bajo la Suprema dirección general; y recibimos en corporación a cada miembro como parte indivisible del todo”38. Ha nacido jurídicamente el Estado. “En el mismo instante -dice Rousseau-, en lugar de la persona particular de cada contratante, este acto de asociación produce un cuerpo moral colectivo compuesto con tantos miembros como votos tiene la Asamblea, el cual recibe de ese mismo acto su unidad, su yo común, su vida y su voluntad”39. Esta persona pública que se forma así, por la unión de todos los demás, tomaba en otro Tiempo el nombre de ciudad, y ahora toma el de república o el de corporación política, la cual es llamada por sus miembros Estado cuando es pasiva, soberano cuando es activa, poder comparándola con sus semejantes. Las asociaciones toman colectivamente el nombre de pueblo, y se llaman en particular ciudadanos como participantes de la autoridad soberana, y súbditos como miembros sometidos a las leyes del Estado40. Prescindiendo de las demás definiciones que él da, que tienen un valor relativo e histórico, el aporte definitivo de Rousseau es el de la voluntad general. Esta voluntad es la soberana, es decir, la única con autoridad para determinar la asociación política de los hombres. No puede haber autoridad alguna por encima de la voluntad general. Anota, no obstante, que puede haber diferencias entre el interés particular y el interés general y, por lo mismo, haber de un mismo individuo la tendencia a una voluntad particular ya una voluntad general y que se corra el riesgo de que la primera pretenda imponerse sobre la segunda. Por eso – advierte Rousseau-, para que el pacto social no sea un formulario vano, implica tácitamente el compromiso, único que puede dar fuerza a los otros, de que el que se niegue sea obligado a ello por todo el cuerpo; lo cual no significa otra cosa sino que se le obligará a ser libre”41. 36 Idem . P. 28. 37 Idem . Pp. 31-32. 38 Idem . P. 32. 39 Ibidem. 40 Ibidem. 41 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Sostiene igualmente que la voluntad general es siempre recta y tiende siempre a la utilidad pública”, aunque advierte que “de esto no se deduce que las deliberaciones del pueblo tengan siempre la misma rectitud. Al pueblo no se le corrompe nunca, pero con frecuencia se le engaña, y es sólo entonces cuando parece que quiere lo que está mal”42. La rectitud de la voluntad general y su bondad, la infiere el filósofo de la creencia de que desde el momento en que todos quedan unidos por el pacto social no se puede atentar contra uno de sus miembros sin atacar el cuerpo, e imaginando a este cuerpo como semejante al ser humano, supone que de suceder ese ataque, los demás miembros se resentirán. Dice que “como es soberano está formado únicamente por los particulares que lo componen, no tiene ni puede tener interés contrario al de éstos; por consiguiente, el poder soberano no tiene ninguna necesidad de garantía ante los súbditos, porque es imposible que el cuerpo quiera perjudicar a todos sus miembros” 43. Le tocó a Sieyés completar y corregir la tesis de Rousseau, introduciendo por primera vez en el léxico político las expresiones de Poder Constituyente y Poder Constituido que, como dice Alava, son distinciones necesarias para la formulación de toda la teoría del Derecho Constitucional. Al crear el pueblo la Constitución actúa como poder constituyente: los órganos creados en la Constitución, son el poder constituido. El primero es la expresión de la soberanía; el segundo, la representación de la soberanía. De este modo “los poderes comprendidos en el establecimiento público quedan todos sometidos a reglas, a formas que no son dueños de variar”44. Dentro del poder constituido Sieyés comprende a la función legislativa ordinaria y a las demás funciones del poder público. El poder constituyente es, sin embargo, un cuerpo legislativo. ¿En qué radica la diferencia? La más importante es la de que “ninguna especie de poder puede cambiar nada en las condiciones de su delegación”45. Desde luego, la función legislativa tiene el carácter de una delegación, toda vez que su acción tiene que estar subordinada a las normas que dicta el poder constituyente. Mientras que éste, que es la soberanía misma, sólo tiene delante de sí, según Sieyés, el derecho natural, que en definitiva es su propia voluntad. La otra diferencia es que el poder constituyente es el que diota la Constitución, la ley fundamental, y el legislativo ordinario las demás leyes secundarias que pueden ser establecidas por una voluntad representativa especial. Y lo puede hacer porque así lo quiere aquél, es decir, el constituyente. Analizando la tesis de Sieyés en su libro “¿Qué es el Tercer Estado?”, Sánchez Viamonte destaca que otras de las innovaciones doctrinarias de aquél, es que, con sentido político práctico, señala que el poder constituyente no puede ser ejercido por todos los miembros de la población, y por tanto, lo que la voluntad general deba ser tiene que exteriorizarse a través de personas escogidas para el efecto: “Puesto que una gran nación no puede reunirse ella misma, en realidad, todas las veces que circunstancias fuera del orden común pudieran erigirlo, es menester que confíe a representantes 42 Ibidem. 43 Idem. p. 33. 44 Idem. p. 40. 45 Idem. p. 41. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP extraordinarios los poderes necesarios en esas ocasiones. Si pudiera reunirse ante vosotros y expresar su voluntad, osarías disputársela porque no la ejerce en una forma más bien que en otra? Aquí la realidad es todo, y la forma nada”46. Partiendo de esta base se organiza, pues, una Asamblea Constituyente. Nace entonces la democracia representativa que, según Sieyés, no puede significar la enajenación de la soberanía por las siguientes razones: “1) La comunidad no se despoja del derecho de querer. Es su propiedad inalienable. No puede sino encargar este ejercicio. 2) El cuerpo de los delegados no puede ni siquiera tener la plenitud de este ejercicio. La comunidad no ha podido confiarle de su poder total sino esa porción que es necesaria para mantener el buen orden. No se da lo superfluo en este género. 3) No corresponde, pues, al cuerpo de los delegados alterar los límites del poder que le ha sido confiado”47. En otras palabras, el poder constituyente representativo tiene un límite que le ha sido fijado por el poder constituyente soberano, como puede ser llamado el Pueblo como fuente que es de voluntad política. Mientras la representación ordinaria de un pueblo está restringida a los asuntos del gobierno, la otra, la representación extraordinaria o constituyente no está Sometida a ninguna forma en particular: “se reúne y delibera como lo haría la nación misma si, no estando compuesta más que por un pequeño número de individuos, quisiera dar una Constitución a su Gobierno”48. Sieyés juzga conceptual mente imposible que un Congreso o Asamblea ordinaria pudiera, no sólo derogar, sino también modificar la ley fundamental que le da vida. La expedición de una Constitución por el poder constituyente no significa que la soberanía popular ha abdicado su derecho a determinar en el futuro el orden fundamental, si le parece conveniente hacerlo, pues “la nación existe ante todo, es el órgano de todo. Su voluntad es siempre legal (…) y de cualquier manera que quiera, basta que su voluntad aparezca para que el derecho positivo ceda ante ella como ante la fuente y el dueño supremo de todo derecho positivo”49. Para concluir esta parte, que recoge fundamentos y conceptos teóricos, jurídico, políticos y filosóficos que la Ilustración en Europa aportó al proceso universal de republicanismo y democratización, conviene resaltar que cuando un pueblo se somete al ordenamiento que él mismo se ha dado, también puede deshacerlo y acabar con dicha sumisión en el momento que lo desee. “Esto no comporta necesariamente un cambio ilegal, porque él es la única fuente de toda legalidad. Cualquiera que sea la forma como se pronuncie, este pronunciamiento es ya la voluntad de un nuevo acto constituyente”50. Cabe señalar que la revolución del siglo XVII en Inglaterra afirmó la preponderancia del Parlamento sobre el poder absolutista del rey. Que la independencia de los Ibidem declaró los Derechos del Hombre como anteriores y superiores al Estado y erigió como fundamento de su 46 Ibidem. 47 Ibidem. 48 Idem. P. 43. 49 SANCHEZ VIAMONTE, C.: Op. Cit. P. 33. 50 ALAVA ORMAZA, M.: Op. Cit. Pp. 43-44. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP organización social una Constitución sancionada por los representantes de la ciudadanía. Que la Revolución Francesa (1789-1791), difundió y universalizó el concepto de Constitución. Y que de todo lo anterior se nutren los ideales republicanos y democráticos que son de una vigencia palpitante y que, como es el caso de Colombia, están por realizarse. Corresponde a nosotros dilucidar muy importantes asuntos que el Estado democrático burgués no pudo resolver, y que tienen que ver con la voluntad general frente a los tentáculos del capitalismo voraz de hoy, los derechos colectivos frente a los derechos individuales, las clases sociales y la cuestión étnica, el desarrollo del militarismo y el terrorismo económico y político del Estado, los partidos políticos y las diversas formas organizativas que deben darle vida a la sociedad civil, y otros problemas que debemos tocar a lo largo del presente trabajo. Cómo nos hace falta hoy ese principio legislativo del Libertador, según el cual todos los bienes de la nación, tanto del suelo como del subsuelo, son propiedad inalienable de todos los colombianos. Cómo nos hace falta cuando estamos asistiendo hoy al criminal atraco contra esos recursos, entregando de una manera infame y leonina la seguridad energética nacional al capital privado, obedeciendo dócilmente las órdenes del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional y los postulados subalternos del neoliberalismo. En efecto, desde septiembre de 1999 la empresa ISAGEN, empresa generadora y comercializadora de energía del orden nacional, de reconocida eficiencia, capacidad financiera y técnica, ha sido puesta en venta. De esta manera, tal como lo denuncian las organizaciones de los trabajadores colombianos, se pone en riesgo la seguridad energética del país. “En primer lugar porque el gobierno tiene en ISAGEN el instrumento técnico y financiero indispensable para la ejecución de nuevos proyectos de generación, vendida la empresa el país dependerá exclusivamente de la iniciativa privada para expandir el sistema y en muchos casos, como ocurrió en 1997, los privados se niegan a hacerlo por razones de conveniencia económica. En segundo lugar, con la privatización se le entregará al sector privado la central hidroeléctrica de San Carlos, la más grande y estratégica del país, por su capacidad instalada y su función como reguladora del voltaje y frecuencia, quedando el gobierno en débil posición para asegurar el suministro adecuado y permanente del servicio público de electricidad”51. El documento de los trabajadores agrega: “Todo atentado a esta riqueza es un atentado a los derechos humanos de todos los colombianos. La Constitución Política es una constitución de claros mandatos ecológicos y de preservación de un ambiente sano. El inmenso potencial de biodiversidad, los amplios programas de reforestación de bosques, preservación de especies nativas, programas de captación y apoyo a las comunidades no pueden quedar bajo la responsabilidad del capital privado. Los bosques tropicales húmedos que hoy son de propiedad de ISAGEN le permiten a la Nación participar en el nuevo mercado de servicios ambientales, en particular la venta de certificados de emisiones de C02. Construyendo un Estado decente y democrático los trabajadores garantizamos el óptimo desempeño de las entidades estatales. Un ejecutivo corrupto, acostumbrado a negociar las riquezas nacionales con empresarios que violan los derechos humanos laborales no garantizan servicios públicos eficientes”52. 51 Organizaciones sindicales varias: “ISA e ISAGEN: la riqueza energética no se regala. El sector privado no garantiza la seguridad energética nacional”. El Tiempo, Santafé de Bogotá, 30 de abril del año 2000. 52 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Es absolutamente inadmisible y escandalosamente antipatriótico lo que se pretende hacer con ISAGEN, un verdadero regalo al capital privado internacional en detrimento del patrimonio nacional. Y lo mismo quiere hacerse con la empresa Interconexión Eléctrica S.A. -ISA-, que se dedica principalmente al transporte y operación de energía eléctrica a alto voltaje, “con el 85% de la red de transmisión nacional, 7.979 kilómetros de circuitos. Se interconecta con otros países, y realiza libremente transacciones comerciales de energía, lo que la convierte en una empresa con proyección a nivel internacional. Coordina, supervisa y controla la operación del Sistema Interconectado nacional, a través de su Centro Nacional de Despacho, también administra el Mercado de Energía Mayorista (MEM), por medio del cual se comercializa la energía en Colombia… “53. Esto, para expresarlo con la más firme indignación Bolivariana, es un atentado contra la soberanía nacional. Desde cuando Santander entregó al norteamericano Elbers el monopolio de la navegación del río Magdalena, hasta nuestros días, nada han cambiado nuestros gobernantes. Con honrosas excepciones, claro está. La denuncia hecha por las confederaciones de trabajadores colombianos merece la total solidaridad de todos sus compatriotas. Su documento, al referir la importancia estratégica de ISA, señala con toda claridad: “ISA ocupa una posición estratégica en el continente americano, como empresa de transmisión de energía única de cobertura nacional, la cual extiende su red eléctrica desde el norte hasta el sur del país convirtiéndola en un monopolio natural y patrimonio público construido durante más de 33 años de esfuerzo y contribución de todos los colombianos, con un inmenso potencial de mercados eléctricos y de telecomunicaciones con los países vecinos, que la proyectan en puente estratégico internacional entre el norte y el sur del continente. Es decir, será equivalente en energía y telecomunicaciones al canal de Panamá”54. ! Si los dejamos son capaces de entregar este otro canal de Panamá! Y, relievando su importancia económica, el documento que he venido citando, nos advierte: “ISA en los últimos tres años ha recibido ingresos por cerca de 1.3 billones de pesos y ha invertido en su desarrollo 1.0 billón de pesos aproximadamente, cifras muy superiores a la que el gobierno espera recibir por la venta de esta empresa (0.8 billones de pesos aproximadamente). “En conclusión, ISA tiene una excelente posición estratégica en Colombia y Latinoamérica y es indispensable para interconectar el norte y el sur de América, lo que podría representarle al país, si se mantiene en manos del Estado, grandes ingresos por sólo cobrar el peaje de estas transferencias”55. 53 Ibidem. 54 Ibidem. 55 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP He aquí un ejemplo patético de cómo la soberanía del pueblo colombiano es absolutamente ignorada y delictuosamente atropellada por el Estado liberal-conservador que nos oprime. Un Estado que ya ha privatizado el 70% de ECOPETROL, y que no tiene escrúpulos para saquear el patrimonio de los colombianos, no tiene ninguna relación con el pensamiento y la obra del Libertador Simón Bolívar. Porque un Estado así es sencillamente una ficha del poder del imperialismo y un manipulador rapaz de los bienes de la nación. 2. BOLÍVAR, REPUBLICANO Y DEMOCRÁTICO La Ilustración en América Latina -Bolívar y la igualdad social – Importante controversia ideológica -El fetichismo jurídico y la realidad -Los primeros ensayos constitucionales -Bolívar Constitucionalista -El Congreso de Angostura -La Constitución de Cúcuta -El Proyecto de Bolivia -Bolívar Estadista -Soberanía y Democracia -La Dictadura como Mandato Popular – La Dictadura Revolucionaria -Bolívar y la Ecología. 2.1 LA ILUSTRACIÓN EN AMÉRICA LATINA Es un hecho que la Ilustración jugó en Europa un papel definitivo en la formación ideológica y jurídico-política de los actores revolucionarios y progresistas del viejo continente. Como también lo es que ejerció una influencia importantísima sobre los pensadores y actores de la lucha emancipadora de América. Washington, Adams y Jefferson en el norte de América, y Simón Bolívar, Antonio Nariño, Simón Rodríguez, Andrés Bello, Francisco Miranda, Camilo Torres, Eugenio Espejo, Hipólito Unanúe, Bernardo O’Higgins, Pablo Vizcardo y José Artigas en el sur, constituyeron, en la teoría y en la práctica, la Ilustración Americana que creó las condiciones subjetivas para el movimiento emancipador y republicano de nuestro continente. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Con una notable diferencia en lo que se refiere a los planteamientos y hechos preconizados en Norteamérica y los que inspiraron a los Libertadores en la América Hispana. Aquellos, colonos británicos, fundaron su independencia sobre la base de los Derechos de El Hombre Blanco: completaron el exterminio de los indígenas y ata- ron a los negros a la esclavitud y ejercieron la más grosera discriminación racial. Proclamaron la República y los Derechos Humanos, pero los negros y los indígenas no fueron recibidos como ciudadanos y carecían por completo de derechos y libertades. Los únicos que podían aspirar a participar en la dirección y administración del Estado fueron los blancos. Más exactamente los blancos ricos. En cambio, los más auténticos pensadores y actores que constituyeron la Ilustración Hispanoamericana lucharon con denuedo por construir un mundo nuevo sobre fundamentos republicanos y democráticos, incluyendo la reivindicación de todas las etnias y razas que, en un proceso de mixturación muy complejo, venían definiendo el intrincado mestizaje de nuestra población. Los forjadores de nuestra independencia tuvieron que hacer frente a la visión prejuiciada y euro centrista de los pensadores de Europa y Norteamérica, que veían a la América nuestra como un territorio poblado por buenos salvajes -en el mejor de los casos-, fatalmente condicionados a padecer regímenes colonialistas y despóticos. Supieron elevarse partiendo de sus propias esencias, para afirmar que la causa de la ignorancia y el atraso del pueblo radicaban, no en la pretendida inferioridad racial ni en la supuesta adversidad de su medio físico natural, sino, principalmente, en el régimen económico y político colonialista impuesto por Europa a nuestros pueblos. Y fueron definiendo, tras un arduo debate contra todas las arbitrariedades y anatemas, sus propios derechos, sus conceptos y medios para vivir dignamente. A los pueblos todos y en todos los tiempos, les ha asistido y les asistirá el irrenunciable derecho de combatir por su independencia, a luchar por su libertad y bienestar y a resistir con las armas la opresión extranjera y la tiranía. ¿Qué, derecho se puede invocar para oprimir a un pueblo? Así lo expresa Antonio Nariño: “¿De dónde viene este irrevocable decreto de que hemos de ser eternamente esclavos? ¡De la conquista! ¿De la conquista? ¿Y por qué? España sacudió el yugo de los romanos y de los moros, si este derecho es legítimo? ¿Por qué se queja ahora tanto de Bonaparte que quiere ejercer contra ella este pretendido derecho? Porque estos países eran infieles y el Papa se los regaló a los Reyes Católicos. ¿Y en qué página del Evangelio vemos que Jesucristo facultara a los Apóstoles para que regalaran Imperios y autorizaran a los ambiciosos para que asesinaran a la especie humana?”1 . Enfrentado a quienes sentenciaban que nuestros pueblos no podían levantarse contra la dominación de la “Madre Patria”, Nariño argumentó: “¿De cuál de estas progenies (de indios y negros) ha sido Madre la España? (…) No de los indios que ya existían, y que poco o nada tienen que agradecer a los españoles (…) Tampoco es Madre ni Patria de la casta de los negros. Horroriza solo el pensamiento de que aspire al título de Madre la que ha autorizado el tráfico infame de los negros, la que ha cooperado a sus desgracias, la que ha estampado sobre sus frentes el sello de la esclavitud”2 . En cuanto a la razón y el derecho de los pueblos para romper la dominación colonial y fundar su gobierno independiente, Nariño señala: “La América ha tenido y tiene la misma razón y derecho para romper las cadenas de la España, que nuestro Gil BIas de Santillana para romper la puerta de la 1 NARIÑO, Antonio: “La Bagatela”, Nº 5, Santafé de Bogotá, 11 de agosto de 1811. 2 NARIÑO, Antonio: “La Bagatela”, Nº 10, Santafé de Bogotá, 15 de septiembre de 1811. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP cueva de los ladrones en que se veía encerrado; tiene el mismo derecho que un animal oprimido en una jaula para volarse (…); tiene el mismo derecho que Cervantes para romper las cadenas con que los turcos lo tenían aprisionado; y finalmente tiene el derecho imprescindible y sagrado de la resistencia a la opresión” 3 . Así mismo, Unanúe y Espejo polemizan con Montesquieu, refutando las argumentaciones fatalistas sobre el determinismo geográfico y climático, que supuestamente definen el grado de postración y atraso de nuestros pueblos. “El alma de una nación -sostiene Unanúe- es el Gobierno: ella es grande y gloriosa si éste es ilustrado y activo; por el contrario, es infeliz, holgazana y perezosa, si éste carece de luces, equidad y energía”4 . “El conocimiento y la ilustración -advierte Espejo- son capaces de superar cualquier obstáculo, entre otros la desfavorable actividad del clima sobre el hombre”5 . El pensamiento liberal europeo, radical y revolucionario en la lucha contra el absolutismo, era, sin embargo, proclive al colonialismo y al racismo, partidario beligerante del individualismo utilitarista: defiende a ultranza la propiedad privada sobre los medios de producción y se identifica con los intereses de las metrópolis europeas que poseían colonias y dominios en América, África y Asia. Por razones obvias la burguesía no podía asimilar las razones y derechos manifestados en la lucha emancipadora de los pueblos ni las perspectivas de las mismas. Si bien el liberalismo cumplió un papel revolucionario en Europa, asumía, en cambio, posturas contradictorias y retrógradas frente a la causa de la independencia de nuestra América. Ello explica por qué los republicanos de los Ibidem , que proclamaran la primera Constitución que conoce la historia, fueran, no obstante, los primeros en conservar, al lado de sus instituciones liberales, la esclavitud y el racismo, y que por tal razón, entre otras no menos importantes, fueron hostiles y opuestos a la independencia latinoamericana. La democracia con esclavitud, patentada por los Ibidem, tuvo no pocos amigos e imitadores entre los caudillos políticos de los nacientes Estados latinoamericanos. Bastaría con dar un vistazo a la Constitución de Cúcuta de 1821, redactada por Santander y sus seguidores. Sobre el particular Simón Rodríguez escribió: “Los angloamericanos han dejado, en su nuevo edificio, un trozo del viejo -sin duda para contrastar-, sin duda para presentar la rareza de un HOMBRE mostrando con una mano, a los REYES el gorro de la LIBERTAD, y con la otra levantando un GARROTE sobre un negro, que tiene arrodillado a sus pies”6 (Subraya y mayúsculas de Rodríguez). En tono irónico y recriminatorio el filósofo plantea a los políticos y legisladores obcecados por el “modelo democrático” de los Ibidem: “no es sueño ni delirio, sino filosofía”… ¿Dónde iremos a buscar modelos? La América española es original. Y ORIGINALES han de ser: sus instituciones y su gobierno. Y ORIGINALES los medios de fundar unas y otro.”7 . La conclusión del maestro es contundente: “O inventamos o erramos” 8 (Subrayas y mayúsculas de Rodríguez). 3 NARIÑO, Antonio: “La Bagatela “, Nº 18, Santa fe de Bogotá, 3 de nov. de 1811. 4 UNANÚE, Hipólito: “Obras”. Lima, Perú, 1974. T.I, p. 525. 5 ESPEJO, Eugenio: “Páginas Literarias”. Quito, Ecuador, 1975. T.I, p. 131. 6 RODRIGUEZ, Simón:”Obras Completas”. Caracas, Venezuela, 1975. T.I, p. 342. 7 Idem. T.I, p. 343. 8 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Fiel a su maestro, Bolívar advierte al Congreso de Angostura: “…debo decir que ni remotamente ha entrado en mi idea asimilar la situación y la naturaleza de dos estados tan distintos como el inglés americano y el americano español (…) ¿No dice “El Espíritu de las Leyes”que éstas deben ser propias para el pueblo que se hacen? Que es una casualidad qué las leyes de una nación puedan convenir a otra? Y que las leyes deben ser relativas a lo físico del país, al clima; a la calidad del terreno, a la extensión, al género de vida de los pueblos? Referirse al grado de libertad que la Constitución puede sufrir, a la religión de los habitantes, a sus inclinaciones, a sus riquezas, a su número, a su comercio, a sus costumbres, a sus modales? ¡He aquí el código que debíamos consultar no el de Washington!”9 . El “código de Washington”, como bien lo indica el Libertador, no es democracia, porque no podemos concebir democracia sin libertad. No hay libertad en una sociedad que consagre la libertad para unos y las cadenas de la esclavitud para otros. Bolívar es categórico en esta apreciación: “Vosotros lo sabéis que no se puede ser libre y esclavo a la vez, sino violando a la vez las leyes naturales, las leyes políticas y las leyes civiles”10. Ya en 1816 había proclamado: “Considerando que la justicia, la política y la patria reclaman imperiosamente los derechos imprescindibles de la naturaleza, he venido en decretar, como decreto, la libertad absoluta de los esclavos que han gemido bajo el yugo español en los tres siglos pasados”11. La liberación de los esclavos fue quizás la propuesta más vehemente de Bolívar como punto de partida en la lucha por la igualdad social. Así lo manifestó en reiteradas ocasiones a los legisladores y políticos para que dicha reivindicación, de hecho había declarado ya en sus decretos de guerra, conquistase el rango de principio constitucional, como lo expusiera, por ejemplo, ante los congresistas en Angostura: “La naturaleza, la justicia y la política erigen la emancipación de los esclavos (…) Yo abandono a vuestra soberana decisión la reforma o revocatoria de todos mis estatutos y decretos, pero yo imploro la confirmación de la libertad absoluta de los esclavos, como imploraría mi vida y la vida de la República”12. Simón Bolívar fue el primero en formular un planteamiento de republicanismo verdaderamente democrático. Para él la guerra de la independencia debía desembocar en una revolución que erradicara las formas de explotación colonialista, que lograra la igualdad social, como condición inexcusable para fundar una República de libertad para todos, en la que, por eso mismo, los negros y los indígenas alcanzaran el título de ciudadanos y participaran en los asuntos del Estado. Poco antes de que se reuniera el Congreso de Cúcuta para dictar la Constitución de la República de Colombia, Bolívar insiste ante Santander, que era el Presidente encargado, sobre la vital importancia de liberar a los esclavos y lograr que éstos se incorporen a la lucha emancipadora: “¿Hay mejor medio para alcanzar la libertad que luchar por ella? ¿Es justo que los hombres libres 9 BOLÍVAR, Simón: Discurso ante el Congreso de Angostura 15 de febrero de 1819 10 Ibidem. 11 BOLÍVAR, Simón: Proclama a los habitantes del Río Caribe, Carúpano y Cariaco. 2 de junio de 1816. 12 BOLÍVAR, Simón: Discurso ante el Congreso de Angostura, 15 de febrero de 1819. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP mueran por libertar a los esclavos? ¿No es significativo para estos esclavos ganar sus derechos en el campo de batalla?”13. Además -le advierte Bolívar a Santander-: “Nada acerca tanto a la condición de bestias, como ver siempre hombres libres y no serIo (…) todo gobierno libre que comete el absurdo de mantener la esclavitud es castigado por la rebelión y muchas veces por el exterminio “14. Pero los esclavistas criollos que no teman vergüenza en llamarse liberales, no hicieron caso de las referencias que Bolívar había hecho, sobre el envilecimiento que sufrieron los ilotas del yugo de los Lacedemonios, y sobre la alta significación de Espartaco en el levantamiento de los esclavos contra el imperio romano, como antecedentes para relievar la oposición del Libertador al modelo norteamericano de “democracia con esclavitud”. Bolívar nunca desmayó en su perentoria insistencia de liberar a los esclavos, y así lo reiteró siempre, exponiendo sus argumentos con razones de peso ético, jurídico y político, como lo hace en su proyecto de Constitución para Bolivia: “Legisladores: la infracción de todas las leyes es la esclavitud. La Ley que la conserve seria la más sacrílega. ¿Qué derecho se alegaría para su conservación? Mírese este delito por todos los aspectos, y no me persuado de que haya un solo boliviano tan depravado, que pretenda legitimar la más insigne violación de la dignidad humana”15. El proyecto de integración hispanoamericana trazado por Bolívar, que significaba la cooperación económica, política, cultural y militar de las nacientes repúblicas y la emancipación de los esclavos a escala continental, que fue expuesto en sus múltiples correspondencias diplomáticas y en su convocatoria al Congreso Anfictiónico de Panamá, suscitó, como era de esperarse, la más furibunda oposición del gobierno de los Ibidem , que no se limitó a sabotear la unidad hispanoamericana, sino que se dio a la tarea de desestabilizar la región, escindir a la Gran Colombia e intervenir descaradamente en los asuntos internos de nuestros países. William Tudor, por ejemplo, cónsul de Ibidem en el Perú, escribió a Henry Clay, Secretario de Estado en Washington, hablándole de sus nexos con México, Chile, Guatemala y Argentina, garantizándole que “todos esos estados se unirán para oponerse a la influencia del dictador” (léase Bolívar)16. En su correspondencia con Clay, Tudor hace hincapié en un hecho de extrema sensibilidad para su gobierno, al resaltar alarmado que el proyecto del Libertador “se funda en la emancipación de los esclavos y en su cruel acusación de la esclavitud”, indicando que “es sobre este punto que concretamente puede atacarnos”17. La oposición de los Ibidem contra el proyecto social y político del Libertador es bastante elocuente. Tudor da constancia de ello cuando insiste: 13 BOLÍVAR, Simón: Carta a Santander. San Cristóbal, 20 de abril de 1820. 14 Ibidem. 15 BOLÍVAR, S.: Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia. Lima, 25 de mayo de 1826. 16 TUDOR, William: Carta a Henry Clay. 15 de junio de 1826. 17 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “… su fe principal (la de Bolívar) la tiene depositada en el odio a la esclavitud y el deseo de abolirla (…) Leed su incendiaria diatriba contra ella en la introducción a su indescriptible Constitución (para Bolivia); tómense en consideración las pérdidas y destrucciones consiguientes a la emancipación (de los esclavos) y que el régimen no podrá jamás ser restablecido en estos países (…) téngase presente que sus soldados son de mezcla africana calcúlese el censo de nuestros esclavos (en los Ibidem ) (…) y luego, sin aducir motivos ulteriores, júzguese y dígase si el LOCO de Colombia podrá habernos molestado. !Ah, señor, este es un asunto cuyos peligros no se limitan a temerle a él!”18. (Mayúsculas de Tudor. Subraya mía). Por otro lado, Alexander Everett, acreditado por Washington ante el gobierno de España, afirmó que “Difícilmente podría ser la intención de los Ibidem alentar el establecimiento de un despotismo militar en Colombia y Perú (bajo el mando de Bolívar), cuyo primer movimiento sería establecer un puesto de avanzada en la isla de Cuba. Si Bolívar realiza su proyecto, será casi completamente con la ayuda de las clases de color, las que, naturalmente, bajo estas circunstancias, constituirían las dominantes del país… Un déspota militar de talento y experiencia al frente de un ejército de no es ciertamente la clase de vecino que naturalmente quisiéramos tener” 19. (Subrayas mías). En tales condiciones -concluye Everett-, “Vacilaría mucho acerca de si está bien insistir sobre el reconocimiento de la República de Colombia como cosa a agradable para los Ibidem” 20. Lo anterior está a tono con lo escrito por Wilson, representante del Libertador en los Ibidem: “Aquí se ve la anomalía singular de unos hombres cuyo solo objeto parece ser tratar de dar mayor extensión a la democracia para sí, pero defendiendo con furor de caníbales el despotismo más feroz cuando conviene a sus intereses personales. Su apego a su sistema de esclavitud es tal, que seria mil veces más fácil persuadir a un fiel católico de los absurdos de su religión o a un mahometano de la falsedad de la suya, que a todos los liberales de su inconsecuencia”21. Bolívar sentía especial aversión a los liberales que, a nombre de la libertad, son temas que los amos no podían ser despojados de sus esclavos porque ello equivalía a un atentado contra el principio de la intocabilidad de la propiedad privada. Ello explica en buena parte su antagonismo irreversible con los inspiradores de la Constitución de Cúcuta y con las posturas políticas del gobierno de los Ibidem , en cuyo territorio había más de dos millones de negros esclavizados y los indígenas estaban confinados en verdaderos campos de concentración que llamaban resguardos. Democracia y esclavitud, libertad y despotismo, justicia y desigualdad social, fraternidad y segregación racial eran, para Bolívar, conceptos antagónicamente opuestos e inconciliables. Sin embargo, sus enemigos políticos pugnaron por hacerlos coexistir en nombre del liberalismo. Hoy pueden ustedes contemplar sus consecuencias. 18 TUDOR, William: Carta a Henry Clay. 3 de septiembre de 1827. 19 Ver: MEDINA CASTRO, Manuel: “Estados Unidos y América Latina, Siglo XIX”. Casa de Las Américas. La Habana, Cuba, 1968. 20 Ibidem. 21 WILSON, Robert, citado por C. Parra Pérez: “La Monarquía en la Gran Colombia”. Madrid, España, 1957, p. 376. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP En su más firme convicción revolucionaria y democrática el Libertador luchó siempre por la abolición de la esclavitud, porque, como decía él, era el colmo de la depravación: “¡Un hombre poseído por otro!!Un hombre propiedad! Fundar un principio de posesión sobre la más feroz delincuencia no podría concebirse sin el trastorno de los elementos del derecho y sin la perversión más absoluta de las nociones del deber”22. El trastorno y la perversión impuesta por el imperialismo yanqui a nuestros pueblos, se originan en la esclavitud del hombre propiedad de los días de Adams y Monroe, y se perpetúa en la enajenación del hombre cosa del tiempo de Nixon, Reagan, Kissinger y Bush. 2.2 BOLÍVAR Y LA IGUALDAD SOCIAL El Contrato Social de Rousseau, como expresión de la libertad social superior llamó poderosamente la atención de Bolívar y de su maestro Simón Rodríguez, sobre todo en lo que atañe con la erradicación de las desigualdades sociales. Pero éstos, que detestaban por principio la imitación servil y mecánica, reelaboraron los aspectos más positivos del pensamiento de Rousseau, hasta crear una concepción propia, original, basada en la perspectiva de la igualdad social- y la República Posible- que nuestra América exigía. Rodríguez, por ejemplo, abandona a Rousseau cuando estima que éste, ensimismado en el individualismo, permite el paso al utilitarismo egoísta en detrimento de la colectividad. “Los hombres -dice Simón Rodríguez-, se reúnen por sus intereses que buscando cada uno su conveniencia sin consultar la del otro, yerran todos al fin de la unión, porque los intereses se chocan: que ese es el motivo de todas las desavenencias y estas, la causa de todas las guerras” 23. En consecuencia -agrega-, “el único medio de establecer la buena inteligencia es hacer que todos piensen en el bien común, y que ese bien común es la República: debemos emplear medios tan nuevos como nueva es la idea de ver por el bien común, de ver por el bien de todos” 24. Aquí está lo sustancial en lo que respecta a los principios filosóficos y políticos que diferencian a Rodríguez y Bolívar con respecto al liberalismo burgués. El clímax del pensamiento liberal burgués se enmarcaba dentro de la vieja idea, esto es, procurar a toda costa la hegemonía del individualismo utilitarista: la propiedad privada es la teología fundamentalista de esa doctrina. Para Bolívar y Rodríguez, en cambio, la República no puede ser otra cosa que expresión orgánica del bien común y el Estado tiene su razón de ser como garante del bienestar social. El principio asociativo, en este caso, es causa y efecto de la solidaridad humana. Refiriéndose a los indígenas de América, Bolívar denunció que era imposible detallar la opresión y exterminio a que habían sido sometidos: “En Méjico -nos dice-, más de un millón de sus habitantes han perecido en las ciudades pacíficas, en los campos y en los patíbulos”25. 22 BOLÍVAR, S.: Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia”. 25 de mayo, 1826. 23 RODRIGUEZ, Simón: Op. Cit., T.I, p. 131. 24 Ibidem. 25 BOLÍVAR, Simón: Carta al editor de “The Royal Gazeete” Kingston, Jamaica, 18 de agosto de l815. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Con una profunda indignación denuncia igualmente “… la abominable destrucción de, los Incas y de casi toda la población del Perú” y “los sufrimientos sin ejemplo que experimentaron Tupac Amaru y toda su real familia”26. Pero expone como ejemplo que “…los indómitos y libres araucanos son sus vecinos y compatriotas; y su ejemplo sublime es suficiente para probarles, que el pueblo que ama su independencia por fin la logra”27. Por eso, pensaba el Libertador, la guerra de independencia es una lucha justa, pero no basta. Porque, si no se ve por el bien común, si lo que se funda es un Estado que prohíbe la desigualdad social, el privilegio de unos Pocos y la segregación de los más, si no se establece un ordenamiento legal que proteja y defienda al pueblo, entonces, advierte Bolívar, “la sociedad es una confusión, un abismo: es un conflicto singular de hombre a hombre, de cuerpo a cuerpo” 28. ¿No les parece que tales palabras describen con extraordinaria exactitud la sociedad colombiana actual? Consecuente con sus ideales, Bolívar decretó la abolición de la esclavitud y puso fin a la servidumbre indígena, fijando, además, los primeros elementos para una legislación laboral progresista29. “Los pobres indígenas -dice- se hallan en un estado de abatimiento verdaderamente lamentable. Yo pienso hacerles todo el bien posible: primero, por el bien de la humanidad, y segundo, porque tienen derecho a ello, y últimamente, porque hacer bien no cuesta nada y vale mucho”30. Contemplando las ruinas de la cultura incaica el Libertador expresó su admiración y asombro ante la grandeza y la originalidad de aquella civilización. No era casual entonces, que en correspondencia que le dirige al Presidente del Perú, Bolívar le manifieste: “Diré a usted con franqueza que a primera vista me parecen los nietos y conciudadanos de los Incas los mejores de los peruanos”31(subrayé). Conviene repetir que esta es la enorme diferencia existente entre el proyecto republicano del Libertador para nuestros países: los indígenas y los negros adquieren el rango de conciudadanos, de una parte, y de la otra el modelo de Washington donde los únicos ciudadanos eran los blancos. Indios y negros eran nada. Generalmente nos ha sido impuesta la visión de un BOLÍVAR militar, omitiendo calculada y cuidadosamente al Bolívar político, democrático, estadista, constitucionalista y reformador social, una de cuyas consignas, agitada durante el curso de la guerra emancipadora, vincula insoslayablemente su ideal de libertad con el de independencia e igualdad social: “Seremos para siempre libres, iguales e independientes”32. 26 Ibidem. 27 BOLÍVAR, Simón: Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. 28 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Congreso de Angostura, 15 de febrero de 1819. 29 BOLÍVAR, S.: Decreto. El Cuzco, 4 de julio de 1825. 30 BOLÍVAR, S.: Carta a Santander. Cuzco, Perú, 28 de junio de 1825. 31 BOLÍVAR, S.: Carta a Hipólito Unanúe. Cuzco, Perú, 22 de julio de 1825. 32 BOLÍVAR, S.: Proclama a los caraqueños. Tuy, 9 de enero de 1817. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Bolívar concebía la República desde una concepción eminentemente democrática, del mismo modo que ligaba en un todo dialéctico, como conceptos indisolubles porque no significan nada el uno sin el otro, los de igualdad y libertad con el de justicia: “La igualdad -nos dice él- es la reina de las virtudes republicanas y con ella se sostiene la justicia y la libertad que son las columnas de este edificio”33. Sobre tales conceptos reitera la necesidad de consagrar por ley la igualdad política y social: “No todos los hombres nacen igualmente aptos a la obtención de todos los rangos (…) la naturaleza hace a los hombres desiguales en genio, temperamento, fuerza y caracteres. Las leyes corrigen esta diferencia, porque colocan al individuo en la sociedad, para que la educación, la industria, las artes, los servicios, las virtudes, le den una igualdad ficticia, propiamente llamada política y socia1”34. En su proyecto de constitución para Bolivia el Libertador insiste de nuevo en la conquista de la igualdad social, porque, como anota él, constituye la base real y concreta para la fundación de una república genuinamente democrática: “He conservado intacta la ley de leyes: la igualdad. Sin ella perecen todas las garantías, todos los derechos. A ella debemos hacer todos los sacrificios”35. Simón Rodríguez, quien dicho sea de paso, participó en las primeras reuniones que dieron origen a la incipiente organización del movimiento socialista europeo, criticó en varias oportunidades la estructura orgánica social del sistema capitalista y se refirió a sus odiosas discriminaciones entre pobres y ricos, donde “el Gobierno hace azotar, arrastrar por las calles, colgar a una argolla, marcar o mutilar al Pobre, por acciones que llaman delitos” y las mismas, en el Rico, son debilidades (…) La gente pudiente tiene Honor -la infeliz no debe tenerlo- y la sociedad no tiene vergüenza de hacer estas distinciones” 36 (mayúsculas y subrayas son de Rodríguez). Bolívar, lo mismo que su maestro, condenó siempre tan odiosas “distinciones”. Por eso consignó en sus manifiestos programáticos: “Nosotros somos miembros de una sociedad que tiene por bases constitutivas una absoluta igualdad de derechos y una regla de justicia, que no se inclina jamás hacia el nacimiento o fortuna, sino siempre en favor de la virtud y el mérito”37. Pero Bolívar habla de la igualdad no sólo frente a los interesados en perpetuar las odiosas distinciones sociales con base en títulos, apellidos y fortunas, sino también contra las discriminaciones por motivo de raza o de clase social: “¿Nuestras armas no han roto las cadenas de los esclavos? ¿La odiosa diferencia de clases y colores no ha sido abolida para siempre?”38. 33 BOLÍVAR, S.: Discurso con motivo de la incorporación de Cundinamarca a las Provincias unidas. Bogotá, 23 de enero de 1815. 34 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. 35 BOLÍVAR, S.: “Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia. 25 de mayo 1826. 36 RODRÍGUEZ, Simón: Op. Cit., T.I, p. 379. 37 BOLÍVAR, S.: Discurso en Tenerife. 24 de diciembre de 1812. 38 BOLÍVAR, S.: Proclama al Ejército Libertador. Angostura, 17 de octubre 1817. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Ciertamente, como lo ha dicho Pividal: “…reconocer, un año antes de que naciera Carlos Marx: que existían diferencias de clases y clasificarlas de odiosas es una concepción tan avanzada que todavía hoy nos sorprende”39. 2.3 IMPORTANTE CONTROVERSIA IDEOLÓGICA Era inevitable que el gran debate ideológico y político que el Libertador tuvo que enfrentar ante el Santanderismo que, apoyado por el gobierno de Washington, agrupaba a los enemigos de la integración republicana y solidaria de la América Hispana, se agudizara hasta un punto tal que provocó la ruptura del naciente Estado colombiano, que fue envuelto en violentas discordias azuzadas por los agentes de los gobiernos de Ibidem , Inglaterra y Francia. Los terratenientes y esclavistas y una incipiente y mañosa oligarquía de comisionistas, usureros y contrabandistas coincidieron en sus intereses contra Bolívar. Y, desde luego, no podían estar de acuerdo con éste en la definición que hizo sobre los principios del Estado democrático. En efecto, Bolívar había proclamado que para la fundación de la República sus bases deben ser la soberanía del pueblo, la división de los poderes, la libertad civil, la abolición de la monarquía y de los privilegios y la libertad de los esclavos. “Necesitamos la igualdad -dice Bolívar-, para refundir, digámoslo así, en un todo, la especie de los hombres, las opiniones políticas y las costumbres Públicas”40. El proyecto estratégico del Libertador comprende tres niveles orgánicos unidos: 1) En lo militar, se trata de liquidar, por medio de la guerra de independencia tres siglos de dominación colonial. 2) En lo social, abolir la servidumbre indígena, liberar a los esclavos, establecer la igualdad política y social, y la educación popular, generalizada y republicana dirigida por el Estado. 3) Y en lo que respecta al Estado, definir que su papel es el de proteger el bienestar social y aquilatar las libertades públicas. Y a escala internacional: 1) Unir a los pueblos hispanoamericanos para preservar su independencia y su libre autodeterminación nacional. 2) Crear la cooperación internacional de los pueblos. 3) Fundar un organismo sostenido por los nuevos Estados, para defenderse de las amenazas expansionistas de Ibidem , Inglaterra y Francia. 4) Unidas en un sólo bloque continental de naciones hermanas, los Estados hispanoamericanos concurrirían a la fundación de un nuevo orden de equilibrio mundial, apoyado, no en factores de fuerza o Política, sino en principios de Derecho, abriendo una era de muy diversos nexos solidarios con los pueblos del planeta. Es evidente que el proyecto del Libertador aporta las primeras bases del Derecho Público Internacional. El pensamiento del Libertador desbordaba los estrechos límites ideológicos, jurídicos, políticos y filosóficos que habían anclado al liberalismo burgués en las mismas del utilitarismo más desenfrenado y de la barbarie impuesta por el capitalismo mundial. Los criollos ricos, descendientes directos de terratenientes y encomenderos, usufructuarios de resguardos y mitas, explotadores de indígenas, dueños de esclavos; comerciantes y contrabandistas que se lucraron exportando materias primas e importando manufacturas, estuvieron, en un 39 PIVIDAL, Francisco: BoIívar a lo BoIívar. Granma. La Habana, 2 de abril 1987. 40 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP comienzo, divididos en dos posiciones con respecto a la lucha Libertadora: unos, deseosos de conservar sus privilegios, se clasificaron como “realistas” o “godos”, esto es, partidarios de la autoridad del rey de España y de su sistema de dominación colonial. Los otros, interesados en romper las trabas que la metrópoli oponía a sus intereses de comerciantes y señores, e influidos por los nuevos vientos que soplaban en favor de la independencia, se declararon “Patriotas” y “liberales”. Más tarde, cuando la derrota de España era inminente, aquellos y éstos pasaron a competir celosamente para alcanzar posiciones de poder dentro de la causa triunfante. Y Así, unos. y otros, fingiendo lealtad a los Libertadores y reclamándose como republicanos ardientes, se dieron a la tarea de tomar el poder del Estado para adecuarlo a sus intereses particulares. Sus miras, como era lógico, se reducían a dejar intactas las relaciones de producción existentes, los privilegios y señoríos. Pero para lograrlo era preciso combatir y derrotar los proyectos trazados por Bolívar, desmovilizar y desarmar al Ejército Libertador y escindir a Colombia, lo que lograron a plenitud en 1830 cuando asesinaron a Sucre y se apagó la vida del Genio de la Libertad. Desde entonces hasta nuestros días han defendido su poder valiéndose de los métodos que conocen con destreza: latrocinios, crímenes, fraudes y masacres. Bolívar supo comprender que los indígenas, mestizos, negros, zambos, mulatos, o los llamados “Pardos” que siguieron a Boves y combatieron contra los patriotas, no lo hacían por defender al rey sino para lograr el acceso a conquistas y derechos sociales que siempre les habían negado. Boves, como bien se sabe, ofrecía a sus seguidores participación en los despojos hechos a los “blancos mantuanos” que, además de constituir el grupo social dominante de la economía venezolana, era racista. Y el pueblo, como observan los cronistas, no era realista ni republicano, pero estaba dispuesto a luchar por quien le prometiera repartición de tierras e igualdad social. Por eso, cuando Bolívar define los contenidos sociales de su programa político y social, y cuando los que habían acompañado a Boves engrosan las filas del ejército emancipador, la contradicción entre el Libertador y la oligarquía criolla se pone de manifiesto. La oligarquía venezolana no podía convenir en que los grupos sociales discriminados, explotados y secularmente humillados, que en conjunto comprendían la gran mayoría de la población, conquistasen los mismos derechos que los blancos criollos. La oligarquía venezolana chocó contra el programa político y social del Libertador, porque dedujo que preconizar la justicia como tarea nacional conduciría a la abolición de la esclavitud ya la supresión de las diferencias de clase, es decir, significa fomentar la enseñanza para todos, poner fin a las discriminaciones por razón de título, origen, apellido y fortuna, reprimir los monopolios particulares y el contrabando de gran escala y eliminar los latifundios. En otras palabras, los blancos ricos llamados “mantuanos”, no querían destruir el ordenamiento de la economía colonial. Querían, dicho de otro modo, convertirse en los únicos al mando de un nuevo ordenamiento político que conservara las viejas instituciones económicas del colonialismo. En este caso, se trata de una estructura política nueva en apariencia o en su forma con la función de perpetuar las viejas formas de explotación y opresión económica y social. Y tal ordenamiento es el que el liberalismo llamó “democracia”. La controversia que debió enfrentar el Libertador abarca todo el espectro social, económico, jurídico, político y filosófico. Frente a quienes sólo deseaban formar “gobiernitos” en torno a sus fundos, Bolívar luchó por la unidad nacional, el Estado-Nación, la creación de la Gran Colombia integrando a Venezuela con Nueva Granada, Panamá y Ecuador, y la cooperación y unidad de los Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP nacientes Estados hispanoamericanos confederados en el Congreso Anfictiónico de Panamá, como única garantía de consolidar la independencia recién lograda y de protegerse frente a la voracidad de las potencias de Europa y Ibidem. Frente al imperio de los fraudes electorales que servían de vehículo para el ascenso al poder por parte de elementos ineptos e inmorales, empleó formas plebiscitarias y diversas formas de consulta directa a la nación en masa, y asumió la dictadura aclamada por el pueblo, como un instrumento republicano para casos excepcionales, como transición forzosa que creara las condiciones de devolver al pueblo su soberanía primitiva, instándolo a fundar su contrato social. Contra la campeante impunidad de las autoridades que abusan del poder, y la deshonestidad de los funcionarios del Estado que se enriquecen a costa del tesoro público, propuso leyes y mecanismos severos que reprimieran en forma eficaz tales desmanes y latrocinios, y varios ladrones del Estado, como los llamó Bolívar al compararlos con las alimañas que se nutren de la sangre humana, sufrieron la pena capital. Frente al ambiente entumecido por el oscurantismo de tres siglos, formula la educción popular, generalizada, obligatoria, laica y gratuita, indicando que la primera obligación del Estado es darle educación al pueblo. Para ello fijó normas pedagógicas originales de contenidos sociales y académicos para formar republicanos, estimando que no puede haber República sin pueblo y que no se puede hablar de democracia sin pueblo culto. Y propone, en fin, un tipo de Estado en el que, además de la división de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, se establezca un Poder Moral y un Poder Electoral, independientes de las otras ramas del poder, para inculcar la ética ciudadana, combatir la impunidad y el abuso de los gobernantes, así como erradicar los fraudes electorales que han permitido a una camarilla dominante reproducir su dominación, amparándose en la fuerza misma del Estado. Para Bolívar era más importante el contenido social y democrático del Estado, que la forma, cualquiera que sea, que éste adoptase, o que las declaraciones que tuviera a bien formular. No es el atuendo formal lo que define un Estado como democrático, sino el respeto y protección de los derechos ciudadanos. Por eso denunció las tendencias perniciosas que suelen conducir los Estados hacia su degeneración en la tiranía o que, bajo la guía de un liberalismo absurdo, consagre el desenfreno individualista y provoque la anarquía: “Los Estados son esclavos -advierte él-, por la naturaleza de su constitución o por el abuso de ella; luego un pueblo es esclavo cuando el gobierno por su ausencia o por sus vicios, holla y usurpa los derechos del ciudadano o súbdito”41. 2.4 EL FETICHISMO JURÍDICO Y LA REALIDAD Cuando Bolívar afirma que “… la excelencia de un gobierno no consiste en su teorética, en su forma, ni en su mecanismo, sino en ser apropiado a la naturaleza y al carácter de la nación para 41 BOLÍVAR, S.: Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP quien se instituye”42, está, como lo dijera López de Mesa, afirmando la autoctonía del pensamiento latinoamericano en materia constitucional, ideológica, jurídica, intelectual y Política34 No se hizo el pueblo para la ley, sino la ley para el pueblo, como reza un antiguo proverbio bíblico. Hay una contradicción muy aguda entre el espíritu dogmático y fetichista de Santander que erige obedecer la ley “aunque se lleve el diablo a la República”35, y el espíritu abierto, democrático y revolucionario del Libertador cuando resalta que el pueblo es “la fuente de las leyes”36 Ese mismo fetichismo santanderista se manifestó hace pocos años, cuando se pretendió discutir la validez legal de un acto que el pueblo erigió por voluntad propia y en forma plebiscitaria para la reforma o el cambio de la Constitución Nacional, como ocurrió en 1991. Desconociendo así que ningún poder constituido, como la Corte y el Congreso, puede suplantar, restringir o condicionar lo decidido por el único poder constituyente que es el pueblo, que, precisamente por ser el Soberano, puede actuar cuando y como lo desee. Esto en teoría, porque, como ya hemos visto en lo manifestado por Rousseau, aunque la voluntad del pueblo es siempre recta, se le engaña con frecuencia. Las trampas, las manipulaciones politiqueras suelen torcer o impedir el querer de la voluntad general, como constantemente ocurre en Colombia. Es del caso recordar lo declarado por Gilberto Alzate Avendaño, cuando se refería al dogmatismo de los legisladores y políticos que se opusieron al Libertador: “Ellos profesaban una especie de albañilería constitucional, en que los moldes previos, con andamios y formaletas conceptuales, con ladrillos ideológicos superpuestos, se iba formando la fábrica del Estado en cualquier sitio. No sabían que cada nación engendra su propia forma (…) Desde Francia y Ibidem les llegaban esas ideas reconstituyentes en cápsulas verbales y frascos de vistosa etiqueta (…) Cuando el Libertador preconiza un código de leyes colombianas, era impugnado y saboteado en nombre de los sacrosantos principios de la Revolución Francesa o de la democracia anglosajona”37 Pero el dogmatismo de esos impugnadores no se debía a simple incapacidad, como lo deduce Alzate Avendaño. Había entre ellos hombres de reconocido talento. Sería más exacto decir que su posición estaba enmarcada por intereses y privilegios de clase muy definidos. Los criollos ricos miraban con franca desaprobación los proyectos políticos y sociales del Libertador, no porque no los comprendieran, sino porque los asimilaban al postulado rousseauniano de la libertad social superior y la democracia popular directa. Ellos querían un Estado como aparato de fuerza para someter al pueblo trabajador de la nación. Y, desde luego, se oponían al Estado como órgano llamado a establecer, orientar y defender la igualdad social. Por eso miraron con agrado el modelo norte- americano de democracia con esclavitud, del que tomaron, además, la bandera federalista como forma estatal apropiada para conservar sus privilegios provincianos, esclavistas y señoriales. Bolívar habla de los aparatos del Estado como órganos de un mecanismo interdisciplinario para velar por la soberanía nacional y el bienestar del pueblo. Si el Estado no se constituye para tal 42 Ibidem 34 LÓPEZ DE MESA, Luis: “Simón Bolívar y la Cultura Hispanoamericana”. Revista América, Nros. 7-8. Colombia, 1945. 35BOLÍVAR, S.: Carta a Santander. Lima, 7 de abril de 1825. 36 BOLÍVAR, S.: Carta a Santander. Pasto, 14 de octubre de 1826. 37 ALZATE AVENDAÑO, G.: El Redescubrimiento del Libertador”. Revista U. de Med. No 40 1983.P 181. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP objeto, es decir, si el Estado no es el organismo emanado de la sociedad humana para fijar sus reglas de convivencia y bienestar, entonces, dicho Estado sería un monstruo, no tendría razón de ser y la obligación de todo ser ático es levantarse para destruirlo. Los legisladores y políticos que, como decía Bolívar, imaginaron “repúblicas aéreas” 38, hicieron un diseño a puro calco de un tipo de Estado inconsistente y amorfo: “Nuestro triunvirato -advierte él-, carece, por decirlo así, de unidad, de continuación, de responsabilidad individual: está privado de acción momentánea, de vida continua, de uniformidad real, de responsabilidad inmediata, y un gobierno que no posee cuanto constituye su moralidad, debe llamarse nulo”39. Con toda razón decía Bolívar a Santander: “…veo nuestras leyes como Solón, que pensaba que sólo servían para enredar a los débiles y de ninguna traba a los fuertes”40. Enredar a los débiles y dar soltura a los poderosos: acorralar indios y esclavizar a los negros, reprimir los anhelos de los explotados: tal la función que debe cumplir el Estado según el punto de vista de la oligarquía criolla que, precisamente, lo que más admiraba de Ibidem era la apariencia de democracia cobijando la realidad de la plutocracia. En su mensaje a la Convención de Ocaña, Bolívar reitera y profundiza su crítica al ordenamiento del país, considerándolo contraproducente y opuesto a la naturaleza de una república que se presume democrática: “Nuestro ya tan abultado código -expresa a los convencionistas-, en vez de conducir a la felicidad ofrece obstáculos a sus progresos. Parecen nuestras leyes hechas al acaso: carecen de conjunto, de método, de clasificación y de idioma. Son opuestas entre sí, confusas, a veces innecesarias y aun contrarias a sus fines”41. Y agrega: “La ley, pues, hecha al intento ha resultado mucho menos adecuada que las antiguas, amparando directamente los vicios que se procuraban evitar”42. En gran parte, nuestros primeros pasos en materia constitucional y en lo que respecta a la fundación del Estado, estuvieron signados, no por los Libertadores que combatían en los campos de batalla, sino por los “hombres de las leyes”, por congresistas, de quienes resultó, como estadistas improvisados y en su condición de representantes de sectores sociales minoritarios y privilegiados, la proclamación de una república democrática sin pueblo, regida por constituciones que pretendían lo más insólito: hacer que el país coincidiera con su constitución. Si no coincidía, peor para él y ha sido hasta hoy. Se cumplía de este modo el fenómeno metafísico más asombroso: la constitución no creación del cuerpo social, sino que, por el contrario, éste es una emanación de aquella. Esta inversión de valores, filosóficamente hablando, ha permitido que en Colombia, a lo largo de más de un siglo y medio, se haya mantenido vigente la dicotomía de un país formal que no se corresponde con el país real: un país de papel que no se identifica con el país de los hombres de carne y hueso, 38 BOLÍVAR, S.: Manifiesto de Cartagena. 15 de diciembre de 1812. 39 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. 40 BOLÍVAR, S.: Carta a Santander. Magdalena, Perú, 8 de julio de 1825. 41 BOLÍVAR, S.: Mensaje a los convencionistas reunidos en Ocaña. 29 de feb. 1828 42 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP quienes, además, han de estar Sometidos a aquél. Esto, sin embargo, nunca ha tenido importancia para los que vegetan plácidamente en sus “repúblicas aéreas”. Bolívar ideó un Estado republicano, democrático, ágil, sencillo, fuerte y estable, que garantizara la participación popular en la vida y progreso de la nación. “El sistema de gobierno más perfecto -nos dice él-, es aquel que produce mayor suma de seguridad social y mayor suma de estabilidad política”43. Y concluye con la siguiente reflexión: “Sólo la democracia, en mi concepto, es susceptible de una absoluta libertad, pero, ¿cuál es el gobierno democrático que ha reunido un tiempo, poder, prosperidad y permanencia?”44. Ya nos hemos referido a la ausencia de democracia del modelo republicano de los Ibidem desde su mismo origen. En la antigüedad los ensayos democráticos en Atenas y Roma no admitían como ciudadanos a los ilotas, esclavos, plebeyos y trabajadores jornaleros. Además, nos enseña Bolívar, fueron brevísimos ensayos de libertad en medio de una larga historia de despotismos “Los anales de los tiempos pasados os presentarán millares de gobiernos. Traed a la imaginación las naciones que han brillado sobre la tierra, y contemplaréis afligidos que casi toda la tierra ha sido y aún es víctima de sus gobiernos. Observaréis muchos sistemas de manejar hombres, mas todos para oprimirlos…”54. ¿De quién teníamos que aprender republicanismo democrático? Se pregunta Bolívar. Francia, la inspiradora de los Derechos del Hombre, había sido siempre un imperio. Inglaterra, además de su carácter imperial y de su conocida vocación colonialista, “conservaba la monarquía al lado del parlamento. Ibidem, hostil siempre a la lucha independentista de las colonias hispanoamericanas, se regía por el ya citado modelo de democracia para blancos, exterminio y esclavitud para indígenas y negros. ¿Y qué decir de los demás países europeos, asiáticos o africanos? En todos ellos, señala el Libertador, el poder ha sido ejercido por una minoría opresora y cruel que subyuga a las inmensas mayorías de los pueblos. Por eso, aunque destaca como un notable avance que Colombia, “constituyéndose en una República democrática, proscribió la anarquía, las distinciones, la nobleza, los fueros, los privilegios, declaró los derechos del hombre, la libertad de obrar, de pensar, de hablar y de escribir”55, advierte, no obstante, que “no puede haber república donde el pueblo no esté seguro del ejercicio de sus propias facultades”56, pues, concluye, “la libertad civil es la verdadera libertad; las demás son nominales o de poca influencia con respecto a los ciudadanos”57. Comprendía entonces que no era posible fundar una república perfecta mientras el pueblo, en su mayoría analfabeta, estaba marginado, y sólo podía conformarse, en el mejor de los casos, con sentirse representado en corporaciones de las que nada sabía, pues le eran extrañas. Y lo son. Como si fuera poco, los representantes, ajenos y contrarios a los intereses de la nación laboriosa, terminaban suplantando la voluntad de sus electores o delegatarios. 43 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. 44 Ibidem 54 Ibidem 55 Ibidem 56 Bolívar S.: Discurso al Congreso de Cúcuta. 3 de octubre de 1821. 57 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “Debemos confesarlo -nos dice Bolívar-: los más de los hombres desconocen sus verdaderos intereses y constantemente procuran asaltarlos en manos de sus depositarios”58. En tales condiciones, el Libertador señala que le corresponde al Estado privilegiar las funciones de protección y defensa de los intereses y derechos del pueblo: “Todo no se puede dejar al acaso y a la ventura de las elecciones, el pueblo se engaña más fácil que la naturaleza perfeccionada por el arte”59. El contagio de las arbitrariedades propias de toda guerra entre los caudillos militares, y las ambiciones egoístas de los gamonales políticos incrustados en el poder del Estado, fueron un poderoso elemento distorsionador, sobre el que Bolívar llamó la atención en muchas ocasiones, como cuando manifestó a don Pedro Gual: “persuádase usted (…) que estamos sobre un abismo, o más bien sobre un volcán listo a hacer explosión. Yo temo más a la paz que a la guerra, y con esto le doy a usted la idea de todo lo que no digo”60. Y esa crisis será inevitable y terrible, sobre todo porque los legisladores, como lo advierte Bolívar, “piensan que la voluntad del pueblo es la opinión de ellos”61. Y así lo manifiesta a Santander: “¿No le parece a usted (…) que esos legisladores más ignorantes que malos, y más presuntuosos que ambiciosos, nos van a conducir a la anarquía, y después a la tiranía, y siempre a la ruina? Yo lo creo así y estoy cierto de ello (…) Los que se creen Licurgos, Numas, Franklines, y Camilo Torres y Roscios, y Uztaris y Robiras, y otros númenes que el cielo envió a la tierra para que acelerasen su marcha hacia la eternidad, no para darle repúblicas como las griegas, romanas y americanas, sino para amontonar escombros de fábricas monstruosas y para edificar sobre una base gótica un edificio griego al borde de un cráter”62. La ignorancia, que nunca ayudó a nadie, es el caldo de cultivo para la perversión y el oportunismo. La ignorancia envilece y postra al que la padece, y lo prepara para las torceduras y fraudes. Por eso, insistía Bolívar, hombres virtuosos conforman las repúblicas. La virtud entraña conocimiento y dominio del ser y de su entorno. La virtud construye los derechos y funda los deberes y, sobre todo, forma la moral y la impone sin necesidad de normas represivas que la impongan, porque, como lo ha planteado Alberto Aguirre: “El sentido moral y el de la justicia son cualidades inherentes a todos los hombres”63; haciéndonos recordar la sabia enseñanza de Pitágoras: “Los deberes de virtud son aquellos para los cuales no hay ninguna legislación externa”64. El fetichismo jurídico legado por el santanderismo ha hecho carrera en nuestro país oficial, hasta el extremo de creer que con la modificación de ciertas formulaciones legales, queda modificada, automáticamente, la realidad que padecemos. 58 BOLÍVAR, S.: Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia. 25 de mayo, 1826. 59 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. 60 BOLÍVAR, S.: Carta a don Pedro Gual. Guanare, 24 de mayo de 1821 61 BOLÍVAR, S.: Carta a Santander. San Carlos, 13 de junio de 1821 62 Ibidem 63 AGUIRRE, Alberto: “Cuadro”. El Colombiano, Medellín, 24 de abril del 2000. 64 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “Este fetichismo de la ley, esta creencia ciega en que la ley puede cambiar las costumbres de un pueblo y sembrar, en sus ciudadanos, la virtud, proviene de la aberración que presidió nuestros inicios como cuerpo social. Producto de una conquista, que se realiza con violación y arrasamiento del orden existente, la nación brota por la súbita superposición de normas y costumbres exóticas, sin arraigo histórico”65. Y en esto tiene toda la razón el académico Germán Arciniegas, cuando escribe que “en América fue primero la religión que la moral; fue primero la ley que la costumbre; fue primero el Estado que la Nación; fue primero la gramática que la lengua. Somos fomalistas”66 El formalismo es la coartada preferida para el encubrimiento, sobre todo porque permite, en la mayoría de los casos, la disociación de lo ético de lo legal. Suele decirse como justificación de muchas aberraciones, que está permitido todo lo que no esté expresamente prohibido por la ley. Es la consagración de la apariencia legal y la negación de la esencia misma de la ley. Dice Gutiérrez Girardot, que fue Bentham quien “deslindó la ley de la ética, privando así al Estado de su fundamento moral”67. Este deslinde es la nota dominante en la Política de la burguesía contemporánea: la ética es un estorbo para el trajín politiquero de nuestros días. Es perfectamente explicable la adoración que Santander profesaba a su maestro en cuestiones utilitaristas Y usureras. Tal como lo demuestra Gutiérrez Girardot: “Bajo la forma de modernidad, liberalismo y democracia, el cuerpo de doctrina de Bentham podía ofrecer al Hombre de las Ley s la justificación de la violación moral de las leyes y de una dictadura del papel burocrático”68. Digamos con Alberto Aguirre que “ese deslinde, dicha escisión entre moral y política, suscita el apego formal a las leyes, con el consiguiente desdén de la moral. Es el signo de la república desde su nacimiento. Y en dicho deslinde arraiga la corrupción”69. Recordemos entonces con Aguirre lo que ha dicho Kant: “La verdadera política no puede dar nunca un paso sin rendirle previo homenaje a la moral. La política debe inclinar su rodilla ante la moral”70. La honradez y la solidaridad, el conocimiento y la tenacidad, la sinceridad y el amor al estudio y al trabajo son las virtudes cardinales que debe poseer todo legislador y gobernante, y deben grabarse con relieves de oro en el corazón y en la mente del hombre desde su niñez, tal como nos enseña José Martí: “El niño, desde que puede pensar, debe pensar en todo lo que ve, debe padecer por todos los que no pueden vivir con honradez, debe trabajar porque puedan ser honrados todos los hombres, y debe ser 65 Ibidem 66 Ibidem 67 Revista Universidad de Antioquia, No 241, Medellín, Colombia, 1995. 68 Ibidem 69 AGUIRRE, Alberto: “Cuadro”. El Colombiano, Medellín, 24 de abril del 2000. 70 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP un hombre honrado. El niño que no piensa en lo que sucede a su alrededor, Y se contenta con vivir, sin saber si vive honradamente, es como un hombre que vive del trabajo de un bribón, y está en camino de ser un bribón”71. La desgracia de Colombia es que sigue siendo gobernada por bribones que se reproducen sin cesar. 2.5 LOS PRIMEROS ENSAYOS CONSTITUCIONALES El 15 de diciembre de 1812 Bolívar hace un resumen crítico y autocrítico sobre los descalabros de los primeros ensayos constitucionales en Venezuela, para que en la Nueva Granada no se repitieran sus yerros. “Los códigos que consultaban nuestros magistrados no eran los que podían enseñarles la ciencia práctica del gobierno, sino los que han formado ciertos buenos visionarios que, imaginándose repúblicas aéreas, han procurado alcanzar la perfección política, presuponiendo la perfectibilidad del linaje humano. De manera que tuvimos filósofos por jefes, filantropía por legislación, dialéctica por táctica, y sofistas por soldados”1 . A partir de 1810, o sea desde la proclamación de los “Gritos de Independencia”, la Nueva Granada, lo mismo que los demás países hispanoamericanos, vivió una época de experimentos constitucionales, que expresaron en forma nítida los traumatismos conceptuales y la impericia heredados del colonialismo, así como la influencia política de la burguesía europea y norteamericana sobre los improvisados estadistas. De esta confluencia de factores teóricos y prácticos, surge una postura ecléctica que, igualmente, pone de relieve las limitaciones de una clase que aspira a ser dirigente y que, por un lado, necesitaba preservar sus privilegios a toda costa y, por el otro, reclamaba una ideología a nombre de la cual pudiese declarar la independencia y la creación de la república. Esa ideología fue el liberalismo, en nombre del cual la naciente oligarquía criolla (los comerciantes librecambistas, los terratenientes y esclavistas, los dueños de las minas y descendientes de los encomenderos), se dio a la tarea de idear un tipo de Estado que “legitimara” su poder y dejara intactas las relaciones de producción legadas por el viejo colonialismo. Tan contradictoria situación provocó graves conflictos que degeneraron en guerras civiles, en especial entre 1810 y 1815, cuando se pasa de la “Patria boba” a la feroz reconquista española con Pablo Morillo a la cabeza, y en el período de 1826 a 1830, cuando, luego de concluida la guerra emancipadora contra España, regresa el Libertador a Colombia. Conflictos y guerras que se recrudecieron y propagaron hasta el tiempo presente. Entre 1810 y 1815, el territorio granadino lo mismo que el de Venezuela, luego de su declaración de independencia, se convirtió en un archipiélago de pequeños Estados en pugna mutua por problemas de linderos y jurisdicciones. Santafé de Bogotá, Tunja, Cartagena, Mompós, Antioquia, Mariquita, El Socorro y otras regiones y ciudades pretendieron fijar sus propias constituciones y convertirse en Repúblicas autónomas y aisladas entre sí. Y lo que es peor, hostiles. 71 “Antología Mínima de José Martí”. Op. cit. T.I, pp. 81-82. 1 BOLÍVAR, S.: Manifiesto de Cartagena. 15 de diciembre de 1812. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Frente a ese fenómeno de explosión autárquica se levantó Simón Bolívar, convocando a la unión de nuestros pueblos y a su integración política. Fue ardua la tarea de cohesionar orgánicamente a esos “gobiernitos”, como paso necesario para la fundación de un solo cuerpo de nación y un Estado Nacional. Baste recordar que la Unión de Provincias Granadinas sólo pudo declararse, transitoriamente, cuando el Libertador Simón Bolívar tomó con su ejército a Santafé de Bogotá en 1814. Veamos brevemente los fundamentos de algunos de esos primeros ensayos constitucionales: En Santafé de Bogotá, tras el “Grito de Independencia” del 20 de julio de 1810, se formó la Junta Suprema que definía un nuevo orden para el Virreinato de la Nueva Granada. En el Acta de Independencia se declaraban las bases políticas que reconocían como suprema autoridad al rey de España, Fernando VII, porque, como anota el constitucionalista Becerra, “existía la creencia de que el rey era el único soberano. Era una monarquía sometida a un orden normativo constitucional”2 . Como el poder supremo estaba en manos del rey, se dio la formación de un orden político dividido en dos jerarquías: a) la jerarquía real, y b) la Representación Nacional, integrada por los organismos que entraron a operar. “El rey -escribe Becerra- debía gobernar aquí y en su reemplazo lo haría un vicepresidente. Crearon dos órdenes institucionales, en el primero el rey con la plenitud del poder y el segundo, un orden nacional llamado “representación nacional” que estaba integrado por tres organismos de poder a los que se denominó Junta Suprema (Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial)”3 . Inicialmente la plenitud del poder se confió a la Junta Suprema como la depositaria de todo el poder mientras se integraba un Congreso con delegatarios de todas las provincias. Era ella la encargada de repartir las actividades en secciones: 1) Negocios diplomáticos internos y externos. 2) Negocios eclesiásticos. 3) Gracia y Justicia. 4) Guerra. 5) Hacienda. 6) Policía y Comercio. De acuerdo con tal ordenamiento correspondía al vicepresidente la función ejecutiva. Pero el espíritu provinciano de los legisladores era tal, que la mayoría de éstos adoptó el federalismo y todas las provincias pasaron a darse su propio gobierno. El espíritu del federalismo llegó a tal extremo que cuando la Junta Suprema de Santafé de Bogotá convocó a todas las provincias para que enviaran delegados a un Congreso Constituyente, nadie asistió. Sólo los delegados centrales son los que redactan la Constitución del 4 de abril de 1811, denominada de Cundinamarca, que contiene ya una forma especial de organización política, en la que se racionalizaba todo el proceso de gobierno y su modelo es el que va a caracterizar en adelante el orden constitucional colombiano”4 . Se atribuyó a un Tribunal llamado Senado, compuesto por cinco miembros, la guarda de la Constitución. “El presidente gobernaría con cuatro vocales, especie de cogobernadores que formaban un ejecutivo plural, y se renovarían tres vocales periódicamente, quedando un vocal antiguo con el presidente, para poner al corriente a los nuevos vocales de su trabajo. Los cuatro 2 BECERRA, Gregorio: “Análisis Constitucional Colombiano”. Bogotá, 1986. P. 23 3 Ibidem 4 Ídem P. 24. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP vocales teman voto consultivo y en ocasiones era voto censura, dando lugar a una mezcla de voto consultivo y deliberatorio”5 . Se declaró en la Constitución que “El gobierno es un gobierno democrático, de elección popular”, aunque las votaciones eran indirectas. Los delegados o apoderados electorales, que integraban el “Serenísimo Colegio Electoral”, lo mismo que el Congreso, tenían facultades para reformar la Constitución o revisarla”6 . Correspondió a Antonio Nariño convocar a una reunión de delegatarios de todas las provincias para redactar, como se hizo el 27 de noviembre de 1811, un acta a manera de Constitución de la Unión Federal, que estableciera, en el plano teórico, la Confederación Granadina. Pero los partidarios de Camilo Torres, que eran miembros del Congreso de Santafé, habían decidido en oposición a Nariño, imponer la causa federalista a todo el territorio granadino y para tal efecto se había retirado a Tunja, donde el 21 de noviembre de 1811 proclamaron la Constitución de la República Independiente de Tunja declarando, como lo hizo Cartagena, la abolición de la monarquía española. Teniendo como fuente cultural el constitucionalismo francés, se consignó una total separación de poderes, y se definió, como lo hizo Cundinamarca, un organismo especial encargado de la guarda de la Constitución, idéntico al Senado de Censura, que prevé la existencia de una segunda Cámara o Senado con facultad de aprobar proyectos de ley. Becerra hace notar que “El Senado tenia carácter de Cámara Alta. Tanto en la Constitución de Tunja como en la de Antioquia del 3 de mayo de 1812, se prevé también la posibilidad o hipótesis de elección de apoderados de toda la federación (…) Por otro lado, en las Constituciones de Cundinamarca, Tunja y Antioquia se trata tangencialmente el problema de la jefatura del Estado para la representación ante los otros países”7 . Se consagró que el elector no debe tener trato con el elegido. De lo contrario, la elección sería nula. Esto bajo el pretexto de guardar la pureza de intención del elector y el compromiso del elegido con toda la sociedad. Se consagró también que todo funcionario era responsable políticamente. Para garantizarlo se creó el Senado de Censura, compuesto por cinco miembros, con dos funciones: juicios de residencia y arraigo judicial. Estas dos funciones “consistían en que cualquier ciudadano que se sintiera afectado en sus derechos, en sus libertades, en las garantías que le daba la Constitución, o que supiera por algún medio que un determinado funcionario u organismo violaba la Constitución, debía formular la acusación al Senado de Censura y éste abría un juicio al vencerse el período del funcionario para ser elegido. Este proceso se denominaba juicio de residencia. En las Constituciones de Tunja y Antioquia esta atribución la tenia la segunda cámara: el senado”8 . La proliferación de constituciones en las muy diversas comarcas granadinas, era expresión viva de las contradicciones latentes y objetivas de los caudillos provincianos. Tunja, por ejemplo, le declaró la guerra a Cundinamarca, improvisó un ejército para invadir a Bogotá y enfrentó a Sogamoso que 5 Ídem P. 25. 6 Ídem P. 26. 7 Idem Pp. 29-30 8 Ídem P. 31. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP quería adherir a la Unión Granadina. Por la misma razón Cartagena chocó con Mompós y se enfrentó a Santa Marta. El Socorro pretendió, lo mismo que Mariquita, fundar su Estado autónomo, mientras Antioquia permanecía como Estado aislado e indiferente con respecto a los demás Estados granadinos. El apogeo federalista fue una verdadera orgía de conflictos y guerras de carácter civil. Bolívar debió tomar con su ejército a Santafé de Bogotá para convocar desde allí a Tunja y a las demás provincias con el objeto de formar la unidad nacional. Sin embargo, cuando se acercó a Cartagena fue recibido a cañonazos por el coronel Manuel Castillo. El Libertador prefirió tomar el camino del exilio y zarpó hacia las Antillas para impedir una nueva guerra civil. Desde muy temprano nuestros caudillos aprendieron el uso de las triquiñuelas más diversas, para, en nombre de la ley, hacer prevalecer sus intereses o anular los de sus oponentes. Y, claro está, cuando no bastaban sus artimañas, quedaba expedito y motivado el campo para la concentración bélica. Esta fue la nota característica en el período de la “Patria ‘boba”, y sigue siéndolo hasta hoy. En medio del caos formal y legalista más insólito, la Nueva Granada se debilitó hasta un grado tan extenso, que facilitó la sangrienta reconquista española cuando apenas se estaba apagando el fuego de las contiendas civiles, y cuando Cartagena, Tunja, Santafé, Mompós, Mariquita, Neiva, Sogamoso, Leyva, San Gil, Girón, Charalá, Mogotes, Medellín y Ríonegro habían proclamado sus muy particulares constituciones soberanas y las habían reformado o se hallaban en trance de hacerlo. Como dice Rueda Vargas, entre 1811 y 1815 se propaga “una verdadera fiebre constitucional. Tenemos Cartagena, primera Constitución 1812, Cundinamarca, primera 1811; Estado de Cartagena, segunda 1812; Cundinamarca, segunda 1812; Estado de Mariquita, 1815; Estado de ‘Neiva, 1815; República de Cundinamarca, 1812; República de Tunja, 1812, Cundinamarca, reforma, 1815 y no se contentan con hacerlas: hay que reformarlas. No los culpemos (…) ¿Habrá gente más tarada en el mundo en punto a fórmulas legales, a papeleo, a derroche de tinta y verbalismo, que un congresista en este siglo XX? Parece imposible… “9 . Idéntica situación se vivió en Venezuela, donde las ciudades y provincias entraron en conflicto con Caracas. Bolívar refiere que el alud de yerros que dieron al traste con la primera República en Venezuela se hizo incontenible “cuando en el Coso Federal se Propuso, por algunos genios turbulentos, ansiosos de dominar en sus ciudades y provincias, la división de Caracas en pequeños estados, que debilitase más y más el gobierno federal, que por sí mismo no es fuerte. Los fogosos y sostenidos debates que sobre esta materia se tuvieron, inspiraron en los pueblos una desconfianza Y odio contra Caracas que originaron la sublevación de la provincia”10. Si en la Nueva Granada la nota primordial la daban los caudillos civiles formalistas y leguleyos, en Venezuela la daban los recalcitrantes caudillos militares, cuyas ambiciones en pugna provocaron la más furibunda desintegración del país y las más catastróficas y sangrientas reconquistas de los españoles. En 1813, cuando Bolívar culmina con un ejército de granadinos la Campaña Admirable y rescata a Caracas de manos españolas, encuentra, no obstante, que el espíritu disolvente de los caudillos 9 RUEDA VARGAS, Tomás: “Visiones de historia”. Bogotá, Colombia, 1930. P. 1. 10 BOLÍVAR, Simón: “Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño”. Cartagena de Indias, 15 de diciembre de 1812. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP venezolanos no había cambiado. Por el contrario, habían formado sus propios ejércitos para desconocer el gobierno de Caracas y establecer su poder en sus diversos dominios. Bolívar, en cambio, luchaba por la unidad de las provincias venezolanas como lo había hecho para unir a las granadinas, como punto de partida para derrotar al imperio español y emancipar a la América entera. Y en este empeño su decisión no admitía obstáculos de ninguna manera. Así lo hace saber al gobernador de Barinas: “A nada menos quisiera prestar materia que a las sospechas de los celosos partidarios del federalismo, que puedan atribuir a mira de propia elevación las providencias indispensables para la salvación de mi país; pero cuando penden de ellas la existencia y la fortuna de un millón de habitantes, y aún la emancipación de la América entera, toda consideración debe ceder a objeto tan interesante y elevado. Lamento ciertamente que reproduzcáis las viciosas ideas políticas que entregaron a débil enemigo una república entera (…) Malograríamos todos los esfuerzos y sacrificios hechos, si volviéramos a las embarazosas y complicadas formas de administración que nos perdió. ¿Cómo pueden ahora pequeñas poblaciones, impotentes y pobres, aspirar a la soberanía y sostenerla?”11. El más estrecho regionalismo servido en bandeja por el liberalismo federalista dio a los españoles el suculento banquete de la reconquista sangrienta de Venezuela, y encendió el suelo granadino con la sangre de sus hijos en sus choques fratricidas. Bolívar llama a la unión integradora de fuerzas para hacer frente común al opresor. El egoísmo que enciende las discordias alentadas por los caudillos es la perdición y la ruina. Así lo relieva Bolívar: “En la Nueva Granada, la lucha de pretensiones semejantes a las vuestras -le advierte al gobernador de Barinas-, degeneró en una abominable guerra civil, que hizo correr la sangre americana, y hubiera destruido la independencia de aquella vasta región, sin mis esfuerzos por conseguir una conciliación y el reconocimiento de una suprema autoridad. Jamás la división del poder ha establecido y perpetuado gobiernos (…) Si un gobierno descendiera a contentar la ambición y la avaricia humana, pensad que no existirían pueblos que obedeciesen”12. Pero Bolívar tendría que enfrentar a caudillos mucho más ambiciosos y poderosos que el gobernador de Barinas. Como por ejemplo al general Santiago Mariño, el más importante jefe militar del oriente de Venezuela, quien pretendía dividir el país para imponer dos gobiernos: uno en Cumaná y otro en Caracas. A él se dirigió el Libertador en tono enérgico: “Si constituimos dos poderes independientes, uno en el Oriente y otro en el Occidente, hacemos dos naciones distintas, que por su impotencia en sostener representación de tales, y mucho más de figurar entre las otras, aparecerán ridículas. Apenas Venezuela unida con la Nueva. Granada podría formar una nación que inspire a las otras la decorosa consideración que le es debida. ¿Y podemos pretender dividirla en dos? Este es el voto ahora de los venezolanos, y en solicitud de esta unión tan interesante a ambas regiones, los valientes hijos de Nueva Granada han venido a 11 BOLÍVAR, Simón: Al ciudadano Manuel Antonio Pulido, Gobernador de Barinas. Caracas, 13 de octubre de 1813. 12 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP liberar a Venezuela. Si unimos todo en una misma masa de nación, al paso que extinguimos el fomento de los disturbios, consolidamos más nuestras fuerzas y facilitamos la mutua cooperación de los pueblos a sostener su causa natural. Divididos, seremos más débiles, menos respetados de los enemigos y neutrales. La unión bajo un gobierno Supremo, hará nuestra fuerza y nos hará formidables a todos”13. No fue menos arduo el enfrentamiento de Bolívar con el general Manuel Piar, a quien ordenó fusilar luego de que éste intentara una sublevación, arrastrando a una parte de su ejército para establecer su propio feudo de poder en la Guayana. Como tampoco fue fácil persuadir al caudillo llanero José Antonio Páez, para que se incorporara con sus fuerzas del Apure al movimiento general y unitario del Libertador. Fueron esas divisiones, anota Bolívar, las que causaron el fracaso de las primeras repúblicas en mayor medida que la guerra con los españoles. Era el caos de nuestra América. Bolívar hacía parte de ese caos: se identificó con él y por eso mismo pudo descubrir los elementos de su unidad vital para que la creación fuera posible. 2.6 EL CONGRESO DE ANGOSTURA La violenta reconquista española, lógicamente, hizo añicos las “constituciones soberanas” de las ciudades y provincias de Nueva Granada y Venezuela sólo quedó un bastión de resistencia: el naciente ejército del Libertador diseminado en varios frentes guerrilleros entre los Llanos y el Orinoco. Comprendió Bolívar que la causa republicana dependía de la fuerza de su ejército y que era menester darle una base de legalidad, creando, así fuera transitoriamente, un órgano que llenara las funciones del jefe supremo en caso de ausencia temporal o definitiva de éste. Este órgano fue el Consejo de Estado cuyas atribuciones eran: disponer lo conducente a la liberación y pacificación del territorio conquistado por los republicanos, y la creación misma de la República. Tendría funciones ejecutivas y legislativas, y su mecanismo debería ser simple, vigoroso y concentrado. Tenía tres secciones cuyos presidentes nombró el mismo Libertador: la de Estado y Hacienda, a cargo de Francisco Antonio Zea; la de Guerra y Marina, bajo el mando de Luis Brion, y la del Interior y Justicia, presidida por Juan Martínez. Pertenecían al Consejo de Estado: Carlos Soublette, José Antonio Anzoátegui Y otros destacados independentistas vinculados al Ejército Libertador, lo mismo que el comisario general del ejército, Manuel Bremont. El decreto fijaba la independencia de la Corte Suprema de Justicia y, con el objeto de proteger el comercio, la producción y la agricultura, se dispuso, además de las corporaciones anotadas, un Tribunal de Comercio. Era, pues, un aparato tan simple y funcional como lo exigían la sobriedad y los imperativos de la guerra. La República, en realidad, estaba naciendo en los campamentos del Ejército Libertador. Con miras a la realización del Congreso de Angostura, Bolívar creó una Comisión Electoral que, además de corregir las prácticas fraudulentas en materia de votaciones, debía ocuparse de la redacción del Reglamento para la Segunda Convocatoria del Congreso de Venezuela. El 13 BOLÍVAR, Simón: Al ciudadano general en jefe de Oriente, Santiago Nariño. Valencia, 16 de diciembre de 1813. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP reglamento, dice Pividal, fue “un instrumento público en el cual contrastaban de manera violenta el formalismo escrito de las tradiciones electoreras Y la práctica revolucionaria que en realidad se llevó a cabo, como reflejo fiel de la voluntad del Libertador”14. “Las espinosas circunstancias que nos rodean -dice Bolívar-, están diciéndonos que por esta vez es preciso renunciar al método acostumbrado en semejantes elecciones”15. Los treinta elegidos para integrar el Congreso serian escogidos plebiscitariamente, agrega él “entre las divisiones militares y las parroquias libres”16. Resaltando, por último, la idea de la perspectiva nacional que habría de caracterizar al Congreso de Angostura: “Despréndanse los Diputados del espíritu de provincia y considérense como representantes de todos y cada uno de los distritos de Venezuela (…) Poco habríamos hecho si reconquistada la independencia venezolana nos circunscribiéramos a los términos de estas provincias y no aspirásemos a la emancipación del hemisferio colombiano17. Los veintiséis diputados que asistieron al Congreso representaban las provincias de Caracas, Cumana, Barcelona, Barinas, Isla Margarita, Guayana y Casanare. Una vez reunido el Congreso inicia Bolívar su discurso, señalando que las vicisitudes de la guerra lo habían sometido, a un mismo tiempo, a ejercer el cargo de dictador y jefe supremo del ejército, cargo que pone a la consideración del Congreso, indicando que éste, cuyos miembros habian sido elegidos plebiscitariamente, constituía la única “fuente de autoridad legitima, depósito de la voluntad soberana y árbitro del destino de la nación”18. Al referirse a los hechos caóticos y cruentos que hubo de enfrentar, dice: “¿Queréis conocer los autores de los acontecimientos pasados y el orden actual? Consultad los anales de España, de América, de Venezuela; examinad las leyes de Indias, el régimen de los antiguos mandatarios, la influencia de la religión y del dominio extranjero; observad los primeros actos del gobierno republicano, la ferocidad de nuestros enemigos y el carácter nacional (…) Sin embargo, mi vida, mi conducta, todas mis acciones públicas y privadas están sujetas a la censura del pueblo. ¡Representantes!: vosotros debéis juzgarlas (…) Si merezco vuestra aprobación, habré alcanzado el sublime título de buen ciudadano, preferible para mi al de Libertador que me dio Venezuela, al de Pacificador que me dio Cundinamarca y a los que el mundo entero pueda darme” 19. En su intervención expone con lucidez y profundidad sus ideas en materia constitucional y reclama a los congresistas que se guíen, no por modelos extraños, sino por el genio tutelar terrígeno, venezolano-colombiano, para escoger con acierto la naturaleza y forma de gobierno que se debe fundar: “Meditad bien vuestra elección, legisladores. No olvidéis que vais a echar los fundamentos a un pueblo naciente que podrá elevarse a la grandeza que la naturaleza le ha señalado, si vosotros proporcionáis su base al eminente rango que le espera. Si vuestra elección no está presidida por el genio tutelar de Venezuela, que debe inspirarnos el acierto al escoger la naturaleza y forma de gobierno que vais a adoptar para la felicidad del pueblo; si no acertáis, repito, la esclavitud será el término de nuestra transformación”20. 14 PIVIDAL PADRÓN: “Bolívar: Pensamiento precursor del antiimperialismo” Segunda edición colombiana. Bogotá, 1980. P. 128. 15 Ibidem. 16 Ibidem. 17 Ídem. P. 129 18 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. 19 Ibidem. 20 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Propone entonces una república unitaria, regida por un Estado Único y basada en la igualdad, la libertad y la justicia. Y pone su acento más vigoroso en la libertad de los esclavos y en la educación popular, republicana, generalizada y gratuita como atención prioritaria del Estado. Una república no puede permanecer -nos dice Bolívar-, sin la ilustración de sus hijos en el dominio de las artes y las ciencias y en el conocimiento de los principios republicanos. “La educación popular debe ser el cuidado primogénito del amor paternal del Congreso. Moral y luces son los polos de una República, moral y luces son nuestras primeras necesidades”21. Moral y luces requería el Libertador para transformar el ambiente cultural, los vicios y costumbres, los prejuicios y el despotismo legados por la vieja sociedad: pesadas reliquias que entumecieron el espíritu de la sociedad que ahora pugnaba por darse vida propia. “Las reliquias de la dominación española -dice Bolívar-, permanecerán largo tiempo antes de que lleguemos a anonadarlas: el contagio del despotismo ha impregnado nuestra atmósfera, y ni el fuego de la guerra, ni el específico de nuestras saludables leyes han purificado el aire que respiramos. Nuestras manos ya están libres, todavía nuestros corazones padecen de las dolencias de la servidumbre. El hombre, al perder la libertad, decía Romero, pierde la mitad de su espíritu”22. Enfrentando los prejuicios heredados que preconizan el racismo, los sofismas y distracciones metafísicas sobre el concepto de libertad, y los hábitos indolentes y egoístas que nutren el divisionismo, Bolívar afirma sus fundamentos y convicciones sobre la integración racial, sobre la significación histórica y concreta de la Palabra libertad y reitera su llamado unitario a los pueblos y a sus líderes de la guerra emancipadora y republicana. “Tengamos presente que nuestro pueblo no es el europeo ni el americano del Norte, que más bien es un compuesto de África y de América, que una emanación de la Europa, pues que hasta la España misma deja de ser europea por su sangre africana, por sus instituciones y por su carácter. Es imposible asignar con propiedad a qué familia humana pertenecemos”23. La libertad es un concepto gaseoso, indefinido y vano, si no se traduce en hechos que le den cuerpo y alma, como son los de crear la igualdad social que es la expresión de la libertad suprema, y protegiendo el bienestar social con toda la fuerza legítima del Estado. “Teorías abstractas -advierte el Libertador- son las que producen la perniciosa idea de una libertad ilimitada”24. “Para sacar de este caos nuestra naciente República -agrega él-, todas nuestras facultades morales no serian bastantes, si no fundimos la masa del pueblo en un todo: la composición del Gobierno en un todo: la legislación en un todo: y el espíritu nacional en un todo. Unidad, unidad, unidad, debe ser nuestra divisa. La sangre de nuestros ciudadanos es diferente, mezclémoslas para unirlas: Nuestra Constitución ha dividido los poderes, enlacémoslos para unirlos”25. En efecto, la separación de poderes no puede significar la oposición de los mismos. Significa, ante todo, la calidad interdisciplinaria que debe poseer el Estado cuyos órganos, diferentes el uno del otro, tienen como única función cooperar en las diversas funciones que el pueblo les ha encomendado. No otra cosa puede ser un Estado que se llame republicano y democrático. 21 Ibidem 22 Ibidem 23 Ibidem 24 Ibidem 25 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP La soberanía del pueblo, la libertad civil, la declaración de los derechos humanos, la libertad de expresión y pensamiento, la libertad de obrar y la identidad del Estado con la realidad específica de la nación para que, partiendo de ello, pueda encauzarla por nuevos caminos de prosperidad y de paz, son, dice Bolívar, condiciones que definen la naturaleza democrática de la república que se requiere. La independencia y equilibrio de los poderes han de ser emanación propia y natural del pueblo: “…que los tribunales sean reforzados por la estabilidad y la independencia de los jueces, por el establecimiento de un jurado, de códigos civiles y criminales que no sean dictados por la antigüedad, ni por reyes conquistadores, sino por la voz de la naturaleza, por el grito de la justicia y por el genio de la sabiduría”26. Si los legisladores no están inspirados por las necesidades y anhelos de su pueblo, si parten de presupuestos puramente idealistas y metafísicos, el edificio que construyen carece de consistencia y conducirá irremediablemente al caos más violento, como señala Bolívar: “Los gritos del género humano en el campo de batalla o en los cuerpos tumultuarios, claman al cielo contra los inconsiderados y ciegos legisladores que han pensado que se pueden hacer impunemente ensayos de quiméricas instituciones”27. Al insistir en que la mayoría de la población no es consciente de sus verdaderos intereses, y que por esta misma razón ha sido tradicionalmente engañada por sus “representantes”, Bolívar deduce la necesidad de crear un Senado hereditario cuyos integrantes, escogidos entre los Libertadores, serían “elegidos, la primera vez, por el Congreso”28. Bolívar apoya su propuesta al precisar que los Libertadores poseen suficientes méritos para ocupar un alto rango en la República que les debe su existencia; pone de manifiesto, además, su extracción popular, y dice que el gobierno “debería educarlos en un colegio especialmente destinado para instruir a aquellos tutores, legisladores futuros de la patria. Aprenderían las artes, las letras y las ciencias que adornan el espíritu de un hombre Público”29. Es ésta, ciertamente, la parte más controvertida del proyecto constitucional del Libertador. Sus críticos más contumaces han derivado de allí las supuestas ambiciones monarquistas de Bolívar. No aprecian que para esa época, el pueblo, analfabeta en su gran mayoría, carecía de mejores opciones para participar en la constitución y vida de la República. Bolívar pretendía con su propuesta impedir lo que a la postre se impondría: que la oligarquía entrara a manipular desde el poder las elecciones, para convertir el sufragio universal en el instrumento ideal para la reproducción de su Poder hereditario. Hoy por hoy, en Colombia nacen ministros y presidentes que, por razón de su origen y apellido, tienen escrituradas tales dignidades. El Libertador manifiesta, igualmente, como un asunto vital para la república, la creación del espíritu nacional, basándose en los principios de solidaridad social y de moral republicana, mediante una institución que vele sobre la instrucción nacional; para que se purifique lo que se haya corrompido en la República, que acuse la ingratitud, el egoísmo, la frialdad del amor a la patria, el odio, la negligencia de los ciudadanos; que juzgue de los principios de corrupción, de los ejemplos perniciosos, debiendo corregir las costumbres con penas morales, como las leyes castigan los delitos con penas aflictivas, y no solamente lo que choca contra ellas, sino que las burla; no 26 Ibidem 27 Ibidem 28 Ibidem 29 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP solamente lo que las ataca, sino lo que las debilita, no solamente lo que viola la Constitución, sino lo que viola el respeto público. Una institución semejante, por más que parezca quimérica, es infinitamente más realizable que otras que algunos legisladores antiguos y modernos han establecido con menos utilidad del género humano”30. Su propuesta es parte orgánica del “poder Moral”, pues trata no sólo de velar por la honestidad republicana del Estado como tal, sino también de formar espiritualmente a la nación en masa, para que pueda ser aplicable el principio dialéctico que, según dice Bolívar, consiste en moderar la voluntad general y limitar la autoridad pública”31. Al criticar la insuficiencia de los postulados de Montesquieu sobre la división de los tres poderes, el Libertador propone la creación del Poder Moral con el objeto de reprimir los atropellos y abusos cometidos contra las libertades y derechos de los ciudadanos. Advierte cómo las leyes se referían en detalle a las infracciones y delitos de los súbditos con respecto al Estado, pero, en cambio, no se refieren en absoluto, ni reprimen con vigor a las autoridades y funcionarios del Estado que delinquen desde el poder, tanto por sus extralimitaciones y abusos contra los derechos y libertades de los ciudadanos, como porque se enriquecen a costa del tesoro público. Y, “Sin moral republicana -nos dice él- no puede haber gobierno libre” 32. ¿Qué moral republicana y qué ética social puede cimentarse en un país, cuando en su Estado campea impunemente la corrupción en todas sus formas? Así lo afirma Bolívar: “No quieren creer los demagogos que la práctica de la libertad no se sostiene sino con virtudes y que donde éstas reinan es impotente la tiranía. Así, pues, mientras seamos viciosos no podemos ser libres, désele al Estado la forma que se quiera”33. ¿Qué comportamiento se le puede exigir a un pueblo cuando los ladrones están en el poder del Estado? “Meditando sobre el modo efectivo de regenerar el carácter y las costumbres que la guerra y la tiranía nos han dado -anota Bolívar-, me he sentido en la audacia de inventar un Poder Moral, sacado del fondo de la oscura antigüedad y de aquellas olvidadas leyes que mantuvieron la virtud entre los griegos y romanos”34. Y vuelve a insistir sobre la vital importancia para el presente y el futuro de la integración solidaria, Política, jurídica, militar y cultural de nuestros pueblos: “La reunión de la Nueva Granada y Venezuela en un grande Estado ha sido el voto uniforme de los pueblos y gobiernos de estas Repúblicas. La suerte de la guerra ha verificado este enlace tan anhelado por todos los colombianos: de hecho estamos incorporados”35. La tarea que Bolívar encomienda a los legisladores en el acto solemne de fundación de la República, es la de conceder “… un gobierno eminentemente popular, eminentemente justo, eminentemente moral, que encadene la opresión, la anarquía y la culpa. Un gobierno que haga 30 Ibidem 31 Ibidem 32 Ibidem 33 Ibidem 34 Ibidem 35 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP reinar la inocencia, la humanidad y la paz. Un gobierno que haga triunfar, bajo el imperio de leyes inexorables, la igualdad y la libertad”36. Los congresistas, sin embargo, no estuvieron a la altura de la misión confiada, y abandonaron las líneas fundamentales del proyecto trazado por el Libertador, “por carecer de antecedentes en las constituciones norteamericanas y en los teóricos del liberalismo francés”37. El discurso de Bolívar ante el Congreso de Angostura es, sin duda alguna, una pieza maestra de la antropología jurídica, un verdadero curso de derecho público y de meditación filosófica, que nos da cuenta de la mentalidad, del ingenio y la originalidad del Hombre de la libertad de América. ¡Qué lejos estaban y siguen estando nuestros legisladores para asimilar tanta grandeza! En resumen, registremos lo escrito por el distinguido historiador Salcedo Bastardo: “Los constituyentes de Angostura marginaron por impracticable el proyecto de Poder Moral, desecharon el concepto Bolivariano de la igualdad, no atendieron el ruego tan hondo y sincero contra el esclavismo, no aceptaron el carácter hereditario del Senado, no admitieron -incluso- la adelantada previsión de Bolívar sobre lo que hoy se llama recurso de casación’ por la Corte Suprema de Justicia”38. El ilustre historiador venezolano concluye citando la opinión autorizada del jurista Tomás Polanco A. que dispensa cualquier otro comentario: “El esquema constitucional del Libertador resultaba científica y filosóficamente correcto, adecuado a la realidad nacional, y políticamente eficaz. El Congreso no lo admitió integralmente, sino que introdujo en él tantas modificaciones que la idea original quedó destruida.39. 2. 7 LA CONSTITUCIÓN DE CÚCUTA La Constitución de Cúcuta es, según opina Becerra, “la primera Constitución coherente para la República de Colombia (…) Proclama que la soberanía reside en la nación y prescribe que la única vía de acceso al poder es la democrática. El gobierno debía ser popular y electivo”40. Con base en ella el territorio se divide en departamentos, éstos en provincias, en cantones, y éstos, a su vez, en parroquias. La Rama Legislativa estaba integrada por dos Cámaras: Representantes y Senadores. La Rama Ejecutiva lo era por el Presidente y un Consejo de Gobierno formado por el Vicepresidente o un magistrado del Tribunal de Justicia y un magistrado de Gracia y Justicia. La Rama Judicial se definió con el funcionamiento de un Tribunal de Justicia y Costos que operaría en los departamentos y provincias, que se le denominó Tribunal de Apelación, por oposición a las Cortes de Apelación: era un organismo jerarquizado y autónomo. 36 Ibidem 37 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio: “Bolívar”. Caracas, 1974, P. 216. 38 SALCEDO BASTARDO, J. L.: “Bolívar: un continente y un destino”. 6a. edición. Caracas, Venezuela, 1977.P.263 39 Ibidem 40 BECERRA, Gregorio: Op. cit, P. 34. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Esta Constitución se convertiría en el modelo o punto de partida que pasa a orientar o condicionar todo el ordenamiento constitucional de Colombia. La Constitución de Cúcuta, obra suprema del santanderismo, proclamada el 6 de octubre de 1821, se presenta, en su titulo inicial, con una declaración que reza así: “Constitución de la República de Colombia. En el nombre “de Dios, Autor y Legislador del universo”41. Lo que expresa una clara reminiscencia del Derecho Providencial Divino. Desde el punto de vista de su teorética la Constitución de Cúcuta parece impecable. Pero al descender al terreno de las turbulentas realidades sociales, se afirma en puntos de vista liberales de corte manchesteriano para conservar la feudalidad y la esclavitud heredadas del viejo ordenamiento colonial. En cuanto se remite a derechos y libertades políticas, aunque por un lado declara que “El Gobierno es popular representativo”, por el otro advierte que “El pueblo no ejercerá por sí mismo otras atribuciones de la soberanía que las elecciones primarias”42. El constitucionalista Gregorio Becerra anota al respecto: “El alcalde o juez de la parroquia es el que debe presidir la reunión de los ciudadanos y hacer patrón-lista o empadronamiento de quienes deben votar (hay voto discriminativo)”43. Y se consagra, por ejemplo, que “para ser sufragante parroquial se necesita (…) 3º Saber leer y escribir; pero esta condición no tendrá lugar hasta el año de 1840; 4º Ser dueño de alguna propiedad raíz (…) Suplirá este defecto el ejercicio de algún oficio, profesión, comercio o industria útil, con casa o taller abierto sin dependencia de otro en clase de jornalero o sirviente” 44. Por lo demás, la calidad de sufragante se suspende para los “deudores fallidos” y los vagos o desempleados “declarados como tales”45. Seguidamente dispone que para ser elector se requiere: “1º Ser sufragante parroquial no suspenso (…) 4º Ser dueño de una propiedad raíz que alcance el valor libre de quinientos pesos, o gozar de un empleo de trescientos pesos de renta anual, o ser usufructuario de bienes que produzcan una renta de trescientos pesos anuales, o profesar alguna ciencia o tener un grado científico”46. Sobran los comentarios. Ahora bien, Bolívar había decretado en el curso de la guerra la libertad de los esclavos y de hecho quienes siendo esclavos se incorporaban a las filas del ejército Libertador, adquirían automáticamente su libertad. Y en el Congreso de Angostura solicitó de manera apremiante que dicha liberación fuese consagrada con rango constitucional. En Angostura, como ya se dijo, estaban representadas la mayoría de las provincias venezolanas y sólo una de la Nueva Granada: Casanare. Pero ahora, cuando Bolívar había conducido victoriosamente a su ejército en las campañas sobre 41 “Congreso de Cúcuta de 1821. Constitución y Leyes”. Biblioteca Banco Popular. Vol. 21,1976, p. 28. 42 Ídem. P. 30. 43 BECERRA, G.: Op. cit., p. 34. 44 “Congreso de Cúcuta”. Op. cit., p. 32. 45 Ibidem . 46 Ibidem . Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Nueva Granada y Venezuela, los congresistas reunidos en Cúcuta representaban la totalidad de las provincias de ambos países unidos en uno solo bajo una autoridad suprema común. Esta apreciación fue anotada por el Libertador para reclamar, en mensaje enviado al Presidente del Congreso de Cúcuta: “la libertad absoluta de todos los colombianos al acto de nacer en el territorio de la república”, indicando que de este modo “se concilian los derechos posesivos, los derechos políticos y los derechos naturales”47. En su mensaje Bolívar se pronuncia sobre los proyectos de ley que eran considerados por el Congreso de Cúcuta, que preveían la liberación gradual y limitada de los esclavos, durante un extenso período, al cabo del cual, y luego de un proceso lento y complicado, habría de quedar extinguida la esclavitud. La amargura y decepción del Libertador eran inocultables: “La sabiduría del Congreso general de Colombia (…) pudo haber extendido el imperio de su beneficencia sobre los futuros colombianos que, recibidos en una cuna cruel y salvaje, llegan a la vida para someter su cerviz al yugo”48. Y finaliza manifestándole al Presidente del Congreso: “Sírvase V.E. elevar esta Solicitud de mi parte al Congreso general de Colombia para que se digne concedérmela en recompensa de la batalla de Carabobo ganada por el ejército Libertador cuya sangre ha corrido sólo por la libertad” 49. Pero el Libertador, que estaba en la campaña de Carabobo en el tiempo en que se realizaban los actos preparativos del Congreso, que asistió a este evento de Cúcuta para tomar posesión de su cargo como Presidente de Colombia, cargo que hubo de delegar en ese mismo instante al Vicepresidente general Santander para continuar hacia el sur en la lucha por la emancipación de América, fue, no obstante, una vez más, desatendido por los congresistas y vio frustradas sus insistentes demandas la oligarquía criolla: una democracia de propietarios que, como puede deducirse, tanto por sus postulados teóricos como por sus hechos políticos, se fundaba en beneficio de una minoría social y marginaba a las amplias mayorías de la nación: a los esclavos, jornaleros, sirvientes, artesanos, a los pobres, desposeídos e iletrados, lo mismo que a los indígenas. Esto es, una democracia que no es democracia sino plutocracia. Este es uno de los puntos centrales sobre los que surge y se agudiza toda la contradicción ideológica y política que enfrenta a Bolívar con Santander. Este último supo maniobrar astutamente: para reducir el derecho a la libertad de los esclavos a una “extinción paulatina” cuyo objeto era impedirla. En efecto, la Ley 1ª del 21 de julio de 1821 “Sobre la libertad de los partos, manumisión y abolición del tráfico de esclavos”, promulgó: “Considerando: 47 BOLÍVAR, S.: Mensaje al Presidente del Congreso de Cúcuta. Valencia, 14 de julio de 1821. 48 Ibidem. 49 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “12 Que el último Congreso de Venezuela (o sea el de Angostura) recomendó muy vivamente al de Colombia, que tomase en consideración la suerte de los esclavos (…) “3º En fin, que un objeto de tan grande trascendencia para la República, se debe realizar extinguiendo gradualmente la esclavitud; de modo que sin comprometer la tranquilidad ni vulnerar los derechos que verdaderamente tengan los propietarios, se consiga el que dentro de un corto número de años sean libres todos los habitantes de Colombia. “DECRETA LO SIGUIENTE: “Artículo 1º Serán libres los hijos de los esclavos que nazcan desde el día de la publicación de esta Ley en las capitales de provincia, y como tales se inscribirán sus nombres en los registros cívicos de las municipalidades y en los libros parroquiales. “Artículo 2º Los dueños de esclavas tendrán la obligación precisa de educar, vestir y alimentar a los hijos de éstas, que nazcan el día de la publicación de la Ley; pero ellos, en recompensa deberán indemnizar a los amos de sus madres los gastos impelidos en su crianza con su obrar y servicios, que les prestarán hasta la edad de dieciocho años cumplidos. “Artículo 3º Si antes de cumplir la edad señalada quisieran los padres, parientes u otros extraños sacar al niño o joven, hijo de esclava, del poder del amo de su madre, pagará a éste lo que regule justo por los alimentos que le ha suministrado, lo que se verificará por un avenimiento particular o por el prudente arbitrio del juez”50. (Subrayé). La contradicción no podía ser más cruda: Bolívar defendía el derecho natural que asistía a los esclavos para romper las cadenas de sus amos; en cambio, Santander y SUS partidarios ponían su acento en la defensa de los amos sobre los esclavos, del mismo modo que defendían los derechos de los propietarios sobre los objetos de su pertenencia. Según éstos, el derecho de los esclavos a conquistar su libertad tenía un doble inconveniente: vulneraba los derechos de los propietarios y comprometía la tranquilidad pública. La historia de ese doble inconveniente se ha prolongado y propagado en nuestro país hasta los días actuales: las demandas de los trabajadores y desposeídos no se pueden complacer porque vulneran los derechos de los propietarios y comprometen la tranquilidad pública, o, lo que es igual, “el orden público”. Esto, como puede verse, es propio de un sistema para el cual no cuentan ni los derechos ni la tranquilidad del pueblo. Claro está, los santanderistas concedieron a los esclavos una posibilidad muy concreta para que alcanzaran su emancipación: ! Comprársela al amo! ¡Esto se podía llevar a término mediante una operación muy simple que culminaba indemnizando a los amos de sus madres! El historiador Marx Zeuske pone al descubierto los subterfugios y leguleyadas de los santanderistas en el Congreso de Cúcuta, demostrando como “éste sustituyó la abolición (de la esclavitud) por el subterfugio del ‘vientre libre’. Este arreglo permite a las clases propietarias por lo pronto, durante 50 “Congreso de Cúcuta”: Op. cit., pp. 88-89. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP la guerra, aparentar visos de ‘abolicionista’ para utilizar una parte de los esclavos como soldados y, una vez concluida, restaurar la esclavitud”51. Bolívar acató, muy a pesar suyo, lo consignado en la Constitución de Cúcuta, porque ello era preferible al caos. Probablemente suponía que en un futuro no lejano esas deficiencias y esas declaraciones a un republicanismo verdaderamente democrático, podían ser superadas. Por otra parte, la guerra emancipadora no había culminado y era su propósito culminarla liberando al Ecuador y al Perú para completar la integración territorial y política de Colombia, comprendiendo a Venezuela, Nueva Granada, Panamá y Ecuador, como paso necesario para luchar por la integración solidaria con los pueblos que habían sido colonias de España. Incluyendo a Cuba y Puerto Rico, cuya independencia estaba meditando ya. Pero era inevitable que, luego de concluida la campaña Libertadora en el sur de América, gloriosamente sellada en los campos de Ayacucho, era inevitable -repito-, que las contradicciones represadas desbordaran muros y diques. La Constitución de Cúcuta se pondrá en el centro de la más aguda controversia que estremeció a la Gran Colombia y terminó por escindirla. El filósofo Simón Rodríguez ya lo había anticipado: “No hay libertad donde hay amos, ni prosperidad donde la casualidad dispone de la suerte social” 52. “Es cierto -nos dice José Consuegra-, que las clases dominantes, no sólo han desvirtuado la obra y el pensamiento de BOLÍVAR, Sino que han pretendido mostrarse como sus intérpretes. Pero ha llegado el momento de la claridad (…) Porque Bolívar fue un revolucionario integral, un conductor popular, un símbolo genuino de la reivindicación y la autenticidad latinoamericana”53. 2.8 EL PROYECTO DE BOLIVIA El proyecto de constitución elaborado por el Libertador para la fundación de la República de Bolivia, contiene los lineamientos generales que había expuesto al Congreso de Angostura, exceptuando la parte que corresponde a los rasgos específicos de la nueva nación. Ante todo insiste en un Estado ágil, sencillo, austero, popular, unitario, fuerte, democrático, justo y estable. No era fácil, ciertamente, surgir del caos con una constitución perfecta, y él lo sabia. El Estado a crear debía partir de los principios democráticos: la educación popular, la urgencia de formar hombres nuevos, virtuosos y republicanos; la igualdad social, la libertad civil, la abolición de las castas y privilegios, la supresión de la odiosa esclavitud y de la degradante servidumbre, la defensa del débil frente al poderoso, la restauración de la cultura indoamericana agregándole los aportes culturales del hombre planetario; la moral, el saber y las aptitudes como únicos requisitos 51 “Ensayos políticos acerca de Simón Bolívar”. Ediciones Anfictiónicas, Caracas, Venezuela, año 2000. P. 215. 52 RODRÍGUEZ, Simón: Op, cit., T. II, p. 178. 53 “Simón Bolívar. Economista, Ideólogo, Político y Periodista”: Op. cit. pp. 38 – 39. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP para ejercer el poder. Tales eran, en resumen, sus presupuestos ideológicos, jurídicos, filosóficos y políticos. Como los legisladores y políticos de Bolivia le habían solicitado que su proyecto tuviera un capítulo especial que consagrara la religión católica, apostólica y romana como la doctrina del nuevo Estado, con la exclusión de todo otro culto público, el Libertador, hombre de mundo y pensador laico, respondió sentando sus puntos de vista en favor de la libertad de credos y la separación de la iglesia del Estado: “En una Constitución política no debe prescribirse una profesión religiosa, porque, según las mejores doctrinas sobre las leyes fundamentales, éstas son las garantías de los derechos políticos y civiles; y como la religión no toca a ninguno de estos derechos, es de naturaleza indefinible en el orden social y pertenece a la moral intelectual. La religión gobierna al hombre en la casa, en el gabinete, dentro de sí mismo: sólo ella tiene derecho de examinar su conciencia íntima. Las leyes, por el contrario, miran la superficie de las cosas, no gobiernan sino fuera de la casa del ciudadano. Aplicando estas consideraciones, ¿podrá un Estado regir la conciencia de los súbditos, velar sobre el cumplimiento de las leyes religiosas y dar el premio o castigo, cuando los tribunales están en el cielo y cuando Dios es el juez? La inquisición solamente sería capaz de reemplazarlos en este mundo. ¿Volverá la Inquisición con sus teas incendiarias?”54 Tras este manifiesto del hombre librepensador, pasa a la cuestión electoral. Se lee en su proyecto que “Cada diez ciudadanos nombran un elector; y así se encuentra la nación representada por el décimo de sus ciudadanos. No se exigen sino capacidades ni se necesita poseer bienes para representar la augusta función del soberano; mas debe saber escribir sus votaciones, firmar su nombre y leer las leyes. Ha de profesar una ciencia o un arte que le asegure un alimento honesto. No se le ponen otras exclusiones que las del crimen, de la ociosidad y de la ignorancia absoluta. Saber y honradez, no dinero, es lo que requiere el ejercicio del poder público”55. Al proponer la presidencia vitalicia, candidatiza para ella al general Sucre, el más virtuoso de sus colaboradores, señalando que “los límites constitucionales del presidente de Bolivia son los más estrechos que se conocen; apenas nombra los empleados de hacienda en paz, y en guerra manda el ejército”56. Propone que el Presidente sea nombrado, por primera vez, por la pluralidad absoluta del cuerpo legislativo, un sistema bicameral con una Cámara de Tribunos, a quien compete iniciar las leyes sobre hacienda, paz y guerra, y una Cámara de Senadores, a la que le corresponde la formación de los códigos y reglamentos en materia religiosa y escoger los prefectos, jueces de distrito, gobernadores, corregidores y todos los subalternos del departamento de justicia. Sobre la independencia del Poder Judicial, dice: “El poder judicial que propongo goza de una independencia absoluta: en ninguna parte tiene tanta. El pueblo presenta los candidatos, y el Legislativo escoge los individuos que han de componer los Tribunales. Si el poder judicial no emana de este origen, es imposible que conserve en toda su pureza la salvaguardia de los derechos individuales… “57. 54 BOLÍVAR, S.: Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia. Lima, 20 de mayo de 1826. 55 Ibidem. 56 Ibidem. 57 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP La centralización del poder tiene por objeto no absorber las provincias, sino trazar las directrices que permitan el desarrollo armonioso de éstas: “el territorio de la república se gobierna por prefectos, gobernadores, corregidores, jueces de paz y alcaldes (…) Tened presente, legisladores, que las naciones se componen de ciudades y aldeas y que del bienestar de éstas se forma la felicidad del Estado. ¡Nunca prestaréis demasiado vuestra atención al buen régimen de los departamentos! Este punto es de predilección en la ciencia legislativa y no obstante es harto desdeñado”58. Luego de calificar como delincuente y depravada a la esclavitud y proclamar su abolición, reitera su postulado de igualdad social y la soberanía del pueblo: “He conservado intacta la ley de las leyes -la igualdad-: sin ella perecen todas las garantías, todos los derechos (…) A sus pies he puesto, cubierta de humillación, a la infame esclavitud (…) Nadie puede romper el santo dogma de la igualdad. ¿Y habrá esclavitud donde reina la igualdad? Tales contradicciones formarían más bien el Vituperio de nuestra razón que el de nuestra justicia: seríamos repudiados por más dementes que usurpadores”59. Para guarnecer las fronteras, garantizar las conquistas sociales, conservar el orden interno y liquidar el contrabando y el fraude en las aduanas, Bolívar divide las fuerzas armadas en cuatro partes: “ejército de línea, escuadra, milicia nacional y resguardo militar”60. Aparte de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, el Libertador insiste en la institución del Poder Moral, que sería ejercido por Censores. “Los Censores ejercen una potestad política y moral que tiene alguna semejanza con el Areópago de Atenas, y de los Censores de Roma. Serán ellos los fiscales contra el gobierno para celar si la Constitución y los Tratados públicos se observan con religión. He puesto bajo su égida el Juicio Nacional, que debe decidir de la buena o mala administración del Ejecutivo”61. Y agrega: “Son los Censores los que protegen la moral, las ciencias, las artes, la instrucción y la imprenta. La más terrible como la más augusta función pertenece a los Censores. Condenan a oprobio eterno a los usurpadores de la autoridad soberana ya los insignes criminales. Conceden honores públicos a los servicios y a las virtudes de los ciudadanos ilustres (…) A estos sacerdotes de las leyes he confiado la conservación de nuestras sagradas tablas, porque son ellos los que deben clamar contra sus profanadores”62. Dispone así mismo la institución del Poder Electoral, con autonomía plena con respecto a los demás poderes del Estado y con “facultades que no le estaban señaladas en otros gobiernos que se estiman entre los más liberales”63. Bolívar conceptuaba que el ciudadano que se abstenía de votar cometía una falta parecida a la del soldado desertor. Pero, señaló en repetidas ocasiones, que el sufragio universal, que debería ser instrumento para la práctica republicana, resultaba desvirtuado y contrario a los fines democráticos, debido a los actos fraudulentos comunes en las votaciones. El Poder Electoral, por lo tanto, se propone con la idea de sanear los actos de votaciones y combatir las trampas y los fraudes. 58 Ibidem. 59 Ibidem. 60 Ibidem. 61 Ibidem. 62 Ibidem 63 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Al fijar la responsabilidad de los funcionarios del Estado y la severa represión contra sus abusos, Bolívar declara: “Sin responsabilidad, sin represión, el Estado es un caos. Me atrevo a instar con encarecimiento a los legisladores para que dicten leyes fuertes y terminantes sobre esta importante materia. Todos hablan de responsabilidades, pero ella se queda en los labios. No hay responsabilidad, legisladores; los magistrados, jueces y empleados, abusan de sus facultades, porque no se contiene con rigor a los agentes de la administración; siendo, entre tanto, los ciudadanos víctimas de este abuso. Recomendara yo una ley que prescribiera un método de responsabilidad para cada empleado”64. Cuando Bolívar dio a conocer a Santander su proyecto constitucional, éste le respondió: “Por el extracto que usted me hace de la Constitución para Bolivia, vengo en creer lo que usted me dijo antes: que tendría amigos y enemigos las propuestas de todo empleado público por los colegios electorales es cosa muy popular y que encantará los republicanos; el poder moral encantará a los filósofos, pero la vitalidad del Presidente y el nombramiento del Vicepresidente sufrirán censuras severas (…) Me reservo para entonces hablar confidencialmente, y desde ahora estoy de acuerdo en que su Constitución es liberal y popular fuerte y vigorosa” 65. Tiempo después, y luego del fallecimiento del Libertador, el general Santander, que en el año de 1829 había escrito su auto elogio, atribuyéndose la autoría de la campaña Libertadora sobre Boyacá en 1819, bajo la firma de “un colombiano”, vuelve a escribir encubriendo su nombre, para afirmar: “Digámoslo de una vez: el proyecto de Constitución que Bolívar trabajó para la nueva República de Bolivia, ha sido el origen de las desavenencias con Santander y de los escandalosos desórdenes ocurridos en Colombia en los años de 1826 y 1821 (…) entre la Constitución boliviana y una Constitución monárquica no existía otra diferencia real que la variación de las voces”66. Como puede apreciarse a simple vista, hay una contradicción total entre lo que escribe Santander para Bolívar (en primera persona), y lo que escribe para la historia (en nombre de una supuesta tercera persona). Con toda franqueza el ilustre académico Indalecio Liévano Aguirre denuncia que los historiadores santanderistas, que han escrito la historia patria oficial de Colombia han ocultado maliciosamente la naturaleza real de las contradicciones entre Bolívar y Santander, afirmando que estas radican en el proyecto constitucional para Bolivia, que puso de manifiesto las hondas diferencias de “principios políticos”, entre un Bolívar que se inclinaba hacia el despotismo y un Santander que fue celoso guardián de la civilidad democrática. Pero nada es más falso que esta versión. Lo que sucedió, sencillamente, fue que Santander no admitió la idea de verse relegado a un tercer plano por Sucre, como era la intención del Libertador. Así lo cita Liévano Aguirre al recoger lo expresado por el mismo Santander: “En Colombia no hay comisión ni destino que pueda halagarme, sino la Presidencia de la República inmediatamente después de que la deje el general Bolívar”67. 64 Ibidem 65 LIÉVANO AGUIRRE: Op. cit., p. 434. 66 “Memorias del general Santander”. Edición Biblioteca Banco popular. Vol. 50. Bogotá, 1913. Pp. 202-203. 67 SANTANDER, Francisco de Paula: Carta al general Montilla. Bogotá, 9 de junio de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Santander y sus partidarios veían en Sucre, el gran Mariscal de Ayacucho, a un peligroso enemigo, cuyo prestigio militar, político y moral lo colocaban, son sobrados méritos, como el más importante de los oficiales del Libertador. Sucre, como si fuera poco, representaba de manera fiel la defensa de los proyectos de Bolívar. Así se comprende fácilmente que el santanderismo hubiese llegado hasta el extremo de tramar el asesinato de Bolívar, de Sucre y la persecución y destierro de los más allegados a los ideales del Libertador. Opina Liévano Aguirre que “Si la inteligencia americana no comprendió las ideas de Bolívar sobre el Estado, ello se debió, en gran parte, a la actitud subalterna de esa inteligencia frente a las ideas Políticas europeas. Como estaba de moda identificar el espíritu liberal con el completo debilitamiento del Estado, faltó en ese momento decisivo la capacidad para comprender que el carácter liberal o conservador de un tipo de organización Política no puede definirse en función de la debilidad o fortaleza del Estado, sino de acuerdo con los objetivos que dicho Estado se propone conseguir”68. Con el respeto que me merece la memoria del ilustre historiador, su denominación de “inteligencia americana” es un eufemismo. En su lugar debemos remitirnos a las posturas políticas de los fanáticos del individualismo utilitarista, enemigos de la libertad, del bienestar y del progreso de los pueblos. Además, esa “inteligencia americana” combatió al Libertador, no por su incapacidad para comprender las ideas políticas de Bolívar, Sino, por el contrario, porque las comprendió muy bien y supo que tales ideas entrañaban la abolición de los privilegios y poderes de la oligarquía y el ascenso de las masas populares a la democracia real. Uno de los grandes próceres e intelectuales de América, adalid de la lucha por la independencia de Puerto Rico y notable tratadista de Derecho Público, Eugenio María Hostos, refiriéndose al pensamiento constitucionalista del Libertador, y en especial a su debatido proyecto para Bolivia, escribió: “Bolívar, a quien para ser más brillante que todos los hombres de espada antiguos y modernos, sólo faltó escenario más conocido, y a quien, para ser un organizador, sólo faltó una sociedad más coherente, concibió una noción de poder público más completa y más exacta que todas las practicadas por anglosajones de ambos mundos o propuestas por tratadistas latinos o germánicos. En su acariciado proyecto de Constitución para Bolivia dividió el poder en cuatro ramas: las tres ya conocidas por el Derecho Público y la ‘Electoral’- En realidad fue el único que completó a Montesquieu, pues agregó a la noción del filósofo político lo que efectivamente le faltaba”69. Bolívar propone, con una visión revolucionaria de lo que es un republicano verdaderamente democrático, un tipo de Estado que obrara como conductor político de la nación y organizador de la vida social del pueblo, para reprimir con energía la opresión de los sectores oligárquicos contra la población y contener el desbordamiento espontáneo y tumultuario de los sectores marginados. Un tipo de Estado, cuya fuerza se empleara exclusivamente en la defensa de la soberana del pueblo y de su libre autodeterminación nacional, con miras a la conquista de la igualdad social sobre la base de la justicia: premisa irrenunciable y necesaria para lograr el imperio de la libertad. ‘Para que 68 LIÉVANO AGUIRRE, I.: Op. cit., p. 433. 69 Ídem. P. 434. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP un pueblo sea libre -dice Bolívar-, debe tener un gobierno fuerte, que posea medios suficientes para liberarlo de la anarquía popular y del abuso de los grandes”70. Bolívar se opuso siempre a los hipócritas principios del liberalismo utilitarista, como ese que reza: “cada uno para sí y Dios para todos” y, en cambio, mantuvo siempre vigente la regla que le había enseñado el filósofo Simón Rodríguez, su maestro: “pensar cada uno en todos para que todos piensen en uno” 71. Regla que, como puede verse, abandona el campo del egoísmo liberal burgués y entra en el mundo solidario del pensamiento socialista. Tomemos el siguiente comentario de Anatoli Shulgovski: “Refutando las acostumbradas acusaciones a Bolívar con motivo de sus supuestas ambiciones de erigirse en el Napoleón americano, Simón Rodríguez escribió con indignación que tal comparación había sido inventada desde el principio hasta el fin. Napoleón Bonaparte pasó por el sendero del general republicano hasta convertirse en enemigo de la libertad, en emperador cubierto de halagos palaciegos. En cambio Bolívar (…) encabezó la guerra de independencia, fundó la república y permaneció fiel a los ideales de la libertad. Al ejército napoleónico, que combatió por una causa injusta, Rodríguez contrapuso el ejército de Bolívar, animado por elevados ideales, en bien de los cuales realizó hazañas sin precedentes”72. Y agrega: “Andrés Bello (…) cuyo trabajo titánico en el campo de la cultura y de la ilustración le granjeó la gloria inmortal de Libertador espiritual, llamó a Bolívar dirigente estatal, sabio y clarividente, que irrumpe valientemente en las inexploradas esferas de la estructura del Estado y la forma de gobierno, rechazando toda copia mecánica de constituciones políticas extranjeras, reflexionando sobre la forma de garantizar una verdadera libertad para los jóvenes Estados latinoamericanos, no limitándose a una repetición de los viejos principios filosóficos y políticos”73. 2.9 BOLÍVAR ESTADISTA Parecería superfluo este título después de lo que hemos recorrido en las páginas anteriores. Pero es conveniente exponer algunas consideraciones importantes sobre su original concepción acerca del Estado republicano y democrático. Los sectores liberales europeos detestaban, como bien se sabe, a los Estados autocráticos y cesaristas y lucharon contra éstos identificándolos bajo el rótulo del bonapartismo, que representaba la centralización despótica, elitista o personal del poder. Esto dicho en términos simplemente políticos. Traduciendo el párrafo anterior a un lenguaje de economía Política, ello quiere decir que la lucha del liberalismo burgués (valga la redundancia), estaba presidida por la necesidad de privilegiar el 70 BOLÍVAR, S.: Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia. 25 de mayo, 1826 71 “Ensayos políticos acerca de Simón Bolívar”. Ed. Anfictiónicas, p. 15. 72 Ibíd. Pp. 14-15. 73 Ibíd. P. 15. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP desarrollo acelerado del capitalismo: su consigna del dejar hacer, dejar pasar, dictada por el apogeo de la competencia industrial y comercial, conducía a la preponderancia de los más fuertes a costa de la ruina de los pequeños y medianos productores y comerciantes y de la miseria absoluta de las grandes mayorías populares, y, por lo mismo, se oponía a la intervención del Estado en el terreno del desarrollo económico y social. La subordinación del Estado al capital privado era, como puede verse, condición necesaria para la reproducción acelerada del capitalismo y el surgimiento de los monopolios. Pero la oposición del liberalismo contra el absolutismo no significaba, en modo alguno, que el liberalismo hubiese adoptado una posición antiestatal o nihilista, como suponía Liévano. Por el contrario, la burguesía necesitaba del Estado como aparato de fuerza para reprimir el ascenso político de los pueblos e impedir la fundación de repúblicas verdaderamente democráticas. Y, claro está, la fuerza del Estado comprende no sólo el aparato militar y policivo, sino, en primer término, el aparato jurídico-político desde el cual entra a “legitimar” su dominación. Algunos historiadores suelen expresar su desconcierto ante las aparentemente inexplicables actitudes contradictorias del liberalismo con respecto al Estado. Sobre todo en lo que concierne al periodo inicial de la independencia en Colombia y otros países latinoamericanos. Se confunden porque, los que fueron federalistas una vez, aparecen luego como decididos centralistas; o porque los que en un principio pugnaron por debilitar el poder Ejecutivo para concentrar la fuerza en el Poder Legislativo, aparecían luego consagrando el régimen presidencial y anonadando las facultades legislativas del Congreso; y porque, los que en un momento decidieron liquidar la marina y desmovilizar y desarmar al ejército, terminaron seguidamente formando sus propios ejércitos, atizando las guerras civiles y, una vez en el poder, concediendo al ejército facultades y poderes insólitos. Pero tal desconcierto carece de fundamento cuando hacemos un rastreo para identificar las actitudes de la burguesía con respecto a sus más caros intereses económicos y políticos, en procura de su hegemonía en el poder. Dado su carácter provinciano y su débil desarrollo en los primeros años de la independencia, el liberalismo, en su gran mayoría, agitó las banderas federalistas para asegurar sus privilegios comarcanos, en oposición a la confederación granadina planteada por don Antonio Nariño, o sea, la integración en un todo de las provincias de la Nueva Granada bajo una autoridad suprema y común. Más tarde, cuando Bolívar impone con la fuerza de su ejército el Estado único y la unidad nacional, el liberalismo se trepa al tren de la victoria y jura lealtad a la causa centralista. Sin embargo, al poco tiempo, temeroso de ver disminuidos sus intereses, el liberalismo regresa a la beligerancia federalista que, secundada por Ibidem, Inglaterra y Francia, destruyen los proyectos bolivarianos, sabotea el Congreso Anfictiónico de Panamá y ejecuta la desmembración de la Gran Colombia. Y así, sucesivamente, será centralista o federalista según se trate de apoyar la presidencia de Santander o combatir la autoridad de Tomás Cipriano de Mosquera, o colaborar con el general Reyes. Del mismo modo que propone el debilitamiento del Ejecutivo cuando era presidido por Bolívar y luego respalda incondicionalmente a Santander en el mando de un Ejecutivo fuerte. El Libertador concebía al ejército como el pueblo en armas con el fin de garantizar las conquistas sociales y la Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Soberanía de la nación. Pero el liberalismo -de cuyo seno nació el conservatismo-, concebía el ejército como un aparato de fuerza al servicio de la clase dominante. La democracia burguesa -que en realidad es una plutocracia- ha sido, desde su tormentoso y cruento origen, una democracia restringida, contrahecha, elitista, despótica, antipopular. No es otra cosa que el régimen del individualismo utilitarista, que consagra la intocabilidad de la propiedad privada y la opresión de las masas laboriosas. Como la democracia burguesa no es otra cosa que la hegemonía del capitalismo que se nutre de la explotación y despojo contra las grandes mayorías de la sociedad, hay que decir que el liberalismo burgués también se robó la palabra Democracia. Democracia, de acuerdo con su etimología, es la doctrina partidaria de la intervención del pueblo en el gobierno y define igualmente al gobierno en que el pueblo ejerce la soberanía. O lo que es igual, al gobierno que realiza el mandato ordenado por la voluntad general. Por consiguiente, el concepto de democracia burguesa no es más que una entelequia que esconde el calificativo de plutocracia que es el que verdaderamente le pertenece. Es aquí exactamente donde Bolívar rompe con el liberalismo. Su proyecto político, explícito en sus palabras y actos, está enmarcado en su propósito de preservar y ampliar las conquistas sociales. No en reducirlas, como hacen liberales y conservadores. Y su concepto del Estado y las ramas del poder, está inspirado en la necesidad de dar cohesión y unidad de orientación y mando a las diversas regiones de la república. Bolívar ve en el Estado una organización cuya fuerza ha de producir y defender el bienestar del pueblo. Su obstinada brega por establecer un Poder Ejecutivo fuerte está basada en sus propias experiencias y observaciones, con el objeto de corregir la lentitud y el sopor tradicionales, e impregnarle dinamismo, prontitud y eficacia. Y, como afirma Consuegra: “Que quede bien claro, pues, que el poder central fuerte añorado por Bolívar era para unir e integrar, mientras el centralismo de hoy es para desunir y desintegrar”74. Sobre el Poder Judicial, al que atribuye la misión de velar por el cabal cumplimiento de un justo ordenamiento social, propuso que fuese el pueblo quien escogiese los candidatos para ocupar las Plazas de jueces y magistrados, advirtiendo que esta rama del poder, si no era una emanación democrática y popular, degeneraría hasta convertirse en un aparato manipulado por los poderosos para beneficio exclusivo de su élite. El Libertador puso en picota pública las mañas, trampas y delitos de los caudillos inescrupulosos en trance electoral, y denunció en forma vigorosa el origen vicioso y fraudulento de las prácticas electorales en nuestro país, de las que resultaba la elección de un Poder Legislativo integrado por elementos inmorales y corruptos, contrarios a los intereses de la república. Un cuerpo de legisladores que, como lo denunció Bolívar en repetidas oportunidades, no eran una verdadera representación nacional. La idea de crear un Poder Electoral que, independiente de las otras ramas del poder, pusiera freno a los fraudes, saneara las costumbres políticas y reivindicara el sufragio universal como instrumento republicano; así como la creación del Poder Moral que forme ciudadanos solidarios, virtuosos y patriotas y que se erija como una fuerza que censure y reprima los abusos y atropellos cometidos desde el poder contra las libertades y derechos del pueblo, completan la concepción republicana y democrática de Bolívar acerca del Estado. 74 “Simón Bolívar: Economista ideólogo, Político y Periodista. Op. cit. p. 42. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Recordando, como tiene que ser, que los elementos más idóneos y éticos deben ser los llamados al desempeño de las más altas dignidades del Estado. Una de las mejores reglas para la educación cívica y virtuosa de los ciudadanos, es, como señala Bolívar, el buen ejemplo y la moral intachable que inspiran sus gobernantes. El Estado no puede ser la madriguera de los ineptos y tramposos, de los violentos y los picaros, sino que debe estar constituido por los elementos más relievantes de la nación en todos los campos de las ciencias y las artes. ‘No se requiere ser propietario ni tener dinero para poder elegir o ser elegido: Saber y honradez son las cualidades que han de distinguir a los más altos magistrados y gobernantes, como exige Bolívar. Bolívar tenía un altísimo concepto sobre el soldado de la patria y el militar virtuoso. Su ejército, que era el más auténtico mosaico de las razas fundidas en el crisol de nuestra América, fue la portentosa palanca que transformó la fisonomía política del continente. Era un ejército eminentemente revolucionario, Libertador y popular. Otra muy distinta podría ser la situación de Colombia en el presente, si, como debiera ser su obligación, el Estado formara a los soldados y oficiales de las Fuerzas Armadas con una clara orientación bolivariana. Las fuerzas armadas no fueron concebidas por Bolívar para desaplazar indígenas, para masacrar trabajadores o reprimir protestas de profesores y estudiantes. Su función, como la ideó Bolívar es sublime, porque consiste en proteger las libertades y garantías ciudadanas, los derechos humanos, la integridad territorial la soberanía del pueblo y la independencia y el decoro de la nación. Además, la defensa del oprimido frente al opresor y la protección de la comunidad frente al individualismo egoísta y voraz, son principios bolivarianos básicos que deben guiar la acción del gobierno: “Es preciso -dice el Libertador-, que en todos los gobiernos exista un cuerpo neutro que se ponga de parte del ofendido y desarme al ofensor”75. Por eso, frente a las exigencias y los desmedidos apetitos de los magnates de la oligarquía criolla, manifestó en tono categórico: “yo antepongo siempre la comunidad a los individuos” 76. 2.10 SOBERANÍA Y DEMOCRACIA Al cabo de tres siglos de colonialismo nuestros primeros Libertadores encuentran que conceptos como soberanía popular y democracia, eran no sólo inexistentes sino intolerables por el régimen imperante. En efecto, regían los viejos principios sobre el poder divino providencial que era ejercido por el rey, o el poder del rey como directa emanación de Dios. Sostener lo contrario era la muerte, y en el mejor de los casos el presidio o el destierro. Tales conceptos eran una herejía. Y siguen siéndolo hoy mismo, pese a los alardes del neoliberalismo y sus ficciones de democracia. La lucha para lograr que la soberanía popular y la democracia sean una realidad aplicada, es hoy mucho más cruenta y difícil que en los tiempos de la primera independencia. Cuando el debate sobre tales conceptos citaba en Europa las ideas de Locke, Hobbes, Rousseau, Montesquieu, Voltaire y Sieyés, y cuando al calor de la Revolución Francesa entraban en controversia ideologías y clases por precisar su definición, ya en la América nuestra, en el fragor de las luchas emancipadoras, el debate tenía sus propios acentos. En 1781 y 1782 (antes de la 75 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. 76 BOLÍVAR, S.: Carta al General Antonio José de Sucre. Bogotá, 28 de octubre de 1828. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Revolución Francesa), las insurrecciones de los indígenas en el Perú y de los comuneros en la Nueva Granada habían abierto una nueva etapa histórica. En efecto, los pueblos oprimidos por el yugo colonialista emergían reclamando su derecho soberano a la independencia, su derecho natal a romper las cadenas de la esclavitud y de la servidumbre, y su derecho inalienable a la libertad de disponer y auto determinar sus propios ordenamientos sociales, económicos y políticos. Estos son derechos indiscutibles. La unión de los oprimidos contra los opresores y la creación del Estado del Común proclamadas por José Antonio Galán, fueron las consignas estratégicas que interpretan más fielmente las aspiraciones populares. Contra los supuestos tradicionales de la soberanía del rey se levantó entonces la rotunda afirmación de la soberanía popular, tal como la definió nuestro precursor y mártir don Antonio Nariño: “La soberanía reside en la masa de los habitantes”1 . O como lo expresa de una manera incontestable nuestro filósofo don Simón Rodríguez: “Por el pueblo y para el pueblo se hace todo, todos componen el pueblo y cada uno debe obedecer al pueblo, porque el pueblo es el Soberano”2 . La precisión hecha sobre la soberanía popular hecha por los creadores de Colombia es contundente. Simón Bolívar la define en los siguientes términos: “Yo os declaro, pueblos, que ninguno puede poseer vuestra soberanía sino violenta e ilegítimamente” Todo acto que pretenda despojar al pueblo de su soberanía constituye usurpación.3 . Así lo confirma el Libertador cuando sostiene que “La aclamación libre de sus ciudadanos es la única fuente legítima de todo poder humano”4 . La aplicación de este principio a la vida real la concreta Bolívar, al definir la estructura orgánica del Estado y las funciones de sus organismos como ejecutores y defensores de la soberanía popular, indicando una jerarquización democrática de potestades, en la que el ejército debe obediencia al gobierno y ambos están al servicio del pueblo: ““En tanto que nuestros guerreros combaten, que nuestros ciudadanos pacíficos ejerzan las augustas funciones de la soberanía”5 . Bolívar es preciso en su planteamiento: “No basta que nuestros ejércitos sean victoriosos; no basta que los enemigos desaparezcan de nuestro territorio, ¡ni que el mundo entero reconozca nuestra independencia¡; necesitamos aún más, ser libres bajo los auspicios de leyes liberales, emanadas de la fuente más sagrada que es la Voluntad del Pueblo”6 . Ya hemos demostrado que no hay contradicción ninguna, entre el Bolívar que invoca los auspicios de leyes liberales emanadas de la voluntad del pueblo, y el Bolívar que choca con los liberales que defienden a ultranza el enriquecimiento individualista a costa de la miseria pública. 1 NARIÑO, Antonio: Op. Cit., Santafé, 21 de julio de 1811. 2 RODRÍGUEZ, Simón: Op. cit., T. II. P. 289. 3 BOLÍVAR, S.: Discurso en la Asamblea de Caracas. 2 de enero de 1814. 4 BOLÍVAR, S.: Carta a Alejandro Petión. Puerto Príncipe, 9 de octubre de 1816. 5 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Consejo de Estado. Correo del Orinoco, Nº 12, 10 de octubre de 1818. 6 BOLÍVAR, S.: Discurso ante el Consejo de Estado. 1º de octubre de 1818. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Al fin y al cabo, una fue la burguesía liberal de comienzos de la revolución, y otra muy distinta la de los tiempos de consolidación y reproducción de su poder político. Como distinta fue su ideología en la era de los monopolios. Como distintos son, necesariamente, el patriotismo liberal que enfrentó la dominación extranjera, comparado con el liberalismo que hoy sirve a la globalización opresora de las multinacionales. En todo caso, frente a los liberales que nunca pasaron de la libertad de comercio a la libertad social, y frente a los conservadores que tanto lidiaron por perpetuar las formas económicas del colonialismo esclavista y feudal, el Libertador se afirma en sus principios democráticos y revolucionarios: “…la voluntad del pueblo es mi soberanía y mi ley”7 … ‘La soberanía del pueblo es la única autoridad legítima de las naciones”8 . Ahora bien, la soberanía popular es una, indivisible, intransferible, inalienable e irrenunciable, y nadie puede suplantarla sin caer en la tiranía o la anarquía. Así lo puso de manifiesto ante el general Páez, cuando éste comenzaba a liderar el movimiento separatista de Venezuela: “No permitiré que nadie se haga el soberano de la nación: usted no tiene ese derecho, ni yo, ni una fracción del pueblo. Por consiguiente, todo lo que se haga será nulo, y la Constitución que den el 15 de enero próximo en Venezuela para aquel departamento, tendrá tanto valor como la que diese una aldea con respecto al todo de la nación, toda parte aislada es nula”9 . La franca advertencia hecha al general Páez adquiere el carácter de denuncia ante el pueblo venezolano, al que llama la atención sobre los apetitos egoístas del caudillo y de sus huestes separatistas: “Nadie, sino la mayoría, es soberano: Es un tirano el que se pone en lugar del pueblo, y su potestad, ¡usurpación!”10. La voluntad soberana del todo de la nación como el más alto fundamento de la democracia, es para el Libertador su única ley. En ella se apoya para emancipar a América por medio de la guerra de independencia, y en ella se basa para decidir litigios y contradicciones entre pueblos y regiones, y en ella se basa su política de integración unitaria y nacional. Cuando Ecuador había decidido incorporarse como departamento de Colombia, la junta de gobierno de Guayaquil, deseosa de romper sus vínculos con Quito, había proyectado constituirse en república, en el mismo momento en que el gobierno del Perú buscaba anexar a Guayaquil. La cuestión, delicada en extremo, fue decidida por Bolívar con su enérgica y certera resolución diplomática y política. Así puede verse en su mensaje al Presidente de la Junta de Gobierno de Guayaquil: “…Exijo el inmediato reconocimiento de la República de Colombia, porque es un galimatías la situación de Guayaquil (…) Usted sabe, amigo, que una ciudad con un río no puede formar una nación: que tal absurdo seria un señalamiento de un campo de batalla para dos estados belicosos que lo rodean (…) Todo lo que el derecho más lato permite a un pueblo comprendido bajo una 7 BOLÍVAR, S.: Carta al general Sucre. Nasca, 26 de abril de 1825. 8 BOLÍVAR, S.: Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia. 25 de mayo, 1826. 9 BOLÍVAR, S.: Carta al general Páez. Cúcuta, 11 de septiembre de 1826. 10 BOLÍVAR, S.: Proclama a los venezolanos. Maracaibo, 16 de diciembre de 1826. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP asociación, o bajo limites naturales, es la completa y libre representación en la Asamblea Nacional. Toda otra pretensión es contraria a los derechos Sociales”11. El reconocimiento de Guayaquil como parte integrante del territorio colombiano, se ratificó, como lo propuso el Libertador, mediante una consulta popular en masa. 2.11 LA DICTADURA Y LA REVOLUCIÓN Hay casos excepcionales en que los pueblos, amenazados en sus derechos esenciales por el Estado que ha torcido el mandato que se le confirió, apelan al recurso extremo y transitorio de la dictadura. Casos en los cuales, sin embargo, conservan la plenitud de su soberanía. Así ocurrió en 1828 cuando Simón Bolívar es proclamado como dictador, luego de la disolución de la Convención de Ocaña, que no alcanzó a cumplir su cometido de reformar la Constitución de Cúcuta o elaborar una nueva Carta Fundamental para el país. Acatando la voluntad general expresada en las juntas populares que se realizaron en las más importantes ciudades y regiones del territorio nacional, asume la dictadura reconociendo que “la voluntad nacional es la ley suprema de los gobernantes, y que someterse a esta voluntad suprema es el primer deber de todo ciudadano, y yo como tal me someto a ella (…) siempre seré el defensor de las libertades públicas y es la voluntad nacional la que ejerce la verdadera soberanía y, por tanto, el único soberano a quien yo sirvo como tal”12. No es una dictadura despótica o tiránica la que el Libertador asume, sino, por el contrario, una dictadura que ejerce un mandato popular, una dictadura que garantiza la soberanía popular, o, lo que es igual, una dictadura antioligárquica, progresista, que es una proclamación excepcional de la voluntad general y, por lo tanto, subordinada y sujeta al pueblo. Así lo expresa Bolívar en su proclama a los colombianos: “Cada vez que el pueblo quiera retirarme sus poderes y separarme del mando, que lo diga, que yo me someteré gustoso y sacrificaré ante él mi espada, mi sangre y hasta mi cabeza. Tal es el juramento sagrado que hago ante este templo, ante todos los magistrados principales y lo que es más, ante todo el Pueblo”13. La burguesía de todos los tiempos ha confundido deliberadamente los conceptos, estilos, contenidos y propósitos de la dictadura popular emanada del mandato soberano del pueblo, pretendiendo 11 BOLÍVAR, S.: Carta a José Joaquín Olmedo. Cali, 2 de enero de 1822. 12 BOLÍVAR, S.: Proclama a los colombianos. Bogotá, 1828. 13 Ibidem . Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP equipararla con el totalitarismo de cualquier dictadura surgida de un golpe de cuartel, de una invasión extranjera o de un golpe patrocinado por una camarilla de tiranos. La misma manera que ha confundido la democracia popular con el totalitarismo. Para ella, sólo puede existir la democracia burguesa que es, precisamente una total ausencia de democracia: no tiene pueblo y se hace contra éste. En nombre de la democracia, muchos historiadores liberales y conservadores, que hacen parte de lo que podríamos llamar crónica oficial, han coincidido, como veíamos al principio de este libro, en rendir un fingido culto al Bolívar militar, es decir, al Bolívar de 1810 a 1824, pero vituperan y rechazan al Bolívar político, en especial al de 1825 a 1830, que combatió por realizar sus proyectos de redención social y de integración solidaria de los pueblos de nuestra América. Contra ese Bolívar infamemente tachado como “tirano”, “monstruo”, “bonapartista” y con muchos otros epítetos de igual calaña por las oligarquías del continente y por el gobierno de los Ibidem : contra ese Bolívar, el pensador y el ideólogo, se sigue pronunciando la historiografía oficial. El general Álvaro Valencia Tovar, por ejemplo, al hablar de “los cinco años que sobraron en la vida del Libertador”, sostiene que “Si Bolívar hubiese muerto en 1825, las sombras que escoltan su crepúsculo vital no hubiesen caído sobre esa gloria por la cual luchó desesperadamente”14. Pero ¿quiénes eran, en realidad, los liberales que se opusieron a la dictadura del Libertador? ¿Defendían la soberanía popular? ¿Eran democráticos? ¿Defendían el Estado de Derecho contra el absolutismo? ¿Eran progresistas? ¿Agitaban, acaso, reformas de contenido social para fundar la igualdad? ¿Luchaban por abolir la esclavitud? ¿Eran partidarios de abolir la servidumbre indígena? ¿Trabajaban para crear y desarrollar la industria nacional? Nada de eso. Eran la flor y nata de la oscura oligarquía criolla: los especuladores, los rentistas, los agiotistas, los gamonales, los contrabandistas, los dueños de esclavos y de indios, los ladrones del Estado que veían amenazados sus privilegios. Eran, dicho en otros términos y en lo que tiene que ver con la Nueva Granada, los pupilos del general Santander, azuzados por los agentes de los gobiernos de Ibidem, Inglaterra y Francia en Bogotá, ramificados en dos vertientes más o menos definidas: la de los liberales radicales cuya cabeza más visible era Florentino González, y la de los liberales moderados (que después fundaron el partido conservador), que seguían la batuta de Mariano Ospina Rodríguez. Y eran, así mismo, los fundadores de la ciudad Filosófica, aparato clandestino cuyo objeto era el de conspirar criminalmente contra el Libertador, asesinarlo, destruir su obra y el asalto total del poder del Estado. Participaban en la Sociedad Filológica, no precisamente los eruditos en filología. Pero si ciertos individuos al estilo de Luis Vargas Tejada, quien se oponía a la redención social de los indígenas, diciendo que con esa política Bolívar estaba levantando “las heces de la sociedad” 15. Sujetos como Francisco Soto: uno de esos liberales que calificaba al Libertador como un “monstruo del género humano” que marcha al frente de los “descamisados” para realizar “una revolución contra los propietarios”16. 14 VALENCIA TOVAR, Álvaro: “La humanización de los héroes”. El Tiempo, Bogotá, 31 de marzo de 1989. 15 VARGAS TEJADA, Luis: “Recuerdo histórico”. Bogotá, 1978. P. 19. 16 RUIZ VIVAS, Guillermo: “Bolívar más allá del mito”. T. I. P. 442. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Y participaba, claro está, Francisco de Paula Santander, su indiscutible caudillo, que acusaba a Bolívar por “… la desmoralización a que se ha querido habituar al pueblo y al ejército, enseñándole a que haga actos y representaciones sediciosos” 17. Y lo recriminaba (¡clandestinamente, por supuesto!), diciendo que el Libertador quería provocar “una guerra interior en que ganen los que nada tienen, que siempre son muchos, y que perdamos los que tenemos, que somos pocos” 18 Y qué cinismo: todos ellos decían ser “defensores de la libertad”, sin sentir ningún escrúpulo de que su autocalificación riñera tan groseramente con sus posiciones antipopulares y retrógradas, que se oponían de un modo tan feroz y cruel a los anhelos de justicia social del pueblo colombiano. Desde esa desgraciada coyuntura que permitió a esa camarilla de bandidos y tiranos tomar el poder del Estado, Colombia es una agonía sin término hasta hoy. Los enemigos del Libertador, tal como lo señalara el respetable historiador Liévano Aguirre, eran los genuinos representantes y voceros del capitalismo comercial y usurero: “Los especuladores enriquecidos con el usufructo de la guerra de independencia cerraban por las tardes sus libros de cuentas para reunirse en la Filológica para escuchar las soporíferas exposiciones de don Ezequiel Rojas sobre benthanismo y los versos de Vargas Tejada contra Bolívar”19. Los liberticidas se habían declarado seducidos por las tesis utilitaristas de Bentham, quien proponía la creación de cárceles modelos para resolver la crisis social, y defendía con celo irresistible la usura, considerándola como la “manifestación del inabarcable derecho de la persona a la libertad absoluta” 20. Parodiando a Bentham los enemigos de Bolívar sostenían beligerantemente el principio absoluto del enriquecimiento individualista y afirmaban que el postulado de la igualdad social debía claudicar ante el sacrosanto derecho de la propiedad privada. Y coreaban con Jansen que “la igualdad cede el puesto de primacía a los principios de la propiedad, cuando ellos chocan entre si y se excluyen mutuamente, ya que la propiedad se presenta como un elevado derecho sagrado sobre todos los derechos del cual no puede existir la sociedad humana” 21 . Profesando tales postulados puede entenderse -como lo dice Shulgovski, por qué “La oligarquía plutocrática que conspiraba en Bogotá, inspirada en estas ideas, defendía sin ningún rubor, el agio y la prisión por deudas; y rechazaba radicalmente cualquier injerencia del Estado en la economía”22. La traición, los fraudes, los robos, el crimen: todos los medios más perversos y brutales eran de buen recibo en esa camarilla liberticida y antipopular. De ella brotaron los lobos que han devorado a Colombia: ¡Tales eran los enemigos del Libertador! ¡Y tales sus doctrinas! 17 Cartas y mensajes de Santander. Vol. VII, P. 369. 18 Ídem Vol. VII, P. 371. 19 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio: Op. cit., P. 485. 20 SHULGOVSKI, Anatoli: Op. cit., p. 110. 21 JANES, Francisco: “Manual político del venezolano”. Caracas, 1961, P. 148. 22 SHULGOVSKI, Anatoli: Op. cit., P. 111. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Eran enemigos de Bolívar porque veían en él al más claro paladín de la independencia y de la democracia popular. Porque supieron que él proyectaba la integración republicana y solidaria de los pueblos libres de la América nuestra. Hemos visto que el pensamiento político de Bolívar chocaba de manera inevitable y frontal con las tesis liberales que, a nombre del fuero absoluto de la propiedad, predicaba el desenfreno egoísta del individualismo burgués. Choque que se hizo más radical cuando supo que Bentham, que se ufanaba en llamarse a sí mismo “el Newton de la legislación”, hacía alarde de que sus ideas “habían influido en los Estados “Unidos para abolir la ley que prohibía la usura” 23. Por eso, cuando se enteró de que las ideas de Bentham se habían convertido ya en cátedra de economía política en las universidades de Caracas, expidió el siguiente decreto: “De ningún modo, en ninguna de las universidades de Caracas se enseñaron los tratados de Jeremías Bentham, quedando por consiguiente reformado el artículo 168 del Plan General de Enseñanza”24. Así las cosas, mientras acusaban al Libertador señalándolo como un déspota que buscaba destruir la libertad y convertirse en emperador, los liberales hacían la apología de los ilimitados derechos del individuo para hacerse a la propiedad de los medios de producción y en consecuencia justificaban su “derecho” a la expropiación de artesanos e indígenas, al saqueo de las tierras comunales del Estado, a la conservación de la esclavitud, a la consagración del “librecambismo” que destruyó los rudimentos industriales de la nación. Tales eran para aquella época las banderas de los liberales en Colombia y en América Latina. El paroxismo de los enemigos del Libertador era ostensible cuando leían en Bentham sus argumentaciones contra los postulados democráticos de Rousseau. Cuando oponían sus posturas individualistas contra conceptos como los que conciernen al “Contrato Social”, la “igualdad social”, la ‘voluntad general”, el “bien común” y la “soberanía del pueblo”. Contra estos conceptos eminentemente democráticos y progresistas, oponían los de la democracia de los blancos ricos, el “ilimitado fuero de la propiedad”, el “interés del individuo” y la “soberanía “de la persona”. Contra “la libertad social superior” que proclamaba el filósofo ginebrino, oponían el utilitarismo absoluto de Bentham. Oposición que era compartida no sólo por los agentes de los comerciantes y usureros, sino también por algunos caudillos militares que abandonaron al Libertador para cuidar y administrar los bienes, tierras y fortunas que habían adquirido durante la guerra: Santander y Páez, aunque enemistados entre sí en su pugna por definir la jurisdicción de sus dominios, eran los más visibles caudillos de la oposición contra el Libertador. Es justamente contra la acción corrosiva de los enemigos de las libertades públicas y de las reivindicaciones sociales, contra esa minoría astuta y servil, dócil instrumento desestabilizador que ya oficiaba como títere del capitalismo europeo y norteamericano, y que entendía que la Política del Libertador amenazaba sus posiciones de privilegio, a la que enfrenta Bolívar al asumir la dictadura en 1828. Aunque, la verdad sea dicha, no era la primera vez que hacía uso de la dictadura, considerándola como un instrumento republicano ideado para la salvación de la patria en los momentos más 23 Ídem. 24 “Decretos del Libertador” 1828-1830”. T. III, P. 53. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP críticos. En efecto, decía Bolívar: “La dictadura ha sido mi actividad constante (…) Esta magistratura es republicana, ha salvado a Roma, a Colombia y al Perú”25. No es casual que los historiadores oficiales pasen por encima de las certeras observaciones hechas por Andrés Bello, cuando, al referirse a la dictadura del Libertador, reclamaba que se hiciera su análisis partiendo de las situaciones concretas, que fueron presentándose a todo lo largo de la guerra de independencia, y de los imperativos de insuflarle vida propia a los nuevos Estados. Resaltando sus observaciones, don Andrés Bello manifiesta: “Nadie amó más sinceramente la libertad que el general Bolívar, pero la naturaleza de las cosas lo avasalló como a todos; para la libertad era necesaria la independencia y el campeón de la independencia fue y debió ser un dictador. De aquí las contradicciones aparentes y necesarias de sus actos”26. No puede ignorarse que hay una significativa identidad entre la tesis formulada por Rousseau sobre la dictadura revolucionaria temporal: y la dictadura popular de transición asumida por Bolívar. “Nunca se puede suspender la sagrada fuerza de las Leyes -escribe Rousseau-, si la cuestión no se refiere a la salvación de la patria”27. “En tiempos de crisis -agrega-, las cuales fuerzan a instituir la dictadura, el Estado es rápidamente eliminado o salvado, y una vez pasada la necesidad imperiosa, la dictadura se hace tiránica e inútil”28. Recordemos que la Convención de Ocaña reunida en 1828, con el fin de revisar la Constitución de Cúcuta o cambiarla, se disolvió sin conseguir su propósito, originándose así un vacío institucional en el que la república estaba literalmente disuelta. En tal circunstancia, extraordinariamente anómala, el Libertador asume la dictadura y se dirige a la nación con estas palabras: “¡Colombianos! No os diré nada de libertad, porque si cumplo mis promesas seréis más que libres, seréis respetados; además, bajo la dictadura ¿quién puede hablar de libertad? (…) El Soberano quiso honrarme con el título de su ministro y me autorizó además, para que ejecutara sus mandatos (…) Yo, en fin, no retendré mi autoridad suprema sino hasta el día en que me mandéis devolverla. Y si antes no disponéis de otra cosa, convocaré dentro de un año la representación nacional”29. Tergiversando el origen, las circunstancias y los propósitos de la dictadura del Libertador, Santander escribe con un rencor tan ponzoñoso como inocultable: “Si la independencia de esto s ricos y vastos países le es deudora (a Bolívar) de grandes e importantes servicios, la libertad hasta ahora no le debe ninguno”30. Animado por Bentham y sus correligionarios, Santander llega hasta la temeraria afirmación de que Bolívar “… deja a la posteridad una gloria mancillada, un ejemplo execrable y una historia ennegrecida con los colores del despotismo”31. 25 SHULGOVSKI, A.: Op. cit., P. 86. 26 BELLO, Andrés: Obras Completas. Caracas, 1957. Vol. XIX, p. 170. 27 ROUSSEAU, J. J.: Tratados. P. 244. 28 Ídem. P. 214. 29 BOLÍVAR, S.: Proclama a los colombianos. Bogotá, 27 de agosto de 1828. 30 “Memorias del general Santander”. Bogotá, 1973, P. 286. 31 Ídem. P. 281. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP En sus vituperios contra el Libertador, que Santander escribió en 1829 ocultando su autoría con la rúbrica anónima de “un colombiano”, éste pretende presentar a Bolívar como “el payaso de Napoleón”32, diciendo, además, que “sus decretos después del año de 1828, en que subió al poder absoluto, parecen dictados por el gabinete de Felipe II…”33. Las venenosas inventivas contra el Libertador se han difundido muy ampliamente en América, por obra de aquellos historiógrafos a quienes disgusta el Bolívar revolucionario, sobre todo el del período de 1825 a 1830, o sea el que enfrenta a la turbia fronda oligárquica, y el que lucha por la integración solidaria de nuestra América, para poner a salvo la independencia recién conquistada y contrarrestar el expansionismo imperialista de Ibidem , Inglaterra y Francia, previniendo, además, las consecuencias que pudieran derivarse del pacto de la Santa Alianza que unía a los regímenes más retrógrados de Europa. Tales inventivas han sido difundidas en diversas formas. Germán Arciniegas, por ejemplo, no tiene escrúpulos para tratar de imponernos un “Bolívar conservador” 34, y Juan Uslar Pietri declara que a partir de 1825 “Bolívar comienza en el pináculo de su gloria, la senda descendente de la tiranía”35. No deja de ser interesante anotar que los más caracterizados enemigos de la dictadura del Libertador, alarmados ante la perspectiva del ascenso político y social del pueblo raso, hacían poco caso de la lógica y del contenido de sus palabras cuando presentan a Bolívar como “tirano” y “déspota” y al mismo tiempo le califican como “caudillo de los descamisados”, “jefe de la negramenta”, “líder de los de abajo”, o comandante “de los que nada tienen, que siempre son muchos”. O como decían los liberales europeos y norteamericanos: “un tirano que anda libertando negros”, que, por si fuera poco, es partidario del “despotismo de la mayoría”. Es que, como anota el filósofo mexicano Leopoldo Zea, la dictadura del Libertador “es una dictadura que no es tiranía sino una forma de gobierno que, en situaciones especiales, adoptan los pueblos para salvarse a sí mismos”36. Y enfatiza que el Libertador, ante todo, “continuó siendo un republicano convencido, enemigo de la tiranía y de la explotación”37. El analista Anatoli Shulgovski llama la atención sobre las certeras apreciaciones de Antonio José Rivadeneira, cuando habla del carácter revolucionario de la dictadura de Bolívar, y distingue tres tipos de regímenes dictatoriales. El primero es el de los cónsules de la antigua Roma, cuyo objetivo era el de defender las instituciones existentes cuando el Estado se encontraba en una situación crítica. El segundo es el de la dictadura reaccionaria que derroca por la fuerza al gobierno legítimo y establece un sistema despótico y antipopular. Y el tercero es el de la dictadura revolucionaria que se propone consolidar las conquistas revolucionarias del pueblo. Digámoslo con las palabras de Rivadeneira 32 Ídem. P. 279. 33 Ídem.P. 283. 34 ARCINIEGAS, Germán: Op. cit., p. 22. 35 USLAR PIETRI, Juan: “Historia Política de Venezuela”. Caracas-Madrid, 1990. P.113. 36 ZEA, Leopoldo: “Imperio Romano e Imperio español en el pensamiento de Bolívar”. Ideología, Utopía, Historia. México. 37 SHULGOVSKI, Anatoli: Op.cit., P. 85. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP que “No se requiere mayor esfuerzo dialéctico para demostrar que la dictadura de Bolívar fue revolucionaria”38. 2.12 LA DICTADURA COMO MANDATO POPULAR Visto lo anterior podemos deducir que el contenido revolucionario de la dictadura de Bolívar no se restringe al periodo que tanto desagrada a las oligarquías, o sea de 1825 a 1830, que comprende su mandato en Perú y Colombia. Dicho contenido tipifica igualmente la dictadura del Libertador en los primeros años de la guerra de independencia (1813-1819), que comprende su autoridad en Venezuela. Para constatarlo basta con echar una ojeada a sus medidas y decretos en materia de reformas políticas y sociales, sobre la base de fundar un Estado inspirado en la igualdad social y la soberanía del pueblo. Bolívar se había puesto a la cabeza de las masas populares de nuestra América, para desarrollar una guerra revolucionaria que tenia como perspectivas destruir la opresión colonialista y transformar las colonias en repúblicas. En otras palabras, orientó y dirigió en el terreno mismo de la lucha, la primera guerra de liberación nacional en toda la historia de la humanidad. En la primera fase de esta lucha, o sea hasta el derrocamiento de los españoles del poder político, estuvieron con él, además del pueblo raso que siempre lo acompañó, los criollos que tomaron prestada la ideología del liberalismo burgués. Pero este era sólo el punto de partida. En adelante Bolívar no podrá confiar más que en las fuerzas del ejército que, bajo su mando, era cabalmente el pueblo en armas. Pero cuando funda la República y proclama como tarea nacional que la libertad debe concretarse en la realización de la igualdad social, de la declaración y protección de los derechos humanos, de la educación popular generalizada, de la abolición de la esclavitud y de las discriminaciones, de la liquidación de la servidumbre indígena, de la moralización republicana, de la represión enérgica a los fraudes electorales y el castigo severo de los abusos y delitos cometidos por las autoridades desde el poder, y, en fin, cuando consagra que la soberanía popular es el único poder constituyente de las naciones y la única fuente de su legitimidad, los dueños de esclavos y de minas, los latifundistas, los explotadores de indígenas, los contrabandistas y usureros y en general los dueños de los privilegios heredados del viejo orden colonialista cierran filas contra los proyectos de Bolívar y se unen servilmente a las maniobras desestabilizadoras urdidas por las potencias de Ibidem y Europa, interesadas en impedir la integración popular, republicana y continental de los pueblos de nuestra América. Los poderosos intereses cruzados y múltiples que se oponen al Libertador, contaban con importantes aliados en altos cargos de los gobiernos recién fundados. Y tales aliados actuaban visiblemente en contravía a lo dispuesto por Bolívar, razón por la cual éste, al regresar a Bogotá luego de sus campañas en el sur de América, advierte secamente: 38 RIVADENEIRA, Antonio José: “Historia Constitucional de Colombia”. Bogotá, 1962. Pp. 71- 72. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “Yo digo altamente: la república se pierde, o se me confiere una inmensa autoridad. Yo no confío en los traidores de Bogotá ni en los del sur (Se refiere al Perú) (…) no me apartaré de la fuerza armada ni media hora, porque apenas hay seguridad fuera del campo de mi ejército”39. Comprendió entonces que sólo por medio de la dictadura conferida por mandato popular se podrían crear las condiciones para defender y ampliar las garantías sociales y crear las premisas para una ulterior transición hacia una república verdaderamente popular y democrática. Llegó a esa convicción, luego de haber comprobado personalmente la dolorosa situación de abandono y de miseria en que se hallaban los pueblos por donde transitó en su regreso a Bogotá. Situación que re sumió en su mensaje crítico al general Santander, con la obvia intención de que se supiera sobre los correctivos que tenía en mente para enfrentar la crisis. Haciendo escala en Ibarra, el Libertador escribe: “No veo por todas partes sino disgusto y miseria. El sur de Colombia me ha recibido con ostentación y con júbilo, pero sus arengas son llantos; sus palabras suspiros; todos se quejan de todo; parece que es un coro de lamentación, como pudiera haberlo en el purgatorio. Me aseguran estos habitantes que la contribución directa los arruina, porque no es general sino parcial; y porque los indios ya no trabajan no teniendo contribución que pagar. Mientras la tropa y los empleados están miserables y dados a la desesperación. No sé cómo no se han levantado todos estos pueblos y soldados al considerar que sus males no vienen de la guerra, sino de leyes absurdas”40. Se pregunta Bolívar qué sentido tiene que, luego de una lucha tan dura y heroica, los pueblos vivan en situaciones peores que las que padecían bajo la dominación española. Al hacerse eco de las justas demandas de la población, manifiesta: “Todos piden una contribución general y personal para que el Estado pueda marchar. También piden todos una nueva reforma de empleados inútiles y aun perjudiciales (…) ¡Qué brillante organización tiene Colombia! (…) Toda la sangre se ha sacado del cuerpo y se ha metido en la cabeza; así la república está exánime y loca juntamente. Mientras tanto los legisladores han sacado sus empleos y los empréstitos han arruinado el crédito de la nación”41. Pero esto es sólo la introducción de su mensaje. Seguidamente pasa a denunciar la destructiva labor de los caudillos regionalistas y sus repetidos conatos de escindir a Colombia, lo que ha dado como resultado que “… El sur no gusta del norte; las costas no gustan de la sierra. Venezuela no gusta de Cundinamarca, Cundinamarca sufre de los desórdenes de Venezuela. El Ejército está descontento, y hasta indignado por los reglamentos que se le dan”42. Tras indicar que “una dictadura quiere el sur”43, y declarar que “ahora mismo tenemos una causa pendiente con los primeros magnates de Guayaquil”44, concluye: 39 BOLÍVAR, S.: Carta a J. R. Arboleda. La Carrera (Bogotá), 24 de agosto de 1827. 40 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. Ibarra, 8 de octubre de 1826. 41 Ibidem 42 Ibidem 43 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “… Cada día me confirmo más en que la república está disuelta, y que nosotros debemos volver al pueblo su soberanía primitiva para que él se reforme como quiera (…) He combatido por dar la libertad a Colombia; la he reunido para que se defendiese con más fuerza; ahora no quiero, que me inculpe y me vitupere por las leyes que le han dado contra su voluntad: ese será mi código, mi antorcha; así lo he dicho al pueblo del sur; así lo diré a toda Colombia” 45. (La primera subraya es mía. La segunda es de Bolívar). El principio para enfrentar la situación está planteado claramente: devolver al pueblo su soberanía primitiva, para corregir los efectos de un ordenamiento que había sido dictado contra la voluntad general. “He combatido las leyes de España, y no combatiré por leyes tan perniciosas como las otras y más absurdas por ser espontáneas, sin necesidad siquiera de que fueran dañosas como las de una metrópoli. Un congreso de animales habría sido, como el de Casti, más sabio (…) Los intrigantes han destruido la patria del heroísmo, y tan sólo nosotros sufriremos, porque hemos estado a la cabeza de estos execrables tontos”46. Se duele Bolívar de la opresión económica y racista que siguen sufriendo los indígenas, y de las nefastas influencias de las decisiones políticas tomadas en el norte, es decir, en Bogotá, con respecto al sur, o sea el Ecuador: “Aquí la albocracia sobre los indios es un dogma absoluto, y lo que es más, sin oposición, porque los tales indígenas no se defienden y obedecen a los demás colores (…) Los masones y la reforma de conventillos, causan horror en este país. En una palabra, cuanto hace el norte le parece malo. Sus diputados son vistos como renegados que no han defendido sus derechos e intereses” 47. Al hablar sobre su regreso a Bogotá, informa: “Estaré un día en Pasto, y cinco o seis en Popayán, para ver el país y conocer las opiniones; después seguiré a Bogotá a donde llegaré como un reo, o como una victima que va a ser sacrificada en un tumulto anárquico (…) No puedo creer que sea útil ni glorioso cumplir las leyes existentes y mucho menos aun dejarme conducir por hombres más ciegos que yo. Esta moderación no entra en mi conciencia. Tengo mil veces más fe en el pueblo que en sus diputados. El instinto es un consejero leal; en tanto que la pedantería es un aire mefítico que ahoga los buenos sentimientos”48. Tras significar que la sublevación de Páez constituye “el primer tropezón que ha sufrido una máquina torpemente construida que se había mantenido forme porque no se había puesto en movimiento”49, Bolívar insiste en que “un nuevo contrato general debemos hacer ara mantener una organización que no sólo parezca libre sino que lo sea y lleve el sello de todas las partes. El divorcio lo indicó el Congreso, y Páez lo consumó. Nuevo himeneo debemos celebrar para que las bodas sean aplaudidas por el júbilo general y se olviden las infidencias que ahora nos deshonran, y que difícilmente podemos reparar sino en otra era”50. La determinación del Libertador es coherente y clara: el Congreso, integrado como estaba por caudillos venidos a más gracias a los turbios manejos electorales, era impotente e inepto y por consiguiente no estaba en condiciones de reformarse a sí mismo y mucho menos de sentar las bases 44 Ibidem 45 Ibidem 46 Ibidem 47 Ibidem. 48 Ibidem. 49 Ibidem. 50 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP para un nuevo ordenamiento democrático. Así lo manifiesta a Santander: “Supongamos que un Congreso se reuniera en enero. ¿Qué haría? Nada más que agriar los partidos existentes, porque a nadie satisfaría y porque cada uno traería sus pasiones y sus ideas. Jamás un Congreso ha salvado una república”5l. Recordemos que la Convención de Ocaña, al disolverse, produjo un vacío institucional que no podía llenarse de otra forma que consultando la voluntad general, como en efecto se hizo por medio de las juntas populares que se manifestaron en la nación, lo que motivó al Libertador para expedir el Decreto Orgánico del 27 de agosto de 1828, con el objeto de normatizar su propia actuación, reconstruir la institucionalidad del Estado y evitar la anarquía. En el citado decreto puede leerse: “Considerando: Que desde principio del año 1826, se manifestó un deseo vivo de ver reformadas las instituciones políticas, el cual se hizo general y se mostró con igual eficacia en toda la República, hasta haber inducido al Congreso de 1827 a convocar la Gran Convención (…) Que la Convención reunida en Ocaña (…) declaró solemnemente, y por unanimidad de sufragio, la urgente necesidad de reformar la Constitución (…) Que esta declaración solemne de la representación nacional, convocada y reunida para resolver previamente sobre la necesidad y urgencia de las reformas, justificó plenamente el clamor general que las había pedido, y por consiguiente puso el sello al descrédito de la misma Constitución (de Cúcuta)(…) Que la Convención no pudo ejecutar las reformas que ella misma había declarado necesarias y urgentes, y que antes bien se disolvió, por no haber podido convenir sus miembros en los puntos más graves y cardinales (…) Que el pueblo en esta situación, usando de los derechos esenciales que siempre se reservan para libertarse de los estragos de la anarquía, y proveer del modo posible a su conservación y futura prosperidad, me ha encargado de la Suprema Magistratura para que consolide la unidad del Estado, restablezca la paz interior y haga las reformas que se consideren necesarias (…) Que no es lícito abandonar la Patria a los riesgos inminentes que corre; Y que, como magistrado, como ciudadano y como soldado, es mi obligación servirla (…) En fin, que el voto nacional se ha pronunciado unánime en todas las Provincias, cuyas actas han llegado ya a esta capital, y ellas comprometen la mayoría de la Nación. Después de una detenida y madura deliberación he resuelto encargarme, como desde hoy me encargo, del Poder Supremo de la República, que ejerceré con las denominaciones de LibertadorPresidente, que me han dado las leyes y los sufragios Públicos…”54. El Decreto Orgánico, expedido por el Libertador y firmado por José M. Restrepo, Rafael Urdaneta, Estanislao Vergara y Nicolás M. Tanco, contiene, en los títulos que lo integran, las funciones del Poder Supremo, del Ministro de Estado y Consejo de Ministros, del Consejo de Estado, de la organización y administración del territorio de la República, de la administración de Justicia y las disposiciones generales para un nuevo y transitorio ordenamiento de la nación. Conviene registrar aquí el juicioso criterio del historiador Salcedo Bastardo: “La dictadura de Bolívar es del tipo y razones de las dictaduras en la república romana, y como fue la de Miranda. Es un régimen de derecho; espontáneamente se declara provisional, se fija término y se obliga a reunir la representación nacional en fecha precisa: el 2 de enero de 1830. Además, no toca al Libertador la 51 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. Pasto, 14 de octubre de 1826. 54 BOLÍVAR, S.: Decreto Orgánico. Bogotá, 27 de agosto de 1828. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP totalidad del poder; el Consejo de Estado impone muchas veces su criterio de cuerpo colegiado, incluso respecto a asuntos delicados que atañían en lo personal a Bolívar”55. Salcedo hace ver que “El asunto es de tal proyección que bien merece repitamos el juicio nuestro, el cual, sobre esta materia, se aparta radicalmente de las interpretaciones tradicionales. En lo sustancial, durante esa breve y convulsa coyuntura, el revolucionarismo Bolivarista no sufre mengua alguna. Bolívar no se desdice, ni negocia, ni echa atrás ninguna de sus líneas cardinales. Antes bien, queda incólume y ratificada expresamente su muy clara disposición antiesclavista, su decisión franca en pro de los indígenas es a la sazón más nítida lo mismo su actitud colombianista y continental; su insistencia en la ética, metas todas a las cuales reafirma con sus decretos y actos de este difícil tiempo. Si se examina con prolijidad, y se juzga imparcialmente, la dictadura, antes que un desliz reaccionario, es el postrer intento de Bolívar por imponer la Revolución y hacerla tangible”56. Concluyamos esta parte, registrando también el juicio objetivo del muy ilustre historiador ecuatoriano Alfonso Rumazo González, cuando manifiesta que, en el año 1828 “el pueblo acepta la dictadura con evidentes muestras de complacencia. Las autoridades del resto del país aprueban y respaldan lo hecho en Bogotá. Cuando entra Bolívar en la capital, se celebra su llegada con desbordadas expresiones de júbilo”57 que lo integran, las funciones del Poder Supremo, del Ministro de Estado y Consejo de Ministros, del Consejo de Estado, de la organización y administración del territorio de la República, de la administración de Justicia y las disposiciones generales para un nuevo y transitorio ordenamiento de la nación. 2.13 LA DICTADURA REVOLUCIONARIA La inoperancia del Estado y la corrupción de los encargados de la administración pública, fueron los primeros problemas que ocuparon la atención del Libertador, estimando que sus efectos ejercían una influencia nociva sobre el conjunto de la sociedad. Sabía que era preciso combatir la impunidad imperante y poner freno a los abusos y delitos de los funcionarios del Estado, para conseguir que el pueblo se reconozca y apoye en su gobierno. Partiendo de tales presupuestos declara: “La justicia será mi primer objeto en la administración de que voy a encargarme por la voluntad pública. La libertad práctica no consiste en otra cosa que en la 55 SALCEDO BASTARDO, J. L.: Op. cit., p. 266. 56 Ibíd . Pp. 266-267. 57 RUMAZO GONZÁLEZ, Alfonso: Bolívar, P. 347. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP administración de justicia y en el cumplimiento de las leyes, para que el justo y el débil no teman, y el mérito y la virtud sean recompensados” 58 Ya desde 1813, cuando era Dictador en Venezuela, había denunciado y reprimido con toda firmeza el latrocinio en el gobierno. Como lo ordena en su Decreto: “Todo aquel que fuere convencido de haber defraudado los caudales de la Renta Nacional de Tabaco, o vendiéndolo clandestinamente fuera del Estado o dilapidándolo con robos y manejos ilícitos, será pasado por las armas, y embargados sus bienes para deducir los gastos y perjuicios que origine”59. Y como las leyes son para cumplirlas, Bolívar dispone que “Sufrirán la misma pena (…) todos aquellos jueces o personas a quienes por su parte toque aplicar o ejecutar esta ley, siempre que conforme al modo sumario y breve (…) se les pruebe haberla mitigado en favor de los delincuentes, por connivencia, parcialidad y otra cualquier causa”60. Años después, y sobre la misma materia, decretó: “Todo funcionario público, a quien se convenciere en juicio sumario de haber malversado o tomado para sí de los fondos públicos de diez pesos para arriba, queda sujeto a la pena capital”6l. Al ponderar sobre la amplitud y honradez que deben distinguir a los encargados de la administración pública, el Libertador le manifiesta al general Páez: “el modo de hacerse popular y de gobernar bien es el de emplear hombres honrados, aunque sean enemigos”62. Al mismo Páez le expresa, meses después: “No quieren creer los demagogos que la práctica de la libertad no se sostiene sino con virtudes y que donde éstas reinan es imposible la tiranía. Así, pues, mientras que seamos viciosos no podemos ser libres, désele al Estado la forma que se quiera”63. En febrero de 1825, en su mensaje al Congreso del Perú, el Libertador sustenta sus razones para la adopción de medidas severas contra los ladrones del Estado, a quienes compara con las sanguijuelas que se nutren de la sangre humana: “…no he vacilado -dice- en mostrarme severo contra los delincuentes que se alimentan de la sangre de sus conciudadanos (…) Las rentas nacionales estaban en un estado lastimoso. Se han aumentado y corregido algunos de sus abusos, Se han puesto penas terribles contra los agentes del tesoro que contribuyan a defraudar las rentas Públicas”64. 58 BOLÍVAR, S.: Discurso en el acto político celebrado a la entrada del Libertador en Bogotá el 24 de junio de 1828. 59 BOLÍVAR, S.: Decreto. Expedido el 11 de septiembre de 1813. 60 Ibidem. 61 PIVIDAL, Francisco: Bolívar a lo Bolívar. Granma, La Habana, 2 de abril, 1987. 62 BOLÍVAR, S.: Carta al general Páez. Soatá, 26 de marzo de 1828. 63 BOLÍVAR, S.: Carta al general Páez. Bucaramanga, 12 de abril de 1828. 64 BOLÍVAR, S.: Mensaje al Congreso del Perú, 10 de febrero de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP En el mismo sentido se dirige a Hipólito Unanúe, el Presidente del Perú, reiterándole en tono apremiante, que no puede haber república democrática cuando impera la corrupción dentro del Estado, y exponiéndole que, aunque se ha adelantado una importante labor moralizadora “… hay mucho robo todavía y este robo se debe denunciar al Congreso, al público, y perseguir más que a los godos. La mayor parte de los agentes del gobierno le roban su sangre, y esto debe gritarse en los papeles públicos y en todas partes”65. “Tiempo es ya -advierte Bolívar-, de hacer algún bien a costa de los abusos y de las sanguijuelas que nos han chupado el alma hasta ahora”66. Escandalizado ante los altísimos sueldos de los congresistas en Colombia, el Libertador rebajó los mismos hasta la mitad. De la misma manera que ordenó abolir los privilegios que la Iglesia recibía del Estado, como medida de austeridad necesaria. Refiriéndose a lo anterior se pronunció irónicamente contra los reclamos de “… la diputación del Congreso, porque la he mandado a poner a media paga, y con esto se queja de sacrilegio, como los padres”67. “La impunidad de los delitos hace que estos se cometan con más frecuencia, y al fin llega el caso de que el castigo no basta para reprimirlos”68, como lo denuncia al general Salom en Pativilca. Es un hecho que la impunidad es mucho más escandalosa y perjudicial cuando sirve de cobertura para encubrir a quienes delinquen desde el poder del Estado. Por eso, el Libertador considera que, además de penalizar con todo rigor a quienes así delinquen, es necesario desenmascararlos, estigmatizarlos y denunciarlos ante el pueblo: “Se deben despedazar en los papeles públicos a los ladrones del Estado”69. Disposiciones similares adoptó para combatir el contrabando convertido en una verdadera calamidad propagada en gran escala en el litoral Caribe de Nueva Granada y Venezuela, tal como lo expresa al general Montilla: “Ahora se deben hacer ver todas las llagas de ese departamento y calmarlas con cáusticos; principalmente en el ramo de hacienda” y que se “penetre hasta el último arcano de los fraudes, para limpiar de sabandijas esa aduana (de Cartagena), y de broma esa bahía, y de zánganos y sanguijuelas toda la costa” 70 65 BOLÍVAR, S.: Carta a Hipólito Unanúe Presidente del Consejo de Gobierno. Cuzco, 22 de julio de 1825. 66 Ibidem. 67 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. El Rosario, 31 de julio de 1820. 68 BOLÍVAR, S.: Carta al general Salom. Pativilca, 15 de enero de 1824. 69 BOLÍVAR, S.: Carta al General Santander. Potosí, 21 de octubre de 1825. Bogotá, 29 de febrero de 1828. 70 BOLÍVAR, S.: Carta al general Montilla. Bucaramanga, 24 de abril de 1828. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Cómo hacen falta hoy todas esas disposiciones y sobre todo quién las ejecute. El Libertador agrega que “La falta de vigor en la administración, en todos y cada uno de los ramos, el general conato por eludir el pago de las contribuciones, la notable infidelidad y descuido por parte de los recaudadores, la creación de empleados innecesarios, el escaso sueldo de éstos, y las leyes mismas han conspirado a destruir el erario”7l. Asombra la riqueza y magnitud de las ideas del Libertador en materia legislativa, sobre todo en lo que respecta a la defensa de los intereses populares y la preservación de los recursos de la nación, tal como hemos venido viendo progresivamente. En el ejercicio de su dictadura, por ejemplo, decretó en favor de los indígenas la exención del servicio militar obligatorio, estableció la defensa de las tierras comunales y las rebajas de las cargas impositivas72. Así mismo articuló una serie de medidas de carácter proteccionista, con el objeto de dinamizar la economía nacional, reactivar la producción que estaba prácticamente postrada, fomentar la industria y el comercio asumiendo la defensa de los productores nacionales frente a la invasión de las manufacturas extranjeras y el contrabando: “Que el extranjero alivie al nacional” 73. Como el general Santander había otorgado el monopolio de la navegación por el río Magdalena al norteamericano Elbers, el Libertador abolió semejante concesión, considerando que “sería la más absurda estolidez (…) dejar en semejante servidumbre la navegación del Magdalena”74. Igualmente, son muy variadas las disposiciones que Bolívar adoptó para proteger a los artesanos. Su conocimiento del Ecuador le hizo concluir en que los indígenas de aquella región estaban en capacidad de vestir a la América del Sur, razón por la cual legisló “Sobre la prohibición de importación de tejidos extranjeros en beneficio de la industria ecuatoriana”75. Uno de los aspectos más sensibles para el Estado, era el de asegurar una autoridad y soberanía completa de sus recursos naturales, para impedir que estos sean objeto de manipulación y explotación en beneficio de particulares. Por eso impuso “la nacionalización absoluta de las minas del suelo y del subsuelo y ordenó que las que estuviesen en manos de particulares fuesen tomadas por el Estado”76. 71 BOLÍVAR, S.: Mensaje a los Representantes reunidos en la Convención de Ocaña. 72 BOLÍVAR, S.: Decreto. Expedido el 15 de octubre de 1828. 73 BOLÍVAR, S.: Op. cit. T. III, p. 51. 74 BOLÍVAR, S.: Carta a Estanislao Vergara. Quito, 11 de mayo de 1829. 75 SHULGOVSKI, A.: Op. cit. P. 95. 76 BOLÍVAR, S.: Decreto. Expedido en Quito, 24 de octubre de 1829. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Su fulgurante genio como estadista y como ser humano identificado profundamente con su pueblo y con su tierra, puede destacarse considerando las medidas decretadas en materia ecológica, en una época en que no existía el concepto mismo de ecología, tal como veremos en páginas próximas. Entre tanto, citemos que Bolívar legisló sobre la preservación de las aguas, su uso racional y la conservación de los bosques, y estableció normas para el aprovechamiento y enriquecimiento de la fauna y de la flora77, tanto en lo relacionado con los bosques “que son de propiedad pública, como los que son de propiedad privada”78. Con tal Sentido ordenó que las facultades de medicina de Bogotá, Caracas y Quito, junto con los prefectos de los departamentos, impidan la destrucción de las plantas útiles para la medicina, y dispuso la realización de inventarios científicos para descubrir también las propiedades que dichas plantas y árboles tuviesen de utilidad para la producción79. Y fijó los aranceles que debían pagar los particulares que explotaran minas concedidas legalmente por el Estado, para financiar con ellos “el establecimiento de una cátedra de minería y mecánica, que se hará en cada provincia minera en que Sea posible”80. Para darle mayor fuerza a sus directrices proteccionistas en favor de la industria y del comercio nacional, ordené que, en materia de aranceles, “no disminuyan los derechos de aduana tan sólo por darle gusto a los extranjeros, antes al contrario deben aumentarse”8l. Durante su mandato el Libertador ratificó la subordinación del gobierno y de las fuerzas armadas al pueblo, toda vez que éste es la fuente suprema de las leyes y la única fuente de legitimidad de los gobiernos. Y defendió su política de contenido social haciendo frente a los embates y presiones de los caudillos militaristas: “Es insoportable el espíritu militar en el mando civil” 82. El Libertador se afirmaba en que el recurso más precioso de una nación es su pueblo. Procurar su felicidad es la única razón de ser del Estado. Para eso se fundó y por eso hay que apoyarlo. “Ciertamente -nos dice él-, el oro y la plata son objetos preciosos; pero la existencia de la república y la vida de los ciudadanos son más preciosos aun. Creo que se debe escribir tanto a los jefes como a los magnates lo que conviene que sepan para recomendarles lo que afectan ignorar” 83. 77 BOLÍVAR, S.: Decreto. Chuquisaca, 9 de diciembre de 1825. 78 BOLÍVAR, S.: Decreto. Guayaquil, 31 de julio de 1829. 79 Ibidem. 80 BOLÍVAR, S.: Decreto. Quito, 24 de octubre de 1829. 81 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. Magdalena (Lima), 23 de mayo de 1826. 82 BOLÍVAR, S.: Carta a Daniel O’Leary. Guayaquil, 13 de septiembre de 1829. 83 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. Cúcuta, 30 de mayo de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Y como al pueblo hay que formarlo, el primer magistrado de la nación ha de ser el primer ejemplo a seguir. Bolívar fue consciente de que su pulcritud y su absoluta honestidad han de ser cátedra viva y constante para la población. Y él, que nunca cobró sus sueldos de presidente, se puso a sí mismo como ejemplo de moral y austeridad: “Señor intendente: Hoy he tenido el sentimiento de saber que, en la lista del presupuesto del Estado mayor, se ha incluido un cocinero mío cuyo sueldo es de cincuenta pesos. Espero que usted se servirá registrarlos y avisarme la cantidad a que ascienda para hacer el reembolso que corresponda”84. Mención especial merece el desempeño del Libertador en la organización del sistema educativo, cuya dirección encomendara a su maestro don Simón Rodríguez. Para ello dispuso que, siendo el primer deber del gobierno dar educación al pueblo, y que ésta debe ser uniforme y general, y considerando que la salud de una república “depende de la moral que por la educación adquieren los ciudadanos en su infancia”85 , se habiliten los establecimientos existentes y se creen otros nuevos en las principales ciudades, “en los mejores edificios” y con fondos propios “para recibir todos los niños de ambos sexos, que estén en estado de instruirse” en ciencias y artes (gramática, literatura, historia, etcétera.), para lo cual debe destinarse en cada departamento: “1.) Todos los bienes raíces, rentas y acciones de capellanías aplicados a los establecimientos públicos por decreto de este día. “2) El derecho que se cobra por cada fanega de harina al entrar en las ciudades, mientras no se suprima este derecho”, agregando que “Quedarán afectos a estos establecimientos no sólo por las fincas que reconozcan los censos, sino los réditos: 1° De la caja de censos (…) 3° De los monasterios que se supriman”86. Garantizando, además, que el Gobierno se compromete a señalar en favor de la educación todos los ahorros que en lo sucesivo puedan hacerse en el arreglo de otros ramos de administración pública”87. Ordené igualmente que el gobierno, considerando “Que una gran parte de los males de que adolece la sociedad, proviene del abandono en que se crían muchos individuos por haber perdido en su infancia el apoyo de sus padres”, y “Que para ocurrir a esta necesidad el gobierno debe adoptar estos huérfanos” y “que por decreto de este día se ha ordenado el establecimiento de escuelas primarias en cada ciudad capital de Departamento, como escuela madre para todos los demás lugares de la República”; decreta: “Que se proceda a recoger todos los niños varones huérfanos de ambos padres o de uno de ellos solamente y a reunirlos en las escuelas” y “Que para este procedimiento se dé preferencia a los niños más pobres”88. Como Bolívar solfa expresar que educar a la mujer es educar la nación, procedió entonces para que se ampliara la protección, asistencia y educación a la niñez desamparada, y para que se impulsara la 84 BOLÍVAR, S.: Carta al Intendente. Turbaco, 7 de agosto de 1827. 85 BOLÍVAR, S.: “Decreto. Chuquisaca, 11 de diciembre de 1825. 86 Ibidem. 87 Ibidem. 88 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP inmediata ejecución de este decreto con la fundación de las citadas escuelas, y “se proceda a organizar otras para las huérfanas”89. En realidad todo estaba por hacer. Bolívar debió aceptar con amargura, que había sobre valorado a Santander como estadista. El país estaba postrado en su economía y deshecho políticamente. El pueblo en la miseria y el Estado endeudado y hundido en la más descarada corrupción. Digámoslo con las palabras de la historiadora Gilette Saurat: “Bolívar perdió, sin duda, las últimas ilusiones que podía abrigar respecto de las capacidades de Santander. Sabía que éste no era un estadista, había pensado que al menos poseía las cualidades de un gobernante. Tenia que admitir que era apenas un administrador a escala provincial y un contador más que un financista. El Libertador, sin duda, hubo de envidiar, durante ese largo camino a través de los valles, los picos y las mesetas de los Andes, la suerte de Washington que se había beneficiado, él sí, de la colaboración de un Alexander Hamilton (…) a quien un verdadero patriotismo inspiró, en su puesto de primer secretario del Tesoro, una política financiera audaz y adecuada a las necesidades de una República recién nacida, más que a los apetitos de una camarilla”90. Mientras el Libertador creaba condiciones para que la República de Colombia se llenara de pueblo y democracia, proclamando que “Todos los colombianos son iguales ante la ley, e igualmente admisibles para servir en todos los empleos civiles, eclesiásticos y militares”91; Santander excluye al pueblo en la Constitución de Cúcuta y consagra un Estado para blancos, ricos y propietarios, pensando mezquinamente en la hegemonía de una élite de insaciables apetitos: su propia camarilla. El santanderismo acusaba ferozmente al Libertador, diciendo que su política se basaba en fomentar “el despotismo de la mayoría”. Desde luego, esos mismos vituperios sirvieron para identificar a los santanderistas como paladines del despotismo de la minoría, a quienes Bolívar caracterizó como “los nuevos pretorianos”, en proclama dirigida a los colombianos desde Caracas: “¡Colombianos! La voluntad nacional está oprimida por los nuevos pretorianos que se han encargado de dictar la ley al soberano que debieran obedecer. Ellos se han arrogado el derecho supremo de la nación; ellos han violado todos los principios”92. Pero hasta el último instante de su vida Bolívar tuvo como guía una sola Ley: la voluntad popular: “El pueblo (…) es más sabio que todos los sabios (…) La voluntad nacional será mi guía y nada me podrá retraer de consagrarme a su servicio y de conducir este pueblo a donde él quiere”93. Un pensamiento cardinal de Bolívar se resume siempre en estas palabras: “Me hallo resuelto a no hacer otra cosa dar con mi influencia al bienestar de los pueblos”94 89 Ibidem. 90 SAURAT, Gilette: Op. cit., P. 567. 91 BOLÍVAR, S.: Decreto Orgánico. Bogotá, 27 de agosto de 1828. 92 BOLÍVAR, S.: Proclama a los colombianos. Caracas, 29 de junio de 1827. 93 BOLÍVAR, S.: Discurso en Bogotá. 24 de junio de 1828. 94 BOLÍVAR, S.: Carta al General Santander. Magdalena, Perú 21 de febrero de 1826. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Dejemos para un capítulo especial y amplio lo concerniente al desempeño de Bolívar en lo tocante con Política internacional, que constituye una cátedra de dignidad y decoro que nunca podrá olvidarse. Entre tanto recordemos cómo, por esas ironías de la vida, los gobernantes de Ibidem atacaron con furia al Libertador, llegando hasta tildarlo de “monstruo”, “déspota militar” y “LOCO de Colombia”, sin embargo la historia no sólo refuta de modo fulminante esas injurias, sino que confirma plenamente la justa previsión hecha por Bolívar desde Guayaquil: “Los Ibidem… parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la libertad”95. Con una insania indescriptible, las oligarquías criollas que en la Nueva Granada parió a los liberticidas que se identificaron como liberales y conservadores, y que en Venezuela llaman hoy los escuálidos adecos y copeyanos, lanzaron a coro toda clase de calumnias y denuestos contra el Libertador y, ¡Oh, irrisión!, todo ello a nombre de la libertad. Pero la historia que es inexorable coloca a cada cual en su lugar y hoy mismo las acusa por los latrocinios y crímenes contra la soberanía y la dignidad de nuestros pueblos. Y con razonada ironía, el filósofo Simón Rodríguez, al hacer la defensa del proyecto revolucionario de Simón Bolívar, se refirió en su tiempo a los enemigos del Libertador con estas palabras: “¡Oh pobres pueblos! A nombre de Dios os subyugaban los Reyes de España. Hoy, un corto número de hombres, que está muy lejos de seros afecto, persigue a vuestros defensores, y ¡los persigue a vuestro nombre!” 96. Y, claro está, como a la luz de la historia las monstruosidades de estas oligarquías quedan al desnudo, entonces puede entenderse por qué no hay cátedra Bolivariana en Colombia y por que no se enseña nuestra historia. 2.14 BOLÍVAR Y LOS INDÍGENAS Otro contraste muy notorio, que deja ver sin tapujos el carácter antipopular y retrógrado de Santander y sus pupilos, es el de la cuestión indígena. Ya veíamos algunas páginas atrás, que una de las acusaciones al Libertador consistía en que se había puesto a la cabeza de los indígenas y que con ello estaba levantando “las heces de la sociedad”. Lo mismo, como veremos más adelante, dirá la oligarquía limeña en oposición a las reformas decretadas por Bolívar en favor de los indígenas. 95 BOLÍVAR, S.: Carta al Coronel Patricio Campbell. Guayaquil, 5 de agosto de 1829. 96 RODRÍGUEZ, Simón: Op. cit., T. II, p. 289. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP En su propósito de luchar por la igualdad social, Bolívar dedicó especial atención a los indígenas de América que, tal como lo señalaba, eran el sector social más vejado, oprimido y degradado. De su pluma salieron airadas denuncias contra el exterminio de los pueblos aborígenes y la destrucción de su cultura, como también expresiones de la más sincera emoción y asombro al contemplar sus virtudes y las huellas de su civilización. En su afán por sensibilizar la opinión de América y provocar la solidaridad internacional, denunció en forma vigorosa los atropellos y la cruenta represión que condujeron a la eliminación física de los aztecas y los Incas, haciendo énfasis en la desgraciada suerte que sometió a Tupac Amarú y su descendencia. Y puso como un alto ejemplo de heroísmo a los indios araucanos de Chile, por el valor demostrado en su lucha contra la opresión colonial. Los llamó “indómitos y libres”1 , y los exaltó como los “fieros republicanos de Arauco”2 . En efecto, Bolívar exhortó al Presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada, llamándolo a imitar a Colocolo: “Sea Vuestra Excelencia un nuevo Colocolo; emplee su acento sagrado en persuadir la concordia”3 . No es casual que hubiese fundado en Lima y en Bogotá la organización Caupolicán que, como quería Bolívar, además de honrar la memoria del heroico líder de los araucanos, tema como razón de ser luchar por las reivindicaciones de los indígenas de América. Con tal propósito planteó el restablecimiento de sus derechos; la devolución de las tierras que les habían sido arrebatadas, la protección de sus resguardos, el fomento de su progreso económico y su educación, dictando, en su cuartel general del Rosario de Cúcuta, el siguiente decreto: “Deseando corregir los abusos introducidos en Cundinamarca en la mayor parte de los pueblos de naturales, así contra sus personas como contra sus resguardos y aun contra sus libertades, y considerando que esta parte de la población de la República merece las más paternales atenciones del gobierno por haber sido la más vejada, oprimida y degradada durante el despotismo español, con presencia de lo dispuesto por las leyes canónicas y civiles, he venido en decretar y DECRETO: “Articulo 1° Se devolverá a los naturales, como propietarios legítimos, todas las tierras que formaban los resguardos según sus títulos, cualquiera que sea el que aleguen para poseerlas los actuales tenedores. “Artículo 2° Las fundaciones que carguen sobre los dichos resguardos, no teniendo aprobación de la autoridad a quien corresponde o ha correspondido concederla, quedarán sin efecto ni valor aunque hayan subsistido por tiempo inmemorial”4 1 BOLÍVAR, S.: Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. 2 BOLÍVAR, S.: Op. Cit., Vol. I, P. 172. 3 BOLÍVAR, S.: Carta al presidente de las provincias Unidas de la Nueva Granada, Kingston, 10 de Julio de 1815. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El decreto contiene términos claros sobre las extensiones y calidades de las tierras que se repartirán a cada familia o comunidad indígena, expresando que las mismas no pueden ser objeto de compraventa, y fija normas sobre la cuantía de los sueldos de los maestros de las escuelas destinadas a la educación de los indígenas, así como las materias o cátedras en que serán instruidos, entre las que se indica la enseñanza de los derechos y deberes del hombre y del ciudadano, para iniciarlos en los principios del republicanismo democrático. El decreto declara igualmente abolidas las formas de explotación servil que pesaban sobre los indígenas, al disponer que “Ni los curas, ni los jueces políticos, ni ninguna otra persona empleada o no, podrán servirse de los naturales de ninguna manera, ni en caso alguno, sin pagarles el salario que antes estipulen en contrato formal celebrado en presencia y con consentimiento del juez político. El que infringiere este artículo pagará el doble del valor del servicio hecho y los jueces políticos exigirán esta multa irremediablemente en favor del agraviado por la menor queja que tengan; cuando los jueces mismos sean los delincuentes, serán los gobernadores políticos los que erigirán la multa dicha (…) La misma disposición del articulo comprende a las cofradías cuyos ganados no pastarán en los resguardos si no pagan arrendamiento, ni serán guardados por los naturales sino del modo dicho en el artículo precedente “5 . Para eliminar los abusos del clero, que obligaba a los indígenas a pagar tributos o sumas exageradas por la prestación del servicio religioso, el decreto ordena que “Cesarán absolutamente desde este momento, como escandalosas y contrarias al espíritu de la religión, a la disciplina de la Iglesia y a todas las leyes, las costumbres de no administrar los sacramentos a los feligreses mientras no han pagado los derechos de cofradía y cóngrua, la de obligarlos a que hagan fiestas a los santos y la de erigirles derechos parroquiales de que están exentos los naturales por el estipendio que da el Estado a los curas. Los curas que contravinieren este artículo, continuando los mismos abusos, sufrirán el rigor de las leyes en un juicio severo, y al efecto los jueces políticos velarán la conducta de los curas para dar cuenta al gobierno de la menor falta que noten en esta parte que se prevea lo que corresponda”6 . Para asegurar las libertades de los indígenas, el decreto dispone que “Los naturales, como todos los demás hombres libres de la República, pueden ir y venir con sus pasaportes, comerciar sus frutos y efectos, llevarlos al mercado o feria que quieran, y ejercer su industria y talentos libremente, del modo que ellos elijan sin que se les impida”7 . Y establece, en su articulo 16: “El presente decreto no sólo se publicará del modo acostumbrado, sino que los jueces políticos instruirán de su contenido a los naturales, instándolos a que representen sus derechos aunque sea contra los mismos jueces ya que reclamen cualquier infracción que se cometa”8 . 4 (4) BOLÍVAR, S.:Decreto. Expedido en el Cuartel General del Rosario de Cúcuta, 20 de mayo de 1820. 5 Ibidem. 6 Ibidem. 7 Ibidem. 8 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP En su campaña del Perú, el Libertador pudo conocer y vivir personalmente el hondo contraste existente entre la grandiosidad de la cultura de los Incas y la postración económica, política y social de sus descendientes. Desde el Cuzco, antigua capital de una civilización asombrosa, Bolívar escribe con franca admiración: “He llegado ayer al país clásico del sol, de los Incas, de la fábula y de la historia (…) Abstracción hecha de toda poesía, todo me recuerda altas ideas, pensamientos profundos; mi alma está embelesada con la presencia de la primitiva naturaleza, desarrollada por sí misma, dando creaciones de sus propios elementos por el modelo de sus inspiraciones íntimas, sin mezcla alguna de las obras extrañas, de los consejos ajenos, de los caprichos del espíritu humano, ni el contagio de la historia de los crímenes y de los absurdos de nuestra especie. Manco Capac, Adán de los indios, salió de su Paraíso titicaco y formó una sociedad histórica, sin mezcla de fábula sagrada o profana… Dios lo hizo hombre; él hizo su reino, y la historia ha dicho la verdad: porque los monumentos de piedra, las vías grandes y rectas las costumbres inocentes y la tradición genuina, nos hacen testigos de una creación social de que no tenemos ni idea, ni modelo, ni copia. El Perú es original en los fastos de los hombres”9 . Pero si el Libertador se declara embelesado en la contemplación de las huellas de una cultura portentosa, no es menos fuerte su moción cuando se siente consternado ante el doliente espectáculo de miseria en que se hallan los indígenas luego de la destrucción de su civilización. “Los pobres indígenas -nos dice él- se hallan en un estado de abatimiento verdaderamente lamentable. Yo pienso hacerles todo el bien posible”10. Y, en efecto, se dedicó a la tarea de remediar los daños hechos por los conquistadores, soñando con dar origen a un nuevo ordenamiento social que, basándose en la redención de los indígenas y en la igualdad social, fusionara en un todo las corrientes étnicas del Perú ¡para que se enriquecieran con sus mutuas diferencias! Ello implicaba la abolición inmediata de las instituciones que pesaban sobre las masas indígenas, entre las cuales estaba la autoridad de los caciques. Los españoles se habían apoyado en estos jefes indígenas, para someter a las comunidades y atarlas a la opresión colonialista. A cambio de ello los caciques pasaron a disfrutar de algunas ventajas económicas, políticas y sociales. Al advertir que con el correr del tiempo esos caciques se habían convertido en un instrumento de opresión, el Libertador expidió un decreto “mediante el cual son extinguidos el título y la autoridad de los caciques”11. Pero eso no es todo. El mismo día en que abolió los cacicazgos expidió otro decreto para proclamar los derechos del indígena como ciudadano, y prohibir la explotación a que venían siendo sometidos. Allí puede leerse: “Considerando: “1° Que la igualdad entre todos los ciudadanos es la base de la Constitución de la República; 9 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. Cuzco, 28 de junio de 1825. 10 Ibidem. 11 BOLÍVAR, S.: Decreto. Cuzco, 4 de julio de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “2° Que esta igualdad es incompatible con el servicio personal que se ha exigido por fuerza a los naturales indígenas, y con las exacciones y malos tratamientos que por su estado miserable han sufrido estos en todos los tiempos por parte de los jefes civiles, curas, caciques y aun hacendados; “3° Que la distribución de algunas pensiones y servicios públicos han sido injustamente recargados a los indígenas; “4° Que el precio del trabajo a que ellos han sido dedicados de grado o por fuerza, así en la explotación de minas como en la labor de tierras y obrajes han sido defraudados de varios modos; “5° Que una de las pensiones más gravosas a su existencia es el pago de los derechos excesivos y arbitrarios que comunmente suele cobrárseles por la administración de los Sacramentos; he venido en decretar y “DECRETO: “1° Que ningún individuo del Estado exija directa o indirectamente el servicio personal de los peruanos indígenas, sin que proceda un contrato libre del precio de su trabajo. “2° Se prohíbe a los prefectos de los departamentos, intendente s, gobernadores y jueces, a los prelados eclesiásticos, curas y sus tenientes, hacendados, dueños de minas y obrajes que puedan emplear a los indígenas contra su voluntad en faenas, séptimas, mitas, pongueajes y otras clases de servicios domésticos y usuales. “3° Que para las obras públicas de común utilidad que el gobierno ordenare no sean pensionados únicamente los indígenas como hasta aquí, debiendo concurrir todo ciudadano proporcionalmente según su número y facultades. (…) “5° Los jornales de los trabajadores en minas, obrajes y haciendas deberán satisfacerse según el precio que contrataren en dinero contante, sin obligarles a recibir especies contra su voluntad y a precios que no sean corrientes de plaza. (…) “7° Que los indígenas no deberán pagar más cantidad por derechos parroquiales (…) “8° Que los párrocos y sus tenientes no pueden más concretar estos derechos con los indígenas sin la intervención del intendente o gobernador del pueblo. “9° Que cualquier falta u omisión en el cumplimiento de los anteriores artículos producirá acción popular y será capítulo expreso de que ha de hacer cargo de residencia”12. Considerando así mismo que los indígenas habían sido, en su gran mayoría, desalojados de sus tierras y que las que quedaban como tierras de comunidad eran objeto de la explotación en beneficio de individuos particulares, el Libertador entró a remediar tal situación decretando: “3° Las tierras llamadas de comunidad se repartirán conforme a ordenanzas entre todos los indios que no gocen de alguna otra suerte de tierra, quedando dueños de ellas (…) “4° Se hará este repartimiento con consideración al estado de cada porcionero asignándole siempre más al casado que al que no lo sea, y de manera que ningún indio pueda quedarse sin su respectivo terreno”13. 12 BOLÍVAR, S.:Decreto. El Cuzco, 4 de julio de 1825. 13 BOLÍVAR, S.: Decreto. Trujillo (Perú), 8 de abril de 1824. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El anterior decreto, expedido en Trujillo, fue ampliado en su aplicación mediante otro decreto dictado en el Cuzco, en el que Bolívar ordena devolver a los indígenas las tierras que los recaudadores y caciques habían usurpado, lo mismo que las que el gobierno español había concedido a los caciques que ayudaron a la represión contra los indígenas cuzqueños en 1814. Leamos algunos de sus considerandos: “2° Que la mayor parte de los naturales han carecido del goce y posesión de tierras; “3° Que mucha parte de dichas tierras, aplicables a los llamados indios, se hallan usurpadas con varios pretextos por los caciques y recaudadores; “4° Que el uso precario que se les concedió en el gobierno español ha sido sumamente perjudicial a los progresos de la agricultura ya la prosperidad del Estado; “5° Que la Constitución de la República no conoce la autoridad de los caciques”14. El Libertador, claro está, distingue muy bien entre los caciques que se pusieron al servicio del poder colonialista y los que permanecieron fieles a sus comunidades, razón por la cual decreta que “En la masa( de tierra) repartible se incluirán aquellas de que se han aprovechado los caciques y recaudadores por razón de su oficio (…) Los indígenas que fueron despojados de sus tierras en tiempo del gobierno español para recompensar con ella a los llamados pacificadores de la revolución del año 14, se les compensará con el repartimiento que se haga de las tierras de comunidad con un tercio más de terreno que el que se asigne a los demás que no hayan experimentando este perjuicio”15. Y manda igualmente que “los caciques que no tengan ninguna posesión de tierra propia, recibirán por su mujer y cada uno de sus hijos la medida de cinco topos”16. (Según el Nuevo Diccionario de la Lengua Española, de José Alemany y Bolufer la definición de la palabra es: “Medida itineraria equivalente a legua y media, usada entre los indios de la América del Sur”). El decreto, finalmente, fija la condición de que dichas tierras no podrán enajenarse “y jamás en favor de manos muertas, so pena de nulidad”17. Tan pronto pisó suelo peruano Bolívar pudo confirmar lo que ha había expuesto en su Carta de Jamaica, cuando pronosticó que Lima sería el último baluarte del despotismo colonial en la América continental. De un lado estaba la oligarquía esclavista, latifundista, monárquica y racista, fuertemente aferrada a seculares privilegios y, por el otro, mostrando un contraste en extremo irritante, el pueblo raso: misérrimo, abandonado, abatido. Ante tan contradictorio espectáculo, el Libertador, que había sido llamado para liberar al Perú, hizo sentir su primera declaración: “este país requiere una reforma radical o más bien una regeneración absoluta”18. Ya está dicho que en Bolívar los principios de independencia y de igualdad social estuvieron siempre orgánicamente unidos. Esta identidad se acentúa mucho más, cuando, saliendo de Lima, 14 BOLÍVAR, S.: Decreto. El Cuzco, 4 de julio de 1825. 15 Ibidem. 16 Ibidem. 17 Ibidem. 18 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. Lima, 11 de septiembre de 1823. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP entra en contacto con los indígenas en las montañas andinas, en cuya defensa emprende una vigorosa y revolucionaria obra legislativa que, como es obvio, provoca el rechazo iracundo de la oligarquía que lo acusa de “monstruo” y “tirano”. José de la Riva Agüero y el marqués José Bernardo Torre Tagle que fueron los primeros presidentes del país inca, que fueron destituidos por Bolívar por haber traicionado la independencia de dicho país y pactado el regreso de los españoles al poder en Lima, señalaron al “zambo Bolívar” como el “enemigo principal del Perú “19 Por supuesto, estos caudillos, junto con Luna Pizarro y la gran oligarquía peruana fueron beligerante enemigos del Libertador y de todo lo que tuviera que ver con sus proyectos sociales y políticos. Sobre la enconada resistencia que esa oligarquía peruana opuso al Libertador, este expresó francamente a Unanúe: “Yo no me puedo hacer amar personalmente, porque estoy haciendo una reforma de usos y costumbres abominables y antiguos. El ejército y la administración necesitan de una reforma radical que estoy ejecutando. Por consiguiente, me aborrecen, y más hace en un día un intrigante que cien hombres de bien en un mes”20. Que la oligarquía odiaba a Bolívar es algo perfectamente inevitable y lógico. Pero los republicanos más progresistas y democráticos del Perú le brindaron su respaldo más sincero. Dentro de éstos cabe destacar al escritor, político y científico Hipólito Unanúe, fundador de la Primera Escuela de Medicina en el Perú, a quien Bolívar designó como Presidente del Consejo de Ministros. Lo mismo que al destacado intelectual, escritor y político José Faustino Sánchez Carrión, a quien Bolívar distinguió como su primer Ministro de Gobierno y con cuya colaboración fundó en la ciudad de Trujillo “la primera Universidad Republicana del Perú y América”21. Talentosos y abnegados colaboradores que, en unión con muchos otros que son alto ejemplo de la peruanidad, de los que el propio Sánchez Carrión hizo justo elogio, significando “que cuando la posteridad repase los registros de vuestras tareas, pueda decirse: ¡cómo no habían de ser justos! Ellos fueron designados por Bolívar”22. Hipólito Unanúe exaltaba como hombre sabio y patriota, la peruanidad de sus ancestros. Cuando se refería a la civilización Inca tipificando su poca como “el período heroico” de la historia de su nación y, como tenia que ser, acompañó a Bolívar en su tarea de redención económica, política y social de los indígenas y trabajó con él en la fundación del Estado Independiente del Perú, del que fue su Presidente. 19 TORRE-TAGLE, J. B.: Proclama a los peruanos. Lima, 1823. 20 BOLÍVAR, S: Carta a Hipólito Unanúe. Arequipa, 30 de mayo de 1825. 21 CENTURIÓN VALLEJO, Héctor: “José Faustino Sánchez Carrión. Ministro del Libertador”. Caracas, Venezuela, 1975. P. 109. 22 Ídem. P. 188. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Es perfectamente claro que Bolívar no sólo condujo a su ejército para poner fin a la dominación colonial de España en el Perú, sino que rescató al país de la molicie y la anarquía en que lo tenían sumido las élites retardatarias de la oligarquía. Así lo reconoció el eminente patriota peruano José Faustino Sánchez Carrión, quien, además de su desempeño como ministro del interior, era quien ejecutaba la función de relaciones exteriores. En su informe histórico al Congreso reunido en Lima, Sánchez Carrión señaló con términos inequívocos, que la dictadura revolucionaria del Libertador había salvado al país del desastre y permitido una serie de transformaciones de extraordinaria importancia, y calificó su legislación sobre la cuestión indígena como “… primera tabla de la ley agraria del Perú el documento práctico de la independencia en pro de los indígenas”23. Ya anotábamos cómo fue de grande la decepción sufrida por Bolívar cuando, al regresar a Colombia en 1826, descubrió que la administración de Santander, dedicada a las truculentas repartijas burocráticas de su clientela partidista, no había adelantado ninguna obra para corregir las injusticias sociales. Todavía imperaba la opresión de la “albocracia” 24. O sea que a la inmisericorde explotación económica que sometía a los indígenas, se unía como un lastre ideológico la discriminación racista por parte de los blancos, y la negación de sus derechos y libertades por parte del Estado. Y lo peor, como dice Bolívar, es que “… los tales indígenas no se defienden y obedecen a los demás colores”25. Esto movió al Libertador a legislar sobre la llamada “contribución personal de indígenas”26, con la perspectiva de reformar la situación del sector social más abandonado de la república. Despertando, inevitablemente, la reacción de la oligarquía representada por el santanderismo en pleno. Los “liberales” acusaron a Bolívar, manifestando que su Política consistía en provocar a los “descamisados” para un levantamiento de la “plebe” contra los hombres libres y propietarios, lo que, según ellos, era un atentado contra “la verdadera libertad”. Es evidente que, como afirma Consuegra, “el ideario Bolivariano inicia la posición auténtica y defensiva, encaminada a servir exclusivamente a los intereses de nuestros países, en busca de su desarrollo y de la solución de sus problemas sociales”27 Y agreguemos con él y con sus propias palabras que “Sobre todo Bolívar es precursor del pensamiento social auténtico. Si en nuestros días, ante los efectos de la dependencia cultural e ideológica, se clama por una teoría genuina que responda a nuestras necesidades e intereses, es necesario tener presente que Bolívar señaló el camino”28. 23 SÁNCHEZ CARRIÓN, José Faustino: “Los ideólogos”. Lima, 1977. T. I, P. 594. 24 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. Ibarra, 8 de octubre de 1826. 25 Ibidem. 26 BOLÍVAR S.: Decreto. Bogotá, 15 de octubre de 1828. 27 Op. cit. p.4. 28 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP 2.15 LA CUESTIÓN AGRARIA Al ocuparnos de Bolívar como reformador social, conviene destacar un aspecto que suele ser omitido por los historiógrafos oficiales y que tiene que ver con la cuestión agraria. En efecto, en el curso mismo de la guerra de independencia y en el ejercicio de su autoridad como hombre de Estado, el Libertador introdujo profundas reformas en materia agraria, en las que concretaba jurídicamente la redistribución de la tierra entre los desposeídos (indígenas, esclavos libertos y campesinos), repartía el campo para la labranza, distribuía los bienes nacionales entre los actores reales de la liberación y sentaba la primera cátedra ecológica sobre las formas y condiciones en que debían explotarse los bosques de la nación y los que se hallaban dentro de propiedades particulares. Todo ello con el objeto de aliviar la situación económica de la población y en especial de la gran masa campesina cuya mejor expresión estaba representada por los soldados del ejército Libertador. Ante todo, trataba de transformar las inveteradas formas de producción legadas por la colonia, que habían hundido a nuestro pueblo en la servidumbre y el aislamiento. Nuestros pueblos, decía Bolívar, “… no ocupan otro lugar en la sociedad que el de siervos propios para el trabajo, y, cuando más, el de simples consumidores, y aún esta parte con restricciones chocantes; tales son las prohibiciones del cultivo de frutos de Europa, el estanco de las producciones que el rey monopoliza, el impedimento de fábricas que la misma península no posee, los privilegios exclusivos del comercio hasta con objetos de primera necesidad, las trabas entre provincias y provincias para que no se traten, entiendan ni negocien”29. Se nos había impuesto -agrega-, “los campos para cultivar el añil, la grana, el café, la caña, el cacao y el algodón; las llanuras solitarias para criar ganado, los desiertos para cazar las bestias feroces, las entrañas de la tierra para excavar el oro, que no puede saciar a esa nación avarienta”30. Como puede verse -concluye el Libertador-, “la posición de los moradores del hemisferio americano ha sido por siglos puramente pasiva; su existencia política era nula; nosotros estábamos un grado todavía más bajo de la servidumbre”31 y su deducción forzosa era admitir que “Nosotros por mucho tiempo no podíamos ser otra cosa que un pueblo agricultor”32. Por tanto, la distribución de tierras tenía como perspectivas atender al interés nacional, reactivar la economía, satisfacer las necesidades de la población, elevar la productividad, superar el aislamiento económico, político, cultural y social y democratizar los medios de producción luchando por la igualdad social. Pero no se trataba de una igualdad niveladora por lo bajo. Ese reparto de tierras, como anota Pividal, “no podía ser un regalo cuya fragmentación perjudicara la producción de bienes, al reducir las grandes haciendas a una contraproducente proliferación de minifundios. Al combatir la 29 BOLÍVAR, S.: Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. 30 Ibidem. 31 Ibidem. 32 BOLÍVAR, S.: Gaceta de Caracas. 9 de junio de 1814. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP existencia del conuco, Bolívar se adelantó a la creación de granjas colectivas al decretar que muchos beneficiarios pueden unirse para solicitar en comunidad las grandes haciendas. (Ver decretos: 14 de diciembre de 1825 y 17 de diciembre de ese mismo año)”33. Esta idea de asociación cooperativa la vemos ya en Bolívar en su decreto del lo de octubre de 1817, al disponer que “cuando las propiedades partibles sean de un valor más considerable que las cantidades asignadas a los diferentes grados (de los miembros del ejército Libertador), el Gobierno cuidará de que las particiones se hagan del modo más conforme a los intereses de todos, para lo cual podrán acomunarse o acompañarse muchos, y solicitar se les conceda tal fin “34. El Libertador, pues, organiza la redistribución de las tierras, sobre la base de la expropiación (confiscación y secuestro) de las propiedades “de españoles y americanos realistas, que conforme al decreto y reglamento publicado (…) deben secuestrarse y confiscarse…”35. De la pasividad política se derivó, como dice Bolívar, otra implicación del régimen de dependencia: la subordinación económica. Las colonias habían sido reducidas a la producción de materias primas que interesaban a la metrópoli. Por tanto, la realización de las reformas sociales constituía una condición necesaria para el logro eficaz de la independencia. Era imperativo, por ejemplo, superar el monocultivo. Pienso que deberíamos (…) inquirir noticias de objetos que pudieran mejorar nuestra industria, pues si no variamos de medios comerciales, pereceremos dentro de poco. Sería muy conveniente el tratar en los papeles públicos sobre esta materia para guiar la atención pública sobre los diferente s ramos que pudiéramos cultivar con suceso”36. Sabía que el factor principal para el progreso de una nación no es el dinero, al que atribuía funciones meramente especulativas. Ese factor es la producción: verdadero motor de su desarrollo económico y de su progreso en todos los niveles; el trabajo y el saber, lo dijo siempre, son los polos del progreso de la nación. Para fomentar el desarrollo económico dispuso la creación de Juntas Provinciales de Agricultura y Comercio “considerando que la agricultura, el comercio y la industria son el origen de la abundancia y prosperidad nacional y el verdadero y más inagotable manantial de las riquezas del Estado, y no habiendo corporaciones que las promuevan, animen y fomenten, permanecerán siempre en el estado de languidez e inacción en que la barbaridad de los antiguos tiranos las mantenían…”37. 33 BOLÍVAR, S.: Gaceta de Caracas. 9 de junio de 1814. 34 PIVIDAL, Francisco: “Bolívar a lo Bolívar”. Op. cit. 35 BOLÍVAR, S.: Decreto. Cuartel general de Santo Tomás de la Nueva Guayana, 10 de octubre de 1817. 36 BOLÍVAR, S.: Carta al general Páez. Bogotá, 16 de agosto de 1828. 37 BOLÍVAR, S.: Decreto. Rosario de Cúcuta, 21 de mayo de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Las Juntas Provinciales, compuestas por un presidente, seis cónsules y un procurador consular nombrados mediante votaciones por la colectividad de los productores y comerciantes en cada región, tienen como tarea “promover la agricultura en todos sus ramos y procurar el aumento y me jora de las crías de ganado caballar, vacuno y lanar, presentar al pueblo proyectos de mejoras y reformas, extendiendo de todos modos hasta hacer vulgar el conocimiento de los principios científicos de estas artes y facilitando la adquisición de libros y manuscritos que ilustren al pueblo en esta parte, animando a los propietarios y ricos hacendados a que aprendan el cultivo del añil, cacao, café, algodón y grana, del olivo y de la vid, detallándoles los terrenos que ofrezcan más ventajas para cada una de estas plantas; y premiando debidamente a los que se aventajan en cualquier género de cultivo”38. Le corresponderá también a las juntas, dice Bolívar, “Animar y dar acción al comercio interior y exterior por medios semejantes a los anteriores, reparando o abriendo caminos cómodos y breves por sí mismos o por contratas; facilitando el tráfico con el establecimiento de mercados; presentando especulaciones productivas para que se emprendan e inspirando sobre todo la buena fe en el cumplimiento de los contratos y obligaciones”39. Además, el desarrollo de la agricultura y del comercio deben conducir a la creación de la industria nacional. Por eso, indica Bolívar, las juntas deben “fomentar la industria proponiendo y concediendo premios a los que inventen, perfeccionen o introduzcan cualquier arte o género de industria útil, muy particularmente a los que establezcan las fábricas de papel, paño u otras, a los que mejoren y faciliten la navegación de los ríos y hagan menos dispendiosos, fáciles y cómodos los transportes por tierra. Para todos estos objetos usará de las libertades del comercio y agriculturas de las rentas sobrantes de propios de la provincia, poniéndose de acuerdo con los cabildos que cooperarán por su parte de todos modos”40. El sentido revolucionario y creador que Bolívar insuflaba en sus reformas es evidente: “el impulso de la revolución está dado, ya nadie lo puede contener (…) El ejemplo de la libertad es seductor, y el de la libertad doméstica es imperioso y arrebatador (…) Debemos triunfar por el camino de la revolución y no por otro (…). La ley de la repartición de bienes es para todo Colombia”41. Y como se trata de que Colombia sea para todo el pueblo, agrega el Libertador, que “será también del cuidado de las juntas informarse cuáles son los terrenos baldíos de las provincias y denunciarlos al pueblo para que los pretendan, y al gobierno para que los conceda, anunciando al mismo tiempo las ventajas que ofrezcan y tomando el más vivo interés en que repartan y cultiven”42. 38 Ibidem. 39 Ibidem. 40 Ibidem. 41 BOLÍVAR, S.: Carta al general Santander. Cúcuta, 30 de mayo de 1820. 42 BOLÍVAR, S.: Decreto. Rosario de Cúcuta, 21 de mayo de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Es preciso, como piensa Bolívar, superar el terreno estéril de las especulaciones. “Necesitamos trabajar mucho para regenerar el país y darle consistencia: por lo mismo, paciencia y más paciencia, constancia y más constancia, trabajo y más trabajo, para tener patria”43. Esta disposición conduce a la verdadera incorporación de todo el país al desarrollo económico, geográfico, cultural y social colonizando su territorio con sus propios habitantes. “Como la fundación de pueblos en los países desiertos y en los caminos públicos facilita de gran manera el tráfico y el cultivo de las tierras, cuidará la junta de proponer proyectos de estos establecimientos donde sean más necesarios, explicando los medios que crea más adaptables y designando la posición que sea más cómoda y ventajosa. Estos proyectos se ejecutarán (…) enviando al lugar señalado todos los vagos y mal entretenidos de la provincia, bajo la dirección e inspección de las juntas y de los comisionados que nombre para dirigir y arreglar el establecimiento. Cuando el número de vecinos Sea tan considerable que pueda sostener un párroco, se le nombrará por quien corresponde”44. Para atender a la fundación y desarrollo de las nuevas poblaciones, las juntas provinciales, según lo ordena el decreto, crearán juntas subalternas con tantos miembros como los que sean necesarios, y que cooperarán entre sí para atender al bienestar general. “Las juntas provinciales -dice Bolívar-, se corresponderán entre sí para informarse recíprocamente y ayudarse del modo posible. Ellas darán al gobierno del Departamento cada año razón circunstanciada de los progresos y esperanzas que prometan sus proyectos de mejora o reforma, dirigiéndole también éstos”45. Bolívar se empeñó con todo entusiasmo en conocer la situación en que se hallaba la agricultura, con miras al perfeccionamiento de su política de desarrollo del agro. Para tal efecto ordenó la realización de un censo agrícola mediante el cual “… se explore el país y dé al gobierno una noticia: 1°) del número de establecimientos rurales que haya en actividad; 2°) de la especie de cultura (o cultivo) que se haga en ellos; 3°) de la naturaleza del terreno en que estén; 4°) del número de individuos empleados en los trabajos, y de su condición; 5°) de la situación de los terrenos cultivados con respecto a las vías de comunicación y de transporte (para que) con conocimiento de lo establecido y observado (se adopte) un plan para mejorar la agricultura, así en la variedad y aumento de las mieses y plantas como en los instrumentos y modos de labor para la tierra”46. Ya se había anotado en páginas anteriores que, en favor de los indígenas, había dictado, entre otras disposiciones, la exención del servicio militar obligatorio, la defensa de las tierras comunales y el alivio de las cargas impositivas47. 43 SALCEDO-BASTARDO, J.L.: Op. cit. P. 167. 44 Ibidem. 45 Ibidem. 46 BOLÍVAR, S.: Decreto. Chuquisaca, 17 de diciembre de 1825. 47 BOLÍVAR, S.: Decreto. Bogotá, 15 de octubre de 1828. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Este decreto, lo mismo que todo lo relacionado con la cuestión indígena, forma parte orgánica de la política social y democrática sobre la reforma agraria propuesta por el Libertador. Reforma que, después de su muerte, le fue violentamente arrebatada al pueblo. Tal como lo señala Anatoli Shulgovski, la legislación agraria Bolivariana fue tergiversada por el Congreso de Angostura, en 1820, en sentido doble por incluir en el derecho de obtener asignación no sólo a militares, sino también a los empleados civiles, y por sustituir la entrega directa de tierras por vales, con discriminación entre soldados y oficiales”48. La iniciativa del Libertador de repartirles tierra a los combatientes de su ejército, tiene una motivación primordial que es la de recompensar el desprendimiento, el valor y la virtud de los que luchan por la patria. “Yo pues -dice Bolívar-, a nombre de la República he mandado distribuir todos los bienes nacionales entre los defensores de la patria. La ley que fija los términos y la especie de esta donación, es el documento que con mayor satisfacción tengo el honor de ofrecer al consejo. El premio del mérito es el acto más astuto del poder humano”49. En estas acciones propias de una situación revolucionaria, Bolívar parte del respeto a las normas universales más avanzadas en relación con la protección de la propiedad, elevándolas a una significación más humanitaria y justa. También como escribe Salcedo, proclamó que “corresponde al Estado garantizar y proteger la propiedad. Llega a colocarla, al lado de la igualdad, la libertad y la seguridad, entre los cuatro grandes derechos que expresamente consagra (…) Mas por lógicos imperativos del movimiento revolucionario hispanoamericano, Bolívar hace esclarecedoras correcciones al texto difundido por la Revolución Francesa. Los fundamentos de la propiedad – para él- pueden ser otros que la equidad, la moral y la justicia; cuando éstos faltan la propiedad es usurpación y violencia” 50. La propiedad en sí no es nada. Es su relación con el hombre y la sociedad lo que le da trascendencia. Cuando el santanderismo y todos los fundamentalistas de la propiedad pretenden imponer su criterio, diciendo que la propiedad es intocable, simplemente están poniendo al desnudo un fetichismo aberrante (excusen el Pleonasmo). “Entonces -agrega Salcedo Bastardo-, la propiedad que al Estado resultante de una revolución popular le incumbe proteger, es la propiedad legítima conforme a la tica y la ley del nuevo orden. Absurdo y contradictorio sería que un régimen de prestigio democrático cierto, prestara el apoyo de su fuerza a la propiedad que vulnera la igualdad, y que afecta negativamente a la Revolución al escamotear la justicia e impedir la superación de las masas que por ella se han sacrificado”51. 48 “Ensayos políticos acerca de Simón Bolívar “: Op. cit., p. 213. 49 SALCEDO BASTARDO, J. L.: Op. cit , P. 151. 50 Ídem. P. 160. 51 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP La cuestión agropecuaria no comprende la totalidad de los recursos rurales. La minería, observa Bolívar, ha de ser nacionalizada y activada por le Estado: “las minas de cualquier clase, corresponden a la República”52. Salcedo escribe que “se extendía de esta manera el sistema legalista -ahora a cargo del Estado revolucionario a las minas no metalíferas, las cuales anteriormente y bajo las Leyes de Indias pertenecían al propietario del suelo. Bolívar resolvió en su epoca para los habitantes de estos países la propiedad de nuestros yacimientos de petróleo y demás hidrocarburos y combustibles minerales”53. 2.16 BOLÍVAR Y LA ECOLOGÍA Es verdaderamente genial y asombroso que el Libertador, anticipándose a los apremiantes llamados de los ecologistas modernos, hubiese advertido sobre la necesidad de cuidar y defender el equilibrio de la naturaleza, en oposición a las prácticas y costumbres irracionales y devastadoras de la explotación de aguas, tierras y bosques. y lo hizo en un tiempo en el que, sobra decirlo, no existía ni siquiera la noción o concepto de ecología. Hablando de bosques, por ejemplo, ordenó el estudio de las propiedades de los cultivos y plantas, que pudieran aplicarse al desarrollo de la medicina y la química; y se refirió al enriquecimiento de la flora, diversificando su cultivo, según la constitución y naturaleza del suelo, introduciendo nuevos géneros que no perjudicasen las plantaciones nativas. Legisló así mismo sobre el cuidado, aumento y orientación de las aguas para irrigar los terrenos áridos y desérticos, a fin de rescatarlos para la producción y mejorar la calidad de vida de las comunidades, poniendo un acento muy especial en el uso racional de los diversos recursos naturales. Temas que, apenas hoy, empiezan a cobrar la importancia vital que merecen, cuando la explotación irracional y avarienta de un capitalismo salvaje, que se ha convertido en un monstruo erosivo y corruptor de la tierra, el agua y el aire, amenazando gravemente la vida de nuestro planeta. En su decreto dado en Chuquisaca sobre la preservación de las aguas, su uso racional, la conservación de los bosques y su reforestación, Bolívar ordena “que se visiten las vertientes de los ríos, se observe el curso de ellos y se determinen los lugares donde puedan conducirse aguas a los terrenos que estén privados de ellas”54. Lo anterior es, por otra parte, una refutación categórica al pesimismo de Malthus, que sostenía que la tierra no podría sustentar la vida humana, porque mientras la población crece en proporciones geométricas, los recursos lo hacen en forma aritmética. Bolívar, en cambio, concebía que el hombre, educado por el Estado y estimulado en su creatividad constituía el más precioso recurso porque está dotado de inteligencia y de capacidad para obrar sobre la naturaleza para preservarla y enriquecerla. 52 Ídem. P. 166. 53 Ibidem. 54 BOLÍVAR, S.: Decreto. Chuquisaca, 17 de diciembre de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Refiriéndose a su decreto, el Libertador sostiene que dicha medida es indispensable para la población del país, porque “la esterilidad del suelo se opone al aumento de la población, y priva entre tanto a la generación presente de muchas comodidades”55. Su decreto estimula igualmente el fomento de la minería, ya “que por falta de combustible no pueden hacerse o se hacen inexactamente o con imperfección la extracción de metales y la confección de muchos productos minerales que por ahora hacen casi la sola riqueza del suelo”56. Y como la explotación minera no puede ser la única riqueza del suelo, el decreto determina “que en todos los puntos en que el terreno promete hacer prosperar una especie de planta mayor cualquiera, se emprenda una plantación reglada a costa del Estado, hasta el número de un millón de árboles, prefiriendo los lugares donde haya más necesidad de ellos”57. Del mismo modo fija normas rigurosas y precisas para el aprovechamiento racional y la debida conservación de la riqueza forestal de Colombia: “Teniendo en consideración: “1°) Que los bosques de Colombia, así los que son propiedad pública, como los que son propiedad privada, encierran grandes riquezas, tanto en madera propia para toda especie de construcción como en tintes, quinas y otras sustancias útiles para la medicina y las artes. “2°) Que por todas partes hay un gran exceso en la extracción de maderas, tintes, quinas y demás sustancias, especialmente en los bosques pertenecientes al Estado, causándole graves perjuicios. “DECRETO: “Artículo 1°) Los gobernadores de provincias harán designar en cada cantón, por medio de los jueces políticos o personas de su confianza, las tierras baldías pertenecientes a la República, expresando por escrito su demarcación, sus producciones peculiares, como de maderas preciosas, plantas medicinales y otras sustancias útiles, mandando archivar un tanto de estas noticias y remitiendo otro a la prefectura. “Artículo 2°) Inmediatamente harán publicar en cada cantón, que ninguno pueda sacar de los bosques baldíos, o del Estado, maderas preciosas y de construcción de buques para el comercio, sin que preceda licencia por escrito del gobernador de la provincia respectiva. “Artículo 3°) Estas licencias nunca se darán gratuitamente, sino que se erigirá por ellas un derecho, que graduarán los gobernadores a juicio de peritos, formando al efecto un reglamento que someterán a la aprobación del prefecto…”58. El decreto fija la cuantía de las multas en favor de los fondos públicos, que se cobrarán como sanción a “cualquiera que extraiga de los bosques del Estado quinas, maderas preciosas y de 55 Ibidem. 56 Ibidem. 57 Ibidem. 58 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP construcción sin la debida licencia, o que traspase los límites que se hayan fijado”, indicando que “además pagará, a justa tasación de peritos, los objetos que haya extraído o deteriorado”59. También dispone que “los prefectos de los departamentos marítimos cuidarán muy particularmente de que se conserven las maderas de los bosques del Estado, principal- mente todas aquellas que pueden servir para la marina nacional, y que no se extraigan sino las precisas, o las que se vendan con ventaja de las rentas públicas”60. Y ordena que, obrando en consecuencia, “los gobernadores de las provincias prescribirán reglas sencillas, y acomodadas a las circunstancias locales, para que la extracción de maderas, quinas o palos de tintes se haga con orden, a fin de que se mejore su calidad y puedan sacarse mayores ventajas en el comercio”61. Pero eso no es todo. La explotación de los bosques requiere, además de la licencia que concede su autorización, la inspección de sus operaciones con el fin de evitar que se afecten en forma caótica y destructiva. Por tal razón el decreto ordena que “donde quiera que haya quinas y otras sustancias útiles para la medicina, se establecerá una junta inspectora, a la que se asignará por el prefecto respectivo que tenga a bien: dicha junta se compondrá por lo menos de tres personas, y Se cuidará que una de ellas Sea médico, donde fuere posible”62. Y como estas materias no pueden dejarse al azar, Se indica que los miembros de la junta Serán nombrados por el prefecto, a propuesta del respectivo gobernador y permanecerán en sus destinos durante su buena conducta. Y agrega: “Cualquiera que pretenda sacar quinas y otras sustancias tiles para la medicina, de bosques pertenecientes al Estado, o a particulares, será inspeccionado en sus operaciones, cuyas dietas o jornales satisfará el empresario o empresarios”63. Las juntas y los comisarios, dice el decreto, vigilarán que el empresario o empresarios no violen los límites fijados en la licencia, y advierte “que la extracción y demás preparaciones se hagan conforme a las reglas que indicarán las Facultades de Medicina de Caracas, Bogotá y Quito, en una instrucción sencilla que deben formar, la que tendrá por objeto impedir la destrucción de las plantas que producen dichas sustancias, como también que a ellas se les dé todo el beneficio necesario en sus preparaciones, envases, etcétera., para que tengan en el comercio mayor precio y estimación”64. Y se advierte en forma rotunda que, sin la acreditación oficial sobre el cumplimiento de los requisitos antes señalados, “las aduanas no admitirán pólizas para registrar dichos artículos (…) dando parte al gobernador o administrador de la aduana, para que se les impida el embarque”65. El decreto concluye ordenando que “las Facultades de Medicina de Caracas, Bogotá y Quito, lo mismo que los prefectos de los departamentos, dirigirán al gobierno los informe s correspondientes, proponiendo los medios de mejorar la extracción y el comercio de las quinas, y de las demás sustancias para la medicina o para las artes que contengan los bosques de Colombia, haciendo todas las indicaciones necesarias para el aumento de este ramo tan importante de la riqueza pública”66. 59 Ibidem. 60 Ibidem. 61 Ibidem. 62 Ibidem. 63 Ibidem. 64 Ibidem. 65 Ibidem. 66 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Desde sus comienzos como guerrillero hasta cuando fundó su ejército, el Libertador educó a sus combatientes en esta materia y dictó normas militares y pedagógicas sobre la protección de la naturaleza, sobre la preservación de la fauna restringiendo el sacrificio de reses hembras, ordenando la protección de las llamas y vicuñas, y en general sobre la conservación de las especies. Amaba la naturaleza y comprendía que el hombre hace parte de ella: la naturaleza disminuida es la disminución del hombre: todo lo que envilece a la naturaleza degrada la vida del hombre, y éste no puede subsistir en una naturaleza muerta. El verdadero revolucionario, para merecer ese título, ha de ser ante todo un creador. Bolívar lo fue. El hombre de Estado, para serlo en el mejor sentido de la palabra, ha de ser un estudioso y conocedor de las ciencias sociales, del Derecho Público, de las características específicas y concretas de su gente, de su época, de la geografía de su país, de su constitución física y moral, de su cultura, de sus problemas. Bolívar lo fue. Es evidente que el hombre constitucionalista, para poderse llamar tal, ha de ser un teórico del Estado, un práctico de la administración pública, un legislador creativo y original, un Sociólogo de las cosas de la ciudad y del campo. Bolívar también lo fue. Y, por supuesto, el auténtico líder de masas ha de ser un pedagogo social, un organizador de las luchas populares, un paladín de las reivindicaciones más sentidas de la población laboriosa y estudiosa. Bolívar lo fue en su más alta expresión. El leguleyo de parsimonioso andar; el pretendido jurista que se aferra a las leyes escritas como a un fetiche, el que idea leyes para apresar a los humildes y dejar libres las garras de las fieras; el que no conoce el país porque se mantiene ocupado haciendo trampas en su gabinete: ése no es hombre de Estado, ni es constitucionalista y mucho menos revolucionario. El prototipo que ha imperado en nuestro país, desgraciadamente, es el del oportunista que sabe elegir el momento indicado para treparse al tren de la victoria, con el fin de asegurar su acceso al poder. Y, una vez consolidado en él, y luego de trenzar la espesa telaraña burocrática con sus pupilos, queda reducido a su verdadera dimensión de ordinariez y crueldad, a su enanismo político y humano. Todo su universo es el gabinete y su forma de gobernar se expresa en la intriga, la traición, la intolerancia, las artimañas de los conciliábulos, la tartufería, la repartija clientelista, el fraude y el crimen. Esto es lo que diferencia definitivamente a Bolívar con respecto a Santander. Leamos a la historiadora francesa Gilette Saurat: “Jamás se vio a Francisco de Paula Santander recorrer el territorio para darse cuenta de los efectos de su administración o de los difíciles problemas de los pueblos desorientados por el funcionamiento de las nuevas instituciones. El área de su acción: el centro de Bogotá, las calles tranquilas que rodean la catedral y el Colegio de San Bartolomé, las redacciones de los periódicos de la capital sobre los cuales ejercía una influencia total, las tertulias en que se reunían unos hombres que se titulaban liberales y cuyo principal cuidado era satisfacer sus intereses. Al servicio de esos intereses, Santander no vaciló en torcer la ley, ni en manejar los fondos públicos para las necesidades de un partido, el suyo”67. 3. BOLÍVAR TÁCTICO Y ESTRATEGA Táctica -Estrategia -Inteligencia de combate -Moral revolucionaria -Terreno-Campo-Ciudad -Concentración- Dispersión -Guerrilla – 67 SAURAT, Gilette. Op. Cit., p. 593. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Ejército -El apoyo popular y el papel de la mujer -Sobre la Guerra y la paz -Regularización de la guerra, -Derecho de gentes -GuerraPolítica-Logística- La campaña definitiva -El éxtasis de la victoria -El ejército debe ser el pueblo en armas defendiendo la Patria – Los partidos políticos -El librecambismo como precursor del neoliberalismo. 3.1 TÁCTICA-ESTRATEGIA Bolívar supo captar correctamente el carácter prolongado y progresivamente popular de la guerra emancipadora en América. Sabía que tendría que ser una guerra irregular, en la que, un pueblo, sin experiencia militar, enfrentaría a un ejército que, como el de España, estaba muy bien equipado y armado, y, sobre todo, tenía una experiencia de más de mil años de guerrear contra romanos, turcos, moros y, todavía en tiempos más remotos, contra las invasiones de los bárbaros. Era preciso entonces, partiendo de dicha realidad, ir elaborando cuidadosamente un planteamiento táctico que dictase las formas adecuadas de guerrear para alcanzar la estrategia trazada: la independencia de las colonias españolas en la América. Iniciemos la exposición con la lectura de algunos conceptos de los teóricos contemporáneos o recientes sobre esta relación de la táctica y la estrategia: “Cuando decimos que la táctica está subordinada a la estrategia, damos a entender que toda táctica debe asegurar efectivamente el cumplimiento del principio estratégico y la consecución del propósito estratégico. La estrategia y la táctica concuerdan entre sí y al mismo tiempo son diferentes”1 . Dicho en otras palabras: “…la tarea de la ciencia estratégica es estudiar las leyes de dirección de la guerra que gobiernan una situación bélica en su conjunto, mientras que la de la ciencia táctica es estudiar las leyes de dirección de la guerra que gobiernan una situación parcial; en esto radica la diferencia” 2 . ¿Cómo superar entonces, en un momento dado, la situación de inferioridad física y cuantitativa y la pasividad? La respuesta es de Mao: “Podemos libramos de nuestra inferioridad y pasividad relativas en el aspecto estratégico creando artificialmente la superioridad e iniciativa parciales en muchas ocasiones, para arrancar la superioridad y la iniciativa parciales al enemigo, arrojándolo en la inferioridad y la pasividad. La acumulación de estos éxitos parciales constituirá nuestra superioridad e iniciativa estratégicas y la inferioridad y pasividad estratégicas del enemigo. Tal viraje depende de la justa dirección subjetiva”3 . Al teorizar sobre sus experiencias como conductor máximo del pueblo chino, Mao escribe: “… recurrir, como método principal, a la dispersión de las fuerzas para hacer la guerra de guerrillas y, como método auxiliar, a la concentración de las fuerzas para hacer la guerra de movimientos”4 . 1 TSUO-PENG, Lí. Enfrentar uno a diez en lo estratégico, enfrentar diez a uno en lo táctico. Pekín, China, 1966, p. 8. 2 Ibidem. 3 TSE-TUNG, Mao. Sobre la guerra prolongada. Pekín, China, p. 96. 4 TSE TUNG, Mao. Obras Escogidas. T. IV, Pekín, China, 1962, p. 46. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP De tales premisas se derivan conceptos como los de “superioridad artificial”, “concentración y dispersión”, “iniciativa estratégica”, “defensa activa”, entendiendo que “La concentración es el secreto de la estrategia”5 , y que “debe haber una sola dirección principal de operaciones en un momento dado” 6 . Muchos años antes Bolívar, al frente de nuestros pueblos en las primeras guerras de liberación nacional que conoce la historia, fue creando, paso a paso, en medio de reveses y contratiempos de toda índole, su propio ideario estratégico y táctico, con una originalidad e inteligencia asombrosas. Combinando su instinto ofensivo con el valor, la habilidad y la disciplina, realizó la “Campaña Admirable”, a la cabeza de un puñado de granadinos, para liberar a Caracas en 1814. Esta gesta, que se sale de todas las consideraciones teóricas existentes y posteriores, hizo exclamar a Jules Mancini: “Nunca con menos se hizo más en tan vasto espacio y en tan breve tiempo”7 . Sucede que en esa campaña Bolívar efectúa una impensable inversión de métodos que, como anota Liévano, produce lo contrario a lo que parecía lógico: “Mientras el fuerte se defiende, el débil ataca”8 , causando con ello una gran confusión en las tropas españolas. De este modo logra “derrotar lo grande con lo pequeño, oponerlos pocos a los muchos, neutralizar lo largo con lo corto, vencer lo fuerte con lo débil”º9 . La osadía de Bolívar es tanto más relievante. Porque, como apunta Robert Taber: “Esto no quiere decir que las guerrillas ganen batallas. En su periodo inicial la insurgencia no debe buscar batallas sino eludirlas”10. Bolívar era ofensivo por vocación. Por eso ideó la ofensiva activa, gracias al apoyo miliciano de los moradores de las regiones, tal como se lo comunica a Santiago Mariño: “… mi defensa es formidable, de modo que con los enfermos y los paisanos nos defenderemos en tanto que con las fuerzas disponibles podemos ofender activamente”11. Supo igualmente que si la pasividad es la muerte de la guerrilla, la movilidad, en cambio, era su elemento vital. Por eso, ha de realizar constantemente marchas y contramarchas, operaciones 5 MARX, Carlos. “La insurrección en la India”. Obras Completas. T. XII. 6 TSUO-PENG, Li. Op. cit., p. 28. 7 MANCINI, Jules. Bolívar y la emancipación de las colonias españolas. Traducción C. Docteaur. París, Francia, 1930. 8 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Op. cit., p. 103. 9 BURCHETT, Wilfred. Catapulta hacia la libertad. La Habana, Cuba, 1984, p. 77. 10 TABER, Rober. La guerra de la pulga. Traducción de Pedro Durán Gil. Tercera edición. México, D. F., 1970, p. 33. 11 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santiago Mariño. Barcelona, 7 de febrero de 1817. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP simulacros, tal como lo anota en 1819: “Nuestra defensiva ha sido mortal para Morillo, porque en marchas y contramarchas y combates parciales ha perdido casi la mitad de su ejército” 12. Bolívar detestaba la pasividad. Su genio exigía movimiento, iniciativas, combates rápidos y sorpresivos. Sabía ponderar y hacer el análisis dialéctico de los factores cualitativos que ayudan a equilibrar la inferioridad cuantitativa. En efecto, escribe, “El valor es preferible al número y la habilidad superior al valor”13. Al dar respuesta a Irvine, enviado por el gobierno de los Ibidem , el Libertador manifiesta con franqueza: “El valor y las habilidades suplen con ventaja al número. Infelices los hombres si estas virtudes morales no equilibrasen las físicas! ¡El amo del reino más poblado sería bien pronto señor de toda la tierra! ¡Por fortuna se ha visto con frecuencia un puñado de hombres libres vencer a imperios poderosos!”14. Insistía siempre: “Yo soy irrevocable como el destino, en los negocios de la disciplina”15. La disciplina era, ciertamente, la virtud más importante de las tropas españolas, y frente a ellas recomendaba mucha prudencia, porque el valor o el arrojo de las guerrillas en combates frontales, habían significado ya, en varias ocasiones, la destrucción del ejército. Y concluía: “El enemigo se ha de dividir, y dividido debemos destruirlo sin falta, sin exponer la suerte de Colombia en una batalla general y quizá desgraciada, porque la disciplina es el alma de las tropas enemigas, como lo es el valor de las nuestras; y por descontado, aquélla es más conveniente en una batalla general que éste”16. Sabía que un hilo conductor debe ligar en un todo lo objetivo con lo subjetivo. No basta lo uno sin lo otro. Era necesario formar al combatiente, concientizarlo, darle la espiritualidad de la tierra, identificarlo con su pueblo, con su país, con su geografía, con sus intereses. Darle los principios de la solidaridad e identidad con la patria. “Es verdad -advierte-, que el clima disminuirá las tropas europeas, pero el país les dará reemplazos con ventaja, pues no debemos alucinamos; la opinión de la América no está aún bien fijada (…) la masa general ignora todavía sus derechos y desconoce sus intereses” 17. Esto lo había constatado, con gran amargura, cuando las montoneras venezolanas iban tras la bandera de Boves, animadas por la más rústica de las perspectivas: el saqueo y la repartición del botín, al estilo más clásico y característico de las soldadescas europeas en la Edad Media. 12 BOLÍVAR, Simón. Carta a Guillermo White. Laguna de los Laureles, Abril 4 de 1819. 13 BOLÍVAR, Simón. Carta a J. B. Arismendi. Carúpano, 26 de junio de 1816. 14 BOLÍVAR, Simón. Carta a J. B. lrvine. Angostura, 12 de octubre de 1818. 15 BOLÍVAR, Simón. Carta a B. Salom. El Cuzco, 27 de julio de 1825. 16 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. San Juan de Payara, 11 de enero de 1820. 17 BOLÍVAR, Simón. Carta a M. Hyslop. Kingston, 19 de mayo de 1815. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Venezuela, literalmente hablando, se ahogó en la sangre de sus hijos, y los patriotas que pudieron sobrevivir, fueron forzados al exilio. “En vano -dice Bolívar-, esfuerzos inauditos han logrado innumerables victorias, compradas al caro precio de la sangre de nuestros heroicos soldados (…) estando la masa de los pueblos descarriada, por el fanatismo religioso, y seducida por el incentivo de la anarquía devoradora”18. Y agrega, con visible desencanto: “El ejército Libertador exterminó las bandas enemigas, pero no ha podido ni debido exterminar pueblos por cuya dicha ha lidiado en centenares de combates. No es justo destruir los hombres que no quieren ser libres, ni es libertad la que se goza bajo el imperio de las armas contra la opinión de seres fanáticos cuya depravación de espíritu les hace amar las cadenas como los vínculos sociales” 19. Pero no se puede sucumbir ante las adversidades, por cruentas y desesperantes que sean: “La desesperación no escoge los medios que la sacan del peligro” 20, porque “La desesperación es la salud de los perdidos” 2l. Estas apreciaciones las hace en Jamaica viviendo un exilio forzado, después de renunciar al mando del ejército y salir de la Nueva Granada, para evitar una guerra fratricida. Las contradicciones y ambiciones de los caudillos políticos y militares, tanto en el territorio granadino como en Venezuela, completaban un cuadro más que sombrío y caótico, que había sido aprovechado por las fuerzas españolas para recuperar su poder. Es que, como anota Bolívar, “Cuando los sucesos no están asegurados, cuando el Estado es débil y cuando las empresas son remotas, todos los hombres vacilan, las opiniones se dividen, las pasiones las agitan y los enemigos las animan para triunfar por este fácil medio” 22. Pero era preciso aprender de las derrotas y los infortunios. Se han perdido batallas importantes, pero no la guerra. La experiencia que se ha ido adquiriendo debe ser un libro abierto que todos deben leer. La experiencia, la autocrítica, los sacrificios y los infortunios no pueden debilitar la constancia. Caer y levantarse es la premisa que debe cumplirse para continuar la marcha. “Para el logro del triunfo siempre ha sido indispensable pasar por la senda de los sacrificios” 23. “Sólo ejércitos aguerridos son capaces de sobreponerse a los primeros infaustos sucesos de una campaña. El soldado bisoño lo cree todo perdido desde que es derrotado una vez; porque la experiencia no le ha probado que el valor, la habilidad y la constancia corrigen la mala fortuna” 24. 18 BOLÍVAR, Simón. Proclama a sus conciudadanos. Carúpano, 7 de septiembre de 1814. 19 Ibidem. 20 BOLÍVAR, Simón. Carta al redactor de la Gaceta Real de Jamaica. Septiembre de 1815. 21 BOLÍVAR, Simón. Carta a Mariano Montilla. Sátiva, 24 de marzo de 1828. 22 BOLÍVAR, Simón. Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. 23 BOLÍVAR, Simón. Discurso con motivo de la incorporación de Cundinamarca a las Provincias Unidas. Bogotá, 13 de enero de 1815. 24 BOLÍVAR, Simón. Manifiesto de Cartagena. 15 de diciembre de 1812. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Y así lo proclama con profunda convicción a sus combatientes en Ocaña: “… el infortunio que es la escuela de los héroes, os dará nuevas lecciones de gloria. La constancia, soldados, ha triunfado siempre, que la constancia sea siempre vuestra guía” 25. Y así lo reiteró en su discurso, con motivo de la incorporación de Cundinamarca a las Provincias Unidas de la Nueva Granada: “. ., la rigurosa escuela de los trágicos sucesos ha afirmado nuestra marcha habiendo aprendido con las caídas, dónde están los abismos; y con los naufragios, dónde están los escollos” 26. Y la constancia no debe perder nunca la perspectiva de una lucha que ha de ser muy dura y prolongada: “Nosotros no tenemos más armas para hacer frente al enemigo que nuestros brazos; nuestros pechos, nuestros caballos y nuestras lanzas. El débil necesita una larga lucha para vencer; el fuerte, como en Waterloo, libra una batalla y desaparece un imperio” 27. 3.2 INTELIGENCIA DE COMBATE La inteligencia de combate es una cuestión clave para el triunfo del ejército. Ella requiere de una cabal información para definir los ardides, estratagemas, sorpresas y movimientos insospechados; y exige una certera desinformación para distraer la atención de las fuerzas enemigas y forzarlas a realizar movimientos torpes o atraerlas a un territorio adverso para plantearles combate en condiciones criticas. La sorpresa, la guerra de desgaste, la perspicacia, la malicia, la audacia y la prudencia: todo tiene un papel estelar dentro de la inteligencia de combate. Bolívar triunfó en una guerra prolongada, gracias a la sumatoria de muchas batallas y escaramuzas en las que supo “actuar con audacia para lograr la sorpresa y no dar al enemigo tiempo para reaccionar” 28 Insistió en todo momento a sus oficiales “… que las estratagemas y ardides se pongan en ejecución” y les inculcó sorprender a los enemigos “por todos los medios que le sugiera la perspicacia y la malicia, y sobre todo el conocimiento de los lugares donde se hace la guerra”29. Y agrega: “Nada es más fácil que sorprender casi todos los días los campamentos o cuarteles enemigos, bien sea de noche, bien sea en el día. Una sorpresa es un golpe decisivo que consterna y destruye para siempre un cuerpo o división. Es pues indispensable emplear la sorpresa con preferencia a la fuerza”30. 25 BOLÍVAR, Simón. Proclama de Ocaña. 27 de octubre de 1814. 26 BOLÍVAR, Simón. Discurso con motivo de la incorporación de Cundinamarca a las Provincias Unidas. Bogotá, 13 de enero de 1815. 27 BOLÍVAR, Simón. Carta al editor de “The Royal Gazette”. 28 de septiembre de 1815. 28 BURCHETT, W. Op. cit., p. l68. 29 BOLÍVAR, Simón. Carta a P. Zaraza. Angostura, 28 de junio de 1818. 30 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Sobre el arte de conjugar los repliegues y las sorpresas, Bolívar le ordena a Zaraza: “Si las fuerzas que atacan a V. S. son superiores a las que V. S. manda, repliegue V. S. sobre el general Monagas, a menos que (…) esté seguro de destruirlas por sorpresa o estratagema, que es el medio seguro de destruirlas antes que en campo raso; mas si fueran inferiores V. S. las batirá, pero repito que prefiriendo siempre el ardid y la sorpresa a la fuerza”31. Cuando Bolívar concibió la campaña sobre la Nueva Granada, lo que significaba cruzar los llanos en invierno, ascender al páramo de Pisba y caer por sorpresa sobre Boyacá, escribió: “Hace mucho tiempo que estoy meditando esta empresa y espero que sorprenderá a todos, porque nadie está preparado para oponérsele; así lo creo y es de esperar”. “La rapidez será la divisa de esta campaña”32. Y dispuso que Páez, amagando en el Apure y hacia Cúcuta, mantuviese desinformado a Morillo que estaba concentrado en Caracas. Los mismos conatos y amenazas debían hacerse desde Angostura y el oriente de Venezuela para conseguir, lo que realmente se logró, que Morillo ignorara la campaña que en esos días realizaba el Libertador sobre la Nueva Granada. Cuando Morillo se enteró de lo ocurrido en la batalla de Boyacá su sorpresa fue mayúscula y era tarde para emprender cualquier reacción. Se cumplía así lo predispuesto por Bolívar: “No daremos tiempo a Morillo para que nos tome la espalda, pues cuando él pueda emprender algo contra nosotros ya habremos vuelto sobre él con fuerzas dobles o triples de las que llevamos”33. Además, conviene señalar que esa campaña se hizo guardando el más estricto secreto. Ho Chi Minh, el más destacado líder del pueblo vietnamita aconsejaba siempre a sus subalternos que “Es esencial que el enemigo subestime nuestra fuerza que ignore completamente nuestras actividades”, indicando que es “imperativo conservar un secreto absoluto, ocultar bien nuestras fuerzas desorientar al enemigo”34. Y se cumplía cabalmente lo enseñado por José Martí: “La tenacidad gana la batalla”35. De Bolívar puede decirse lo que Katsembach expresara de Mao: “… que él cree básicamente que sólo quienes admiten la derrota pueden ser derrotados. En consecuencia, si una población entera se resiste a ser derrotada, su resistencia puede transformarse en una guerra de desgaste que final e inevitablemente será victoriosa”36. 31 Ibidem. 32 BOLÍVAR, Simón. Carta a Francisco Antonio Zea. Mantecal, 26 de mayo de 1819. 33 Ibidem. 34 BURCHET, W. Op. cit., p. l20. 35 Antología Mínima de José Martí. Selección y notas de Pedro Álvarez Tabío. T. II, La Habana, Cuba, 1972, p. 28. 36 TABER, R. Op. cit., p. 47. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Bolívar inculcó siempre entre sus subalternos que “… es difícil destruir a campo raso las columnas enemigas. Yo recomiendo a ustedes una y mil veces que frecuentemente sorprendan a los enemigos, introduciendo espías en su campo y aprovechando toda ocasión de hacerlo”37. Su insistencia es elocuente: “Ninguna vigilancia estará de más cuando se trata de un enemigo astuto y sagaz”38. En el mismo sentido le escribe al general Monagas, ordenándole “… que destine inmediatamente espías por todas partes a fin de imponerse del movimiento de los enemigos, de su número, calidad de armas e intenciones”39. Y agrega: “…además de los espías destine (…) algunos campos volantes bien montados que observen de cerca todos sus movimientos, de modo que nunca, ni por ningún caso, pueda V. S. ser sorprendido”40. Volviendo al secreto como instrumento de desinformación, al iniciar su campaña sobre la Nueva Granada, Bolívar impartió las directrices fundamentales a su Estado Mayor, relievándole su consejo de que guardara “… con el último encarecimiento el secreto, sin el cual nada podrá hacerse”41. La misma advertencia es hecha al Presidente del gobierno provisional en Angostura, significándole que “… la ejecución de este plan depende en gran parte del secreto”42. Sobre la desinformación constante al enemigo, ordena al general Páez: “Haga usted correr la voz de que yo voy para allá, diga usted siempre que me espera, para que de este modo no sepa el enemigo para donde voy”43. Idéntica a la orden que dio a Sucre, años después, en la campaña del Perú: “Haga usted correr que yo digo que vaya a Huanaco, para engañar a los enemigos”44. Ponderando el absoluto sigilo sobre su campaña emancipadora de 1819, impartió órdenes terminantes al general Bermúdez: “Encargue V: S. a un oficial de extraordinaria confianza y valor la conducción de los pliegos para Brion y Arismendi, previniéndole que en caso de desgracia tire los pliegos al agua, o se tire él mismo con ellos antes que dejarlos tomar, pues contienen mi plan de operación en la próxima campaña”45. 3.3 MORAL REVOLUCIONARIA 37 BOLÍVAR, Simón. Carta a P. Zaraza. Angostura, 28 de junio de 1818. 38 BOLÍVAR, Simón. Carta a P. Zaraza. Angostura, 28 de junio de 1818. 39 BOLÍVAR, Simón. Carta a T. Monagas. Angostura, 21 de junio de 1818. 40 lbídem 41 BOLÍVAR, Simón. Carta a F. A. Zea. Mantecal, 26 de mayo de 1819. 42 Ibidem. 43 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Páez. Angostura, 29 de septiembre de 1818. 44 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Sucre. Huaraz, 9 de junio de 1824. BOLÍVAR, Simón. 45 Carta al general J. F. Bermúdez. Angostura, 28 de septiembre de 1818. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El ser revolucionario genuino es, ante todo, un ser moral, un ser ético. Ama de tal modo la causa por la que lucha, que no duda en inmolarse por ella. Al combatir por su patria, por su pueblo, por la independencia, por la libertad y por las causas más altruistas de la humanidad, está realizando el acto de amor supremo. Así lo inculcó el Libertador entre sus soldados y entre el pueblo. Así le escribió al señor Rodríguez Picón, cuando le informó sobre la muerte de su hijo en combate: Y tú, padre, que exhalas suspiros al perder el objeto más tierno, interrumpe tu llanto y recuerda que el amor a la patria es primero”46. Agregándole que “Estos son los sentimientos que deben animar a todo republicano, que no tiene más padres ni más hijos que su libertad y su país. Yo congratulo a usted por la honra que refluye sobre su familia con las acciones de su ilustre hijo”47. Ponderando el heroísmo y el sacrificio del coronel Atanasio Girardot, muerto en combate en la cumbre del Bárbula, Bolívar escribe al padre del héroe antioqueño: “Es verdad que la vida del coronel Atanasio Girardot, mientras más se hubiera prolongado, más timbres hubiera añadido a su gloria y más beneficios a la libertad de la patria”. “Su pérdida es de aquellas que eternamente deben llorarse. Pero la causa sagrada por la que ha perecido debe un tanto suspender el dolor, para pensar en sus grandes hechos y en el respeto que se debe a sus cenizas inmortales” 48. Sería por pura intuición o por su dominio de la sicología de masas, da lo mismo. La intencionalidad de Bolívar, al ponderar el sacrificio de Girardot y relievar su origen granadino, es la de elevar la moral revolucionaria de los patriotas y provocar a los venezolanos hacia la solidaridad fraternal y combatiente con los granadinos, como un gesto de necesaria reciprocidad “en la perspectiva estratégica de fundar a Colombia sobre la base de la unión de estos pueblos. La exaltación que hace de las virtudes militares y políticas de Girardot, debe ser, además, perdurable. “Las armas americanas deben honrarse de que haya militado en ellas el virtuoso Girardot, y la causa de la libertad por la que los hombres más grandes de la tierra han combatido, nunca ha sido sostenida con más honor que en los campos donde Girardot la ha hecho triunfar sobre los españoles”. “El nombre de Girardot será funesto a cuantos tiranos opriman a la humanidad”49. Ante todo, sobra decirlo, el Libertador aleccionaba a sus subalternos y soldados, poniéndose, él mismo, como ejemplo. Entendía que sin moral revolucionaria su ejército podría asimilarse a cualquier agrupación en armas y podría degenerar en una simple asociación de matones. La causa por la que se lucha y la moral de sus tropas es, en cambio, el distintivo que caracteriza sus fuerzas armadas como un ejército Libertador. Por eso de sus labios había siempre la exaltación del héroe, la estigmatización del tirano, el amor a su pueblo y el odio a la tiranía. Por eso llamó la atención de sus combatientes, invitándoles a que 46 BOLÍVAR, Simón. Carta a l. Rodríguez Picón. Arauca, 25 de julio de 1813. 47 Ibidem. 48 BOLÍVAR, Simón. Carta a don Luis Girardot. Valencia, 5 de octubre de 1813. 49 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP admiraran ”… las cualidades eminentes que caracterizan al hombre grande: valor para arrostrar el peligro, inteligencia para vencer, amor a la patria y odio a la tiranía50. Siempre apreció que “Si la lisonja es un veneno mortal para las almas bajas, los elogios debidos al mérito alimentan las almas sublimes”51. La generosidad con la patria, la solidaridad con los desvalidos, el rechazo de la pedantería, la valoración del mérito y la lealtad, son conceptos que el Libertador traduce como forjadores del ser ético en medio de la guerra: “El que lo abandona todo por ser útil a su país, no pierde nada, y gana cuanto le consagra”52. “La ofensa hecha al justo es un golpe contra mi corazón”53. “El instinto es un consejero leal; en tanto que la pedantería es un aire mefítico que ahoga los buenos sentimientos”54. “El premio del mérito es el acto más augusto del poder humano”55. Además, todo lo anterior forma parte de la enconada lucha ideológica que es propia de la contienda entre la revolución y la contrarrevolución. Si aquélla ha de brillar por sus méritos, heroísmos, sacrificios y virtudes; ésta, en cambio, constituye, generalmente, su polo opuesto: su poder y la capacidad de comunicación y de enajenación en masa, cubre de calumnias y oprobios a sus adversarios. No olvidemos que Bolívar fue excomulgado por el clero español y que era vituperado y comparado con el mismo Satanás y que su ejército era, según las autoridades colonialistas, una recua de negros y asesinos, etcétera. Recordemos que Sandino, el gran líder del pueblo nicaragüense en su lucha contra la invasión de los Ibidem, era calumniado con saña por el gobierno de Washington y sus títeres de Managua. Sobre ello, el mismo Sandino denunció: “Sé que me llaman en Washington bandido; pero Sandino y sus hombres nunca: violarán mujeres, ni mutilarán los cadáveres de sus enemigos”56. Esta propaganda negra, como la llamamos hoy, es parte de la guerra sicológica, que pretende enemistar pueblo con los revolucionarios y presentar como prohombres a los actores de sus desventuras. Pero los pueblos poseen un instinto que no todos aprecian, y por encima de calumnias y denuestos, saben distinguir y admirar a sus verdaderos paladines. 50 BOLÍVAR, Simón. Carta a M. Renovales. San Fernando de Apure. 20 de mayo de 1818. 51 BOLÍVAR, Simón. Carta a Petión. Puerto Príncipe, 9 de octubre de 1816. 52 BOLÍVAR, Simón. Carta al Presidente de las Provincias Unidas de la Nueva Granada. 53 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. Pasto, 14 de octubre de 1826. 54 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. Pasto, 14 de octubre de 1826. 55 BOLÍVAR, Simón. Discurso en Angostura. 1º de noviembre de 1817. 56 El pensamiento vivo de Sandino. Selección y notas de Sergio Ramírez. Tercera edición. Educa. Centroamérica, 1979. p. 138. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Al respecto cabe anotar que, cuando el general Santander se alojó en París, disfrutando del perdón que le había concedido el Libertador a raíz de la conspiración septembrina de 1828, orquestó desde allí una venenosa campaña en la que acusaba al genio de América de haberle dado muerte a la República. Sobre tal hecho escribe Saurat: “El instinto del pueblo parisiense sin embargo, no se engañará. No tomará como base de un cambio de opinión unas cuantas habladurías de salón y de oficina, conservará su admiración por el hombre que encarnaba la idea de la libertad. En su nombre al escandir una estrofa, valgan lo que valgan sus versos, los revolucionarios de 1830 invadieron el Ayuntamiento de París: “El fuego sagrado de las repúblicas Brotó alrededor de Bolívar, Las rocas de las dos Américas Son el baluarte de los pueblos”57. Pero el ejemplo más sublime de lo que es la moral revolucionaria triunfando sobre las calamidades más inenarrables, es el del propio Libertador cuando, a punto de morir en Pativilca, ofrecía un cuadro desolador en el momento mismo en que en el Perú se abría paso la contrarrevolución española, con el apoyo de la oligarquía y de Torre Tagle y Riva Agüero que habían traicionado al gobierno y se pasaron con hombres y armas al ejército colonialista de España. Sucre, quizás el más valioso de los colaboradores del Libertador, describe ese episodio así: “Hemos llegado a la crisis más terrible de la revolución. Pienso que debemos ser menos tercos que los españoles para conservar (Colombia) la más preciosa parte de nuestros sacrificios. Pienso que los españoles no desdeñarán entrar en un armisticio de doce o veinte meses (…) si nosotros les ofrecemos evacuar el Perú” 58. Así lo describió Joaquín Mosquera, cuando, estando de paso en misión diplomática hacia Chile, entrevistó a Bolívar en PativiIca: Lo encontró “… tan flaco y extenuado (…) sentado en una pobre silla de vaqueta, recostado contra la pared de un pequeño huerto, atada la cabeza con un pañuelo blanco y sus pantalones de jean, que le dejaban ver sus rodillas puntiagudas, sus piernas descarnadas, su voz hueca y débil Y su semblante cadavérico (…) y con el corazón oprimido (…) le pregunté: ¿Y qué piensa hacer usted ahora? Entonces, avivando sus ojos huecos, y con tono decidido, me contestó: ‘¡Triunfar!’“59. Y resplandeció: “mi consigna es morir o triunfar en el Perú” 60. El mismo Pablo Morillo lo había advertido ya, cuando manifestó que Bolívar “es más peligroso vencido que vencedor”6l. 57 SAURAT, Gilette. Op. cit., pp. 595-596. 58 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Op. cit., p. 326. 59. 59 Ídem., p. 323. 60. 60 Ídem., p. 327. 61. 61 Ídem., p. 270. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Al reflexionar sobre el factor de la moral, el general Álvaro Valencia Tovar escribe: “En cuanto al factor o elemento moral, puede afirmarse que fue éste el punto fuerte de la conducción militar y guerrera del Libertador. Allí es donde mejor se refleja el don de mando como fuerza transmisible y cualidad de verdadero comandante. La moral tanto del jefe como del cuerpo que dirige, es un estado de mente y de espíritu. Con él (…) todo es posible. Cuando falta, todo lo demás: planeamiento, preparación, material, no cuentan para nada. Napoleón, al cuantificar el peso de la moral, le dio valor de tres a uno con respecto a lo tangible”62. Seguridad en el triunfo: he aquí otra lección inolvidable del Libertador. Enseñó positivamente, jamás perdió las esperanzas. Nunca dudó en sus fuerzas. Sabía que el pueblo lo acompañaría hasta el final. Inculcó los sentimientos de indignación frente a todo lo que significara atropello y opresión. Les mostró el camino a los hombres más humildes y anónimos y entró con ellos a la historia. Les enseñó a crecer. A no temer a los tiranos. Así lo proclamó en Cartagena: “Si ellos nos parecen grandes, es porque estamos prosternados (…) que ya no se oiga otra voz que la de la indignación. Venguemos tres siglos de ignominia, que nuestra criminal bondad ha prolongado”63. Y así lo proclamó en San Mateo: “…todos los pueblos del mundo que han lidiado por la libertad han exterminado al fin a sus tiranos”64. Enseñó también sobre la correcta relación de reciprocidad que debe establecerse en lo que toca con el don de mando, la audacia y la prudencia. Conocedor como era de las contradicciones existentes entre los generales Mariño y Bermúdez, promovió a Montilla como Jefe de Estado Mayor y dedicó a Mariño a las labores propias del Congreso de Angostura, “para evitar las rivalidades que necesariamente deben trastornar nuestros negocios militares, si este general tuviese que obrar de acuerdo con el señor general Bermúdez con quien conserva antiguos celos”65. Al general Tomás de Heres, que había incursionado dentro de la jurisdicción de mando del general Lara, lo que constituía al mismo tiempo una provocación y un acto de indisciplina, le escribió con franqueza: “Me ha parecido que el general Lara tenía razón, porque usted no debía meterse en el territorio de su mando, y mucho más usted que es tan quisquilloso con todo el mundo” 66. La convivencia con sus generales le indicó a Bolívar un vacío que era preciso llenar: la carencia de cuadros militares: “…con cuatro hombres ocupamos cien mil millas cuadradas, pero hasta ahora carecemos de una fábrica que produzca generales”67. Porque es obvio, opina él, que “Un necio no puede ser autoridad”68. 62 VALENCIA TOVAR, Álvaro. El ser guerrero del Libertador. Bogotá, 1980, pp. 368-369. 63 BOLÍVAR, Simón. Sobre la conducta del gobierno de Monteverde, Cartagena, 2 de noviembre de 1812. 64 BOLÍVAR, Simón. Proclama en San Mateo. 24 de marzo de 1814. 65 BOLÍVAR, Simón. Carta a F. A. Zea. Mantecal, 26 de mayo de 1819. 66 BOLÍVAR, Simón. Carta a T. de Heres. Santiago, 19 de abril de 1824. 67 BOLÍVAR, Simón. Carta a M. Montilla. Cúcuta, 21 de julio de 1820. 68 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. 12 de noviembre de 1823. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Sobre lo anterior afirma el general Valencia Tovar: “Este dominio de la naturaleza humana, que no precede de estudios ni tan siquiera de experiencia acumulada, es el sello inconfundible del guerrero, que sabe echar mano de recursos gigantescos para extraer de un ejército el aliento de la victoria, de un hombre la voluntad de sacrificio supremo, de una formación cualquiera un puñado de héroes”69. Continuemos con Valencia Tovar: “Todo choque de fuerzas enfrentadas, supone una conjunción de factores que pueden calcularse, así sea sobre bases aproximadas y otros que no admiten valoración posible. Los primeros, de orden material, se hacen presente en términos contables: efectivos de tropas, número y calidad de armamento, distancias, tiempos, accidentes geográficos, posibilidades de refuerzos, actitud global de la población civil con capacidad de apoyar operaciones de combate. Los segundos invaden el campo de lo intangible y obedecen por lo general a fuerzas propias de la naturaleza humana”70. Y concluye: “Factores sicológicos, intangibles anímicos, reflejos de las personalidades enfrentadas, gravitan con más significación en el resultado que la fuerza misma de las armas (…). La Campaña Libertadora de la Nueva Granada marca para el Libertador la metamorfosis del guerrero inspirado y volátil en el militar capaz de abarcar todo un teatro de operaciones, emitir directrices de gran alcance a comandantes dispersos, fijar objetivos y trazar para sí mismo una línea de conducta dirigida al principal (…). Pero al paso que se opera esta transformación dentro del alma de Simón Bolívar, el guerrero sigue aleteando detrás del militar que se hace calculador, cerebral, metódico”71. Con respecto al guerrero (sinónimo de guerrillero) que aletea detrás del militar (sería mejor decir dentro), cabe la siguiente nota de Valencia Tovar, al decir que Bolívar, en ocasiones, avanzó sin dejar rutas de escape y “se midió de frente con los hechos, con los desafíos, con las circunstancias favorables y adversas. Arrinconado luchó a muerte. Sorprendido, escapó improvisadamente, sin previsiones ni anticipación”72. En su Campaña Libertadora del Perú, Bolívar se hallaba en la madurez del militar metódico, cerebral, calculador que, sin embargo, conservaba dentro de sí el aleteo del guerrillero predispuesto al asalto sorpresivo, como fue, en realidad, en la batalla de Junín. Ambos perfiles brillaron con todo su esplendor. Al fin y al cabo siempre tuvo de calculador y arrebatado, de dialéctico y poeta y de minucioso y cósmico. Sucre, a quien el Libertador amaba como a un hijo, ya había dado una demostración de pesimismo en Pativilca, como ya lo vimos, ante la crisis de la revolución en el Perú. Había propuesto que lo más sensato para evacuar ese país y regresar a Colombia para asegurar su defensa. Pero una demostración igualmente negativa iba a darse: ofreció su renuncia al Libertador, considerándose humillado cuando éste le ordenó encargarse de la retaguardia de su ejército. Estimaba Sucre que lo único atractivo y decoroso para él era estar al frente de la vanguardia. 69 VALENCIA TOVAR, Álvaro. Op. cit., p. 87. 70 Ídem., p. 86. 71 Ídem., pp. 221-222. 72 Ídem., p. 175. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Esta inesperada y complicada situación impulsó a Bolívar a escribirle una crítica que es, al mismo tiempo, delicada y franca, paternal y reprensiva: “Creo que a usted le ha faltado completamente el juicio cuando (…) ha pensado que yo he podido ofenderle. Estoy lleno de dolor por el dolor de usted, pero no tengo el menor sentimiento de haberlo ofendido. La comisión que he dado a usted la quería yo llenar; pensando que usted lo haría mejor que yo, por su inmensa actividad, se la conferí a usted más bien como una prueba de preferencia que de humillación. Usted sabe que yo no sé mentir, y también sabe usted que la elevación de mi alma no se degrada jamás al fingimiento”73. Ese dominio que el Libertador tenía sobre la naturaleza humana, dominio entendido como valoración, conocimiento y pasión, está de manifiesto en su crítica a Sucre: “Si salvar el ejército de Colombia es deshonroso, no entiendo yo ni las palabras ni las ideas. Concluyo, mi querido general, por decir a usted mismo que el dolor de usted debe convertirse en arrepentimiento, por el mal que usted mismo se ha hecho en haberse dado por ofendido de lo que no debiera; y en haberme ofendido a mí con sus sentimientos”74. La crítica es igualmente todo un tratado de filosofía que toma con rigor, al mismo tiempo, el ánimo constructivo y la irrevocable disciplina: “Esas delicadezas, esas hablillas de las gentes comunes -le dice a Sucre-, son indignas de usted: la gloria está en ser grande y en ser útil. Yo jamás he reparado en miserias, y he creído siempre que lo que no es indigno de mí tampoco lo era de usted. Diré a usted, por último, que estoy tan cierto de la elección que usted mismo hará entre venirse a su destino, o irse a Colombia, que no vacilo en dejar a usted en libertad de elegir”75. La crítica es, así mismo, un tratado de diplomacia que no deja opción de retirarse a Colombia, porque, en el acto, Bolívar asume el mando de la retaguardia: “Si usted quiere venir a ponerse al cabeza del ejército, yo me iré atrás y usted marchará adelante para que todo el mundo vea que el destino que he dado a usted no lo desprecio para mí. Esta es mi respuesta” 76. Sucre marcha entonces en la vanguardia y Bolívar en la retaguardia y desde allí revitalizará al ejército, hará contacto directo con los pobladores, se apoyará en los milicianos de las aldeas andinas del Perú, llamados tupamaros, y, en fin, hará un derroche grandioso de talento organizativo y logística para conducir el ejército como un todo unido hacia la victoria en Ayacucho, transmitiéndole a Sucre sus orientaciones de tipo táctico y militar, para que “espere o busque al enemigo donde convenga”, “esperar al enemigo y derrotarlo”77. La prudencia en la ejecución de los planes volvía a armonizarse con la audacia en la concepción de los mismos. Se confirmaba al Bolívar que, en abril de 1819, había escrito: 73 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre. Pativilca, 26 de enero de 1824. 74 Ibidem. 75 Ibidem. 76 Ibidem. 77 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre. Pativilca, 26 de enero de 1824. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “Yo habría atacado de frente y dado una batalla general casi seguro del éxito; pero he tenido que reprimir mi resolución y evitar el combate, por conformarme a los consejos reiterados de todos nuestros amigos, que no querían ver comprometida la suerte de la república en una acción general”78. Era un dialéctico: “Al fin me he decidido por la prudencia. Me he resuelto a adoptar la defensiva con respecto a Venezuela y la ofensiva en Cundinamarca”79. “Audacia en la elaboración del plan, prudencia en su ejecución”80. El análisis dialéctico de los hechos y de las posibilidades acompañó siempre su pensamiento: “Yo voy a obrar con mucha energía sobre los puntos débiles y voy a dejar los fuertes en inacción momentánea, para que las ventajas parciales contribuyan después a la ventaja total”81. Entendió que la precaución ha de ser un correctivo contra las prácticas y postulados irreflexivos y aventureros, pero no podía ser una excusa para justificar la lentitud y la falta de energía y de imaginación: “Esta lentitud puede ser que sea prudente; pero también puede ser infausta, porque la suerte de la guerra es impenetrable para los hombres. Mas yo estoy manejando el destino de diez y ocho provincias ya libres, y no debo jugarlas a los dados”82. 3.4 TERRENO -CAMPO -CIUDAD -CONCENTRACIÓN – DISPERSIÓN Muchas batallas se libraron en el terreno más próximo a Caracas. Pero luego de un breve período victorioso vinieron los desastres y las derrotas más contundentes, que dieron como resultado el exterminio y disolución del ejército patriota y la pérdida de la primera y segunda repúblicas de Venezuela. El heroísmo no era suficiente frente a un mayor poder ofensivo en hombres y armas de los españoles. Así lo comprendió Bolívar y decidió que él y su ejército serían en adelante los que escogerían el terreno y las condiciones de lucha, eligiendo el control del Orinoco y la inmensa retaguardia y teatro de operaciones de los Llanos de Venezuela y Colombia. El río y la caballería serían un factor decisivo en adelante. “Como tenemos numerosa y buena caballería a una y otra banda del río (Orinoco), nada adelantaría el enemigo con las más numerosas fuerzas navales, y si intentase venir por tierra, perecería de hambre todo su ejército. El Orinoco nos ofrece, pues, una base firme de operaciones y nos asegura contra todo acontecimiento desgraciado”83. 78 BOLÍVAR, Simón. Carta a G. White. Laguna dé los Laureles, 4 de abril de 1819. 79 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. San Cristóbal, 14 de abril de 1820. 80 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. Cúcuta 25 de junio de 1820. 81 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. San Juan de Payara, 11 de enero de 1820. 82 Ibidem. 83 BOLÍVAR, Simón. Carta a Luis López Méndez. Angostura, 20 de septiembre, 1817. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Veamos la advertencia que hacía Taber, reflexionando sobre las lecciones de la guerra de liberación del Vietnam: “Los insurgentes empezarán a su vez, a tener territorio, primero ampliando sus bases rurales hasta que abarquen la mayoría del campo, haciéndolo insostenible para el enemigo, tomando después las aldeas y los pueblos grandes, rechazando el ejército hacia sus puntos fuertes urbanos que, una vez aislados, pueden ser destruidos”84. José Martí, al ponderar la importancia de los ríos, anota: “Tiene la victoria quien tiene los ríos. Los ríos son las venas de la guerra. Con ellos va todo el territorio que ellos bañan”85. Además, “En la guerra no es necesario ocupar todos los puntos, sino los principales”86, entendiendo que “No se trata de vencer a un enemigo científico, sino denodado. Denuedo vence a denuedo”87. Al definirse el terreno de los enfrentamientos se da, de hecho, una relación que Bolívar explica así: “Los españoles no pueden ir a los llanos sin el riesgo de volver, como ya lo han hecho por tres veces, siempre muy escarmentados y con la mitad menos de su tropa. Pero tampoco nosotros podemos entrar a Caracas si no aumentamos nuestra infantería muy considerablemente”88. Entre tanto los patriotas, al consolidar sus fuerzas, pueden realizar una labor más amplia y profunda para ganar el apoyo de la población. Tal como la advierte Taber: “… esta es la diferencia esencial entre la guerra tradicional y la guerra de guerrillas. El ejército pelea por ocupar territorios, caminos, alturas estratégicas, zonas vitales; la guerrilla pelea por ganarse al pueblo, sin cuya cooperación la tierra no sirve para nada a quien la posee”89. Y agrega: “La experiencia de muchas campañas guerrilleras, en el lapso que va de la Segunda Guerra Mundial hasta la fecha -también durante la Revolución Americana y la Guerra Carlista en España (1804-1814)-, prueba que es completamente imposible aplastar una guerrilla cuando en la zona rural tiene espacio para maniobrar y protegerse, puesto que también cuenta con el apoyo de la población rural”90. El poder maniobrar en grandes espacios facilita a los insurgentes tomar la iniciativa para pasar gradualmente de las escaramuzas y pequeños asaltos a los combates de mayor envergadura. Para provocar avances cualitativos en la confrontación, es preciso forzar el desequilibrio de los enemigos por medio de su dispersión, o sea, obligándolos a dividir sus fuerzas. Así lo deduce el Libertador cuando escribe: “Por otra parte la ruina de los enemigos es segura si permanecemos observándolos y molestándolos de cerca, hasta que la expedición del general Urdaneta le llame la atención por la espalda. Entonces, o dividen sus fuerzas, o dejan uno de nuestros cuerpos en estado 84 TABER R. Op. cit., p. 55. 85 Antología Mínima de José Martí. Op. cit., p. 25. 86 Idem., p. 26. 87 Idem., p. 27 88 BOLÍVAR, Simón. Carta a Brion. San Fernando, 15 de mayo de 1818. 89 TABER, R. Op. cit., p. 65. 90 Idem., p. 33. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP de aprovecharse del país que abandonan. Nosotros con esto aumentamos nuestras fuerzas, y ellos disminuyen las suyas, por la inevitable deserción de sus tropas y la escasez de sus recursos”91. “En mil emboscadas aniquilamos grandes ejércitos con pequeñas fuerzas”92. Así lo destaca Burchett: “El uso efectivo de tácticas de combate en las que la guerrilla se dispersa para llamar la atención del enemigo por diferentes lados, y se concentra para dar golpes certeros a sus divisiones, fue magistralmente aplicada en Vietnam donde las guerrillas, si sus enemigos se dispersaban, los obligaban a concentrarse; si se decidían por la concentración, los obligaban a dispersarse, siempre manteniendo la iniciativa estratégica, manteniendo al enemigo en desequilibrio”93. En esa lucha constante entre el equilibrio y el desequilibrio, se produce lo que algunos especialistas llaman un empate. “El gobierno se da cuenta que no puede destruir a las guerrillas; de momento sólo trata de contenerlas, mientras prepara nuevas ofensivas: Las guerrillas no pueden destruir al ejército: continúan hostigándolo, sacando ventajas de las treguas en el conflicto para extender la zona revolucionaria, royendo trozos de la franja de tierra de nadie que circunda cada zona liberada, mejorando la economía interna de las cosechas, los talleres, los depósitos para reparar armas, y utilizando el tiempo para agitar a la gente, para impulsar la guerra de la propaganda y para agudizar los conflictos internos que conmueven al campo enemigo a medida que se empantana en la larga y costosa campaña antiguerrillera cuyo fin aparece fatalmente lejano”94. Lo anterior va creando de manera gradual el instante preciso en que, mediante un esfuerzo bien dirigido, se pueda romper el cerco enemigo en su punto más débil. Taber, que fue asesor y consejero de altos organismos de las fuerzas armadas de los Ibidem , emplea la metáfora de la guerra de la pulga, para llamar la atención sobre este fenómeno: “… la guerrilla hace la guerra de la pulga. La pulga pica, brinca, y pica otra vez, esquiva rápidamente la fuerza que pueda aplastarla. No trata de matar a su enemigo de un golpe, sino de extraerle sangre y alimentarse de ella, atormentándolo y enloqueciéndolo; lo conserva para actuar en él y destruir sus nervios y su moral”95. Y de esta manera, entre la dispersión y la concentración y entre el equilibrio y el desequilibrio, las guerrillas van agilizando sus fuerzas hasta identificarlas plenamente y transformarse en ejército. Tal fue, en líneas generales, la naturaleza guerrillera del ejército patriota bajo la conducción del Libertador en los llanos de Venezuela y Colombia. Por principio, Bolívar siempre se conceptuó como un soldado que lucha por la libertad de su patria para aspirar a vivir en paz como ciudadano: “Cuando las calamidades públicas me pusieron las armas en las manos para libertar a mi patria, yo no consulté mis fuerzas ni mis talentos. Cedí a la desesperación del espectáculo de horror que ofrecía ella en cadenas; y poniéndome a la cabeza de las empresas militares que han continuado la lucha por más de once años, no fue con el ánimo de 91 BOLÍVAR, Simón. Carta a G. White. Laguna de los Laureles. 4 de abril de 1819. 92 BURCHETT, W. Op. cit., p. 120. 93 ldem., p. 31. 94 Idem., pp. 54-55. 95 TABER. R. Op. cit., p. 54. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP encargarme del gobierno, sino con la firme resolución de no ejercerlo jamás. Yo juré en el fondo de mi corazón no ser más que un soldado, servir solamente en la guerra, y ser en la paz un ciudadano”96. Y por principio estaba igualmente predispuesto al combate impulsado por su vocación de solidaridad combatiente donde fuese necesario: “Pronto estoy a marchar con mis queridos compañeros de armas a los confines de la tierra que sea oprimida por los tiranos”97. 3.5 GUERRILLA. EJERCITO El surgimiento espontáneo de las guerrillas en muy diversos lugares de la dilatada geografía colombo-venezolana, fue la nota predominante en el período de 1810 a 1819. No existía ninguna cohesión entre ellas. Sus acciones se reducían al marco territorial lugareño. Sus caudillos las dirigían como instrumentos de fuerza y de poder, para garantizar sus privilegios económicos y políticos. Eran fuerzas muy dispersas, que carecían de panorama político. Fue el Libertador el que las elevó a un protagonismo político que transformó la historia. Fue él quien empezó a darles coordinación, estructura y, sobre todo, a darles su razón de ser con miras a su fusión orgánica de la que surgiría el ejército Libertador. El Patriota que combate en esas guerrillas, dice Bolívar, “es el defensor de la libertad; Sus glorias deben confundirse con las de la república; y su ambición debe quedar satisfecha al hacer la felicidad de su país”1 . Trabajó desde el comienzo por la unidad de aquellas fuerzas lugareñas y dispersas, con miras a la creación”… del ejército que debe formarse de la reunión de nuestras guerrillas. Sus marchas serán rápidas y se dirigirán hacia donde más nos convenga”2 . Sobre la transición de las guerrillas al ejército como cuerpo interdisciplinario, el general Valencia Tovar anota la diferencia cualitativa entre los vencedores de Boyacá y Carabobo: “Carabobo, a diferencia de Boyacá donde un ejército en movimiento tropieza con otro que se ha detenido a reposar, es una batalla, preparada”3 . Bolívar había conducido la guerra de, guerrillas en los llanos, desarrollando creativamente lo que años después seria universalizado en las luchas emancipadoras de los pueblos contra el imperialismo moderno: “Cuando el enemigo ataque, retírate. Cuando se fatigue, hostígale. Cuando se retire, atácalo”4 . 96 BOLÍVAR, Simón. Al Presidente del Congreso General de Colombia, Rosario de Cúcuta, 19 de octubre de 1821. 97 BOLÍVAR, Simón. Al general Mariano Portocarrero. Guayaquil, 1 de marzo de 1823. 1 BOLÍVAR, Simón. Discurso en la Asamblea de Caracas. 2 de marzo de 1814. 2 BOLÍVAR, Simón. Carta a J. B. Chasseriau. Carúpano, 27 de junio de 1816. 3 VALENCIA TOVAR, Álvaro. Op. cit., p. 254. 4 BURCHETT W. Op. cit., p. 32. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Sin embargo, después de Carabobo, la batalla que selló la independencia del territorio venezolano, esas guerrillas convertidas: en ejército son comandadas por Bolívar para la liberación del Ecuador y el Perú: Pero es en el Perú donde Bolívar pondrá de manifiesto su ingeniosa capacidad organizativa en medio de las condiciones más adversas de la guerra. Las traiciones de Torre Tagle y Riva Agüero, la disolución del gobierno que dejó a la deriva el viejo ejército peruano y la corrupción imperante, formaban el ejemplo más patético del caos de América. “A la verdad -dice Bolívar-, es obra magna la que tenemos entre manos, es un campo inmenso de dificultades, porque reina un descontento que desalienta al más determinado. El campo de batalla es la América meridional; nuestros enemigos son todas las cosas; y nuestros soldados son los hombres de todos los partidos y de todos los países, que cada uno tiene su lengua, su color y su ley y su interés aparte. Sólo la Providencia puede ordenar este caos con su dedo omnipotente, y hasta que no lo vea no creo en tal milagro”5 . Sobre las dificultades que encontraron en los reclutamientos, el Libertador anota: “La gente de este país es muy sana pero muy enemiga del servicio, y así será muy difícil formar un ejército en todo el Bajo Perú. Están estos hombres al principio del mundo. En el lugar de San Marcos las mujeres han quitado los hombres que llevaban para reclutar”6 . Y sobre la tarea de disciplinar a los reclutas expresó: “… en la duda de lo que se debe hacer, la sabiduría aconseja la inacción, para dar al tiempo la facultad de variar las escenas y de presentar nuevas miras. Después de todo esto, lo que nos aconseja la sabiduría concuerda con lo que nos ha dictado la necesidad: nuestros reclutas necesitan de disciplinarse”7 . La transitoria inacción que él aconseja, le permitirá un espacio para esperar la variación de los hechos, con el fin de reelaborar su proyecto con exactitud y ejecutarlo con cumplimiento. Ya lo había advertido en Angostura desde 1817: “En la guerra no se comete falta impunemente, y la inexactitud en la ejecución de los planes o combinaciones trae, frecuentemente, graves e irremediables males”8 . Por el momento es urgente aprovechar al máximo los recursos existentes y, sobre todo, emplear inteligentemente a los mejores cuadros combatientes, comprendiendo que “Los militares instruidos y buenos son muy pocos y muy preciosos”9 . En mayo de 1823 Bolívar hace una síntesis crítica sobre la realidad peruana, indicándole a Sucre que”. ..La mayor parte de nuestras tropas son reclutas, y las de ellos (los españoles) son veteranas (…) las nuestras son aliadas, y las de ellos obedecen a un solo jefe y a un solo gobierno (.) no 5 BOLÍVAR, Simón. Carta a T. de Heres. Cajamarca, 14 de diciembre de 1823. 6 Ibidem. 7 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre. Guayaquil, 24 de mayo de 1823. 8 BOLÍVAR, Simón. Carta a J. Urquiola. Angostura, 28 de diciembre de 1817. 9 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. Guayaquil, 30 de mayo de 1823. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP tenemos bagajes ni caballos y ellos los tienen (…) nosotros no tenemos posiciones que ellos tienen defendibles y continuas (…) ellos han sido vencedores, y los nuestros vencidos”10. Nueve meses después imparte las directrices exactas sobre el adiestramiento de las tropas: “El hecho es que debemos hacerles marchar diez leguas por día; proporcionándoles al mismo tiempo todas las comodidades posibles; sin comprometer en estas marchas a los convalecientes, débiles y estropeados para que no se agraven. También debemos hacerles pasar la gran cordillera, de cuando en cuando, para que se acostumbren al soroche y a las punas. Entre días convendrá también hacerles subir y bajar algún cerro escarpado, y en otras, darles algunas carreras de una hora y de media hora; porque el secreto de la táctica está en los pies como dice Guibert, y nuestros enemigos lo poseen admirablemente”11. Y en lo que toca con la creación del ejército, instruye a Sucre: “Haga usted que a los caballos de la costa se les hagan todos los remedios imaginables a fin de que se les endurezcan los cascos, quemándose con planchas de hierro caliente, y bañándolos con coquiza que se mandará a buscar donde quiera que la haya; que no se les dé el pasto atados y el agua a mano, para que estando en seco no se pasmen en los primeros dos o tres días humedeciéndose; y últimamente, que si posible es, estén bajo cubierta. Mande usted cambiar los caballos de la costa malos, por otros buenos de la sierra”12. En menos de un año había creado un ejército adiestrado, uniformado y armado, con la misión de observar de cerca al enemigo y provocar la dispersión de sus fuerzas, actuar a discreción y, en el momento oportuno, destruirlo en combate. Por eso, cuando Mosquera le pregunta al Libertador: ¿y qué piensa hacer para triunfar?, Éste le responde: “¡Tengo todas las órdenes para levantar una fuerte caballería en el departamento de Trujillo!; he ordenado tomar a servicio militar todos los caballos buenos del país y he embargado todos los alfalfales para mantenerlos gordos. Luego que recupere mis fuerzas me iré a Trujillo. Si los españoles bajan de la cordillera a buscarme, infaliblemente los derroto con la caballería; si no bajan, dentro de tres meses tendré una fuerza para atacar. ¡Subiré a la cordillera y derrotaré a los españoles que están en Jauja!”13. Y completó el ejército con los refuerzos llegados de Colombia bajo el mando de José María Córdoba, combatiente fogoso y el más destacado de los héroes en los campos de Ayacucho. En el año 1825 el ejército del Libertador, con sus armas de infantería, caballería, artillería y marina, fue la primera potencia militar de América. 3.6 EL APOYO POPULAR Y EL PAPEL DE LA MUJER 10 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre. Guayaquil. 24 de mayo de 1823. 11 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre. Pativilca, 26 de enero de 1824. 12 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre. Otuzco, 14 de abril de 1824. 13 LIÉVANO AGUIRRE, l. Op. cit., p. 323. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El Bolívar militar y el estadista nada hubieran podido hacer sin el apoyo decidido del pueblo. Así lo comprendió y ponderó siempre: “La opinión cambiada absolutamente en nuestro favor vale aún más que los ejércitos” 14. El pueblo es, sin ninguna duda, el verdadero constructor de la historia, independientemente de que sea o no consciente de ello. Sin él nada puede lograrse: “Nada hay que pueda detenemos si el pueblo nos ama” 15. Gracias al apoyo masivo del pueblo, dice Bolívar, “las fuerzas del enemigo no alcanzan ni para contener a los paisanos”16. “Los españoles temen, no solamente al ejército sino al pueblo, que se manifiesta extremadamente afecto a la causa de la libertad”17. El revolucionario que jamás claudica, el guerrillero inspirado, el militar objetivo, el estadista republicano y democrático, el reformador social, el pedagogo, el orador, el pensador, el tribuno y, en fin, todo lo que expresaba el ser polifacético de Bolívar había ganado el respaldo entusiasta y activo del pueblo. Era el encuentro genuino y apoteósico entre el Libertador y su pueblo: “Muchos pueblos distantes del centro de mis operaciones -dice Bolívar-, han venido a ofrecer cuanto poseen para el servicio del ejército y aquellos que encontramos en nuestro tránsito nos reciben con mil demostraciones de júbilo, todos arden por vemos triunfar y prestan generosamente cuanto puede contribuir a damos la victoria”18. Bolívar narra con visible emoción la solidaridad prodigada por las poblaciones que recorrió en Boyacá, luego del cruce por el páramo de Pisba: “Yo calculaba (…) que la imagen de tantos males con que estos pueblos habían sido y aún eran afligidos, había preparado el espíritu de ellos a abrazar con gusto a sus heroicos defensores. Y a la verdad, apenas di mis primeros pasos de este lado de la cordillera que divide al llano de los terrenos quebrados, limítrofes con la provincia de Casanare, cuando oí resonar delante de mí las bendiciones de unos hombres que esperaban mis armas con todo el entusiasmo de la libertad”19. La aclamación popular a los Libertadores se extendió a todo el territorio colombiano. Después de la batalla de Boyacá, Bolívar se dirige a Bogotá siendo recibido en el camino con las demostraciones jubilosas de las poblaciones: “…Después de haber destruido hasta en sus elementos el ejército del Rey, he volado a esta capital, por entre multitudes de hombres que, a porfía, nos prodigaban las expresiones de la más tierna gratitud, y que, precipitándose entre las partidas dispersas de los enemigos, no hacían caso de su propia indefensión por cooperar 14 BOLÍVAR, Simón. Carta a Lino Clemente y Pedro Gual. Barcelona, 5 de enero de 1817. 15 BOLÍVAR, Simón. Carta a Zea. Paya, 30 de junio de 1819. 16 Ibidem. 17 BOLÍVAR, Simón. Carta a Zea. Tasco, 13 de julio de 1819. 18 Ibidem. 19 BOLÍVAR, Simón. Carta a Zea. Santa Fe, 14 de agosto de 1819. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP activamente al absoluto exterminio de aquéllas, tomándoles armas y haciendo un gran número de prisioneros”20. “No hay testimonio de gratitud, de amor y de confianza que no me hayan prodigado estos pueblos con las expresiones más cordiales y sinceras de regocijo. En todo el camino grupos de gentes transportadas me han obstruido el paso, y las madres, con la ofrenda que han hecho de sus hijos a la patria, han consagrado otras tan naturales, tan sencillas, que las he apreciado más que los obsequios de mayor valor”21. Y qué decir de Tunja: “…esta ciudad es heroica (…). El clero secular y regular, los monasterios de religiosas, los funcionarios, los viejos, los niños, los pobres, las mujeres y hasta los moribundos se han acercado a mi enajenados, y me han abierto su corazón”22. Bolívar siempre amó esa limpieza de alma de la gente sencilla, la pureza de sus sentimientos, la sinceridad de sus palabras y su generosidad habitual: “Yo no he hallado en todo esto el lenguaje de la lisonja, sino la expresión del candor y del sentimiento de los bienes que trae consigo la libertad. En este pueblo entusiasta de sus derechos sin afectación -refiriéndose a Tunja-, he visto el foco del patriotismo, y creo que será el taller de la libertad de estas provincias”23. Y así lo proclamó con alborozo ante el Congreso de Angostura el 14 de diciembre de 1819: “Este pueblo generoso ha ofrecido todos sus bienes y todas sus vidas en las aras de la patria; ofrendas tanto más meritorias, en cuanto son espontáneas. Si, la unánime determinación de morir libres y no de vivir esclavos, ha dado a la Nueva Granada un derecho a nuestra admiración y respeto”24. Al exaltar la capacidad de sacrificio y el valor de sus soldados, el Libertador precisa: “Pero no es sólo al ejército Libertador a quien debemos las ventajas adquiridas. El pueblo de la Nueva Granada se ha mostrado digno de ser libre. Su eficaz cooperación reparó nuestras pérdidas y aumentó nuestras fuerzas: El delirio que produce una pasión desenfrenada es menos ardiente que el que ha sentido la Nueva Granada al recobrar su libertad”25. Bolívar reprendió con franqueza en muchas ocasiones a sus oficiales más ásperos y altaneros, ordenándoles un trato correcto y respetuoso hacia los subordinados y hacia el pueblo: “Recomiendo a usted mucho la mayor moderación posible en el modo de tratar a los naturales y a todos sus subalternos en general. Todos están convencidos de que usted llena su deber; pero que exaspera los ánimos con la acritud con que suele tratar a algunos individuos que no cumplen con la exactitud que 20 Ibidem. 21 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. Puente Real, 26 de septiembre de 1819. 22 Ibidem. 23 Ibidem. 24 BOLÍVAR, Simón. Discurso ante el Congreso de Angostura. 14 de diciembre de 1819. 25 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP usted desea. En los gobiernos populares y sobre todo en revolución, se necesita de mucha política para poder mandar”26. Hacer política no es, como ocurre hoy, hacer trampas y rotar los cargos burocráticos y reprimir a los humildes. Hacer política es desarrollar el arte de gobernar a un pueblo. El buen gobernante es, según Bolívar, el que manda con política, o lo que es igual, con moderación y respeto. Mención muy especial merece la mujer como protagonista vital en la vida de las naciones. En los albores de la primera independencia, el genial pensador y pedagogo Simón Rodríguez se propuso dar existencia espiritual propia al nuevo mundo que nacía. Planteó entonces el derecho que asistía a los indios, negros, mestizos, mulatos, pardos y zambos de educarse junto a los blancos, y las mujeres junto a los hombres, para que desde niñas aprendan a no temer a los hombres, y para que éstos, desde niños, aprendieran a respetar a las mujeres”27. Es en la pedagogía genuinamente latinoamericana donde encontramos las primeras propuestas de reivindicación a la mujer. Recordando las palabras luminosas de José Martí, “ante las mujeres americanas se puede hablar sin miedo de la libertad”28. Mujer fue La Gaitana, la india madre, con su grito de guerra al invasor repercutiendo del Pericongo al Puracé y de Timaná al Caguán. Mujer la cacica Tomaza, la amazona de Acos, resistiendo en la trinchera anilina al frente de los indios Cholos. Mujer Micaela Bastidas, inspiradora fiel y compañera del gran inca Túpac Amaru. Mujer la paraguaya indómita, la hija de Juan Mena, vistiendo sus mejores galas para asistir a la ejecución del rebelde Antequera, Porque “es día de celebrar aquél en que un hombre bueno muere gloriosamente por su patria”29. Mujer la Manuela Beltrán, chispa de trenza y cotizas; la que arrancó y pisoteó en El Socorro el edicto de los impuestos y alzó a la lucha a veinte mil comuneros. Mujer Mercedes Nariño, la hija del precursor y mártir, la primera en disparar el cañón en defensa de la naciente unidad republicana. Mujer la flor margariteña, Luisa Cáceres, la que respondió a sus carceleros que la presionaban para que su esposo depusiera las armas: “jamás lograréis de mí que le aconseje faltar a sus deberes”30. Mujer Mercedes Abrego, a quien decapitaron porque había bordado con el oro más fino y amoroso el uniforme de Simón Bolívar. Mujer la hermosa Policarpa Salavarrieta, la que en medio de la niebla despachaba hombres y armas a las guerrillas del Llano, sacrificada en el patíbulo junto a su novio. Mujer la Simona Duque, la que alistó en Marinilla a sus hijos para que empuñaran las armas Libertadoras. Mujer Antonia Santos, la guerrillera del Hatillo y Coromoro, fusilada en El Socorro días antes de que sus escaramuzas, fulgurantes e insólitas, ayudaran a despejar los campos a los vencedores de Boyacá. Mujer la María Antonia Bolívar, la hermana del Padre de América, a quien escribió para desenmascarar las propuestas urdidas en Caracas para que se proclamara emperador: “… di siempre lo que dijiste en Cumaná (. ..) ‘que serías Libertador 26 BOLÍVAR, Simón. Carta a J. F. Blanco. San Miguel, 11 de septiembre de 1817. 27 RODRÍGUEZ, Simón. Op. cit., T. l. 28 Antología mínima de José Martí. Op. cit., T. 11, p. 81. 29 lbídem. 30 lbídem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP o muerto’. Ese es tu verdadero título”. Mujer la Sáenz, la Manuela, la Libertadora del Libertador: volcán ecuatorial, amante, revolucionaria, internacionalista, a quien después de la muerte de Bolívar y del licenciamiento del ejército Libertador, los nuevos ricos en el poder desterraron de Bogotá, Jamaica, Quito, Guayaquil y Lima, hasta que su estrella se apagó de frente al mar. Y mujeres también las “chisperas”, las “guaneñas”, las “montoneras” y las “chihuahuas”: esas “Juanas de América” que iban a la grupa de Bolívar, Nariño, Artigas, San Martín y Morelos; compañeras de los soldados revolucionarios, de los mambises, cuates y compas de José Martí, Emiliano Zapata y Augusto Sandino, que iban, como van hoy, alumbrando en los campos y barriadas de Colombia y de América, la redención de un mundo. Sí; esas mujeres de América, anónimas y desconocidas, pero vivas y presentes en los instantes cruciales de la historia. Sobre ellas escribió Joaquín Posada Gutiérrez, oficial del ejército de Bolívar: “Estas ‘hijas del regimiento’, jóvenes las más, algunas blancas y una que otra bella, son la providencia para el soldado en marcha y en campaña (…). En los combates su heroísmo las santifica; en los mayores peligros, por en medio de las balas, metiéndose por entre los caballos, apartando las lanzas enemigas, buscan desesperadas al hombre que aman cuando notan que falta en su fila, y a veces lo encuentran o su cadáver, y lo sepultan, o lo hallan respirando todavía, y entonces, provistas de tiras de lienzo, o sacándolas de su propia ropa, lo vendan, avisan, piden auxilio hasta en el campo enemigo, y muchos infelices deben la vida a la tierna solicitud de su mujer; algunas de ellas caen traspasadas por las balas, y sin embargo ninguna se retira, ninguna huye mientras tiene la esperanza de servir en algo al pobre compañero de su triste vida”31. Sí, es ante aquella mujer del pueblo, ternura pura y heroísmo sublime, ante la mujer múltiple con alma de comuna, la que el Libertador contempla extasiado y le arranca su ardiente proclama: “¡La mujer! Ah, ¡la mujer! ..Nuestros antepasados la consideraban inferior al hombre. Nosotros la consideramos nuestra igual. Unos y otros estamos grandemente equivocados, porque la mujer nos es muy superior. Dios la ha dotado de gran perspicacia y sensibilidad, y ha puesto en su corazón fibras delicadísimas; cuerdas muy sensibles a todo lo noble y elevado. El patriotismo, la admiración y el amor, hacen vibrar esas cuerdas; y de ahí resultan la caridad, la abnegación y el sacrificio”32. Mujeres combatientes como las de Trujillo: “Las mujeres, sí soldados, las mujeres del país que estáis pisando combaten contra los opresores y nos disputan la gloria de vencerlos y con estos ejemplos de singular heroísmo en los fastos de la historia ¿habrá un solo hombre en Colombia, tan indigno de este nombre, que no corra veloz a engrosar nuestras filas (…) a romper las prisiones en que gimen esas verdaderas Belonas? ¡No, no! Todo hombre será soldado puesto que las mujeres se han convertido en guerreras y cada soldado será un héroe, por salvar pueblos que prefieren la libertad a la vida”33. Mujeres como las comuneras del Socorro: “Un pueblo que ha producido mujeres varoniles, ninguna potestad humana es capaz de subyugarlo. Vosotras, hijas del Socorro, vais a ser el escollo de 31 POSADA GUTIÉRREZ, Joaquín. Op. cit. T. II, pp. 78-79. 32 Las mujeres guerrilleras en la Campaña Libertadora. Publicada en Antioquia en la Campaña Libertadora. Crónica Municipal, 1969. Medellín, Colombia, p. 184. 33 BOLÍVAR, Simón. Proclama de Trujillo. 22 de junio de 1813. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP vuestros opresores. Ellos, en su frenético furor, profanaron lo más sagrado, lo más inocente, lo más hermoso de nuestra especie; os hollaron. Vosotras habéis realzado vuestra dignidad endureciendo vuestro tierno corazón bajo los golpes de los crueles. “Heroicas socorreñas: las madres de Esparta no preguntaban por la vida de sus hijos, sino por la victoria de su patria; las de Roma contemplaron con placer las gloriosas heridas de sus deudos; los estimulaban a alcanzar el honor de expirar en los combates. Más sublimes vosotras en vuestro generoso patriotismo, habéis empuñado la lanza; os habéis colocado en las filas y pedís morir por la patria. Madres, esposas, hermanas, ¿quién podrá seguir vuestras huellas en la carrera del heroísmo? ¿Habrá hombres dignos de vosotras? ¡No, no, no! Pero vosotras sois dignas de la admiración del Universo y de la adoración de los Libertadores de Colombia”34. Mujeres, sin duda alguna, definitivas y vitales en todo el proceso histórico de la humanidad. Con igual embeleso se pronunció el Libertador ante los estudiantes de Arequipa en el Perú transmitiéndoles el más sentido mensaje de solidaridad: “En quince años de combates por la libertad, vuestra suerte ha estado constantemente alimentando el valor de nuestros soldados. ¡Hijas de la América sin patria! ¡Qué! ¿No había hombres que la conquistaran? ¡Esclavos vuestros padres… por esposos humildes esclavos… esclavos también vuestros hijos! ¿Hubiéramos podido sufrir tanto baldón? No, antes era preciso morir. Millares y millares de nuestros compañeros han hallado una muerte gloriosa combatiendo por la causa justa y santa de vuestros derechos… y esos soldados que hoy reciben de vuestras manos un premio celestial, vienen desde la costa del Atlántico buscando vuestros opresores para vencerlos o morir. ¡Hijas del sol! ¡Ya sois tan libres como hermosas! Tenéis una patria iluminada por las armas del ejército Libertador: libres son vuestros padres y vuestros hermanos: libres serán vuestros esposos, y libres daréis al mundo los frutos de vuestro amor”35. 3.7 SOBRE LA GUERRA Y LA PAZ Estaba por darse una combinación de sucesos trascendentales en España, lo que crearía una coyuntura singular que Bolívar seguía paso a paso para tomar las decisiones pertinentes en materia política y militar. El pueblo español había combatido con gran arrojo para derrotar la invasión napoleónica, gracias a lo cual Fernando VII había recuperado el trono. Esto no quiere decir que el pueblo se identificara dócilmente con el déspota, al cual había impuesto la Constitución de Cádiz, inspirada en el pensamiento de la Francia liberal. Sin embargo, cuando Fernando VII se sintió dueño y seguro en el poder, traicionó el juramento hecho al pueblo de España, abolió la Constitución y restauró la Santa Inquisición, sometiendo al pueblo a una violenta obediencia, provocando de esta manera el levantamiento popular y la resistencia de los constitucionalistas. Simultáneamente las noticias que llegaban a España sobre la guerra que hacían los insurgentes americanos, eran funestas para la monarquía y bien pronto se filtraron en la población. Se propagó entonces que la ferocidad de la guerra a muerte había destruido la poderosa expedición conducida 34 BOLÍVAR, Simón. A las ilustres matronas del Socorro. 24 de febrero de 1820. 35 BOLÍVAR, Simón. A las educandas de Arequipa. 10 de mayo de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP por Morillo, que constituía el más poderoso ejército que España había enviado al continente americano en tres siglos de dominación colonial. Los factores anotados determinaron entonces que el 19 de enero de 1820, el comandante Rafael Riego, jefe de uno de los cuerpos del ejército expedicionario español, se levantara en armas contra Fernando VII. La insubordinación de Riego se convirtió inmediatamente en una insurrección popular, en la que los soldados se negaron a marchar sobre América, los sectores populares exigieron al rey la restauración de la Constitución de Cádiz, y las masas populares se pronunciaron contra el absolutismo imperante. La insurrección tomó una dinámica propia y se hizo extensiva a todo el país, obligando a Fernando VII a restaurar la Constitución, a instalar nuevamente las cortes y a poner en libertad los presos políticos, entre quienes había numerosos insurgentes de las colonias de América. Los propios comandantes Riego y Quiroga, que habían iniciado la rebelión, fueron ascendidos a mariscales de campo y el gran ejército que se pensaba enviar a América fue licenciado. De este modo, aunque conservando su trono, el despótico’ Rey Fernando VII hubo de ceder ante el pueblo que se había levantado coreando la consigna de ¡Constitución y Libertad! La importancia de este cambio político en España era imponderable para nuestros patriotas. Las noticias de tal acontecimiento empezaron a ser conocidas en nuestra América en la segunda quincena de marzo. Los periódicos oficiales que circulaban en Caracas y otras ciudades del continente trataron en vano de no darle mayor importancia al hecho, pero al poco tiempo Morillo recibía la orden de hacer publicar la Constitución y buscar una “conciliación fraternal” con los insurgentes americanos, para poner término a la guerra que ya tenía agotada la economía española. Bolívar supo captar las posibilidades que podrían derivarse de esta coyuntura: “De los negocios de España estoy muy contento, porque nuestra causa se ha decidido en el tribunal de Quiroga. Nos mandaban 10.000 enemigos, y ellos, por una filantropía muy natural, no quisieron hacer la guerra a muerte, sino la guerra a vida; pues bien sabían que por allá podían salvarse, y por aquí no. ¡Qué dicha, no venir y quedarse 10.000 hombres que eran enemigos y ya son los mejores amigos! ¡Golpe de fortuna local”36. Y analizando las primeras repercusiones derivadas de tal suceso, o que podrían derivarse de él” anotó: “La Francia misma, quiero decir los Borbones, habrán temblado con la revolución de España y condenado la conducta de Fernando en esta parte, que tanto los compromete a ellos mismos. Digo otro tanto de la Inglaterra, que tiene razones más eficaces: ella teme la revolución en Europa y desea la revolución en América: una ‘le da cuidados infinitos, y la otra proporciona recursos inagotables. La América del Norte, siguiendo su conducta aritmética de negocios, aprovechará la ocasión de hacerse de las Floridas, de nuestra amistad y de un gran dominio del comercio. Es una verdadera conspiración de la España, de la Europa y de la América contra Fernando. Él la merece”37. Todo lo anterior significa que podría abrirse un camino para pasar de la guerra a la paz, pues, como lo anota el Libertador: “Además debemos esperar otro resultado más favorable. Convencida la España de no poder mandar refuerzos contra nosotros, se convencerá igualmente de no poder triunfar y entonces tratará de hacer la paz con nosotros para no sufrir inútilmente”38. 36 BOLÍVAR, Simón. Carta a G. White. San Cristóbal, 1º de mayo de 1820. 37 Ibidem 38BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. Cúcuta, 7 de mayo de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Por lo tanto, la ocasión no podía ser más propicia para estudiar una propuesta que nos dé la iniciativa para ofrecer la paz, porque “Ofrecerles así la paz (…) es pedirles la corona del triunfo, pues no siendo otro el objetivo de la contienda, obtenerlo es vencer”39. Y agrega: “Ellos están en el caso del rico de Platón: ellos tienen todo que perder y nada que adquirir; y nosotros no teniendo nada que perder aspiramos a cuanto ellos poseen”40. La cuestión, opina Bolívar, es concluyente: “Por tanto, nosotros no debemos ofrecer más que la paz en recompensa de la independencia”41, y de este modo -le escribe a Santander-, “La fortuna nos ahorra la horrible necesidad de ser terroristas”42. Cuando Morillo recibió la orden de establecer una “conciliación fraternal” con los insurgentes, declaró con manifiesto desagrado: “Se han vuelto locos en Madrid. Me piden que me rebaje a tratar con los mismos hombres a quienes combato. Todo está perdido. Obedeceré, pero desde ahora en adelante no hay que contar con el sojuzgamiento de estas provincias”43. Y no era para menos, se estaba marcando un hito histórico: la inevitable decadencia del vetusto imperio español y el surgimiento incontenible de las nuevas repúblicas en nuestro continente. La respuesta del Libertador al ofrecimiento hecho por Morillo de un mes de armisticio fue calculadamente lacónica: “Acepto con la mayor satisfacción, para el ejército estacionado aquí, el armisticio que a nombre del general en jefe del ejército español me propone V. S. por un mes de término, contando desde el día de ayer. Siento que los señores comisionados del gobierno español se hayan dirigido por grandes rodeos en busca de mi cuartel general”44. La respuesta del Libertador fue remitida tanto al general Morillo como al general Latorre, y en ella inicia su contrapropuesta: “Pero V. S. podrá muy bien indicarles la ruta que deben seguir en el caso de venir a tratar con el gobierno de Colombia, de paz y amistad, reconociendo esta república como un Estado independiente, libre y soberano” 45. Sobre esta importante materia el Libertador se traza un camino tácticamente diseñado, con el fin de aliviar considerablemente la lucha por el objetivo estratégico. Así lo comunica a Santander: “Siempre he pensado que el armisticio destruiría una gran parte del ejército español, y si he mostrado no quererlo es, primero, porque pienso sacar más ventajas de la paz que de la deserción, y segundo, porque nunca faltarán motivos para prolongar el armisticio si conviniere así”46. 39 BOLÍVAR, Simón. Carta a Carlos Soublette. El Rosario, 19 de junio de 1820. 40 Ibidem. 41 Ibidem. 42 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. El Rosario, 26 de junio de 1820. 43 LIÉVANO AGUIRRE, I. Op. cit. 44 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Latorre. San Cristóbal, 7 de julio de 1820. 45 Ibidem. 46 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. El Rosario, 1 de julio de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Naturalmente, Bolívar no descuida en advertir a Morillo que el pueblo está dispuesto a “combatir perpetuamente contra el dominio exterior y a no reconciliarse sino con la independencia”47, para redondear su declaración, agrega: “… me tomo la libertad de dirigir a V. E. la adjunta ley fundamental (de Colombia), que prescribe las bases únicas sobre las cuales puede tratar el gobierno de Colombia con el español”48. Su posición era irrevocable, tal como lo manifiesta a Santander: “…yo me adhiero a una negativa absoluta, si no hay oferta de independencia”49, concluyendo en que “Para vencer a los españoles es preciso ser de acero; nada nos cuesta suspender las hostilidades de hecho si nos conviene y mucho nos puede costar suspenderlas de derecho; porque la menor confianza nos puede perder y la menor infracción deshonrar”50. El hecho simple de tener que aceptar la existencia de la República de Colombia, no era nada agradable para los españoles. Pero era indiscutible. Sobre tal situación escribe Bolívar: “A La Torre le escribo que deseara que mis comunicaciones les fuesen satisfactorias a ellos como me han sido a mí las suyas; y otras muchas ternuras para que vean que soy amable en agradecimiento al título de Presidente que me han dado”51. Y refiriéndose a Colombia, añade en tono bastante jocoso: “… aunque es tierna la niña ya está tratando de paz con los embajadores extranjeros, y sabe tanto de política la niña como Maquiavelo”52. Mientras avanza en su debate epistolar el Libertador mueve sus fuerzas. Ha pasado de Cúcuta a Maracaibo, lo que provocó el rechazo de Morillo, a quien le escribe: “Siento decir a V. E. que no puedo ni debo retirar las tropas que existen en la costa de la laguna de Maracaibo, porque no he ofrecido, ni ofreceré, hacer retirar las fuerzas de Colombia del territorio que ocupan”53. Tres días después, el 20 de noviembre de 1820, el Libertador escribe al mismo general Morillo: “El teniente coronel Pita ha tenido la imprudencia de decirme que V. E. piensa que yo debo evacuar el territorio libre de Venezuela, para volver a ocupar mis posiciones de Cúcuta. No es el gobierno español el que puede dictar condiciones ultrajantes y altamente ofensivas a los intereses de la república de Colombia, que hemos elevado sobre las ruinas arrancadas de las manos del ejército expedicionario”54. 47 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Morillo. El Rosario, 21 de julio de 1820. 48 Ibidem. 49 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. El Rosario, 22 de julio de 1820. 50 lbídem. 51 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Santander. El Rosario, 24 de julio de 1820. 52 Ibidem. 53 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Morillo. Trujlllo, 17 de noviembre de 1820. 54 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Morillo. Trujlllo, 20 de noviembre de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Es un planteamiento que no admite discusión. Así lo repite al teniente coronel Pita: “Diga usted al general Morillo de mi parte que él se retirará primero a sus posiciones de Cádiz antes que yo a Cúcuta”55. Morillo dejó escapar sus sentimientos de admiración ante el talento diplomático y político del Libertador: “Nada es comparable a la incansable actividad de este caudillo. Su arrojo y su talento son sus títulos para mantenerse a la cabeza de la revolución y de la guerra; es cierto que tiene de su noble estirpe española rasgos y cualidades que le hacen muy superior a cuantos le rodean”56. 3.8 REGULARIZACIÓN DE LA GUERRA -DERECHO DE GENTES Para evitar la propagación de ciertas maledicencias y rumores tendenciosos que aseguraban que el armisticio era una claudicación de los revolucionarios, Bolívar lanzó su proclama al pueblo colombiano: “Colombianos: “Se nos ha ofrecido Constitución y paz: hemos respondido paz e independencia; porque sólo la independencia puede asegurar la amistad de los españoles, la voluntad del pueblo, y sus derechos sagrados. ¿Podríamos aceptar un código enemigo prostituyéndole nuestras leyes patrias? ¿Podríamos quebrantar las leyes de la naturaleza, salvando el océano para unir dos continentes remotos? ¿Podríamos ligar nuestros intereses a los intereses de una nación que es nuestro suplicio? ¡¡¡No, colombianos!!!”57. Las reiteradas propuestas de paz y unión hechas por Morillo, en su empeño de preservar la dominación española, fueron respondidas por Bolívar fijando posiciones inequívocas: “En cuanto a la paz y unión que tanto desea el gobierno constitucional de la monarquía, responderé: que la paz es nuestro más ardiente voto, como la unión con la España nuestro más cruel suplicio; porque sin la independencia, la guerra y aun la muerte misma nos es más dulce que la amistad con nuestros destructores”58. A la declaración de Morillo: “Necesitamos suspender las armas para entendemos”59, Bolívar responde: “Nada mas justo; pero nada veo tan distante, cuando V. E; opone reparos a mis demandas, equitativas y sobradamente moderadas. Por lo mismo yo conceptúo que el armisticio no 55 LIÉVANO AGUIRRE, l. Op. cit., p. 237. 56 Ídem., p. 241. 57 BOLÍVAR, Simón. Proclama a los colombianos. Carache, 14 de octubre de 1820. 58 Ibidem. 59 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Morillo. Carache, 3 de noviembre de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP tendrá lugar, porque lo que se supone contrario a la nación española es lo que conviene a la colombiana”60. Bolívar comprendió entonces que Morillo buscaba un armisticio porque veía derrotada la causa de España. Esto reportaría ventajas inestimables que era preciso aprovechar al máximo. En consecuencia tomó la iniciativa de proponer un armisticio que significara una tregua bilateral y elaborar un acuerdo que permitiera regularizar la guerra, para erradicar el terrorismo y la barbarie en las confrontaciones. Las discusiones llegaron finalmente a un acuerdo: ambos bandos conservarían el territorio que ocupaban hasta ese momento, delimitándose meticulosamente sus jurisdicciones. Acordaron tomar medidas conducentes a eliminar los actos de barbarie y respetar a la población civil. En caso de una violación de alguno de los artículos del pacto, se nombraría un tribunal especial para resolver el diferendo. El acuerdo, como lo deseaba el Libertador, comienza con él reconocimiento de la República de Colombia. Los puntos que previamente hizo llegar a Morillo, eran una inteligente exhortación a los españoles: “… para que concluyan con el gobierno de la república un tratado verdaderamente santo, que regularice la guerra de horrores y crímenes que hasta ahora ha inundado de lágrimas y sangre a Colombia, y que sea un monumento entre las naciones más cultas, de civilización, liberalidad y filantropía”61. Los comisionados enviados por Bolívar para iniciar conversaciones con Morillo y La Torre, fueron instruidos por el Libertador para que “Propongan (…) que todos los prisioneros sean canjeables, inclusive los espías, conspiradores y desafectos; porque en las guerras civiles es donde el derecho de gentes debe ser más estricto y vigoroso, a pesar de las prácticas bárbaras de las naciones antiguas”62. Los esfuerzos de Bolívar por humanizar la guerra fueron prontamente recompensados. Significaba esto la regularización que concuerde con el derecho de gentes, de tal modo que al terminar el armisticio se observen las reglas acordadas: “La guerra entre España y Colombia se hará como la hacen los pueblos civilizados”63. El enfoque que hace Bolívar en esta coyuntura sobre la guerra y la paz es de una dialéctica sólida: “Desde que me resolví a facilitar los medios de concluir esta guerra, también me resolví a hacer todo género de sacrificios para obtener la paz”64. 60 Ibidem. 61 BOLÍVAR, Simón. Carta al general Morillo. Carache, 3 de noviembre de 1820. 62 BOLÍVAR, Simón. Instrucciones a los señores comisionados A. J. de Sucre, P. Briceño M. y J. G. Pérez. Sabanalarga, 23 de noviembre de 1820. 63 O’LEARY Daniel F. Memorias. Bogotá, 1952, p. 330. 64 BOLÍVAR, Simón. A los señores comisionados de Colombia, para tratar con los comisionados del general Morillo, general Sucre, coronel Briceño Méndez y teniente coronel Pérez. Sabanalarga, 25 de noviembre de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El acuerdo de las partes fue ratificado por Bolívar y Morillo el 27 de noviembre de 1820, y festejado en Santa Ana, donde se reunieron los dos jefes enemigos acompañados por los comisionados de ambas partes. Alojados en una misma casa se prolongó el encuentro con los brindis de rigor, haciendo alusiones al valor de los combatientes de ambos ejércitos y a su fidelidad con los gobiernos respectivos. El brindis de Morillo expresa: “Castigue el cielo a los que no estén animados de los mismos sentimientos de paz y amistad como nosotros”65. Y el de Bolívar dice: “Odio eterno a los que deseen sangre y la derramen injustamente” 66. La victoria obtenida por Bolívar en Santa Ana establecía un hecho sin precedentes: la existencia de la República de Colombia y su reconocimiento por España y el mundo. Ahora sí se hablaba de establecer relaciones con la nueva república: Portugal estaba en vía de hacerlo y en el Senado de los Ibidem se debatía el mismo tema, al igual que en Londres y París. Tal es la razón por la cual, justamente, los historiadores colocan este triunfo de la diplomacia y la política del Libertador, a la par de los logrados en el Congreso de Angostura y el puente de Boyacá. Sobre dicho tratado Bolívar formuló importantes deducciones. Ellas daban cuenta de las ventajas que del mismo podrían obtenerse, así como de su contenido, de lo que tenía y de lo que carecía. Sobre todo que con él se había logrado, por primera vez, un instante de paz: “Yo siempre tengo una idea confortativa de paz y reconocimiento, como usted lo sabe, y aún se ha reído a costa de mi pazomanía” 67. Igualmente hizo un elogio a sus comisionados por la labor cumplida, destacando el talento de Sucre, que fue decisivo: “Este tratado es digno del alma de Sucre: la benignidad, la clemencia, el genio de la beneficencia lo dictaron: él será eterno como el más bello monumento de la piedad aplicado a la guerra”68. Quedaba, no obstante, un problema importante por resolver. El general La Torre, que había sustituido a Morillo tan pronto renunció para volver a España, estaba reclamando a Maracaibo como parte de la jurisdicción española. Ello equivalía a pedir que las fuerzas patriotas abandonaran el pueblo. Para tal petición invocaba el tratado suscrito en Santa Ana. Bolívar respondió a La Torre que: “… es muy dudoso el que el gobierno de Colombia esté obligado a devolver a Maracaibo, y sólo árbitros muy imparciales pueden decidir la cuestión con justicia…”, “… ¿cómo abandonar a un pueblo, ya amparado por nuestras armas, y protegido por la ley fundamental de Colombia?”69. El Libertador termina su nota proponiéndole al general La Torre: “En el nuevo armisticio podremos arreglar todas las contingencias posibles, y nombraremos una comisión de que sea presidente el 65 MORILLO, Pablo. Brindis ofrecido a Bolívar. Santa Ana, 27 de noviembre de 1820. 66 BOLÍVAR, Simón. Brindis ofrecido a Morillo. Santa Ana, 27 de noviembre de 1820. 67 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre, Briceño y Pérez. Sabanalarga, 25 de noviembre de 1820. 68 DE LACROIX, L. P. Op. cit., p. 111. 69 BOLÍVAR, Simón. Carta al general de La Torre. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP brigadier Correa, para que decida todas las dificultades ocurrentes sin que ninguna de las dos partes pueda apelar de su decisión”70. Y le manifiesta al mismo La Torre: “Suplico a usted que me conteste con claridad a las cuestiones que hago en mi nota oficial, porque ellas son de suma importancia para ambos gobiernos, y yo soy de sentir que cuantos más motivos haya para una ruptura, tanto más debemos ser circunspectos en el cumplimiento de los tratados y del derecho de gentes”71. Bolívar le puntualiza al general La Torre: “Supongamos por un momento que se cometen infracciones y faltas casuales; no debemos, ni podemos corregir éstas con nuevas infracciones”, además de que “El armisticio de Trujillo no incluye ninguna cláusula que nos prive del derecho de amparar a aquél o aquellos que se acojan al Gobierno de Colombia”72. Le manifiesta igualmente que “Debemos antes convenir en que nuestro actual estado de guerra no ha desaparecido por la suspensión de armas; que hay una inmensa distancia entre el estado de paz y el de tregua, en que la guerra no pierde sino momentáneamente una parte de sus horrores”73. Además, ¿qué derechos podía exigir España? ¿Cómo puede apoyarse en el armisticio que se dio en Trujillo y se ratificó en Santa Ana? “. ..el tratado de armisticio -le dice Bolívar a La Torre-, no garantiza de ningún modo la integridad de nuestros recíprocos territorios, circunstancia muy notable y que es una de las que distinguen y caracterizan generalmente los tratados de paz”74. La exigencia de La Torre no tiene lógica, dice Bolívar, “… porque los derechos posesivos de la España sobre América no son sino los de la fuerza y los de la conquista, y porque éstos cesan de regir cuando cesa la posesión”75. Los argumentos de Bolívar son categóricos e irrefutables y anonadan al general La Torre. Refiriéndose a Maracaibo declara que “… dejó de ser dominio español desde el 28 de enero, y las armas de Colombia, ocupándolo, han ocupado un país que estaba fuera de las leyes españolas, que no era ya parte de la nación a que V. E. pertenece; y que estaba en libertad de elegir su forma de gobierno o de incorporarse al pueblo que conviniese más a sus intereses”76. Hay que aceptar, dice el Libertador, que “El derecho de gentes autorizaba a Colombia para recibir a aquel pueblo e incorporarlo, o por lo menos para entablar relaciones con él, de cualquier naturaleza que fuesen…”, “… entre dos naciones en guerra, el derecho común de gentes es el que se practica cuando no haya pactos o tratados particulares entre ellas. Habiendo éstos, su sentido, literal es el que se observa y se entiende permitido todo lo que no está prohibido en ellos”77. Bolívar plantea toda una fundamentación formidable, tanto en lo jurídico y político de la materia, como en su extraordinaria originalidad. “Este principio -le dice a La Torre-, debe aplicarse más 70 Ibidem. 71 Ibidem. 72 Ibidem. 73 Ibidem. 74 Ibidem. 75 Ibidem. 76.Ibidem 77 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP estrictamente cuando la guerra no es entre naciones constituidas, sino entre pueblos que se separan de sus antiguas asociaciones para formar las nuevas”78. Y continúa: “V. E. sabe también que entre España y Colombia no han existido ni existen otros tratados que los del armisticio y regularización de la guerra; y que ellos solos son la regla a que debemos referirnos, puesto que no se ha considerado ninguno de los pueblos sujeto a ningún derecho en todo el largo curso de la guera”79. Avanzando en sus magistrales y revolucionarios apuntes, Bolívar declara a La Torre que “El armisticio de Trujillo no incluye ninguna cláusula que nos prive del derecho de amparar a aquél o aquellos que se acojan al gobierno de Colombia. Por el contrario, mis negociadores sostuvieron contra los del gobierno español, que nos reservábamos la facultad de amparar y proteger a cuantos abrazaran nuestra causal Establecido este principio, la cuestión queda reducida a examinar, si la ocupación del terreno de Maracaibo por una columna de Colombia el 29 de enero ha sido, o no, una invasión del territorio español”80. Y pone fin a su lúcida e irrefutable argumentación, diciéndole a La Torre que “La nota que tengo el honor de incluir a V. E. en copia, es un documento incontrastable, el más espontáneo, formal y solemne con que puede un pueblo expresar su voluntad. El de Maracaibo había proclamado en ella el 28 de enero su absoluta libertad e independencia del gobierno español”81. Mientras se mantuvo el armisticio el Libertador trabajó con denuedo para darle más vigor a sus fuerzas, avanzar en su organización y en su contacto con los pueblos y trazó a sus subalternos instrucciones certeras, previniendo que se produjera alguna relajación dentro de su movimiento. Había advertido de la transitoriedad y fragilidad inevitable en ese tratado y había ordenado a todos sus subalternos: “Debemos estar siempre preparados para lo peor”82. Su posición sobre la paz y la guerra es firme: “. ..Saldré del paso por la victoria o por la paz, pero para conseguir esta última debemos preparamos para la primera”83: así lo planteó a Santander y así mismo lo manifestó, años después, a Revenga: “Si por el contrario, por una obstinación ciega me obligan a seguir la guerra, todas las medidas están tomadas, y aunque me repugna no la temo”84. Bolívar odiaba la guerra. La consideraba como la calamidad más terrible que puede sufrir un pueblo. Pero había algo que odiaba más que a la guerra: la esclavitud, la opresión, el colonialismo y como la cruel monarquía de España no permitía a estos pueblos otra opción para liberarse y declarar su soberanía, el Libertador no tuvo más alternativas que la guerra. Así lo declaró a los españoles en su proclama de Barinas: “Españoles: ¿No es vuestro gobierno el que pretende nuestra sumisión a costa de vuestra sangre? ¿No es vuestro Rey el que os desprecia enviándoos a un sacrificio infalible?”85. 78 Ibidem. 79 Ibidem. 80 Ibidem. 81 Ibidem. 82 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. El Rosario, 15 de julio de 1820. 83 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 13 de octubre de 1823. 84 BOLÍVAR, Simón. Carta a R. Revenga. Lima, 30 de octubre de 1823. 85 BOLÍVAR, Simón. Proclama de Barinas. 25 de abril de 1821. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP La vocación de paz en Bolívar era sincera. Cinco días antes de su ratificación del armisticio había escrito a Santander: “Morillo tiene en Carache 2.500 veteranos. La Torre tiene 2.000 en San Carlos y Guanare y yo prefiero la política a la guerra, aunque tenemos con qué hacerle frente a estos señores”86. Como puede verse, Bolívar se mantenía al tanto de los movimientos, la ubicación y número de los jefes y tropas enemigas. Sabía igualmente de su armamento, de la moral y de los pormenores relacionados con éstas, y producía, con sus proclamas, un impacto formidable en su estado de ánimo que con frecuencia se traducía en las deserciones españolas, caso en el cual, decía, “… han vuelto a reunirse a sus hermanos de Colombia”87. Bolívar no desaprovechaba la ocasión para formular su principio de solidaridad hispanocolombiana, recordando su manifiesto de Casacoima: “Españoles europeos: Vuestra península, vuestros propios hermanos combaten en el día contra el ingrato e imbécil Fernando. Abandonad, pues, sus banderas, y abrazad al fin la causa de la justicia, de la libertad y de la independencia. Tan sólo por estos sagrados motivos es noble hacer el sacrificio de la guerra. No vaciléis entre un hombre y un pueblo”88. La iniciativa de Bolívar de acordar con los españoles la suspensión de la guerra tenía varios antecedentes, como cuando escribió a Morillo, en febrero de 1818: “Nuestra humanidad, contra toda justicia, ha suspendido muchas veces la sanguinaria guerra a muerte que los españoles nos hacen. Por última vez ofrezco la cesación de tan terrible calamidad, y empiezo mi oferta por devolver todos los prisioneros que hemos tomado ayer en el campo de batalla. ¡Que ese ejemplo de generosidad sea el mayor ultraje de nuestros enemigos!”89. Propuesta similar había hecho en Angostura desde el 9 de febrero de 1819, cuando propuso a los españoles que “La paz y la libertad deben liganos como a pueblos hermanos. Libre la España de Fernando, que lo sea también de españoles la América. Volad españoles a defender vuestros derechos, vuestra patria; dejadnos la nuestra libre, tranquila y dichosa: sed una vez justos con la América para que pueda haber una vez amistad entre americanos y españoles”90 Bolívar no confundía conceptos como Pueblo y Estado: una cosa era la monarquía, de España y otra muy distinta el pueblo español. Por lo mismo, independientemente de que el, uso y el abuso los hagan coincidir tampoco son lo mismo los conceptos de Gobierno y Nación. Por eso declaraba, refiriéndose a los españoles residentes en nuestro territorio que “Todos son colombianos para nosotros, y hasta nuestros invasores, cuando quieran ser colombianos”91. 86 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Sabanalarga, 23 de noviembre de 1820. 87 BOLÍVAR, Simón. Proclama de Escuque. 21 de octubre de 1820. 88 BOLÍVAR, Simón. A los españoles europeos. Casacoima, 31 de julio de 1817. 89 BOLÍVAR, Simón. Carta a Morillo. Calabozo, 13 de febrero de 1818. 90 BOLÍVAR, Simón: Proclama de Angostura. 9 de febrero de 1819. 91 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Pretendiendo ignorar las calidades humanísticas y universales del pensamiento del Libertador, Jesús Vallejo Mejía une su voz al coro de los detractores para decir, entre otras falacias que “es claro que Bolívar era radicalmente antiespañol”92. Y con la arrogancia típica del sectario con tribuna en la gran prensa, pone en duda los objetivos y sentimientos del Libertador hacia nuestra América y agrega: “Bolívar odiaba a España”93. Si Vallejo Mejía, que entiendo es abogado, sabe tanto de derecho como de historia, no entiendo cómo pudo terminar sus estudios. Invitémosle a leer lo que Bolívar proclama reiteradamente sobre España. Por ejemplo, en el Correo del Orinoco del 27 de junio de 1818: Se pensará que España es culpable de nuestra opresión…!” Pero no, esta culpa no es de la Nación misma, digna de mejor suerte, sino de su Gobierno que, a fuerza de proscribir, degollar, o quemar vivos a todos los que se atreven a pensar, ha logrado privarla de sus fuerzas intelectuales y de toda acción vital, obligándola a seguir el impulso de sus caprichos e imbecilidad. “¡Españoles de la Península! Vuestro Gobierno es vuestro verdadero enemigo. Nosotros por el contrario somos vuestros amigos naturales” 94. Como el doctor Vallejo Mejía no estudia historia, tampoco pudo conocer la pro en que el Libertador propone la unión de nuestra América y España: ¡Españoles! “No es a vosotros que hacemos la guerra; sino a los asesinos mercenarios que vuestro Gobierno arroja sobre nuestras, costas con el necio proyecto de consolidar a un tiempo vuestra esclavitud la nuestra. Amenazados de los mismos males, víctimas de la misma opresión y de la misma tiranía, ¿por qué no nos unimos de una vez, por qué no nos abrazamos y somos todos libres y nos volvemos a llamar hermanos? ¡ Paz a la España y guerra a su Gobierno es nuestra divisa, y el grito que actualmente resuena en toda América¡” 95. El pensamiento del Libertador con respecto a España es enteramente claro, como lo ratifica en su comunicado escrito al mismísimo Rey Fernando VII: “La existencia de Colombia es necesaria, señor, al reposo de V. M. y a la dicha de los colombianos. Es nuestra ambición ofrecer a los españoles una segunda patria, pero erguida, pero no abrumada de cadenas. Vendrán los españoles a recoger los dulces tributos de la virtud, del saber, de la industria; no vendrán a arrancar los de la fuerza”96. Y así mismo lo prepuso a las tropas españolas en Berruecos, cuando intentó llegar a un armisticio en el sur de Colombia: . . “Soldados españoles: la capitulación que ha terminado vuestros padecimientos, ofrece dos patrias, España y Colombia. Escoged: si queréis un suelo libre, tranquilo y pródigo, sed colombianos; pero 92 VALLEJO MEJÍA, Jesús: La Mitologia Bolivariana. El Colombiano, Medellín, 17 de diciembre del 2000. 93 Ibidem. 94 Correo del Orinoco. Gerardo Rivas Moreno Editor. Primera edición colombiana. 95 Ibidem. 96 BOLÍVAR, Simón: A S. M. Católica, el señor Don Fernando VII. Bogotá, 24 de enero de 1821. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP si queréis llevar vuestras cenizas al sepulcro de vuestros padres, la España es libre y quiere ser dichosa”97. Quería entonces Bolívar aprovechar al máximo la coyuntura política de la revolución del Riego y los republicanos en España, para menguar los horrores de la guerra. Bolívar jamás fue antiespañol como lo pretende en sus torceduras verbales el doctor Vallejo Mejía. “A la España absolutista de la Inquisición y la tiranía contrapuso la España de tradiciones comuneras, enemiga de la tiranía, la España de los grandes humanistas e iluministas, tales como Las Casas. La cultura española, en lo mejor de sus manifestaciones humanistas, ingresó como parte orgánica del mundo espiritual de Bolívar. Con frecuencia para el enriquecimiento de una idea, de una argumentación convincente, en sus cartas y discursos hizo referencias a la historia española, a su literatura, en particular a la inmortal creación de Cervantes, Don Quijote, a El Cid, héroes ambos de la épica española”98. Años después, el 1828, cuando recordaba en Bucaramanga la significativa realización del armisticio de Trujillo, el Libertador le dice a De Lacroix: “Durante todo el curso de mi vida pública, jamás he revelado más tacto o mostrado más astucia diplomática que en esa importante ocasión. En esto, puedo decirlo sin vanidad, creo que superé a Morillo, como lo superé en la mayoría de las operaciones militares. Fui armado de pies a cabeza con la política y la diplomacia, con el semblante de la mayor franqueza y buena voluntad, confianza y amistad”99. El excelente tacto político diplomático del Libertador en todo lo que concierne al citado armisticio y la contundencia de la victoria de Colombia son indiscutibles: “El armisticio de seis meses que allí concluimos y que mereció tantas críticas fue para mí un simple pretexto para permitir que el mundo viese a Colombia negociando con España en un pie de igualdad (…) de potencia a potencia (… ) : fue así mismo un pretexto para el importante tratado referente a la legalización de la paz (…) que puso fin a la horrible carnicería, al asesinato de los vencidos (…) el armisticio fue favorable a los republicanos, pero desastroso para España (…) El armisticio también engañó a Morillo, haciéndole retornar a España e instándole a delegar el mando en el general La Torre, que era menos capaz, menos activo y menos soldado”100. Bolívar concluye su recordación en forma eufórica;…”Que los mastuerzos y mis enemigos digan lo que quieran sobre estas negociaciones. Los resultados están a mi favor. Nunca hubo una comedia diplomática mejor interpretada que la del día y la noche de Santa Ana”101. Conviene consignar aquí lo escrito por el general Páez en su Autobiografía al manifestarse sobre el armisticio: 97 BOLÍVAR, Simón: Proclama de Berruecos. 5 de junio de 1822. 98 SHULGOVSKI, Anatoli;: El Proyecto Político del Libertador. En Autores varios: Op. Cit. P. 35. 99 DE LACROIX, L.P.: Op. cit. P. 110. 100 Ídem. Pp. 110 – 111 101 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “El 26 de noviembre de 1820, los jefes de las fuerzas beligerantes, deseando poner término a la guerra de exterminio con que horrorizaba al mundo, concluyeron un tratado en Trujillo para regularizar la guerra conforme a la práctica de los países civilizados. Acordose tratar generosamente a los prisioneros de guerra, canjeándolos por otros de su mismo rango y clase; respetar a los habitantes de los pueblos que ocuparan las fuerzas militares, y en fin todo lo que en la guerra suelen hacer los países civilizados”101. Entre los artículos merece llamar la atención al 7º, concebido en estos términos: ‘Originándose esta guerra de la diferencia de opiniones, hallándose ligados por vínculos y relaciones muy estrechas los individuos que han combatido encarnizadamente por las dos causas, y deseando economizar la sangre cuanto sea posible, se establece que los militares o empleados que habiendo antes servido a cualquiera de los dos gobiernos hayan desertado de sus banderas y se aprehendan alistados bajo las del otro, no puedan ser castigados con pena capital. Lo mismo se entenderá con respecto a los conspiradores de una y otra causa”103. La mentalidad de ciertos caudillos está patéticamente reflejada en Páez. Cuando éste se enteró de que Bolívar habla criticado a Morillo por haber llevado al patíbulo a Camilo Torres, Caldas, García Rovira, etcétera., y que Morillo le respondió que, al ajusticiar a esoS abogados le había hecho un favor a Colombia, Páez se identificó con Morillo. Años después le escribió a Bolívar: “Usted no puede figurarse los estragos que la intriga hace en este país, teniendo que confesar que Morillo le dijo a usted la verdad en Santa Ana, sobre que le había hecho un favor en matar a los abogados. Pero nosotros tenemos que acusarnos del pecado de haber dejado imperfecta la obra de Morillo, no habiendo hecho otro tanto con los que cayeron por nuestro lado; por el contrario, les pusimos la República en las manos y nos la han puesto a la española, porque el mejor de ellos no sabe hacer otra cosa”104. ¡Terrible lógica la de este caudillo, con quien había que contar para liberar a Venezuela! 3. 9 GUERRA – POLÍTICA – LOGÍSTICA La república de Colombia proclamada por el Libertador ante el Congreso de Angostura una en febrero de 1819 no existía. Sólo tenía vida en la mente y en el corazón de Bolívar. Era su proyecto fundamental para lanzar sus fuerzas hacia la emancipación de América. Las batallas de Boyacá y Carabobo empezaron a darle cuerpo a su proyecto. La batalla de pichincha y el pronunciamiento popular de Guayaquil, contemplaban ese cuerpo. El proyecto que para muchos era un delirio estaba demostrando que los pueblos deben luchar sin desmayo por la cristalización de sus sueños Como si fuera poco la voluntad general del pueblo panameño se había manifestado por el reconocimiento de la república de Colombia y por su incorporación a ella, luego de arrojar del poder a las autoridades españolas. Sobre este hecho de tanta importancia no Bolívar plantea: “No me es posible expresar el sentimiento de gozo y admiración que he experimentado al saber que Panamá, el centro del Universo, es regenerado por sí mismo, y libre por su propia voluntad. El acta de independencia de Panamá, es el monumento más glorioso que puede ofrecer a la historia ninguna 101 Ibidem. 103 PÁEZ, José Antonio: Autobiografía. Medellín, 1973, p. 199. 104 PÁEZ, José Antonio: Carta a Simón Bolívar. Octubre de 1828. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP provincia americana. Todo está allí consultado, justicia, generosidad, política e interés general”45 . A los ocho días de tan extraordinario acontecimiento, el pueblo dominicano decide proclamar a Colombia y manifiesta su comunidad de intereses con esta nación. Bolívar acoge con todo entusiasmo este nuevo hecho: “Ayer he recibido las agradables comunicaciones sobre Santo Domingo y Veraguas, del 29 y30 del pasado (enero de 1822). Mi opinión es que no debemos abandonar a los que nos proclaman, porque es burlar la buena fe de los que nos creen fuertes y generosos; y yo creo que lo mejor en política es ser grande y magnánimo” 46. Ahora podría concentrar todas sus fuerzas y su atención al proyecto de liberar al Perú. Desde 1815 el Libertador había pronosticados que Lima sería el último baluarte de la dominación colonial en la América continental. Sabía que era el foco más rutilante del despotismo y que tenía dos factores inficcionadores que tenía que enfrentar: oro y esclavitud: “el primero lo corrompe todo; el segundo está corrompido por sí mismo” 47. En su visión profética de los hechos históricos, el Libertador había anticipado los obstáculos que la causa de la independencia encontraría en el Perú: “Supongo que en Lima no tolerarán los ricos la democracia, ni los esclavos y pardos libertos, la aristocracia; los primeros preferirán la tiranía de uno solo (…) mucho hará si consigue recuperar la independencia ” 48. Bolívar había enseñado a sus soldados que nuestra patria es América y bajo esta premisa se dirige al pueblo colombiano para reclamarle su solidaridad con el Perú, como lo hizo en Santafé de Bogotá: ¿No volaran ustedes a romper los grillos de los hermanos que sufren la tiranía enemiga? Sí, sí, ustedes volarán conmigo hasta el rico Perú. Nuestros destinos nos llaman a las extremidades del mundo americano” 49. !Qué cátedra social de fraternidad! Los granadinos, los venezolanos, los ecuatorianos, los panameños, los dominicanos, los peruanos, en fin, los pueblos todos de la América nuestra somos hermanos. Y por principio del ser ético que Bolívar quiere inculcar, es preferible la muerte que tolerar la opresión de un pueblo hermano. Pero son cosas muy distintas, hablando en términos generales, los pueblos y quienes gobiernan. Así lo entiende cuando piensa en la oligarquía limeña: “parece que los miembros del gobierno nos tienen más celos a nosotros que miedo a los españoles, pero el pueblo y el ejército nos desean porque sin Colombia el Perú es perdido” 50. Las contradicciones intestinas en el gobierno peruano lo han conducido a una autodisolución inevitable: ” al presidente Riva Agüero lo ha depuesto el Congreso y el se ha resistido a largar el mando. El Congreso ha sido muy enemigo de Colombia, pero ahora ha cambiado de casaca, por la enemistad que tiene con la facción de Riva Agüero”51. Reteniendo en parte el mando del gobierno y enfrentado al Congreso, Riva Agüero pretendió utilizar al general San Martín para enfrentar a sus adversarios y sobre todo para enfrentarlo a 45 BOLIVAR, Simon. Carta a José Fábrega. Popayán 1º de febrero de 1822. 46 BOLIVAR, Simon. Carta a Santander. Popayán, 9 de febrero de 1.822. 47 BOLIVAR, Simón Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1.815 48 Ibidem 49 BOLÍVAR, Simón. Proclama de Santa Fe. 24 de agosto de 1819. 50 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Guayaquil, 12 de marzo de 1823. 51 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Quito 21 de julio de 1.823. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Bolívar. Frente a la artera patraña San Martín respondió: ” ¿Cómo pudo usted imaginar que el general San Martín comprometiera sus servicios en beneficio de un individuo… y mucho menos tan despreciable como usted? Dice usted que va a ponerse al frente de un ejército de Harac? Pero es que habrá un solo oficial capaz de servir contra su patria y, sobre todo, de aceptar órdenes de un canalla como usted?! Imposible! Y basta ya! Un granuja como usted no debe hacer perder el tiempo a un hombre de honor”52. Al mismo Riva Agüero le advierte Bolívar: ” la opinión pública será tan fuerte y constante contra usted, que no encontrará asilo ni en el fondo mismo de su conciencia. Por supuesto, de ningún modo mandará usted en Lima, ni los partidarios de usted tampoco; porque todos nos armaremos en defensa del Perú”53. Pero Riva Agüero, en su afán por echar del Perú al Libertador y sus tropas patriotas, no tiene escrúpulos en establecer un pacto secreto con los españoles con miras a conseguir tal objetivo. Leamos algo sobre tan infame patraña: ” muy reservado. Se convendrá con el gobierno del Perú en despedir a las tropas auxiliares que se hallan en Lima y Callao; y si los jefes de éstas no lo resistieren, entonces en concierto los ejércitos español y peruano, las obligarán por la fuerza a evacuar un país en que no existe ya el motivo porque fueron llamadas”54. Contemplando ese panorama tan desolador como corrupto, el Libertador empezó a reflexionar sobre las fuerzas que podía utilizar, las que era necesario crear, y los escollos a vencer. Comprobó sus pronósticos hechos de 1815 en la isla de Jamaica: los esclavistas y en general los dueños del Perú, en su mayoría partidarios de la aristocracia y enemigos de la democracia, serían, mucho más que los españoles, el enemigo a vencer. “Todos ellos -dice Bolívar-son unos malvados, llenos de ambición y faltos de patriotismo (…). Canterac y Valdés (jefes del ejército español) son el demonio, tienen una actividad más grande que Salóm, mucho valor y conocimientos generales de la guerra. Sus oponentes son unos miserables muñecos, divididos entre sí y muertos de miedo”55. El otro sector de la oligarquía peruana, que había puesto como presidente de la nación a Torre Tagle, hurdió por su parte otra tenebrosa maniobra. Objetivo era, como el de Riva Agüero, expulsar a Bolívar y a sus combatientes del Perú. Veía con preocupación que el pensamiento republicano y democrático de éste amenazaba seriamente sus tradicionales privilegios, y pensaba horrorizado en la sola idea de que los esclavos fueran liberados y que el pueblo adquiriera sus libertades y derechos. Tales fueron las razones para que presidente Torre Tagle hiciera pública su proclama a los peruanos: ” peruanos: ya es tiempo que desterréis el error. El tirano Bolívar y sus indecentes satélites han deseado encorvar el Perú (…) bajo el dominio de Colombia; pero se ha engañado. El país estaba en manos de hombres perfectamente adecuados para resistir agresiones cobardes y destructoras y nada había podido alterar el plan que habían formado para nuestra felicidad. Mis deseos han sido veros con los españoles, como la única alternativa que podía evitar nuestra ruina (…). Yo me aproveché de esta oportunidad para proporcionaros una unión ventajosa con los españoles”56. 52 FRANK, Waldo. Bolívar, nacimiento de un mundo. Edición e 2 tomos. 53 BOLIVAR, Simón. Carta a Riva Agüero. Lima, 4 de septiembre de 1823. 54 FRANK, Waldo. Op. Cit., p. 463. 55 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Quito, 21 de Julio de 1823. 56 LIEVANO AGUIRRE, I. Op. Cit., p. 325 Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Definitivamente es una estafa, un fraude inexcusable y una canallada, que en la historiografía oficial del Perú y hasta en los diccionarios enciclopédicos de la lengua española, los nombres de Riva Agüero y Torre Tagle hayan sido registrados como ” próceres”. Fue precisamente el Libertador el que denunció y desenmascaró toda la podredumbre gubernamental, económica y política imperante en esa nación hermana. “el gobierno de Riva Agüero es el gobierno de un Catilina unido al de un caos; no puede usted imaginarse hombres más canallas ni más ladrones que los que tiene el Perú a su cabeza. Se han comido 6 millones de pesos de empréstito de un modo escandaloso. Setecientos mil pesos se han robado entre Riva Agüero, Santa Cruz y el ministro de guerra, sólo en unas contratas hechas sobre equipo y embarque de tropas”57. Y agrega: ” El Congreso pidió cuentas y le trataron como el diván de Constantinopla. Es horrible el modo infame con que se ha conducido Riva Agüero. Lo peor de todo es que entre los godos y los patriotas han puesto a perecer el Perú con sus saqueos enormes y multiplicados”58. Para salvar al Perú era indispensable tomar medidas muy firmes y precisas. Bolívar es aclamado como dictador y asume la defensa de la nación: ” esto está lleno de partidos, y todo de traidores: unos por Torre Tagle, otros por Riva Agüero, otros por los españoles, y muy pocos por la independencia. Pero todos empiezan a tenerme mucho miedo; y también dicen que pronto se compondrá todo con la receta de la onza de plomo y los cuatro adarmes de pólvora que estoy recetando para aliviar la patria de la apoplejía de traidores que tiene”59. Mientras la oligarquía difunde por todas partes su lema de que ” Bolívar es el enemigo del Perú” 60. O´Leary describe cómo la crisis del Perú es cada vez más abismal: ” los asuntos (…) han llegado a la cúspide de la anarquía. Sólo el ejército enemigo está bien organizado, unido, fuerte, enérgico y capaz. El ejército patriota está perdido. Siete potencias bélicas luchan una contra otra”61. Ante un caos tan descomunal Bolívar adopta medidas terminantes y orienta sus subalternos diciéndoles que “… necesitamos hacernos sordos al clamor de todo el mundo; porque la guerra se alimenta de despotismo, y no se hace por el amor de Dios, no ahorre usted nada por hacer, despliegue usted un carácter terrible, inexorable” 62. Y concluye, dirigiéndose al general Lamar: ” discipline usted la fuerza de su mando, así de caballería como de infantería. Si no hay fusiles, hay lanzas (…) el tiempo de hacer milagros ha llegado”63. No se puede perder ningún detalle. Hay que asegurar la producción y suministros de alimentación. Entendía, al igual que Napoleón, que ” Los ejércitos se mueven sobre el estómago” 64. Además, en materia logística, deberá garantizarse la consecución de ” infinitas heraduras con sus buenos clavos (…). Mulas y caballos (…) las municiones y armas de todas las especies, menos cañones (…) el equipo (…) las maestranzas, y (…) el dinero y botiquines” 65. ” Por los malditos clavos se han perdido toda las herraduras, una gran parte de los caballos y algúna 57 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Guayaquil, 4 de agosto de 1823. 58 Ibidem. 59 BOLIVAR, Simón. Carta a B. Salom. Trujillo, 14 de marzo de 1824. 60 FRANK, Waldo. Op. Cit. T. 2. p. 470. 61 O´Leary, D. F. “La Emancipación del Perú”, 1821-1830. Memorias, Vol. II, p. 200. 62 BOLIVAR, Simón. Carta al general La Mar. Pativilca, de febrero de 1824. 63 Ibidem. 64 VALENCIA TOVAR, A. Op. Cit,., P. 372. 65 BOLIVAR, Simón. Carta a T. de Heres. Otuzco, 15 de abril de 1824. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP gente; porque todo se ha quedado derrotado de Trujillo a Cajabamba, con respecto al regimiento del Perú. Los clavos solos han destruido este cuerpo, ? Que serán los godos ? A de creer usted que no podemos ejecutar el movimiento general por estos malditos clavos?.66. En todo el periodo de la lucha emancipadora y, sobre todo, para darle mayor vigor a sus grandes campañas, Bolívar dictó cátedra de periodismo y creó órganos de difusión que fueron verdaderas tribunas de agitación y de organización revolucionaria. Sabía que el pensamiento escrito es más importante que los pertrechos, como le manifestó a López Méndez cuando le ordenó enviar desde Inglaterra hasta Angostura una imprenta completa, con impretor y todo, para fundar el periódico El Correo del Orinoco, que no se restringiría a una circulación provinciana, venezolana o granadina, sino que tuvo una notable difusión en Europa. En la campaña del Perú era preciso poner al descubierto el latrocinio gubernamental y las traiciones de los caudillos, y para ello el medio más indicado sería, nuevamente, el periódico. En Trujillo ordenó la creación de El Centinela pero como el primer número no fue de su agrado, lo remitió a su secretario José Gabriel Pérez que se hallaba en Lima, con las siguientes indicaciones: ” remito a usted El Centinela, que está indignamente redactado, para que usted mismo lo corrija y lo mande de nuevo a reimprimir, a fin de que corra de un modo decente y correcto. Despedace usted esta infame gaceta, para que quede mejor. La divisa está indignamente colocada. La contestación, etcétera., en letras mayúsculas. La puntuación corregida, las impropiedades destruidas, todo rehecho.La adjunta traducción del Correo de Londres, que es muy interesante, hágala usted insertar en la Gaceta del Gobierno, pero que antes corrijan el estilo y la puntuación, que son detestables” 67. Y a continuación, ese mismo día describe a Santander: ” Para que usted vea que en Huamachuco se sabe mejor las cosas que en Bogotá, le mando a usted el periódico del ejército. Muy mal impreso está pero las noticias son exactas y nuevas”68. Posteriormente le comunica al mismo Santander: ” Se instaló el Congreso del Perú el día 10 (de febrero de 1825), como lo sabrá usted las gacetas le dirán una parte de lo que ha sucedido, porque no se dice siempre todo a causa de la imperfección de nuestros gaceteros”69. Días después vuelve a escribirle: ” tengo en mis manos El Constitucional del 20 de enero y, por lo mismo, me estoy acordando del hijo de Miranda que me describió cuando yo estaba en campaña ofreciéndome la librería de su padre. Yo le contesté que no tenía fondos para comprarla y le daba las gracias por la preferencia y la atención. No sé si ese caballero ha recibido mi respuesta y, por lo mismo, suplicó usted que se la dé y que le repita mis gracias, no sea que por algún accidente, crea que soy su enemigo por ser hijo de su padre, cuando, por otra parte, el espíritu de imparcialidad que demuestra en su diario lo recomienda mucho”70. Igualmente se dirige al general Tomás de Heres: ” remito usted los ejemplares de El Sol, del Cuzco, que contienen algunos artículos sobre las calumnias de El Nacional y el Argos de Buenos Aires” 71. A renglón seguido le pidió que publicaran en la Gaceta del gobierno unos artículos combatiendo 66 BOLIVAR, Simón. Carta a T. de Heres. Santiago, 19 de abril de 1824. 67 BOLIVAR, Simón. Carta a José Gabriel Pérez. Huamachuco, 6 de mayo de 1824. 68 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Huamanchuco, 6 de mayo de 1824. 69 BOLIVAR, Simón, Carta a Santander. Lima, 23 de febrro de 1825. 70 BOLIVAR, Simón, Carta a Santander. Lima 23 de marzo de 1825. 71 BOLIVAR, Simón, Carta a Tomas de Heres. El Cuzco, 7 de julio de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El Sol .72. Y desde el Cuzco se dirige al general Antonio Gutiérrez de la fuente: ” Ha venido un impreso de (Federico de) Brandsen lleno de los más grandes errores contra mí, porque el consejo y el auditor de guerra de Lima lo condenaron a suspensión de empleo y a ser expulsado. Tenga usted la bondad de decirle a González todo lo que sabe de las infamias de Brandsen, para que haga un artículo terrible contra él y aparezca en La Estrella de Ayacucho “73. Bolívar se dio entonces a la tarea de formar periodistas, en un tiempo en el que no existía en parte alguna facultades sobre esta materia ni instituciones sobre comunicación. Veámoslo en su cátedra formativa, tomando partes de su carta al general Tomás de Heres, del 14 de agosto de 1825: “La refutación de Brandsen me ha parecido muy bien; está escrita en general y tiene rasgos magníficos, picantes y crueles. No me parece que tiene otro defecto sino el de falta de dignidad en algunas expresiones, como tapaboca y otras vulgaridades semejantes que no son elegantes ni brillantes. Para la sátira más cruel se necesita nobleza y propiedad, como para el elogio más subido”. “Algunas cartas en El Observador podrían decir lo que se ha omitido, con estilo picante, digno y gracioso; suponiendo que son unos interesados que se quejan”. “El Observador, en un pequeño cuaderno no está bien, mejor aparecería en un pliego entero. El número No. 2 no tiene variedad ni noticias que son las que interesan. Los negocios legislativos deben ser Comunicados y las columnas deben ir divididas en este orden: Noticias Extranjeras, Noticias del País, Asuntos Políticos o Legislativos, Variedades, etcétera. etcétera., y lo que sea literario o negocios de algún interés mayor, que no pertenezca a dichos artículos. Después se pueden poner estos otros artículos: curioso, estupendo, notable, gracioso, escandaloso, y otros títulos. Todo el papel debe estar dividido en sus diferentes departamentos, digámoslo así. Se trata de hacienda, hacienda, se trata de rentas, hacienda. Se trata de Fernando VII, tiranía o fanatismo, según sea negocio. “Se trata de un hecho raro o desconocidos se pone: Anécdota estupenda, curiosa o escandalosa, según sea. Los artículos deben ser cortos, picantes, agradables y fuertes. Cuando se hable del gobierno, con respeto, y cuando se trate de legislación, con sabiduría y gravedad. Yo quiero que se proteja un periódico, pero no aparezca usted como principal, más bien que sea el gobierno o Larrea, o un amigo; pero que se organice con elegancia, gusto y propiedad. Pídale usted dinero a Romero para proteger las letras”74. Recientemente han sido publicados en edición facsimilar los primeros veinte ejemplares del periódico El Peruano, que fue fundado por Bolívar el 29 de octubre de 1825, pero que hizo su primera aparición doscientos días después, el sábado 13 de mayo de 1826. “La razón de la demora en su salida-dicen los editores-, que se debió a las numerosas objeciones que Bolívar hizo a las pruebas preliminares del mismo. Esteban Pavletich, citando documentos de esos años, recuerda que el Libertador deseaba fundar un diario que a la vez fuese un documento que 72 CACUA PRADA, Antonio. “Bolívar, profesor de periodismo”, publicado en Simón Bolívar, Economista, Ideólogo, político y periodista.” Op. Cit., p. 115. 73 BOLIVAR, Simón. Carta a Antonio Gutiérrez de La Fuente. Cuzco, 21 de julio de 1825. 74 BOLIVAR, Simón. Carta a Tomas de Heres. Copacabana, 14 de Agosto de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP se perpetuara en la memoria del tiempo y la historia”75. En la presentación de ahora los editores anotan: ” La presente edición facsimilar, que rescata los veinte primeros ejemplares de El Peruano publicados entre 13 de mayo de 1826 y el 8 de agosto del mismo año, nos devuelven la frescura de una publicación nacida para la opinión, la crítica, la pedagogía periodística, ubicada históricamente dentro del proceso que le tocó vivir y por el cual nació”. “Los valiosos editoriales -algunos escritos por Bolívar y otros por Unanúe-nos devuelven la reflexión, respecto a la importancia de la nación a construir. El revelador primer editorial nos señala la importancia que Bolívar confería a la prensa, como elemento conductor de una nación en formación”76. El primer editorial de El Peruano, publicado bajo el mote de “Los Editores”, salió de la pluma del Libertador, y dice: “Cuando un pueblo ha superado grandes contrastes políticos, y espera repararlos consolidando su administración, es un deber sagrado sostenerla, desenvolviendo los principios de justicia y utilidad común que sirviesen de base a las reformas. Entonces los periódicos, que son los órganos de la opinión, pueden coadyuvar sobremanera a fijarla y dirigirla rectificando las ideas para uniformar los intereses privados con los públicos. Pero cuando bajo la égida de la libertad de imprenta se difunden instigaciones pérfidas, y atacan al gobierno sin escatimar si sus providencias son buenas o malas, si son contrarias o no a la ley, si están o no en la esfera de sus facultades, inmediatamente se convierten en destructores de la sociedad”. “Se ha dicho, con razón, que los escritos sediciosos producen consecuencias más horribles que laguerra, porque agitan las pasiones de la multitud, provocan al desenfreno, y preparan la entrada a la anarquía. No así los didácticos que desarman a la imaginación de este poder fatal a la tranquilidad de los estados, y al mismo tiempo que ponen en ejercicio el pensamiento instruyen sin arrogancia y censuran sin irritación. Bien tarde han conocido esta verdad algunos oráculos de la revolución, arrepintiéndose del daño involuntario que causaron a la América esparciendo imprudentemente aplicaciones exageradas entre hombres avezados por siglos al triple yugo de latiranía, y dispuestos por sus escasos progresos a entregarse sin reserva al frenesí delentusiasmo, y a los extravíos de la licencia”. “Ha pasado ya la época infausta, cuyo recuerdo no sea apartará jamás de nuestra memoria, y la paz y la justicia hijas del cielo han descendido a consolarnos de la calamidad que nos ha costado adquirirlas-que ellas sean el sistema de nuestra política, el foco de nuestras aspiraciones, y el estímulo de nuestros esfuerzos-. A este voto inviolable tenderán todos nuestros trabajos.”77. Desde antes de la batalla de Ayacucho el Libertador tenía despejada la senda estratégica política. Sólo restaba la victoria en el terreno militar. Para lo primero tenía en acción la ” construcción deliberada de un estado nacional centralizado, teniendo como punto de apoyo una dictadura patriótica, republicana, institucionalizada, democrática en sentido civil y social. En esto (…) 75 CACUA PRADA, Antonio. Op. Cit., p. 120. 76 Ibidem., p. 121. 77 Ibidem., Pp. 123-124. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP coincidía con Francisco de Miranda, con la dictadura jacobina implantada en Francia”78. Y para lo segundo, o sea, la culminación victoriosa de la guerra, estaban dadas todas las disposiciones y ya se comenzaban a ver los frutos. Todo estaba en su mente y el control del estado era evidente en todos sus punto más fuertes. Sus órdenes eran contundentes: “Quiero tener un estado de todos los ingresos y egresos del tesoro público, desde mi llegada a Trujillo, pues yo estoy muy descontento con lo poco que existe. Inste usted porque se completen las contribuciones y la recolección de alhajas de la iglesia, para que todo lo que no se pueda vender inmediatamente marche a mi cuartel general, sin detenerse para nada (…) no quiero que nada quede atrás, porque estamos resueltos a emprender la campaña (…). Esto lo único que me inquieta, pues todo lo demás está a mi alcance (…).! Por Dios, mándeme usted volando todo, todo, todo, todo!”79. “La logística -anota el general Valencia Tovar -, señala límites infranqueables a la estrategia y ahoga en sus porosa la versatilidad de la táctica. No se puede luchar sin municiones, ni marchar sin un mínimo de provisión de boca, ni subsistir en las cumbres heladas sin abrigo”80. Y agrega: ” En Boyacá después de Pisba- luchó por última vez ese ejército en desnudez y andrajos. En adelante, uniformes, morrales, fornituras, correajes, equipamiento, provisiones y armas, le darían brillantez”81. El general Miller veía con asombro al ejército creado por Bolívar en medio del caos y el desgreño: “… la infantería colombiana, así como la caballería, podrían desfilar por St. James Park y llamaría la atención”82. Ahora, ese pueblo en armas, como era el ejército de Libertador, estaba listo a protagonizar la gloriosa hazaña de darle libertad a un mundo nuevo. Bolívar había hecho de él una verdadera organización. Todo estaba previsto hasta en los más mínimos detalles. Pues, como dice Martí: ” El conocimiento de los detalles es indispensable para la preservación de la grandeza; el impulso necesita ser sostenido por el conocimiento”83. 3. 10 LA CAMPAÑA DEFINITIVA. La campaña definitiva está iniciándose. Sucre toma el mando de la vanguardia. Córdoba quedó al frente de las fuerzas colombianas. La Mar encabeza a las peruanas. El argentino Necochea y el británico Miller tomaron la dirección de los húsares que habían quedado después de las anarquías de Lima. Para abril, Bolívar podía contar con 10.000 hombres asimilados a las montañas. Cada soldado de caballería tenía su respectivo caballo y una mula para transportar equipajes y armamento. Además disponía con una reserva para los abastecimientos de 10.000 cabezas de ganado y habían sido establecidos por el mismo Bolívar varios refugios con provisiones de comida y agua. El ascenso a los Andes peruanos marcaba un enorme contraste con el paso del páramo de Pisba en Boyacá. Nada había escapado a las previsiones de Libertador y en tan brevísimo tiempo el ejército 78 BRITO FIGUEROA, Federico. “Contemporaneidad del pensamiento político del Libertador”. Simón Bolívar, Economista, Ideólogo, Político y Periodista. Op. Cit., p. 109. 79 BOLIVAR, Simón. Carta a J. G. Pérez. Huamanchuco, 6 de mayo de 1824 80 VALENCIA TOVAR. A. Op. Cit., p. 372. 81 Ibidem. 82 MASUR, Gerhard. Simón Bolívar. Edición en 2 tomos. Traducción de Pedro Martín de la Cámara. Bogotá, 1980. T. 2, p. 522. 83 Antología Mínima de José Martí. Op. Cit. T. II, p. 18. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP mostraba una presencia formidable. En su proclama los a soldados colombianos obra con una poderosa fuerza anímica que eleva su moral revolucionaria y su predisposición combativa: “¡Soldados! Todos los ejército del mundo se han armado por los reyes, por los hombres poderosos armaos vosotros, los primeros, por las leyes, por los principios, por los débiles y por los justos. Armad siempre en vuestros fusiles al lado de las bayonetas, las leyes de la libertad y seréis invencibles”84. Y expresa con toda firmeza y convicción, que la lucha contra los últimos fortines españoles será la victoria definitiva de la América continental. Manifiesta que los revolucionarios llegados desde el Orinoco, el Magdalena, el Plato, el Maule y Maipú ” vencerán y dejarán libre el Perú, o morirán”, como homenaje al Cuzco, a Tupac Amaru y ” a las inocentes cenizas de los Incas”85. Y asi mismo, desde su cuartel general en Trujillo, lanza una ardiente proclama los peruanos, desenmascarando la política reaccionaria y traicionera de quienes decían gobernar el Perú mientras lo precipitaban en la anarquía y la corrupción: “¡Peruanos!: “Los desastres del ejército, y el conflicto de los partidos parricidas, han reducido al Perú al lamentable estado de ocurrir al poder tiránico de un Dictador para salvarse… vuestros jefes, vuestros internos enemigos han calumniado a Colombia, a sus bravos y a mí mismo. Se ha dicho que pretendemos usurpar vuestros derechos, vuestro territorio y vuestra independencia. “Yo os declaro a nombre de Colombia y por el sagrado honor del ejército Libertador que mi autoridad no pasará del tiempo indispensable para prepararnos a la victoria; que al acto de partir el ejército de las provincias que actualmente ocupa, seréis gobernados constitucionalmente por vuestras leyes, y por vuestros magistrados. “Peruanos: El campo de batalla que sea testigo del valor de vuestros soldados, del triunfo de nuestra libertad: ese campo afortunado me verá arrojar de la mano la palma de la dictadura; y de allí me volveré a Colombia con mis hermanos de armas, sin tomaron un grano de arena del Perú, dejándoos la libertad “86. Entre tanto, el virrey La Serna tenía sus campamentos en el Cuzco, con más de 12.000 hombres de tropa, habituados a la altura, bajo el mando de los generales Canterac y Valdés y más al sur, en lo que hoy el Bolivia, las líneas españolas se extendían bajo la dirección absoluta de Olañeta, quien se autodenominaba con el rimbombantel título de gobernador de las provincias del Plata. Pero no había armonía en las fuerzas españolas. El general Olañeta, fiel al Rey Fernando VII, desconoció la autoridad del Virrey La Serna y el mando de los generales Canterac y Valdés, con el argumento de que emanaban de un gobierno impostor y liberal. Olañeta fue todavía más radical en su posición, cuando se enteró de que en España habían triunfado Fernando VII y dos Borbones contra la revolución liberal, cuyo caudillo Rafael del Riego fue 84 BOLIVAR, Simón. Proclama a los soldados colombianos. 16 de noviembre de 1823. 85 Ibidem. 86 BOLIVAR, Simón. Proclama a los Peruanos. Cuartel General de Trujillo. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP ejecutado. Y como La Serna había sido nombrado Virrey por un gobierno liberal que había sido derrotado por las fuerzas monarquistas, su autoridad ya era nula. Olañeta se reveló entonces y pasó a ejercer un poder absoluto en el Alto Perú. Bolívar recibió con alborozo la noticia de la insubordinación del general Olañeta. Era una coyuntura formidable para el estado en que se hallaba la campaña que estaba en marcha. Al fin y al cabo Olañeta era enemigo de sus enemigos. Para sacar partido de las contradicciones en el mando enemigo, el Libertador le escribió al díscolo general Olañeta: “He tenido la satisfacción de saber oportunamente la generosa resolución que V. S. A. ha adoptado de desprenderse de ese odioso partido que hasta ahora ha oprimido a esta desgraciada parte del mundo. Sin duda que cuando V. S. abrazó esta noble determinación, no tuvo otro objeto a la mira que el único que es justo: los derechos de la humanidad doliente, y la conservación de las doctrinas sagradas del legislador del Universo”87. Cómo conocía Bolívar a Maquiavelo. Después de la cosquillosa y sesuda introducción viene la propuesta, que es toda una estocada con elegante filo diplomático: “En esta convicción yo me aventuró al dirigir a V.S. estas letras para convidarle con palabras de paz y con oferta de amistad. Si V.S. las acepta, la América habrá recibido el sello de la libertad y la dicha de las manos de un guerrero afortunado, que siempre se ha hecho respetar de sus enemigos, y que no ha querido ser más tiempo el instrumento ciego de una facción desenfrenada, que a la vez es parricida y opresiva” 88. El propósito del Libertador es más que obvio: que La Serna no pueda utilizar, así sea transitoriamente, las fuerzas de Olañeta. Y lo que es más el Virrey podría enviar parte de sus fuerzas para someter al general rebelde. Veamos qué le plantea Bolívar en su segunda carta: “Nuestros enemigos comunes han ligado de un modo indisoluble nuestros lazos de amistad y nuestros intereses más bien entendidos. La causa que V. S. defiende es en todo idéntica a la nuestra”89. Y le agrega: “Nosotros no queremos más opresores en el Perú ni V. S. tampoco. Nosotros combatimos el ejército del Virrey, y V S lo mismo”90. Y, bueno, sólo restaba decirle que ” Nosotros somos americanos de nacimiento y de corazón. V S. está arraigado en el país por elección y por las relaciones de parentesco que son las más amadas. Así todos somos unos de una parte, y todos somos enemigos de la otra” 91. Y Bolívar insiste: “Diferentes veces he escrito a V S con el objeto de entrar en relaciones amistosas con un jefe que coopera con nosotros a la destrucción de nuestros enemigos comunes (…). La América toda, señor general, está por la justicia y por la libertad, y el resto del Universo nos ayuda 87 BOLIVAR, Simón. Carta a P. A. Olañeta. Huaras, 21 de mayo de 1824. 88 Ibidem. 89 BOLIVAR, Simón. Carta a P. A. Olañeta. Sañayca, 6 de octubre de 1824. 90 Ibidem. 91 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP con sus votos más fervientes”92. La carta concluye reiterando a Olañeta el llamado a la reconciliación con las fuerzas republicanas: “A este efecto dejé firmas en blanco al mismo señor general Sucre, para que no se retardase por falta de mi firma, la reconciliación de V. S. con nosotros”93. El propósito de Libertador tuvo cumplimiento. La Serna tuvo que distraer una parte de sus fuerzas y destinar al general Valdés para que marchara al encuentro del general disidente, a quien derrotó empujando lo hacía el este de La Paz, o sea, alejándolo geográficamente del escenario que se estaba preparando para rematar la campaña. La movilidad de Bolívar era extraordinaria. Desde su llegada a Lima se había ocupado en conocer los pueblos del Perú, sus características y hábitos, la naturaleza de los hombres y del territorio en que iba a combatir. Y para ello lo indicado era recorrerlos. De Lima había pasado a Patavilca y de ésta a Marca, :Huaras, Atunhuaylas, Pallasca, Huamachuco, Cajamarca, Trujillo, Otuzco, Angasmarca, Caraz, y Huancayo, cruzándolas en varias direcciones, y desde Huamanga emprendería la marcha definitiva hacia las alturas andinas dejando atrás a Vilcabamba, Pomacocha, Vilcas Huaman, Carhuanca, Cachi, Huancaray, Andahuailas, Huancarama, Abancay, Corahuasi, Chuquibamba, Challhuaca, Sañayca, Turpo, Moyobamba, Uripa, Chincheros, Ibias, Ocros, Tambillo e infinidad de aldeas, caseríos y comunidades del Perú de los Incas, hasta llegar a Jauja y Chancay. Según relato de Miller sobre el ascenso a los Andes, la disciplina y coordinación del ejército fue admirable. Enfrentados a la bruma que en ocasiones hacía invisible el camino y los abismos, los revolucionarios se orientaron con trompetas, y se asían a los lazos para evitar la caída a los precipicios. En ocasiones se escuchaba el grito de un grupo a otro para señalar la ruta, y aunque la irradiación de los metales en aquellas cumbres solitarias y el soroche atacaban batallones enteros, había suficientes botiquines y provisiones para aliviar sus quebrantos. Los patriotas contaron con la inestimable ayuda de los indígenas que sirvieron como guías y baquianos y con el transporte de abastecimiento. El 15 de julio, en las serranías de paz Pasco, el ejército había cumplido cabalmente con la primera parte del plan trazado. Días después, Bolívar estaba pasando revista a 6000 colombianos y 3000 peruanos y algunos cuerpos de tropas chilenas y argentinas, veteranos de San Martín, Sucre conceptuó que ese ejército era lo mejor que hubiese combatido en América y Bolívar se sintió orgulloso de su obra, surgida casi de la nada, salvada de los escombros, intrigas, maledicencias e inmoralidades de los gobiernos peruanos. Bolívar arengó a su ejército con esta proclama: ” ¡Soldados!: Vaís a completar la obra más grande que el cielo ha encargado a los hombres, la de salvar algún mundo entero de la esclavitud. ” ¡Soldados!: Los enemigos que debéis destruir se jactan de 14 años de triunfos; ellos, pues, serán dignos de medir sus armas con las vuestras que han brillado en mil combates. ” ¡Soldados!: el Perú y la América toda aguardan de vosotros la paz, hija de la victoria; y aún la Europa liberal os contempla con encanto; porque la libertad del Nuevo Mundo es la esperanza del Universo. ¿La burlareis? ¡No, no, no! Vosotros sois invencibles”94. 92 BOLIVAR, Simón. Carta a Pedro A. Olañeta. Lima, 15 de diciembre de 1824. 93 Ibidem. 94 BOLIVAR, Simón. Proclama a los soldados. Pasco, 29 de julio de 1824. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Masur opina que éste es el más impresionantes de los discursos de Bolívar: ” Cuán profundamente -dice- se había compenetrado su espíritu con los acontecimientos por venir es algo que ahora saben los desdichados hijos del siglo X X, quienes han presenciado la autodestrucción de Europa (en dos guerras mundiales) y para los cuales la libertad de América es la esperanza del universo” 95. Ubicándose al sur del Chinchaycocho, un lago de aguas amargas, Bolívar y su vanguardia de caballería habían divisado la caballería del Virrey y, saltando sorpresivamente, forzaron el combate en el sitio de Junín, en la tarde del 6 de agosto de 1824. El choque fue brevísimo y violento. En sólo un ahora, sin dar tiempo a que se hiciera un solo disparo, los Libertadores empujaron a lanzazos a los españoles hacia los fétidos pantanos. Fue una lucha de esgrima en la que sólo se escuchó el coro metálico de las lanzas y aceros y el grito de los contendientes. Quedaron en el campo de batalla 4 00 realistas y 120 republicanos. Canterac se vio obligado a huir para refugiarse en el Cuzco y reponerse de la derrota. Bolívar estaba eufórico. La escaramuza de Junín, como él la llamo, fue, desde el punto de vista puramente militar, un choque entre las vanguardias de ambos ejércitos, pero las fuerzas restantes de los mismos serían intactas. Pero decidió la libertad de 20 provincias que estaban en manos de los españoles y seguían para cortar la fuente de abastecimientos que éstos tenían en el norte, y todo ello sin tener que disparar un solo tiro, y cuando hacía sólo cinco meses que el Libertador estaba casi moribundo en Pativilca. Sobre la batalla de junín Bolívar expresó: ” Casi todo el Perú ha sido liberado por nuestras armas: casi todo el ejército español ha sido destruido por nuestro ejército, sin combatir más que en Junín”96. En efecto, mucho más que el resultado propiamente militar, que fue la victoria, la importancia de dicho combate fue sobre todo en el terreno político y mucho más todavía en el orden psicológico:anonadó a los españoles y elevó la moral de los patriotas que se sabían ya en el umbral feliz de la campaña. “El general Sucre -escribe Bolívar- , ha quedado con nuestro ejército en la provincia del Cuzco, haciendo una guerra de posiciones para dar tiempo a recibir los refuerzos que vienen de Colombia”97. En su comunicado a Santander sobre el venturoso suceso de Junín, Bolívar escribe: ” Los enemigos se han reunido en el Cuzco, tras del Apurímac que tiene soberbias posiciones (…). Hemos libertado más de 20 provincias sin tirar un solo fusilazo, la mitad del Cuzco está por nosotros, la otra mitad por ellos y el Apurimac nos sirve de barrera” 98. Bolívar supo aprovechar el apoyo de las comunidades lugareñas que, sin abandonar sus regiones de origen y residencia, formaron agrupaciones guerrilleras, que también llamaban montoneras. “la organización montonera -dice Valencia Tovar-, determinó que la masa descrita quedase bajo el dominio patriota, después de un pesado cortinaje de fuerzas irregulares accionadas por el ejército independentista, con la finalidad de espionaje, encubrimiento, alerta temprana, hostigamiento e incursiones limitadas de tipo irregular. En otras palabras, el macizo aunque técnicamente tierra de nadie, se hallaba involucrado en el territorio republicano por esas montoneras cuya presencia prestó 95 MASUR, Gerhard, Op. Cit., T. II, p, 525. 96 BOLIVAR, Simón. Carta a M. Montilla. Chancay, 10 de noviembre de 1824. 97 Ibidem. 98 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Chancay, 10 de noviembre de 1824. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP así invaluable servicio su causa”99. Consolidado ya su ejército en las alturas andinas, el Libertador hizo que Sucre tomara su mando, mientras él descendía al litoral con el objeto de formar una fuerte escuadra republicana, para tomar a Lima que estaba en poder de Torre Tagle y los españoles. Pero un acontecimiento asombroso estuvo a punto de causar el fracaso de toda la campaña en el Perú. El Congreso, movido por las insistentes intrigas de quienes desde Bogotá veía con envidia que la guerra revolucionaria estaba erigiendo nuevos prestigios en el sur de América, decidió, mediante el acto legislativo contenido en la Ley 28 de julio de 1824, suspender al Libertador las facultades que le había conferido y le ordenó que abandonara el mando concedido por el Congreso peruano y que dejara el mando de su propio ejército. Bolívar recibió con amargura y decepción las insólitas y absurdas disposiciones y dijo con expresión agria: ” Ruego a usted -le dice a Santander- , que presente mi anterior renuncia al Congreso y voy a escribir a todo el mundo acusando a usted de que la ha ocultado contra mi voluntad. En lugar de darme las gracias por mis servicios, se quejan de mis facultades”100. Simulando desacuerdo con lo ordenado por el Congreso, Santander escribió Bolívar para justificarse: ” Si es de decir verdad nuestro Congreso es acérrimo enemigo de las recompensas que ganan los militares; tres años tuvieron durmiendo el Acta de Quito a los vencedores de Pichincha; tienen un odio mortal a los Libertadores de la patria… ¡Qué hombres, que hombres! Es una lástima que no se publiquen los diarios de debates para que viésemos maravillas y se conociese todo lo que tenido que sufrir”101. Cuando el ejército Libertador se enteró de lo decidido por el Congreso en Bogotá, Sucre se irritó hasta el punto de amagar con sublevarse, y redactó una carta que fue firmada por dos oficiales del Estado Mayor, en la que, además de rechazar el acto legislativo, manifestó que no reconocía más autoridad que la del Libertador. La carta iba remitida a Bogotá pero llegó a manos de Bolívar quien no la dejó pasar a su destino, para evitar peores contratiempos. Así las cosas Bolívar decidió establecerse en Lima para hacerse a la tarea de la dirección de la administración pública. Desde allí pretendía dar impulso vigoroso al proyecto de congregar a los pueblos que habían sido colonias de España, para unirlos en un todo y formar un amplio bloque geográfico, económico, político, militar y cultural que garantizara la independencia y soberanía de las nacientes repúblicas. Con tales miras a había venido enviando notas diplomáticas a los gobiernos latinoamericanos para que construyesen el Congreso Anfictiónico de Panamá. Y para finiquitar la campaña del Perú, entrega el mando del ejército al talentoso general Sucre, otorgándole la iniciativa plena para que optara por la ofensiva o la defensiva, según sea lo más conveniente, y aconsejándole que vigilara desde cerca todos los movimientos del enemigo, actuando a discreción, y que eligiera cuidadosamente el sitio y el momento del golpe final. Cuando Torre Tagle se enteró de que el Libertador marchaba hacia Lima, corrió a buscar refugio en el fuerte del Callao. El pueblo, exasperado por la opresión a que lo sometían Torre Tagle y los españoles, era cada vez más permeable a la causa de los patriotas. Bolívar era odiado por la oligarquía peruana, pero el pueblo lo esperaba porque veía en él su tabla de salvación. 99 VALENCIA TOVAR, A. Op. Cit., p. 330. 100 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Chancay, 10 de noviembre de 1824. 101 LIEVANO AGUIRRE, i. Op. Cit., p. 342. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP 3.11 EL EXTASIS DE LA VICTORIA Un 16 de noviembre de 1532 -casi tres siglos atrás-, el conquistador Francisco Pizarro degolló al inca Atahualpa y 6000 indígenas más, apoderándose de todo el Perú, aprovechando la encontrada rivalidad que existía entre Huáscar y Atahualpa. Ayacucho, que traducido del quechua quiere decir ” Rincón de los Muertos”, es ahora -el 9 de diciembre de 1824-, el escenario de la lucha frontal entre los herederos de Pizarro dirigidos por el Virrey La Serna en persona, y los patriotas republicanos bajo la guía del general Sucre, habían llegado desde diversos confines de nuestra América y representaban el mosaico vivo del elemento humano y auténtico de nuestros pueblos, cuya mira era coronar la emancipación del continente. Sucre, que sabía de la trascendencia del combate que iba a iniciarse, no consideró elegante emular con las fulgurantes proclamas del Libertador, pero expresó a sus soldados en tono firme, sobrio y sereno: “¡Soldados!: ¡De vuestro esfuerzo de hoy depende el destino de América! “102. En la madrugada de ese 9 de diciembre, Sucre instruyó a sus oficiales sobre los dispositivos del combate. Sus 5780 soldados eran casi todos colombianos, y el resto se componía de los cuerpos de tropas peruana, chilena y Argentina. Córdoba, comandaba las divisiones granadinas por el ala derecha; La Mar, los destacamentos peruanos por el ala izquierda, y Lara las fuerzas de reserva. Sucre había concentrado en el centro la caballería. La Serna, por su parte, tenía 9310 soldados, cuyos oficiales eran españoles y peruanos de la “casta superior” y, exceptuando los combatientes de caballería que eran españoles, los demás eran nativos del Perú. La Serna dispuso que los famosos regimientos de Valdez atacaran el punto más frágil del ejército de Sucre, cuya inferioridad numérica era manifiesta, y sólo disponía de un cañón frente a la poderosa artillería realista. Valdez se lanzó con su famoso regimiento contra los destacamentos peruanos de La Mar, y los patriotas entraron en combate vivando al Libertador y a la revolución. Valdez pudo vencer con relativa facilidad el ala izquierda de los republicanos y esto provocó tanta alegría y tan desmedido optimismo entre las demás formaciones del ejército realista, que el mariscal Monet, sin dar espera a que entraran en acción las fuerzas del centro patriota, se lanzó al combate presumiendo que con ello decidiría la batalla. La Mar pidió angustiosos refuerzos a Sucre, pero éste, imperturbable, le ordenó resistir hasta el fin, y envió a Córdoba a enfrentar el impetuoso avance de Monet. El joven oficial colombiano desmontó de su caballo y arengó a sus compañeros: ” ¡Soldados!: Armas a discreción, ¡paso de vencedores!”103. Córdoba se lanzó como una tromba seguido por lo soldados de los batallones Bogotá, Caracas, Voltígeros, y Pichincha, y en un momento destruyó las fuerzas de Monet. El propio general Canterac escribió acerca de lo que sufrieron las fuerzas realistas con el impacto de las columnas de Córdoba: “Ansiosos de paralizar al enemigo, los escuadrones formados recibieron orden de Monet de cargar desde sus respectivos puntos, lo que ejecutaron con prontitud y orden animados por todos los jefes. Los lanceros de Colombia los esperaron a pie firme, enristradas sus enormes lanzas. Esta novedad, por segunda vez presentada, y sin que hubiera mediado tiempo y lugar bastante para meditarla, detuvo a nuestros soldados delante de sus engreídos adversarios, en medio del fuego de sus infantes y de nuestros dispersos. Allí comenzó un combate encarnizado que acabó por dejar en el campo la 102 DE SUCRE, Antonio José. Proclama a los soldados. Ayacucho, 9 de diciembre de 1824. 103 CORDOBA, José María. Proclama a los soldados. Ayacucho, 9 de diciembre de 1824. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP mayor parte de los jinetes españoles, imposibilitando del todo la continuación del descenso de la caballería”. 104. Las fuerzas de Córdoba demolieron a lanzazos la caballería realista y asaltaron las alturas para inutilizar al artillería, en tanto, las reservas del batallón Vargas comandadas por Lara corrían a reforzar a La Mar, obligando a los agotados soldados de Valdés a huir caóticamente. En un supremo esfuerzo por evitar la inesperada derrota, La Serna ordenó a Canterac y al resto de su ejército que entraran al combate para detenerla la embestida de Córdoba; pero la furia de los patriotas, estimulada por la cercanía de una victoria trascendental, anuló todo intento de reanimación de los realistas y se lanzó sobre Canterac quien fue herido, y tras una terrible carga, derrotó sus divisiones 105. Los sobrevivientes de Canterac huyeron hacia el Cundurcunca, siendo perseguidos por la caballería de Córdoba. El Virrey La Serna y todos los oficiales importantes del flamante ejército realista cayeron prisioneros. La derrota sufrida por los ibéricos fue tan rotunda que éstos no tuvieron otra opción que admitir la generosa capitulación que les ofreciera Sucre, poniéndose a salvo de un inútil masacramiento. La capitulación ofrecida por Sucre a través de La Mar, fue redactada y corregida finalmente por el gran conductor de la batalla de Ayacucho, Sucre ascendió a Córdoba al rango de general de división, en el mismo campo de batalla. La rendición final del ejército español reza: ” Se hallan en este momento en poder del ejército Libertador los tenientes generales La Serna y Canterac; los mariscales Valdés, Carratalá, Monet y González; los generales de brigada Bedoya, Ferraz, Camba, Comocursio, Cancho, Atero, Landázuri, Vigil, Pardo y Tur, con 16 coroneles, 78 tenientes coroneles, 484 mayores y oficiales, más de 2000 prisioneros de tropas, inmensa cantidad de fusiles; todas cajas de guerra; municiones y cuantos elementos militares poseían; 1800 cadáveres y 700 heridos han sido en la batalla de Ayacucho las víctimas de la obstinación y de la tenacidad española. Nuestra pérdida es de 310 muertos y 709 heridos” 106. Había sido coronada con la más rutilante victoria de la guerra emancipadora, la estrategia revolucionaria trazada por el Libertador Simón Bolívar. Estos muchachos -Sucre tenía 30 años y Córdoba 25- habían sido, lo mismo que en Pichincha, el cerebro y el corazón de la victoria, y el ejército el ejecutor de las razones y sentimientos de la independencia americana La sangre de Ayacucho había lavado el criminal masacramiento de los incas por Pizarro y en el país de Atahualpa se habría una esperanza. El militar metódico y el vencedor generoso que se reunían en Sucre, fue descrito por el general Valdés cuando fue su prisionero. Valdés que junto con Canterac era lo más experimentado de la cumbre del ejército español, escribió así: El general Sucre “… llevaba, como en toda la campaña, sobre el pantalón un par de medidas gruesas que le llegaban hasta medio muslo, y sobre ellas botas cortas hasta la pantorrilla; su chaleco era cualquier cosa; su gabán blanquizco le llegaba hasta los tobillos; su sombrero era de vicuña y de ala muy ancha, su gorro de seda, negro, como lo llevamos todos por aquellas montañas, sin insignias, y un poncho blanco” 107. Con la sencillez que le era natural, Sucre escribe el día siguiente a Bolívar para darle su parte de 104 LIEVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolívar, p. 349. 105 FRANK, Waldo. Op. Cit. P. 496. 106 DE SUCRE, Antonio José. Carta a Bolívar. Ayacucho 10 de diciembre de 1824. 107 LIEVANO AGIUIRRE, I. Op. Cit., P.350 Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP victoria: ” El tratado que tengo la obra de elevar a manos de V.E., firmado sobre el campo de batalla en que la sangre del Ejército Libertador aseguró la independencia del Perú, en la garantía de la paz de esta República y el mas brillante resultado de la victoria de Ayacucho. El ejército unido siente una inmensa satisfacción al presentar (…) el territorio completo del Perú sometido a la autoridad de V. E. antes de cinco meses de campaña. Todo el ejército real, todas las provincias que éste ocupaba en la República, sus plazas, sus parques, almacenes y 15 generales españoles son los trofeos que el ejército unido ofrece a V.E. como gajes que corresponden al ilustre salvador del Perú, que desde Jinín señaló al ejército los campos de Ayacucho para completar las glorias de las armas Libertadoras” 108. Sucre en ningún momento atribuyó para sí los méritos de la grandiosa victoria, no obstante que él fue el jefe de la acción. En cambio señaló al Córdoba como el héroe y artífice principal del triunfo, y así lo comunicó a Bolívar, explicando los justos motivos que lo llevaron a elevar a Córdoba en el escalafón militar, anotándole: ” Si he obrado mal, por favor, perdóneme. Me sentí justificado por su amistad, por la justicia y por la victoria para hacerlo. Como recompensa, le ruego que preserve su amistad hacia mi” 109. Cuando Bolívar recibió en Lima la noticia de lo acontecido en Ayacucho estaba reunido con algunos amigos y colaboradores, estudiando los asuntos políticos más urgentes. Su emoción estalló hasta trasportarlo al éxtasis, y cuentan los testigos que saltó y bailó por todo el salón gritando ” ¡victoria!, ¡victoria!, ¡victoria!”. Cuando la buena nueva fue de dominio callejero, el pueblo limeño explotó de júbilo y se desbordó hasta el frenesí. Alfonso Moyer, agente francés, que para entonces se hallaba en Lima, lo reportó así al ministro de la Marina francesa: “En el instante en que termino esta carta se oye un gran alboroto en la ciudad. Anuncian que el coronel Correa, enviado por el general Sucre, acaba de llegar con la noticia de la destrucción de la causa española en el Perú, ocurrida en una importante batalla librada el 9 del mes de la fecha en un arte aproxima a Huamanga. Lima está llena de júbilo. Un pueblo vociferante ocupa las calles. El general Bolívar recibe las felicitaciones públicas y su retrato lo pasean en las calles y en las plazas, en medio de banderas y fuegos artificiales. Por todas partes queman triquitraques y cohetes. Las campanas de los templos ensordecen el aire y su eco repercute a lo lejos”110. El Libertador le transmitió la buena nueva a Santander: “¡Qué satisfacción tendrán en Colombia por la gloria de sus bravos hijos! Sucre ha ganado la más brillante victoria de la guerra americana”111. Los politiqueros y formalistas de Bogotá debieron quedar petrificados: ¡Cómo crece el prestigio de ese Sucre! Pero… ¿qué puede hacerse contra la magnitud de suceso tan trascendental? En su emotiva por la más los soldados Bolívar expresó: “¡Soldados! Habéis dado la libertad a la América Meridional, y una cuarta parte del mundo es el monumento de vuestra gloria: ¿dónde no habéis vencido? “La América del Sur está cubierta de los trofeos de vuestro valor; pero Ayacucho semejante al 108 DE SUCRE, Antonio José.. Cata a Bolívar. Ayacucho, 10 de diciembre de 1824. 109 Ibidem. 110 FRANK, W. Op. Cit., p.501. 111 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 20 de diciembre de 1824. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Chimborazo, levanta su cabeza erigida sobre todos. “¡Soldados! Colombia os debe la gloria que nuevamente le dais; el Perú, vida, libertad y paz la Plata y Chile también os son deudores de inmensas ventajas. “La buena causa: La causa de los derechos del hombre ha ganado con vuestras armas su terrible contienda contra los opresores; contemplad, pues, el bien que habéis hecho a la humanidad con vuestros heróicos sacrificios. “¡Soldados! Recibid la ilimitada gratitud que os tributo a nombre del Perú. Yo os ofrezco igualmente que seréis recompensados como merecéis, antes de volveros a vuestra hermosa patria. Más, no… Jamás seréis recompensados dignamente: vuestros sacrificios no tienen precio. “Soldados peruanos: vuestra patria os contará siempre entre los primeros salvadores del Perú. “Soldados colombianos: centenares de victorias alargan vuestra vida hasta el término del mundo” 112. En su proclama el Libertador evoca los nombres de las más gloriosas jornadas a sus soldados Maturín, Guiria, Cumaná, Uríca, San Félix, el Juncal, Alacrán, Quebrada Honda, Macuritas, Calabozo, Sombrero, San Fernando, Yagual, La Victoria, San Mateo, Ocumare, Bárbula; Las Trincheras, Vigirma, Araure, Los Horcones, Carabobo, Niquitao, Carache, Cúcuta, Vargas, Boyacá, Santa Marta, Tenerife, Cartagena, Palacé, Palo, Popayán, Pitayó, Juanambú, Bomboná, Ibarra, Pichincha, Yaguachí, Junín, y Ayacucho: nombres escritos con sangre por un pueblo que, pese a todas las dificultades, encontró en Bolívar el genio conductor de la revolución contra tres siglos de dominación opresiva y obscurantista. Así mismo escribió al coronel Vicente Sucre, padre del héroe de Ayacucho: “Regocíjese usted, mi querido amigo, porque la victoria ha coronado las fatigas y esfuerzos del más bravo general, de mi país querido amigo: el hijo de usted. Yo lo felicito, pues, con todo mi corazón por la inmensa parte que le cabe al padre del vencedor de Ayacucho. Este nombre glorioso y el bien que ha hecho el general Sucre a la América, será la más bella herencia que podrá dejar a su posteridad y que lo hará tan inmortal como el tiempo. “Por el adjunto impreso verá usted los detalles de las batallas. Tenga usted la bondad de presentar mis más sinceras felicitaciones a toda la amable familia y cuanto llevase el nombre de usted”113. Bolívar no sólo había confirmado el ascenso de Córdoba por Sucre en el campo de Ayacucho, sino que elevó a Sucre al rango de mariscal. Era claro que Ayacucho sacudió a la América entera. Desde México describen al Libertador: “Una salva de artillería y un repique general de campanas anuncian en este día el triunfo que las armas de Colombia al mando de usted han obtenido sobre el ejército español y asegurado para siempre el triunfo de las dos Américas” .114 En Santiago de Chile y Bogotá, anota Villanueva, el entusiasmo popular es indescriptible y la victoria es celebrada oficialmente. En Caracas se decretan monumentos a Bolívar. El júbilo popular se propaga a las provincias de Panamá, Guatemala y todo Centro América. Igual conmoción se vive 112 BOLIVAR, Simón. Proclama al Ejército Libertador.. Lima 25 de diciembre de 1824. 113 BOLIVAR, Simón. Carta a Vicente Sucre. Lima, diciembre de 1824. 114 LIEVANO AGUIRRE, I, Op. Cit., p. 351. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP en las provincias argentinas. Es que, como apunta Rodó sintetizando el triunfo de los Andes peruanos: “Catorce generales de España entregan al alargar la empuñadura de sus espadas rendidas, los títulos de aquella fabulosa propiedad que Colón pusiera, trrescientos años antes en manos de Isabel y de Fernando”115. El general Vicente Guerrero, héroe mexicano, saluda a Bolívar como el ” Generalísimo de la Liga” de la América Meridional, y afirma que le hará entrega de ” la espada y el bastón que tan diestra y sobriamente ha sabido manejar”. Buenos Aires y otras provincias del extremo sur de América lo llaman para que tome el mando y la defensa de sus intereses amenazados por las agresiones del Brasil. La Legislatura de Córdoba, por ejemplo, expidió una resolución que fue aprobada con aclamaciones, en la que se dispone ” levantar tropas para sostener las libertades de la provincia de Córdoba y proteger a los pueblos oprimidos poniéndose de acuerdo con el Libertador Bolívar…”116. En Quito, la noticia producen manifestaciones espontáneas y las gentes vivan al Libertador en calles y plazas. El impacto envuelve en un mismo nudo las islas del Caribe. Cuba envía al comisionado Iznaga para recabar la solidaridad el ejército Libertador y apoyar a los combatientes de la isla, donde se constituye un partido con el nombre de ¡”Soles de Bolívar”! En Puerto Rico esperan que el Libertador lleve a cabo acciones de apoyo a su lucha por la independencia. Y en Haití y Santo Domingo el nombre de Bolívar pasa a ser sinónimo de libertad. El imperio colonial que España había construido en la América continental, a lo largo de más de tres siglos, había desaparecido en sólo 15 años de guerra. Quedaban tan sólo los restos de Olañeta, y los partidarios de Torre Tagle que habían huido para atrincherarse en el Callao. “Fue bien desgraciada la suerte de Torre Tagle (escribe Restrepo). Después de la batalla de Ayacucho se encerró en el Callao con su esposa e hijos; el hambre y las enfermedades los hicieron perecer a todos. Berindoaga volvió a desertarse hacia los patriotas, mas en virtud de órdenes del Libertador, fue juzgado por sus infames traiciones y murió en el patíbulo. El general Portocarrero se ocultó en los bosques”117. Y para completar, el general Olañeta y sus menguadas fuerzas fueron completamente liquidados por Sucre en el combate de Tumusla. Después de esto la marcha de Sucre al Potosí fue un desfile amable. Desde la desembocadura del Orinoco hasta el Potosí y el Pacífico la bandera colombiana saludaba al Perú independiente y a la América entera. Como hemos visto hasta aquí, la combinación de factores de muy diversa índole, que puso en práctica el Libertador para cumplir con sus proyectos estratégicos de lograr la independencia americana, es múltiple y compleja. El general Valencia Tovar, escribiendo sobre Bolívar guerrero nos da cuenta de cómo aplicó a lo largo de la guerra emancipadora antiquísimas lecciones de Tsun Tzu, un filósofo chino a quien Bolívar no tuvo por qué conocer: “La guerra está basada en el engaño. Así, cuando nos sintamos en capacidad de atacar debemos aparentar que no lo estamos; cuando vayamos a emplear nuestra fuerza, debemos aparecer inactivos; cuando estemos cerca, hagamos creer al enemigo que estamos distantes; cuando lejos, hagámosle sentir nuestra proximidad. Tendamos cebos para atraer al adversario. Finjamos desorden y aplastémoslo ordenadamente. Apareced en lugares que el enemigo se vea precipitado a defender. Marchad entonces con rapidez al lugar donde no se os espere. Se puede avanzar en forma 115 RODO, José Enrique. La América Nuestra. La Habana, Cuba, 1970. 116 Ver: Liévano Aguirre, Herrera Torres, Waldo Frank: Obras citadas. 117 RESTREPO, José Manuel. Historia de la Revolución de Colombia. Medellín, 1974 T.V., p. 367. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP irresistible sobre los puntos débiles del enemigo y ponerse a cubierto de cualquier persecución con movimientos más rápidos que los de aquél. Quien conquista es aquel que llega a dominar el artificio del desvío de la dirección esperada. Tal es el arte de la maniobra. La rapidez es la esencia de la guerra; tomad ventaja de la impreparación del enemigo, moveos por rutas inesperadas y atacad los puntos desprotegidos o vulnerables”118. 3. 12 EL EJERCITO DEBE SER EL PUEBLO EN ARMAS DEFENDIENDO LA PATRIA Simón Bolívar fundó el ejército como instrumento indispensable para que el pueblo en armas, primero, luchara por la independencia; segundo, para defender el territorio y la soberanía de las nacientes repúblicas y, tercero, para defender a los débiles frente a los poderosos; para desarmar al ofensor y defender al ofendido, para defender las libertades públicas y aquilatar los derechos de los ciudadanos. Si el ejército y en general las fuerzas armadas no tienen esta orientación, entonces la maquinaria armada es una fuerza desnaturalizada y monstruosa que no tiene razón de ser. Bolívar había advertido sobre la eventualidad de una invasión francesa con la pretensión de hacerse a la dominación de territorios americanos. Y no era una suposición atolondrada. Tiempo después, con la documentación de rigor, se comprobó que tal eventualidad era un proyecto y que la invasión a México -como efectivamente se hizo-, era su primer paso. Al fin y al cabo Francia era un imperio. Y Bolívar sabía que ese imperio no quería quedar a la zaga con respecto a Inglaterra y los Ibidem. Por lo tanto, empezó a idear cómo enfrentar la presunta invasión: “… a los franceses se les vence muy fácilmente con las demoras, las privaciones, los obstáculos, el clima, el fastidio y cuánto trae consigo una guerra prolongada. Por el contrario, son invencibles en el ataque, en el asalto y en cuanto lleva por divisa la prontitud. Todo esto es muy sabido, pero no debemos olvidar los sabido”119. Y piensa en que en tal circunstancia habría que defender los puntos fuertes de Colombia en el litoral Atlántico, y tener a ingleses y norteamericanos como aliados porque, seguramente, éstos no verían con agrado la incursión de los franceses en América: ” Creo que toda resistencia que se haga a esos señores de frente al llegar, es destructiva para nosotros. Puerto Cabello y Cartagena, deben ser defendidos a todo trance, y meterles 6 u 8.000 hombres a cada uno, no debiendo haber ningún inconveniente para suministrarles víveres, debiendo tener nosotros favorables a los ingleses y americanos que proteger a nuestros convoyes por mar, en todo caso”120. El ejército Libertador debe adoptar disposiciones seguras y muy ágiles para organizar el pueblo en la defensa de la patria por puntos “El territorio que se evacue, debe cubrirse por guerrillas y mandadas por oficiales muy determinados. Nuestra guerra activa no debe comenzar sino uno o dos años después que el ejército francés esté casi destruido. ” 121. O sea que, en esta primera etapa defensiva el ejército no puede comprometerse a un enfrentamiento frontal, porque “lo que se llama guerra de posiciones es inútil con ellos; porque son muy atrevidos y con su artillería hacen prodigios”122. La derrota de Napoleón en Rusia y la de los franceses en Haití, señala Bolívar, dejan lecciones 118 VALENCIA TOVAR, A. Op. Cit., p.369. 119 BOLIVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 11 de marzo de 1825. 120 Ibidem. 121 Ibidem. 122 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP importantes que han de ser aprovechadas creativamente: ” La guerra de Rusia y la de Haití, debe servirnos de modelo en algunas cosas; pero no en el género horrible de destrucción que adoptaron, pues aunque haya fue útil, aquí no sirve para nada, porque lo que se destruye es inútil a todos”123. El Libertador se refiere a la táctica de ” tierra arrasada” que aplicaron los rusos para enfrentar la invasión napoleónica. Consistía en que cultivos, víveres, viviendas y abastecimientos eran destruidos o quemados para que los invasores no encontrasen medios de subsistencia en pleno invierno. Puntualizando sobre dicho tema Bolívar escribe: “Los franceses recibirán refuerzos de fuera, y nosotros lo recibiríamos otros que los de casa. Además, cuando el país se destruye, el enemigo lo evacua y el amigo perece en él. En Rusia había hielos; en Santo Domingo cenizas que producían fiebres, y aquí no habrá sino inmensos desiertos propios para vivir al abrigo de estos males. En una palabra, lo que se destruye es nuestro y se ha nos queda poco que destruir”124. Concluye entonces en que “… debemos saber perder al principio para saber ganar después. Dejémosle a los enemigos las costas porque son enfermizas y las que deben hostilizar los ingleses y americanos. Muy a lo interior de debemos hacer nuestra defensa: primero, porque los alejamos de su base de operaciones en la costa; segundo, porque es más provisto de víveres, más sano de temperamento, y a llegar a tanta distancia sus fuerzas deben haberse disminuido o mucho. Además, debemos dar tiempo a nuestro aliados, si los tenemos, a que se armen y los hostilicen de concierto con nosotros”125. Finalmente, por principio de política práctica, ” no se olvide usted hacer declarar una acusada contra herejes y ateos franceses, destructores de sus sacerdotes, templos, imágenes, y cuanto hay de sagrado en el mundo. El obispo de Mérida y todos los fanáticos pueden servir en este caso en los templos, en los púlpitos y en las calles”126. Bueno, hay que hacer uso no sólo del ejército sino de todo el poder del Estado, para conducir al pueblo en la lucha por la defensa de su independencia y soberanía. Toca, pues, al ejército y a las fuerzas armadas en general, orientar y combatir por la patria, constituyéndose en su primera fuerza de garantía, en su primer bastión de libertad. 127. Ahora bien, por principio, por honestidad y por la necesidad de conservar las calidades y virtudes en su organización, el ejército debe ser ejemplo de austeridad. El burocratismo y los chanchullos que muchos caudillos frecuentan le quitan su esencial condición de abnegación y sacrificio: “Examine usted bien las cuentas -le dice Bolívar a Páez-, y verá que mas se gasta en oficiales que en soldados, y no podrá usted negar que éste es un perjuicio muy grande al Estado y al ejército”. Y siempre les está recordando que lo militar ha de estar subordinado a lo político. Y les insiste en que él y sus compañeros son más políticos que militares, que hicieron la guerra para ganar la independencia, pero que ahora es vital crear un orden político nuevo, que ayude a crear una sociedad republicana y democrática: “En vano las armas destruirán a los tiranos -le advierte a Cortés Madarriaga-, si no establecemos un orden político capaz de reparar los estragos de la 123 Ibidem. 124 Ibidem. 125 Ibidem. 126 Ibidem. 127 BOLIVAR, Simón. Carta a Páez. Bogotá, 6 de septiembre de 1828. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP revolución. El sistema militar es el de la fuerza, y la fuerza no es gobierno”128. En oposición al desenfreno militarista de algunos caudillos, el Libertador afirmó este principio: “… tengo en más a un soldado de la ley que al conquistador del universo”129. Ese ordenamiento es tarea inalienable de la sociedad civil, usando para ello el derecho a elegir y ser elegido que compete a los ciudadanos, y no por medio de fraudes y componendas armadas por los caudillos militares, pues, como lo manifiesta a Briceño: “… como lo enseña la historia, no ha habido en el mundo una elección hecha por militares que no se haya decidido con las armas en la mano y a costa de mucha sangre”130. Que el ejército tiene como misión primordial defender al pueblo, es una de las enseñanzas que nos ha dado el Libertador y que no debe ser olvidada nunca. Tal como le expuso al general José de San Martín: “Sin duda la espada de los Libertadores no debe emplearse sino en hacer resaltar los derechos del pueblo” 131. Y agrega: ” Tengo la satisfacción (…) de poder asegurar que la (espada mía) no ha tenido jamás otro objeto que asegurar la integridad del territorio de Colombia, darle a su pueblo la más grande latitud de libertad, y extirpar al mismo tiempo así la tiranía como la anarquía”132. En todas sus intervenciones y escritos sobre dicho tema el Libertador es claro y contundente. En su discurso al Congreso Constituyente de Bolivia, por ejemplo, lo repite: ” El destino del ejercito es guarnecer la frontera. Dios nos preserve de que vuelva sus armas contra los ciudadanos”133. Y en santa Marta, una semana antes de su muerte, lo reitera con apremio en su proclama que llama a la unión de los colombianos: “Todos debeís trabajar por el bien inestimable de la unión: los pueblos obedeciendo al actual gobierno para liberarse de la anarquía; los ministros del santuario dirigiendo sus oraciones al cielo; y los militares empleando su espada en defender las garantías sociales”134. Por eso cuando la historia nos muestra al ejército colombiano como fuerza de choque y de terror al servicio de la United Fruit Co. y masacrando los trabajadores colombianos, hay que concluír que tal ejército no es el que fundó el Libertador. Pienso que basándose en hechos similares (porque desgraciadamente no es el único sida), muchas personas deducen, como lo hace Marco Palacios, que “… aquí no tenemos buena historia del ejército nacional, y el ejército nacional es fundamental para entender cualquier Estado”135. Recordemos que el ejército Libertador-éste sí nos dejó una buena historia-, fue desmovilizado, desarmado y disuelto por el santanderismo en Colombia y que, años después, el Estado en su totalidad tomó un rumbo contrario y ferozmente opuesto a los intereses de la nación y a la soberanía popular. Se abre desde entonces un periodo de militarización gradual, alentado mucho más por caudillos civiles militaristas que por los mismos militares de oficio. 128 BOLIVAR, Simón. Carta a Cortés de Nadarriaga. Puerto Príncipe, 26 de noviembre de 1816. 129 BOLIVAR, Simón. Carta a R. Wilson. Pativilca, 27 de enero de 1824. 130 BOLIVAR, Simón. Carta a P. Briceño M. San Félix, 13 de junio de 1817. 131 BOLIVAR, Simón. Carta al general San Martín. Quito, 22 de junio de 1822. 132 Ibidem. 133 BOLIVAR, Simón. Discurso al Congreso Constituyente de Bolivia. Lima, 25 de mayo de 1826. 134 BOLIVAR, Simón. Proclama a los pueblos de Colombia. Santa Marta, 10 de diciembre de 1830. 135 Marco Palacios: Citado por CANO BUSQUETS, Marisol: “Dialogar ante la intolerancia”. El Espectador. Magazín dominical, No. 316, Bogotá, 31 de abril de 1989. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Tal como lo señalara “El Espectador” el 17 de agosto de 1986: “… la institución del Estado de Sitio cuasi permanente en Colombia va mucho más allá de lo meramente folclórico y de la restricción recorte o limitación electoralista colombiana: es su creciente militarización, más por la descripción de las clases detentoras del poder económico y político que por el empeño o determinación del estamento militar”136. Un ejército de estirpe bolivariana auténtica no permitiría jamás que sea utilizado como un instrumento más de la estrategia imperialista de los Ibidem o de cualquier Estado distinto al de Colombia. Por esto, al reflexionar con objetividad sobre la creciente militarización de la sociedad colombiana, la misma fuente de la cita anterior comenta: “También, y de manera notoria y particularmente peligrosa por cuanto afecta la soberanía nacional misma, por la influencia ideológica del Pentágono y de las conferencias de comandantes de ejércitos americanos, que se han convertido en un poder supranacional que toma acuerdos, de los cuales ni siquiera tienen conocimiento los gobiernos nacionales respectivos”137. Y de la misma fuente se agrega: “En virtud del Estado de Sitio, los gobiernos colombianos han convertido a las fuerzas militares en: titulares del poder de represión y de la violencia implícitos en todo Estado; en preservadores del orden público; en la contraparte de los conflictos armados con los grupos guerrilleros; en investigadores y jueces, encargándoles del juzgamiento de multitud de delitos cometidos por civiles; en superiores y jueces de sí mismos; en la intervención y ocupación de las universidades y locales sindicales; en el desalojo de campesinos que luchan por la tierra” 138. Sobre lo expuesto anteriormente, se llega a la siguiente conclusión: “Es decir, a las fuerzas militares se les han atribuido funciones punitivas y a las policivas, tareas militares. Es una hábil estratagema de los de tentadoras del poder económico para convertir a la fuerzas militares en simple instrumento de defensa de sus privilegios y poderes”139. La cuestión es bien elocuente, hablando en puros términos de historia de Colombia: que abismal diferencia hay entre aquel ejército Libertador que llenó de laureles y gloria el nombre de Colombia ante el mundo entero, y este otro que es usado como un instrumento de defensa de los dueños del poder económico. “En un escrito de resonancia histórica y de gran actualidad, “Mis conversaciones con el presidente Roosevelt y los planes de organización militar interamericana” (Revista de América, abril, 1947), consignó el ilustre periodista y jefe de Estado de Colombia (Eduardo Santos) sus palabras al presidente Roosevelt: “Descartada la posibilidad de la guerra internacional, los grandes ejércitos – grandes para lo que somos- en nuestros países pueden convertirse no sólo en motivo de creciente ruina, sino en grave amenaza para los países que los sostienen. Muchos de ellos saben, por dolorosa experiencia, que esos ejércitos, desproporcionados a sus realidades económicas, no son amenaza para los extraños, sino para los propios. No quieren conquistar al país vecino, sino el mismo país en donde actúan que se convierte en el objeto de sus ímpetus de dominación”140. Más adelante, el presidente Roosevelt es advertido por Eduardo Santos: ” …no podemos entrar en 136 “¿Cien años de la Constitución de 1886 o medio siglo de estado de sitio?. El Espectador. Magazín Dominical, No. 177. Bogotá 17 de agosto de 1986. 137 Ibidem. 138 Ibidem. 139 Ibidem. 140 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP compromisos militares con comité directivo en Washington, con organización uniforme, sin precisar exactamente sus límites, sus finalidades, su costo. Sin saber que relación existe entre la autonomía para el manejo de las relaciones exteriores y la actuación de los comités militares, ni cual es la relación que se establezca entre nuestros Ministerios de Guerra y el Comité Militar Interamericano” 141. En esta ocasión Santos hablaba, no sólo con objetividad y honestidad, sino con decoro, independencia y soberanía. Continuemos con la misma cita: ” No dudaba el doctor Santos que el armamentismo que se proponía imponer los Ibidem amenazaba directamente a nuestros pueblos y por ello asignaba a Latinoamérica un pensamiento (que) se exteriorice abierta y constantemente en una lucha por conseguir que la paz se busque por caminos distintos de los que de manera directa siempre han llevado a la guerra. Por ahorrar a la humanidad otro desastre en que perecería cuanto de ella vale la pena. Por combatir el armamentismo y los gastos militares excesivos. Por procurar que la acción del Estado se consagre a remediar los males que abruman a la inmensa mayoría de desvalidos que constituyen las naciones, y les dé, no cañones y tanques y grandes ejércitos peligrosos y aviones de guerra, sino educación y salud y bienestar y posibilidades en la lucha por la existencia, y auxilios en la invalidez y hogares decorosos y facilidades para conocer lo que en vida haya de alegre y grato”142. ” No sólo resultaron ciertos los temores del expresidente Santos, sino que se observa una nueva política norteamericana deliberada de ” militarización de las democracias”, que se expresa en que las dictaduras civiles o militares convocan a elecciones para mostrar el origen popular y democrático de lo nuevos gobiernos, pero preservando -incluso en supuestos textos constitucionales- la autonomía del poder militar dentro del Estado”143. Y finaliza la extensa pero esclarecedora cita: “Ha sido la fórmula de Reagan en Centroamérica y la que insinúa para otros países. Se pretende con ello, por ejemplo, que las cuestiones relativas a la seguridad nacional son competencia exclusiva del sector militar” (Díaz Callejas, 1985). La práctica sistemática del Estado de Sitio en Colombia, está conduciendo, de hecho, a una situación semejante”144. Y como ” La mansedumbre le prepara el terreno a la tiranía y la pasividad de los explotados sirve de incentivo a la explotación”.145 La mansedumbre y pasividad del Estado colombiano frente a las descaradas intromisiones y exigencias de los Ibidem han preparado el terreno y han incentivado el doloroso holocausto que padece Colombia y la feroz guerra que nos desgarra. La intromisión política y militar de los Ibidem en Colombia ha conducido, digámoslo una vez más, a la sangrienta agudización de los conflictos internos de nuestro país. Ésta intromisión ha especializado al ejército, no para la defensa de las fronteras patrias sino, primordialmente, para la represión popular. Irving Louis Horowitz, en su estudio sobre los sistemas militares de América Latina, así lo afirma: “… en América Latina el ejército ha sido utilizado tradicionalmente para las tareas de represión más bien que para hacer frente a las amenazas exteriores”146. En el libro El poder militar en Colombia, escrito por el mayor Gonzalo Bermúdez Rossi, hay un 141 Ibidem. 142 Ibidem. 143 Ibidem. 144 Ibidem. 145 RIVERA, José Eustasio. La Vorágine. Medellí, Colombia. 1972, p. 186. 146 Mayor BERMUDES ROSSI, Gonzalo. El Poder Militar en Colombia, Bogotá 1982, p. 101. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP planteamiento bien documentado sobre este tema. Allí, por ejemplo, se recoge, entre muchos otros, un escrito sobre política y militares del periódico Le Monde Diplomatique donde se dice que ” En Colombia reinan los civiles y gobiernan los militares”147. Sería más exacto decir que en nuestro país los ideólogos más radicales del militarismo son los civiles de extrema derecha. Es tan obvia, tan irrefutable y escandalosa esta situación, que en el interior de las fuerzas armadas no dejan de surgir individuos y sectores que manifiestan su franco rechazo a esa política, considerándola lesiva para Colombia y contraria al papel que debería desempeñar todo soldado o miembro de las fuerzas policivas y militares del Estado. Así lo consigna el acta de la reunión de la Organización de los Militares por Democracia, la Integración y la Liberación de América latina y el Caribe, en Bogotá: ” En todas nuestras deliberaciones y en el textos de los documentos aprobados fuimos enfáticos en dejar constancia de nuestro rechazo a las tesis que con tanta frecuencia en nuestros países, según las cuales debemos resignarnos a ser satélites de la gran potencia que domina el continente americano”148. La declaración contiene, además, una convocatoria de innegable inspiración bolivariana:”Invitamos cordialmente a nuestros compañeros de armas en retiro a vincularse a esta organización, si su concepción de lo que debe ser nuestra subregión y su criterio sobre la necesidad de que en nuestros países, en todos, deben imperar regímenes auténticamente democráticos y con amplio contenido social, los lleva a compartir éste ideario149. Esa inspiración bolivariana es todavía más elocuente en el siguiente párrafo: “Nuestra invitación se extiende a todos los colombianos preocupados por la suerte del país en el marco de la familia latinoamericana, porque estamos convencidos de que sólo la unión de los pueblos con sus fuerzas armadas, y de nuestras naciones, pueden darnos el peso suficiente para sustentar con éxito todos sus planteamientos en defensa de la Patria Grande que soñaron nuestros Libertadores y que, para infortunio de todos no alcanzaron a dejar estructurada”150. El acta concluye manifestando que ” la dependencia generada confunde los objetivos nacionales básicos de nuestros países con los objetivos del imperialismo estadounidense y los intereses transnacionales que éste representa, convirtiéndonos en dependencia económica, tecnológica, cultural y militarmente”151. No cabe duda, Bolívar le trazó al ejército un camino glorioso como el primer defensor de los derechos y libertades del pueblo y de la soberanía nacional. Camino que nunca debe olvidarse. 3. 13. LOS PARTIDOS POLITICOS Ya se ha visto que la mira principal del Libertador, como conductor político del pueblo, fue la de enfrentar con energía la operación de la fronda oligárquica, tal como lo hizo en Venezuela, Nueva Granada, Ecuador y Perú, y contender el desbordamiento espontáneo y tumultuario de los sectores 147 Ibidem., p. 282. 148 OMIDELAC: “Organización de Militares por la democracia, la integración y la liberación de América Latina. 149 Ibidem. 149 Ibidem. 150 Ibidem. 151 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP marginados. Esto, dentro de su enfoque de la lucha por la igualdad social, paro lo cual requería de la fuerza del Estado. Para pretender esta mira, en las condiciones concretas de caos, atraso y miseria existentes en las nacientes repúblicas fatigadas por la guerra y desestabilizadas por las ininterrumpidas contiendas y las contradicciones de los caudillos, y en medio de una lucha ardorosa en extremo difícil contra la corrupción existente en los llamados altos círculos sociales y gubernamentales, el Libertador no tuvo más alternativa viable que asumir la dictadura. Los sectores liberales en Europa detestaban los Estados autocráticos y cesaristas, y luchaban contra éstos identificándolos bajo la rúbrica del bonapartismo, que representaba la centralización elitista y personal del poder. La lucha del liberalismo burgués estaba presidida por la necesidad de privilegiar el desarrollo económico del capitalismo, oponiendo los intereses privados de una minoría a los intereses públicos de la sociedad. Su consigna de dejar hacer, dejar pasar, dictada en el apogeo de la competencia industrial y comercial, preconizaba la pasividad del Estado frente a la preponderancia de los más fuertes a costa de los medianos y pequeños productores y comerciantes. Simón Bolívar, por el contrario, concebía el papel del Estado como orientador y organizador de la economía, la educación, la cultura y, en una palabra, la vida y desarrollo de la sociedad. El liberalismo criollo, guiado por fanáticos feroces y recalcitrantes, pretendió mostrar que la dictadura popular y revolucionaria del Libertador era una burda imitación de la dictadura Bonapartista y en su oposición dice proclamar una verdadera imagen de democracia que no tenían nada que la identificara con la realidad. Esa apariencia de gobierno democrático era exactamente el reverso de lo que es la esencia de la democracia en su más genuino significado. Las enconadas disputas de los caudillos en la lucha por el poder, hicieron exclamar a García Calderón que en Colombia ” no existían instituciones sino hombres en continua disputa por el poder”152. Bolívar chocó siempre con los conservadores que tanto lidiaron por perpetuar las formas económicas del colonialismo feudal y esclavista, y con los liberales que nunca pasaron de la libertad de comercio a la libertad social. Por eso, al morir el Libertador, esa fronda opresora con sus caudillos liberales y conservadores más visibles, asalta el poder del Estado y arrasa con la obra legislativa y social bolivariana, abre las puertas a la invasión de manufacturas de Europa y Ibidem , arruinando masivamente a los artesanos y productores nacionales, hipotecando la nación y proscribiendo las incipientes expresiones ideológicas y políticas del pueblo. Desde entonces hasta hoy, el gobierno colombiano será, en términos generales, el santanderismo en acción que empieza por abolir los resguardos indígenas y apropiando para beneficio de los terratenientes, los ejidos municipales y las tierras comunales, lo que produjo la enorme ampliación de los latifundios que sitiaron literalmente a las ciudades. Las mejores tierras de la nación fueron arrebatadas al pueblo. José Carlos Maríategui, al referirse a este asalto general contra las tierras de los indígenas, escribe: ” Destruir las comunidades no significaba convertir a los indígenas en pequeños propietarios y ni siquiera en asalariados libres, sino entregar sus tierras a los gamonales y a su clientela. El latifundio 152 VASQUEZ CARRIZOSA, Alfredo. El Poder Presidencial en Colombia. Tercera edición aumentada. Bogotá, 1986, p.12. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP que encontraba así, más fácilmente, el modo de vincular el indígena al latifundio”153. Y agrega el gran pensador peruano: ” El liberalismo de la legislación republicana, inerte ante la propiedad feudal, se sentía activo sólo ante la propiedad comunitaria. Si no podía nada contra el latifundio, podía mucho contra la comunidad”154. Esta fue la nota característica, no sólo en Colombia y Perú, sino en el conjunto de los países latinoamericanos. Antonio y Irisarri muestra cómo ” Bolívar luchó con denuedo para elevar socialmente a los indígenas (y que) por esta razón, los enemigos del gran proyecto social y democrático del Libertador, intervinieron con miras a que Bolivia y los jóvenes estados latinoamericanos, se constituyeran como ” repúblicas democráticas en pueblo”155. (Subrayé). La historia de Colombia enseña de manera clara la distorsión y la intolerancia imperantes, en lo que se refiere al papel de los partidos políticos ” institucionales “; partidos que han monopolizado el poder, excluyendo cruentamente cualquier alternativa política que no proceda de sus directorios. Partidos marcados por la más grosera intolerancia ideológica y política, que han hecho uso del poder del Estado para la represión y el exterminio de sus contradictores, así surjan éstos, como ocurrió con Uribe Uribe, Gaitán, Galán Sarmiento, Gómez Hurtado y Héctor Abad Gómez, de su propio seno. Partidos que han reducido al país al pequeño ambiente de sus apetitos burocráticos y clientelistas. Partidos que se unen para reprimir al pueblo y se dividen para disputar entre sí una mayor porción en el banquete del Estado. Partidos, en fin, liberticidas que reclaman para ellos todas las garantías que niegan a los demás. Tal como lo expresó Simón Bolívar desde 1828: ” La libertad y las garantías son sólo para aquellos hombres y para los ricos, y nunca para los pueblos (…) que esclavos eran bajo la Constitución de Cúcuta y esclavos quedarían bajo la constitución más liberal” 156. (La subraya el del original). El Libertador nunca ocultó su repudio hacia aquellos liberales que ” quieren la igualdad para elevarse y ser iguales a los más caracterizados, pero no para nivelarse ellos con los individuos de las clases inferiores de la sociedad; a estos los quieren considerar siempre como sus siervos a pesar de sus alardes de demagogia y el liberalismo”157. (Subrayé). Manifiesta asimismo que liberales y godos constituyen una fuente de disturbios y crímenes políticos: “Tales son nuestros liberales: crueles, sanguinarios, frenéticos, intolerantes y cubriendo sus crímenes con la palabra libertad que no temen profanar. Se creen tan autorizados para sus crímenes políticos como pensaban los inquisidores y los godos y cuantos han derramado sangre humana en el nombre de Dios y de la iglesia”158. Y luchó tenazmente contra la división y el caos generado por el sectarismo de los partidos. Bolívar era, ante todo, la representación de la unión y de la integridad de la república: ” He dicho a todo el mundo lo que pienso; y yo siempre pienso lo mismo. Estoy por la unión y la integración. No estoy por las divisiones ni partidos”159. (Subrayé). 153 MARIATEGUI, José Carlos. Obras Completas. T. 2. p. 75. 154 Ibidem. 155 SCHULGOVSKI, A. Op. Cit., p. 58. 156 DE LACROIX, L. P. Op. cit., p. 121. 157 Ibidem. 158 Ibidem. 159 BOLIVAR, Simón. Carta a Joaquín Mosquera. Presidente de Colombia. Turbaco. 9 de junio de 1830. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Al denunciar el sectarismo criminal de quienes en nombre del liberalismo intentaron asesinar al Libertador en la tenebrosa noche septembrina de 1828, Simón Rodríguez escribió: ” Los que creen deber sacrificar a todo el que no sea de su opinión ¿no son ignorantes?”160. (Subraya del original). Rodríguez desenmascaró abiertamente los apetitos y la voracidad egoísta e individualista de los caudillos liberales, que llegaban hasta el extremo de afirmar que las libertades públicas tenían que ceder ante la libertad de la propiedad privada. Colocando la causa social como el objetivo de los políticos verdaderamente republicanos, democráticos y progresistas, el filósofo escribió: ” Los políticos no deben reconocer, en el día, otros partidos que los de la causa social” 161. (Subraya del original). Es claro que para Rodríguez y para Bolívar el papel de los partidos políticos existentes carecía de sustentación, toda vez que obraban demagógicamente, generaban la anarquía, promovían crímenes y fraudes, constituían sectas opuestas a los principios genuinamente democráticos, a la amplitud y tolerancia ideológica y política, y sus intereses corrían contrariamente al progreso social. El Libertador anticipó que los cabecillas de esas facciones políticas terminarían por ahogar en sangre a Colombia y por disputarse a dentelladas el poder. Florentino González, ideólogo y caudillo del llamado liberalismo radical, definió la postura de su partido frente a las corrientes socialistas espontáneas de los artesanos, manifestando que ” El socialismo es enemigo de la libertad” 162 Mientras que Mariano Ospina Rodríguez, cabecilla del denominado liberalismo moderado, al rubricar con José Eusebio Caro la plataforma del Partido Conservador, estableció que el objetivo de este partido es el de luchar como defensor de ” la propiedad contra robo y la usurpación ejercida por los comunistas, los socialistas los supremos o cualesquiera otros…”163. Liberales y conservadores han sido desde su origen defensores recalcitrantes de la propiedad y del individualismo, y enemigos de las formulaciones económicas basadas en la solidaridad y el bien común, y opuestos a las libertades políticas del pueblo. Los fundadores del Partido Conservador en 1849, eran como ya se ha visto, enemigos furibundos del Libertador y partidarios hasta el fanatismo del general Santander. Desde ese año no se llamarán liberales moderados si no conservadores. Su fervoroso santanderismo quedará impreso en los estatutos del partido fundado por Ospina y Caro: ” En consecuencia, el que no acepta algo de estos artículos no es conservador (…). Ser o haber sido enemigo de Santander, de Azuero o de López, no es ser conservador porque Santander, Azuero y López defendieron también, en diferentes épocas principios conservadores”.164 (Subrayé). Mucho tiempo después, paradójicamente, Bolívar fue calificado como conservador cuando, en oposición a las maniobras destructivas de la fronda oligárquica, luchó por consolidar y conservar las conquistas de la revolución. De esta grotesca tergiversación histórica, surgió en Colombia la conocida y ridícula versión de un Bolívar conservador y de un Santander liberal. Versión que, pese a su escandalosa falsedad, se ha perpetuado hasta los días actuales. 160 RODRIGUEZ, Simón. Op. Cit. T. I. p. 328. 161 Ibidem. 162 NIETO ARTETA, Luis Eduardo. Economía y Cultura en la Historia de Colombia. Edición en dos tomos. Medellín, Colombia, 1971. 163 Ibidem. 164 ARISMENDI POSADA, Octavio. Cartilla Conservadora. Medellín, s. f. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Octavio Arizmendi Posada, para citar un ejemplo, al escribir la “Cartilla Conservadora”, manifiesta que las fuentes de inspiración de tal doctrina son: “1) La doctrina católica…2) El pensamiento político del Libertador Simón Bolívar, y 3) La filosofía conservadora contenida en las obras de pensadores de diferentes épocas y países, pero principalmente los que en Colombia han sido figuras insignes del Partido Conservador, como Mariano Ospina Rodríguez, José Eusebio Caro, Miguel Antonio Caro, José María Samper, y Marco Fidel Suárez” 165. Acomodar al Libertador, como arbitrariamente lo hace Arizmendi Posada, dentro de un partido político que no fundó y de cuya mentalidad escolástica, oscurantista y antipopular se desprende una posición de antagonismo global en relación con todo lo que Bolívar significa, es una inadmisible afrenta al líder más grande del proceso revolucionario de nuestra América. No sobra destacar que en el acta o manifiesto de fundación del Partido Conservador, Bolívar no es mencionado en parte alguna, y ello es natural. Sobre Bolívar, o en nombre del Libertador se han cometido muchas tropelías y falsificaciones. Pongamos otro caso: aunque él fue un revolucionario consciente y un libre pensador decidido, y aunque por eso mismo fue juzgado como reo ausente por el Tribunal de la santa inquisición, y aunque fue excomulgado en Caracas, Bogotá, Popayán y Pasto, y aunque fue señalado como bandido y demonio por los edictos de los obispos, se fundó la ” Universidad Pontificia Bolivariana”. Una de las fuentes más próximas en el tiempo, en la que se ha nutrido la ideología del conservatismo, es la del régimen falangista del general Franco en España, cuyo vocero J. E. Casariego escribió en 1941, en el periódico Alcázar, del cual era su director: “Simón Bolívar es, ante todo y sobre todo, un producto perfecto su tiempo: el prototipo humano elaborado por el romanticismo nacionalista y liberal. Sus ideas son, por tanto, la negación total y completísima de los ideales de la hispanidad, y su obra, lo contrario de la obra del imperio católico. Por eso las juventudes hispanas de todos los climas -Europa, América y Asia- al rectificar con la triste evidencia de cien años de oprobios… tienen que juzgar muy severamente a Bolívar y considerarlo, por lo menos, como un formidable y gigantesco equivocado. Bolívar representa el ariete destructor del imperio católico…. Simón Bolívar -talento excepcional y energía asombrosatuvo la gran desgracia de nacer a finales del siglo XVIII… y tener, por maestro a un pedante enciclopedista que le formó en la pedagogía roussoniana… Simón Bolívar hace la guerra con una ferocidad que excede todo lo imaginable contra lo más puro y auténtico de la hispanidad, apoyado por protestantes y masones… Es un iluso emborrachado por la Revolución Francesa…, cree en el beneficio y en la perfección del individuo por la libertad, la fraternidad y la igualdad, vacías de sentimiento religioso. Y en su ceguera, en su desvarío, llega a decir monstruosidades como ésta: “El saber de Humboldt ha hecho más bien a la América que todos sus conquistadores”166. “Este burdo y peripatético ataque contra el Libertador -escribe Milton Puentes- … tiene la importancia de ser la expresión de la inteligencia del actual gobierno español (se refiere al régimen de Franco)… tiene afirmaciones verídicas como las que presentan a Bolívar como un racionalista liberal, como un fiel discípulo del Rousseau, como un político hondamente inspirado en la Revolución Francesa, como a un convencido de la perfectibilidad humana merced al postulado liberal de la libertad, como un rebelde que se clava cual un poderoso ariete en el edificio católico americano y cuartea sus monolíticas resistencias, como a un arrogante espíritu que no hinca su rodilla ante el Padre Santo ni le besa la sandalia… y como un positivista que cree más en los 165 Ibidem. 166 PUENTES, Milton. Bolívar, padre de las izquierdas liberales. Bogotá, s. f. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP beneficios de las ciencias naturales de Humboldt que en la monserga de los religiosos y católicos conquistadores… Lo único que le faltó al señor Casariego fue su rudo ataque al Libertador, por no haber oído las súplicas del obispo Estévez, de contarle al confesor sus pecados en la solemne y postrer hora de la muerte”167. La versión de un Bolívar conservador es lo más cretino que pueda concebirse. ¿Cómo y cuándo puede Bolívar haber representado los intereses de los esclavistas y terratenientes que deseaban conservar las cadenas y la feudalidad heredadas del viejo orden colonial y oscurantista? Ese Bolívar no existió jamás. ¿O sería conservador, como sugieren algunos, por la forma estatal recomendada en su propuesta de Constitución para Bolivia? Ya hemos visto que ellos no es posible, pues, dejando de lado las exterioridades y los aspectos formales, lo fundamental en su proyecto constitucional contiene principios y disposiciones más avanzadas que los de cualquier otra carta constitucional de su época. Sobre esta materia conviene transcribir lo manifestado por Benjamín Ardila Duarte: “Bolívar constitucionalista hemos dicho y repetimos la expresión porque las gentes creen que un constitucionalista es un abogado viejo cargado de años, de nómina y de merecimientos que se sienta en todas las deliberaciones a opinar sobre el Estado con la intención perversa de que el mundo de ayer se proyecta sobre el mundo de hoy y sobre el mundo de mañana. Pero no: el constitucionalista debe ser el teórico del Estado, el práctico de la administración, el sociólogo de las cosas de la ciudad y del campo, que mira el universo que le toca vivir y diseña el modelo monumental de la patria nueva”168. Y está claro que el creador no puede ser conservador: es inventor, no guardador; el dialéctico y crítico, no confesional y dogmático. Ardila Duarte agrega: “El leguleyo de lento andar, el jurista apegado al fetiche de la ley escrita, el viejo lobo de mar que todo lo enreda con citas romanas y frases griegas, ése no es constitucionalista. Bolívar si. El constitucionalista responde al ideal de la república perfecta, al sueño utópico de los pueblos presentes en ésta forma: el mejor gobierno para una nación depende de la época que se viva y del pueblo del cual se trata: Nuestro Libertador… prefería el régimen presidencial al parlamentario. Y, sin embargo, ello no quiere decir que fuera reaccionario sino que analizadas objetivamente las cosas no eran los temas actuales los que se conjugaban en su tiempo. En aquellas trágicas horas se trataba de salir del sopor colonial, de hacerse firme con un ejército fuerte y de articular normas que sustituyeran el viejo esquema español”169. Es de la más pura naturaleza del revolucionario ser original, conjugar la imaginación con la realidad objetiva, intentar la cristalización del mundo deseado, interpretar los anhelos y palpitaciones del pueblo, identificarse con su tiempo y con su tierra, construir los instrumentos y medios adecuados para fundar la nueva nación, conocer sobre las experiencias y logros de otras naciones: no para calcarlas mecánicamente, sino para tomar de ellas lo que pueda servir a nuestras necesidades, para aplicar creativamente lo que sea útil de ellas. Ardila Duarte concluye: El “Bolívar constitucionalista estudió las ciencias sociales, las áreas de auxilio al Derecho Público y en todos sus documentos de Estado, cartas privadas y órdenes administrativas, habló de esos temas con la misma propiedad con que se hablaba de las guerras y de sus autores favoritos, los 167 Ibidem. 168 ARDILA DUARTE, Benjamín. Hojas Universitarias. Bogotá, D.E., 1976. 169 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP enciclopedista franceses” 170. Sobre lo anterior cabe preguntar, como lo hace Puentes: “¿Puede alguien pensar en que haya existido, o exista hoy, o pueda existir en el futuro un Libertador conservador? ” 171. Esto es algo inconcebible, tanto desde el punto de vista ideológico, como desde los referidos a cuestiones históricas, políticas, sociales, conceptuales, filosóficas y sentimentales. Etímiológicamente es imposible asimilar el concepto de Libertador con el de conservador. Las sórdidas campañas de calumnias, de espionaje, de conspiraciones y de maniobras criminales desatadas contra el Libertador por todos los sectores oligárquicos conservadores y liberales del continente, por los gobernantes y diplomáticos de Ibidem, Inglaterra, Francia y la Santa Alianza constituyen el más categórico mentís a quienes pretenden ubicarlo dentro de las facciones polítiqueras y antipopulares que se han turnado en el poder a lo largo de casi dos siglos. El historiador norteamericano Waldo Frank califica certeramente a Santander como el verdadero inspirador e ideólogo del conservatismo en Colombia, anotando que éste fue “… hasta el fin de su vida… un miembro complaciente de la Iglesia Católica, apostólica y romana y miraba con fría y silenciosa desaprobación al Bolívar librepensador”172. Lo anterior concuerda con lo que ya había escrito José María Samper: “En realidad Santander tenía un temperamento mucho más conservador que liberal y había modificado mucho sus ideas de 1828 a 1840. Creo firmemente que si hubiera vivido 10 o 15 años más, habría acabado por ser el cierre del verdadero conservatismo neogranadino. Casi todos los hombres importantes del Partido Conservador de entonces habían sido copartidarios de Santander y le respetaban mucho”173. (Subrayé). El Libertador fue el primero en desenmascarar y combatir los fraudes electorales, en los que ya eran expertos los gamonales liberales y conservadores, que causan “… al Estado fuertes gastos por la dieta de diputados que trabajan para la ruina nacional, que pasan su tiempo fomentando la desunión y el odio entre los pueblos, que se burlan de ellos y preparan la guerra civil”174. Bolívar hace una distinción entre el concepto de liberalidad y el de liberal. En su escrito titulado Los liberales o jacobinos, hace la siguiente definición: “Liberalidad. Virtud moral que consiste en distribuir generosamente los bienes, sin esperar recompensa alguna. “Liberal. Expedito, pronto a ejecutar cualquier cosa”175. Al opinar sobre los crímenes, negociados y perfidias e hicieron encumbrar a Santander, José María Obando, Florentino González, José Hilario López, Azuero, y otros de la misma especie, el Libertador anota: 170 Ibidem. 171 PUENTES MILTON, Op. Cit., p 2. 172 FRANK, Waldo. Op. cit. 173 LIEVANO AGUIRRE, I. Op. cit., p. 479. 174 DELACROIX, L. P. Op. cit., p. 127. 175 BOLIVAR, Simón. Los liberales o jacobinos. Agosto de 1830. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “¿Serán éstos los liberales que profesan virtudes morales y distribuyen sus bienes sin esperar recompensa? Sí, dan lo que tienen, regalan sus propios crímenes, acumulan a otros sus sentimientos, prestan sus deseos ambiciosos a los que están más distantes de ellos; retratan, en fin, a los otros, como ellos son, hallándose siempre prontos a cometer todas las maldades, para satisfacer sus pasiones insaciables, y saborear después el placer de achacarlas al inocente, al patriota y al virtuoso”176. Sobre ellos dijo el Libertador con palabras amargas y proféticas: ” No tardarán en buscarse un nuevo amo” 177. Hablando del Libertador, de su carácter, de su posición política y de su ideología, Henry Luque Muñoz escribió: “La más cruel caracterización muestra a un niño hosco e inadaptado, imaginativo y rebelde, habitual tipificación psicológica de personalidades que rebasan la simple limitación de los valores existentes. El desprestigio de Bolívar en Europa y en los Ibidem, su clara posición antiimperialista, su censura radical de la democracia romántica, deben defraudar a muchos que han visto en él aún caudillo de las ideas conservadoras o liberales. Se explica que liberales pro imperialistas como Florentino González y conservadores como Mariano Ospina, lo buscarán personalmente para matarlo, en la famosa de noche septembrina: acudían a destruir a quien enarbolaba banderas opuestas a las que su clase y su ideología reclamaba”178. Veamos cómo los santanderistas enemigos del Libertador (que valga el pleonasmo), no tardaron en buscarse un nuevo amo. La desmembración de Colombia estaba consumada, la desintegración nacional y los conflictos bélicos entre las provincias eran la sazón cocinada por los caudillos de ambos partidos. Pero Florentino González, Procurador General de la Nación en 1858, llegó al extremo de proponer ante el Congreso de la república ” la incorporación de los Estados Granadinos a la Unión Americana (de los Ibidem) con las mismas condiciones de los demás Estados que ahora la forman”179. Bien lo ha dicho Vázquez Carrizosa: “Cuesta dificultad admitir que se hubiera llegado en tiempos de la confederación Granadina al extremo de pensar que ” la incorporación a los Ibidem ” fuera en las palabras del Procurador, ” el medio de resolver las dificultades que no rodean”180. Pero esto no es todo, sin contradicción alguna de los y políticos más notables, Florentino González sostuvo que, ” pasando a ser parte de la Unión Americana, los Estados Granadinos se hallarán en la misma condición que los Estados de Nueva York, Pensylvania y los demás de la Confederación (norteamericana); gozarían de la protección que en el exterior puede darles el poder de aquel gran pueblo, y conservarían su gobierno propio, y los medios de mejorar su condición interior, sin los riesgos de esas incursiones vandálicas de que ahora estamos amenazados” 181. (Subrayé). Claro que Mariano Ospina, caudillo del Partido Conservador, no se quedará la zaga: él también 176 Ibidem. 177 DELACROIX, L. P., Op cit., p. 127. 178 LUQUE MUÑOZ, Henry. Hojas universitarias. Separata del No. 5. Universidad Central. Bogotá, D. E. 1976. 179 VASQUEZ CARRIZOSA, A. Op. cit., p. 13. 180 Ibidem. 181 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP busca un nuevo amo, y por eso, desde la provincia de Antioquia escribió: ” Los negociantes de esta provincia han escogido con mucho entusiasmo la idea de anexar la República a los Ibidem , como único medio de conseguir seguridad” 182. ¿De cuáles “incursiones vandálicas” se sentían amenazados los poderdantes de Florentino González? ¿De qué “seguridad” hablaba MarianoOspina para justificar la enajenación de la República? Pues las tales fuerzas que tanto atemorizaban a González y a Ospina estaban constituidas por los artesanos arruinados y los trabajadores de la ciudad y del campo cuyas demandas nunca han sido resueltas. No es la primera vez que la oligarquía es capaz de vender su ” patria ” para asegurar sus negocios. Ciñéndose a esta cuestión, el escritor norteamericano Frank Safford señala que, coincidiendo con González y Ospina, se pronunciaron otras destacadas personalidades en la nación granadina y que ” al menos un capitalista de Medellín, Eugenio M. Uribe, se volvió ciudadano de los Ibidem “, ¡sin moverse de Medellín!183. ¡Tales han sido los enemigos del Libertador Simón Bolívar! Su “desconocimiento de la unidad espiritual y del destino nacional hacia una completa emancipación política y económica del Estado, corre parejo con el olvido de la realidad social, en medio de una economía colonial supérstite”184. Y entonces ¿qué hacían los partidos políticos institucionales? “Los bandos beligerantes se disputan el poder sin pensar en la miseria del pueblo, las condiciones de atrasos del latifundismo y la carencia de fuentes de riqueza exportables como de trabajo bien remunerado. La economía, en una palabra, era toda una ciencia exótica si cultivaban hombres selectos como Salvador Camacho Roldán, Aníbal Galindo y Miguel Samper. El conjunto de las preocupaciones nacionales y de los partidos en el siglo XIX es nada más que político, en el sentido estrecho de la militancia en la lucha por el poder”185. Este libro estaba ya terminado y se iniciaba en las gestiones para su edición, cuando una noticia de última hora me ubicó a estirar un poco este capítulo y fijar una posición clara, anticipándome a las inquietudes que de buena o mala fe le puedan surgir en ciertos círculos de la sociedad colombiana. ¿Qué noticia es esa? La noticia es presentada por la periodista Isolda María Vélez, en los siguientes términos: “La decisión de presentar de manera oficial el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, que recoge el pensamiento político de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, hace parte de la estrategia de esa organización para dar a conocer sus planteamientos frente a temas de vital importancia para el país, de manera independiente a los diálogos que se desarrollan en la mesa nacional con el gobierno “186. La articulista declara que ” Así se desprende de las afirmaciones de Raúl Reyes, vocero de las FARC, quien aseguró que ” los documentos que produzca el Movimiento serán públicos para la 182 Autores varios: El siglo XIX en Colombia, visto por historiadores norteamericanos. Por Jesús Antonio Bejarano. Bogotá, D. E., 1977. 183 Ibidem. 184 VASQUEZ CARRIZOSA, A. Op. cit., p. 13. 185 Ibidem. 186 VELEZ H., Isolda María. “FARC a la política”. El Colombiano, Medellín, 25 de abril de 2000. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP comunidad nacional e internacional, pero no sus integrantes, pues aún no están dadas las condiciones de seguridad”. El acto oficial de lanzamiento será el próximo sábado (29 de abril), a las 10 de la mañana, en San Vicente del Caguán, Caquetá”187. Continuando con sus apuntes Isolda manifiesta que “La consolidación de un movimiento político, con un amplio contenido social y que aglutina distintas expresiones de la sociedad civil, tal como lo han planteado los insurgentes, hace parte del trabajo que vienen desarrollando desde la VIII Conferencia Nacional de las FARC-EP, celebrada en noviembre de 1993, que precisamente se denominó Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia, donde se sentaron las bases del proyecto político”188. La nota periodística dice que ” Aunque en los últimos meses, las FARC no habían querido adelantar detalles sobre su movimiento político, durante el Pleno del Estado Mayor Central de la organización, realizado entre el 21 y el 25 de marzo pasado, se acordó oficializar el partido” 189. Se trata entonces, según el boletín de prensa que publica El Colombiano, de una nueva organización política con expresiones públicas y militancia clandestina, que ” tampoco puede ser de carácter electoral, ya que el pueblo colombiano no está preparado para afrontar unas verdaderas elecciones, aunque no descartan que ese momento llegará”190. La periodista señala que en su manifiesto de noviembre de 1997, el nuevo Movimiento planteó un régimen político para la convivencia democrática, afirmando que ” debemos construirlo, sostenido en la tolerancia y el respeto por la opinión ajena, que garantice la verdadera redistribución del ingreso, la ética en el manejo de la cosa pública, la soberanía nacional, la justicia social y la solución política de las diferencias” 191. El enunciado de reivindicaciones, no sobra decirlo, es ampliamente compartido por el pueblo colombiano. Digo más, es fervientemente anhelado, y debe coincidir con la plataforma e ideológica y política de todo movimiento que se reclame como popular, democrático y progresista. Ahora bien, en su manifiesto, escribe Isolda, ” el Movimiento afirma que se trata de una herramienta de lucha para cimentar futuro sobre nuestros históricos valores patrios, para juntar esfuerzos y esperanzas y concluir lo que el Libertador Simón Bolívar empezó y está por terminar, la independencia nacional y la justicia social”192. El hecho de que una organización que se proponga una actividad con base en esa declaración programática no tenga garantías dentro del marco de la legalidad existente en Colombia, pone al desnudo la indiscutible ausencia de democracia en nuestro país. ¿Por qué un movimiento que preconiza reivindicaciones sociales legítimas y justamente enarboladas tiene que estar en la clandestinidad? En el citado boletín de prensa hallamos la respuesta: “… porque aquí en Colombia, entre todos los gobiernos acabaron la oposición legal a tiros, con la guerra sucia, las desapariciones y el terror, nuevo movimiento debe ser estructurado 187 Ibidem. 188 Ibidem. 189 Ibidem. 190 Ibidem 191 Ibidem. 192 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP para trabajar en la clandestinidad”193. Esto es absolutamente cierto. La intolerancia más brutal ha sido el instrumento predilecto de la oligarquía colombiana que, sin embargo, tiene la desfachatez de llamarse democrática. Un Estado que no tolera la oposición y que extermina a sangre y fuego a sus contradictories, como lo muestra dolorosamente la historia de Colombia, es un Estado totalitario. Si algunos politólogos no están de acuerdo con mi apreciación, argumentando que no encuadra en los marcos teóricos clásicos, convengamos en que si no es totalitario al menos se parece mucho. La nota periodística que estoy glosando advierte que hacer política en la clandestinidad es un contrasentido, porque el ejercicio de la política, en su definición, tiene carácter público y deliberante, tal como lo expresa el filósofo e investigador Jorge Giraldo. “Su condición de clandestino demuestra que, en Colombia, el movimiento armado no tiene espacios de expresión política”, señaló por su parte Jaime Caicedo, Secretario General del Partido Comunista Colombiano 194. ¿Y qué espacios tiene, pregunto yo, el movimiento desarmado? “Ese movimiento -dice Giraldo- me parece una recreación mejorada y ampliada de la Unión Patriótica (UP)”195. Nadie sabe ya cuánto sindicalistas han sido asesinados en Colombia. Cuántos campesinos, indígenas, educadores, periodistas y defensores de los derechos humanos. El artículo de Isolda María Vélez nos recuerda que, hablando de la Unión Patriótica, ” más de 3000 de sus activistas fueron asesinados”196. Mientras el Secretario General del Partido Comunista considera que la creación de dicho movimiento ” hay que verla con expectativa benevolente”, puntualizando que ” su condición de clandestino revela la inexistencia de condiciones para ejercer la política desde ámbitos distintos a los del poder” .197; el investigador y escritor político León Vallejo, en cambio cree que ” la creación del Movimiento Bolivarianista es, por un lado, la expresión de que el Partido Comunista Colombiano y las FARC perdieron sus vínculos y el nuevo brazo político oficializa un cambio de línea política en el grupo alzado en armas ” 198. La razón de ser de estos apuntes es evidente. La creación del nuevo Movimiento Bolivariano para la Nueva Colombia y la publicación de mi libro Bolívar: El Hombre de América son dos hechos que no están ligados orgánicamente. Una cosa es que puedan coincidir en sus principios y otra bien diferente es que éste no es una manifestación de aquél. Esta advertencia la hago porque, desde ámbitos distintos a los del poder exijo, como ciudadano y como historiador, que no se militarice el debate sobre la historia. Que los colombianos inermes, que somos la gran mayoría, no tengamos que llevar un fusil al hombro para difundir el pensamiento del Libertador. Que no sea preciso cargar el pecho de cananas para desenmascarar las falacias del santanderismo parapetado en el poder del Estado y en la Academia de historia. 193 Ibidem. 194 Ibidem. 195 Ibidem. 196 Ibidem. 197 Ibidem. 198 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Esta manifestación es preciso hacerla. Si a García Márquez, siendo Premio Nóbel de literatura y amigo distinguido de jerarcas de la política nacional como Belisario Betancourt y Alfonso López Michelsen, casi se lo comen vivo entre los editorialistas de El Tiempo y los pontífice de la Academia de Historia, por causa de su libro El General en su Laberinto, que, como ya lo he manifestado, no es una gran obra, pero dejó mal parado a Santander y Obando, es bueno anticipar lo que pueda ocurrir frente al libro que estoy presentando para el debate. Mi deseo, y no tengo por qué ocultarlo, es que el Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia lleve a feliz término su proyecto ideológico, político y social. Deseo que hago extensivo al presidente Chávez en Venezuela y, en general, a todas las organizaciones políticas y culturales de carácter progresista. Simón Bolívar me enseñó que el bien más precioso de la vida es la libertad, y José Martí de arraigo en el principio de que vivir sin libertad es vivir sin decoro. “La libertad es el derecho que todo hombre tiene a ser honrado y a pensar y a hablar sin hipocresía. Un hombre que oculta lo que piensa, o no se atreve a decir lo que piensa, no es un hombre honrado. Un hombre que obedece a un mal gobierno, sin trabajar para que el gobierno sea bueno, no es un hombre honrado” 199. No le pido otra cosa al Estado colombiano: que nos garantice el ejercicio del derecho constitucional de pensar y hablar con libertad, es decir, con honradez. 3. 14 EL LIBRECAMBISMO COMO PRECURSOR DEL NEOLIBERALISMO Cuando el liberalísimo José María Obando fue derrocado por las masas populares, y José María Melo asumió el poder con el respaldo entusiasta de los artesanos y productores nacionales, los jerarcas conservadores y liberales, apoyados por Ibidem , hicieron causa común para derrocar a Melo y desterrado a éste junto con centenares de artesanos. ¿Cuál fue motivo? Sencillamente que el general Melo intentó ponerle freno a la importación de manufacturas que podían elaborarse en el país y decretó algunos empréstitos forzosos con el objeto de fundar talleres nacionales para impulsar la producción. Los capitalistas grabados con tales empréstitos corrieron con sus dineros a asilarse en las embajadas de Ibidem , Inglaterra y Francia, desde donde se desató la acción liberal-conservadora contra el gobierno de los artesanos. Melo, desterrado, murió combatiendo en México al servicio de la causa revolucionaria acaudillada por Benito Juárez. En su escrito un biográfico sobre Rafael Núñez, Liévano Aguirre afirma que, no obstante las dificultades y contradicciones existentes en la sociedad colombiana del siglo pasado, ” había crecido en el país una serie de industrias que formaban ya una base respetable de riqueza que permitiría esperar un futuro muy próspero en este campo de la economía nacional; con la implantación del libre-cambio, nuestras facturas quedaron sometidas a la desastrosa competencia con las extranjeras; Comenzaron a languidecer y poco después desaparecieron” 200. La imposición del Libre-cambio fue la ” obra” de los gobiernos que fueron estableciéndose después del derrocamiento del general Melo. Las leyes proteccionistas, que tenía como finalidad del estímulo de la producción nacional y el fomento del empleo de la mano de obra en la naciente industria colombiana, fueron abolidas por iniciativa de la burguesía comerciante, cuyo 199 Antología Mínima de José Martí. 200 LIEVANO AGUIRRE, Indalecio. Rafael Núñez. Lima, Perú, s. f. p. 52. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP enriquecimiento exigía la importación en gran escala de los productos manufacturados en Ibidem y Europa, y la exportación de nuestras materias primas. El liberalismo proteccionista, que expresaba los intereses de los industriales y artesanos del país, fue derrotado por el liberalismo libre-cambista: verdadero agente de la dominación imperialista y el más fiel precursor del neoliberalismo que hoy nos arruina y oprime. Manuel Murillo Toro, a quien muchos sitúan como el promotor de la llamada revolución anticolonial del siglo XIX en Colombia, restauró, como lo exigían las potencias anglosajonas de Europa y Norteamérica, el librecambio, contribuyendo así a la total destrucción de los rudimentos de industria nacional que existían entonces en el oriente colombiano. Murillo Toro, de esta manera, consolidó férreamente una directriz de economía política absurda y antinacional, cuyo más entusiasta propagandista era el liberticida Florentino González. Obedeciendo dócilmente al gran capital extranjero ya citado, Florentino González hace la apología del atraso haciendo retrogradar nuestra economía, con el pretexto de que nuestro destino no podía ser otro que es de convertirnos en exportadores de materias primas. “En un país -dice González-, rico en minas y productos agrícolas, que pueden alimentar un comercio de exportación considerable y provechoso, no deben las leyes propender a fomentar industrias que distraigan a los habitantes de las ocupaciones de la agricultura y la minería… ” 201. Florentino González hace gala de su condición de simple títere del capitalismo, hasta el punto de manifestar un irreductible complejo de inferioridad, como cuando dice que “Los granadinos no pueden sostener en las manufacturas la concurrencia de los europeos y de los americanos del norte, y las disposiciones que puedan inducirlos a dedicarse a la industria fabril despreciando los recursos que los productores agrícolas puedan proporcionarles, no están fundadas en los principios que debe consultar un gobierno… “202. González no tiene vergüenza para redondear su tesis: ” La Europa, con una población inteligente, poseedora del vapor y de sus aplicaciones, educada en las manufacturas, llena su misión en el mundo industrial dando diversas formas a las materias primas. Nosotros debemos llenar la nuestra; y no podemos dudar cuál es…Debemos ofrecer Europa las primeras materias, y abrir la puerta a sus manufacturas” 203. Aquí es donde tiene aplicación exacta esa expresión que dice: ¡qué abundancia de falta de decoro! Florentino González, que fue Ministro de Hacienda de varios gobiernos liberales y conservadores, fue el adalid de los que acabaron con la industria nacional. Y lo confiesa con toda desfachatez, como puede leerse en su Memoria de Hacienda de 1848: “No faltarán tal vez reclamaciones para que se restablezcan los derechos protectores de ciertas industrias, que pretenden no poder sostener la concurrencia extranjera; mas el Ejecutivo confía en que los legisladores no atenderán estas solicitudes perjudiciales, que se traducen por la pretensión de que se imponga una contribución a los consumidores en favor de ciertos industriales, que en nada contribuyen al fomento de la riqueza nacional…”204. Los gobiernos que contaron con Florentino González como la eminencia gris en materia de 201 NIETO ARTETA, L. E. Op. cit. T. I. p. 206. 202 Ibidem. 203 Ibidem. 204 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP economía política, consagraron de este modo el libre-cambio, hundiendo a Colombia en el atraso, en la miseria y en la dependencia. Los obreros artesanos de las industrias y talleres sufrieron el cierre de sus factorías y se desplazaron hacia el campo para alquilarse como peones o jornaleros de haciendas, pero la mayoría engrosó la gran masa de desocupados. Las tesis librecambistas impuestas por el liberalismo desde el poder, hacían una loa a la aceptación de dos mundos: el industrial de Ibidem y Europa y el de las naciones agrícolas y mineras, como un hecho inalterable. Constituyó una postración infamante frente a los dictados de la división internacional del trabajo impuestas por las potencias capitalistas. “La posición del señor González -escribe Nieto Arteta-, era una posición antinacional, antipatriótica, que por lo demás, todavía es defendida en periódicos y revistas, cátedras universitarias y conferencias. Es antinacional toda teoría o presunta teoría económica, que so capa de la conservación de una natural división internacional del trabajo, quiera transformar a Colombia en una economía productora de materias primas y productos agrícolas. Es Florentino González el primer desgraciado defensor de tan equivocada posición ante el desarrollo de la economía granadina”205. Esas tesis sobre el librecambismo han sido reeditadas y perfeccionadas en los años recientes, y presentadas con vistosas etiquetas por el neoliberalismo. Si los primeros contribuyeron a cerrar las puertas a la industrialización para afirmar la superioridad económica de Europa y Ibidem ; los segundos, publicistas de la actual globalización, son fichas del poderoso instrumento que tiene por objeto ” afirmar la superioridad metropolitana en general y la norteamericana en particular, así como la dependencia y dominio de los países subdesarrollados” 206. El papel del neoliberalismo en países como el nuestro es absolutamente lesivo a los mismos. Es el promotor ideal del modelo de globalización impuesto a los llamados países periféricos. Como lo dice Alameda, ” En el Consenso de Washington y en múltiples documentos de la banca multilateral, así como del Fondo Monetario Internacional bajo hegemónica influencia norteamericana, se ha confeccionado un recetario cuyos principales términos son: “1) La desgravación arancelaria drástica; “2) la supresión de las listas previas y de prohibida importación; “3) la eliminación del control cambiario; “4) la terminación del crédito de fomento, los subsidios a la exportación y los precios de sustentación para los productos agrícolas; “5) la privatización y extranjerización de las empresas industriales y comerciales del Estado; “6) la construcción de obras públicas por el sistema de concesión, y, “7) la eliminación de los bancos centrales de las funciones de fomento y de prestamista del gobierno”207. ” En estas condiciones la globalización y su derivada instrumental, la apertura, son una imposición despótica a través de pactos, convenios, acuerdos, tratados, de la que no pueden apartarse los países ubicados bajo la influencia estadounidense, un molde rígido que representa el paso un molde rígido que represente el paso regresivo de la relaciones neocoloniales a las coloniales” 208. 205 Ibidem. 206 ALAMEDA, Raúl. “Análisis global de la globalización”. Publicado en Desarrollo Indoamericano. Año XXXIII. Barranquilla, Colombia, 1999, p. 12. 207 Ibidem, pp. 13. 208 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP (Subraya) En su interesante enfoque sobre la globalización en los países de América Latina, Alameda anota que ésta ha conducido: “1) a las discontinuidad de las políticas económicas de desarrollo orientadas por la CEPAL; “2) a la fragmentación de la unidad nacional cuando algunas ciudades y regiones entran en relación directa con las transnacionales como en el caso de la maquila, acentuándose de esta manera la deformación y la dependencia; “3) al crecimiento excesivo de las importaciones sobre las exportaciones; “4) a la ruina de la agricultura y a la desindustrialización progresiva; “5) a la conformación de un gran déficit de la cuenta corriente de la balanza de pagos; “6) a una gigantesca deuda externa que lleva tanto a la devaluación como a la inflación; “7) al aumento crítico del desempleo y del subempleo que desplazan de la pobreza a la miseria grandes masas. Un porcentaje superior al 50% de la población total sufre cada vez más de desnutrición, insalubridad, ignorancia y tugurización, lumpeniza al extremo de encontrar en la delincuencia buena parte de su modus vivendi; y, “8) a la drástica reducción del ingreso nacional, causada por la competencia desigual de los productos importados, hay que sumar la concentración excesiva del ingreso disponible en un número ínfimo de conglomerados que perciben tanto como la mitad de la población más pobre de estos países, fenómeno equivalente al que se presenta en el mundo donde un poco más de 300 magnates reciben lo de 2.’500 millones de habitantes”209. El economista y catedrático peruano Virgilio Roel Pineda, en su barrio su estudio sobre ” La globalización y sus implicaciones en la economía, en la gestión y en la educación”, indica cómo las prédicas sugestivas que el neoliberalismo ha hecho sobre la globalización, han conseguido sus propósitos: “… los países pobres aceptaron pasar por el lado de la desindustrialización, con la esperanza de que luego vendrían inversiones a raudales, y con ese mismo señuelo, procedieron a vender sus bienes nacionales al capital extranjero, con la explícita promesa de que el capital extranjero (así atraído) obraría el milagro de la bonanza; con ese mismo argumento, hicieron que admitieran pagar los servicios de su deuda realmente impagable” 210. Pero la globalización no se reduce solamente a lo económico. También se habla de la globalización en lo político y globalización en lo cultural. La consecuencia más notoria del proceso de globalización en lo político es ” la desnacionalización del Estado-Nación”211. En su ensayo titulado “Reflexiones en torno al Proceso de Mundialización en Globalización “, Ezequiel Ander afirma: ” Si observamos atentamente lo que acontece a escala mundial y lo que en realidad es hoy la capacidad operativa de los Estados, parece evidente que el Estado-Nación -tal como se constituyó en Europa hace tres siglos- se encuentren crisis, aunque todavía sigamos viviendo una doble ilusión:1) la de las soberanías nacionales, y, 2) la de que los gobiernos gobiernan”212. 209 Ibidem. 210 PINEDA, Virgilio Roel. “La globalización y sus implicaciones en la Economía en la grestión y en la educación”. Publicado en Desarrollo Indoamericano. Año XXXIII. Barranquilla, Colombia, 1999, p. 24. 211 ANDER, Ezequiel. “Reflexiones en torno al proceso de mundialización y globalización”. Publicado en Desarrollo Indoamericano. Año XXXIII. Barranquilla, Colombia, abril de 1999, p. 17. 212 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Una “doble ilusión” que el neoliberalismo maquilla haciendo el simulacro de conformar Estados soberanos y democráticos. Tal como lo anota Ander, ” Si él Estado-Nación está basado en la soberanía de las instituciones políticas dentro de un determinado territorio y si la democracia está basada en la capacidad y posibilidades de que los ciudadanos puedan decidir en relación con las cuestiones que les afectan, es evidente que las multinacionales y algunos organismos internacionales (de manera particular el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional) producen un vaciamiento de estas capacidades. Los Estados ya no son ni política ni económicamente lo que eran”213. (Subraye). Ander no hace mas que poner de manifiesto la cruda realidad. “Nos preguntamos y marchamos hacia el fin del Estado-Nación… Los Estados-Nación no dejarán de existir a corto plazo; sin embargo, la crisis de operatividad y la crisis de legitimidad de los mismos han ido estrechando los márgenes que hacen posible la soberanía nacional y la capacidad operativa de los gobiernos… Ahora bien, si los gobiernos no cuentan, menos aún la mayoría de la gente, consideradas como meras fichas en el tablero internacional de los intereses de las grandes corporaciones multinacionales”214. (Subrayé) Y agrega: “A pesar de las pompas, exhibiciones, rituales, discursos y declaraciones, el poder de los gobiernos es un espejismo de poder. Muchos siguen ” hablando” como si los Estados fueran soberanos, independientes y autárquicos. La realidad es otra. Las multinacionales controlan los Estados, la política y a los políticos. `Los verdaderos amos del mundo`(las multinacionales) tienen una asombrosa capacidad para conseguir una ‘reproducción clónica’ de los políticos” 215. (La 1ª subraya el del original. La segunda es mía). Y citando como ejemplo de esta clonación y domesticación de los políticos, Ander habla del “… lamentable espectáculo de algunos políticos representantes del llamado Tercer Mundo en la reunión de Davos en 1997. Los representantes de algunos gobiernos insistían en destacar que sus respectivos países estaban abiertos, que eliminan fronteras, que privatizan a mansalva, que no dudan en flexibilizar los contratos y en despedir a los trabajadores cuando la salud de las empresas así lo exige… Todas estas cualidades de buen gobierno se resumían en poder decir: ‘ ” Señores inversores… pueden sentirse como en su casa’ 216. (Subrayé). El proceso de globalización en lo económico es mucho más avanzado que el que se ha dado en lo político y cultural y es el que marca la tónica general. El sistema de producción de bienes y servicios operan a escala mundial. Este proceso ha sido posible sustentado por el avance tecnológico y ” valiéndose del espectacular desarrollo de las tecnologías comunicacionales, pero – sobre todo- porque en las últimas décadas el capital puede circular libremente en todos los países del mundo. Y lo puede hacer -salvo en muy pocas excepciones- sin ningún control político (por parte de los gobiernos) y sin control monetario (por parte de los bancos centrales). Podría decirse que aunque los productos llevan el sello de los países donde se producen, lo que hoy correspondería poner en ellos es made in the world ” 217. Y concluye: ” Como consecuencia de todo esto, se ha producido la concentración de la grandes empresas (tanto en el manejo financiero como en la dirección gerencial), acompañada de una descentralización de la producción nacional. La grandes empresas producen en donde logran mayor 213 Ibidem. 214 Ibidem. 215 Ibidem. 216 Ibidem. 217 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP rentabilidad (son apátridas) y donde consiguen pagar salarios más bajos (son absolutamente insensibles a los derechos sociales). Describiendo esta situación, a fines de 1997, Giorgio Bocca escribía en el diario L’Espresso: “En el mercado global, una empresa puede tener su sede en Singapur, donde los procesos burocráticos son mínimos; hacer proyectos en la India, en donde un técnico cuesta 10 veces menos que en Europa (…); tener la sede financiera en Hong Kong y utilizar mano de obra china, que cuesta 30 céntimos de dólar en vez de los 45 dólares que hay que pagará un trabajador alemán (puntos suspensivos). Después de la II Guerra Mundial parecía que el capitalismo tuviera los días contados (…). Pero desde entonces el capitalismo ha utilizado una serie de ofensivas que lo han llevado al dominio actual. Primero, el neoliberalismo (…); después, la informatización productiva, que superaba los controles sindicales (…). Y ahora, liberarían al progreso de las telecomunicaciones, el mercado global, en el que el gran capital se ha liberado de todos los controles (…). El capitalismo desenfrenado ha abolido todas las separaciones territoriales (…). El gran capitalismo va a dónde quiere ir pagando menos impuestos (…). La BMW por ejemplo, ha reducido los 435 millones de marcos que pagaba en puestos al año a 32 (…). Lo que no se entiende es donde están, para los que no pertenecen al gran capital, las ventajas del mercado global (…) 218. (Subrayé). Resumiendo: “El capital siempre fue apátrida; ahora ni siquiera reconoce fronteras. Se traslada de un país a otro sin limitaciones geográficas, sin limitaciones políticas y sin limitaciones éticas”219. Así las cosas, el ” mercado gobierna, y el gobierno gestiona”220. Y en cuanto al proceso de globalización en lo cultural, su objeto es el de proponer un modelo cultural, un estilo de vida se convierta a la humanidad en un enorme rebaño de consumidores pasivos. Para el gran capitalismo no hay humanidad sino clientela. De esta manera se han creado las condiciones para una mayor dominación-domesticación ideológico-cultural, ” instancia mediatizadora por excelencia, para introyectar los valores de los dominadores en la propia mente de los dominados… el tiempo libre se transforma en el ámbito privilegiado para la dominación ideológico-cultural”221. Esa globalización se propone la destrucción de las culturas nacionales y étnicas. Esto es, arrasar con la multiplicidad artística y cultural de las comunidades que habitan el mundo, e imponer, en su lugar, el estilo de vida norteamericano como paradigma para la humanidad. Para ello se sirve de dos instrumentos eficaces: los medios de comunicación de masas y el comercio internacional. Eso que llaman los especialistas la transnacionalización de la cultura. “Los medios de comunicación de masas, son indudablemente los impulsores principales de la globalización de la cultura.’ Los nuevos medios de comunicación -dice Brzezinski- están llamados a elaborar una novedosa conciencia planetaria que superan las esculturas firmemente enraizadas, religiones tradicionales sólidamente establecidas e identidades nacionales bien distintas’ ” 222. Con razón escribió Marx en 1884 que ” El valor creciente del mundo de las cosas determina la 218 Ibidem. 219 Ibidem. 220 Ibidem. P. 20. 221 Ibidem. P. 26. 222 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP directa proporción de la devaluación del mundo de los hombres”. Se trata de una escalada degenerativa en términos materialistas y puramente conceptuales que ha sido presentada con la curiosa tesis del fin de la historia. En síntesis, la globalización en lo cultural es la universalización del modo de vida burgués siguiendo como prototipo la ” seducción hollywoodense a escala mundial”223. Tal como lo expone Ander, “Asumir -a finales del siglo XX-el modo burgués de ser en el mundo es vivir conforme con los valores de la sociedad de consumo, cuyo modelo está configurado por la santa trinidad del hombre contemporáneo, que no es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, como lo explica la religión cristiana, sino el Dinero, el Consumo y el Status. Estos son, no sólo el objetivo final, sino la medida de todas las cosas”224. Dicha globalización exige la estandarización cosificante de los pueblos y comunidades del mundo, o lo que es igual, su robotización, despojándolos de su alma, de su manera de ser, de sus mitos, de su espiritualidad. Esto trae aparejado el anonadamiento de una castración espiritual que induce a la impotencia y al abatimiento. Se convierte entonces al pueblo colonizado en un ser invisible, un ser sin nombre, una especie de esqueleto inanimado de la historia, tributario de un proceso que entraña la pérdida irreversible de su identidad, que el poeta René Depestre identificada como un proceso de zombificación generalizada del hombre. Despojado de su nombre, de su pasado, de su memoria, de su integridad psicológica, de sus leyendas más genuinas, de sus cantos, se hace del colonizado, como apunta Depestre, “un ser extraño de sí mismo”. Este proceso cosíficador, obviamente, contiene otro: el de la asimilación cultural del colonizado negro, árabe, Indochino, latinoamericano, indio malayo que, envuelto en este implacable circuito aculturativo, pasa a ser cosificado como subproducto anglosajón o latino, o como una sombra congelada bajo el sol conquistador del Occidente cristiano. De tal modo que inducido para auto conceptuarse como ser inferior y bárbaro, el colonizado termina avergonzándose de su trasfondo africano, asiático o latinoamericano, negándose a su propia vida y como consecuencia de todo ello rechazando sus singularidades culturales, su rostro y las manifestaciones específicas, típicas y auténticas de su sensibilidad ante la vida, el amor, la muerte y el arte. Ahora bien, no existen culturas puras. La cultura es siempre interculturalidad. “Todas las culturas son mestizas, pero el proceso de tras nacionalización cultural de fines del siglo XX hará que el cruzamiento de culturas no sólo sea irreversible, sino más intenso que en todas las épocas pasadas, ya que los espacios de interculturalidad se han ampliado hasta llegar a un carácter planetario. El intercambio y cruzamiento cultural es positivo, pero si ese intercambio es desigual, asincrónico (la cultura dominante impone, de hecho, su estilo culturas), eso constituye una pérdida de la identidad cultural” 225. Simón Bolívar, como precursor del pensamiento social auténtico y como abanderado y padre de la integración latinoamericana, había anticipado a los gobiernos de los pueblos que habían sido colonias de España, que el único camino para preservar su independencia y soberanía era el de la integración solidaria. Más allá de Venezuela, Nueva Granada, Ecuador o Perú, preconizaba ” la 223 Ibidem. 224 Ibidem. 225 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP libertad del nuevo mundo” 226. En su comunicado al presidente de Chile Bernardo O’Higginns le expresó: ” La nueva actitud con que nuestros pueblos comparecen ya en el mundo político, sus intereses recíprocos, y cuántas relaciones pueden unir estrechamente a dos naciones hermanas, nos imponen al parecer la necesidad de darnos las más distinguidas pruebas de amistad y mutuo servicio, a fin de ponerlas al descubierto de los planes que la política extranjera intente en lo venidero formar en perjuicio de sus derechos naturales” 227. Estando en Cali de paso para Guayaquil lo proclamó así: “De cuantas épocas señala la historia de las naciones americanas, ninguna es tan gloriosa como la presente, en la que desprendidos los imperios del Nuevo Mundo de las cadenas que desde el otro hemisferio les había echado la cruel España, han recobrado su libertad, dándose una existencia nacional. Pero el gran día de la América no ha llegado. Hemos expulsado nuestros opresores, roto las tablas de sus leyes tiránica y fundado instituciones legítimas; mas todavía nos falta poner el fundamento del pacto social, que debe formar de este mundo una nación de Repúblicas” 228. (Subrayé). Sabía que con el correr del tiempo los Estados-Nación no tendrían razón de ser y que la humanidad, en un ambiente de regeneración constituiría, sin duda, una. Para entonces, para cuando se presente tan extraordinario acontecimiento y para que seamos alguien que inspire respeto en el concierto universal, los pueblos latinoamericanos tenían que unirse, porque solos y aislados no somos nada. Es éste el camino que debemos retomar ahora y siempre. 226 BOLIVAR, Simón. Cartas al general San Martín, al almirante Cochrane, y al general O´Higgines. Trujillo, 23 de agosto de 1821. 227 BOLIVAR, Simón. Carta al presidente O´Highins. Trujillo, 10 de octubre de 1821. 228 BOLIVAR, Simón. Carta al presidente O´Higgins. Guayaquil, 8 de enero de 1822. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP 4. BOLIVAR, EL INTERNACIONALISTA IBIDEM y su habitual hostilidad contra América Latina – Nuestra patria es América – La Unidad Republicana y Defensiva de América Latina – Bolívar, el Antiimperialista. 4.1 IBIDEM Y SU HABITUAL HOSTILIDAD CONTRA AMERICA LATINA ” Hombres de todos los puntos del globo, apellidos ilustres en la nobleza y en las armas, como también en la política, vinieron de todos los puntos del globo a compartir los azares del movimiento independiente… pero los hermanos del Norte no nos permitieron conocer el corte de sus sables, ni siquiera vino uno como espécimen del hombre libre americano, a enrolarse con apellido yanqui en el escalafón de los ejércitos independientes, como no vino ni un fusil de chispa salido de los puertos norteamericanos ” 229. Esta afirmación de Roque Sáenz Peña nos permite introducirnos en un tema importante que no ha sido difundido. Se trata del origen económico, político e histórico de la hostilidad y agresiones de los IBIDEM contra América Latina. Pero conviene hacer una aclaración: de los puertos norteamericanos no sólo vinieron muchísimos fusiles de chispa y abundantísimos pertrechos para armar a los españoles contra nuestros republicanos, sino que vinieron también espías y saboteadores de carne y hueso y de apellido yanqui a desestabilizar las nacientes repúblicas y a impedir la integración solidaria y latinoamericana preconizada por Bolívar. Recordemos que los IBIDEM alcanzaron su independencia en 1776, gracias a la ayuda decisiva brindada por Francia, la histórica rivalidad de Inglaterra, y el apoyo otorgado por España que ya sufría las consecuencias del vertiginoso desarrollo industrial y comercial de los británicos. Conviene anotar que esa independencia fue facilitada por la misma actitud tomada por el gobierno inglés, que prefirió aceptar ” casi sin guerra ” la emancipación de sus colonias en el Norte de América, para no embarcarse en una contienda que podría prolongarse hasta convertirse en inútil y costosa. Así las cosas, los industriales y comerciantes británicos decidieron que es preferible comercial que guerrear. Participaron igualmente, en solidaridad con la causa de Washington, un buen número de latinoamericanos, siendo el más destacado ilustre de éstos don Francisco Miranda, elevado hasta el rango de general de Washington. Los IBIDEM fundaron su Estado, que se autodenominaba liberal y democrático, sin mostrar ningún escrúpulo en la secular opresión y desarraigo de la población aborigen, y la esclavitud y el racismo en su expresión más grosera contra los negros importados de África. Al exterminio indígenas siguio la expropiación de las tierras comunales del norte, oeste y sur de Filadelfia. Luego alcanzaron la costa del Pacífico y empezaron a despojar a México y Canadá de extensos territorios, para adquirir luego La Florida y Alaska y caer después sobre Cuba, Puerto Rico, Guam, Hawai y el archipiélago de Las Filipinas, como preliminares para afilar sus garras sobre el resto de nuestro continente. Con pasos meticulosamente calculados y aritméticos fueron bordando su artera trama, esperando el instante preciso para disputarles a los ingleses y franceses el patio trasero. 229 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit. P. 24. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Desde entonces la política yanqui ha sido bien sencilla y ha adoptado como nombre preferido el término de ” neutralidad”. Veamos el primer ejemplo de la pretendida “neutralidad”. “Hay que recordar -escribe Medina- que la independencia de los IBIDEM sólo fue posible gracias a la ayuda de Francia. Por el tratado del 6 de febrero de 1778, Francia reconoció la independencia de los IBIDEM y las dos potencias se obligaron, en caso de guerra entre Francia e Inglaterra, a no hacer la paz por separado y a no rendir las armas mientras la independencia de IBIDEM no fuese reconocida por Inglaterra. Tres expediciones, por lo menos, partieron de los puertos franceses en apoyo de la revolución norteamericana. El 19 de abril de 1778 zarpó una escuadra al mando del almirante conde D’Estaing. España, aliada a Francia, amenazaba al mismo tiempo las costas de Inglaterra. En julio de 1780 llegaron a la costa norteamericana 6000 veteranos franceses. En marzo de 1781 llegó una escuadra de 22 unidades. La ayuda económica fue cuantiosa. Francia tenía, pues, derecho a esperar la solidaridad norteamericana frente a Inglaterra. Pero cuando estalló la guerra entre Francia e Inglaterra, Ibidem. Se declaró neutral -22 de abril de 1793- y a todos vendió y a todos esquilmo”230. (Subrayé). Sin embargo, que terrible, cruenta y prolongada fue la revolución de Hispanoamérica. Ninguna potencia del mundo la auxilió y los IBIDEM se declararon ” neutrales”. Ésta situación es presentada por Bolívar, visible desencanto: “… fuimos abandonados por el mundo entero, ninguna nación extranjera nos ha guiado con su sabiduría y experiencia, mi defendido con sus armas, ni protegido con sus recursos. No sucedió lo mismo para América del Norte durante su lucha de emancipación. Aunque poseyendo sobre nosotros toda suerte de ventajas las tres más poderosas naciones europeas, dueñas de las colonias, la auxiliaron en su independencia; (…). Todos los recursos militares y políticos que nos han negado a nosotros se han dado con profusión a nuestros enemigos… Los IBIDEM del Norte que, por su comercio, pudieron habernos suministrado elementos de guerra, nos privaron de ellos”231. (Subrayé). Así lo recalca en su escrito dirigido al editor de la Gaceta Real de Jamaica: ” lo que es, en mi opinión, realmente temible en la indiferencia con que la Europa admirado hasta hoy la lucha de la justicia contra la opresión”232. Con el pretexto de la ” neutralidad “los IBIDEM negaron los elementos de guerra que tuviesen como destino las cuerdas republicanas de Hispanoamérica. Pero esos mismos elementos bélicos los vendía a España a nombre de la intocabilidad de la “libertad de comercio” , y en nuestro propio territorio, a trueque de materias primas. Los IBIDEM ayudaron a España a sostener su dominación colonial en América, porque si estos pueblos se le independizaban la Inglaterra se beneficiaría invadiéndolos con su poderosa artillería manufacturera. Y, para entonces, los Estados UNidos no estaba en condición de competir con los ingleses. Por lo tanto, la independencia de nuestros pueblos debería ser “postergada”. Los cálculos de política de los Ibidem, que el Libertador llamaba ” aritmética “, eran elementales: Cuando España sea derrotada en América, como infaliblemente ocurrirá, nuestras nacientes repúblicas, debilitadas por una guerra tan costosa, sangriento y prolongada, no podrán impedir que la potencia norteamericana pase a tomar posesión del continente. 230 Ibidem, p. 27. 231 BOLIVAR, Simón. Contestación de un americano meridional a un caballero de esta Isla. Kingston, 6 de septiembre de 1815. 232 BOLIVAR, Simón. Al señor editor de The Royal Gazett. Kingston, septiembre de 1815. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Cuando en el Norte se supo del levantamiento indígena de Tupac Amaru en el Perú (1780-1781) y el de los comuneros de la Nueva Granada (1781- 1782) se empezó a idear la política que más convenía a sus intereses frente a nuestra América. El propio Tomás Jefferson, redactor del Acta de Filadelfia, aceptó en 1787 que, aunque la revolución hispanoamericana era inexorable, era necesario posponerla hasta que los Ibidem, puedan beneficiarse con ella y no Inglaterra” 233. Coincidiendo con esa posición, John Adams, padre, manifestó: ” Nosotros debemos ser muy prudentes en lo que hagamos. La mayor ventana en este negocio será para Inglaterra, pues ella proveerá a toda Sudamérica con sus manufacturas, cosa que le dará rápidamente riqueza y poder, cuestión muy peligrosa para nosotros”234. La connotación de negocio que Adams da a la revolución hispanoamericana y el enfoque de su rentabilidad que se desprende de las palabras de Jefferson, constituyen una franca confesión de que, desde su origen histórico y desde los puntos de vista económicos y políticos, la política que ha guiado al Estado norteamericano ha sido siempre contraria y antagónicamente opuesta a la América latina. ¿Qué podían esperar de los IBIDEM los revolucionarios de nuestra América que luchaban contra el viejo colonialismo, y qué pueden esperar ahora nuestros pueblos? La falacia de la neutralidad yanqui es tan protuberante que no es necesario acudir a esfuerzos notables para desenmascararla. Ciertamente, anota Medina, “… la neutralidad lleva implícito el reconocimiento de la beligerancia de la revolución hispanoamericana. Sólo implícito. Porque el gobierno norteamericano no concedió a la revolución hispanoamericana ni siquiera el reconocimiento expreso de beligerancia”235. Tan evidente y conocida de la falsedad de esa política, que William Cobbet, periodista británico público en ese tiempo un artículo en el que critica y repudia es fingida neutralidad, señalando que ella se dirigía exclusivamente contra los patriotas de América del Sur. Cobbet se preguntaba ¡” si era neutral negar armas a un hombre desarmado que peleaba contra otro bien armado “!236. La doblez y el cinismo de dicha política son patéticamente manifiestos en el escrito de Niles redactor del Registro Semanal. He aquí su apunte: ¡ El gobierno (de los Ibidem) no debe intervenir en la guerra hispanoamericana… (pero) los ciudadanos norteamericanos, como individuos, tienen derecho como individuos, tienen pleno derecho a hacerlo « 237. Desde luego, en caso de hostilidades Jefferson consideraba -como lo dice Pividal- ” que las Floridas Occidental y Oriental y sucesivamente la Isla de Cuba, cuya posesión era necesaria para la defensa de la Luisiana y la Florida… serían una fácil conquista”238. Cuando el presidente Madison hizo referencia al movimiento de los republicanos de Hispanoamérica, en su mensaje anual de 1811, el Senado y la Cámara adoptaron una resolución conjunta: ” Que… miran con amistoso interés el establecimiento de soberanías independientes por las provincias hispanas en América…; que, como vecinos y habitantes del mismo hemisferio, los IBIDEM sienten profunda solicitud por su bienestar; y que, cuando esas provincias hayan logrado la condición de naciones, por justo ejercicio de sus derechos, el senado y la cámara de 233 MEDINA CASTRO, Manuel, Op. cit., p. 26. 234 Ibidem. 235 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 27. 236 Ibidem. P. 30. 237 Ibidem. 238 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., p. 30. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP representantes se unirán al ejecutivo para establecer con ellas, como Estados soberanos e independientes, aquellas relaciones amistosas y comerciales… “-diciembre 10 de 1811239. Y fue el mismo presidente Madison el postor de una nueva ley de ” neutralidad, aprobada por el Congreso de los IBIDEM el 3 de marzo de 1817, según la cual, toda persona que transportara armas hacia un Estado hispanoamericano, sería castigada con 10 años de prisión y 10’000 dólares de multa. Esta ley, que provocó encontradas reacciones en la prensa norteamericana, fue aplicada, con mano fuerte por el gobierno: “11 oficiales ingleses en tránsito a Venezuela fueron detenidos en Filadelfia. Las provisiones de guerra que iban en el mismo bergantín fueron incautadas y sustituidas por barriles de harina norteamericana”240. Esta ley, que el mismo Jefferson aceptó que no fue del agrado del pueblo norteamericano, impedía, pues, a los ciudadanos de aquel país apoyar la revolución hispanoamericana. En suma, nuestra independencia no podía ser apoyada ni por el gobierno ni por los individuos de los Ibidem. Estando en Aranjuez, Monroe pudo constatar que España era impotente para conservar sus dominios en América. Así lo comunicó a Madison en notas despachadas el 9 de marzo y el 25 de mayo del mismo año de 1805: “… el destino del nuevo mundo está en nuestras manos”241. Monroe agrega: ” Si comparamos las fuerzas y los recursos relativos de España y de esos nuevos gobiernos, tiene que ser obvio que aquélla no podrá nunca sojuzgarlos”242. La repartición del territorio económico hispanoamericano estaba ya en las miras de Inglaterra y Francia. Pero IBIDEM estaba diseñando entonces toda una línea de acción que le permitiría superar en esa puja a sus rivales europeos, y asegurar su hegemonía. Desde entonces la política de los IBIDEM se basará en lo que concierne a Hispanoamérica, en dominar la región para asegurar los intereses nacionales de la potencia del Norte. Porque, tal como lo anotara Tomás H. Reynolds: “… los intereses económicos de los IBIDEM en América hispana empezaron con los comienzos de nuestra historia como nación”243. Ahora bien, los IBIDEM habían reconocido siempre, lo mismo que hoy, a todos los regímenes de facto, y, como anota Medina, el ” reconocimiento no implicaba la renuncia de la neutralidad”. ¿En qué se basaba entonces él no-reconocimiento a nuestras nacientes repúblicas? ¿En qué se sustentaba esa política ruin y egoísta exclusivamente liderada contra nuestra América? La respuesta la da la gran prensa que respaldó a Clay y a Madison en la imposición de tan inicua ley: ” una alianza con Sudamérica contra España no entraba en los cálculos de nadie que no estuviese dominado por una pasión de renombre militar desbordado”; “los IBIDEM no deberían intervenir para sustituir una tiranía por otra”; ” las relaciones comerciales y política de los IBIDEM con estos pueblos son insignificantes comparadas con las que tenemos en Europa” 244. Pero todo eso tenía un precio: España pagó a los IBIDEM por la expedición de aquella ley, cediendole la península de La Florida. El negocio era redondo: la ” neutralidad ” prohibía vender elementos de guerra a los patriotas hispanoamericanos. ” La libertad de comercio” permitía 239 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p 28. 240 Ibidem. P. 30. 241 Ibidem.Pag. 52 242 Ibidem. Pag., 53. 243 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 52. 244 Idem., p. 40. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP venderlos a España. Esto, unido al ” reconocimiento “y a la ” cláusula de nación más favorecida “completaba la política exterior de los IBIDEM para presionar en su provecho a Hispanoamérica. Pividal y Medina nos informan sobre las posturas del gobierno norteamericano frente a las primeras misiones diplomáticas de las nacientes repúblicas hispanoamericanas. “La Junta Suprema de Caracas fue la primera en enviar sus comisionados a orillas del Potomac. Juan Vicente Bolívar – hermano del Libertador- presidía la Misión. Lo acompañaban: Telésforo Orea y José Rafael Revenga. Llegaron a Baltimore el 5 de junio de 1810 (…). En un principio, los recibe el doctor Thornton, amigo del presidente Madison. Más tarde se entrevistó con el propio Presidente y con su Secretario de Estado. La misión fracasó en sus empeños: no pudo adquirir armas, porque las fábricas se habían comprometido con otras naciones; no logró el reconocimiento;… eso sí…, el Presidente Madison les prometió enviar a Caracas un cónsul (agente) norteamericano, después de haberse decretado la libertad de comercio. En pocas palabras, ellos no reconocían a la Junta Suprema, pero ésta venía obligada a reconocerlos a ellos” 245. (Subrayé). Por esa misma época -anota Pividal-, Manuel Palacio Fajardo, con la credencial del Gobierno de Cartagena de Indias (Colombia), quiso establecer relaciones diplomáticas con el Gobierno de los Ibidem. Para tales efectos inició las oportunas gestiones pero la Cancillería en Washington las rechazó. El 29 de marzo de 1812 Monroe le respondió que “Los IBIDEM se encuentran en paz con España y no pueden, con ocasión de la lucha que ésta mantiene con sus diferentes profesiones, dar ningún paso que comprometa su neutralidad” 246. (Subrayé). Refiriéndonos solamente a los diplomáticos con credenciales de la Junta de Buenos Aires, dice Medina, ” recordemos que el presidente Madison se negó a recibir a Diego de Saavedra y Juan Pedro Aguirre, en 1811, y a Álvarez Thomás, en 1816, y que el presidente Monroe se negó a recibir a Manuel Hermenegildo de Aguirre, acreditado tanto por Buenos Aires, como por Chile, portador de cartas de presentación para el presidente Pueyrredón, San Martín y O’Higgins, y que inclusive fue encarcelado ‘ por pretender violar las leyes de la neutralidad’, y que John Quincy Adams negó el exequatur consular a David C. de Forest, en 1818″ 247. Buenos Aires, en cambio, recibió de la mejor manera a Joel Robert Poinsett, como cónsul general, en 1811. Caracas recibió Alexander Scott como agente en 1812. Cartagena recibió a Cristopher Hughes como agente especial en 1816. Buenos Aires, Santiago y Lima recibieron a John Prevost como agente especial en 1817, etc” 248. “Por una u otra razón -concluye Medina-, de uno u otro modo, Washington se negaba a recibir a los agentes hispanoamericanos, los sometía a tratamientos descorteses y humillantes. Monroe, Secretario de Estado, recibió en 1812 al mexicano Gutiérrez de Lara para proponerle que procure la incorporación de México a los Ibidem …” 249. Ese mismo año, el jefe naval de los IBIDEM en la costa del Golfo de México proponía un asalto a Cuba, el cual fue rechazado por Madison, simplemente por considerar que era prematuro un choque contra España. Pero el problema no se contrae al hecho de que los Ibidem no nos hubiesen dado respaldo, como era lo justo. Como tampoco al hecho de que nuestros estados no hubiesen sido reconocidos por el gobierno de Washington. La cuestión es que la ” neutralidad ” fue la treta empleada por el estado 245 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., pp. 58-59. 246 PIVIDAL, Francisco. Op., cit., p. 59. 247 MEDINA CASTRO, Manuel Op. cit., pp. 38-39. 248 Idem, p. 39. 249 Idem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP norteamericano para prolongar la guerra y acrecentar el derramamiento de sangre de los patriotas hispanoamericanos. Desde el momento mismo en que Ibidem rechazó groseramente las juntas patrióticas que fueron estableciéndose desde México hasta Buenos Aires, todo quedó al descubierto. Y quedó todavía más de bulto cuando empezó a proveer a los ejércitos españoles de armamento en su guerra contra los republicanos de Hispanoamérica. Glosemos algunos incidentes provocados por embarcaciones mercantes y buques de guerra de los Ibidem y las actitudes tomadas por Washington. Por decreto del 6 de enero de 1817, el gobierno republicano de Venezuela dispuso el bloqueo de Guayana y Angostura. El bloqueo fue publicado inclusive en Ibidem Sin embargo, los mercantes norteamericanos burlaron sistemáticamente el bloqueo. “El 4 de julio del mismo año 17 las fuerzas marítimas de Venezuela capturaron la goleta norteamericana “Tigre”, cuando salía del Orinoco, en uno de los viajes contratados por el gobierno español para intercambiar productos nativos con armamento norteamericano. A poco fue capturada también la goleta norteamericana ” Libertad”, cuando conducía municiones de boca para las fuerzas españolas. El almirantazgo venezolano condenó a las dos naves” 250. A mediados de julio de 1818 había llegado a la ciudad de Angostura, capital de la Venezuela revolucionaria, Bautista Irvine, en calidad de Agente Diplomático por el gobierno de los Ibidem, para protestar por la confiscación de los barcos norteamericanos, exigiendo una indemnización por los perjuicios causados. Bolívar obligó a Irvine a una larga antesala y escribió el 24 de julio a Lino de Clemente: ” A consecuencia de haber llegado a esta república Mr. J.B. Irvine con el carácter de agente de esos estados (unidos de Norteamérica)… he creído conveniente extender al adjunto diploma, nombrando a usted Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario de Venezuela, cerca del gobierno de los Ibidem de América del Norte…” 251. Anota Pividal que Bolívar dio a Irvine el mismo tratamiento que los IBIDEM dispensaron a Lino de Clemente: casi sin recibirlo, lo obligó a un debate epistolar que duró desde el 29 de julio hasta el 1° de octubre de de 1818. ” Bolívar luce aquí como jurista de altos quilates: establece los fundamentos de hecho y de derecho de la actitud venezolana, y demuestra que ya está ajustada a las ordenanzas de corso dictadas por la misma España en 1796, y desde entonces, ” en presencia de toda la Europa y de lo mismo Ibidem del norte”, a la doctrina y las leyes, prácticas y costumbres de la marina mercante de los Ibidem , a los principios del derecho de gentes, a las decisiones de los tribunales españoles y de almirantazgo británico y a los principios y doctrinas de los tratadistas de la época ” 252. En su primera carta a Mr. Irvine Bolívar escribe: “Al Señor agente de los Ibidem de la América del Norte, Bautista Irvine”. “Señor Agente: 250 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit. P. 31. 251 BOLIVAR, Simón. A don Lino de Clemente. Angostura, 24 de julio de 1818. 252 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 31. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “tengo el honor de acusar la recepción de las dos notas del 25 y el 27 (de julio de 1818) (…) que antes de ayer se sirvió V.S. poner en mis manos. “la primera no puede ser contestada de un modo formal y razonado sin consultar antes el proceso seguido para la condena de las goletas mercantes Tigre y Libertad pertenecientes a los ciudadanos de los Ibidem del Norte Peabody. Tucker y Coulter. Sólo me atreveré por ahora a adelantar a la consideración de V.S. las siguientes observaciones relativas a la segunda nota. ” Los ciudadanos de los Ibidem, dueños de las goletas tigre y libertad, recibirán las indemnizaciones, que por el órgano de V.S. piden por el daño que recibieron en sus intereses, siempre que V.S. no quede plenamente convencido de la justicia, hemos apresado los dos buques en cuestión (…) con los ciudadanos (norte) americanos que olvidando lo que se debe a la fraternidad, a la amistad y a los principios liberales que seguimos, han intentado y ejecutado burlar el bloqueo y el sitio de las plazas de Guayana y Angostura, para dar armas a unos verdugos y para alimentar unos tigres, que por tres siglos han derramado la mayor parte de la sangre americana, ¡la sangre de sus propios hermanos! “. 253. El Libertador invoca en su carta la fraternidad, la sangre americana derramada: ” ¡la sangre de sus propios hermanos!” Con ironía y desencanto, y concluye manifestando: ” yo siento con V.S. un sumo placer esperando que éste será el primero y el último punto de discusión que haya entre ambas repúblicas americanas; pero siento un profundo dolor de que el principio de nuestras transacciones en lugar de ser de congratulaciones, sea, por el contrario, de quejas ” 254. (Subrayé). En ese mismo escrito Bolívar pone de manifiesto la falacia de la pretendida ” neutralidad ” norteamericana, tal como se lo expresa a Irvine: “en cuanto al daño de los neutrales, que V.S. menciona en su nota, yo no consigo que puedan allegarse en favor de los dueños del Tigre y la Libertad los derechos, que el derecho de gentes concede a los verdaderos neutrales. No son neutrales los que prestan armas munisiones de boca y guerra a unas plazas sitiadas y legalmente bloqueadas” 255. (La primera subraya desde Bolívar. La segunda es mía). Avanzando en su exposición correctamente razonada e incontestable, Bolívar dice: ” de los hechos expuestos nacen dos argumentos contra la Tigre. El uno es haber violado el bloqueo y sitio de Guayana, entrando y saliendo del puerto bloqueado y sitiado efectivamente, y el otro haber violado la neutralidad introduciendo armas y municiones a nuestros enemigos” 256. Sobre el primer argumento señalado: ” nadie puede disputar al gobierno de Venezuela el derecho de declarar en estado de bloqueo un puerto o puertos, poseídos por el enemigo. Sus fuerzas marítimas son capaces de hacer efectiva semejante declaratoria, y lo han manifestado de un modo positivo en el bloqueo del Orinoco. La publicación del decreto del bloqueo en los Ibidem doce días antes de que saliese la Tigre responde a todas las Excepciones alegadas. Si el capitán de la Tigre no lo supo, como debió, ningún gobierno está obligado a intimarlo a los individuos sino a las naciones, y nadie puede dudar que uno de los medios de publicarlo es por las gacetas” 257. 253 BOLIVAR, Simón. Al señor Agente de los Estados Unidos de la América del Norte, Bautista Irving. Angostura, 29 de julio de 1818. 254 Ibidem. 255 Ibidem. 256 Ibidem. 257 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Y avanzando en sus consideraciones y motivos, agrega que “… el segundo argumento es por sí solo, bastante para condenar a la Tigre como buena presa. Desde el momento en que este buque introdujo elementos militares a nuestros enemigos para hacernos la guerra, violó la neutralidad y paso de este estado al beligerante: tomó parte de nuestra contienda a favor de nuestros enemigos, y del mismo modo que, si a algunos ciudadanos de los Ibidem tomasen servicio con los españoles, estarían sujetos a las leyes que practicamos contra éstos, los buques que protegen, auxilian o sirven su causa deben estarlo y lo están” 258. (Subrayé). Afirmándose en lo dicho, el Libertador declara: ” es verdad que si la Tigre hubiese logrado evadirse y hubiera adoptado posteriormente la conducta neutra, de la que no debió apartarse, no podría ser condenada; pero armados Pero ella no lo logró y fue apresada en circunstancias que actualmente llenaba las funciones de enemiga; estaba en las aguas de nuestro territorio con este carácter y conducía a su bordo parte del producto de contrabando que había introducido. Todas estas circunstancias agravan su causa y doblan nuestro derecho para confiscarla”259. El Libertador es perfectamente categórico en su exposición: ” Que la prestación de auxilios militares a una potencia beligerante es una declaración implícita contra su enemiga, es un principio incontrovertible y que está confirmado por la conducta de los mismos Ibidem , donde no se permite que se hagan armamentos de ninguna especie por los independientes contra los países de españoles, donde han sido detenidos y aprisionados algunos oficiales ingleses que venían para Venezuela, y donde se ha impedido la extracción de las armas y municiones que podrían venir para el gobierno de Venezuela ” 260. (Subrayé). Distinguiendo entre lo que puede involucrar a una Nación con respecto a la sindicación de los individuos o particulares, Bolívar le expresa a Irvine: ” la diferencia única que hay es, que cuando es el gobierno quien lo presta la Nación se declara enemiga y cuando son los particulares sin conocimiento de él, ellos sólo se comprometen, y no se hace responsable la nación. “La Tigre, pues, trayendo armas contra Venezuela fue nuestra enemiga, y no puede de ninguna manera acogerse a las leyes de la neutralidad, que había despreciado y violado” 261. (Subrayé). Por otra parte, ” El derecho para la condena de la goleta Libertad no admite ningún género de duda. Los hechos están uniformemente testificados: son incontestables. Al egar ignorancia del bloqueo y sitio un buque, que salió de Martinica en el mes de junio de 1817, cinco meses después de publicado aquel y establecido este cuando las relaciones más frecuentes de esta plaza en el gobierno español eran con aquellas es manifestar un alto desprecio por la verdad y por la buena fe. Sin embargo, el comandante de nuestras cañoneras fue tan liberal, que paso por un simple dicho, y la mandó salir sin detenerla y auxiliándola. Si después se le ha encontrado remontando otra vez del río en abuso de nuestra liberalidad y confianza, su infracción ha sido doblemente grave”262. (Subrayé). Bolívar pulveriza una a una las excepciones y reparos opuestos en los alegatos de Irvine, que pretenden hallar alguna irregularidad en el juicio adelantado a los infractores del sitio y bloqueo, y refuta vigorosamente su “neutralidad”. 258 Ibidem. 259 BOLIVAR, Simón. Al señor B. Irving, Agente de los Estados Unidos de América del Norte, cerca de la República de Venezuela. Angostura, 6 de agosto de 1818. 260 Ibidem. 261 Ibidem. 262 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “Examinada atentamente la causa contra las goletas Tigre y Libertad – le advierte Bolívar a Irvine-, sin duda, se encontrarán informalidades, que se podrán calificar de esenciales por el efecto inevitable de las circunstancias. Pero si estas faltas perjudican a algunos es más bien al Tribunal que las cometió, que a las partes que V.S. representa. Seguido el juicio por los trámites más rigurosos, los ciudadanos (norte) americanos no habrían ganado más que multiplicar (…) las pruebas que existen contra ellos” 263. El hecho que está absolutamente probado, señala el Libertador, es que “Desde los primeros días de enero de 1817, las plazas de Guayana y Angostura fueron sitiadas hasta el mes de agosto del mismo año. En este tiempo las Goletas Tigre y libertad han venido a traer armas y pertrechos a los (españoles) sitiados, y por esto cesan de ser neutrales, se convierten en beligerantes, y nosotros hemos adquirido el derecho de apresarlas por cualquier medio que pudiésemos ejecutarlo” 264. Como si esto no fuera bastante Bolívar le dice a Irvine: ” en la plaza de Cartagena el general Morillo ha prolongado el bloqueo después de tomada por las armas del rey, y ha tratado como prisioneros de guerra a cuantos neutrales cayeron en sus manos, haciendo de este modo una innovación tan escandalosa en las leyes públicas de las Naciones. No se ha visto, sin embargo, que ninguna potencia marítima haya reprimido este abuso tiránico y atroz, cuando todas las naciones marítimas son más fuertes que la España. Pretender, pues, que las leyes sean aplicables a nosotros, y que pertenezcan a nuestros enemigos las prácticas abusivas, no es ciertamente justo, viene la pretensión de un verdadero neutral, es, si, condenarnos a las más destructivas desventajas” 265. (Subrayé). En su formidable cátedra de dialéctica, Bolívar relieva que ” si las naciones neutrales hubiesen obligado a nuestros enemigos a respetar estrictamente el derecho público, y de gentes, nuestras ventajas habrían sido infinitas” 266. Y sigue con su cátedra magnífica ” ¿no sería muy sensible que la leyes las practicase el débil y los abusos los practicase el fuerte? Tal sería nuestro destino si nosotros solos respetásemos los principios y nuestros enemigos nos destruyesen violándolos. 267. Entre tanto, en los Ibidem, James Monroe, que para entonces se desempeñaba como secretario de estado, arreciaba en su hostilidad contra los republicanos de América del Sur. Demostrando un invencible desprecio por la verdad y difundiendo entre los ciudadanos de los Ibidem una falaz sustentación de la política ” neutral “, manifestó en su mensaje al Congreso el 2 de diciembre de 1817: ” A los dos bandos se les ha negado auxilios en hombres, dinero, barcos y municiones ” 268. Ya se ha visto que no era a los dos bandos. Pero eso no es todo. Monroe declara en su mensaje que ” El conflicto no presenta el aspecto de una rebelión o insurrección, sino más bien el de una guerra civil entre partidos o bandos cuyas fuerzas están equilibradas y que son mirados sin preferencias por los poderes neutrales” 269. 263 Ibidem. 264 Ibidem. 265 Ibidem. 266 Ibidem. 267 Ibidem. 268 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., p.59. 269 Ibidem., pp. 59-60. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Calificar arbitrariamente que la lucha emancipadora hispanoamericana no era otra cosa que una “guerra civil” era, como anota Pividal, “un presupuesto obligado para llegar a una conclusión falsa: ¡el equilibrio de fuerzas! (…). Como si todo esto fuera poco, el acta del 20 de abril de 1818 prohibía a los suramericanos realizar en el territorio de los Ibidem todos aquellos actos tendientes a prestarle auxilio materiales a la revolución. La producción industrial bélica era la única que interesaba a los patriotas suramericanos, y esa, lo hemos visto, les estaba vedada por el ” neutralismo ” de los Ibidem”270. El Libertador consideró siempre con franca repugnancia la doblez, la falsedad y las artimañas de ésta política, y su refutación era inapelable: ” La imparcialidad que la gran base de la neutralidad desaparece en el acto en que se socorre a una gran parte contra la voluntad bien expresada de la otra, que se oponen justamente y que además no exige ser ella socorrida” 271. (Subrayé). Brillantes, profundas, justas, persuasivas e irrefutables, las razones expuestas por el Libertador al agente representante de los Ibidem constituyen el eslabón perdido que los latinoamericanos debemos retomar, en oposición a los yerros y actitudes serviles, mendicantes y descaracterizadas de nuestros gobiernos contemporáneos, con algunas excepciones por supuesto. En vano interviene el abogado Lamson, apoderado de los dueños de las goletas norteamericanas. Las vigorosas argumentaciones de Bolívar dominan completamente el entorno del litigio, tal como se comprueba en su carta a Irvine el 20 de agosto de 1 818. “La conducta de la Francia y la Inglaterra en los últimos años de su célebre lucha viene muy a propósito en apoyo de esta opinión. Pero yo no intentó justificarla, porque ni creo que nuestro caso en cuestión sea, de aquella naturaleza, ni necesito otros argumentos que los mismos propuestos por V.S. La doctrina citada de Vatel que es sin duda las más liberales para los neutros no solamente sostiene poderosamente el derecho con que Venezuela ha procedido en la condena de las goletas Tigres y Libertad sino que da lugar a que recuerde hechos que desearía ignorar para no verme forzado a lamentarlos 272. (Subrayé). Precisando a que hecho se remite Bolívar escribe: ” Hablo de la conducta de los Ibidem del norte con respecto a los independientes del sur, y de la rigurosa leyes promulgadas con el objeto de impedir toda especie de auxilios que pudiéramos procurarnos allí. Contra la lenidad de las leyes (norte) americanas se ha visto imponer una pena de 10 años de prisión y 10’000 pesos de multa, que equivale a la muerte contra los virtuosos ciudadanos que quisiesen proteger nuestra causa, la causa de la justicia y de la libertad, la causa de la América “.273. (Subrayé). Y puntualiza: ” Si es libre el comercio de los neutros para suministrar a ambas partes los medios de hacer la guerra, ¿por qué se prohíbe en el norte?; ¿por qué a la prohibición y añade la severidad de la pena, sin ejemplo en los anales de la República del Norte? ¿No es declararse contra los independientes negarles lo que el derecho de neutralidad les permite exigir? La prohibición no debe entenderse sino directamente contra nosotros que éramos los únicos que necesitábamos 270 Ibidem. P. 60. 271 BOLIVAR, Simón. Al señor Bautista Irving, agente de los Estados Unidos de la América del Norte cerca de Venezuela. Angostura, 29 de agosto de 1818. 272 Ibidem. 273 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP protección ” 274. (Subrayé). La cuestión es clara: “los españoles tenían cuanto necesitaban o podían proveerse en otras partes. Nosotros sólo estábamos obligados a ocurrir al norte así por ser nuestros vecinos y hermanos, como por qué nos faltaban los medios y relaciones para dirigirnos a otras potencias. Mr. Cobett ha demostrado plenamente en su semanario la parcialidad de los Ibidem a favor de la España en nuestra contienda” 275. (Subrayé). De todo lo expuesto se deduce crudamente que ” negar a una parte los elementos que no tienen y sin los cuales no puede sostener su pretensión cuando la contraría abunda en ellos es lo mismo que condenarla a que se someta, y en nuestra guerra con España es destinarnos al suplicio, mandarnos exterminar” 276. Si la imparcialidad es la gran base de la neutralidad, como bien lo ha señalado el Libertador en el presente debate, también es cierto que la parcialidad es la negación absoluta de la neutralidad. Se puede intentar con declaraciones retóricas y falaces negar lo planteado por Bolívar, pero ello no es posible porque él ha refutado la pérfida política norteamericana basada en principio que son axiomáticos. Como puede negarse que ” El resultado de la prohibición de extraer armas y municiones califica claramente esta parcialidad a los españoles que no las necesitaban las han adquirido fácilmente al paso que las que venían para Venezuela se han detenido”277. (Subrayé). Y finaliza sus argumentaciones presentadas el 20 de agosto de 1818 haciendo constar ” La extrema repugnancia y el dolor con que recuerdo estos actos, me impiden continuar exponiéndolos. Sólo la necesidad de justificar al gobierno de Venezuela podría haberme forzado a manifestarle unas quejas que he procurado sofocar hasta ahora y que habría sepultado en el silencio y en el olvido y no fuesen necesarias ya para desvanecer los argumentos con que ha querido V.S. probar la ilegitimidad de las condenas dadas contra la goletas Tigres y Libertad” 278. (Subrayé). Vale la pena consignar la suposición hecha por Bolívar en la parte final de este debate de la fecha ante dicha: ” Quiero, sin embargo, suponer gratuitamente por un momento que la imparcialidad ha sido guardada. ¿Qué deduciríamos de aquí? O es preciso negarnos el derecho de bloqueadores y sitiadores, o es preciso decir que pueden los buques entrar y salir de los puertos que han sido excluidos temporalmente del comercio por un decreto de bloqueo llevado a efecto. Para lo primero sería necesario declararnos fuera del derecho de las gentes, y consiguientemente sin obligación de respetarlo; y no menos monstruoso sería sostener lo segundo que choca contra todas las prácticas y leyes de las naciones. Podría extender infinitamente las observaciones que hecho; Pero como no es mi objeto responder definitivamente sino cuando haya visto y meditado la contestación de V.S., que acabo de recibir, reservó para entonces explanar las mismas razones y añadir las más que ahora omito por no cansar su atención” 279. (Subrayé). En su nota del 24 de agosto Bolívar retoma el eje de su planteamiento: “La perfecta y estricta imparcialidad es otra consideración que debe tenerse muy presentes. Sin ella no hay neutralidad, 274 Ibidem. 275 Ibidem. 276 Ibidem 277 Ibidem. 278 Ibidem. 279 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP y desvanecida ésta cesa todo derecho que se deriva de ella” 280. (Subrayé). Y continuando con sus exposiciones le dice a Irvine: ” En mi nota del 20 (de agosto) que hecho algunas observaciones, aunque con suma repugnancia, sobre la conducta del gobierno de los Ibidem con respecto a nosotros, menos con el objeto de probar su parcialidad que con el de demostrar la falsedad del principio de la absoluta libertad del comercio entre neutros y beligerantes” 281. (Subrayé). Al recordar los hechos ya citados en oficios anteriores y al poner de presentes las palabras del Acta del Congreso de los Ibidem del 3 de marzo de 1817 y los resultados o efectos lesivos de la prohibición decretada para impedir toda forma de apoyo a los republicanos de Hispanoamérica, Bolívar muestra que “han sido todos contra los independientes, manifiestan, o que el gobierno de los IBIDEM ha guardado con los españoles consideraciones que no han obrado en nuestro favor, o que no nos ha creído con derecho para comerciar, como neutros, armas y municiones, cuando ha prohibido su extracción” 282. Y respecto al párrafo anterior, aclara: “No hago mérito de esto sino como adición a las otras muchas razones que justifican las condenas de las goletas Tigre y Libertad. Y estoy íntimamente convencido de que, por más estricta que hubiese sido su neutralidad, los buques en cuestión la habían violado y eran condenables” 283. Y sobre las excepciones y objeciones presentadas por la contraparte agrega: “Otro principio de V.S. es que los buques neutros tienen derecho para venir a examinar por si la realidad del bloqueo, puesto que deben ser avisados por la escuadra bloqueadora. Permítase V.S. que yo niegue este principio, y que añada, además que los buques en cuestión están fuera de este caso, a un cuando se admitiese. Para negar lo tengo la autoridad de las decisiones de los almirantazgos de Inglaterra, que han condenado los buques tomados en camino para puerto bloqueado aunque su aprehensión sea en alta mar” 284. Y como ya se ha visto, los buques norteamericanos fueron apresados en aguas y en territorios venezolanos. Y a continuación cita ” la práctica de nuestros enemigos los españoles que han aprehendido y condenado a cuantos han podido apresar, aún después de rendida la plaza bloqueada, por la sola sospecha que venían a auxiliarla” 285. Por consiguiente, añade, ” si los interesados alegan ignorancia del bloqueo, yo conservo y presentaré a V.S. la gaceta de Norfolk de seis de marzo. Además puedo presentar el testimonio de los almirantes y gobernadores de las Antillas. Si los IBIDEM no tienen una comunicación directa con nosotros, sino no reconocen, ni nos tratan, ¿de qué modo les haremos entender nuestros decretos? Los medios indirectos que son los que nos quedan, se han empleado, y como prueba puedo citar la gaceta indicada” 286. (Subrayé). 280 BOLIVAR, Simón. Al señor Bautista Irbine, agente de los Estados Unidos de la América del Norte, cerca del gobierno de Venezuela. Angostura, 24 de agosto de 1818. 281 Ibidem. 282 Ibidem. 283 Ibidem. 284 Ibidem. 285 Ibidem. 286 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El panorama jurídico y político de Bolívar en este debate, como el que libró con Morillo hasta provocar el armisticio de Trujillo, es sorprendente. Vale la pena transcribir la siguiente cita, advirtiendo que toda la subraya son suyas: “Olmedo en el capítulo 15 tomo 2 del derecho público de la guerra (recapitulando los tratados y prácticas del Europa) dice: “Que aunque las naciones neutrales tienen derecho para exigir el comercio libre en cosas que no son de contrabando, hay ciertos casos en que de ningún modo les es permitida esta facultad: por ejemplo, en el sitio de alguna plaza especialmente cuando está cercada por hambre en cuyo caso ninguna nación puede socorrer con viveres a los sitiados bajo la pena de perderlos, y aún ser castigados gravemente los infractores; pues de otro modo sería inútil la guerra, habiendo quien pudiese estorbar los progresos de ella”. Esta doctrina universal y antiquísima está confirmada por el artículo 33 de las Ordenanzas de corso españolas, concebidas en estos términos: “Serán siempre buena presa todos los géneros prohibidos y de contrabando que se transporten para el servicio de enemigos en cualquiera embarcaciones que se encuentran”, y luego continúa: “También se consideran como géneros prohibidos y de contrabando todos los comestibles de cualquier especie que sean en caso de ir destinados para plaza enemiga bloqueada por mar o tierra; pero no estandolo se dejaran conducir libremente a su destino, siempre que los enemigos de mi corona observen por su parte la misma conducta” 287. El editor aclara que aquí “Se entienden por contrabando toda especie de armas, municiones y equipamientos militares para hacer la guerra en mar o en tierra” 288. Complementando su cita el Libertador agrega: “Esta es la regla que se observa en los juicios de presas por los tribunales españoles: es la que han seguido en todos los tiempos, y si ha sufrido algunas alteraciones es más bien extendiendo su derecho contra los neutros. Tal ha sido su conducta del bloqueo de Cartagena de que he hablado a V.S. en otra ocasión” 289. Bolívar no deja sin respuesta ninguno de los alegatos de los contrarios, tal como se ve en su escrito a Irvine y Lamson: “Creyendo sin ninguna relación con el derecho, que discutimos, el hecho de que V.S. se queja contra el almirante, por haber expuesto a venta la goleta Libertad antes de ser condenada, omito las consideraciones que puedo presentar para excusarlo, ya que no sea para justificarlo. Son hechos particulares que no dañan el asunto principal, sino en el modo” 290. (Subrayé). En su nota del 6 de septiembre y comentando esta situación relacionada con las goletas apresadas, el Libertador apunta: “La simple conversión de los buques en nacionales podría llamarse apropiación si hubiese sido contra la voluntad de los que hacían veces de dueños, y sino hubiesen preferido proposiciones aceptadas en que el gobierno se comprometía a la satisfacción de los perjuicios, que recibiesen, caso de ser apresados o deteriorados en aquel servicio y que resultasen absueltos” 291. (Subrayas de Bolívar). Bolívar indica al representante norteamericano que ” En el año de 1814 hemos apresado buques neutrales que estaban empleados en transportar tropas enemigas contra nosotros con la bandera 287 Ibidem. 288 BOLIVAR, Simón. Obras completas. Compilación y notas de Vicente Lecuna con la colaboración de la señorita Esther Barret de Nazario. Edición de 5 tomos. Segunda edición. Bogotá, 1979. T.I., p. 329. 289 BOLIVAR, Simón. Al señor B. Urbina, agente de los Estados Unidos de la América del Norte, cerca del gobierno de Venezuela. Angostura, 24 de agosto de 1818. 290 Ibidem. 291 BOLIVAR, Simón. Al señor B. Irving…, Angostura, 6 de septiembre de 1818. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP inglesa. En la causa, que se le siguió, no alegaron los capitanes otro pretexto que el de haber sido compelidos a ello por los españoles, que fueron sin embargo bien servidos y no se ha visto que ninguna nación haya reclamado contra esta infracción, si ellos abusan impunemente los buques neutros en nuestro daño ¿porque derecho estamos nosotros obligados a respetarlos más? ¿Y no parece al contrario que nuestro estado de insurrección hace más excusable nuestras faltas? 292. En su nota del 25 de septiembre el Libertador demuestra que el apresamiento de las goletas Tigre y Libertad ha sido hecho, no solamente con arreglo a las leyes de Venezuela, España e Inglaterra que rigen la materia, sino que está de acuerdo con las propias disposiciones legales de los Ibidem de Norteamérica. “Lejos de ser el injusto el apresamiento de estos dos buques ha sido hecho conforme a la doctrina misma que sirve de regla la conducta de los capitanes de los buques (norte) americanos. (Véase la obra de The American Ship master dally assistant, or compendium of marine Laws and mercantile regulations and custom-página 30-Edición de Portland). El bloqueo siguiendo esta doctrina es de hecho o por notificación. Para el primero se exige igual investidura de la plaza bloqueada: para el segundo hasta la notificación acompañada de una fuerza competente e incompetente; y sin embargo los derechos que de este último son más extensos que los del otro ” 293. La conclusión determinante: “El derecho de retaliación de que he hablado a V.S. nos autoriza para ejecutar contra nuestra enemiga la España las leyes y prácticas que ella ejerce contra Venezuela, sean o no, en perjuicio de los neutros, sin que en este caso nuestra conducta pueda caracterizarse de innovación o trasgresión de la ley pública. La nación que quebrante primero la ley, en la única que puede llamarse infractoras: y es la sola responsable de este atentado. El enemigo que se sirve de las mismas armas con que se le ofende, no hace sino defenderse. Esta es la ley más antigua y la más universalmente conocida y prácticada” 294. (Subrayé). Tan indiscutibles fueron los planteamientos del Libertador, que la contraparte no aceptó la proposición de dirimir el litigio mediante un arbitraje. Así las cosas, en su nota del 29 de septiembre de manifiesta: “al proponer a V.S. en mi comunicación del 25 el juicio de árbitros para terminar nuestra presente conferencia, fue mi objeto principal abreviarla, y apartar de la decisión hasta la más ligera sombra de parcialidad. No aceptando V.S. aquel medio, y extendiendo sus razones sobre los mismos principios, antes alegados, me veo forzado por su última nota del 26 a resolver de una vez la cuestión” 295. (Subrayé). Y volviendo a lo esencial, dice Bolívar, ” no puede consebirse, como es que la justicia o injusticia de un hecho depende de las circunstancias o situación en que nos encontrábamos. Según el argumento de V.S. podría decirse que la miseria o abundancia, en que nos hallabamos, debía influir en el derecho de confiscar la (goleta) libertad: pero con la notable diferencia de que V.S. quiere que por lo mismo que necesitábamos el cargamento, debimos pagarlo y dejar absuelto el buque ” 296. (Subrayé). Está en la conducta típica de los imperialistas norteamericanos: primero, violan el bloqueo y sitio de la Guyana y Angostura con la bandera de la ” neutralidad “; segundo, venden armas y municiones a 292 Ibidem. 293 BOLIVAR, Simón. Al señor B. Irving, agente de los Estados Unidos de la América del Norte, cerca de Venezuela. Angostura, 25 de septiembre de 1818. 294 Ibidem. 295 BOLIVAR, Simón. Al señor B. Irvine…, Angostura 29 de septiembre de 1818. 296 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP los enemigos de Venezuela, en nombre de la ” libertad de comercio «; tercero, incursionan con el contrabando en aguas marítimas y fluviales de Venezuela, así como en el territorio de esta nación, y pretenden que no pueden ser apresados ni confiscado sus buques y tripulantes: cuarto, reclaman que, pese a ser sorprendido en sus actividades delincuentes y tomar partido en la guerra favor de España, los republicanos deben pagar el cargamento confiscado y dejar absuelto los buques, y, quinto, lo reos norteamericanos son presentados como individuos a quienes asiste libre albedrío para comerciar con todos, pero el gobierno del país del norte asume su defensa convirtiendo el litigio en la querella política de un estado que no reconoce al otro, pero que, no obstante, debe ser reconocido por el estado ofendido. Distantes de todos los ángulos las pretensiones de los Ibidem son tan absurdas como agresivas. La dignidad y entereza del Libertador, así como su profundidad y suficiencia en la denuncia y juzgamiento de los hechos, son admirables. “Si V.S. – escribe Bolívar-no se ha convencido de que el derecho de retaliación es aplicable a los neutros, es porque quiere V.S. confundir la ley pública con la civil de cada pueblo. Un individuo, es verdad, no tiene derecho para faltar a otro, porque éste le haya faltado; La conducta de cada uno debe ser conforme a la ley y no conforme a la de sus conciudadanos. Las naciones se gobiernan por otras reglas. Entre ésta no se conoce ley que pueda obligar a una parte, cuando la contraria se cree fuera de ella” 297. (Subrayé). En consecuencia, reitera Bolívar: “por repetidas ocasiones he demostrado a V.S. que Venezuela está en este caso en su actual lucha con la España, y además he añadido que aún cuando por derecho de retaliación no fuesen confiscables los buques en cuestión, lo son por las ordenanzas de corso, que rigen en nuestros tribunales de almirantazgos…” 298. (Subrayé). Y añade: “después de las muchas razones que he presentado a V.S. para demostrar la realidad el bloqueo por mar y tierra, cuando me bastaba el segundo, no hallo a que atribuir la pertinencia de V.S. en sostener la nulidad de ambos, sino a los informes siniestros o equivocados que habrá recibido” 299. Pretendía la representación de la parte norteamericana, que Venezuela no podía decretar el bloqueo y sitio porque sus fuerzas marinas y terrestres eran insuficientes y no estaban en condiciones de sostener sus pretensiones. A tales objeciones respondió el Libertador: “Sin embargo de todo lo que V.S. ha expuesto para aprobar la nulidad el bloqueo por la insuficiencia de nuestras fuerzas, yo creo que él ha sido efectivo. Aún prescindiendo de que cada pueblo en guerra es árbitro absoluto para decidir sobre la especie y número de tropas que debe emplear en sus operaciones militares, sin que ningún neutro pueda mezclarse en definir las que se necesitan para la empresa, porque esto sería dictar leyes fuera de su jurisdicción, tengo el apoyo de mi opinión el resultado de nuestro bloqueo y el conocimiento de las fuerzas bloqueadas que es la regla más cierta” 300. (Subrayé). Y dictamina: “Fundado, pues, en todas estas razones y las más de que he instruido a V.S. en mis anteriores comunicaciones (…) creo haber satisfecho y persuadido a V.S. la justicia con que fueron dictadas tales condenas. Las leyes se han cumplido en ellas, y no me juzgo autorizado para alterarlas o infringirlas en favor de los dueños de las goletas Tigre y Libertad. Esta es la única 297 Ibidem. 298 Ibidem. 299 Ibidem. 300 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP respuesta que puedo dar a V.S. en conclusión de nuestra presente conferencia” 301. En su venenoso empeño por ridiculizar las fuerzas marítimas y fluviales de los republicanos, Irvine alegó que le gustaría saber el nombre del comandante de la caballería llanera nadadora que apreso a las goletas. Tan irrespetuosa expresión provocó que Bolívar respondiera a Irvine: “No me atrevo a creer que sea el objeto de V.S. convertir en ridículo una conferencia sería por sí misma, y por las personas que la tratan de (…). El proverbio jocoso de la caballería nadadora, si es que lo ha sido, debe aludir a las brillantes y gloriosas jornadas en que pequeños cuerpos patriotas de está arma han atravesado a nado los caudaloso ríos Caura, Caroní, y Apure, desalojando y batiendo las tropas españolas que se les oponían y abordando buques de guerra” 302. Y puntualiza que “el amor a la patria, y a las glorias solos han dirigido estas empresas, que, lejos de ser risibles, merecen la admiración y aplausos de los que tienen una patria y aman su libertad” 303. Rechazando con dignidad y con valor las insolencia de la contraparte, Bolívar expresa: “Quisiera terminar esta nota desentendiéndome del penúltimo párrafo de la de V.S., porque siendo en extremo chocante e injurioso al gobierno de Venezuela, sería preciso para contestarlo usar del mismo lenguaje de V.S. tan contrario a la modestia y al decoro con que por mi parte he conducido la cuestión. El pertinaz empeño y acaloramientos de V.S. en sostener lo que no es defendible sino atacando nuestros derechos, me hacen extender la vista más allá del objeto a que la ceñía nuestra conferencia. Parece que el intento de V.S. es forzarme a que reciproque los insultos: no lo haré; pero sí protesto a V.S. que no permitiré que se ultraje ni desprecia al gobierno y los derechos de Venezuela. Defendiéndolos contra la España ha desaparecido una gran parte de nuestra populación y el resto que quedarán sería por merecer igual suerte. Lo mismo es para Venezuela, combatir contra España que combatir contra el mundo entero, si todo el mundo lo ofende” 304. (Subrayé). Y para poner punto final al importantísimo debate, el Libertador escribe: “Nada de cuánto V.S. diga, puede destruir la superioridad de nuestro ejército de tierra sobre el enemigo, y lo que V.S. alega para aprobar la insuficiencia de nuestras fuerzas navales, convencerá a lo más, que nuestra escuadra no constaba de tantos buques como la española, que al acto de evacuar las plazas y el río, fue engrosada con los buques mercantes armados y tripulados como parte de la artillería y con las guarniciones de los puestos que abandonaba. ¿Pero sí éramos tan inferiores porque no se atrevió a presentarnos batalla? ¿Por qué en una persecución de más de 50 lenguas no nos espero, ni nos obligó a desistir de ella? ¿Porque huyendo en una dispersión espantosa se dejó apresar una multitud de buques, la mayor parte de ellos armados? El valor y la habilidad, señor agente, suplen con ventaja del número. ¡Infelices los hombres si estas virtudes morales no equilibrasen y aún superasen las físicas! El amo del reino más poblado sería bien pronto señor de toda la tierra. Por fortuna se ha visto con frecuencia un puñado de hombres libres de entera imperios poderosos ” 305. (Subrayé). Con sobrada razón se ha dicho que nuestra América se liberó de España contrariando los proyectos de los capitalistas de los Ibidem, y formó sus ensayos de república combatiendo, 301 Ibidem. 302 BOLIVAR, Simón. Al señor B. Irvina, agente de los Estados Unidos de la América del Norte, cerca de Venezuela, 7 de octubre de 1818. 303 Ibidem. 304 Ibidem. 305 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP simultáneamente, contra el imperio español y contra las ambiciones desmedidas del pro imperialismo norteamericano. Fue Bolívar Justamente quienes deseen más caro el antagonismo existente entre nuestros pueblos y el expansionismo yanqui: enemigo de Bolívar, de Colombia y de toda la América Latina. Y como la hipocresía y la mentira han sido rasgos característicos del gobierno de Washington en todos los tiempos, no puede sorprender entonces que Ronald Reagan en su discurso pronunciado en Bogotá el 3 diciembre de 1982, hubiese tenido la desfachatez de afirmar que “Colombia y los IBIDEM lucharon conjuntamente en el establecimiento de los principios fundamentales de este hemisferio” 306. Por la época en que Bolívar concluía su debate con Irvine empezaba a llegar a Angostura la legión extranjera. En realidad se trataba de grupos heterogéneos de aventureros, soldados, anarquistas, revolucionarios, altruistas, románticos, mercenarios, elementos cesantes de Europa, licenciados de los ejércitos ingleses y Napoleónicos: irlandeses, daneses, alemanes, italianos, polacos, españoles y hasta rusos, reclutado por López Méndez o seducidos por los halago de ensayar una mejor suerte en el nuevo mundo y arrojados por la recesión europea. Por razones de orden táctico Bolívar puso por nombre a esos grupos el de la legión británica. Quería hacer creer al mundo que la Gran Bretaña estaba dando su apoyo a la revolución hispanoamericana. Pero ya se ha visto que tras las banderas emancipadoras de Bolívar, San Martín, O’Higgins y Morelos, no hubo un solo yanqui. Bolívar, cuyo genio y constancia revolucionaria inspiró a los elementos más progresistas del mundo, muchos de los cuales cruzaron el océano con el objetivo de ser admitidos como servidores suyos, no fue secundado por un solo oficial o soldado de los IBIDEM , pese a que los revolucionarios de América del Sur habían simpatizado con la lucha emancipadora de los norteamericanos contra el imperio británico y, más todavía, hombres como Francisco de Miranda habían combatido al lado de Washington hasta lograr la victoria y proclamar la independencia de los IBIDEM Ningún yanqui fue solidario con la causa de nuestra América. ¡Ni uno solo! Y, desde entonces, las armas que llegan desde los IBIDEM sólo tienen como objetivo el emplearlas contra los pueblos de América Latina. Esa es la historia. 4. 2 NUESTRA PATRIA ES AMERICA Simón Bolívar fue y sigue siendo la más nítida expresión de la unidad orgánica de América Latina. Desde el comienzo de su lucha entendía que las colonias españolas de América no podían emanciparse separadamente y era preciso hacer coincidir sus esfuerzos, darles coherencia y preconizar la mutua cooperación y la solidaridad combatiente contra el enemigo común. Así lo inculcó en múltiples arengas, proclamas y discursos a sus soldados y a los pueblos del continente, y así lo reiteró con apremio a sus oficiales, lo mismo que a los dirigentes políticos y gubernamentales de las nacientes repúblicas. Cuando se celebraba el primer aniversario del grito de independencia en Caracas, Bolívar, que hacía parte de la Junta Patriótica, pronunció un centellante discurso cuestionando las vacilaciones y la apatía del Congreso de Caracas, instando a redoblar esfuerzos y a unir sus miras hacia el objeto 306 BOLIVAR, Simón. Al señor Bautista Irvine, agente de los Estados Unidos de América del Norte, cerca de Venezuela. Angostura 12 de octubre de 1818. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP común: la libertad suramericana: “¿Qué nos importa que España venda a Bonaparte los esclavos o que los conserve, si estamos resueltos a ser libres? Esas dudas son tristes efectos de las antiguas cadenas. ¡Que los grandes proyectos deben prepararse en calma! ¿300 años de calma no bastan? La Junta Patriótica respeta, como debe, al Congreso de la nación, pero del Congreso debe a la Junta Patriótica, centro de luces y de todos los intereses revolucionarios. Pongamos sin temor la piedra fundamental de la libertad suramericana: vacilar es perdernos” 307. En su exposición ante el Congreso granadino hace un compendio crítico y autocrítico sobre la pérdida de la primera república en Venezuela y llama la atención sobre ” La identidad de la causa de Venezuela con la que defiende toda la América, y principalmente la nueva Granada” 308. En su discurso ahora sobre la imperiosa necesidad de integrar los pueblos de Venezuela y la Nueva Granada, se refiere a Caracas como “cuna de la independencia colombiana” y sostiene que ” La seguridad, la gloria, y lo que es más, el honor de estos Estados Confederados exigen imperiosamente cubrir sus fronteras, vindicar a Venezuela y cumplir con los deberes sagrados de recobrar la libertad de América del Sur, establecer en ella las altas leyes de la justicia y restituir sus naturales derechos a la humanidad” 309. (Subrayé). ¡La patria es América y la lucha debe estar al servicio de la humanidad! He ahí la sustancia de su pensamiento ideológico y revolucionario. Bolívar conjugaba en su pensamiento y en su obra al patriota y al internacionalista. Sabía que, de hecho, las luchas progresistas de todos los pueblos del mundo son como afluentes de un mismo océano: la humanidad. Por eso, cuando da un vistazo a la lucha que libra en Europa por la independencia de Suecia y de los pueblos contra despotismo de Austria, Rusia y Prusia, dice que ” defendían también los derechos sagrados del Nuevo Continente, y derramaban generosamente su sangre por la causa general del mundo” 310. (Subrayé). Su visión internacionalista está presente en todas las situaciones, como bien lo expresa en su memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada, documento que familiarmente llamamos ” El Manifiesto de Cartagena “: ” Yo soy de sentir que mientras no centralicemos nuestros gobiernos americanos, los enemigos obtendrían las más completas ventajas; seremos indefectiblemente envueltos en los horrores de las disensiones civiles, y conquistados vilipendiosamente por ese puñado de bandidos que infestan nuestras comarcas” 311. (Subrayé). Y así va trazando su estrategia entre los soldados de su ejército, como en su proclama a los soldados de Cartagena y de la Nueva Granada: ” La América entera espera su libertad y salvación de vosotros, impertérritos soldados de Cartagena y de la unión! ” 312. Desde 1813 Bolívar llamó Colombia a la unión de granadinos y venezolanos: ” Que desaparezcan para siempre del suelo colombiano los monstruos que lo infectan y han cubierto de sangre” 313. Y convoca a los pueblos asegurándoles: ” el solo título de Americanos será vuestra garantía y 307 BOLIVAR, Simón. Discurso pronunciado en la Sociedad Patriótica de Caracas, el 4 de julio de 1811. 308 BOLIVAR, Simón. Exposición dirigida al Congreso de la Nueva Granada. Cartagena, 27 de noviembre de 1812. 309 Ibidem. 310 BOLIVAR, Simón. Gaceta de Caracas. 7 de febrero de 1814. 311 BOLIVAR, Simón. Manifiesto de Cartagena. 15 de diciembre de de 1812. 312 BOLIVAR, Simón. Proclama a los soldados. 1º. De marzo de 1813. 313 BOLIVAR, Simón. A sus conciudadanos. Trujillo, 15 de junio de 1813. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP salvaguardia ” 314. Y dice a sus soldados que ellos son la formidable fuerza redentora llamada a ” castigar la perfidia y la crueldad de los opresores de la América” 315. El primer paso para el encuentro de nuestra América, decía Bolívar, era el de fundar la unión de granadino y venezolanos. Para ello era preciso erradicar las rivalidades de tipo regionalista que los caudillos difundían espontáneamente: “Espero que usted haga todo lo que este de su parte por conciliar el espiritu de las tropas y jefes granadinos con los venezolanos, no será que alguna imprudencia por parte de algunos individuos, produzca consecuencias fatales para ambos países: la unión debe salvarnos, como nos destruirá la división si llega a introducirse entre nosotros ” 316. (Subrayé). Bolívar editó su memoria al pueblo granadino en la imprenta de don Diego Espinosa, en Cartagena de Indias, no solo con la intención de que los granadinos aprendieran de los errores que causaron la derrota republicana de Venezuela. El auditorio para su mensaje era mucho más amplio: la América entera: “Estos ejemplos de errores e infortunios, no serán enteramente inútiles para los pueblos de la América meridional, que aspiran a la libertad de independencia” 317. En su Manifiesto a las Naciones del Mundo Bolívar expone la naturaleza de su lucha y formula un llamado a la solidaridad de todos los pueblos de nuestra América. Se yergue como el más esclarecido tribuno de nuestros pueblos al paso que va ejerciendo una magistral cátedra de internacionalismo solidario: “¡Pueblos de la América! leed en los acontecimientos de esta guerra las intenciones españolas: meditad sobre el destino que se os prepara. Para no desaparecer, decidir qué partido os queda. ¡Naciones de la tierra! que no queréis ciertamente que sea extinguida una mitad del mundo: conoced a nuestros enemigos: vais a inferir la inevitable alternativa de que ellos o nosotros han de ser inmolados” 318. Bolívar era, como puede deducirse claramente, el prototipo del patriota eminentemente republicano y democrático, identificado profundamente con las causas justas y progresistas de toda la humanidad: ” El hombre de honor -dice él-, no tiene más patria que aquella en que se protegen los derechos de los ciudadanos, y se respeta el carácter sagrado de la humanidad ” 319. La unión de la Nueva Granada y Venezuela, estaba afirmada como un paso decisivo en su estrategia Libertadora: “La reunión de la Nueva Granada y Venezuela es el objeto único que me he propuesto desde mis primeras armas: es el voto de los ciudadanos de ambos países, y en la garantía de la libertad de América del Sur” 320. Bolívar tuvo que rentar la arrogancia bélica y la estrechez mental de fieros caudillos que sólo aspiraba a imponer su poder en el fundo de sus territorios. Individuos que no tenían un panorama para sus acciones y que provocaron guerras crudentísimas para llenar de repúbliquitas el suelo 314 Ibidem. 315 BOLIVAR, Simón. “ A los soldados”. Gaceta de Caracas, No. 6, 30 de septiembre de 1813. 316 BOLIVAR, Simón. Carta a Rafael Urdaneta. Ocaña, 27 de octubre de 1814. 317 BOLIVAR, Simón. Memoria dirigida a los ciudadanos de la Nueva Granada por un caraqueño. Cartagena de Indias, 15 de diciembre de 1812. 318 BOLIVAR, Simón. Manifiesto a las naciones del mundo, sobre la guerra a muerte. Cuartel General de San Mateo, 24 de febrero de 1814. 319 BOLIVAR, Simón. Carta a Francisco Doña. Turbaco 27 de agosto de 1820. 320 BOLIVAR, Simón. Discurso en el Congreso de Angostura. 14 de diciembre de 1819. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP americano. Tal fue el caso del general Santiago Maríño, quien proclamó su Estado soberano en el oriente de Venezuela, dividiendo la población y desconociendo la autoridad de Caracas. A éste se dirigió el Libertador con las siguientes palabras: “Si constituimos dos poderes independientes, uno el oriente y otro en el occidente, hacemos dos naciones distintas, que por su impotencia en sostener su representación de tales, y mucho más de figurar entre las otras, aparecerán ridículas. Apenas Venezuela unida con la Nueva Granada podrían formar una nación que: inspire a las otras la decorosa consideración que les dé vida. ¿Y podremos pretender dividirla en dos? “321. (Subrayé). Ahora bien, Bolívar plantea que la unión entre granadino y venezolanos tiene un carácter defensivo, como lo expresa al mismo general Mariño: “Nuestra seguridad y la reputación del gobierno independientemente nos impone al contrario el deber de hacer un cuerpo de nación con la Nueva Granada este es el voto ahora de los venezolanos y granadinos, y en solicitud de esta unión tan interesante a ambas regiones, los valientes hijos de Nueva Granada han venido a libertad a Venezuela. Si unimos todo en una misma masa de nación, al paso que extinguimos el fomento de los disturbios, consolidamos más nuestras fuerzas y facilitamos la mutua cooperación de los pueblos a sostener su causa natural. Divididos, seremos más débiles, menos respetados de los enemigos y neutrales. La unión bajo un solo gobierno supremo, hará nuestra fuerza, y nos hará formidables a todos” 322. Había que fundar, pues, a Colombia, como resultado de la solidaridad combatiente y fraternal entre granadino si venezolanos y como prerrequisito para la libertad de independencia de América. Lo contrario era, como después se vio, la anarquía y de la disolución violenta. ¡Colombianos! (…) que cese, pues, el escándalo de vuestros ultrajes, el delito de vuestra desunión. No haya más Venezuela, no haya más Cundinamarca: Soy colombiano y todos los seremos, o la muerte cubrirá los desiertos que deje la anarquía” 323. (Subrayé). Cuando Bolívar llegó de Venezuela a combatir en la Nueva Granada, hizo una arenga tan breve como fulgurante, en la que resume su dialéctica del patriota y de internacionalista: “Yo no soy más que un soldado que vengo a ofrecer mi servicios a esta nación hermana. Para nosotros la patria es América” 324. Así lo expresó desde su cuartel general de Angostura al pueblo argentino: “¡habitantes del Río de La Plata! “Vuestros hermanos de Venezuela han seguido con vosotros la gloriosa carrera que desde el 19 de abril de 1810 ha hecho recobrar a la América la existencia política de que la habían privado los tiranos de España. Venezuela ha visto con gozo y admiración vuestra sabia reforma, vuestra gloria militar, y vuestra felicidad pública. Ella no ha podido lisonjearse de haberos igualado en fortuna; pero si en los principios, y en el objeto. En todo hemos sido iguales” 325. (Subrayé). 321 BOLIVAR, Simón. Al ciudadano General en Jefe de Oriente, Santiago Mariño. Valencia, 16 de diciembre de 1813. 322 Ibidem. 323 BOLIVAR, Simón. Proclama. Guayaquil, 13 de septiembre de 1826. 324 BOLIVAR, Simón. A la División de Urdaneta. Pamplona, 12 de noviembre de 1814. 325 BOLIVAR, Simón. A los habitantes del Río de la Plata. Angostura, 12 de junio de 1818. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Desde el principio de su lucha concebía a Hispanoamérica como un mismo pueblo de hermanos: ¡Habitantes del Río de La Plata! “La República de Venezuela, aunque cubierta de luto, os ofrece su hermandad; y cuando cubierta de laureles haya extinguido los últimos tiranos que profanan suelo, entonces os convidara a una sola sociedad, para que nuestra divisa sea Unidad en la América meridional ” 326. (La primera subraya es mía. La segunda es del Libertador). Así lo difundió desde el Correo del Orinoco: ” ¡Granadinos! El día de la América ha llegado, y ningún poder humano puede retardar el curso de la naturaleza (…). El sol no completará el curso de su actual período sin ver en todo vuestro territorio altares a la libertad ” 327. (Subrayé). Bolívar concebía que la independencia hispanoamericana y su integración unitaria establecería una nueva correlación de fuerzas en el mundo y permitiría a las nacientes repúblicas, unidas en un todo, surgir desde la nada a protagonizar un papel trascendental en el concierto universal. Consideraba que “¡el equilibrio del universo y el interés de la Gran Bretaña, se encuentran perfectamente de acuerdo con la salvación de la América! “328. Pero el panorama era desolador en 1815. Casi todos los gobiernos independientes habían sido derrocados y España había recuperado ferozmente su dominación en éstos. Estando en Jamaica el exilio le propició la oportunidad de analizar de una manera crítica y autocrítica la situación existente en nuestra América, así como sus causas y sus efectos, a fin de tratar los lineamientos que permitieran el camino a seguir: “La filosofía del siglo, la política inglesa, la ambición de la Francia y la estúpida de España, redujeron, súbitamente a la América a una absoluta orfandad, y la constituyeron indirectamente en un estado de anarquía pasiva. Las luces de algunos aconsejaron la independencia, esperando fundamentalmente su protección de la nación británica… ” 329. (Subrayé). Pero aunque era cierto que la Gran Bretaña deseaba la independencia de las colonias hispanoamericanas, también lo era que necesitaba a España y Portugal como aliados, para conservar una correlación de fuerzas que le asegurara sus ventajas en Europa. Por eso los republicanos de nuestra América estaban forzados a continuar su lucha sin ningún apoyo del exterior. Así lo enseña el Libertador. “…la causa era justa. La masa general de los pueblos fue dócil al principio y siguió la senda del bien. Pero, vueltos los españoles de su primera sorpresa, porque la Inglaterra les volvió la esperanza, dirigió su atención a no recobrar su antiguo dominio ni a conquistar para poseer; el fuego y la espada en la mano, su proyecto es reducir, segunda vez, a la soledad esta mitad del mundo que su impotencia no puede conservar” 326 Ibidem. 327 BOLIVAR, Simón. A los Granadinos. Angostura, 15 de agosto de 1818. 328 BOLIVAR, Simón. A Sir Ricardo Wellesley. Kingston, 27 de mayo de 1815. 329 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Bolívar veía en el carácter simultáneo de las luchas emancipadoras hispanoamericanas un principio integración, una condición para su unidad orgánica: “El destino de la América será fijado irrevocablemente (…). Porque los sucesos hayan sido parciales y alternados, no debemos desconfiar de la fortuna. En unas partes triunfan los independientes mientras que los tiranos en lugares diferentes obtienen sus ventajas, ¿y cuál es el resultado final? ¿No está el Nuevo Mundo entero conmovido y armado para su defensa? Echemos una ojeada y observaremos una lucha simultánea en la inmensa extensión de este hemisferio” 330. (Subrayé). Francisco Pidal, al evocar el proyecto de integración solidaria propuesto por el Libertador, señala que en casi todos sus escritos, discursos y proclamas Simón Bolívar habla de la integración política de pueblos y países ” liberados y unidos voluntariamente por la comunidad y origen, lengua, costumbres, etcétera. y ” por el pacto implícito y virtual de la identidad de causa, principios de intereses, parece -dice Bolívar- que nuestra conducta debe ser un informe y una misma” 331. Y esos pueblos no solamente están localizados en la gran extensión continental de América sino también en las regiones insulares del Caribe. Y esa identidad de causa y de intereses es claramente establecida por el Libertador ” Las islas de Puerto Rico y Cuba que, entre ambas, pueden formar una población de 700 a 800,000 almas, son las que más tranquilamente poseen los españoles, porque están fuera de contacto de los independientes. ¿Más no son americanos éstos insulares? ¿No son vejados? ¿No desean su bienestar? 332. Sobre tales bases imperativas, anota Pividal, Simón Bolívar “da a este vasto Estado nombre diferentes: América del Sur, América Meridional, Sudamérica, Hispanoamérica, América, antes colonias españolas, o simplemente América. Con el calificativo precisa una distinción, no una igualdad. De no haber existido otra América, la connotación hubiera sido innecesaria. Cuando emplea el término sin restricción alguna se refiere a Hispanoamérica, cuando en otros supuestos o casos excepcionales lo extiende, deja esclarecido su alcance en el propio contexto de lo escrito” 333. También José Martí hacía una clara distinción cuando decía nuestra América o la América nuestra, para diferenciar la de la que no lo es. Distinción que se extiende a la de Latinoamérica o América Latina en contraste con la América del Norte, con la que nunca ha existido comunidad de intereses, ni identidad de causa, ni de origen, ni de idioma, ni de religión, ni de cultura. De esa otra América trata Bolívar cuando se pronuncia sobre la soledad de los patriotas hispanoamericananos en la cruenta contienda con el imperio colonial de España: ” No sólo los europeos, pero hasta nuestros hermanos del norte se han mantenido in- móviles espectadores de esta contienda, que por su esencia es la más justa, y por su resultado la más bella e importante de cuantas se han suscitado en los siglos antiguos y modernos, ¿por qué hasta dónde se puede calcular la trascendencia de la libertad del hemisferio de Colón? ” 334. Esto lo escribió en 1815. Pero en 1818 tuvo que constatar con extrema repugnancia que los Ibidem no se contentaron con ser ” inmóviles espectadores”, sino que habían tomado partido por España formando en el bando enemigo contra nuestras nacientes naciones. 330 BOLIVAR, Simón. Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. 331 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., p. 43. 332 BOLIVAR, Simón. Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. 333 PIVIDAL, Francisco, Op. cit., p. 43. 334 BOLIVAR, Simón. Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Hundidos en la ignorancia, en la servidumbre, en la esclavitud, en el fanatismo religioso y en el aislamiento del mundo, los pueblos hispanoamericanos carecían de los talentos y virtudes políticas indispensables para la administración pública y para las transacciones económicas. Bolívar se pregunta: ” ¿Se puede concebir que un pueblo recientemente desencadenado se lance a la esfera de la libertad, sin que como a Icaro, se le deshagan las alas y recaiga en el abismo? “335. Bolívar plantea: ” Es más difícil, dice Montesquieu, sacar un pueblo de la servidumbre que subyugar uno libre (…). A pesar de este convencimiento, los meridionales de este continente han manifestado el conato de conseguir instituciones liberales y aún perfectas, sin duda, por efecto del instinto que tienen todos los hombres de aspirar a su mejor felicidad posible; la que se alcanza, infaliblemente, en las sociedades civiles, cuando ellas están fundadas sobre las bases de la justicia, de la libertad y de la igualdad ” 336. (Subrayé). Está fundado aquí el carácter republicano, democrático progresista de la integración americana que trazó Bolívar: una integración de pueblos basada en el establecimiento del Pacto Social y en la solidaridad y cooperación mutua a escala internacional: “Yo deseo más que otro alguno ver formar en América la más grande nación del mundo, menos por su extensión y riquezas que por su libertad y gloria” 337. En Jamaica, aprovechando la tregua de su exilio forzado, el Libertador hace un repaso analítico sobre los elementos de unidad y diversidad que se observan en Hispanoamérica. La profundidad de de su observación y el extraordinario acierto en sus pronósticos, al hecho que a su escrito, que publicó con el título de “Contestación de una Americano Meridional a un caballero de esta Isla”, que posteriormente se le ha denominado ” Carta de Jamaica”, sea conocido también como ” La carta profética”. Leamos sus apreciaciones sobre México: “Por la naturaleza de las localidades, riquezas, poblaciones y carácter de los mexicanos, imagino que intentarán al principio establecer una república representativa, en la cual tenga grandes atribuciones el poder ejecutivo, concentrándolo en un individuo que si desempeñan sus funciones con acierto y justicia, casi naturalmente vendrá a conservar su autoridad vitalicia. Si su incapacidad o violenta administración excita a una conmoción popular que triunfe, éste mismo poder ejecutivo quizás se difundirá en una asamblea. Si el partido preponderante es militar ó aristocrático, exigirá probablemente una monarquía que al principio será limitada y constitucional, y después inevitablemente declinará en absoluta; pues debemos convenir en que nada hay más difícil en el orden político que la conservación de una monarquía mixta” 338. (Subrayé). Y pasando a la América Central dice: ” Los Estados del Istmo de Panamá hasta Guatemala formarán quizá una asociación. Esta magnífica posición entre los dos grandes mares, podrá ser con el tiempo el emporio del universo, sus canales acortaran las distancias del mundo, estrecharán los lazos comerciales de Europa, América y Asia; traerán a tan feliz región los tributos de las cuatro partes del globo. ¡Acaso sólo allí podrá fijarse algún día la capital de la tierra como pretendió Constantino que fuese Bizancio la del antiguo hemisferio ” 339. (Subrayé). Luego manifiesta que ” La Nueva Granada se unirá con Venezuela (…). Esa nación se llamará 335 Ibidem. 336 Ibidem. 337 Ibidem. 338 Ibidem. 339 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Colombia como un tributo de justicia y gratitud al creador de nuestro hemisferio (…). Es muy posible que la Nueva Granada no convenga en el reconocimiento de un gobierno central, por qué es en extremo adicta a la federación; y entonces formará, por sí sola un Estado que, se subsiste, podrá ser muy dichoso por sus grandes recursos de todo género” 340. (Subrayé). Y al extender su vista sobre la América del Sur expresa: ” Poco sabemos de las opiniones que prevalecen en Buenos Aires, Chile, y el Perú: juzgando por lo que se trasluce y por las apariencias, en Buenos Aires habrá un gobierno central en que los militares se lleven la primacía por consecuencia de sus divisiones intestinas y guerras externas. Esta constitución degenerará necesariamente en una oligarquía, o una monocracia con más o menos restricciones, y cuya dominación nadie puede adivinar. Sería doloroso que tal cosa sucediese, porque aquellos habitantes son acreedores a la más espléndida gloria” 341. “El reino de Chile está llamado por la naturaleza de su situación, por las costumbres inocentes y virtuosas de sus moradores, por el ejemplo de sus vecinos, los fieros republicanos del Arauco, a gozar de las bendiciones que derraman las justas y dulces leyes de una república. Si alguna permanece largo tiempo en América, me inclino a pensar que será la chilena. Jamás se ha extinguido allí el espíritu de libertad (…) en una palabra, Chile puede ser libre” 342. (Subrayé). “El Perú, por el contrario, encierra dos elementos enemigos de todo régimen justo y liberal: oro y esclavos. El primero lo corrompe todo; el segundo está corrompido por sí mismo. El alma de un siervo rara vez alcanza a apreciar la sana libertad: se enfurece en los tumultos y se humilla en las cadenas” 343. Y agrega: ” Aunque ésta regla serían aplicables a toda la América, creo que con más justicia las merece Lima, por los conceptos que he expuesto y por la cooperación que han prestado a sus señores contra sus tumultos en propios hermanos, los ilustres hijos de Quito, Chile y Buenos Aires. Es constante que el que aspira a o tener la libertad, a lo menos lo intenta. Supongo que en Lima no tolerarán los ricos la democracia, ni los esclavos y pardos libertos la aristocracia: los primeros preferirán un la tiranía de uno solo, por no padecer las persecuciones tumultuarias y por establecer un orden siquiera pacífico. Mucho harán si consigue recobrar su independencia” 344. (Subrayé). Simón Bolívar, como lo anota un Waldo Frank, emplea la palabra recobrar, refiriéndose con ella a la antiguo libertad que disfrutaba el Perú bajo la civilización de los Incas 345. ” De todo lo expuesto -concluyó Bolívar-, podemos deducir estas consecuencias: las provincias americanas se hallan lidiando por emanciparse; al final obtendrán el suceso; algunas se constituirán de un modo regular en repúblicas federales y centrales; se fundarán monarquías casi inevitablemente en las grandes secciones, y algunas serán tan infelices que devorarán sus elementos ya en la actual, ya en las futuras revoluciones, que una gran monarquía no será fácil consolidar, una gran república imposible” 346. (Subrayé). 340 Ibidem. 341 Ibidem. 342 Ibidem. 343 Ibidem. 344 Ibidem. 345 FRANK, Waldo. Op. cit., p. 448. 346 BOLIVAR, Simón. Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Tan profundas identidades y tan marcadas diferencias: tal es el mosaico humano de Hispanoamérica. Bolívar lo siente así cuando afirma que ” Es una idea grandiosa pretender formar de todo el Mundo Nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, deberían, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes Estados que hayan de formarse; mas no es posible, porque climas remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, carácter desemejantes, dividen a la América. ¡Qué bello sería que el Istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto Congreso de los representantes de las repúblicas, de reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra, con las naciones de las otras partes del mundo” 347. (Subrayé). El Libertador destaca que “… la unión es la que nos falta para completar la obra de nuestra regeneración. Sin embargo, nuestra división no es extraña, porque tal es el distintivo de las guerras civiles formadas generalmente entre los partidos: conservadores y reformadores. Los primeros son, por lo común, más numerosos, porque el imperio de la costumbre produce el efecto de la obediencia a las potestades establecidas; los últimos son siempre menos numerosos aunque más vehementes e ilustrados. De este modo la masa física se equilibra con la fuerza moral, y la contienda se prolonga siendo sus resultados muy inciertos. Por fortuna, entre nosotros, la masa ha seguido a la inteligencia ” 348. Ahora bien, “… esta unión vendrá por prodigios divinos sino por efectos sensibles y esfuerzos bien dirigidos. La América está encontrada entre sí, porque se halla abandonada de todas las naciones; aislada en medio de un universo, sin relaciones diplomáticas ni auxilios militares, y combatida por la España que posee más elementos para la guerra que cuantos nosotros furtivamente podemos adquirir “349. Que extraordinario documento es esta carta profética. No sólo contiene las savias de la América nuestra, sino que anticipa los acontecimientos del futuro. Es todo un manifiesto profético, no en el sentido metafísico de la palabra, sino, precisamente, en su sentido estricto y rigurosamente histórico. En efecto, ¿acaso México no degeneró en la monarquía y su régimen violento no desató una profunda conmoción popular? ¿No pre-sintió Bolívar que México sería presa de feroces caudillos militares y que su suelo parecía destinado a empaparse con la sangre de sus hijos? ¿No se unió Centroamérica en una república, que luego sería mortalmente desmembrada por los apetitos de las taciturnas élites oligárquicas y despóticas? ¿No se convirtió Argentina en un país regido por militares terroristas? ¿No llevó su gangrena castrense y fascista a Uruguay, considerada hasta hace algunos años una democracia modelo? ¿No se confirmó que los ricos limeños, esclavistas y racistas que todavía desprecian a los incas, serían el último bastión de la dominación colonial de España en el continente americano? ¿No fue Chile, en períodos espaciosos de su historia, una democracia, hasta que Pinochet y su trailla de fascistas proyanquis ahogaron en sangre de su unidad popular? ¿No se levantaron Cuba y Puerto Rico para sacudirse de España, para caer luego de una dolorosa y 347 Ibidem. 348 Ibidem. 349 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP extenuante lucha bajo las agresiones del imperialismo norteamericano, de la ultrajante “Enmienda Plat” y sus garfios anexionistas? Simón Bolívar sabía en 1815 que Venezuela y Nueva Granada formarían una misma república con el nombre de Colombia, intuyendo así mismo, su pronta disolución. O mejor dicho, lo pre-sentía. Aunque – como lo señala Fernando González- “dudaba que la Nueva Granada pudiera subsistir… “. 350.¿Por qué no meditan en esto los presidentes y políticos que están entregando el país a los agentes yanquis importados con el nombre de expertos?… ¿Y el canal de Panamá? ¿En donde está el istmo? Se convirtió en 25 millones (de dólares), que fueron otras tantas 25 prostituciones. ¿En donde está el Istmo? ” 351. Simón Bolívar es la conciencia de la América que es nuestra. Contiene ésta carta profética el planteamiento embrionario de la unidad antiimperialista de América Latina. Anticipa la necesidad histórica de fundar la Liga de las Naciones que fue el organismo precursor de la Organización de las Naciones Unidas para discutir los altos asuntos de la guerra y de la paz y de la coexistencia de los pueblos del mundo. La carta, igualmente, asegura y pre-siente que la revolución de nuestra América es condición vital para el mundo del futuro y un derecho de la humanidad, que modificaría radicalmente la política internacional. Opone la esperanza Libertadora del Nuevo Mundo a la insensibilidad y despotismo del Viejo Mundo. Pero, como lo advierte Masur, el Libertador estaba hablándole ” a un mundo que todavía no había captado estas posibilidades”. Este genial revolucionario, que podía repetir con Fausto: ” El más allá poco me preocupa. Si se rompe el mundo en pedazos, el próximo durará”, no fue ” como esos hombres superdotados que se concentran para la expresión a una sola facultad, o Flaubert o Carlos XII. Se parecía mas a esas personalidades múltiples del tipo de Leonardo y Miguel Ángel, de César y Goethe; era un ejemplo del hombre universal. Poseía pasión y grandeza de pensamiento, percepción e intuición, fantasía y rapidez para decidirse. Era como un poliedro. Como todo genio, Bolívar conbinaba que parecen mutuamente exclusivos… coincidencias oppositorum: un enlace de opuestos. Era un poeta y un soldado, un pensador y un estadista”. Con la diferencia sustancial de que jamás sería un emperador como César ni un monarca como Carlos XII. Su calificación es muy otra: Patriota- Internacionalista-Americano- Universal-Creador-Revolucionario-Libertador que, como dijera Martí, golpea todavía las puertas de la gloria con su espada 352. A los europeos, cuya mentalidad racista les hacía suponer que, dada la heterogénea configuración racial de nuestra América, la revolución podría desembocar en una feroz pugna de razas antagónicas, Bolívar les responde: no habrá guerra de razas en nuestro continente; ninguna de esta razas que han venido constituyendo biológicamente a nuestro pueblo, puede triunfar sola y, al contrario, se mezclarán, se fusionarán sanguínea, política y culturalmente, para acentuar el proceso que nos está formando: somos un macrocosmos de la raza humana 353. Simón Bolívar expresa en todo su pensamiento y obra, la unidad orgánica de América, tal como lo manifiesta en su escrito a la primera autoridad de la naciente república de Argentina: 350 GONZALEZ, Fernando. Mi Simón Bolívar. Tercera edición. Medellín, Colombia, 1969, p. 171. 351 Ibidem. 352 MANSUR, Gerhard. Op. cit., p. 175. 353 BOLIVAR, Simón. Discurso al Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “Vuestra Excelencia debe asegurar a sus nobles conciudadanos, quien no solamente serán tratados y recibidos aquí como miembros de una república amiga, sino como miembros de nuestra sociedad venezolana. Una sola debe ser la patria de todos los americanos, ya que en todo hemos tenido una perfecta unidad. “Excelentisimo señor: cuando el triunfo de las armas de Venezuela complete la hora de su independencia, o qué circunstancias más favorable nos permitan comunicaciones más frecuentes, y relaciones más estrechas, nosotros nos apresuraremos, con el mas vivo interés, a entablar, por nuestra parte, el pacto americano, que formando de todas nuestras repúblicas un cuerpo político, presente la América al mundo con un aspecto de majestad y grandeza sin ejemplo en las naciones antiguas. La América así unida (…) podrá llamarse la reina de las naciones, y la madre de las repúblicas” 354. (Subrayé). Él cerebro y el corazón del Libertador eran una misma ebullición revolucionaria, y un mismo fuego genitor. El exilio lo impulsó a la contemplación y a la meditación sobre la América existente y de la América deseada y posible. Derrotado, la más de las veces, supo labrar la victoria con inspiración y denuedo. Con fervor y constancia inquebrantables. Como cuando navegaba en las tormentosas aguas antillanas en 1816 y le decía a Luis Brion: ” Paciencia y procuraremos remediar radicalmente el mal. Formémonos una patria a toda costa y todo lo demás será tolerable” 355. ¡Formémonos una patria a toda costa “! Bolívar, que es la palpitación y la conciencia de nuestra América, estaba creando un pueblo y para ello había que formar una patria a toda costa para luego unirse con los otros pueblos emancipados en una gran confederación fraternal. ¡Qué formidable lección para el mundo! ¡Que ejemplo tan extraordinario para todos los pueblos en todos los tiempos! ¡Nuestra patria es América! Por eso Bolívar integró a sus soldados, inculcándole los principios de su identidad americana y, sin perder su condición de venezolanos o granadinos, les dio el sentido de la Colombianidad: emanación natural de su unidad revolucionaria. En la unidad estaba, y ésta, el secreto de la fuerza, como lo enseñó el Libertador. Por eso, como anota Tirado Mejía: ” Buscaba la unidad como un medio de potencia nacional y de viabilidad económica. En primer lugar, la unidad aseguraría la paz y el bienestar como opuesta a la anarquía del dominio de los caudillos locales. En segundo lugar esa unidad conseguiría un respeto por parte de otras naciones, de Ibidem y Europa” 356. Tirado Mejía anota que ” En opinión de Bolívar, la indiferencia y el desprecio extranjero ante la independencia latinoamericana era una consecuencia de la proliferación de diminutas soberanías. La balcanización de los estados latinoamericanos ha sido un enorme lastre para el ingreso o de América Latina en los beneficios de la modernidad. Nuestros dos siglos de pos-independencia han profundizado esta balcanización y ni siquiera el ejemplo de los esfuerzos de integración de los 354 BOLIVAR, Simón. Al Excelentísimo Señor Supremo Director de las Provincias Unidas del Río de la Plata, Juán Martín Pueyrredón. Angostura. 12 de junio de 1818. 355 BOLIVAR, Simón. Al señor Don Luis Brión. Puerto Príncipe, 2 de enero de 1816. 356 TIRADO MEJIA, Alvaro. “Si Bolívar viviera”. Universidad de Antioquia. Revista No. 222. octubrediciembre de 1990, p. 7. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP países centrales ha dinamizado una política semejante para América Latina” 357. Y agrega: Lo que debemos entender es que, paradójicamente, en las postrimerías del siglo XX, ese objetivo democrático en el caso de América Latina, tiene las mismas resistencias, en muchas de nuestras fuerzas internas y las mismas o peores dificultades en el contexto internacional ” 358. Los caudillos locales, ahora, como entonces, convertidos en simples marionetas, hoy como ayer, del capitalismo multinacional encabezado por los Ibidem, son los principales enemigos del ideal de integración republicana y democrática que el Libertador traso para Nuestra América. Destruyeron la gran Colombia, que era la afirmación de nuestra existencia nacional económica, política y cultural, y sabotearon el proyecto de Nuestra América unida que, reconociendo la existencia de Naciones individuales, se confederaban para defender su independencia y garantizar en sus soberanías y libertades. Confederación defensiva para presentar como un sólo bloque ante el concierto de las demás naciones e imperios del mundo. El historiador Tirado Mejía nos dice que ” La ruptura de la unidad alrededor del proyecto de independencia redujo sus alcances. Entonces, ahora, el mínimo de legalidad, de integración y de consenso, que se había alcanzado con el proyecto político bolivariano, no pudo sostenerse y el autoritarismo reemplazó los postulados democráticos” 359. Se oponían antagónicamente dos postulados fundamentales: la unidad latinoamericana que preconizó Bolívar, como un arma defensiva y como objetivo democrático, por un lado, y la división y aislamiento de nuestras naciones, como lo exigían los apetitos de los caudillos oligárquicos absolutistas y provincianos, en la voracidad del imperialismo que se preparaba para distribuirse el territorio económico de nuestras naciones. “ya entonces –advierte Tirado Mejía-, el Libertador avizoraba sobre ese orden institucional los problemas que nos afectan y cuya solución por la vía de la reforma o de la revolución, del consenso o del conflicto violento, está en el orden del día de los países latinoamericanos ” 360. Aunque la época que hoy vivimos no es la misma que vivió Bolívar, los postulados fundamentales que el nos legó sorprenden por su vigencia apremiante. Concluida la guerra fría tras el desmoronamiento de países socialistas, que sucumbieron precisamente porque no socializaron la libertad y porque una aparatosa burocracia ahogó la solidaridad popular, el mundo ha entrado a un nuevo reordenamiento global, bajo la directriz absoluta de los monopolios multinacionales. Directriz absoluta que está destinada a ser, óigase bien, temporal. El llamado mundo bipolar que surgió entre el humo y los escombros de la Segunda Guerra Mundial, ha dado paso a los bloques internacionales. Bloques que expresan la integración económica y política de Europa y el surgimiento de nuevos polos de desarrollo como en Japón y los llamados ” tigres asiáticos” y el ascenso de China a un primer plano como potencia protagonista mundial de los días que viene. Bolívar, anticipándose al tiempo, vislumbró con honda preocupación la incapacidad de los caudillos hispanoamericanos, que no entendían la necesidad vital de unir fuerzas para llegar a ser alguien en el concierto universal de las naciones. Así reiteró a los representantes de las nuevas 357 Ibidem. 358 Ibidem. 359 Ibidem., p.8. 360 Ibidem., p. 7. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP naciones hispanoamericanas invitadas al Congreso Anfictiónico de Panamá: “Vuestras deliberaciones van a decidir, si arrepentidas las naciones amigas de habernos reconocido, hayan de borrarnos de entre los pueblos que componen la especie humana” 361. Pese a nuestras coincidencias en idioma, orígenes, religión y destinos, nuestras naciones carecen de un núcleo común que las ligue, que les de fuerza y proteja. Por eso, el pensamiento de Bolívar es más actual hoy que nunca. Construir la unidad latinoamericana es la única tabla de salvación de nuestros pueblos. Solas y aisladas nuestras naciones seguirán siendo devoradas y despedazadas por el capitalismo salvaje que hoy sufre el mundo. Unidad, unidad, unidad, éste es nuestro seguro de vida. El principio unitario que nos enseñó el Libertador convoca hoy a nuestros pueblos para que se encuentren en su identidad para reconocerse frente a otros bloques. Los convoca a establecer regímenes republicanos y democráticos, comprendiendo que no puede haber república sin pueblo, que no puede haber democracia sin justicia social y que la única razón de ser del Estado es que garantice los derechos humanos, defienda la soberanía nacional y trabaje por el bienestar social. El Estado, tal como lo concibe el Libertador, tiene la obligación de “cuidar y poner en uso sus recursos naturales y jugar en el escenario mundial el papel que le corresponde por su historia, su población, su riqueza y su ubicación. Para lograrlo se necesitan decisión y claridad. Ambas las tuvo Bolívar y ése es su legado. Tiene conciencia de la propia identidad, ser soldados permanentes de la unidad y actuar con presteza y decisión ” 362. Sabemos, como nos enseñó el Libertador, que el tiempo perdido es irrecuperable. Pero también sabemos, porque él nos lo enseñó, que el futuro se construye desde hoy. Son los pueblos, como verdaderos creadores de la historia, los que pondrán en marcha los ideales de integración y de solidaridad nacional e internacionalista quien nos dio el Libertador. ¡” Nuestra patria es América “. Bolívar es, por excelencia, el paradigma del Hombre de América. Nació cuando, en ese mismo año de 1783, se proclamaba la independencia de los Ibidem y, como anota Tirado Mejía, ” Seis años después, en agosto de 1789, se proclamó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, Bolívar, quien era figura esencial en la liberación del Nuevo Mundo, nacía cuando precisamente moría el viejo orden”. “Durante el siglo XVIII Inglaterra comandó la revolución industrial, tecnológica y económica. Francia inició el ciclo de las revoluciones que implicaron la ruptura del orden institucional y social tradicional. Las 13 colonias norteamericanas habían comenzado el proceso de descolonización, que sólo terminaría en la época presente tras los acontecimientos derivados de la Segunda Guerra Mundial ” 363. “El curso vital de Bolívar, desde su cuna en Caracas hasta su muerte en Santa Marta en 1830, se inscribe en el contexto del Racionalismo y de la ilustración, de la Revolución Francesa, de las Guerras Napoleónicas que transformaron el mapa europeo, de la Restauración. Es el periodo en que se inicia el desmoronamiento del mundo colonial en América, primero en el Norte y luego en las 361 Ibidem., p. 8. 362 Ibidem., p. 9. 363 Ibidem., p. 4. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP regiones de la América Española” 364. Y agrega: ” Es la época en que las instituciones de la Revolución Francesa, entre ellas el Código Civil, son incorporadas por muchos países europeos y especialmente por las nuevas repúblicas hispanoamericanas. Es el inicio del predominio inglés sobre los mares y es también la época en la que el presidente Monroe propone ante el Congreso de su país en la célebre doctrina que lleva su nombre. Con la acción de Bolívar y de todos los Libertadores, el régimen republicano por primera vez se impone sobre todo un continente y se inicia la era del constitucionalismo, al adoptarse en las nuevas repúblicas la práctica de las constituciones escritas, para regir la vida de los pueblos” 365. Y es justamente dentro de este formidable huracán de revoluciones, cuando Bolívar inicia una nueva etapa en la historia, colocándose a la cabeza de las guerras de liberación nacional. Bolívar, ciertamente, estaba inmerso en la cultura de su época y, al mismo tiempo, creaba un extraordinario hecho cultural nuevo al convertir a unos pueblos, hundidos en el oscurantismo colonial, en los protagonistas y creadores de un hecho sin precedentes: la independencia del Nuevo Mundo. Cuando asistía a misa para producir efectos políticos, ” Luis Perú Lacroix nos lo recuerda leyendo a Voltaire durante los oficios litúrgicos” 366. Bolívar, además de guerrero y de hombre de acción, fue, sobre todo, el pensador revolucionario que supo interpretar las esencias de la americanidad. Y supo identificarse con esa inmensa maraña de elementos difusos que forman nuestra realidad. Reflexionaba, pensaba y filosofaba en el sitio mismo de la acción y en medio de los truenos y las balas. Uno de los escritos más brillantes y profundos que se han hecho sobre América fue, justamente, su célebre Carta de Jamaica, en donde ubica al hombre americano. “No somos europeos, no somos indios, sino una especie media entre los Aborígenes y los Españoles. Americanos por nacimiento y europeos por derechos, nos hallamos en el conflicto de disputar a los naturales los títulos de posesión y de mantenernos en el país que nos vio nacer, contra la oposición de los invasores; así nuestro caso es el más extraordinario y complicado” 367. ” De allí -concluye Tirado-, su permanente convicción sobre nuestra situación específica en la que el peso de lo ancestral indígena, unido al hecho cultural europeo, debía ser tenido en cuenta para la conformación de las instituciones, y para la inserción de las Repúblicas Americanas en el contexto internacional” 368. Pero el historiador Tirado Mejía ha de aceptar que lo europeo no es el único que puede presentarse como hecho cultural. Bolívar supo valorar, con admiración y asombro el hecho cultural legado por las grandes civilizaciones indígenas pre-colombinas. Como tampoco al olvidar el hecho cultural de las comunidades africanas en América. Su bandera firme y constante tenía por objeto la redención social de las comunidades negras y fue por eso, cabalmente, que luchó revolucionariamente por la libertad de los esclavos y combatió 364 Ibidem. 365 Idem., pp. 4-5. 366 Idem., p. 5. 367 Idem. 368 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP permanentemente los prejuicios racistas de las oligarquías negreras del continente. De hecho, el ejército Libertador expresaba de una manera llana, desde sus niveles más rasos hasta la conformación de su Estado Mayor, ese mosaico humano de razas en un proceso de mestizaciones que, como ocurre ahora mismo, han venido forjando al nuevo hombre americano. Un proceso de universalización progresiva que Bolívar comprendió y ejemplificó admirablemente. Bolívar, el Hombre de América, es precisamente universal por su autenticidad, por sus conceptos originales y por sus principios de solidaridad con las causas más sublimes de la humanidad. Sus estudios sobre Hobbes y Spinosa, lo impresionaron especialmente, según nos cuenta O´Leary. El mismo Bolívar, en carta a Santander comenta, para defenderse de unas apreciaciones desfavorables del viajero francés De Mollien, que recibió instrucción particular de Andrés Bello y de Simón Rodríguez: ” se puso una academia de matemáticas sólo para mí por el padre Andujar… y puede ser que Mr. De Mollien no haya estudiado tanto como yo a Looke, Condillac, Buffon, D´Alembert, Helvetius, Montesquieu, Mably, Filangiere, Lalande, Rousseau, Rollín, Berthot y todos los clásicos de la antigüedad, así filósofos, historiadores, creadores y poetas; y todos los clásicos modernos de España, Francia, Italia y gran parte de los ingleses” 369. Pero Bolívar supo captar que la formación intelectual y la teórica valen muy poco sino se aplican de una manera creativa y revolucionaria al transformar el mundo, luchando hombro con los indios, negros, pardos, mestizos, cholos, mulatos y criollos de América, por la independencia, por la libertad y por la fraternidad internacionalista y solidaria con los pueblos del mundo. Para afirmar los principios de nuestra Colombianidad, el Libertador unió a los venezolanos, granadinos, panameños y ecuatorianos con el nombre de colombianos. Que no sería más, decía él, venezolanos, granadinos, etcétera., desde ahora todos seremos colombianos: ¡yo el primero! Y para relievar la significación de los principios de identidad por razones de intereses, idioma, religión, historia y cultura, nos vio el postulado de la americanidad, enseñándonos que ¡Nuestra Patria es América”! Argentinos, peruanos, mexicanos, colombianos, chilenos, centroamericanos, cubanos, puertorriqueños y dominicanos, o sea los pueblos de la América Nuestra somos hermanos. Bolívar completó el espritu revolucionario de su época trascendiendo los límites nacionales hacia la creación de grandes bloques políticos internacionales. La unidad que soñaba para nuestra América era, no solamente procedente, sino que lo es hoy mucho más todavía. Por eso el planteamiento bolivariano clama hoy por su realización. No porque correspondan la voluntad o visión subjetiva de alguien, sino justamente porque el espíritu revolucionario de su pensamiento genitor tiene hoy vigencia plena. Sin embargo, el historiador Tirado Mejía, reducido por la fuerte corriente oficialista de los historiógrafos de academia estatal o institucional, no pudo eludir los imperativos de salvar al santanderismo que traicionó y destruyó a Bolívar y a Colombia. Y, con tono ecléctico se pronuncia sobre “… los odios anacrónicos entre santanderistas y bolivarianos, escamotean la interpretación objetiva (de la historia) y convierten la vida y la obra de estos dos grandes hombres en una caricatura histórica, sin medir los costos para nuestra identidad nacional” 370. 369 Ibidem. 370 Idem., 6. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Un historiador honesto no puede afirmar tal cosa. Hablando precisamente de la unidad hispanoamericana de ayer y latinoamericana de hoy, ¿cómo olvidar las intrigas y tradiciones del Santander y sus secuaces para apoyar a Monroe contra Bolívar, para escindir a Colombia y liquidar el ejército Libertador y para tomar el poder por asalto y destruir la obra legislativa redentora liderada por el Libertador en favor de los pueblos? ¿Qué grandeza puede haber en tales hechos, respaldados por toda la documentación más genuina, incluida la escrita por el propio general Santander? ¿Qué maldición nos obliga a remitirnos a Santander como una referencia de identidad nacional? Además, la contradicción antagónica entre pensamiento y obra del Libertador y las tradiciones y crímenes del santanderismo, no puede reducirse como sugiere Tirado Mejía, a los simples odios anacrónicos, ni a disputas apasionadas y personalistas entre los dos caudillos. Disputas que, dicho sea de paso, nunca existieron. Para Bolívar valía más el interés de la comunidad que es el individuo, y es precisamente aquí donde se origina uno de los aspectos más importantes de la contradicción ideológica, política y filosófica entre Bolívar y Santander. Contradicción que puede resumirse así: La independencia no podía ser completada sin la redención social de indígenas y negros y la igualdad social, como propone Bolívar. Santander se oponía a ello en nombre de la ” invulnerabilidad del derecho adquirido, justo título “, lo que en castellano significa que no se puede libertar a los esclavos ni realizar una reforma agraria ni lesionar los intereses individuales. El Estado y la Constitución Política debían ser, como enseña Bolívar, emanaciones de la Colombianidad, para fundar un Estado que no sólo tenga apariencia de libertad, sino que lo sea verdaderamente. Santander era el calco de principios constitucionales del republicanismo de los Ibidem , donde indígenas y negros eran discriminados y esclavizados, sin perjuicio de que los bancos ricos se autoproclamaron como liberales y demócratas subyugando a más de dos millones de negros esclavos. Finalmente, las nacientes repúblicas hispanoamericanas, como advertía el Libertador, volverían a ser vilipendiosamente subyugados si no formaban una poderosa liga continental republicana y democrática. Serían nuevamente oprimidas, ya no por el decrépito poder colonialista de España, sino por el poderío anglosajón de Inglaterra y Ibidem, que es el más terrible. Santander no sólo se opuso a esa unidad integradora de nuestra América, sino que adoptó el modelo capitalista de los Ibidem como a su nuevo amo. Esta es la historia y decirlo no es hacer antisantanderismo, sino documentar y poner de manifiesto la verdad irrefutable de que Simón Bolívar es el Hombre de América. Rondando el tema, Eduardo Pastrana Rodríguez llama la atención sobre el hecho que se constituyó en la oposición primordial a los proyectos del Libertador, en los siguientes términos: ” En los países de América predominaban formas precapitalistas de producción en las que los criollos ricos dueños de haciendas y esclavos estaban lejos de concebir cambios profundos de las estructuras sociales. Ésta realidad histórica insalvable en términos teóricos y subjetivos fue el escollo que encontró el avanzado pensamiento de Simón Bolívar” 371. 371 PASTRANA RODRIGUEZ, Eduardo. “Bolívar y Martí en la Revolución Americana”. Revista Teorema, No. 11. Bogotá, D. E., agosto de 1977. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Simón Bolívar, como fiel intérprete y vocero de los intereses del pueblo raso, hace suyas las reivindicaciones de los oprimidos que, como escribe Pablo Catatumbo, pueden resumirse así: “Dar libertad a los esclavos. “Abolir el sistema fiscal fundamentado en las acabalas y los estancos. “Desconocer todos los privilegios originados en la sangre y el poder económico. “Dar cumplimiento al decreto de tierras de lado por el Libertador. “Abrir la posibilidad democrática en los cuarteles de permitir que cada persona sin importar su origen social, color o su riqueza pudiese conquistar por méritos un determinado rango social. 372. Para Bolívar eran inseparables la guerra de la independencia y la revolución social, como puede verse a todo lo largo de su lucha. Por ejemplo, el 25 de enero de 1813 sometió a la reacción criolla de Venezuela a estricta vigilancia y decretó que “toda propiedad pertenece al Estado”. De esta manera “Los ricos mantuanos y el clero, tuvieron que despojarse de muchos de sus bienes y entregarlos a la revolución”. 373. Las profundas reformas sociales que Bolívar hizo en el Perú y posteriormente en Colombia, comprueban claramente que, además ” de su convencimiento inmodificable de que el colonialismo había que propinarle golpes de exterminio, en el pensamiento de Bolívar empieza a desarrollarse en la idea de una muy específica internacional americana de la revolución” 374. Observamos que ” Antes de la batalla de Boyacá, el 7 de agosto de 1819, Bolívar había tenido oportunidad, en el medio propicio de la guerra de guerrillas, de adjudicar a los soldados y familiares de los soldados propiedades de los españoles ricos, a medida que avanzaban los territorios liberados. Y había sido esta táctica de dar tierras y otras pertenencias al pueblo alzado, lo que permitió derrotar a Boves, el terrible ídolo de los llaneros. Aunque éste también repartía el botín, lo hacía al amparo de la peor anarquía y sin fines políticos concretos” por el paréntesis. 375. Bolívar, que había dicho a su soldados que ” Los que sepan dónde existen bienes de enemigos los denunciaran para su captura 376, fue impidiéndole a la guerra de independencia un contenido revolucionario social. “Las crónicas de testigos que cruzaron los Andes como Daniel O´Leary cuentan que los soldados marchaban cantando. Que ante las enfermedades y la muerte en los páramos, respondía con estoicismo y buen humor. Y que los pequeños caseríos por donde pasaban respondían entregando alimentos y ropa. Los padres entregaban a sus hijos. Era la persuasión de matar las miserias de la colonia lo que movía a las masas y convertía el proceso en una auténtica guerra popular” 377. Pero mientras Bolívar y el pueblo combatían por la independencia americana, los criollos ricos, los 372 . CATATUMBO, Pablo. La estrategia política del Libertador en las guerras de la Independencia. s. f., p. 24. 373 PASTRANA R., Op. cit., p.2. 374 Ibidem. 375 Ibidem. 376 Ibidem. 377 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP burócratas políticos, los esclavistas y terratenientes, los comisionistas y usureros, atrincherados en los gobiernos de las capitales del continente, activaron la contrarrevolución y, pocos años después, arrebataron al pueblo todas sus conquistas. En lo que concierne a Colombia, por ejemplo, Pablo Catatumbo anota: “En el Congreso, terminó por imponerse la tesis santanderista, legitimando nuevamente la aberrante institución del esclavismo alegando que sus esclavos habían sido adquiridos con ” justo título”. Erigido en principio constitucional el concepto de la “invulnerabilidad del derecho adquirido, se echaba por la borda las aspiraciones del Libertador de devolver la tierra a los indígenas y fortalecer la pequeña propiedad en beneficio de los sectores más pobres de la población” 378. Desde luego, anota Catatumbo ” Las tierras se adjudicaron en miles de héctareas para pagar servicios militares y mientras los beneméritos de la independencia se convertirán en una nueva aristocracia y en dueños de inmensos territorios, los hombres del pueblo que habían pagado con sangre los suelos de la patria para obtener su libertad, no tuvieron participación en ese reparto de tierras” 379. ¡Esa es la historia! ” La médula de la estructura política de ese nuevo estado oligárquico y excluyente, radicaba en que no admitía la participación de negros, mulatos, mestizos e indios en este juego institucional es sólo admitía a los poderosos propietarios y a toda la caterva de ” letrados”, militares y políticos que a su alrededor iban surgiendo” 380. Y así languidece, desde entonces, todo lo conquistado por Bolívar y los pueblos en armas en la revolución americana. “Santander a la cabeza de los grandes contrarreformadores de la época, fue el inspirador de esta legislación que se nos impuso después como camisa de fuerza, al costo de incontables guerras civiles y golpes de cuartel que no obstante su crudeza, dejaron sin resolver los grandes problemas sociales, que aún subyacen en el seno de la sociedad colombiana ” 381. Quiérase o no, estos son los hechos históricos que no podrán ser borrados ni disminuidos por nadie. “Es la historia de nuestra formación como nación ” 382. Esa historia nos enseña ” de la gran lucha emancipadora encabezada por nuestro Libertador Simón Bolívar, terminó por ser, primero una revolución inconclusa y más tarde una revolución presionada, por una clase dirigente que no sólo no vaciló en arriar todas las banderas sociales que inspiraron ese formidable esfuerzo revolucionario, sino que terminó traicionando o asesinando a los mejores hijos de América, para dar paso en el poder a una cúpula dominante, egoísta y mezquina que se formó en las peores hazañas, en innumerables traiciones y deslealtades y aberrantes conductas sociales contrarrevolucionarias” 383. Cuando hablo de Simón Bolívar como el paradigma del Hombre Americano, o será del hombre como debiera ser, es imposible asimilarlo si no es en el enfrentamiento con sus enemigos. Y cuando hablo de Santander en Colombia, Páez en Venezuela, Torre Tagle en el Perú y Rivadavia en 378 CATATUMBO, P. Op. cit., pp 24-25. 379 Idem., 25. 380 Ibidem. 381 Ibidem. 382 Ibidem. 383 Idem, pp. 25-26. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Argentina y todos sus feroces caudillos oligárquicos, habló del producto del hombre como no debiera ser, y debemos aprender de ellos por la vía de lo negativo, para no parecernos nunca ha estos arquetipos de la traición al pueblo de nuestra América. Y, por supuesto, cuando escribo historia como lo he hecho, no me contento con la presentación de fuentes absolutamente genuinas, si no que la pienso, la analizó y tomó partido, porque no hay historia sin ideología. Preguntemos, como lo hace Prieto Arciniegas: ” ¿Por qué ante un mismo hecho histórico se plantean diversas interpretaciones? La única explicación radica en que cada interpretación de una forma consciente e inconsciente obedece o emana de una ideología dotada a su vez de su propia metodología y, por supuesto, de su propia interpretación del mundo ” 384. La historia oficial como ” historia verdadera ” y ese engendro de los eclécticos que hablan de una ” historia imparcial son embustes metafísicos de idealismo burdo que no tienen consistencia. Tal como lo ha manifestado Sabine en su Historia de la teoría política: “… un historiador no puede hacer profesión de imparcialidad más allá de la fidelidad a las fuentes, que es obligación de todo historiador serio, o más allá de la confesión de preferencias conscientes que debe esperarse de todo hombre honrado. En cualquier otro sentido, la afirmación de imparcialidad es superficial e hipócrita” 385. ¿Pero es que pueden atreverse a hablar de ” imparcialidad ” los que hacen la lectura de la historia con las gafas liberales o conservadoras? Ahora bien, en la historia del pasado hemos descubierto las huellas de la historia del presente. Es importante entonces tomar nota de las palabras de Maravall: “La historia puede liberarnos no sólo de los errores del pasado, sino de los, para nosotros mucho más catastróficos, errores del presente ” 386. Precisamente por eso debemos ser bolivarianos: por lo que enseña la historia del presente y su huellas en la historia del pasado. La historia, expresa Fontana, ” tendrá que ser arma para los combates de hoy y herramienta para la construcción del futuro. Sólo así podrá convertirse en esperanza ” 387. Bolívar solía decir que una revolución, para hacerla bien, hay que hacerla dos veces: la primera enseña la segunda. Insisto en que la Historia es un proceso que nunca se detiene, por lo que es preciso enfocar la Historia de nuestra América como una obra en construcción. El objeto de la historia ” no es sólo el hombre sociedad, sino del hombre inmerso en unas relaciones sociales concretas; sólo así podemos comprender el engranaje de la Historia y las diversas motivaciones o intereses de clase, que son, en última instancia, los que están moviendo los hilos de la Historia” 388. ¡” Nuestra patria es América ” Esta declaración hecha por el Libertador a sus soldados en Pamplona y que repitió muchas veces en su marcha revolucionaria hasta el Potosí, nos pone de 384 PRIETO ARCINIEGA, Alberto Manuel. La historia como arma de reacción. Madrid, España, 1976, p.14. 385 Idem., p. 15. 386 Idem., p. 29. 387 Idem., p. 32. 388 Idem., p. 31. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP manifiesto la necesidad vital de continuar su obra y retomar su pensamiento como estrella tutelar de nuestra lucha. Para eso sirve la Historia. El poeta Pasolini, en su sentido tanto a ” Las cenizas de Gramsci ” , se pregunta: “Pero como yo poseo la historia La historia me posee a mí; Por ella me siento iluminado, Pero, ¿para qué sirve la luz? ” 389. Creo que nosotros podemos responderle al poeta que, en la coyuntura que hoy vivimos, esa luz es Bolívar y sirve para señalar el camino de una América libre, independiente, unida, solidaria e identificada con las causas más sublimes de la humanidad. 4.3 LA UNIDAD REPUBLICANA Y DEFENSIVA DE AMÉRICA LATINA Al culminar la guerra contra España en los campos de Ayacucho, la cuestión propiamente política pasó a un primer plano, desatándose una lucha general y enardecida en que diversos sectores sociales pugnaban por llenar el vacío de poder dejado por los españoles. Esta disputa por el poder, atravesada por los objetivos políticos más diversos, era indisoluble de la lucha contra la penetración de las potencias de Europa y Norteamérica, cuya mira consistía en sustituir a España y someter a nuestros pueblos a un nuevo tipo de dominación de corte imperialista que, obviamente, exigía la escisión y liquidación de la comunidad hispanoamericana, mediante el azuzamiento de sus conflictos y contradicciones internas. El imperialismo -dice Lenin-, es la fase superior y última del capitalismo. Sin embargo, cierta visión esquemática de ese fenómeno, ha hecho que muchos supongan que el imperialismo es un producto exclusivo de la era monopolista y que emergió acabado a finales del siglo pasado. Suele olvidarse que se originó durante el siglo XIX, pasando por diversas fases -anexión y captura de territorios en América Latina, África, Asia y Oceanía; posesión y control de las fuentes de materias primas; mundialización del mercado; colonización; monopolios estatales y privados; manipulación del capital financiero; corporaciones multilineales; economía de guerra; etcétera.-, y que en tales fases ha mantenido y acrecentado su natural tendencia hacia la reacción y la violencia. Cuando culminaba la guerra de independencia en el sur de América, Inglaterra, la primera potencia de la época, incursionaba con su artillería manufacturera en todo el mundo, enarbolando la divisa del librecambio que, como enseña Engels, “se basaba, en el fondo, en una suposición: que Inglaterra debía convertirse en el único gran centro industrial de un mundo agrícola… todos los países debían convertirse, para Inglaterra, en lo que ya era Irlanda: mercado para sus productos industriales, fuente de suministro de materia prima y medios de subsistencia. Inglaterra, gran centro de un mundo agrícola, con un número siempre creciente de satélites productores de granos y algodón girando en tomo a este sol industrial. ¡Qué maravillosa perspectiva!1 Francia, ocupada hasta entonces en el objetivo de crear un imperio europeo, luego de la estruendosa derrota de Napoleón Bonaparte, empezaba a reorientar su estrategia anexionista hacia las nacientes repúblicas de América. 389 Idem., p 27. 1 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 16. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El propio Napoleón, en persona, pensó en venir a este continente: hablaba de “ir a los Ibidem”; en caso de no ser posible “iré a Méjico. Yo encontraré allí patriotas y me pondré a su cabeza”; en caso de no ser admitido por los caudillos mexicanos, “pues bien, los dejaré e iré a Caracas (…) iré a Buenos Aires (…) iré a California” 2 . Por su parte, los Ibidem, cuyo gobierno había sido el instrumento apropiado para los intereses expansionistas de la burguesía norteamericana, había venido ayudando a España a sofocar los anhelos emancipadores de los pueblos. Ayuda muy aritméticamente calculada porque, a sabiendas de que España no podía conservar sus colonias en América y de que era inevitable que éstas alcanzaran su propia existencia política; entendían también que no podía competir con ventaja frente al poderío industrial y comercial de Inglaterra. Razón por la cual su estrategia política se definió por postergar la causa de los independientes hispanoamericanos. El Libertador había advertido sobre el peligro que representaba para nuestra América la manifiesta codicia de Europa y Norte América. Entendió que la única forma de asegurar la independencia de los nuevos Estados y de ponerse a salvo de las eventuales agresiones de las potencias consistía en la unidad solidaria de las nuevas naciones. Unidad que venía meditando desde antes de la batalla de Boyacá y que había venido expresando en sus notas diplomáticas y cartas a 0´Higgins y Pueyrredón. La idea de integración hispanoamericana la venía perfilando como la tabla de salvación de las nacientes repúblicas. Estando en Cali, de paso para Quito, pensaba que esta unidad podría ser sólida uniendo a Colombia (que ya comprendía a Venezuela, Nueva Granada, Panamá y Ecuador), con Perú, Chile, el Río de la Plata y México y así lo expone en nota dirigida a 0´Higgins: “La asociación de los cinco grandes Estados de América es tan sublime en sí misma, que no dudo vendrá a ser motivo de asombro para la Europa. La imaginación no puede concebir sin pasmo la magnitud de un coloso, que semejante al Júpiter de Homero, hará temblar la tierra de una ojeada. ¿Quién resistirá a la América unida de corazón, sumisa a una ley y guiada por la antorcha de la libertad” 3 (Subrayé). Para preparar esa unidad había designado a Pedro Gual como Ministro de Relaciones Exteriores, instruyéndolo suficientemente para su objetivo político. Miguel Santamaría fue comisionado a México y Centroamérica, y Joaquín Mosquera al Perú, Chile y Buenos Aires: todos ellos con la función específica de interesar a estos gobiernos en la creación de una liga ofensiva y defensiva con la misma solicitud a los gobernantes: “Dígnese acoger esta misión con toda su bondad. Ella debe ser la salvación del Mundo Nuevo” 4 . Atento a los acontecimientos políticos más importantes en el mundo, el Libertador alerta a los nuevos gobiernos sobre las consecuencias que podrían derivarse de la fundación de “La Santa Alianza” en Europa, ideada por Metternich para confederar a los regímenes más retrógrados del viejo continente. En las instrucciones a sus comisionados el Libertador insiste en la importancia vital de trabajar por la unidad hispanoamericana: 2 BOLÍVAR, Simón. Op. cit. T. l. p. 154. 3 BOLÍVAR. Simón. Al Excmo. Señor Director Supremo de Chile. Cali de enero de 1822. 4 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “…nada interesa tanto en estos momentos como la formación de una liga verdaderamente americana. Pero esta Confederación debe ser más estrecha que la que se ha formado últimamente en Europa contra las libertades de los pueblos. Es necesario que la nuestra sea una sociedad de naciones hermanas, separadas por ahora en el ejercicio de su soberanía por el curso de los acontecimientos humanos, pero unidas, fuertes y poderosas para sostenerse contra las agresiones del poder extranjero” 5 . (Subrayé). Y agrega a continuación: “Hay que poner desde ahora los cimientos de un Cuerpo Anfictiónico o Asamblea de Plenipotenciarios que dé impulso a los intereses comunes de los Estados Americanos, que diriman las discordias que puedan suscitarse en lo venidero entre pueblos que tienen unas mismas costumbres y unas mismas habitudes” 6 . La sede que propone para tal evento es Panamá, no sólo por ser un lugar equidistante, situado como está en todo el centro del continente, sino porque el istmo, dice el Libertador, “es la más importante parte de toda Colombia” 7 . Dos días antes de la batalla de Ayacucho, Bolívar envía la nota oficial de convocatoria al Congreso de Panamá: “Después de quince años de sacrificios consagrados a la libertad de América por obtener el sistema de garantías que, en paz y en guerra, sea el escudo de nuestro destino, es tiempo ya de que los intereses y las relaciones que unen entre sí a las repúblicas americanas, antes colonias españolas, tengan una base fundamental que eternice, si es posible, la duración de estos gobiernos”8 . (Subrayé). El Libertador invita, pues, a los gobiernos de las repúblicas que eran “antes colonias españolas”, y no a los Ibidem, a “Entablar aquel sistema y consolidar el poder de este gran cuerpo político (…) de nuestros gobiernos, cuyo influjo mantenga la uniformidad de sus principios” 9 . (Subrayé). Se trata, en fin, como dice Bolívar, de crear “una asamblea de plenipotenciarios de cada Estado, que nos sirviese de consejo en los grandes conflictos, de punto de contacto en los peligros comunes, de fiel intérprete en los tratados públicos cuando ocurran dificultades, y de conciliador, en fin, de nuestras diferencias” 10. Los políticos que han detentado el poder en Colombia, han dicho siempre que fue Bolívar el arquitecto de la unión panamericana, esto es, la unión de la América Latina con los Ibidem. Esta falsedad histórica ha servido, desde luego, para “justificar” su tradicional servilismo ante los monopolios norteamericanos. Recientemente, cuando Reagan vino a Colombia sin ser invitado, con 5 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., p. 149. 6 Ibidem. 7 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Cali, 7 de enero de 1822. 8 BOLÍVAR. Simón. A los gobiernos de la Gran Colombia, México, Río de la Plata, Chile y Guatemala, a formar el Congreso de Panamá, Lima, 7 de diciembre de 1824. 9 Ibidem. 10 Ibidem.. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP el objeto de forzar posiciones más agresivas contra los movimientos de liberación de Nicaragua, Salvador y Guatemala, esa falsedad histórica -que no puede atribuirse a la ignorancia-, ha sido actualizada por elementos altamente representativos de la intelectualidad política dominante en Colombia. Carlos Lleras Restrepo, por ejemplo, ha elaborado varios artículos en los que, tras la crisis de la Organización de Estados Americanos (O. E. A.), provocada por el apoyo de Ibidem a Inglaterra respecto a la guerra de las Malvinas, insiste en revivir el panamericanismo, y es sabido cómo el entonces presidente de la república de Colombia, Julio César Turbay Ayala, actuó vergonzosamente al dar la espalda a los pueblos latinoamericanos, y especialmente al de Argentina, a raíz del mismo conflicto, así como en la ruptura de relaciones con Cuba y en la hostilidad hacia Nicaragua. Todo ello bajo el escudo de la O. E. A. cuyo origen atribuyen, falazmente, al Libertador. Juan Zuleta Ferrer, uno de los ideólogos y voceros más caracterizados de la burguesía conservadora de Colombia, en su editorial de El Colombiano del 29 de septiembre de 1982, escribió: “La doctrina panamericana fue esbozada por el Libertador Simón Bolívar como un instrumento de unidad de los pueblos de América y mutua colaboración para el desarrollo y el bienestar”, agregando, en lo que se refiere a la fundación y desarrollo de la asociación panamericana de la O. E. A.: “La Carta de San Francisco ( Ibidem ) y la Conferencia Panamericana que se reunió en Bogotá en 1948, dieron una posibilidad al reagrupamiento de las naciones hemisféricas, sobre todo al formalizarse la Organización de los Estados Americanos. Allí resurgió de nuevo el sueño que Bolívar quiso realizar al convocar el Congreso Anfictiónico de Panamá” 11. Al diferenciar la América nuestra con respecto a la otra, el Libertador reiteró: “Debo señalar que ni remotamente ha entrado en mí la idea de asimilar la situación y naturaleza de dos Estados tan distintos como el inglés americano y el americano español” 12. Y al destacar Que debemos ceñimos a la especificidad y a las realidades de nuestro pueblo relievó: “ ¡He aquí el código que debemos consultar y no el de Washington!”13. Y puntualizó que la liga o confederación entre los pueblos que fueron antes colonias españolas debía establecerse “con gobiernos bien constituidos y hábiles y naciones americanas unidas de corazón y estrechadas por analogías políticas” 14. Como si esto fuera poco, el Libertador manifestaba en su proyecto de confederación y liga, la abolición continental del comercio de esclavos. Ibidem de Norteamérica era en ese entonces la primera potencia esclavista del mundo. La contradicción es tan obvia como antagónica. Medina Castro hace notar que “La revolución hispanoamericana se definía expresamente antiesclavista a diferencia de la revolución norteamericana que perfeccionaría la trata (de negros)… Bolívar había liberado ya sus propios esclavos al comienzo de la revolución; Washington sólo los liberó en los estertores de la muerte”15. 11 ZULETA FERRER, Juan. “Editorial”. El Colombiano, Medellín, 29 de septiembre de 1982. 12 BOLÍVAR, Simón. Discurso al Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. 13 Ibidem. 14 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 11 de marzo de 1825. 15 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 48. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Es un hecho, anota Medina, que “El gobierno de Washington sacrificó despiadadamente a los pueblos hispanoamericanos en aras de los intereses del esclavismo sureño y el dilatado proceso de adquisición de la Florida (…). Tal política no traducía los sentimientos del pueblo norteamericano. Era la negación de su propia independencia, de su propia razón de ser. La bandera norteamericana protegió el contrabando de armas en favor de España (…). Hispanoamérica se liberó de España contrariando la política de Washington. Hispanoamérica ganó su independencia luchando en dos frentes, contra España y contra Ibidem”16. Incluso después de que el gobierno norteamericano tuvo que conceder el “reconocimiento” de la existencia política de las nuevas naciones hispanoamericanas, no renunció a su apoyo a España con miras a la restauración de la vieja autoridad colonial en nuestros países. Así lo expresó el presidente John Quincy Adams en su mensaje al ministro Anduaga, acreditado por España ante Washington. “Por el hecho del ‘reconocimiento’ no se ha de entender que hemos de impedirle a España que haga cuanto esté de su parte por restablecer en las colonias el imperio de su autoridad” 17. Sólo faltó agregar que nosotros ayudaremos a ese restablecimiento. Como en efecto lo hicieron. Leyendo a Medina, veamos cómo los Ibidem notificaban a países extracontinentales que “América era para los (norte) americanos”: “Con la excepción de las colonias británicas, situadas al norte de los Ibidem, el resto de los dos continentes no debe ser gobernado más que por manos (norte) americanas” 18. Tal era, en síntesis, la doctrina Monroe. Sobre ella se escribe en el periódico francés L’Etoile: “Mr. Monroe no es más, después de todo, que el Presidente temporal de una República situada en la costa oriental de la América del Norte. Esa República está situada entre unas posesiones del Rey de España y otras del Rey de Inglaterra, y no hace más de 40 años fue reconocida su independencia. ¿Con qué derecho coloca ahora bajo su control a las dos Américas, desde la bahía de Hudson hasta el Cabo de Hornos?”19. El colonialismo español había dividido a la América para dominarla. Bolívar quería unirla para evitar su dominación. Los Ibidem de Norteamérica eran enemigos (siempre lo han sido) de la unión de las nacientes repúblicas y se estaba preparando para caer sobre ellas. Francia reorientó sus pretensiones anexionistas hacia nuestro continente para tomar parte del botín. Inglaterra quería ponerse a la cabeza de la liga o confederación hispanoamericana para dominar el mundo. La Santa Alianza se confederaba para preservar el orden establecido por los regímenes más autoritarios en Europa, mientras seguía con atención los sucesos de América. Bolívar quería a Inglaterra como aliada de la confederación o liga, para frenar las pretensiones de las otras potencias de Europa y Norteamérica. Pero es claro que, según lo advierte el Libertador, Inglaterra no puede ser miembro de la confederación o liga, y mucho menos las otras potencias. 16 Ídem. pp. 48-49. 17 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., p. 63. 18 Ibidem. 19 Ídem., pp. 63-64. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Analizando todas las combinaciones políticas que se estaban entretejiendo en el mundo, Bolívar instó a Hispanoamérica a unirse y a actuar con toda firmeza a la defensiva, luchando con todo su potencial y de concierto, consciente como era de los intrincados y poderosísimos intereses que estaban en juego. Así lo declara a los gobernantes hispanoamericanos: “Esta lucha no puede ser parcial en ningún modo, porque en ella se cruzan intereses inmensos, esparcidos en todo el mundo” 20. El carácter social y político de la unión hispanoamericana es precisado por Bolívar con palabras perfectamente claras: “Debemos imitar a la Santa Alianza en todo lo relativo a la seguridad política. La diferencia no debe ser otra que la relativa a los principios de justicia. En Europa todo se hace por la tiranía, acá es por la libertad; lo que ciertamente nos constituye enormemente superiores a los tales aliados”21. (Subrayé). Reflexionando sobre el Congreso de Panamá, el Libertador escribe: “El nuevo mundo se constituiría en naciones independientes, ligadas todas por una ley común que fijase sus relaciones externas y les ofreciese el poder conservador en un Congreso general y permanente (…). Ninguno sería débil con respecto a otro: ninguno sería más fuerte (…). Un equilibrio perfecto se establecería en este verdadero nuevo orden de cosas (…). La fuerza de todos concurriría al auxilio del que sufriese por parte del enemigo externo o de las facciones anárquicas (…). La reforma social, en fin, se habría alcanzado bajo los santos auspicios de la libertad y de la paz” 22. (Subrayé). Además del carácter social y político y de sus principios de solidaridad fraternal, el Libertador propone su enfoque en una perspectiva histórica: “Nuestras repúblicas se ligarán de tal modo, que no parezcan en calidad de naciones sino de hermanas, unidas por todos los vínculos que nos han estrechado en los siglos pasados, con la diferencia de que entonces obedecían a una sola tiranía y ahora vamos a abrazar una misma libertad con leyes diferentes y aun gobiernos diversos; pues cada pueblo será libre a su modo y disfrutará de su soberanía según la voluntad de su conciencia”23. (Subrayé). Cien años después Lenin definió su orientación sobre la unión de los pueblos del territorio del antiguo imperio ruso, con idénticos términos: “Queremos una alianza voluntaria; Una alianza que no permita violencia alguna de una nación sobre otra; una alianza que esté basada en la confianza más completa, en la clara confianza de la unidad fraternal, en un consentimiento absolutamente voluntario”24. (Subrayé). Bolívar valoraba altamente la participación de México en la unión hispanoamericana: “Será el mayor empeño de Colombia estrechar y fortalecer los vínculos que ahora la unen a una de las 20 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 11 de marzo de 1825. 21 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 23 de febrero de 1825. 22 BOLÍVAR, Simón. Un pensamiento sobre el Congreso de Panamá. Año 1826. BOLÍVAR, Simón. Carta al presidente del Perú, Dr. Unanue. Plata, 25 noviembre de 1825. 23 BOLÍVAR, Simón. Carta al presidente del Perú, Dr. Unanue. Plata, 25 noviembre de 1825. 24 CONSUEGRA HIGGINS, José. “Las ideas económicas de Simón Bolívar”. Publicado en Simón Bolívar, economista, ideólogo, político y periodista. Op. cit., p. 8. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP primeras repúblicas de nuestro continente; y yo espero, señor Encargado de Negocios, que usted se servirá transmitir a su gobierno los sentimientos de mi corazón”25 Frente a los sacudimientos de las revoluciones burguesas en Europa y tras la derrota de Napoleón, la Santa Alianza había impuesto su denominada paz internacional, con base en una concertación de las grandes potencias, que incluía la intervención en los asuntos internos de cualquier país donde hubiese amenazas de una revolución popular. Todo ello con el fin de conservar a todo trance el orden establecido, comprometiendo a Francia en la restauración del absolutismo de Fernando VII en el trono de España, proponiendo, además, la acción franco española para recobrar la dominación colonial en América. En desacuerdo con la Santa Alianza, Inglaterra, sin descuidar las relaciones con España, aseguró sus nexos con Portugal y Brasil que, a modo de trampolín, le permitirían seguir sobre Buenos Aires, de cuya aduana dependía el comercio de los amplios territorios del sur de América. Aprovechando el ostracismo al que había sido relegada la Banda Oriental por el gobierno plutocrático de Buenos Aires, Brasil pasó a ocupar ese territorio creando con ello un ambiente de tensión muy crítico al sur. Ello movió a que Buenos Aires propusiera a sus delegados, el general Alvear y el Dr. Díaz Vélez, la misión de solicitar la protección del Libertador, tal como éste mismo lo cita: “Por las comunicaciones que ha remitido el general Sucre, de Buenos Aires, sé claramente que la misión del general Alvear y del Dr. Díaz Vélez, trae, entre otros objetos, la invitación formal de hacerle la guerra al Brasil para recuperar la Banda Oriental y Montevideo. Como este negocio es gravísimo, no me dejaré arrastrar ni por la gloria ni por la lisonja. Este proyecto a primera vista parece que sólo es para ayudar contra aquél, pero como la Santa Alianza puede con el tiempo aprovecharse del Brasil para dañarnos, sería muy útil consultar de antemano a la Inglaterra. Yo creo que convendría saber la opinión de la Gran Bretaña para obrar en consecuencia. Este emperador del Brasil es joven y legítimo, y puede estar manejado en secreto por la Santa Alianza, y en público hacemos la guerra como heredero de todos los derechos perdidos por los borbones”26. Bolívar considera que la agresión del Brasil es una manifestación concreta de poderosos intereses combinados contra la unidad hispanoamericana: “Yo sé que el Emperador del Brasil está muy orgulloso de la protección que le dispensa la Inglaterra, y si usted ha visto las relaciones que ha entablado Sir Charles Stewart en Lisboa, conocerá que el emperador tiene razón, no solamente para estar orgulloso, sino para esperar mucho de la Inglaterra. Además, no sería extraño que el emperador del Brasil esté destinado a ser el instrumento de que se valga la Santa Alianza, para destruir nuestras instituciones liberales, comenzando por Buenos Aires que es la parte más débil” 27. (Subrayé). 25 BOLÍVAR, Simón. Contestación en la recepción al encargado de negocios de los Estados Unidos Mexicanos. Bogotá. 16 de noviembre de 1826. 26 BOLÍVAR, Simón. Al señor general Tomás de Heres. Puno, 6 de agosto de 1825. 27 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 10 de octubre de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP En su escrito a Santander, el Libertador agrega: “…el emperador del Brasil (…) profesa un odio mortal a nuestras repúblicas a ejemplo de la Santa Alianza, y está orgulloso por la protección de los ingleses, que, por causa de conveniencia, quieren lisonjearlo. La Inglaterra quiere dominar al Portugal por el Brasil, y al Brasil por Portugal, y por esta mira se muestra amiga de uno y otro”28. “Usted hará sus combinaciones -le dice Bolívar a Santander-, y sacará sus consecuencias; y es que la Santa Alianza por principios quiere al Brasil, y la Inglaterra por conveniencia. Por lo mismo, en todos los casos tendrá un protector, o un mediador amigo”29. Las hostilidades desatadas por el Brasil y los conatos permanentes de invadir al Perú provocaron a Bolívar quien, no obstante la mediación inglesa para un arreglo pacífico, protestó airadamente, tal como lo indica a Santander: “El Brasil nos ha insultado, y no ha querido todavía darnos reparación alguna; por tanto he creído político quejarme amargamente de su conducta, porque si nosotros nos dejamos insultar hasta de los débiles, no seremos respetados de nadie, y no mereceremos ser naciones” 30. (Subrayé). La proliferación de los incidentes que parecían deliberados para medir la capacidad de respuesta del pueblo hispanoamericano probaba al Libertador que la única salida decorosa y segura para asegurar la independencia consistía en darle forma y estructura orgánica al Congreso de Panamá: “Cada vez que pienso en el Congreso me encanto, porque la erección de un gigante no es muy Común. Usted -le dice a Santander-, ordene que se pase por todo, con tal que tengamos federación; que se tenga deferencia por cualquier parte que se pretenda alguna extravagancia tolerable, aunque sea por algún tiempo; quiero decir, que se conserve a todo trance la reunión federal y la apariencia de este cuerpo político. Su mera sombra nos salva del abismo o nos prolonga la existencia por lo menos”31. (Subrayé). Había estimado que, en el peor de los casos, el Congreso de Panamá, aunque tuviese una existencia efímera, podría dar a las nuevas repúblicas el tiempo justo para sobrevivir. En otras palabras, sostenía que el evento convocado para el istmo de Panamá, puede ser: “…el Congreso Americano que, por lo menos, debe servirnos por los diez o doce años de nuestra primera infancia, aunque después se disuelva para siempre, pues tengo la idea de que nosotros podemos vivir siglos siempre que podamos llegar a la primera docena de años de nuestra niñez” 32. (Subrayé). Pero es preciso que Hispanoamérica forme un solo cuerpo de nación: “Es menester -advierte Bolívar-, que la fuerza de nuestra nación sea capaz de resistir con suceso las agresiones que 28 Ibidem. 29 Ibidem. 30 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosi, 21 de octubre de 1825 31 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 7 de abril de 1825. 32 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 6 de enero de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP pueda intentar la ambición europea; y este coloso de poder que debe oponerse a aquel otro coloso, no puede formarse sino de la unión de toda la América Meridional” 33. En las instrucciones que el Libertador hace llegar a sus comisionados al Congreso de Panamá, les reitera sobre el objetivo primordial de la liga o confederación hispanoamericana, instándola a “defender cualquiera parte de nuestras costas que sea atacada por los españoles o nuestros enemigos… expedicionar contra La Habana y Puerto Rico… marchar a España con mayores fuerzas, después de la toma de Puerto Rico y Cuba, si para entonces no quisieren la paz los españoles”34. Ya desde 1814, cuando escribía sus reflexiones sobre la situación de Europa con relación a la América, Bolívar había vislumbrado el potencial de la fuerza solidaria de una Hispanoamérica unida: “Nuestra revolución por otra parte -dice Bolívar- ha tenido un aspecto tan importante, que no es posible sofocarla por la fuerza. México, el Perú, Buenos Aires, la Nueva Granada y Venezuela, forman hoy por la identidad de sus principios y sentimientos, una liga formidable, incapaz de ser destruida por más que lo intenten sus enemigos” 35. (Subrayé). Ahora, esa liga formidable que en el curso de la revolución se fue constituyendo de hecho, contiene por la fuerza de la misma necesidad una dinámica de internacionalismo revolucionario, tal como lo hace notar el Libertador: “Si hubiésemos de considerar aisladamente algunas de estas partes, podríamos calcular de otro modo. Debe ser gran consuelo para nosotros saber que cualquier ultraje que se haga a una pequeña porción del suelo colombiano será vengado por infinidad de pueblos hermanos esparcidos sobre el nuevo hemisferio” 36. (Subrayé). Bolívar abanderó y ejemplificó el más auténtico internacionalismo revolucionario, porque, tal como lo expresara José Martí “… recorrió más tierras con la bandera de la libertad que ningún conquistador con las de la tiranía”37. Y desde 1815 había concebido la idea de reunir en un todo orgánico esa fuerza solidaria: “Es una idea grandiosa dice Bolívar, pretender formar de todo el Mundo Nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederase los diferentes Estados que hayan de formarse” 38. (Subrayé). 33 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Citada por Liévano Aguirre en Bolivarismo y Monroísmo. Bogotá, 1971, p. 65. 34 BOLÍVAR, Simón. A los señores Ministros Plenipotenciarios de Colombia en el Congreso de Panamá. Lima, 11 de agosto de 1826. 35 BOLÍVAR, Simón. “Reflexiones sobre el estado actual de la Europa en relación a la América”. Gaceta de Caracas, Nº 74, 9 de junio de 1814 36 Ibidem. 37 MARTÍ, José. Op. cit., p. 41. 38 BOLÍVAR, Simón. Carta de Jamaica. Kingston, 6 de septiembre de 1815. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP El sentimiento de la fraternidad hispanoamericana es uno de los puntos firmes en la concepción internacionalista del Libertador, así como lo manifiesta con toda claridad: “En la desgracia la suerte nos unió, el valor nos ha unido en los designios y la naturaleza nos dio un mismo ser para que fuésemos hermanos”39. (Subrayé). O como lo expresa al general San Martín: “Me hallo en marcha para ir a cumplir mis ofertas de reunir el imperio de los Incas al imperio de la Libertad; sin duda, que es más fácil entrar en Quito que en Lima (…) los estandartes de la ley y de la libertad, nos reunirá en algún ángulo del Perú, después de haber pasado por sobre los trofeos de los tiranos del mundo americano”40. (Subrayé). En fin, la América Hispánica es una sola. Esta afirmación es una idea fija y reiterada en todas las ocasiones por el Libertador. “…vuelvo a mi tema: la América es una máquina eléctrica que se conmueve toda ella cuando recibe una impresión en alguno de sus puntos. Sobre todo, los mexicanos y los peruanos son nuestros únicos vecinos, y a ellos debemos atender con preferencia a todo, siendo indudable que sus conmociones serán extensivas a nosotros”41. (Subrayé). Liberada Hispanoamérica a escala continental sólo restaba lograr la independencia de Cuba y Puerto Rico: dos preciosísimas hermanas de la Hispanoamérica insular. Y Bolívar tuvo, entre ceja y ceja, ese proyecto. Así lo afirma en Chuquisaca: “En La Habana dicen que hay diez o veinte mil hombres, que pueden ir sobre México. Ojalá hicieran esa locura para que perdieran a México y a La Habana a la vez. En caso que tal suceda le dice a Santander, ofrezca usted 6.000 colombianos del sur y 4.000 peruanos que yo llevaría inmediatamente a donde el peligro los llamase… y aun iremos a España” 42. Y así lo comunicó a Sucre desde Caracas: “Estos son, pues, los momentos que debemos aprovechar para enviar una expedición a Puerto Rico, que ya estoy preparando (…). Después veremos qué es lo que se puede hacer sobre La Habana”43. Sobre la eventual expedición emancipadora Bolívar escribió á Mariano Montilla y a Juan José Padilla: “Es, pues, llegado el momento de que nosotros salgamos al mar y llevemos la guerra a los españoles arrancándoles primero la isla de Puerto Rico, que nos servirá de escala para ir a La Habana”44. Unidos seremos fuertes. Solos pereceremos. Unidos inspiraremos respeto. Aislados seremos humillados. Bolívar pregonó en todo momento la bandera de la unidad hispanoamericana y no la falacia de la unidad panamericana que no ha sido otra cosa que el instrumento de opresión del imperialismo norteamericano sobre las demás naciones de nuestro continente. El Libertador nos 39 BOLÍVAR, Simón. Carta a Iturbide. Cúcuta, 10 de octubre de 1821. 40 BOLÍVAR, Simón. Carta a San Martín. Bogotá, 10 de enero de 1821. 41 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 6 de enero de 1825. 42 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Chuquisaca, 11 de noviembre de 1825. 43 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre. Caracas, 5 de febrero de 1827. 44 BOLÍVAR. Simón. Carta a Mariano Montilla y a Juan José Padilla. Caracas. 27 de enero de 1827. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP propuso una unidad sustentada en principios y en identidades de causa y de intereses. Tal como lo manifestó desde Tunja al gobierno de las provincias Argentinas: “Ligadas mutuamente entre sí todas las repúblicas que combaten contra la España, por el pacto implícito y virtual de la identidad de causa, principios e intereses, parece que nuestra conducta debe ser uniforme y una misma. Nada puede pretender una contra otra, que no sea igualmente perjudicial a ambas, y por sentido contrario, cuanto exija a favor de ésta, debe entenderse respecto de aquella”45. Este es un planteamiento correcto de la unidad dialéctica y de la dialéctica de la unidad. No de la unidad de contrarios, en este caso; sino de la unidad de las diversidades humanas para formar una misma familia de naciones. Y la vanguardia de esa unidad la estaba constituyendo sin duda alguna la república de Colombia. Visto esto desde otro ángulo, Bolívar escribe: “Yo imagino que Venezuela es nuestra vanguardia, Cundinamarca nuestro cuerpo de batalla y Quito nuestra reserva. La filosofía de la guerra dicta que la vanguardia sufra, pero que exija refuerzos de los otros cuerpos; que el centro auxilie a la vanguardia con todo su poder, y que la reserva cuidando de su espalda, deposite en sí la salud y las esperanzas del ejército”46. Haciendo un recuento de su entrevista en Guayaquil con el General José de San Martín, el Libertador escribe a Sucre, dando cuenta, además, de las posiciones del ilustre prócer argentino sobre unión hispanoamericana y dice que “El Protector aplaudió altamente la federación de los Estados Americanos como la base esencial de nuestra existencia política. Le parece que Guayaquil es muy conveniente para residencia de la Federación. Cree que Chile no pondrá inconveniente de entrar en ella; pero sí Buenos Aires por falta de unión y de sistema. Ha manifestado que nada desea tanto como el que la federación de Colombia y el Perú subsista aunque no entren otros Estados”47. Como un paso indispensable hacia la unidad hispanoamericana el Libertador formó el pacto de alianza colombo-peruana que, por otra parte, podría sentar las primeras bases para la federación andina. Veamos cómo reza dicha declaración: “La República de Colombia y el Estado del Perú se unen, ligan y confederan desde ahora y para siempre en paz y en guerra, para sostener con su influjo y fuerzas marítimas y terrestres, en cuanto lo permitan las circunstancias, su independencia de la nación española y de cualquier otra dominación extranjera, y asegurar después de reconocida aquélla, su mutua prosperidad, la mejor armonía y llena inteligencia, así entre sus pueblos, súbditos y ciudadanos, como con las demás con quienes deben entrar en relación”48. (Subrayé). Y agrega: “Para estrechar más los vínculos que deben unir en lo venidero a ambos Estados, y allanar cualquier dificultad que pueda presentarse e interrumpir de algún modo su buena correspondencia y armonía, se formará una Asamblea compuesta de dos plenipotenciarios por cada parte (…). Ambas partes se obligan a interponer sus buenos oficios con los gobiernos de los demás 45 BOLÍVAR, Simón. Al gobierno de las provincias argentinas. Tunja, 4 de febrero de 1821 46 BOLÍVAR Simón. Carta al general Fernando del Toro. Cuenca, 23 de septiembre de 1822. 47 BOLÍVAR, Simón. Carta a Sucre. Guayaquil, 29 de julio de 1822. 48 BOLÍVAR, Simón. Cito en Pedro A. Zubieta: Apuntaciones sobre las primeras misiones diplomáticas de Colombia. Bogotá, 1924. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Estados de la América antes española, para entrar en este pacto de unión, liga y confederación perpetua”49. Hay que insistir en esto: Bolívar nunca llamó a la unidad con los Ibidem. Precisamente porque sabía que ese monstruo que se estaba formando en Norteamérica caería sobre nuestros pueblos, llamó a la unidad ¡“con los gobiernos de los demás Estados de la América antes española”! La descripción que hace el Libertador sobre los pueblos que constituyen la América nuestra, está perfectamente establecida en su Carta de Jamaica, como bien lo anota Pividal: “Del Sur hacia el Norte, comienza por las Provincias del Río de la Plata Argentina, Uruguay y Paraguay-, sigue con Chile, el virreinato del Perú -Perú y Bolivia- y después la Nueva Granada, Ecuador y Colombia, para rematar esta porción con la heroica y desdichada Venezuela. De inmediato se eleva a la Nueva España México y Centroamérica, para rematar con las islas de Cuba y Puerto Rico”50. Parecería superflua esta aclaración. Pero no lo es. Pese a ello hay todavía quienes atribuyen maliciosamente al Libertador su autoría sobre el sofisma de la “unidad panamericana”. Bien pronto Bolívar observa, con visible desencanto, que los pasos hacia el Congreso de Panamá eran insoportablemente lentos y empezó a temer que esa lentitud respondía a intereses extraños a Hispanoamérica. Se había armado raudamente una conspiración tendiente a impedir que en Panamá tuviesen cumplimiento los proyectos del Libertador y que tal eventualidad era calamitosa para nuestros pueblos. Así lo dio a entender a cada uno de los mandatarios de las nacientes repúblicas: “Si Vuestra Excelencia no se digna adherir a él (se refiere al Congreso de Panamá), preveo retardos y perjuicios inmensos a tiempo que el movimiento del mundo lo acelera todo, pudiendo también acelerarlo en nuestro daño”51. Y es que el Congreso de Panamá debía resolver cuestiones fundamentales para la vida de nuestras naciones, como, por ejemplo, el derecho de los pueblos a la libre autodeterminación nacional, tal como lo expone a sus comisionados enviados a Panamá, a quienes ordena: “Procurarán ustedes resistir a todo principio de intervención en nuestros negocios domésticos”52. Es el pueblo de cada nación el único que confiere la legitimidad de un gobierno. Esa capacidad constituyente es inalienable e indiscutible, y ello es materia importante en la conferencia de Panamá. Por lo tanto, instruye a sus comisionados: “La legitimidad de un gobierno deben examinarla sus súbditos y no los extranjeros. Yo no sé realmente la obligación que tenga ningún extranjero para pedir los títulos de nacimiento de ningún gobierno”53. 49 Ibidem.. 50 BOLÍVAR, Simón. Citado por Pividal. Op. cit., p. 144. 51 BOLÍVAR, Simón. Invitación a los gobiernos de Colombia, México, Río de la Plata, Chile y Guatemala, a formar el Congreso de Panamá. Guayaquil, julio 29 de 1822. 52 BOLÍVAR, Simón. Instrucciones a sus delegados al Congreso de Panamá. Arequipa, 15 de mayo de 1825. 53 PIVIDAL, Francisco. Bolívar a lo Bolívar. Op. cit. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Bolívar orienta igualmente a sus delegados para que, igualmente, se consagre en Panamá “La abolición del tráfico de esclavos de África y declarar a los perpetradores de tan horrible comercio incursos en el crimen de la piratería convencional”54. Bolívar había fundado en su visión estratégica que la unión solidaria de los pueblos hispanoamericanos, plasmada orgánicamente en el Congreso Anfictiónico de Panamá, sería la tabla de salvación de las nacientes repúblicas, no sólo porque aseguraba la independencia y defendía la libertad de los nuevos Estados, sino porque la misma fuerza que se desprendía de esa unión permitiría que nuestros pueblos, en un solo bloque, pudieran participar, de igual a igual, de poder a poder, en las altas decisiones universales sobre los problemas de la guerra, la paz, la cooperación mutua y el intercambio justo en materia comercial, económica, política y cultural. Tal la trascendencia que el Libertador dio al Congreso de Panamá. “El día que nuestros plenipotenciarios hagan el canje de sus poderes, se fijará en la historia diplomática de América una época inmortal. Cuando, después de cien siglos, la posteridad busque el origen de nuestro derecho público y recuerde los pactos que consolidaron su destino, registrarán con respeto los protocolos del Istmo. En él encontrarán el plan de las primeras alianzas, que trazara la marcha de nuestras relaciones con el universo” 55. Al mismo tiempo que urgía por la unidad en el Congreso de Panamá, daba el grito de alerta sobre las desmedidas ambiciones de los Ibidem, Inglaterra, Francia y la Santa Alianza. Sobre los gobiernos de esta última, advierte: “…ellos, sostienen a los tronos, a los reyes; nosotros a los pueblos, a las repúblicas; ellos quieren la dependencia, nosotros la independencia. Por consiguiente, para elevarnos a la altura correspondiente y capaz de sostener la lucha, no podemos menos que adoptar medidas iguales. La opresión está reunida en masa bajo un solo estandarte, y si la libertad se dispersa no puede haber combate. Por esta falta absurda, enorme, criminal, mil opresores de la Europa moderna tienen subyugados hasta los extremos del mundo”56. (Subrayé). El Libertador considera que”… si después de una victoria tan decisiva en el mundo americano, los aliados (de la Santa Alianza) persisten en su plan de hostilidad, es una prueba evidente que el plan definitivo es librar una contienda general, el triunfo de los tronos contra la libertad”57. (Subrayé). Así las cosas, dice Bolívar, “… podemos concluir por mi proposición de preparamos para una lucha muy prolongada, muy ardua, muy importante (…). El remedio paliativo a todo esto es el Gran Congreso de Plenipotenciarios en el Istmo bajo un plan vigoroso, y extenso, con un ejército a sus órdenes de cien mil hombres a lo menos, mantenido por la Confederación e independiente de las partes constitutivas 58. 54 BOLÍVAR, Simón. Citado por Liévano Aguirre. Bolivarismo y Monroísmo. pp. 100-101. 55 BOLÍVAR, Simón. Invitación a formar el Congreso de Panamá. Lima, 7 de diciembre de 1824. 56 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 23 de febrero de 1825. BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 11 de marzo de 1825. 57 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 23 de febrero de 1825. BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 11 de marzo de 1825. 58 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Fue precisamente en Lima donde el Libertador empleó toda su energía para afirmar su estrategia política democrática y continental, frente a las combinaciones arteras de los más recalcitrantes agentes del monarquismo. Allí, en un acto solemne pronunció su ardiente brindis: “¡Porque los pueblos americanos no consientan jamás elevar un trono en todo su territorio, que así como Napoleón fue sumergido en la inmensidad del océano, y el nuevo emperador Iturbide derrocado del trono de México, caigan los usurpadores de los derechos del pueblo americano, sin que uno solo quede triunfante en toda la dilatada extensión del nuevo mundo!”59. La conspiración y el saboteo contra el proyecto integracionista del Libertador estaban en marcha, a escala continental. Los agentes diplomáticos y los espías al servicio de Ibidem, Inglaterra, Francia y la Santa Alianza encontraron en las oligarquías domésticas de los nuevos países, los elementos ideales para minar desde el interior de las nuevas naciones la propuesta Bolivariana. La oligarquía mexicana, que había coronado a Iturbide; la de Chile, que había apoyado el proyecto monárquico de San Martín; la de Buenos Aires, enfrentada a los pueblos de las provincias Argentinas; la de Lima, que luego del triunfo en Ayacucho estaba esperando la oportunidad para arrojar del Perú al “zambo” Bolívar, a quien identificaban con las masas indígenas; la de Bogotá, retrógrada y fanática; y la de Venezuela, matutera y disoluta: todas, coincidían contra el Libertador. Después de concretado el Tratado Colomboperuano, que fue suscrito por Joaquín Mosquera y Bernardo Monteagudo, aquél se dirigió a Santiago de Chile cuyo gobierno objetó el carácter permanente de la liga y pidió suprimir la frase “desde ahora y para siempre”, así como el acuerdo de carácter militar. Además, Chile no quería garantizar nada concreto sobre sus límites con el Perú, razón por la cual dejó pendiente dicho tema. Como anota Liévano Aguirre, para la aristocracia frondista de Chile, lo que correspondía a las luces del siglo y a los principios liberales era la definitiva balcanización de Hispanoamérica en frente a las presiones imperialistas que la circundaban 60. “Estos antecedentes agrega Liévano pueden considerarse como relativamente favorables si se los compara con la situación que encontró Mosquera en Buenos Aires. Las relaciones exteriores de las provincias rioplatenses estaban a cargo de Bernardo Rivadavia el acucioso agente de los comerciantes porteños y extranjeros de Buenos Aires; y ello explica su rotunda oposición a considerar como base preliminar de las negociaciones el Tratado celebrado en Lima por juzgar que a su país no le convenía -como le dijo a Mosquera- entrar en época tan temprana en alianza de índole hispanoamericana. Que tales alianzas requerían la presencia de los Ibidem y sólo podían justificarse como medida transitoria para forzar a España al reconocimiento de la Independencia, lo cual excluía los compromisos a perpetuidad propuestos por Colombia”61. Así las cosas, Rivadavia presentó una ponencia para enfrentar a la de Bolívar, en la que planteaba una alianza que incluía a los Ibidem y a Inglaterra, proponiendo a Washington como sede de la reunión. Esta ponencia, según lo denuncia Bolívar a Monteagudo, fue elaborada por los ingleses y remitida a Buenos Aires desde Lisboa, y abarca a España, Portugal, Grecia, Ibidem , Inglaterra, México, Colombia, Haití, Buenos Aires, Chile y el Perú. 59 BOLÍVAR Simón. Brindis pronunciado en un banquete en Lima. 30 de septiembre de 1823. 60 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolívar. Op. cit., p. 479. 61 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Analizando el proyecto presentado por Rivadavia, el Libertador le escribe a Bernardo Monteagudo: “Decir mi opinión sobre este proyecto es obra magna, como dicen. A primera vista, y en los primeros tiempos, presenta ventajas; pero después, en el abismo de lo futuro y en la luz de las tinieblas, se dejan descubrir algunos espectros espantosos. Me explicaré un poco: tendremos en el día la paz y la independencia, y algunas garantías sociales y de política interna; estos bienes costarán una parte de la independencia nacional, algunos sacrificios pecuniarios, y algunas mortificaciones nacionales. Luego que la Inglaterra se ponga a la cabeza de esta liga seremos sus humildes servidores, porque formado una vez el pacto con el fuerte, ya es eterna la obligación del débil”62 (Subrayé). Porque, una cosa muy distinta es que la confederación o liga hispanoamericana cuente con Inglaterra como potencia aliada, como proponía el Libertador, y otra muy distinta es que sea un miembro constituyente de la misma, como lo quiere Rivadavia. Con Inglaterra dentro de la organización la cuestión es muy diferente: “Todo bien considerado, tendremos tutores en la juventud, amos en la madurez y en la vejez seremos libertos”63. Sobre el rodeo hecho por los ingleses utilizando a Portugal, Bolívar considera que es simplemente un modo de presentación del proyecto, tratando de no llamar la atención. “Yo creo dice el Libertador que Portugal no es más que el instrumento de la Inglaterra, la cual no suena en nada, para no hacer temblar con su nombre a los cofrades; convidan a los Ibidem por aparentar desprendimiento y animar a los convidados a que asistan al banquete; después que estemos reunidos será la fiesta de los Lapitas, y ahí entrará el León a comerse a los convivios. El proyecto de federación de que hablamos encierra todos los casos foc deris; sus dietas son vi aneas en las cuales se puede modificar o alterar una o muchas partes del pacto. Desde luego se declara la guerra a la Turquía, porque es la que está en armas contra la Grecia; y hétenos allí al Chimborazo en guerra con el Cáucaso”64. Así, pues, la ponencia de Buenos Aires estaba perfectamente armonizada con la estrategia expansionista del imperio británico, que ya había llegado a un acuerdo secreto con los Ibidem para impedir la competencia de la Santa Alianza en América. Bolívar lo había reiterado ya: “Los españoles para nosotros, ya no son peligrosos, en tanto que los anglosajones lo son mucho porque son omnipotentes, y por lo mismo, terribles” 65. Las intrigas y perfidias puestas en acción contra el Libertador se desatan cada vez con mayor encono, hasta hacer del crimen y del asesinato una moneda de uso corriente: “Estos días escribe Bolívar hemos tenido un disgusto por el asesinato que se hizo en Monteagudo, porque este suceso debe tener un origen muy profundo o muy alto. Los asesinos están presos y ellos confiesan dos personas que pertenecen a la facción gótica (o monarquista) de este país. Yo creo que 62 BOLÍVAR, Simón. Al señor Bernardo Monteagudo. Guayaquil, 5 de agosto de 1823. 63 Ibidem. 64 Ibidem. 65 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Arequipa, 20 de mayo de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP esto puede tener origen en los intrigantes de la Santa Alianza que nos rodean; porque el objeto no debía ser solo matar a Monteagudo sino a mí y a otros jefes”66. Los agentes de las potencias enemigas de la unión hispanoamericana proyectada por Bolívar, unen a las perfidias y crímenes una inmensa campaña de difamación contra el Libertador, a quien acusan de ambicioso que sólo pretende, a la manera de Napoleón, construir su propio imperio y coronarse como rey o emperador. Los periódicos y publicaciones más influyentes de Ibidem y Europa elevan a coro dichas difamaciones con el objeto de desacreditar al Libertador y abortar la unidad hispanoamericana con el fracaso del Congreso Anfictiónico de Panamá. “A propósito de trampas dice Bolívar: incluyo a usted una carta de Londres de un francés Velaly, agente del gobierno francés que está en grande intimidad, según parece, con el señor Hurtado (…) me aconseja que me haga proclamar soberano constitucional (…). Si él fuera patriota no me aconsejaría tal cosa. Antes me escribió otra carta diciéndome que siguiera la conducta de Napoleón (…). El fin está claro: sembrar la desconfianza y aumentar las divisiones. Yo suplico a usted que presente esta carta original al Senado, de mi parte, para que sepan esos señores las conexiones del señor Hurtado, las miras de la Santa Alianza y lo más que se deduce de esta presentación. No quiero que mañana digan que yo tengo correspondencia secreta con agentes de la tiranía. Yo quiero vivir libre y morir ciudadano. Yo no he conocido ni tratado jamás al tal Velaly, ni quiero nada con él”67. Al mismo Páez, que le había propuesto la corona, el Libertador le responde: “Ni Colombia es Francia, ni yo Napoleón (…). Yo no soy Napoleón ni quiero serlo; tampoco quiero imitar a César; aun menos a lturbide. Tales ejemplos me parecen indignos de mi gloria. El título de Libertador es superior a todos los que ha recibido el orgullo humano. Por tanto, es imposible degradarlo”68. Sin embargo, la infame difamación tomaba curso y sorprendió a los más cándidos. Muy poco eficaces eran las protestas y respuestas vehementes y enérgicas del Libertador, frente a la difusión Internacional de las calumnias. A Santander, por ejemplo, le escribió en repetidas oportunidades denunciando la maledicencia y los efectos lesivos que se desprendían de tales embustes. En una de esas tantas oportunidades le escribió: “Según esos señores, nadie puede ser grande sino a la manera de Alejandro, César y Napoleón. Yo quiero superarlos a todos en desprendimiento (.. ). Mi ejemplo puede servir de algo a mi patria misma, pues la moderación del primer jefe cundirá entre los últimos, y mi vida será su regla”69. Una espesa red de espías y provocadores a escala continental estaba trazada y articulada con los ‘intereses de las grandes potencias, tal como lo denuncia ante Santander: “He mandado salir un agente francés que estaba aquí, un Conde Moges. Por las gacetas hemos visto que la Francia manda ministros de discordia a toda la América (…). ¡Qué inmoralidad! (…). El señor Chasseriau parece que es el espión que tienen los franceses en el Norte de Colombia y en México”70. 66 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 9 de febrero de 1825. 67 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 20 de diciembre de 1824. 68 BOLÍVAR, Simón. Carta a Páez. Magdalena (Lima), 6 de marzo de 1826. 69 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Magdalena (Lima), 21 de febrero de 1826. 70 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 9 de febrero de 1825. 71. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Qué contraste tan inmenso se presenta en Hispanoamérica entre la inteligencia, el valor, la dignidad y el decoro del Libertador y quienes sinceramente lo apoyaban, que eran muy pocos, y la venalidad, la desvergüenza, la corrupción y el egoísmo desaforado de sus enemigos, atrincherados en la burocracia de los nuevos Estados, para servir los intereses de la dominación extranjera. Un ejemplo: mientras Bolívar declara estar dispuesto con el ejército colombiano a “cooperar a la gloria de sostener nuestros principios y defender la libertad del pueblo argentino”71, el gobierno de Buenos Aires, amenazado por el Brasil, se opone a la unión hispanoamericana y se entrega a los Ibidem e Inglaterra. Brasil, además, había invadido territorio peruano, lo que provocó la enérgica nota de protesta, dirigida por el Libertador al comandante de los invasores: “Prevengo al señor comandante general de Santa Cruz, que si usted no desocupa en el acto la provincia de Chiquitos, marche contra usted y no se contente con liberar nuestras fronteras, sino que penetre al territorio que se nos declara enemigo, llevando la desolación y la muerte para vengar nuestra patria y corresponder a la insolente nota y a la guerra con que usted la ha amenazado”72. Sobre la correlación de fuerzas enfrentadas en el sur, Bolívar escribe: “Las provincias del Río de La Plata no tienen un solo ejército con qué bloquear a Montevideo, mientras que el príncipe de Brasil posee todos los medios de subyugarlos. Este emperador del Brasil y la Santa Alianza son uno. Y si nosotros, los pueblos libres no formamos otro, somos perdidos. Sobre esto, por más que hable, no podré decidir bastante”73. Como si esto no fuera bastante, el Libertador considera: “¿Qué harán la España y Portugal con sus príncipes? ¿Y cómo podrá la Inglaterra impedir a estos monarcas su traslación a las colonias que le quedan fieles? ¿Y estando en ellas no causarán trastornos entre nosotros? Creo que todos los europeos en general tienen más o menos interés en la independencia de América, pero gobernada por príncipes europeos. Esta materia bien consideraba, es de suma gravedad para nosotros”74. (Subrayé). El juicio es exacto. Ni Francia, ni la Inglaterra, ni la Santa Alianza, ni los Ibidem estaban dispuestos a tolerar las nacientes repúblicas hispanoamericanas que hablaban de formar el Pacto Social y de libertar esclavos, y mucho menos a permitir que tales estados se ligasen o confederasen de acuerdo con principios republicanos, democráticos e internacionalistas de mutua cooperación y de solidaridad en todos los campos, como lo proyecta el Libertador. “Por lo mismo -expresa Bolívar-, mi manía es enviar representantes al Istmo para formar el gran Congreso Federal (…). Yo creo que éste es el último servicio que le podemos hacer a la América”75. (Primera subraya de Bolívar). 71 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 10 de octubre de 1825. 72 BOLÍVAR, Simón. Citado por Indalecio Liévano Aguirre en Bolívar, p. 393. 73 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 9 de febrero de 1825. 74 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 16 de septiembre de 1823. 75 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 9 de febrero de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Reflexionando sobre todo lo anterior, el Libertador rechazó el carácter panamericano que habían propuesto los Ibidem e Inglaterra, a la liga o confederación americana. Y así lo recalcó a Santander reiteradamente, pues era a éste a quien competía, como presidente encargado de Colombia, adelantar las gestiones de cancillería que fuesen pertinentes. En cambio, consiguió por medio de Santamaría, su comisionado en México, un tratado de amistad similar al Colomboperuano. Lucas Alemán, quien había asumido el mando supremo de la república azteca, saludó el proyecto de Bolívar como una idea grandiosa, y se comprometió a trabajar por la alianza de las naciones hispanoamericanas. El tratado colombomexicano sólo consignó algunas modificaciones secundarias con relación al Tratado de Lima, destacándose la correspondiente al arbitraje y la de sede permanente de la Liga, pues aunque no rechazó que la primera reunión se hiciera en Panamá, prefería que la sede de la Liga estuviese en México, juzgando que en el futuro inmediato los peligros más evidentes para Hispanoamérica se originarían en las fronteras de México y Ibidem. Colombia y México habían intentado coordinar fuerzas para liberar a Cuba y Puerto Rico, pero debieron esperar una coyuntura más favorable debido a la decidida oposición de Ibidem e Inglaterra, que preferían conservar la dominación española sobre dichas islas. Estimando estas premisas Bolívar escribió a Santander: “No se olvide usted jamás de las tres advertencias políticas que me he atrevido a hacerle: primera, que no nos conviene admitir en la liga al Río de la Plata; segunda, a los Ibidem de América, tercera, no liberar a La Habana. Estos tres puntos me parecen de la mayor importancia, pues creo que nuestra liga puede mantenerse perfectamente sin tocar los extremos del Sur y del Norte” 76 En cuanto a la relación que pudiera establecer la liga con Inglaterra, el Libertador expresa: “…la existencia es el primer bien; y el segundo es el modo de existir; si nos ligamos a Inglaterra existiremos y si no nos ligamos nos perderemos (…). Luego es preferible el primer caso. Mientras tanto, creceremos, nos fortificaremos y seremos verdaderamente naciones para cuando podamos tener compromisos nocivos con nuestra aliada. Entonces, nuestra propia fortaleza y las relaciones que podamos formar con otras naciones europeas, nos pondrán fuera del alcance de nuestros tutores y aliados” 77. (Subrayé). En todo caso, sostiene Bolívar, el aislamiento es la muerte de las naciones. Para ser alguien, hay que serlo con todos. Las naciones están en el mundo y no pueden encerrarse en sí mismas como aldeas autárquicas, sin contraer relaciones con los demás pueblos. No con uno solo. Con todos. Así lo advierte el Libertador al reflexionar sobre la relación con el imperio británico: “Supongamos que suframos por la superioridad de Inglaterra; este sufrimiento será una prueba de que existimos, y existiendo tendremos la esperanza de librarnos del sufrimiento. En tanto que, si seguimos en la perniciosa soltura (o aislamiento) en que nos hallamos, nos vamos a extinguir por nuestros propios esfuerzos en busca de una libertad indefinida” 78. (Subrayé). 76 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 16. 77 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Cuzco, 28 de julio de 1825. 78 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Bolívar afirmaba que teniendo a Inglaterra como potencia aliada, como debe ser, Hispanoamérica podría contrarrestar los peligros y agresiones, de las demás potencias de Europa y Norteamérica, tal como lo plantea a Santander: “… vea usted la caída del grande imperio de Napoleón causada por los ingleses; vea usted a la Rusia queriéndose echar sobre Turquía y a la Francia sobre nosotros, y sin intentar hacerlo por respeto a la Inglaterra. La Santa Alianza toda tiembla delante de la Gran Bretaña (…). La Inglaterra se halla en una progresión ascendente, desgraciado del que se le oponga; aun es desgraciado el que no sea su aliado… ”79. Conviene advertir, dice Bolívar, que “Los españoles son los más débiles en América en lo futuro. Su gobierno está envenado por la anarquía y por una anarquía interminable, porque se funda en principios religiosos, y en intereses personales que ninguna fuerza es capaz de desarraigar. La Inglaterra verá siempre la España en América con odio y también los norteamericanos. Nosotros seremos más fuertes cuando estemos más unidos, y esta unión no nos vendrá nunca de la satisfacción de una independencia y una confianza sin límites; porque el día que nada temamos ese día empiezan todos los peligros de Colombia; ese día resuenan las trompetas de la guerra civil. Guarde usted esta carta, y si puede hágala grabar en bronce para que algún día se pueda comparar con los hechos”80. (Subrayé). Las virulentas disputas territoriales entre naciones hermanas, la estrechez del nacionalismo provinciano, el servilismo de una burguesía de rentistas, comisionistas y usureros cuyos verdaderos intereses estaban subordinados a las metrópolis capitalistas de Europa y Norteamérica, y, en fin, toda una suma de factores adversos que bien capitalizados por las grandes potencias arrastraban a estos países, no hacia su unidad integral y solidaria, sino hacia el separatismo de Hispanoamérica y el establecimiento de pequeñas naciones aisladas, constituían la permanente preocupación del Libertador. Sobre todo cuando reflexionaba sobre la situación de Colombia si permaneciese aislada, teniendo presente los movimientos políticos que estaban fijando una nueva correlación de fuerzas adversas a la nación y a Hispanoamérica e general. Veamos cómo veía Bolívar nuestro panorama desde la ciudad de Ibarra: “A nuestra espalda la ambiciosa Portugal con su inmensa colonia del Brasil, y al Sur el Perú con muchos millones de pesos, con su rivalidad con Colombia y con sus relaciones con Chile y Buenos Aires. En la primer discordia la marina del Perú, que debe ser su primer fuerza, porque sus costas son dilatadísimas, tiene la ventaja mayor para abrazar todas nuestras riberas al mar. Colombia nunca podrá competir en marina con el Perú en el Pacífico porque sus primeras atenciones las tiene en el Atlántico (…) y sin embargo véase qué medios de defensa tenemos contra tantos contrarios. Somos inferiores a nuestros, hermanos del Sur, a los mejicanos; a los americanos, a los ingleses y, por fin, a todos los europeos, que son nuestros vecinos en las Antillas. Nosotros estamos en el centro del universo y en contacto con todas las naciones; ¿quién puede decir otro tanto? Tenemos dos millones y medio de habitantes derramados en un dilatado desierto. Una parte es salvaje, otra esclava, los más son enemigos entre sí y todos viciados por la superstición y el despotismo. ¡Hermoso contraste para oponerse a todas las naciones de la tierra! Esta es nuestra situación. Esta es Colombia y después la quieren dividir” 81. (Subrayé). 79 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Cuzco, 10 de julio de 1825. 80 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Quito, 30 de enero de 1823. 81 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Ibarra, 23 de diciembre de 1822. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Esa irresistible corriente divisionista tiene expresión en las mismas filas del ejército Libertador, tal como lo expone el propio Bolívar: “Los generales Valdés y Sucre están mandando nuestras tropas: los otros generales aliados son muy buenos jefes, pero no se entienden entre sí por las rivalidades, celos y demás miserias que hemos aprendido de los españoles y de nuestros compañeros los esclavos. Los reyes y los generales de Europa se entienden perfectamente, porque han nacido libres, en tanto que nosotros siendo iguales en todo, todo, no podemos avenirnos unos con otros”82. (Subraya del original). Entre tanto el Congreso en Bogotá era una caldera donde hervían todas las pasiones y fanatismos contra el Libertador, so pretexto de no dar demostraciones claras de sumisión a la ley. En carta a Santander podemos leer en la respuesta de Bolívar toda su indignación contra las mezquindades politiqueras de los congresistas: “Si esos caballeros me injurian porque yo no soy un testigo falso, que ando jurando todos los días y perjurando el otro día para volver a jurar obediencia a los caprichos de cada cual que va al Congreso, aseguro a usted que no sé entonces qué es lealtad, virtud, patriotismo (…). Dígale usted al padre Briceño, a Baralt, Hurtado y Osio, que si no fuera por mí estarían ahorcados los patriotas de entre ellos, y los godos también de entre ellos estarían aun esclavos. Dígales usted que yo no necesito de amenazas, que yo tengo poder para hacer lo que mejor me parezca en el momento que turben el orden público, y entablen las reformas, porque entonces el ejército y el pueblo me pedirán que los salve de la cruel imbecilidad de sus reformadores. Dígales usted que yo no quiero más que la libertad de Colombia y que por eso he ofrecido de nuevo mi sumisión a las leyes; que Constant dice que sólo un malvado pretende reformas en una constitución nueva que aun no se ha experimentado su efecto”83. (Subrayé) Bolívar había advertido al mismo Santander: “Cuando más pienso en nuestra situación, más me persuado que debemos tener vecinos temibles que nos obliguen a concentramos y reunimos a nuestros propios principios e intereses. Cuando nos dilatemos por la expansión que nos debe ofrecer la libertad, la paz y la seguridad, nuestros más crueles peligros se van a multiplicar. Entonces vamos a experimentar la verdadera guerra y la verdadera anarquía reunidas en masa para arrebatamos el triunfo de la libertad y de los sacrificios. Yo tiemblo amigo, delante de lo futuro; más horrible me parece el porvenir que lo pasado. Penétrese usted del sentimiento doloroso que yo padezco con esta consideración, y evitaremos por esta anticipación alguna cantidad de agudos pesares. Al menos no seremos culpables de imprevisión”84. (Subrayé). El caso de Bolívar era inenarrable: debía luchar contra España, por un lado; contra la demagogia y el caos de los caudillos políticos, por el otro; contra los desafueros y ambiciones de los caudillos militares, en un frente; y contra las intromisiones de las potencias de Europa y Norteamérica en las nacientes repúblicas Hispanoamericanas. y como si esto no bastara debía estar atento a la lucha por la extensión territorial de estas mismas repúblicas y contra su deplorable tendencia al aislamiento más hirsuto. Todo ello significaba: “Enemigos dentro, enemigos fuera; pasiones y crímenes; carencia de todo, y sobra de demandas y necesidades (…). Toda la América es un inmenso campo de anarquía: 82 BOLÍVAR, Simón. Carta a Páez. Guayaquil, 29 de mayo de 1823. 83 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Guayaquil, 30 de mayo de 1823. 84 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Guayaquil, 14 de febrero de 1823. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Colombia sola ha dado un asilo al orden, y a las leyes y a los principios del sistema social. Quiera Dios que este asilo sagrado no venga a ser profanado por el crimen” 85. (Subrayé). A Bolívar le hizo falta en la presidencia de: Colombia un colaborador que estuviera realmente compenetrado con su ideal emancipador e integrador de América Latina. Santander, desafortunadamente, fue inferior a esa hora crucial de nuestra historia. Cuando Alemán propuso a Santamaría un Convenio Comercial colombomexicano, en que los signatarios se ofrecían un tratamiento preferencial, por ser miembros de la comunidad hispanoamericana, y cuyo Tratado se firmó el 19 de febrero de 1824, el Congreso colombiano lo rechazó, por que Santander acababa de otorgar, sin reservas, el privilegio de la nación más favorecida a los Ibidem e Inglaterra. En cambio, cuando se concertó el primer tratado comercial entre México e Inglaterra Alemán supo fijar como premisa que las relaciones entre las naciones hispanoamericanas eran un caso especial, lo que en buen romance significaba que la cláusula de la nación más favorecida no era aplicable a naciones diferentes a la América hispana. Así reza el artículo 49 del Tratado Anglo-Mexicano: “Cualesquier concesión o gracia particular que se haga, tanto por su Majestad británica como por los Ibidem Mejicanos en favor de otra nación se hará extensiva, respectivamente, a las partes contratantes, libremente si la concesión fuese libre, y sujeta a las mismas condiciones, si fuere condicional; exceptuando sólo las naciones americanas que antes fueron posesiones españolas, a quienes por las relaciones fraternales que las unen con los Ibidem Mejicanos podrán estos conceder privilegios extensivos a los dominios de su Majestad Británica” 86. Cuando el Libertador se hallaba en Potosí en el mes de octubre de 1825, Santander, en Bogotá, firmaba un tratado comercial entre Colombia y la Inglaterra. Vanagloriándose de firmar tal convenio que, a su juicio, era un acuerdo que situaba a Colombia en pie de Igualdad con la Gran Bretaña, le remitió copia de la documentación a Bolívar que, lacónicamente, se limitó a decir: “No he Visto allí el Tratado de comercio y navegación con la Gran Bretaña, que, según usted dice, es bueno; pero yo temo que no lo sea tanto, porque los ingleses son terribles para estas cosas”87. Seis días después y luego de haberlo estudiado, el Libertador escribe a Santander sobre el dicho tratado: “El tratado de amistad y comercio entre Inglaterra y Colombia tiene la igualdad de un peso que tuviera de una parte oro y de la otra plomo. Vendidas estas dos cantidades veríamos si eran iguales. La diferencia que resultara, sería la igualdad necesaria que existe entre un fuerte y un débil. Este es el caso (…). El tratado de Buenos Aires me hizo reír, y, por lo mismo, nada diré en su favor”88. (Subrayé). Pero esto no es todo. Santander, en lugar de secundar el proyecto presentado por el Libertador sobre el Congreso Anfictiónico de Panamá, pasó a presentar como propia una propuesta que era idéntica en todo a la presentada por Rivadavia que tenía el aval de los Ibidem e Inglaterra, excepto en que 85BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Guayaquil, 4 de agosto de 1823. 86 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. BOLÍVAR. Op. cit., p. 365. 87 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 21 de octubre de 1825. 88 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 27 de octubre de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Santander excluye a Haití, pensando que la república negra podría no ser del agrado de los Ibidem y las potencias de Europa. Descalificando la liga “ideada” por Santander, Bolívar señaló que ésta “no sería más que nominal, pues un pacto con un mundo entero viene a ser nulo en realidad” 89. Pero hay todavía más. En un acto que podría considerarse de traición, Santander, contrariando las numerosas instrucciones del Libertador, decidió, por su cuenta, invitar a los Ibidem a participar del Congreso de Panamá, lo que, de hecho, anticipaba su más rotundo fracaso. Finalmente, Santander abrazó fervorosamente la bandera del monroísmo que era la antítesis más absoluta del Bolivarismo republicano, democrático, internacionalista y defensor de los intereses más genuinos de los pueblos hispanoamericanos. Con razón exclama Bolívar: “Lo que hago con las manos lo desbaratan los pies de los demás” 90. Y para colmar el infortunio de Colombia, Santander, haciendo caso omiso de las repetidas protestas del Libertador contra las malversaciones de Francisco Antonio Zea en Inglaterra, lo sostiene a nombre de nuestra república hasta su muerte (la de Zea, afortunadamente), lo que condujo a la postración económica de nuestra nación. Bolívar lo había denunciado muchas veces: “El empréstito del señor Zea es horrible… la deuda nacional nos va a oprimir; el señor Zea es la mayor calamidad de Colombia; es horrible su mal versación”91. “Zea” es un “buitre” y un “criminal”: “Recibió dos millones y doscientos mil pesos, y dio el valor de diez. Yo no sé cómo pagar las atrocidades de Zea”92. “La deuda pública es un caos de horrores, de calamidades y de crímenes, y el señor Zea, el genio del mal…” 93. “Zea: este hombre es el más vil ciudadano que tiene Colombia, porque nos está entregando a la muerte con sus operaciones de hacienda”94. Lo más vergonzoso es que el último empréstito hecho por los ingleses no era necesario ya, pues había culminado la guerra contra España. Y mucho más vergonzoso todavía, y además criminal, fue 89 BOLÍVAR, Simón. Carta a P. Gual Y a P. Briceño. Lima, 11 de agosto de 1826. 90 BOLÍVAR, Simón. Carta a José Fernández Madrid, Caracas, 26 de mayo de 1827. 91 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Pasto, 14 de enero de 1823. 92 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Guayaquil, 30 de mayo de 1823. 93 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Babahoyo, 14 de junio de 1823. 94 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Cuencia, 27 de octubre de 1822. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP el hecho de que el dinero del último préstamo se evaporó en las turbias manos del santanderismo en Bogotá. Como Bolívar es el verdadero Padre de Colombia, era obvio que sus más furibundos enemigos, en su empeño de frustrar el proyecto del Libertador, tenían que destruir a Colombia, como primer eslabón para la destrucción de la unidad hispanoamericana. Y esos mismos liberticidas, separatistas, apátridas, títeres del gran capital de Norteamérica y Europa, fueron los más ardientes defensores de la tesis del librecambio impuesto a nuestras naciones, cortando bruscamente el proceso de sus economías y negándoles la opción del progreso industrializador y comercial. Inglaterra, ya se dijo, era la potencia manufacturera y en este campo era poca la competencia que los Ibidem podían oponerle. Además, era la primera potencia de los mares. Ibidem exportaba productos agrícolas, reexportaba manufacturas europeas y buscaba monopolizar el transporte marítimo de las mercancías y materias primas en América. Francia, por su parte, se esforzaba por no quedar a la zaga de sus rivales. Ya en 1821 Hispanoamérica había sido recorrida por tres comisiones comerciales francesas que buscaban promover el intercambio con las nuevas naciones. “Estas relaciones -decía el Consejo de Comercio, en noviembre de 1821- abrirían a nuestra industria un vasto continente y nos asegurarían un gran número de clientes en una región carente de manufacturas”95. En realidad los contactos iniciales de las nuevas naciones con las potencias extranjeras, fueron desiguales, risibles y trágicos. Los improvisados estadistas se hallaban como en el génesis: naciendo al mundo. Hablando sobre esta materia, el general Joaquín Posada Gutiérrez, miembro del ejército Libertador, escribe en sus memorias histórico-políticas: “El tratado con Inglaterra fue uno de los mayores desaciertos del general Santander, que nos obligó indefinidamente a condiciones ruinosas para nuestro país. El general Santander lo confesó, excusándose con su inexperiencia. Con este tratado hemos quedado respecto de Inglaterra, peor que el Portugal; nos obliga a conceder iguales ventajas a las demás naciones, y nos imposibilita estrechar los lazos comerciales con nuestra madre patria con algunas concesiones útiles a ambos países, que no se pueden hacer a los otros sin gravamen. Los tratados y la deuda nos hacen una especie de colonos de las potencias extranjeras. Tan cierto es esto, que en la Nueva Granada lo peor que uno puede ser es granadino, y lo mejor es ser extranjero; pero se entiende ser inglés, o francés, o norteamericano, en fin, ser súbdito de una nación que tenga algunos buques de guerra. Así es que nuestras relaciones exteriores están reducidas a oír reclamaciones, sufrir humillaciones y pagar indemnizaciones, injustas las más veces” 96. (Subrayé). Muy distinta fue, en cambio, la actitud del Libertador en todo lo relacionado con las potencias extranjeras. Actitud e inteligencia temperadas con el análisis dialéctico de las cosas, el conocimiento previo o la previa investigación a fondo sobre las materias en discusión. Y sobre todo, altivez sin grosería, amor a la patria, rectitud y decoro. Veamos algunos apartes de su carta a José Rafael Revenga: 95 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 82. 96 Ídem., pp. 8687. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “Jamás conducta ha sido más infame que la de los (norte) americanos con nosotros: ya ven decidida la suerte de las cosas y con protestas y ofertas, quien sabe si falsas, nos quieren lisonjear (…). No nos dejemos alucinar con apariencias vanas; sepamos bien lo que debemos hacer y lo que debemos parecer” 97. (Subrayé). Los agravios recibidos por obra de los Ibidem no pueden olvidarse: “Yo no sé qué deba pensar de esta extraordinaria franqueza con que ahora se muestran los (norte) americanos; por una parte dudo, por otra me afirmo en la confianza de que habiendo llegado nuestra causa a su máximo, ya es tiempo de reparar los antiguos agravios”98. (Subrayé). Hay que tener mucho mundo para saber leer lo que está entre líneas, para escuchar lo que no se dice, para descubrir la verdad que se calla. Así lo recomienda Bolívar a Revenga: “Si el primer caso sucede, quiero decir, si se nos pretende engañar, descubrámosles sus designios por medio de exorbitantes demandas; si están de buena fe, nos concederán una gran parte de ellas, si de mala fe, no concederán nada y habremos conseguido la verdad, que en política como en guerra es de un valor inestimable”99. (Subrayé). Las directrices del Libertador son concluyentes y categóricas: “Ya que por su antineutralidad la América (del Norte) nos ha vejado tanto, exijámosle servicios que nos compensen sus humillaciones y fratricidios. Pidamos mucho y mostrémonos circunspectos para valer más o hacernos valer” 100. (Subrayé). 4.4 BOLÍVAR, EL ANTlIMPERlALISTA La coyuntura estaba perfectamente establecida: las potencias de Ibidem , Inglaterra, Francia y la Santa Alianza tenían en su mira la repartición del territorio económico de los nuevos estados hispanoamericanos. Para lograr tal objetivo y asegurar las mejores tajada de la gran torta trazarían una estrategia política que consistía en servirse de los caudillos políticos y oligárquicos de las nuevas naciones para desestabilizar toda la región mediante el azuzamiento de los conflictos internos, la manipulación de las contradicciones por cuestiones limítrofes y el fomento de los disturbios, de la división, del separatismo, de las rivalidades y, en fin, de todo aquello que sirviera para derrotar el proyecto del Libertador. Y como la coyuntura era irremisible, y Bolívar lo sabía, la lucha sería desigual, extremadamente difícil quimérica: un hombre solo contra todo el mundo nada puede. Así lo dirá más de una vez. Pero, el hecho cierto, es que jamás claudicará en la lucha. Las potencias imperialistas y las oligarquías criollas de Hispanoamérica: todos estaban contra él. O lo que es igual, contra nuestros pueblos, contra su independencia, contra su libertad y contra la integración internacionalista y solidaria. El Libertador pensó en producir una situación excepcional para enfrentar todas las fuerzas amenazantes que se cernían sobre nuestra América: por una parte, el intento de ganar a la Inglaterra 97 BOLÍVAR, Simón. A José Rafael Revenga. San Cristóbal, 25 de mayo de 1820. 98 Ibidem 99 Ibidem 100 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP como potencia aliada de las nuevas naciones, y, por la otra, a la que Bolívar confirió una importancia vital, constituir la unidad de los nuevos Estados que habían sido antes colonias españolas, por medio del Congreso Anfictiónico de Panamá. “El nombre de anfictiónico tal como lo anota Pividal” no es más que una reminiscencia de aquel derecho que tenían las ciudades confederadas de la antigua Grecia de enviar un representante al Consejo de Anfictiones. Este Consejo era una especie de tribunal que se esforzaba en atenuar las disensiones entre los griegos”1 . El proyecto del Libertador proponía, por primera vez en la historia de la humanidad, fusionar en un todo a las nuevas naciones de América, para formar una misma familia de repúblicas que asegurara su independencia y su libertad y para que, conservando su unidad, resolviera fraternalmente sus disputas y diferencias internas. Pensando en cómo detener a la Santa Alianza y a los franceses, la Gran Bretaña se idea una artimaña diplomática que, además de lo anterior, ponía freno a las pretensiones anexionistas de los Ibidem. En efecto, Jorge Canning, Primer Ministro de Inglaterra, remitió el 20 de agosto de 1823, una carta confidencial al señor Richard Rush, Ministro de los Ibidem en Londres. Esta carta contiene la siguiente proposición: “Antes de salir de esta ciudad, quiero dejar a usted de un modo el más preciso, aunque siempre en forma extraoficial y confidencial, mis ideas sobre la cuestión que discutimos brevemente en la última ocasión que tuve el gusto de verle. ¿No habrá llegado el momento de que nuestros gobiernos concluyan un acuerdo sobre las colonias hispanoamericanas?”2 . Nótese el golpe de ingenio diplomático en la introducción de la carta, dejando la constancia de que lo dicho es “siempre en forma extraoficial y confidencial”: lo cual quiere decir, sin duda alguna, que el Estado británico, como tal, sin decir ni comprometerse a nada, lo está diciendo todo y se está comprometiendo en todo. Pero sigamos con la carta: “Y si podemos ultimar ese arreglo, ¿no sería conveniente para nosotros y benéfico para el mundo entero que los principios en que se basara nuestro pacto quedasen claramente definidos y que los confesásemos sin embozo? Por lo que a nosotros respecta, nada hay oculto. “1. Consideramos imposible la reconquista de las colonias por España. “2. Consideramos la cuestión de su reconocimiento como Estados independientes, sujeta al tiempo y a las circunstancias. “3. No estamos, sin embargo, dispuestos a oponer obstáculos para un arreglo entre ellas y la madre patria, por medio de negociaciones amistosas. “4. No pretendemos apropiamos ninguna porción de esas colonias. “5. No veríamos con indiferencia que una porción de ellas pasase al dominio de otra potencia. “Si estas opiniones y sentimientos son comunes al gobierno de usted y al nuestro, como lo creo firmemente, ¿por qué vacilaríamos en confiárnoslas mutuamente y en hacer declaraciones a la faz de la tierra? Si hubiera una potencia europea que acariciara otros proyectos o que quisiera apoderarse de las colonias por la fuerza, con el fin de subyugarlas para España o en nombre de España, o que meditara la adquisición de una parte de ellas para sí misma, por cesión o conquista, la 1 PIVIDAL. Francisco. Bolívar: Pensamiento Precursor del Antimperialismo. p. 168. 2 CANNING, Jorge. Al señor Richard Rush, Ministro de los Estados Unidos en Londres. 20 de agosto de 1823. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP referida declaración del gobierno de usted y del nuestro sería el medio más eficaz y a la vez el menos violento para intimar nuestra desaprobación común de tales proyectos… ¿querría usted cambiar algunas notas oficiales conmigo?”3 . Rush hizo llegar urgentemente la propuesta de Canning al Presidente Monroe, lo que produjo un fuerte impacto en Washington. Dada la importancia del asunto, Monroe decidió consultar a los expresidentes Jefferson y Madison y a los principales funcionarios del gobierno, y todos ellos, con excepción de Adams, manifestaron su entusiasta acogida a la idea de Canning. La alianza de los Ibidem con la poderosa Inglaterra era algo trascendental, ¿quién podría resistirla? Pero después del paroxismo inicial, los cuadros de mando de Washington debieron considerar que con tal propuesta, los ingleses no sólo frenaban la competencia de la Santa Alianza y de los franceses, sino que frenaban la expansión de los Ibidem. En efecto, aquel punto 49 de la carta de Canning consignaba: “no pretendemos apropiamos de ninguna porción de estas colonias”. “Tenemos que preguntarnos, primeramente -estimó Jefferson-, si deseamos adquirir para nuestra confederación, algunas de las provincias españolas. Confieso ingenuamente que siempre he considerado a Cuba como la adición más interesante que pudiera hacerse a nuestro sistema de Estados federales. El dominio de esta isla, junto con la punta de La Florida, nos daría (sic) sobre el Golfo de Méjico y los países e istmos que lo limitan, lo mismo que sobre todas las aguas que en él desembocan, llenaría la medida de nuestro bienestar. Sin embargo, convencido como estoy de que esto nunca podría obtenerse, ni aun con el consentimiento de Cuba, sino a costa de una guerra, y de que su independencia, que es nuestro interés en segundo lugar, especialmente su independencia de Inglaterra, puede obtenerse sin guerra, no tengo la menor vacilación en abandonar el primer deseo a futuras contingencias”4 . (Subrayé). Adams, en cambio, se limitó a señalar: “El objeto de Canning parece haber sido obtener alguna promesa pública del gobierno de los Ibidem , aparentemente contra la intervención violenta de la Santa Alianza en España y Suramérica, pero en realidad, o en especial, contra la adquisición por los Ibidem de cualquier parte de las posesiones españolas en América” 5 . (Subrayé). Adams había dicho antes a los ingleses: “Conserven ustedes lo que es suyo, pero dejen el resto de este continente para nosotros”6 . Tales fueron algunos de los antecedentes de la promulgación de la “Doctrina Monroe”, presentada al Congreso de los Ibidem el 2 de diciembre de 1823. La declaración de Monroe conserva implícitas las ambiciones de los Ibidem para apoderarse de territorios hispanoamericanos: La Florida, Texas, California, Nuevo México, Cuba y Panamá estaban ya en sus cálculos más próximos de anexión. Tal como lo afirma Medina Castro, “La doctrina de Monroe resulta así el fruto de las contradicciones anglo-norteamericanas por el control de América Latina, Contradicciones que son en su conjunto, a un tiempo, políticas y económicas, económicas y políticas. Políticas, en 3 Ibidem 4 Una exposición amplia y detallada del tema puede consultarse en Manuel Medina Castro: Estados Unidos y América Latina, siglo XIX. Francisco Pividal: Bolívar, Pensamiento Precursor del Antimperialismo. Indalecio Liévano Aguirre: Bolivarismo y Monroísmo. Juvenal Herrera Torres: Simón Bolívar, vigencia histórica y política. 5 Ibidem. 6 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 61. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP cuanto representan el anhelo de dominación de las dos grandes potencias sobre el continente recién liberado. Económicas, en cuanto este anhelo se realiza a través de la conquista de mercados y de inversiones”7 , (Subrayé). Monroe destaca en relieve la frase de “América para los americanos”, con la cual está notificando a las potencias europeas que Ibidem rechaza su intervención en Hispanoamérica, pero deja a salvo su propio “derecho” de intervención, porque, como dijera John Quincy Adams, “Resultó inseparable de la expansión continental de los Ibidem: fue la voz del destino manifiesto”8 . “Y en cuanto a la eficacia de la doctrina Monroe -dice Pividal-, la historia es elocuente. Inmediatamente de proclamada, entre los años 1824 y 1825, las jóvenes repúblicas hispanoamericanas buscan el apoyo de Ibidem para defenderse de las amenazas europeas. Colombia, de la Santa Alianza; Brasil, de Portugal; México y Haití, de Francia”9 . En realidad la acogida que en nombre de Colombia tuvo la “doctrina Monroe” fue decidida en forma unilateral por Francisco de Paula Santander, oponiéndose a la directriz patriótica y enérgica del Libertador. El 2 de diciembre de 1825, refiriéndose a su relación con los Ibidem, Santander escribe: “Con los Ibidem mantenemos las más cordiales relaciones (…). Colombia va a tener el laudable orgullo de ser el primer Estado de la antigua América española que presenta al mundo unido por medio de tratados públicos con la nación más favorecida del genio de la libertad”10. Santander nos exhortó a reconocernos como “hermanos menores” y “dignos discípulos” de los Ibidem, diciéndonos que debemos dar gracias a la Providencia por “haber encontrado el sitio de nuestra dicha en el mismo continente americano”11 El 6 de mayo de 1825 el mismo Santander había expresado con ebriedad jubilosa: “Ahora es Presidente (de los Ibidem) el señor Adams, que era Secretario de Estado (de Monroy); y son Ministros, CIay, nuestro ardiente amigo (…). Creo que no podíamos tener una administración más amiga y particularmente de Colombia”12. Pero volviendo al tema sobre la eficacia de la “doctrina Monroe”, veamos cómo le respondió Adams a Colombia, al dar respuesta a la solicitud de ayuda contra las amenazas de la Santa Alianza: Ibidem “no podría oponerse a ellas (las potencias de la Santa Alianza) por la fuerza de las armas sin ponerse previamente de acuerdo con las potencias europeas cuyos intereses y principios permitían obtener una cooperación activa y eficaz en la causa”13. 7 Ídem. pp. 60-61. 8 Ídem., p. 63. 9 Ídem., p. 64. 10 DE PAULA SANTANDER, Francisco. Memorias. Op. cit., 2 de enero de 1825. 11 Cartas y mensajes de Santander. Vol. III, p. 189. 12 DE PAULA SANTANDER, Francisco. Op. cit., 6 de mayo de 1825. 13 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 64. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “¡Es decir, que la eficacia de la doctrina Monroe depende de Inglaterra!”14. En realidad, la “doctrina Monroe”, que no es ninguna doctrina, fue, al decir de Perkins, “un documento oficial que, aunque no hiciera otra cosa, conmovería al orgullo norteamericano y regalaría los oídos de los villanos”15. “Flagg Bemis nos dice Medina, reconoce que la doctrina lleva el nombre de Monroe aunque expresa las ideas de John Quincy Adams16 En tanto que J. A. Spencer, historiador norteamericano de la época de Monroe, nos dejó escrito que “Monroe no era sin embargo un hombre de genio ni de talento profundo”17. Y Harry Pratt Judson, profesor principal de la Universidad de Chicago nos manifiesta que Monroe es “un excelente ejemplar de la mediocridad eminentemente respetable”18. Y Medina Castro nos asegura que “nadie ha tenido empeño en desmentirlo”19. La “doctrina Monroe” expresa como manifiesto que “La nación norteamericana está consagrada a la defensa de nuestro sistema (…) bajo el cual hemos alcanzado una felicidad sin ejemplo…”20. Desde entonces, nos dice Roque Sáenz Peña, ‘la felicidad de los Ibidem es la institución más costosa que pesa sobre el mundo” 21. La doctrina Monroe, anota José Ingenieros, “parecía la llave de nuestra pasada independencia y resultó la ganzúa de nuestra futura conquista22. Después de conocer las expresiones laudatorias y serviles de Santander hacia la doctrina Monroe y hacia el gobierno de los Ibidem, es comprensible admitir que uno de sus agentes diplomáticos, Manuel Torres, el primer representante hispanoamericano acreditado en Washington, haya sido considerado por Isidro Fabela como uno de los precursores de Monroe, junto con John Quincy Adams, George Washington, Rufus King Y Thomas Jefferson. Flagg Bemis, quien fijó en Londres los principios de la diplomacia de los Ibidem, anotó: “La Doctrina Monroe no era una doctrina de abnegación. Lo último que se les hubiera podido ocurrir desear a los estadistas que la formularon era negar a los Ibidem el derecho de extenderse en aquella parte del mundo en que la Doctrina Monroe advertía a Europa que debía abstenerse 14 Ibidem. 15 Ibidem. 16 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 65. 17 Ibidem. 18 Ibidem. 19 Ibidem. 20 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolivarismo y Monroísmo. Op. cit. LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolivarismo y Monroísmo. Op. cit. 21 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 68. 22 Ídem., p. 52. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP de intervenir, en particular por lo que se refiere a las regiones contiguas del antiguo imperio español y de la isla de Cuba”23. (Subrayé). La doctrina Monroe tampoco era, como anota Liévano, un tratado que obligara a los Ibidem a intervenir en apoyo de Hispanoamérica, en caso de agresión por parte de una potencia europea (en la reciente guerra de Inglaterra contra Argentina a causa de las islas Malvinas, Ibidem se puso al lado de los ingleses, pese a los postulados de la O. E. A.). Así lo aclaró desde su comienzo el Secretario de Estado Henry CIay: “Los Ibidem no han contraído ningún compromiso ni han hecho ninguna promesa a los gobiernos de Méjico o Sudamérica o a alguno de ellos, garantizándoles que el gobierno de los Ibidem no permitirá que una potencia extranjera atente contra la independencia o la forma de gobierno de esas naciones, ni se han dado instrucciones aprobando tal compromiso o garantía” 24. Esta franca precisión es ratificada el 14 de abril de 1826 por John Calhoun: “Es indudablemente cierto, como tuve ocasión de hacerlo notar el otro día, que esta Declaración (de Monroe) debe considerarse como fundada en nuestros derechos, y que se deriva principalmente del deseo de preservarlos. No nos obliga, en todo caso, a tomar las armas a la primera indicación de sentimientos hostiles de las potencias de Europa hacia la América del Sur”25. ¿Bajo qué circunstancias participaría Ibidem contra una agresión de cualquier potencia? El propio Calhoun responde: “Hay casos de intervención en que yo apelaría a los azares de la guerra con todas sus calamidades. ¿Se me pide uno? Contestaré. Designo el caso de Cuba. Mientras Cuba permanezca en poder de España, potencia amiga, potencia a la que no tememos, la política del gobierno será, como ha sido la política de todos los gobiernos desde que yo intervenga en política, dejar a Cuba como está, pero con el designio expreso, que espero no ver nunca realizado, de que si Cuba sale del dominio de España, no pase a otras manos sino a las nuestras… En la misma categoría mencionaré otro caso, el de Texas”26. Surgía entonces el monroísmo contra el Bolivarismo: el primero orientado a la preservación de los intereses expansionistas del imperialismo norteamericano, y el segundo, como nucleador de los pueblos hispanoamericanos para contrarrestar las amenazas y agresiones del imperialismo europeo y norteamericano. ¿Cómo podría atribuírsele al Libertador la paternidad del panamericanismo? La verdad hay que decirla: esa paternidad desafortunada corresponde, en lo que concierne a Colombia, a Francisco de Paula Santander, quien, insólitamente, acogió beligerantemente el monroísmo contra el Bolivarismo. En su mensaje al Congreso de 1824, Santander aclamó positivamente la doctrina Monroe: “Semejante política decía, consoladora del género humano, puede valer a Colombia un aliado 23 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolivarismo y Monroísmo. Op. cit. 24 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolivarismo y Monroísmo. 2 Ed., Bogotá, 1971. 25 Ibidem 26 Ibidem Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP poderoso en el caso de que su independencia y libertad fuesen amenazadas por las potencias aliadas (de la Santa Alianza). El Ejecutivo, no pudiendo ser indiferente a la marcha que ha tomado la política de los Ibidem , se ocupa eficazmente en reducir la cuestión a puntos terminantes y decisivos”27. (Subrayé). Ya vimos cómo fue la respuesta del gobierno norteamericano a la solicitud de apoyo que le hizo Colombia. Pero; claro está, Santander es la pieza maestra que los Ibidem necesitan en Colombia contra el Libertador. Y no descuida en hacerle ciertos halagos que hinchen la vanidad del traidor: “Mi mensaje al Congreso -escribe Santander-, se ha publicado muy bien traducido al inglés (…) y se ha visto con mucho aplauso y como un papel de Estado y pieza literaria. ¡Si estaré lleno de orgullo!” 28. (Subrayé). Santander no ahorra expresiones de alabanzas a los agentes yanquis: “Hoy se ha presentado en audiencia pública el señor Anderson, ministro plenipotenciario de los Ibidem. Hemos procurado hacer el acto bastante majestuoso y republicano”29. “Ayer 21 he dado un espléndido convite al Ministro de Ibidem; este señor es hombre muy entusiasta por Colombia” 30. “El Ministro de los Ibidem tiene la mejor y más franca armonía con el Gobierno, excelente sujeto…”31. Es apenas lógico que Santander, cuando llegó a los Ibidem después de la conspiración que intentó asesinar a Bolívar, hubiese sido acogido con gran pompa: “Público y notorio es el modo obsequioso con que fui acogido en los Ibidem desde el Presidente Jackson hasta los ciudadanos. En Nueva York fui obsequiado en público como no lo había sido hijo alguno de la antigua Colombia”32 Pero Santander no se limitó a saludar el monroísmo, sino que, contrariando las orientaciones del Libertador, procedió a invitar a los Ibidem para que participase en el Congreso de Panamá: “Con respecto a los Ibidem, he creído conveniente invitarlos a la augusta Asamblea de Panamá, en la firme convicción de que nuestros íntimos aliados no dejarán de ver con satisfacción el tomar parte en sus deliberaciones de un interés común a unos amigos tan sinceros e ilustrados” 33. 27 DE PAULA SANTANDER, Francisco. Mensaje al Congreso. Bogotá, 1824. 28 DE PAULA SANTANDER, Francisco. 21 de septiembre de 1823. 29 DE PAULA SANTANDER, Francisco. 16 de diciembre de 1823. 30 DE PAULA SANTANDER, 6 de mayo de 1825. 31 Ibidem. 32 Memorias del general Santander. Bogotá, 1973, p. 153. 33 DE PAULA SANTANDER. Francisco. 6 de febrero, de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP En cambio manifestó motivos de tipo racista para no invitar a la república de Haití, porque, como dice Santander, “siendo una república de color, atraería perjuicios a la causa americana ante la opinión de las potencias europeas”34. Además, invitó al Río de la Plata que, como ya se ha visto, presentó la ponencia de Rivadavia, o mejor dicho, de los ingleses y norteamericanos, que coincidía con Santander en lo fundamental, para oponerse al proyecto de Bolívar. Y también cursó invitación al Brasil, que apenas unos meses atrás había invadido al Perú y a la Banda Oriental del Río de la Plata. Intentando disculpar su conducta, Santander escribió al Libertador: “En Europa ha comenzado a alarmar la Confederación americana: el ministro Canning llamó a Hurtado para preguntarle cuál sería el objeto verdadero de ella, pues se decía que se iba a hacer una liga contra la Europa, y que se trataba de desquiciar el imperio del Brasil para convertir toda la América en Estados populares. Hurtado le dió respuestas satisfactorias y le bosquejó el objeto de la Confederación, con lo que parece que quedó aplacada la inquietud del ministro”35. (Subrayé). Y Santander agrega: «A esta fecha debe haber recibido el gobierno británico una nota nuestra relativa a la Confederación, en la que excitamos al Gabinete a que envíe un comisario como testigo, a manera de lo que se practica en los congresos europeos. También se ha avisado políticamente la reunión al comisionado del emperador del Brasil en Londres. Estos pasos nos parecieron prudentes para quitar todo pretexto de hostilidades, y la conferencia del señor Canning con Hurtado me ha ratificado en que procedimos con discreción en el particular”36. El escrito de Santander demuestra irrebatiblemente, que éste, lo mismo que Ibidem, Inglaterra, Brasil, Río de la Plata, veían en el proyecto de alianza del Libertador una alianza hispanoamericana que amenazaba con llenar a la América de estados populares, y esto, obviamente, era absolutamente intolerable, porque iba en sentido contrario a los intereses y cálculos del capitalismo internacional y sus títeres. Simón Bolívar había expresado en todas las formas su oposición a que los Ibidem fuesen invitados a Panamá y, en términos generales, su categórico rechazo a que participaran en los asuntos hispanoamericanos. “La federación con los Ibidem -dice Bolívar-, nos va a comprometer con la Inglaterra, porque los (norte) americanos son los únicos rivales de los ingleses con respecto a la América”37. Casi todas esas manifestaciones las hizo Bolívar precisamente a Santander que, como presidente encargado de Colombia, estaba llamado a cumplir un papel decisivo en lo concerniente con el Congreso Anfictiónico de Panamá: “Ya he dicho a usted que el Brasil va a ser protegido de la Inglaterra, para poner en dependencia a Portugal (…). No creo que los (norte) americanos deban entrar en el Congreso del Istmo”38. 34 PIVIDAL. Francisco. Op. cit., p. 226. 35 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolivarismo y Monroísmo. 36 Ibidem. 37 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 7 de abril de 1825. 38 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 21 de octubre de 1825. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “He visto el proyecto de federación general desde los Ibidem hasta Haití. Me ha parecido malo en las partes constituyentes (…). Haití, Buenos Aires y los Ibidem tienen cada uno de ellos sus grandes inconvenientes”39. “Los americanos del Norte y los de Haití, por sólo ser extranjeros tienen el carácter de heterogéneos para nosotros (…). Por lo mismo, jamás seré de opinión de que los convidemos para nuestros arreglos americanos”40. “Sobre esto repetiré nuevamente que la federación con Buenos Aires y los Ibidem me parece muy peligrosa”41. “Desde luego los señores (norte) americanos serán sus verdaderos opositores (al Congreso Anfictiónico de Panamá), a título de la independencia y libertad, pero el verdadero título es por egoísmo”42. “…no nos conviene admitir en la liga (…) a los Ibidem de América”43. “Los Ibidem son los peores y son los más fuertes al mismo tiempo”44. “No creo que los (norte) americanos deban entrar en el Congreso del Istmo”45. Además, el Libertador le dice a Santander: “… tengo mi elocuencia aparte, y no quiero sujetarme a políticos, ni a reyes ni a presidentes. Por esta misma culpa, nunca me he atrevido a decir a usted lo que pensaba de sus mensajes, que yo conozco muy bien que son perfectos, pero que no me gustan porque se parecen a los del presidente de los regatones (norte) americanos. Aborrezco a esa caballa de tal modo, que no quisiera que se dijera que un colombiano hacia nada como ellos”46. “Cuando yo tiendo mi vista sobre la América la encuentro rodeada de la fuerza marítima de Europa, quiero decir, circuida de fortalezas fluctuantes de extranjeros y por consecuencia de enemigos. Después halló que está a la cabeza de su gran continente una poderosísima nación muy rica, muy belicosa y capaz de todo”47. 39 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Arequipa, 30 de mayo de 1825. 40 Ibidem 41 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Ocaña, 8 de mayo de 1825. 42 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 11 de marzo de 1825. 43 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Arequipa, 20 de mayo de 1825. 44 BOLÍVAR, Simón. Carta a Estanislao Vergara. Guayaquil, 20 de septiembre de 1829. 45 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 21 de octubre de 1825. 46 Ibidem. 47 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Ibarra, 23 de diciembre de 1822. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Al reflexionar sobre la relación con Inglaterra, el Libertador Advierte: “Este es, en mi concepto, el mayor peligro que hay en mezclar a una nación tan fuerte con otras tan débiles”48. Como quiera que se había propuesto que la sede del Congreso Anfictiónico fuera trasladada de Panamá a México, Bolívar se opone considerando que “La traslación de la asamblea a Méjico va a ponerla bajo el inmediato influjo de aquella potencia (…) y también bajo el de los Ibidem del Norte”49. Presintiendo que los apetitos expansionistas de los Ibidem podrían materializarse en invasiones a los países hispanoamericanos en un futuro inmediato, Bolívar recomienda dentro de sus instrucciones a sus comisionados al Congreso panameño: “…ya que los mexicanos quieren una liga militar, yo soy de la opinión que formemos entre Colombia, Guatemala y México, que son los únicos Estados que temen ataques por parte del Norte”50. Mientras Santander estallaba en éxtasis ante sus “hermanos mayores” del Norte, en quienes veía “una alegría brillante: el águila de las armas de los Ibidem sentada sobre los cuernos de la abundancia”51; el gozo del Libertador tiene una connotación radicalmente contraria: “Me alegro también mucho de que los Ibidem no entren en la federación”52. Bolívar defiende su proyecto manifestando que “México, Guatemala, Colombia, el Perú, Chile y Alto Perú pueden hacer una soberbia federación”53. La coyuntura no deja otras alternativas de salvación que la unidad hispanoamericana. Unidad o disolución, dice Bolívar, es lo mismo que decir vida o muerte. Unidos seremos alguien en el concierto universal de las naciones. Solos volveremos a ser subyugados. El aislamiento será la muerte de las nuevas repúblicas. En consecuencia, concluye Bolívar, “Esta federación me parece a mí un templo de asilo contra las persecuciones del crimen”54. El doblez y el utilitarismo como únicos resortes que activan la política de los anglosajones de Europa y Norteamérica, son desenmascarados por el Libertador, al tiempo que urge la unidad hispanoamericana: “…los (norte) americanos e ingleses son nuestros amigos, pero neutrales (subraya Bolívar): la cuenta no es igual, siempre los tiranos se han unido y los libres jamás. ¡Desgraciada condición humana!”55. 48 BOLÍVAR, Simón. Carta a Rafael Revenga. Magdalena, 17 de febrero de 49 BOLÍVAR, Simón. Carta a Pedro Briceño M. Guayaquil, 14 de septiembre de 1826. 50 BOLÍVAR, Simón. Instrucciones a Gual y Briceño. Lima, 11 de agosto de 1825. 51 DE PAULA SANTANDER, Francisco. 6 de septiembre de 1823. 52 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 27 de octubre de 1825. 53 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Arequipa, 30 de mayo de 1825. 54 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 6 de enero de 1825. 55 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Chancay, 10 de noviembre de 1824. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “He obrado siempre con la mayor dignidad: y aun más con los (norte) americanos”56. Porque, nos enseña Bolívar, “Los Ibidem parecen destinados por la Providencia para plagar la América de miserias a nombre de la libertad” 57. El temario que el Libertador propuso a sus comisionados, para que fuese debatido y desarrollado en el Congreso Anfictiónico de Panamá, contiene los siguientes puntos: “1. Afianzamiento de la independencia de las nuevas naciones y la paz firme mediante el reconocimiento por España de la nueva situación. “2. Seguridad en cuanto al orden interno y no intervención, excepto para asegurar ese mismo orden interno y salvarlo de cualesquiera acometida de las facciones anárquicas. “3. Igualdad jurídica de todos los Estados Americanos. “4. Estatuto que fijase las relaciones entre las Naciones mediante un Congreso de Plenipotenciarios general y permanente. “5. Reforma social bajo los auspicios de la libertad y de la paz”58. A su comisionado, don Pedro Cual, Bolívar lo instruyó en el sentido que obrase con toda su inteligencia para que el Congreso Anfictiónico de Panamá fuese permanente: “Convengo con usted en que la asamblea de Panamá es absolutamente necesaria al bien y al reposo de la América, y tan penetrado estoy de esta verdad, que yo desearía que esta asamblea fuese permanente para que, sirviendo de árbitro en las diferencias que cada día han de suscitarse entre Estados nuevos y vecinos, fuere el lazo que los uniese perpetuamente. Tenga usted la bondad de tener presente esta idea para que haga de ella el uso que mejor le parezca”59. Siempre estuvo en la mente del Libertador la idea fija de su espíritu republicano, democrático e internacionalista, según sus propias palabras, de “… establecer la justicia entre los pueblos y los pactos generales que ligan a todos los hombres de todas las naciones”60. Todo ello, nos dice el Libertador, porque es “infinitamente lamentable que en esta última época de turbulencias, de agresión y de tiranía, nada haya sido tan hollado como el derecho público”61. 56 BOLÍVAR, Simón. Carta a Estanislao Vergara. Quito, 19 de mayo de 1829. 57 BOLÍVAR, Simón. Carta a Patricio Campbell. Guayaquil, 5 de agosto de 1829. 58 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., p. 228. 59 BOLÍVAR, Simón. Al señor Dr. Pedro Gual. Lima, abril de 1826. 60 BOLÍVAR, Simón. A Bautista Irvine. Angostura, 6 de agosto de 1818. 61 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Sobre los verdaderos intereses de Francia y los motivos de su intervención en el continente americano, el Libertador aclara que “La Francia auxilió al Norte (de América) con tropas y embarcaciones de guerra, no por un efecto de su filantropía, o por amor al pueblo americano, sino porque perdidos sus establecimientos en el Canadá, era preciso despojar a su rival de las otras provincias del Norte, y disminuir así su influjo en la balanza del poder”62. Ahora, considera Bolívar que estando “Toda la Europa contra nosotros (…) sería muy conveniente que examinásemos cuáles son las miras definitivas del gobierno FRANCÉS. Usted sabe que el príncipe de Polignac le dijo a los enviados del Perú, que les era poco menos que indiferente el que se coronasen en América príncipes europeos o generales de la revolución. Luego esto parece que todo lo que se desea es un orden de cosas análogo al de Europa” 63. Recordemos que no había repúblicas en Europa: Francia había sido siempre un imperio, Inglaterra una monarquía con parlamento y las demás naciones estaban regidas por sistemas absolutistas y antipopulares. Y, bueno, en el norte de América los Ibidem se presentaban como una nación democrática, pese a que conservaba las cadenas de la esclavitud y el racismo más turbio e inhumano. El Libertador veía que toda Europa (no hablando de sus pueblos sino de sus Estados), miraba con temor el experimento de integración internacional y republicana que se expresaba en el Congreso de Panamá. Y ese temor se traducía en diversos actos hostiles y agresivos contra esa perspectiva unitaria de Hispanoamérica. “Lo cierto es -dice Bolívar- que los europeos están empleando todo género de intrigas contra nosotros, y que nosotros nos estamos como los españoles estuvieron con su constitución, en la más grande apatía, mientras que los enemigos trabajan con una actividad incansable”64. El contraste entre el proyecto del Libertador y la política retorcida y racista de Ibidem, que se decía libre conservando la esclavitud, era obvio. Waldo Frank, eminente historiador norteamericano, reconoce que “Ningún estadista de ambas Américas aceptó de una manera tan absoluta como Bolívar todos los elementos raciales de América. No se siente, como le ocurre a Lincoln, impulsado a establecer una distinción entre buscar la justicia y negar la igualdad: no sentimentaliza ni romantiza como los abolicionistas. Sencillamente…, con toda naturalidad, da por supuesta la presencia de África y Asia en el mundo americano; plasma de sus problemas, plasma de su amor”65. El ilustre historiador ecuatoriano Manuel Medina Castro hace constar que, “cuando Bolívar cursa la invitación al Congreso Anfictiónico de Panamá, se dirige exclusivamente a las excolonias españolas. Porque la esencia de su pensamiento, desde la Carta de Jamaica, es, precisamente, la unidad de la América española. Unidad defensiva frente a los peligros comunes, foráneos e internos; unidad conciliatoria frente a las propias diferencias” 66. (Subrayé). 62 BOLÍVAR, Simón. Gazeta de Caracas, Nº 74, jueves 9 de junio de 1814. 63 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Lima, 8 de marzo de 1825. 64 Ibidem. 65 FRANK, Waldo. Op. cit., p. 656. 66 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 161. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Pero esta unidad, decía Bolívar, no podía ser parcial, porque tendría efectos muy limitados. Cuando el general Carlos de Alvear, del ejército argentino, le escribe al Libertador para consultarle su opinión sobre una proyectada liga entre Argentina y Brasil, Bolívar respondió a su solicitud: “No tengo ninguna dificultad en responder a usted de un modo cordial, pero reservado: de suerte, que mi carta no se dirige al plenipotenciario sino al ciudadano Alvear; y no es el jefe de Colombia y el Perú sino el ciudadano Bolívar el que responderá a usted (…) la liga de esta república con la Argentina la quisiera yo extensiva a toda la América española, conforme al proyecto general de federación”67. Seguidamente le indica que sería un desatino que Colombia y Perú, estando ligados por un tratado anterior, llegasen a formar tratados particulares por separado con el gobierno argentino. Además, le recuerda al general Alvear que estaban frescos todavía los ultrajes hechos por Brasil al Perú en las fronteras de ambos países. Concluyendo que “Una liga parcial no entra de modo alguno en mis combinaciones por hallarse en oposición con toda mi conducta; mas si las circunstancias de un revés imprevisto o un esfuerzo extraordinario del Emperador (del Brasil) obligasen a este país a hacer una causa común con el Río de la Plata, me parece que la base del tratado se reduciría a una liga temporal y militar (…) lo demás sería secundario, a mi entender”68. (Subrayé). Bolívar sabía que el forcejeo diplomático, las intrigas y ardides que se propagaban en todo el continente, obedecían a poderosos intereses de las potencias empeñadas en impedir por todos los medios la unidad solidaria hispanoamericana. Los Ibidem, Inglaterra, Francia y las potencias de la Santa Alianza, en estrecho contubernio con las frondas oligárquicas de las nuevas naciones hispanoamericanas coincidían en aspectos tan fundamentales como sensibles sus intereses económicos y políticos. Tal coincidencia constituía una plataforma para la acción a escala continental: 1). Hacer fracasar el Congreso Anfictiónico de Panamá. 2). Realizar una campaña internacional de descrédito contra el Libertador. 3). Eliminar a Bolívar y a sus más cercanos colaboradores. Y, 4). Escindir a la Gran Colombia y estimular por todos los conductos las rivalidades de los caudillos políticos y militares de Hispanoamérica, para asegurar su aislamiento e indefensión. El escritor brasileño Paulo Mendes Campo, al referirse a Bolívar, a la originalidad y validez de su pensamiento político, puntualiza que, sobre todo, el Libertador “fue un revolucionario de la cabeza a los pies. En un continente de héroes rudos, poseía una inteligencia clara, alta, segura. Conoció mejor que nadie la geografía social y física de nuestra América”69. 67 BOLÍVAR, Simón. Al señor general Carlos de Alvear. Plata, 5 de diciembre de 1825. 68 Ibidem. 69 SAURAT, Gilette. Op. cit., p. 355. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Y esto, exactamente, es lo que no podía ser aceptado por las potencias de Europa y Norteamérica; veamos algunos aspectos de las contradicciones ideológicas y políticas más visibles entre el proyecto de Bolívar y las potencias enemigas: 1). Bolívar redimió a los indígenas y realizó una vigorosa legislación para su defensa. Ibidem los expropió y exterminó en gran parte; los que pudieron sobrevivir al holocausto fueron confinados a resguardos especiales. 2). El Libertador rompió las cadenas de la esclavitud y proclamó que no había nada más perverso y abominable que esa forma de opresión: un hombre poseído por otro. Los Ibidem eran la primera potencia esclavista del mundo y la Europa toda se lucró de una manera escandalosa con el comercio de compra y venta de esclavos que eran cazados en el África, arrancados a su tierra y subastados en el mercado. 3). Bolívar combatió la discriminación racial y preconizó la igualdad de todos los seres humanos de todos los colores. Los Ibidem y las potencias europeas, de entonces y de ahora mantienen un racismo humanicida tan extremadamente cruel, que ha inmolado a millones de seres humanos. 4). El Libertador privilegiaba los derechos de la comunidad sobre los del individuo, y las libertades públicas sobre las de los particulares. En Ibidem y Europa la supremacía indiscutible se remitía a la libertad de comercio, la libertad de la propiedad, la libertad de las minorías a costa de la miseria pública. 5). Bolívar concebía que la función de las fuerzas armadas consistía en defender las fronteras de la nación, asegurar la independencia y garantizar y aquilatar las libertades de los ciudadanos. Las fuerzas armadas de Ibidem y Europa han sido, como lo enseña la historia de manera elocuente, aparatos de fuerza para oprimir a los pueblos y fuerzas de invasión al servicio de la hegemonía imperialista. 6). El Libertador idea una lucha consecuente y firme para transformar en naciones republicanas y democráticas a los pueblos que habían sido antes colonias españolas en América. Ibidem, sin perjuicio de autodenominarse una nación libre, conservaba el más oprobioso de los sistemas de explotación: la esclavitud; con el aditamento injurioso y brutal de la discriminación racial. 7). Bolívar concebía que la Misión del Estado es la de procurar el bienestar de los ciudadanos. Para los Ibidem y Europa el Estado no es otra cosa que una máquina de represión que garantiza los fueros y desafueros de las minorías oligárquicas. 8). El Libertador trabajó hasta agotar su último aliento, por la unidad e integración solidaria de los pueblos hispanoamericanos para que salvaran su independencia y su soberanía y para que ejercitaran su irrevocable derecho a su autodeterminación nacional. Los Ibidem y Europa producen y fomentan por todos los medios políticos, económicos, diplomáticos y bélicos la división de los pueblos para dominar el mundo. Por estas razones -para citar algunas de las más notables- los Ibidem y las potencias europeas se entregaron a la tarea de sabotear el Congreso de Panamá y provocar la desestabilización política de las nuevas naciones hispanoamericanas. Las intenciones de liberar a Cuba y Puerto Rico, además, completaban el cuadro de los antagonismos y, en especial los Ibidem que ideaban la anexión de estas islas, tomaron posición beligerante contra el proyecto ideado por Simón Bolívar. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP No era casual que los delegados peruanos que llegaron a la cita en Panamá, hubiesen tenido que esperar seis meses hasta que se les sumaran los representantes de Colombia. Posteriormente llegaron los comisionados de México y Guatemala. En el Congreso de Panamá “participaron sólo ocho hombres, dos delegados por cada república. El delegado de Ibidem se presentó cuando el Congreso se había clausurado. También llegó tarde el delegado de Bolivia. Inglaterra y Holanda estuvieron representadas por observadores. Ni Chile ni Argentina enviaron delegados. El Congreso estuvo reunido (desde el 22 de junio de 1826) hasta el 25 de julio y aprobó un tratado para la ‘confederación perpetua’, así como algunas convenciones para la defensa mutua y la prohibición del comercio de esclavos. Sin embargo -concluye Lavretsky-, ninguna de las repúblicas, incluso la Gran Colombia, ratificó las decisiones del Congreso”70. (Subrayé). Y para provocar un final melancólico a tan extraordinario proyecto, se acordó que el Congreso continental se reuniera una vez cada dos años en Tacubaya, México. La influencia ejercida por los Ibidem fue el elemento que disolvió la unidad hispanoamericana. El propio Jefferson hizo manifiesta su oposición al proyecto Bolivariano y expresó la esperanza de que las nuevas repúblicas no se confederaran en una sola nación y que no se transformaran en un vecino: de igual a igual que los Ibidem71. Tal como lo precisa Sáenz Peña, “Fue la actitud del gabinete de Washington la que disolvió el Congreso de Tacubaya, una vez que los plenipotenciarios formaron la convicción de que las declaraciones de Monroe no eran americanas sino yanquis, y que estaban calculadas en provecho de una política limitada y estrictamente nacional” 72. Bolívar pudo comprobar la realidad de los peligros que había pronosticado en sus mensajes y correspondencias con los gobiernos hispanoamericanos: “El Congreso de Panamá, institución que debería ser admirable si tuviera más eficacia, no es otra cosa que aquel loco griego que pretendía dirigir desde una roca los buques que navegaban. Su poder será una sombra y sus decretos, consejos; nada más”73. No eran lejanas sus palabras en Angostura: “En medio de este piélago de angustias, no he sido más que un vil juguete del huracán revolucionario que me arrebata como una débil paja (…). Fuerzas irresistibles han dirigido la marcha de nuestros sucesos”74. Saurat llama a Bolívar el genio de la libertad y el genio de América, manifestando que es “un jefe de pensamiento vigoroso, original, desprovisto de toda la demagogia, consciente de los derechos y deberes de su pueblo y capaz de asegurar sus destinos. El general Bolívar, escribía al duque de Sussex el coronel Hamilton, testigo de la sesión de apertura del Congreso (de Angostura) ha dado tal prueba de modestia y de patriotismo que es difícil encontrar una parecida en cualquier país” 75. 70 LAVRETSKI, l. Simón Bolívar, Moscú, URSS., 1982, p. 148. 71 Ídem., p. 149. 72 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 160. 73 BOLÍVAR, Simón. Carta a Páez. Bogotá, 15 de noviembre de 1826. 74 BOLÍVAR, Simón. Discurso al Congreso de Angostura. 15 de febrero de 1819. 75 SAURAT. Gilette. Op. cit., p. 377. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Esa modestia, esa generosidad sin límites, ese patriotismo y esa predisposición a la solidaridad internacionalista fueron justamente las virtudes que identificaron al Libertador con los pueblos y, al mismo tiempo, las que le significaron la enemistad más furiosa y criminal de sus opositores. El internacionalismo Bolivariano constituye, tanto en sus elementos teóricos como en su práctica revolucionaria, la primera lucha de liberación nacional que conoce la historia de la humanidad. Antes hubo guerreros que libraron combates bajo la motivación de compartir el botín de guerra con su soldadesca. Hubo conquistadores que tomaron por la fuerza tierras y subyugaron pueblos para construir un imperio. Pero Libertadores que rompieron las cadenas de la tiranía, que derrotaron la opresión extranjera, que reivindicaron a los nativos y liberaron esclavos, que hermanaron pueblos sobre la base de fundar el pacto social bajo el principio de su mutua cooperación, que transformaron colonias en repúblicas: nunca antes habían existido. Simón Bolívar fue el primero y por eso se le dio el título de Libertador. Pero eso no es todo. Bolívar fue el primer internacionalista del siglo XIX y el primero del siglo XX, tal como lo ha expresado el historiador alemán Gerhard Masur: “El siglo de Bolívar pensó en términos de naciones y nacionalidades, pero Bolívar no creía que el concepto nacional fuese el último paso en el desarrollo histórico. Pensaba en continentes: y aunque por cronología externa pertenecía al siglo XIX, por cronología interna es ciudadano del siglo XX”76. Hay que entender, dice Masur, que “La combinación de democracia y autoridad, la formación de enormes bloques regionales, la idea de una liga de Naciones libres: todos éstos son conceptos de nuestros tiempos (…). Bolívar fue uno de los primeros en proclamar el ideal de una comunidad de naciones. En Ginebra, los delegados a la conferencia (de la Liga de Naciones) reconocieron que el Libertador de Suramérica no podía seguir siendo considerado sólo como personalidad americana; se había convertido en una figura universal, en uno de los fundadores de nuestro mundo” 77. Por eso era perfectamente comprensible y absolutamente lógica su oposición a las fuerzas y manifestaciones disolventes de los partidos políticos y de la anarquía provocada por ellos. Bolívar siempre denunció cómo “el espíritu de división, la antipatía provincial y todas sus consecuencias, se exaltaron a los cielos”78. Denunció igualmente a las facciones santanderistas como las propagadoras del virus de la anarquía entre el sector estudiantil más elitista de Bogotá, el colegio San Bartolomé, lo que contribuía a la decadencia de Colombia. “Yo aconsejo la unión -dice Bolívar-, pero temo que no se logre. Mosquera no vendrá al mando porque temerá ser víctima de los colegiales de Bogotá que oprimen aquella ciudad, porque entre nosotros, los niños tienen la fuerza de la virilidad, y los hombres maduros tienen la flaqueza de los chochos”79. 76 MASUR, Gerhard. Op. cit. T. 11, p. 679. 77 Ibidem. 78 BOLÍVAR, Simón. Carta a José Fernández Madrid. Turbaco, 31 de mayo de 1830. 79 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Finalmente, el Libertador fue el primero de los expositores lúcidos en proponer la fusión en un todo de naciones, estimando así que “Las relaciones de las sociedades políticas recibirían un código de derecho público por regla de conducta universal” 80. Es perfectamente claro que nada conviene más al imperialismo que la división y el aislamiento de las naciones del mundo. Los principios internacionalistas de solidaridad entre los pueblos de la humanidad y de mutua cooperación que Bolívar ha propuesto son, en su esencia más profunda, las premisas orgánicas, ideológicas y políticas de su pensamiento antiimperialista. Una nación sola nada puede contra los intereses hegemónicos de las grandes potencias. Bolívar consideraba que el Estado-Nación era sólo un paso en el proceso de la historia de los pueblos. Un paso, además, de muy corta duración. Era preciso formar pactos, ligas y bloques de alcance internacional para asegurar el futuro. Veía que “En la marcha de los siglos, podría encontrarse, quizá, una sola nación cubriendo el universo”81. 5. LA DESESTABILIZACIÓN HISPANOAMERICANA La conspiración permanente. El motín de los liberticidas. La conspiración contra Bolívar y Colombia. Agonía de la Gran Colombia. El sacrificio de Colombia. Los funerales de Colombia. De aquí a la eternidad. La bacanal de las fieras. 5.1 LA CONSPIRACIÓN PERMANENTE Las intrigas, las provocaciones, el espionaje, las agresiones diplomáticas y bélicas de las potencias de Europa y Norteamérica, pero muy especialmente del gobierno de Washington contra la confederación hispanoamericana propuesta por el Libertador, forman, como ha podido verse, uno de los capítulos más aberrantes de la historia universal de la infamia. Su descarada intromisión en los asuntos Internos de las nacientes repúblicas, su total ausencia de escrúpulos para el uso de todo medio que produjera dividendos políticos en favor de su voracidad expansionista, es un pasaje tenebroso que explica cómo el esplendor del imperialismo se formó, históricamente hablando, con base en la rapiña y exterminio de millones de seres humanos y el sometimiento de sus naciones. Esto fue posible porque el imperialismo contó con la ayuda decisiva de caudillos políticos y militares que se ofrecieron como títeres para destruir los anhelos de independencia, libertad, unidad y progreso de nuestra América. La política escisionista y ladina del general Santander, que provocó con sus maniobras traicioneras los apetitos separatistas de Páez; las actividades conspirativas y retrógradas de la oligarquía limeña, habituada a la traición y al crimen; los perjuicios señoriales y la voracidad latifundista de las 80 BOLÍVAR. Simón. Un pensamiento sobre el Congreso de Panamá. Año 1826. 81 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP minorías privilegiadas de Ecuador, Bolivia, Guatemala y Chile; las estrechas vinculaciones de la plutocracia del Río de la Plata con los intereses de Inglaterra, Ibidem , Francia y la Santa Alianza; la hórrida combinación de militarismo y monarquismo de los caudillos de México y, en fin, el vergonzoso contubernio de los librecambistas hispanoamericanos con el capitalismo de las potencias extranjeras, sirvieron como caldo de cultivo para nutrir la acción destructora que tomó por asalto a las nuevas naciones para impedir su unidad y fragmentarlas, atizando hasta el máximo las rivalidades y diferencias existentes. En Rivadavia, Santander, La Mar, Luna Pizarro, Obando, Victoria, Páez, Freire, Flórez y sus epígonos en todo el continente, los expansionistas norteamericanos hallaron a los caudillos ideales para fomentar el nacionalismo reaccionario, en oposición al internacionalismo revolucionario y fraternal creado por el Libertador. Buenos Aires vendió a Uruguay. Bolívar y Sucre resultaron ser “extranjeros” en Perú y Bolivia y bien pronto se olvidó que eran sus Libertadores para convertirlos en “invasores”. El anticolombianismo de los aristócratas peruanos sirvió de argumento para invadir a Bolivia, primero, y luego para invadir al Ecuador en su guerra contra Colombia. El sectarismo recalcitrante de Santander y las grotescas arbitrariedades de Páez sirvieron para calentar las disputas regionalistas entre granadinos y venezolanos. México descuidó sus fronteras con Ibidem y entabló contiendas limítrofes con Guatemala, lo que favoreció la anexión de extensos territorios por parte del monstruo norteamericano. Y toda la América Central se convirtió en un oscuro enredo de republiquitas subyugadas por déspotas provincianos. En Chile fue derrocado O’Higgins, iniciándose un período de brutales usurpaciones. En fin, se produjo el auge de las republiquetas: obra suprema de los liberticidas manipulados desde Washington, Londres y París. Bolívar sabía muy bien cuál era el origen de esa terrible conspiración, quiénes eran sus caudillos, quiénes sus peleles y cuáles serían las funestas consecuencias para las nuevas naciones hispanoamericanas. El Libertador había pronosticado ese desenlace y ahora lo estaba padeciendo. Tal era el resultado inexorable de la falta de unión: Con voz lacónica y amarga debió admitirlo: “Yo me hallo luchando contra los esfuerzos combinados del mundo; de mi parte estoy yo solo y la lucha, por lo mismo, es muy desigual; así debo ser vencido” 1 . Por doloroso que fuera había que admitirlo: “Un hombre combatiendo contra todos no puede nada”2 . Pero él luchará hasta el fin, a sabiendas de que sería inútil. Se sentía como protagonista de una gran tragedia, pero en condición de vencido, y se asimila al mito de Sísifo: “Parecerá fábula lo que podemos decir de mis servicios, semejantes a los de aquel condenado que lleva su enorme peso hasta la cumbre para volverse rodando con él otra vez al abísmo” 3 . El nacionalismo de las naciones opresoras, como lo demuestra palpablemente el ejemplo de los Ibidem de Norte América, de la Alemania nazi, de la Italia fascista, de la España colonial y falangista y de la Francia arrogante e Inglaterra pragmática e imperial, ha sido expansionista y reaccionario y ha sabido servirse del nacionalismo estúpido y miope de quienes, autárquicamente, prefieren el aislamiento de las naciones y rechazan la mutua cooperación de los pueblos. 1 BOLÍVAR, Simón. Carta a Robert Wilson. Caracas, 26 de mayo de 1827. 2 BOLÍVAR, Simón. Carta a José Fernández Madrid. Caracas, 26 de mayo de 1827. 3 BOLÍVAR, Simón. Carta a Robert Wilson. Caracas, 26 de mayo de 1827. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Para muchos de los caudillos políticos y militares de la lucha por la independencia, que degeneraron ideológica y políticamente luego de tomar el poder de las nuevas naciones, el concepto de lo nacional fue relegado por el afianzamiento de sus privilegios de clase. Esas mismas oligarquías, poco tiempo después, pasaron a adoptar dócilmente una postura de nihilismo nacional, dictada por el cosmopolitismo del imperialismo norteamericano y europeo. De la misma manera que actúan hoy, anonadados por el neoliberalismo, desempeñándose como simples fichas de la dominación globalizada de las empresas multinacionales. Ya habíamos visto que Santander, contrariando al Libertador; invitó a los Ibidem al Congreso de Panamá. “Algunos historiadores -dice Medina-, se lamentan de no encontrar el texto de la invitación de Santander. No existe tal documento. Santander instruyó a su ministro en Washington, José María Salazar, y éste lo hizo todo. Primero se concertó con el ministro de México, y entrambos consultaron al secretario de Estado. Luego se agregó a la gestión el ministro de la Federación de Centro América. Medió, por último, el mensaje del presidente (de México) Guadalupe Victoria al presidente Adams -1° de noviembre de 1825-: “…como entre las materias de que el Congreso (de Panamá) haya de ocuparse se versen algunas cuestiones que no son sólo del interés de las Repúblicas que fueron antes posesiones españolas, sino de toda América en general, hemos creído deber invitaros” 4 . Al día siente se fechó en Washington la invitación del ministro de Colombia al secretario de Estado Henry Clay, exponiéndole los puntos a tratar en Panamá, que “suponía interesaría a Ibidem (…) inclusive la posibilidad de una alianza secreta, conforme en su naturaleza a las repetidas declaraciones y protestas del gobierno de Washington” 5 . Es útil anotar que John Prevost, Agente de los Ibidem en Chile, Perú y Buenos Aires, había informado desde el 15 de noviembre de 1822 a su gobierno en Washington: “…se tiene la intención de invitar a la representación de los Ibidem tan pronto como los tratados sean ratificados para que presida una reunión que tratará de asimilar la política del Sur a la del Norte” 6 . Sin ser invitados todavía (después lo hizo Santander), los Ibidem, como señala Pividal, hablando de su “rebaño latinoamericano” se atribuían una presidencia “que nadie oficialmente les había propuesto”7 . Empero, más inicuas aún fueron las instrucciones impartidas el 27 de mayo de 1823 por el gobierno de Washington a Richard C. Anderson, acreditado como Ministro de los Ibidem en Bogotá: “Durante algún tiempo han fermentado en la imaginación de muchos estadistas teóricos los propósitos flotantes e indigestos de esa Gran Confederación Americana” 8 . 4 MEDINA CASTRO, Manuel Op. cit., p. 163. 5 Ibidem. 6 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., p. 170. 7 Ibidem. 8 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Así, mientras en Ibidem se hacen alabanzas a su fiel lacayo Francisco de Paula Santander, la calificación que daba el gobierno de Washington a Simón Bolívar era absolutamente calumniosa y despreciativa: “…estadista teórico de propósitos flotantes e indigestos”. “Las infamias lanzadas contra Bolívar por los Ibidem e Inglaterra, a través de sus agentes diplomáticos o consulares acreditados en las repúblicas hispanoamericanas -como lo anota Pividal-, toman fuerza tan pronto se dan a conocer los primeros intentos para la celebración del Congreso de Panamá, se incrementan a partir del fracaso de éste, y acaban, proponiéndose la desintegración de la Gran Colombia y la desaparición de la persona del Libertador”9 . Entre tanto, el Comodoro Stewart, de la Marina de Guerra de los Ibidem, llevaba a cabo una asquerosa labor de zapa, espiando para ayudar a España y suministrando armas a las fuerzas enemigas de la independencia. Y cuando el Ministro de Relaciones Exteriores de la Gran Colombia se queja al gobierno de Washington (enero de 1823) de tal proceder, éste le contesta que si el gobierno, de Colombia está dispuesto a asumir las reclamaciones norteamericanas que tienen en cartera. “Es decir -anota Pividal-, Washington no sólo ignora la queja planteada, sino la revierte con una nueva proposición que nada tiene que ver con el reproche original”10. Y agrega: “Al año siguiente, Bernardo Rivadavia, Ministro de Relaciones Exteriores del Río de la Plata (hoy Argentina), plantea, documentadamente, nuevas denuncias contra el Comodoro Stewart, Washington se limita a negar los cargos y, al mismo tiempo, menospreciando la denuncia, colma de honores y alabanzas al tal Comodoro”11. Pividal hace notar que las intervenciones de los Ibidem e Inglaterra en contra del Congreso de Panamá y en contra de Bolívar, queda al descubierto al salir a la luz pública la correspondencia -en muchos casos confidencial- que los agentes diplomáticos, remitían a sus respectivas cancillerías. Y nos muestra así mismo, que los agentes norteamericanos también intrigaron contra el Libertador ante los otros gobiernos hispanoamericanos, a fin de frustrar la anfictionía. Veamos, por ejemplo, la nota que el 20 de marzo de 1826 remite Heman Allen, acreditado como Agente de los Ibidem ante el gobierno de Chile, a su Cancillería en Washington: “He sido informado de que las autoridades del Perú le dirigieron recientemente a este Gobierno (el de Chile) una nota en que lo invitan a nombrar un Ministro para el Célebre Congreso de Panamá y en la que le declaran que Inglaterra ha sido o sería invitada a asistir, “No conozco ninguna orden de conducta que Chile intente adoptar con respecto a este asunto. Creo que como Buenos Aires ha rehusado enviar miembros a ese cuerpo; no pudiendo ver ninguna buena razón que cualquiera de ellos tenga que apartarse de ese criterio, tanto más que de concurrir. Se sujetarían a los mismos términos que Bolívar imponga a México, Guatemala, Colombia y el Perú. Uniformemente he sostenido que semejante asamblea sería prematura y no produciría ningún bien: que las armas de España no pondrían por más tiempo en peligro al independencia de los nuevos Estados; que no existía peligro de intervención en sus asuntos de ninguna potencia extranjera y que bajo tales 9 Ídem., p. 171. 10 Ibidem. 11 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP circunstancias podrían dirigir mejor sus energías a mejorar sus cuestiones internas antes que a gastar parte de las mismas en alientos inútiles y quizás perjudiciales” 12. (Subrayé). Ahí está lo fundamental del montaje conspirativo contra Bolívar y la Anfictionía: 1). Los que concurran tienen que someterse a Bolívar; 2). El Congreso Anfictiónico es prematuro y estéril; 3). España está derrotada y no hay peligro de intervención en los asuntos internos; 4). Encerrémonos en el arreglo de las cuestiones internas; y, 5). Las alianzas hispanoamericanas son alientos inútiles y quizás perjudiciales. Claro está, ninguna potencia extranjera amenaza con su intervención en los asuntos hispanoamericanos, exceptuando a los Ibidem de Norteamérica. Las instrucciones que Bolívar formula a los delegados que por el Perú asisten al Congreso Anfictiónico de Panamá, difieren de las que Santander imparte en Bogotá a los comisionados por Colombia. Mientras el Libertador quiere que el Congreso produzca una alianza hispanoamericana homogénea y eficaz, Santander demanda del Congreso del Istmo “medidas que hagan eficaz la declaración de Monroe”13. Como bien lo puntualiza Medina Castro, “Las instrucciones de Bogotá y Lima difieren en un punto que suele pasar inadvertido. En el tratamiento de la doctrina Monroe. La discrepancia ayuda a comprender las distintas posiciones de Bolívar y Santander en el problema de las relaciones de Hispanoamérica y Ibidem”14, “Santander -dice Medina- quería colocar la independencia de los nuevos Estados bajo la égida de Ibidem , sin embargo de que él conocía la indiferencia norteamericana para la causa independentista; sin embargo de que un año antes el gobierno de Washington había recibido fríamente la solicitud colombiana para una alianza militar defensiva, inspirada precisamente en el mensaje de Monroe; sin embargo de que no podían serIe en modo alguno extraños los riesgos de la supeditación de los nuevos Estados a la potencia del Norte”15. La contradicción, como bien puede notarse, es, como dice Medina Castro, antagónica por su misma naturaleza: “Bolívar proponía, en cambio, la creación de una fuerza hispanoamericana, el desarrollo del corso contra el comercio español y, por último, prefería la alianza con Inglaterra, por razones dignas de consideración. Santander perseveraba tras un amo renuente; Bolívar, jefe de la revolución de la independencia, dirigía su pensamiento y acción a la preservación de las conquistas de la revolución, por métodos revolucionarios y en las condiciones históricas del momento”16. 12 Ídem., p. 172. 13 MEDINA CASTRO, Manuel. Op. cit., p. 166. 14 Ídem., p. 167. 15 Ídem., p. 168. 16 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Santander tuvo que haberse enterado de los debates de 1826 en el Congreso de los Ibidem, que confirmaban la renuncia de su amo. Washington consideraba con desprecio y muy remotamente la eventual alianza con algún país hispanoamericano. Pero, eso sí, trabajaba con furor por destruir cuanto antes la Anfictionía y su líder. Inglaterra, que se había convertido en la protectora del Brasil, veía con recelo la realización del Congreso del Istmo. Canning, encargado de Negocios Extranjeros de la Gran Bretaña, temía que las disputas entre Brasil y Buenos Aires por la Banda Oriental del Uruguay se discutieran en Panamá, tal como lo expuso a Lord Ponsonby, mediador por Inglaterra en dicho conflicto. Canning advierte que “En una asamblea de tal composición (como la del Congreso de Panamá), hay poca duda de que la decisión sería desfavorable para el imperio del Brasil” 17. El temor de Canning es una declaración que indica con claridad, que, aunque el Congreso de Panamá se hallaba en un estado embrionario, inspiraba ya respeto a la Inglaterra. El mismo Canning instruye al mediador británico diciéndole que “Si, no obstante, la discusión pasara a Panamá, el enviado de Su Majestad al Congreso recibirá instrucciones para emplear sus buenos oficios con el fin de lograr una solución amigable y satisfactoria”18. Para situaciones concretas como ésta había ideado Bolívar el Congreso Anfictiónico. Para que Hispanoamérica no se uniera y se hundiera a un abismo de total indefensión, los agentes norteamericanos multiplicarían sus enconosas intervenciones. William Tudor, cónsul de los Ibidem en el Perú, escribió el 15 de junio de 1826 a Henry CIay, secretario de Estado de Washington: “De los resultados de la primera sesión del Congreso de Panamá necesito decir poco… Algunas de las medidas del Congreso han producido gran enojo y desilusión aquí (en Lima), habiendo existido la intención de trasladar sus sesiones a esta ciudad. La traslación a México demuestra el celo sentido por esa República y por Guatemala por los planes de Bolívar: Chile y Buenos Aires enviarán ahora sus delegados al mismo y todos esos Estados se unirán para oponerse a la influencia del dictador. Por lo tanto, su ambición puede frustrar la utilidad del Congreso del cual es su autor, y cuya idea aumentó justamente su reputación; sus medidas habrían sido más provechosas si no hubieran favorecido su ambición personal” 19. (Subrayé). No hay nada que decir aquí. Tudor atribuye falazmente a otros gobiernos hispanoamericanos intenciones que les son ajenas y que son sólo maquinaciones ideadas por el propio Tudor. Su nota está llena de calumnias e improperios que dejan ver con toda crudeza el odio al Libertador y su feroz rechazo a la Anfictionía. Y el Congreso Anfictiónico pereció en Tacubaya, México, el 9 de octubre de 1828. Poco antes, el 15 de junio de 1827, William Tudor le escribe desde Lima a Henry Clay una carta confidencial, diciéndole que ese Congreso se había reunido “para satisfacer el capricho y las ambiciones privadas de Bolívar (…) habiendo la sospecha de que Bolívar les impidió a Chile y Buenos Aires concurrir” 20. 17 PIVIDAL, Francisco. Op. cit., p. 173. 18 Ibidem. 19 Ídem., pp. 173-174. 20 Ídem, , p. 175. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Joel Roberts Poinset, ministro de los Ibidem ante el gobierno de México, en su encuentro con Mr. Ward, ministro de la Gran Bretaña ante el mismo gobierno, le manifestó el 27 de septiembre de 1825: “… sería absurdo suponer que el residente de los Ibidem llegara a firmar un tratado por el cual ese país quedaría excluido de una federación de la cual él debería ser el jefe…”21. En el original el propio Poinset subrayó estas palabras: “federación de la cual él debería ser el jefe”. Bolívar lo había advertido en todas las formas que la unidad de las nuevas naciones hispanoamericanas era posible, necesaria y vital, porque tenían una historia común, porque eran de un mismo origen, una misma cultura, una misma religión y un mismo enemigo. Nunca preconizó la unión con los Ibidem de Norteamérica, porque era más fácil, decía él, imponer el Corán como texto de religión a los católicos, que asimilar dos estados tan diferentes como el anglosajón americano y el americano español. Recogiendo el ideario del Libertador, José Martí nos enseñó que “Si algún oficio tiene la familia de repúblicas de América, no es el de ir de arria de una de ellas contra las repúblicas futuras”22. Enarbolando la bandera de Bolívar, el mismo José Martí nos aleccionó sobre los intereses antagónicos y los rasgos opuestos existentes entre la América que es nuestra y la que no lo es. La cuestión es simple: “Si dos naciones no tienen intereses comunes, no pueden juntarse, si se juntan, chocan”23. Los ideólogos y agentes del imperialismo norteamericano y europeo acusaron al Libertador de ambicionar un imperio, de estar dominado por apetitos personales, de ser un dictador, tirano, déspota, ególatra, zambo, etcétera., porque no podían permitir que la unidad hispanoamericana llenara a la América de estados populares. Bolívar comprendió desde un principio quiénes eran los enemigos de la unidad hispanoamericana. Había desenmascarado las maquinaciones de Francia y la Santa Alianza en su pretensión de difundir el monarquismo contra el republicanismo democrático en América. Sabía que el Imperio del Brasil era el instrumento de esa política retrógrada y que, por otra parte, tenía la protección de Inglaterra que andaba siempre con sus manufacturas detrás de los cañones. Y sabía que el gobierno oligárquico de Buenos Aires se identificaba más con Brasil y la Santa Alianza que con el proyecto de unidad solidaria de las nuevas repúblicas hispanoamericanas. Y, finalmente, sabía que el principal opositor de su proyecto de integración y solidaridad estaba constituido en los Ibidem del norte de América. Todo ello fue confirmado con las agresiones del Brasil sobre las fronteras del Perú y Bolivia y con la ocupación militar de la Banda Oriental del Uruguay. En las “Actas Secretas” del Congreso de Tucumán (Argentina), se habían trazado las directrices que su comisionado debía manifestar al jefe de las fuerzas invasoras del Brasil. En ellas puede leerse: 21 Ídem., p. 177. 22 Ibidem. 23 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP “…a pesar de la exaltación de las ideas democráticas que se ha experimentado en toda la revolución, el Congreso, la parte sana e ilustrada de los pueblos, y aun el común de éstos, están dispuestos a un sistema monárquico constitucional o moderado bajo las bases de la Constitución inglesa acomodadas al estado y circunstancias de estos pueblos de un modo que asegure la tranquilidad y el orden interior, y estreche sus relaciones con los del Brasil hasta el punto de identificarlos en la mejor forma posible”24 (Subrayé). Igualmente se ordena al comisionado: “Procurará persuadirles del interés y conveniencia que de estas ideas resulta al Gabinete del Brasil en declararse protector de la libertad e independencia de estas provincias restableciendo la casa de los Incas y enlazándola con la de Braganza (la Casa Real de Portugal), sobre el principio por una parte de que unidos ambos estados se aumentará sobremanera el peso de este continente hasta poder contrabalancear el del viejo mundo, y cortar los lazos que detendrán los pasos de su política y embarazarán la marcha natural de sus altos destinos25”. El contenido de tales directrices no puede ocultar la verdad: la Argentina, subordinada al Brasil, no va a contrabalancear el poder del viejo mundo, sino, por el contrario, a caer dentro de la balanza de éste, pasando a un nuevo tipo de dependencia, pues simplemente se pasaba del reconocimiento del rey de España al de Portugal, por conducto del Brasil. En efecto, se ilustra al comisionado diciéndole que “si después de los más poderosos esfuerzos que deberá hacer el comisionado para recabar la anterior proposición ella fuese rechazada, propondrá la coronación de un infante del Brasil en estas provincias, o la de otro cualquier infante extranjero, con tal de que no sea de España, para que enlazándose con alguna de las infantas del Brasil gobierne este país bajo una Constitución que deberá presentar el Congreso”26. (Subrayé). La postración no puede ser más repugnante: se le ordena igualmente al comisionado que “Si se le exigiere (…) que estas provincias se incorporen a las del Brasil, se opondrá abiertamente (…). Pero si después de apurados todos los recursos de la política y del convencimiento, insistiesen en el empeño, les indicará (como una cosa que sale de él y que es lo más a que tal vez podrán prestarse estas provincias) que formando un estado distinto del Brasil, reconocerán por su monarca al de aquel, mientras mantenga su Corte en este continente, pero bajo una Constitución que le presentará el Congreso”27. Como era lógico y justo, el pueblo argentino se sublevó contra esa política claudicante y vergonzosa, y fue así como Artigas, en nombre del pueblo de la Banda Oriental y de las provincias vecinas, protestó contra el gobierno de Buenos Aires airadamente: “Soberano señor -le dice Artigas al presidente-: Merezca o no Vuestra Soberanía la confianza de los pueblos que representa, es al menos indudable que Vuestra Soberanía debe celar por los intereses de la Nación. Esta representación (protesta) contra la pérfida coalición de la Corte del Brasil y de la administración dictatorial (de Buenos Aires). Los pueblos revestidos de dignidad están alarmados por la seguridad de sus intereses y los de América” 28. (Subrayé). 24 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolívar. Op. cit., p. 388. 25 Ibidem., pp. 388-389. 26 Ibidem. 27 Ibidem. 28 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP La voz de Artigas recogía el eco del pueblo argentino que se sublevó contra la oligarquía monarquista de Buenos Aires, resultando de ello el acuerdo de las provincias de convocar un nuevo Congreso formado por sus genuinos voceros, para pedir a Bolívar que asumiera la dirección de la lucha contra los invasores y la defensa de los intereses democráticos y populares. Para hacer notificación oficial de lo acordado se envió ante el Libertador una comisión integrada por el general Alvear y el doctor Díaz Vélez, a quienes, como ya se dijo, recibió en Potosí. El general Alvear comunicó a Bolívar el llamado de las provincias Argentinas: “El emperador del Brasil, con violación de todos los derechos, se ha atrevido a provocar a los libres de Colón, pretendiendo usurpar la provincia de la Banda Oriental a la nación Argentina, e insultando a la inmortal Colombia y al gobierno peruano con su inesperada agresión en las provincias del Alto Perú (…) Tiempo es ya que el honor americano se conmueva y que el Libertador de Colombia y el Perú sea el brazo fuerte que se encargue de dirigir el espíritu nacional, para obligar a la corte vecina a desistir de una conducta tan poco leal como contraria a sus propios intereses. Por la presente carta, que tenemos el honor de presentaros, os instruiréis más detenidamente de los sinceros deseos y finos afectos que animan a vuestro gran amigo y firme aliado, el jefe supremo de la nación Argentina, por la unión estrecha y sincera amistad con las repúblicas que tan gloriosamente presidís”29. (Subrayé). El Libertador respondió a los delegados ofreciendo a los pueblos de las provincias Argentinas la solidaridad de Colombia y del Perú, y así lo comunica a Santander, anotándole que “Entre los auxilios que me han pedido estos enviados, me han indicado, como el más eficaz, la marina de Colombia, o parte de ella, que, por la naturaleza de la guerra con el Brasil y por la superioridad de su escuadra, podría la nuestra servirles infinitamente. Me han hablado con asombro del buen estado de nuestra marina, añadiendo que al paso que nos causa inmensos gastos para mantenerla, podría el gobierno de Colombia, si creyese de su interés tomar parte en la guerra del Brasil, ahorrar estos costos, que sufragaría Buenos Aires para la manutención de nuestros buques de guerra, que tendrían la dicha de cooperar a la gloria de sostener nuestros principios y defender la libertad del pueblo argentino” 30. (Subrayé). La cuestión estaba planteada muy concretamente la oligarquía monarquista de Buenos Aires veía su salvación en el apoyo brindado al imperio invasor, al que cedería, en detrimento de la soberanía Argentina, la Banda Oriental del Uruguay. El pueblo, en cambio, veía en Bolívar a su abanderado. Incluso el pueblo paraguayo, que deseaba contar con la solidaridad del Libertador, en su lucha contra el despotismo del señor Francia. A propósito de Buenos Aires, le dice Bolívar a Santander, “me quieren de mediador de preferencia a los Ibidem y de la Inglaterra” 31. (Subraya Bolívar). Santander respondió al Libertador diciéndole que “conformándonos a nuestras leyes, convendremos en que ni usted ni yo podremos disponer de fuerza alguna colombiana para auxiliar a Buenos Aires. El Brasil no es enemigo común… Respecto al Paraguay… ¿puede un cuerpo de tropas colombianas ser destinado al efecto? Este es un punto constitucional, y le sostendría que no puede… Tampoco en calidad de auxiliares, porque, ¿en virtud de qué pacto u obligación auxiliamos a Buenos Aires en sus diferencias intestinas? Yo bien veo que si teórica y constitucionalmente carecemos del poder 29 Ibidem. 30 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 10 de octubre de 1825. 31 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP de hacer este bien a la causa de la libertad americana, prácticamente el mal de la desunión Argentina prosigue y contagia y la causa americana lo padece cruelmente. Mas, ¿qué podemos contra el torrente de la civilización que no liga a un gobierno sino en virtud de precedente obligación perfecta? Y usted y yo menos, que por fortuna somos empleados de una nación constituida, donde se cita y se venera el Código constitucional con un respeto santo” 32. (Subrayé). Bolívar contestó a Santander, expresando notoriamente su irritación ante tal elocuencia de fetichismo jurídico. ¿Cómo responder a una agresión con principios y leyes que el enemigo no profesa? Sin comprometer en nada a Colombia, dice él, pues “Yo no mando ahora sino pueblos peruanos y no represento un grano de arena de Colombia. Si los brasileros nos buscan más pleitos, me batiré como boliviano, nombre que me pertenece antes de nacer” 33. (Subrayé). “Permítame usted -le responde Santander-, que le haga observar que aunque el nombre de su amada república le perteneciese antes de nacer, usted no puede batirse con los brasileños sin comprometer en cierto modo a Colombia, pues ni puede ni debe prescindir del carácter de Presidente de la República de Colombia, y tanto en este concepto como en el de ciudadano colombiano requiere permiso del Cuerpo Legislativo para tomar las armas contra un enemigo que no es común. Hablo según los principios constitucionales y nada más” 34. (Subrayé). En su respuesta al Libertador, el general Santander intenta una ironía: ¿Conque le parecen a usted mis mensajes amoldados por los de los (norte) americanos? Yo no tenía la misma idea del amoldamiento; pero no esperaba que éste fuera motivo de disgusto para usted. Aunque yo quisiera, no podría ser elocuente ni formarme una elocuencia peculiar. Yo he querido en tales documentos decir la verdad sin disfraces, mostrar dignidad, tratar con respeto a todos los gobiernos del mundo, y hablar castellano (…) No espere usted que me enmiende. La elocuencia es hija de sensaciones vivas y de una imaginación ardiente, y los defectos y males que se padecen en una administración de pueblos pobres y algo descontentadizos, ni inspiran aquellas sensaciones ni proveen ideas grandes y arrebatadoras” 35. (Subrayé). Para el Libertador, por encima de todo, estaba la causa de la independencia americana, la institución de sistemas auténticamente republicanos, democráticos y populares. Para Santander lo importante era la ley escrita y si ésta no prescribía la solidaridad con los pueblos de América, sencillamente, no se podía violar la ley. Estas concepciones diametralmente opuestas tenían que reventar más temprano que tarde. Bolívar era un revolucionario y por lo mismo un creador. Santander era un dogmático y por lo mismo un fanático. Bolívar había fijado como principio suyo la cooperación internacionalista de los pueblos. Santander atendía al dogma que le imponía fronteras. Eran, en suma, el primero la inmensidad del mundo; el segundo la aldea de las formalidades y simulaciones. Los caudillos de las provincias Argentinas habían venido trabajando para unir su país a Bolivia y Perú, teniendo como base los fundamentos de la Constitución boliviana y, de este modo, pensaba Bolívar, la unión hispanoamericana era más próxima y factible. Santander, en cambio, lo mismo que Páez, La Mar y sus similares, calentaba enredos y rivalidades que conducirían inexorablemente 32 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolívar. Op. cit., pp. 396-397. 33 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander. Potosí, 21 de octubre de 1825. 34 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolívar. Op. cit. 35 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP a la desmembración de Colombia. Santander odiaba el esplendor de Bolívar y era, al mismo tiempo, una víctima de su propia opacidad. Cuando los soles de Ayacucho encumbraron a Sucre, Santander entró en cólera: no estaba decidido a permitir que se lo relegara a un tercer plano. La desestabilización de Hispanoamérica estaba para entonces en el primer punto del orden del día. Estando, en La Plata conoció Bolívar, por medio de la correspondencia que le llegaba de Buenos Aires, que Bernardino Rivadavia, aprovechando las turbias maquinaciones de la élite monarquista, había sido impuesto como Jefe del Poder Ejecutivo del Río de la Plata, antes de que los delegados de las provincias hubiesen llegado para reunirse en Congreso. De este modo la oligarquía de Buenos Aires impedía que el Libertador llegase la Argentina y frustraba su contacto con los líderes populares. Así lo hizo saber Gregorio Funes, de la representación de la provincia de Córdoba: “Ponderando más de lo justo los peligros inminentes de la guerra -escribe Funes a Bolívar-, la facción dominatriz del Congreso acaba de instalar, con la mayor precipitación, un Poder Ejecutivo Nacional perpetuo (subraya Funes) (…) Ha sido en vano alegar razones poderosas, que indicaban su inoportunidad, estando para llegar muchos diputados de las provincias llamados a este mismo intento. En mi juicio no han sido los peligros de la guerra los que han acelerado este momento, sino el que la elección se hiciese antes del arribo del general Alvear, de quien ya corrían rumores que estaba en relaciones íntimas con Vuestra Excelencia. No hay duda que su presencia hubiese hecho que la elección tomase otro giro”36. La motivación política y las consecuencias inmediatas de esa usurpación son resumidas por Gilette Saurat: “La inestabilidad que caracterizaba los asuntos internos de la Argentina había traído otra vez a la cabeza del país a una mayoría monarquista mientras Alvear estaba todavía en Bolivia. Decidido a oponerse a la victoria de los republicanos, el gobierno de Buenos Aires aceptó el ofrecimiento de los buenos oficios de Inglaterra. La solución se negociará en detrimento de la Argentina. Esta perderá la Banda Oriental, que se hará independiente bajo el nombre de Uruguay” 37. En este episodio no hay ningún rompecabezas. Todo ha sido perfectamente claro: entre Santander, Rivadavia, los monarquistas y el Imperio Británico armaron la trama y las conspiraciones que impidieron al Libertador su alianza con los pueblos republicanos del Río de la Plata. Los argentinos se alzaron contra la oligarquía de Buenos Aires. Córdoba, la provincia más importante, aprobó y decretó una resolución que ordena “Levantar tropas para sostener las libertades de la provincia de Córdoba y proteger a los pueblos oprimidos poniéndose de acuerdo con el Libertador Bolívar por medio de un enviado encargado de promover una negociación al efecto” 38. La sublevación se extendió a Buenos Aires que fue militarizada por Rivadavia para sofocar el levantamiento popular. Manuel Dorrego, asumiendo la rebeldía del pueblo, acusó a Rivadavia en el Congreso calificándolo como traidor a la patria y dio comienzo a la edición del periódico El Tribuno, donde advierte a los monarquistas de Buenos Aires: “No os azoréis aristócratas por esta 36 Ibidem 37 SAURAT, Gilette. Op. cit., p. 536. 38 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Bolívar, p. 400. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP aparición. El nombre con que sale a luz este periódico sólo puede ser temible para los que se grasan con la sustancia de los pueblos” 39. “En este periódico -dice Liévano- están, en gran parte, consignadas las opiniones del pueblo argentino sobre Bolívar, opiniones que Dorrego en carta al Libertador resumía así: ‘En mi sentir, la destrucción del Imperio brasilero está sólo a Vuestra Excelencia reservada’”40. Salomón Abud, historiador y panegirista de Rivadavia, reconoce cómo éste llegó hasta los últimos extremos para reprimir la inconformidad popular y oponerse a Bolívar. Desmembró a la Argentina la Banda Oriental; acogió servilmente a los invasores brasileños y estableció concesiones calamitosas en detrimento de la nación Argentina y en amplio beneficio del imperialismo inglés que, poco tiempo después, se apoderó de las islas Malvinas, las que han conservado por la fuerza de las armas hasta hoy. Rivadavia hacía transmitir al gobierno británico su solicitud de apoyo para impedir que Bolívar se hiciera presente con fuerzas colombianas y peruanas en el Brasil y en Buenos Aires, porque, en caso de que sucediese crearía “un acontecimiento que sólo podía contemplar como precursor de una guerra de los principios republicanos contra los monárquicos que podría comprometer en breve tiempo a los nuevos Estados de América ante las potencias de Europa; que estaba íntimamente convencido que el gran deseo del Libertador era el de tomar parte en esta guerra y llevarla hasta el Brasil con la subversión de la presente forma de gobierno” 41. El presidente Rivadavia -lo dice Abud-, “se vale de un buen argumento para impresionar a Canning, para quien no debe resultar grato un mayor desarrollo del ya excesivo poder del Libertador, y mucho menos de su participación activa en la guerra contra Brasil, con todo el carácter de una contienda de ‘principios republicanos contra los monárquicos’…”42. Tales son los hechos en que se funda el odio que la oligarquía, Argentina profesa contra Bolívar. Y contra José de San Martín. Las oligarquías de todos los países y de todos los tiempos han odiado siempre a los Libertadores. San Martín, es cierto, fue durante varios años vocero de las ideas, monarquistas de los plutócratas de Buenos Aires. Pero al comprobar que tales ideas reñían abiertamente con los anhelos republicanos y democráticos de las nuevas naciones, optó por retirarse a Europa. Actitud que fue calificada por la élite gobernante de Buenos Aires como una deserción inadmisible. No obstante, San Martín recibió reiteradas invitaciones a regresar a su país, para que pusiera sus calidades de guerrero al servicio del despotismo aristocrático de Buenos Aires, a las que el héroe se negó rotundamente. Al igual que la oligarquía de Lima, la del Río de la Plata veía en San Martín al formidable guerrero que podían enfrentar con Bolívar. Pretensión infame que fue lúcida y dignamente rechazada por el gran Libertador del Sur, como lo llamó Bolívar. En vano Rivadavia lo invitó para que tomara la dirección de las fuerzas de su gobierno, pero San Martín, indignado ante el servilismo de una camarilla que había sido capaz de solicitar la 39 Ibidem., pp. 400-401. 40 Ibidem. 41 Ibidem. 42 Ibidem. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP intervención extranjera contra el pueblo de su propio país, se negó enérgicamente a tales solicitudes. Es más, se negó a intervenir en las negociaciones que el gobierno de Rivadavia estaba llevando a cabo con el imperio británico. La gallarda actitud de San Martín motivó estas declaraciones escritas por Rivadavia a Parish: “Con respecto a este señor guardaré el decoro que se debe a todos los hombres públicos y que me debo a mí mismo; pero por lo que he visto y sentido con tanto dolor en dos conversaciones que tuve con él, y en las que me esforcé inútilmente en hacerle entrar en razón, es de mi deber decir a usted para su gobierno que es un gran bien para este país que dicho general esté lejos de él” 43. Era un hecho que el ostracismo del gran héroe argentino obedecía a una decisión propia. Sentía tal repugnancia por esa camarilla monarquista y apátrida que gobernaba en Buenos Aires que, como anota Liévano, “el día que en su destierro voluntario en Europa se enteró de que Rosas había rechazado victoriosamente la intervención militar extranjera, solicitada por la oligarquía de Buenos Aires, con gesto emocionante de patriota y de americano le envió de regalo su sable, el sable que había empuñado en las campañas que dieron libertad a medio continente”44. Con razón expresaba Sandino que “Si los gobiernos de las naciones que van a la cabeza de la América Latina estuvieran presididos por un Simón Bolívar, un Benito Juárez o un San Martín, otro sería nuestro destino”45. Digamos con las palabras de José Martí que “Un escultor es admirable, porque saca una figura de la piedra bruta; pero esos hombres que hacen pueblos son como más que hombres (…). El corazón se llena de ternura al pensar en esos gigantescos fundadores; Esos son héroes; los que pelean para hacer a los pueblos libres, o los que padecen en pobreza por defender una gran verdad”46. Ibidem , Inglaterra, Francia y las potencias de la Santa Alianza habían fabricado una poderosa maquinaria que producía en serie toda clase de calumnias y difamaciones contra el Libertador: que actuaba a la manera de Napoleón”, que pretendía fundar “su propio imperio de los Andes”, que se guiaba por desmedidas “ambiciones personales”, que aspiraba a “coronarse emperador”, que era un “déspota militarista”, que era un “César del trópico” y, en fin, muchas otras extravagancias por el estilo, que eran dócil coro en las voces de los atolondrados leguleyos y trogloditas de provincia. Hasta en Colombia los. santanderistas perturbaban él ambiente difundiendo la falacia de que los franceses vendrían a coronar a Bolívar y a fundar el “Imperio de Colombia. La creación de una nación con el nombre de Bolivia parecíales argumento definitivo para barruntar contra la egolatría del Libertador: estúpidas inventivas de voraces caudillos aldeanos y regionalistas que sólo pensaban en conservar sus recuas de esclavos, sus rebaños de indios, sus latifundios, sus albedríos de contrabandistas, sus fortines burocráticos y su hegemonía política. Sujetos de esta laya constituían en su gran mayoría, los Congresos de las nuevas repúblicas hispanoamericanas. 43 Ibidem 44 Ibidem 45 El pensamiento vivo de Sandino, p. 142. 46 Antología mínima de José Martí. Op. cit., p. 85 Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Hay una interesante relación de lo que conceptuaban y hacían los congresistas y Bolívar que, por su constante deja de ser anecdótica. El Libertador siempre luchó sea los frenos del Congreso. Fundado en sus propias y profundas convicciones democráticas, reclamó siempre la autorización legal del Congreso para realizar sus campañas, pero el Congreso, enfrascado en debates bizantinos, extraviado en su propia manigua legislativa, cercado por sus propios mojones conceptuales, se opuso a sus proyectos y, cuando más, se inclinaba con asombro ante los hechos cumplidos. Los revolucionarios crean hechos, construyen nuevas realidades. Los leguleyos consideran que, si los fenómenos de la vida no han estado prescritos en el código de leyes, carecen de validez. Como quien dice, peor para la vida. Cuando, en 1813, Bolívar consiguió que le dieran mando sobre 10 guerrilleros para marchar al pueblito de Barranca, se le advirtió que no podía moverse de allí sin previo permiso, con el fin de ayudar a la defensa de Cartagena. Cuando se movió de allí para barrer los fortines españoles que controlaban el Magdalena y mantenían aislada a Cartagena, se pretendió juzgarlo por desobediencia a la ley. Luego se presentó al Congreso en Tunja para ser juzgado, porque desató los frenos para llevar a cabo la Campaña Admirable, pues no tenía permiso para ir a liberar a Venezuela. Posteriormente debió esperar largos meses a que el Congreso autorizara su campaña al Perú, y cuando al fin consiguió licencia para hacerla y venció en Junín, ese mismo Congreso le revocó las facultades otorgadas e incluso le quitó el mando de su propio ejército. Más tarde debió solicitar reiteradamente que se le permitiera marchar al Alto Perú, a fin de asistir al nacimiento de una nueva república que llevaría su nombre, y cuando ésta es agredida por Brasil, y el pueblo argentino clama por su presencia, el Congreso le niega facultades para hacerlo, no sólo como autoridad máxima de la república de Colombia, sino, incluso como ciudadano. Con razones de sobra escribió Bolívar a Santander: “Jamás un Congreso ha salvado una República” 47. Y no es que Bolívar fuese -como pregonan sus detractores un bonapartista, un César o un déspota que, a la manera absolutista proclamara: “El Estado soy yo”. Todo lo contrario. Bolívar criticó justamente la ineptitud política de los congresistas porque éstos, en su gran mayoría, nombrados para el máximo órgano legislativo y deliberante, habían logrado sus posiciones gracias a las trampas electorales, y no reflejaban el sentir popular. Esta es una verdad irrebatible hoy mismo. Pero el Libertador jamás fue enemigo del Congreso como institución republicana y democrática. Sabía, así mismo, que no son las instituciones sino los hombres los que gobiernan. Por lo tanto, si al Congreso llegan elementos desafectos a la causa de la nación, inmorales y rapaces, tales elementos desvirtúan la naturaleza republicana y democrática de la institución. Los bandidos los ladrones del Estado, no constituyen gobierno. Un necio no puede ser autoridad, solía decir. “En moral como en política hay reglas que no se deben traspasar”48. “La mejor política es la honradez.” 49. Recordemos que fue Bolívar el que estableció en 1813 el Congreso de Venezuela. Que fue él quien le dio existencia al Congreso de las Provincias Unidas de la Nueva Granada en 1814, luego de ponerle fin a la guerra fratricida entre Tunja y Cundinamarca. Que fue obra de su genio el Congreso de Angostura, instalado el 15 de febrero de 1819. Que mientras estuvo combatiendo en Carabobo 47 BOLÍVAR, Simón, Carta a Santander, Pasto, 14 de octubre de 1826. 48 BOLÍVAR, Simón, Carta a Santander, Lima, 30 de octubre de 1823. 49 BOLÍVAR, Simón. Carta a Santander, Ocaña, 17 de agosto de 1820. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP estuvo atento a la realización del Congreso de Cúcuta en 1821, para declarar solemnemente la fundación de la Gran Colombia. Fue el Libertador, en su campaña del Sur de Colombia, quien restableció los cuerpos representativos de Quito y Guayaquil en 1822. Fue obra suya la organización del Congreso del Perú, en medio de una ardua lucha para superar los escombros políticos y morales imperantes en Lima. Fue él quien secundó a Sucre para guiar los primeros pasos del Congreso de Bolivia. Y, por último, fue Bolívar el inspirador y genio de la unidad solidaria de las nuevas naciones hispanoamericanas, bajo el principio de la mutua, cooperación de los pueblos invitados a fundar su Anfictionía en el Congreso de Panamá. Esta obra grandiosa y sin antecedentes en la historia de la: humanidad, es autoría del más grandioso e incomparable de los republicanos de América. Las pérfidas infamias de quienes lo acusan como cesarista, tirano, déspota y bonapartista son tan evidentes que solo inspiran pesar y repugnancia al mismo tiempo. Se trata de una monstruosa propaganda enmarcada en lo que hoy llaman la guerra sicológica, cuya meta no es otra que la de imposibilitar la feliz culminación de la causa popular y revolucionaria de nuestra América. Cuando en América se oía el eco de su galope Libertador y se divisaba la polvareda levantada por la marcha invencible de sus soldados, el Congreso de Colombia, presa de miserables enredos de rebatiñas egoístas, de odios personales, de apetitos provincianos, de sectarismos y trampas, impedía la consolidación de la causa americana, negándole facultades para unirse al pueblo argentino cuyos líderes lo reclamaban con ahínco; los Dorregó, los Heras, los Lavalle, los Alvear, los Díaz, los Guido, lo aclamaban como el símbolo esperanzador de la revolución de América. Cuido escribió llamándolo “el único Tutelar de América” 50. Funes le aseguró que de ir a la Argentina, todos los pueblos de las provincias se arrojarían a sus brazos. Rivadavia estaba completamente desprestigiado: sus intrigas con los ingleses y los brasileros le valieron justamente el calificativo de traidor a la patria. Tal era la formidable coyuntura histórica, cuando el Libertador recibió una serie de infaustas noticias que lo obligaron a regresar a Colombia. ¿Qué estaba sucediendo? 5.2 EL MOTÍN DE LOS LIBERTICIDAS Corría el rumor de que Morales, comandante del ejército español; estaba preparando en La Habana una expedición de 14.000 realistas. Páez tomó en serio este rumor. El gobierno había ordenado una recluta, que no fue cumplida debidamente en Venezuela y, en consecuencia, el mismo Páez se encargó de ejecutarla con su rusticidad acostumbrada, dándose el caso de que algunos abogados venezolanos elevaron una demanda por los atropellos cometidos por el León de Apure, cuya rigurosidad fue interpretada como un ultraje a los derechos de los ciudadanos y a las leyes vigentes. La demanda fue admitida en Bogotá. Páez fue suspendido de su cargo y llamado a juicio. Sobre tal hecho Posada Gutiérrez anota que se trató de una acusación apasionadamente exagerada que el intendente del departamento de Venezuela, y la municipalidad de Caracas elevaron contra él a la Cámara de Representantes; que la acogió llevándola a la del Senado con sobra de precipitación y de imprudencia”1 . Santander vio en este hecho una feliz oportunidad para someter de una vez por todas al odioso llanero venezolano. Páez era para Santander la representación y símbolo de Venezuela. 50 LIÉVANO AGUIRRE; Indalecio. Bolívar. p. 401. 1 POSADA GUTIÉRREZ, Joaquín. Op. cit., T. 1, p. 12. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Páez se sintió ofendido y provocado, pues consideraba que no había hecho otra cosa que haber cumplido lo ordenado por el mismo gobierno que ahora lo llamaba a juicio. Pese a ello se dispuso a marchar a Bogotá para responder por su conducta. Aunque no ocultaba sus temores, pensando que en el fondo de este drama estaba el general Santander, a quien Páez y sus llaneros llamaban “el soldado de papel”. Páez sabía que su rival no era un héroe, pero intuía su ferocidad y sus calculadas tramas. Páez veía en él al prototipo de la Nueva Granada leguleya y tramposa. Pero habría de suceder un hecho que sacó a Páez de todas sus cavilaciones y lo persuadió para quedarse en Venezuela, retomar el mando y ondear la bandera del separatismo. Leonardo Infante, el legendario mulato de las guerrillas llaneras, había sido acusado en Bogotá por el asesinato en la persona de Francisco Perdomo, por lo cual fue condenado a la pena capital. Su defensor, el venezolano Miguel Peña, alegó en vano que Infante estaba distinguido con la Orden de los Libertadores y que había luchado heroicamente por la independencia de la patria; fue inútil que intentara argumentar sobre fallas procesales. El reo fue ejecutado y, como relata O’Leary, Santander quiso mostrar con la aplicación de la sentencia, el escarmiento ejemplarizante Contra los violadores de la legalidad, Miguel Peña, entonces presidente de la Alta Corte Suprema, se negó a firmar la sentencia de muerte ordenada por la Corte Marcial, conceptuando que lo que había tenido lugar era más bien un debate político que un proceso penal. Como consecuencia de ello Peña fue suspendido y se le inició un juicio por malos manejos de los fondos públicos. Era inevitable que esta acusación, que antes no se le había hecho, fuese relacionada con su actuación en la defensa de Infante y que, ante la evidencia de ser ambos oriundos de Venezuela, estos incidentes hubiesen sido interpretados como actos en contra de Venezuela. Como era de amplio dominio la conocida animadversión de Santander hacia los venezolanos, la aparatosa ostentación gubernamental hecha por él durante el acto de ejecución de Infante, fue calificada como una confirmación de sus prejuiciados rencores. Cuenta O’Leary que la inútil crueldad de Santander fue escandalosa: y que “Después de la ejecución se presentó a caballo (…) y allí, delante del cadáver, arengó a las tropas”2 . Los caudillos separatistas de Venezuela vieron que lo acontecido en Bogotá era la oportunidad esperada para romper con la Nueva Granada y vieron en Páez al caudillo indicado. Peña, que había desatendido el llamado a juicio, huyó de Bogotá y regresó a Venezuela para unirse al León del Apure. El general Santiago Mariño, camorrista y regionalista impenitente, apoyó a Páez desde el Oriente, lo mismo que las autoridades de la provincia de Apure y de la ciudad de Valencia donde fue abiertamente desconocida la autoridad del Congreso de Bogotá. Sin embargo, Maracaibo, Guayana y los abogados de Caracas estaban contra Páez. De este modo, no sólo se temía por una guerra fratricida entre granadinos y venezolanos, sino que, al mismo tiempo, Venezuela se vio en trance de una guerra civil. Lo anterior repercutió en el sur de Colombia: Pasto volvió a las armas y el Patia reforzó su levantamiento. En Quito, Guayaquil y Cuenca se produjeron serios disturbios. La integridad de la Gran Colombia estaba, pues, amenazada en todos sus extremos. Santander y sus seguidores estimaban que todo riesgo era preferible, con tal de poner a salvo los principios de la legalidad escrita. 2 LIÉVANO AGUIRRE, Indalecio. Simón Bolívar, p. 409. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Saurat hace una semblanza certera de Santander y Páez, cuando se refiere a la situación de Colombia mientras Bolívar luchaba en el ‘Sur de América: “…una joven nación cuyo marco constitucional iba a prestarse a todas las distorsiones del ideal revolucionario y a favorecer la formación de grupos muy decididos, cada cual con sus propias armas -legalismo estrecho y oportunista para el uno, poder de las lanzas para el otro-, a echar las bases de futuras hegemonías mientras en lo inmediato satisfacían voraces ambiciones. Todas las corrientes generadoras de desorden, hostilidad entre civiles y militares, entre venezolanos y cundinamarqueses, entre ‘doctores’ y hombres del pueblo, se encarnaban en dos hombres: Páez y Santander”3 . Y avanzando su enfoque sobre Santander, la ilustre historiadora francesa nos dice: “Se comprenden los esfuerzos con frecuencia emocionantes de los actuales colombianos para explicar lo inexplicable y tejerle coronas a un hombre que, desgraciadamente, aparece bajo otra luz, a través de los documentos y el desarrollo de los acontecimientos. Un hombre que carga con una gran parte de la responsabilidad en la: orientación desafortunada de los destinos de los pueblos hispanoamericanos. Hay que decir que lo mejor de la Nueva Granada había perecido en el cadalso levantado por Morillo, o durante la Campaña Admirable, como Girardot y Ricaurte. Le queda, sin embargo, a Colombia el recuerdo de sus glorias más puras, a las cuales se suman otras, las de Antonio Nariño (…) primer traductor de la Declaración de los Derechos del Hombre”4 . Las mañas de Santander no tienen término:.. Él mismo es quien le presenta a Bolívar su versión del conflicto con Venezuela, y sobre la crisis que amenaza con destruir a Colombia y le dice al Libertador: “Vuestra Excelencia es el único que puede salvarla” 5 . Habilidosamente Santander va desenvolviendo su plan: no se trata de que Bolívar llegue a retomar la presidencia sino que siga de una vez a Venezuela para enfrentar a Páez. De esta manera conseguiría enfrentar a sus enemigos y salir ganancioso cualquiera que fuera el desenlace de tal enfrentamiento, mientras él conservaría el mando en Bogotá. El resultado final de todas estas combinaciones no podía ser otro, según calculaba Santander: ¡los responsables de todo siempre serán el Páez, el militar tirano Bolívar, o los otros! Y Santander idea la forma de presentar su plan al mismo Bolívar: “Respecto a la venida de usted, permítame qué le diga mi opinión: usted no debe venir al gobierno, porque este gobierno, rodeado de tantas leyes, amarradas las manos y envuelto en mil dificultades, expondría a usted a muchos disgustos y le granjearía enemigos. Una vez que uno solo de ellos tuviera osadía para levantar la voz, toda su fuerza moral recibiría un golpe terrible, y sin esta fuerza, ¡adiós Colombia, orden y gloria! Cuando hablo así, sólo tengo presente el bien público y de ninguna manera el mío. Yo estoy, como he dicho, loco, porque ya me faltan fuerzas para resistir tanto golpe, y ojos para llorar los males de la patria; por lo mismo bailaría de contento el día que usted tomase el gobierno… Supuesto, pues, que no debe usted venir a desempeñar el gobierno, éste debe autorizarlo para que siga a Venezuela con un ejército a arreglar todo aquello” 6 . (Subrayé). 3 SAURAT, Gilette. Op. cit., pp. 555-556. 4 Ídem., p. 558. 5 DE PAULA SANTANDER, Francisco. Op. cit. 6 DE PAULA SANTANDER, Francisco. Carta a Bolívar. Bogotá, 9 de junio de 1826. Edición Digital: Agencia Bolivariana de Prensa ABP Esta carta es Santander: una obra perfecta de adulación, engaño, cálculo frío, fingimiento, oportunismo e hipocresía. En ella -dice Posada Gutiérrez- “descubría el general Santander su deseo de continuar en el ejercicio del poder ejecutivo nacional, reduciendo al Libertador a simple general de operaciones en Venezuela, por consiguiente bajo sus órdenes, lo que era algo fuerte”7 . (Subrayé). Veamos el juicio de Baralt y Díaz sobre la misma carta: “Así, la parte delicada del negocio quería el general Santander encargarla a Bolívar, mientras él se quedaba en Bogotá a la cabeza del gobierno; intención poco generosa, por decir de ella lo menos, y en la cual entraban a un tiempo el miedo y la ambición” 8 . (Subrayé). Ante tan delicada situación el Libertador plantea estimativos y probabilidades: Si Páez va a Bogotá a que lo enjuicien, la expedición de Morales podría sentirse atraída por invadir a Venezuela. Si no cumple con la orden del Congreso, estalla la anarquía que es peor que la guerra. Y así lo manifiesta a Páez: “Los legisladores al llamarlo a usted han dicho: perezca la República antes que los principios sin ver que los principios se sepultan con la República”9 . ¡Qué falta estaba haciendo el Congreso Anfictiónico de Panamá! ¡Qué irresponsabilidad tan monstruosa la de esos adoradores del fetichismo jurídico! Así lo declara el Libertador a Santander: “Ayer recibí la carta de usted del 6 de mayo y diferentes pap